La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







lunes, 31 de enero de 2011

Pensiones, capitalización vs reparto















Desde hace un par de años se habla mucho del sistema de pensiones en España. Las razones de esto son varias, la más importante los temores a que nuestro sistema de pensiones corra peligro en un par de décadas (por el aumento de la esperanza de vida, el descenso de la natalidad y las previsiones de paro estructural creciente), aunque también hay otras razones como puede ser el crecimiento, sobre todo en Internet, de movimientos neoliberales que abogan por la privatización total o parcial de las pensiones.

El sistema de pensiones español es un sistema tradicional de reparto. El sistema de reparto consiste básicamente en que las pensiones de los actuales pensionistas son pagadas con las cotizaciones de quienes actualmente estamos en activo, y nuestras pensiones serán pagadas por la generación posterior a la nuestra.
La alternativa a un sistema de reparto es un sistema de capitalización. Un sistema de capitalización sería básicamente como un plan de pensiones privado. Los trabajadores cotizarían para una cuenta individual, que se iría revalorizando (cuidado, o depreciando) en función de la inversión que se haga con esos fondos, hasta el momento de su jubilación.
Cada sistema tiene ventajas e inconvenientes. El sistema de capitalización tiene la ventaja de que la pensión no depende de la demografía ni de la cantidad de cotizantes, aunque es más inestable en cuanto su cuantía dependería de los rendimientos de las inversiones. El sistema de reparto, en cambio, sí depende de que exista una base de cotizantes grande y por lo tanto de la demografía, pero en cambio tiene la ventaja de que la pensión está protegida de la inflación.
Ambos sistemas pueden tener multitud de variantes. El sistema de reparto puede variar mucho en función de la proporcionalidad entre la renta recibida y la cotizada, la edad de jubilación y otras variables, mientras que la volatilidad del de capitalización dependerá mucho del destino de las inversiones y los riesgos que se asuman, además de otras variables.
Pasar de un sistema de reparto a un sistema de capitalización sería algo muy costoso. En el sistema de reparto no hace falta “ahorrar” una gran cantidad de dinero para que al inicio del sistema los jubilados puedan recibir pensión, mientras el de capitalización sí. Crear esta “masa” de ahorro para una transición completa de un sistema a otro sería algo costosísimo a nivel de recursos, que podría lastrar mucho la economía, por lo que los defensores de la capitalización más moderados defienden varias formas de sistema mixto. De hecho hay varios países que tienen sistemas de pensiones mixtos entre estos dos modelos.

La naturaleza de los sistemas de pensiones es algo trascendental para una sociedad y es un tema que me interesa mucho, así que no desaprovecho oportunidad para leer informaciones y estudios sobre este tema por parte tanto de defensores como de detractores de ambos sistemas.
Hace unos días leí en EL PAÍS este artículo de opinión del exministro de trabajo Luis Martínez Noval defendiendo el sistema de reparto y la necesidad de mantenerlo. Martínez Noval nos muestra en el artículo un cálculo sobre qué diferencias hubiese habido entre ambos sistemas en un caso concreto, un trabajador que hubiese cotizado de 1974 a 2009 (35 años) la cantidad máxima a la S.S.
Según los cálculos del exministro, en el sistema de reparto actual este señor hubiese cobrado una pensión de unos 34.000 euros anuales en 14 pagas. En cambio en un sistema de capitalización, con las inversiones y los gastos que el exministro calcula, su pensión una vez jubilado hubiese ascendido a 12.000 euros anuales, casi la tercera parte.

La cifra es tan escandalosamente favorable al sistema de reparto que parece no haber dudas, pero ahora quiero que veáis este otro artículo que he visto en libertad digital, que refleja los datos de un estudio hecho por el instituto Juan de Mariana (el “liberalismo” más radical español) en el que se dice que un trabajador medio español (que cotizaría menos dinero que el del caso anterior) que cotizase 30 años (5 años menos que el caso español) cobraría en un sistema de capitalización 60.000 euros anuales ( 5.000 euros al mes), es decir casi el doble de lo que cobraría en un sistema de reparto el trabajador del caso del exministro, y 5 veces más de lo que Martínez Noval calculaba para un sistema de capitalización similar.
Por si no era suficiente este ejemplo, en otro artículo de la misma libertad digital y en base al mismo estudio, dice que un trabajador que trabajando desde los 25 años cotizase 20 años a un sistema de capitalización, podría jubilarse a los 45 años con una pensión de ¡¡26.000 euros anuales!!

En vista de estos datos es obvio que alguien miente. Evidentemente cada uno habrá hecho un estudio en función de los casos que más convengan a la conclusión predeterminada, como desgraciadamente se hace en muchos estudios en todas las áreas, pero la conclusión es tan desproporcionada que obviamente hay una manipulación flagrante en alguno de los dos casos.
Realmente, y dejando ideologías a parte, es bastante más fiable el diario EL PAÍS que Libertad digital, y me parece también mucho más creíble el exministro Martínez Noval que los señores Rallo y Esplugas del instituto Juan de Mariana, que escriben continuamente disparates sesgados por una visión interesada de las cosas. Además, Martínez Noval por lo menos explica sus cálculos y el por qué de su resultado, mientras que no he encontrado rastro de los cálculos del instituto Juan de Mariana.
Y, en cualquier caso, vamos a ser lógicos. En un mundo laboral donde el trabajador medio es poco más que mileurista, ¿A alguien le cabe en la cabeza que después de cotizar 20 años con ese sueldo mileurista pueda quedar una pensión mayor que el sueldo recibido en activo, jubilándose a los 45 años? Es un absoluto dislate que no entra en la cabeza de nadie, pues implicaría rendimientos en las inversiones disparatados e imposibles, y menos para un fondo de pensiones.
Mucha gente tiene planes de pensiones, y muchos son personas de rentas importantes que pueden introducir en su plan de pensiones cantidades iguales o mayores que las que cotiza al trabajador medio a la S.S., y estoy seguro que ninguno de ellos tiene garantizados 5.000 euros de pensión en ese plan a los 30 años de empezar a cotizar en el mismo.

¿Por qué estas discrepancias? ¿Por qué estos números absurdos? No vais desencaminados, es una pura cuestión de interés. Hay a muchas personas a las que les interesaría un sistema de capitalización pura, y generalmente son personas de altas rentas que podrían recibir mucho más del plan que la pensión máxima del estado. Por ello se crean estudios como los que acabáis de ver.
Los sistemas de capitalización individual existen en el ámbito privado. Yo tengo uno, un plan de pensiones de empresa con aportaciones compartidas entre empresa y trabajador. Este plan se supone que es de “riesgo bajo” por las inversiones que se realizan, pero cada vez que me mandan el extracto trimestralmente yo no sé en qué demonios invierten que pierden dinero sistemáticamente.
Gaspar Llamazares avisó el otro día de la contradicción que supone alarmarse por el sistema de pensiones público cuando este tiene superávit, mientras se hablan maravillas de los fondos privados, muchos de los cuales han perdido el 30% de valor con el hundimiento de la bolsa. Esta frase, a pesar de que habría que puntualizarla, demuestra hasta que punto los sistemas privados de pensiones y los sistemas de capitalización son peligrosos. Porque si el nuevo jubilado accede a la prestación de un plan de capitalización o pensiones en un momento en que se ha perdido mucho dinero verá como su pensión queda minimizada por la situación de la bolsa, siendo estos sistemas absolutamente frágiles a la coyuntura económica.

A mi no me da miedo explorar alguna vía de capitalización parcial dentro del sistema público, aunque me parece que no es el momento adecuado y que se debe hacer siempre de forma parcial y sin modificar la esencia del sistema de reparto. Sin embargo debemos ser muy críticos y no dejarnos embaucar por ciertas teorías anti-estado que se sostienen sobre fantasías bursátiles de crecimiento infinito (curiosamente son los mismos que critican al catedrático Vicenç Navarro su opinión de que no es necesario aumentar la edad de jubilación por el esperado aumento de la productividad en el futuro).
Dice el exministro que el sistema de reparto debe mantenerse y reformarse para hacerlo sostenible. Yo creo también que hay reformar este sistema, creo en el aumento de la edad de jubilación, pero creo esto esencialmente porque pienso que la sociedad del futuro va a necesitar nuevas prestaciones y el sistema de pensiones no va a poder estar fundamentado simplemente en la percepción de una renta; y eso va a haber que pagarlo de algún sitio.
Lo explicaré con más detalle en unos días.

33 comentarios:

  1. Dentro de un mes voy a cumplir 49 años: nací en Marzo de 1962. Los nacidos en ese año van a ser los primeros en jubilarse a los 67 años en vez de a los 65 como hasta ahora. Estoy un poco preocupado y te diré por qué.
    En el último extracto de mi vida laboral, si no recuerdo mal en este momento, tengo cotizados 17 años y algunos meses a la Seguridad Social. Debería haber tenido algunos años más, pero antes y después de la mili tuve una serie de trabajos temporales en el que no me dieron de alta en el sistema, es decir, en la economía sumergida. Para cobrar una pensión de jubilación medio decente tengo que cotizar ininterrumpidamente los próximos 17 años, hasta el 2027 que me toca jubilarme, harto difícil ya que las empresas son reaccias a contratar a personas mayores de 45-50-55 años.
    Pero lo que más me preocupa aún es cómo voy a vivir hasta entonces, porque al fin y al cabo nadie sabe si va a morir antes de la edad de jubilación. Además desde hace 8 años tengo contratado un plan de pensiones privado que me sirva de complemento a la pensión por el sistema público. Pero si no tengo empleo ¿Cómo pago las cuotas? Además la rentabilidad es muy baja. Hace dos años por la crisis financiera lo puse a renta fija, pero el año pasado lo pasé a un 40% a fija y a un 60% variable y la rentabilidad fue del 0,8& creo recordar que me dijo el director del banco. Así que de lo que diga los liberales y libertad digital me rio yo.

    ResponderEliminar
  2. A mi particularmente me gusta este sistema de pensiones, no me gusta el sistema que vemos en otros países donde la empresa se encarga de guardar e invertir el dinero de las pensiones de sus trabajadores, estafas, empresas que se arruinan, malas inversiones etc. te puedes encontrar con 65 años y sin pensión.
    El mal entendido estado de bienestar significa que todo ciudadano de este país, inmigrantes legales o ilegales, que cotice o no, tienen derecho a los servicios de salud incluyendo las medicinas.
    En este país solo uno de cada cuatro inmigrantes cotiza a la seguridad social, todos los que no cotizan tiene los mismos derechos que el resto y hace el mismo gasto o mas pero sin poner nada a las arcas de la SS.
    Pero como aquí no se atreve el gobierno a plantear lo que es un error y una barbaridad que los que no cotizan recibían los mismos servicios y ventajas de los que si lo hacen, pues suben la edad de jubilación para compensar y asunto arreglado.
    Los derechos y servicios del estado del bienestar para quienes lo pagamos, es una barbaridad la forma como aquí se regula la pensión que tenemos que cobrar.
    Deben de tenerse en cuenta todos los años trabajados y el que cotice 20 o 40 años que cobre con arreglo a lo cotizado.
    Los planes de pensiones son para que las empresas de inversión y Bancos tengan un capital todos los meses y hagan negocio con ese dinero y que no puedes tocar hasta los 65, si lo haces por una necesidad como le paso a mi hermano te penalizan por recuperar tu propio dinero.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Ocurre que en este tema, como en todos, cada corriente ideológica intenta arrimar el ascua a su sardina. Los defensores del sistema de reparto arguyen que aporta seguridad, los promotores del sistema de capitalización individual defienden la mayor libertad de los ahorradores. Tampoco olvidemos que hay sistemas de pensiones mixtos, es decir de reparto con aplicación de un cierto coeficiente de capitalización, como el suizo o el sueco. El sistema de pensiones sueco es uno de esos modelos neoliberales que siendo de reparto dan cierto margen a la capitalización.

    Una de las cosas a las que el artículo evita referirse es a ciertas cuestiones de indudable calado que hoy por hoy han sido planteadas por todos los partidos en forma de falacia coram populo. Me refiero a preguntas tales como ¿Por qué los ahorradores no puede ser propietarios del dinero aportado por cada uno de ellos, y sí el estado a través de un fondo común? ¿Qué viabilidad tienen los modelos de reparto en países con una pirámide demográfica invertida? ¿Por qué los sistemas de reparto habrían de ser más seguros, si por ejemplo, el gobierno español ha estado financiando deuda a través de la Tesorería General de la Seguridad Social, órgano encargado de la gestión de los fondos de pensiones? ¿Se puede decir que un sistema contribuye al bienestar social cuando los jubilados tienen que recurrir a la caridad de asociaciones seculares o religiosas, o incluso a la propia familia, para subsistir? La supuesta bondad de los sistemas de reparto se viene abajo en cuanto se los examina desde una perspectiva tanto filosófica y moral, como económica.

    (SIGUE)

    ResponderEliminar
  4. (CONTINÚA)

    Todos los partidos del eje socialdemócrata-cristianodemócrata-nacionalista-reformista-centrista han materializado la perpetuación de una estafa piramidal insostenible en el Pacto de Toledo. Ningún partido con representación parlamentaria ha apostado por una reforma como la chilena, o al menos una tímida como la que hicieron los suecos, por que ello significaría que las pensiones dejarían de ser una herramienta en manos de los partidos políticos para ganar elecciones. Privatizar las pensiones no implica que éstas pasen a ser propiedad de las grandes empresas, sensu contrario lo que se pretende es que la propiedad revierta en sus legítimos titulares, los ahorradores. En Chile la gestión del sistema de capitalización individual recae en las Administradoras de los Fondos de Pensiones, que rinden cuentas ante el gobierno y sus tribunales. En España, y en general en todos aquellos países con sistemas de reparto puros, la fiscalización de las pensiones corresponde al propio gobierno y a los partidos políticos, que utilizan la hucha de las pensiones como un becerro de oro con el que practicar la demagogia partidista. En Chile desde que la Concertación de Partidos por la Democracia accedió a la Presidencia ni siquiera los propios políticos de dicha coalición como tampoco los sindicatos promovieron la sustitución del sistema de capitalización individual. Al contrario, ¡paradójicamente ahora son los sindicatos sus mayores defensores! Sin embargo si uno conoce el ejemplo chileno, un sistema de capitalización individual sólo es viable si con carácter previo o simultáneo se acometen reformas liberalizadoras en el ámbito laboral y fiscal.

    A propósito, sigo sin entender que entienden ustedes por neoliberales. Generalmente los socialdemócratas, los marxistas, los paleoconservadores y los fascistas utilizan el término “neoliberal” de forma peyorativa, identificando en neoliberalismo con el mercantilismo, el capitalismo de estado, el neoconservadurismo o con el radicalismo internacionalista-globalizador. Otras veces, no pocas, hay quien deja caer implícitamente que “neo-” significa “malo”, y que por tanto en “neoliberalismo” sería una degeneración del “paleoliberalismo”. Sin embargo yo no he conocido en vida a ningún “neoliberal”. Por neoliberalismo se puede entender bien la corriente de la Escuela Marginalista de la segunda mitad del XIX o la Tercera Vía. No en vano Tony Blair reconoció que su New Labour era heredero del liberalismo de Thatcher. En este sentido los neoliberales serían aquellos viejos socialdemócratas seducidos por los éxitos del liberalismo de Thatcher, Reagan y Mulroney. El paradigma neoliberal sería según esta interpretación aquella corriente que abogaría por la desregulación de la economía y la introducción de paulatinas reformas liberalizadoras en el estado de bienestar, sin privarlo de ciertos monopolios y de su aparente aura de bondad universal. Con todo ni Thatcher ni Reagan, ni Friedman ni Hayek son neoliberales, más bien cabría llamarlos, en palabras del propio Friedrich August, “old whigs”.

    ResponderEliminar
  5. Por cierto, fíjense que los máximos exponente del "neoliberalismo" son ¡Jürgen Habermas y John Rawls! Ya me dirán que el neoliberalismo no es una suerte de mezcolanza de ideas socialdemócratas con fragmentos de tibio liberalismo.

    ResponderEliminar
  6. Un sistema de pensiones mixtos no me parece mal, lo que hay mentalizar al español es que tiene que ahorra para la jubilación y no esperar la paga miserable del estado que al final no les llega apenas ni para comer.
    Ahora, lo que no se puede consentir que el estado quiera su tajada de las cotizaciones de los trabajadores a la SS y luego uno tenga que contratar un plan de pensiones también.

    ResponderEliminar
  7. En Suiza hay tres pilares del sistema de pensiones.
    Las pensiones básicas estatales.
    Fondos de pensiones de las empresas.
    Planes de pensiones privados.
    Este sistema es muy bueno si tienes el sueldo que cobran los suizos, en el país de los mil euristas es imposible, con los sueldos que hoy se pagan en España y con todos los trabajadores que trabajan en la economía sumergida sin asegurar es una utopía poder llegar al nivel suizo, ni de los países nórdicos.

    ResponderEliminar
  8. Maikel;

    Efectivamente, pero para que la gente ahorre se necesita de un sistema fiscal que fomente el ahorro. Unos tipos elevados de IRPF e IS no fomentan el ahorro, tampoco un elevado impuesto sobre el patrimonio, y sin embargo el IVA o un impuesto sobre los bienes y servicios suntuarios sí que premian la austeridad.

    El modelo multipilar y de reparto que tienen los suizos y los suecos no soluciona el problema de fondo: el gobierno exige grandes cantidades de dinero en forma de impuestos y cuotas sociales pero las prestaciones no valen tal precio. Estos modelos mixtos no son si no la antesala de la implantación de verdaderos sistemas de capitalización individualizada. Paradójicamente son países en vías de desarrollo los que nos aventajan en materia de pensiones.

    ResponderEliminar
  9. El sistema de pensiones español no es sostenible en esto creo que todos estamos de acuerdo, La solución estoy seguro será privatizar las pensiones con una transición para quienes estén cerca de la jubilación.
    En vez de ir subiendo la edad de jubilación y otras memeces que sacarán para fastidiar al trabajador, que cojan el toro por los cuernos y pongan el sistema chileno que está dando un gran resultado.
    Visto que es imposible este sistema a largo plazo lo mejor es poner solución antes que sea tarde.
    Me ha picado la curiosidad y he estado leyendo sobre el sistema Chileno y los resultados hablan por sí mismos.
    Hicieron una reforma radical sustituyendo un sistema de pensiones operado por el gobierno, por un sistema nacional de capitalización individual administrado por empresas privadas y les funciona.
    Las pensiones en el nuevo sistema privado son ya entre 50 y 100 por ciento más altas. Los recursos administrados por los fondos de pensiones ascienden a más de 25 mil millones de dólares, lo que equivale a alrededor del 40 por ciento del Producto Nacional Bruto, al mejorar el funcionamiento de los mercados laborales y de capital, el nuevo sistema de pensiones ha sido una de las reformas claves que ha elevado el crecimiento de la economía desde un 3 por ciento histórico por año a un 7.0 por ciento promedio durante los últimos 12 años. También la tasa de ahorro chilena ha aumentado al 27 por ciento del PNB y la tasa de desempleo ha bajado al 5 por ciento desde que se realizó la reforma.
    Las pensiones han dejado de ser un problema gubernamental y permitiendo a los individuos tener mayor control sobre sus vidas.
    La verdad que me ha impresionado bastante lo bien que les ha funcionado.

    ResponderEliminar
  10. Hola,

    Bueno como nadie le ha rebatido a Andrés (incluso Mikel se ha apuntado a sus propuestas), voy a tener que hacerlo yo, aunque no quería hacer un debate a dos. Espero que los amigos de SeR me echen una mano en este debate.

    Empieza usted bien, Andrés, indicando como los defensores de una u otra doctrina intentan argumentar en favor de lo que les interesa (lo hemos visto en los ejemplos), pero todo lo demás es muy rebatible. Plantea usted una preguntas, que me gustaría responder.

    "¿Por qué los ahorradores no puede ser propietarios del dinero aportado por cada uno de ellos, y sí el estado a través de un fondo común?"

    El sistema de pensiones de reparto tiene en cierta manera un carácter semidistributivo. Cada uno cobrará la pensión en función de lo que aporte, pero la base del sistema es que todo el mundo pueda tener una pensión y no dejar a ancianos indefensos económicamente. Por eso el papel del estado es importante, pues unas cuentas privadas llevarían a pensiones muy altas para algunos y nulas para otros.

    "¿Qué viabilidad tienen los modelos de reparto en países con una pirámide demográfica invertida?"

    Yo tengo que hablar un poco de esto en el futuro y no quiero descubrir mis cartas, pero la evidencia es que se va a tener que trabajar más tiempo. Ajustando el tiempo de cotización el sistema, en principio, no corre peligro.

    "¿Por qué los sistemas de reparto habrían de ser más seguros, si por ejemplo, el gobierno español ha estado financiando deuda a través de la Tesorería General de la Seguridad Social, órgano encargado de la gestión de los fondos de pensiones?"

    Que la S.S haya gastado superávit en sufragar deuda pública (que recordemos es una inversión muy segura) no implica en absoluto que haya inseguridad, es más, el propio superávit demuestra que por ahora el sistema es solvente.
    Un sistema de reparto siempre es más seguro, si la demografía y la actividad económica le acompaña, que el de capitalización que está sometido a los vaivenes bursátiles.

    "¿Se puede decir que un sistema contribuye al bienestar social cuando los jubilados tienen que recurrir a la caridad de asociaciones seculares o religiosas, o incluso a la propia familia, para subsistir?"

    Esta pregunta es capciosa y falaz. Si los jubilados tienen que recurrir a sus familiares parasobrevivir es precisamente porque no han estado dentro del sistema de pensiones contributivas y tienen una meramente asistencial. La pregunta se convierte en disparatada en tanto en cuanto estos mismos ancianos con un sistema puro de capitalización no ingresarían ni un puñetero céntimo.

    ResponderEliminar
  11. (...) Que todos los partidos del parlamento defiendan este sistema debería, en vez de llevarle a desarrollar teorías conspiranoides sobre el uso de las pensiones para fines políticos, hacerle reflexionar.
    Que el sistema español pase ahora a uno de capitalización requiere ingentes recursos que no tenemos, incluso no lo tenemos con una suave evolución al sistema mixto, pues implicaría hacerle pagar a trabajadores generalmente mal pagados la pensión de los ancianos actuales y parte de la suya. Eso, con el paro que hay y los sueldos bajos de la gente más joven, es implanteable en este momento económico.
    Y en cualquier caso no está de más recordarle que estamos en un estado "social", y que por lo tanto los poderes públicos deben velar, o deberían, por un sistema de pensiones para todos, algo que sólo garantiza un sistema de reparto o la parte de reparto de un sistema mixto.
    Si las pensiones son utilizadas de forma partidista por los partidos políticos eso es un error y para eso debería estar el pacto de toledo y en su caso se deberían sentar unas bases para que esto no suceda. Pero lo que no es serio ni honesto es plantear la defunción de la función del estado en materia de pensiones por esta razón, mas cuando la alternativa es muy poco igualitaria y de dificilísima aplicación.

    No querría rebatir demasiado (quiero que lo haga algún otro lector), pero si quiero comentar algo que sabía que alguien sacaría, que es eso de que el sistema público es una gran "estafa piramidal".
    Este disparate, que seguramente dijo alguien y no ha parado de salir gente repitiéndolo, es un sinsentido que se aprovecha de una semejanza puntual para crear una demagogia fantasiosa.
    La esencia de un fraude piramidal es el asegurar (y entregar) unas rentabilidades o pagos imposibles en base al efecto de captación de nuevos miembros que provoca esta rentabilidad enorme y sus consiguientes aportaciones económicas. Fondos que se suponen que no deben ser tocados se tocan para pagar rentabilidades y retroalimentar un sistema en que el agujero es patente desde el primer momento.
    El lectos mínimanente avispado se habrá dado cuenta de que no tiene nada que ver esto con un sistema de pensiones de reparto. En el sistema de pensiones no hay entradas de dinero y una rentabilidad inexistente que se divide entre todos los partícipes. En el sistema de reparto hay entradas, de los cotizantes, y salidas, de los pensionistas, estableciéndose un equilibrio. No hay agujero económico, no hay pérdidas (de hecho hay superávit).
    La comparación entre el fraude piramidal y el sistema de reparto es una grosería intelectual impropia de gente seria.

    Por último, Andrés, usted sabe perfectamente por qué uso la palabra neoliberal. La palabra "liberal" tiene multitud de acepciones y crea confusión, así que cuando se habla de económica y las reformas producto de las políticas Reagan-Thatcher, de las teorías monetaristas, etc. Creo que es más claro para todos usar la palabra neoliberal.

    Dejo que siga el debate, mañana volveré a comentar.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  12. "Los ahorradores no puede ser propietarios del dinero" simplemente por que no pueden disponer del dinero cuando quieran, o en algunas casos se admite sacar antes de los 65 pero con una fuerte penalización, en el BBVA si te haces un plan de pensiones no puedes tocarlo hasta los 65 de ninguna manera, en otros planes de ahorro si lo sacas antes de lo acordado te penalizan.
    El superávit de la SS es ficticio por lo menos en los últimos años, La financiación de la SS aparte de las cuotas de los afiliados se debe también a recursos públicos a través de los Presupuestos Generales del Estado, por que el gasto es mayor que los ingresos por las cuotas.
    Siempre he defendido este sistema de pensiones, pero porque he visto como en USA muchos pensionistas pierden su plan de pensiones por una mala gestión o estafa, esto da mucho miedo de que te quedes a la vejez sin nada.
    A mí como trabajador que siempre he cotizado a la SS no me parece un sistema tan justo, ya que no contempla cobrar la pensión teniendo en cuanta todos los años cotizados ”por lo menos hasta ahora ”,creo que en un tiempo solo se contemplaba los últimos cinco años y luego se subió a los últimos 15.
    Eso significa que un trabajador con 40 años cotizados podía cobrar lo mismo que uno que hubiera cotizado 10 dependiendo de lo cotizado.
    Una viuda con 80 años tiene de pensión de apenas 400 euros, otra viuda de 30 años sin hijos tiene una pensión de 700 y pico de euros, además trabaja e ingresa otro sueldo sin que le toquen la pensión” ¿esto es un sistema justo? creo que no.
    “Por cierto” que a estas dos mujeres las conozco y por lo tanto sé de lo que hablo por que he visto lo que cobran.

    ResponderEliminar
  13. Pedro,

    Como ya conozco sus argumentos, apenas una puntualización;

    Si usted dice que eso de llamar a los sistemas de reparto "estafa piramidal" es una exageración, oiga, hable con los damnificados del caso Madoff.

    Sobre el resto, creo que el amigo Maikel es lo suficientemente sensato como para saber que lo que he dicho acerca del tema no son meras suposiciones, ucronías y fantasías, si no la realidad. Cuando en unas décadas el sistema acabe por colapsarse ya se darán por enterado. No es una hipótesis razonable, forma parte del orden natural de las cosas teniendo en cuenta las tendencias demográficas. Por el momento sigan fabulando acerca de la posibilidad de que la privatización conllevaría el que las despiadadas multinacionales controlasen la vida de la gente, ¡incluidas las pensiones!. Al final resultará que los socialdemócratas "tipo Pedro" abandonarán el modelo sueco, demasiado capitalista y socialista a la vez, para patentar el modelo español, basado en una conjunción de la oclocracia inherente a las formas de socialismo -incluyo dentro de esta categorías a cristianodemócratas, neconservadores y paleoconservadores- y el micro-management tecnocrático.

    A propósito, es cierto que una aseguradora puede quebrar o suspender pargos, llevándose por delante todos tus ahorros. Pero no es menos cierto que eso puede prevenirse mediante sistemas de reaseguro y fondos de reserva indisponibles, o en caso extremo, mediante fondos de compensación públicos financiados a través de deducciones de los salarios o de las cuotas de capitalización. Sin embargo, y seamos sinceros, ¿quién garantiza que un fondo de pensiones de reparto, del que es titular el estado, no se evapore por una mala gestión? La mala gestión pública se dirime en las urnas y en los tribunales, pero del dinero, como en los múltiples casos de malversión de caudales públicos que se han producido "en-este-país", acaba por desaparecer, sin que los afectados vean un mísero duro, que legalmente no sería de su propiedad gracias a este sistema tan solidario con el trabajador, al que condena a llevar una vejez al borde la subsistencia y la mendicidad.

    ResponderEliminar
  14. P.s.: Ya puestos a fantasear con el fin de los sistemas de reparto, que para los socialistas de todos los partidos sería equiparable al Armagedón, digamos que sería más factible que la hacienda pública quebrase que el que el sistema de seguros de un país desarrollado se viniese abajo, desapareciendo los depósitos de todos los particulares.

    ResponderEliminar
  15. "mientras que no he encontrado rastro de los cálculos del instituto Juan de Mariana."

    http://www.juandemariana.org/estudio/982/sociedad/propietarios/

    Ahí está el PDF y todos los cálculos que hacen.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Me declaro absoluto ignorante (por desgracia) en estos asuntos. Siempre me ha llamado la atención eso de cobrar en función de lo cotizado (años y dinero, pero sobre todo lo segundo), porque hay algunas cosas que no me cuadran. Y lo que no me cuadra es que con este sistema, mi abuela tenía una pensión de 25.000 pesetas, mientras que su hermano, funcionario, la tenía de 200.000. Mi abuela sólo tenía un mísero piso, y ninguna otra posesión. Su hermano dos pisos, tierras en el pueblo, un par de coches y seguro que algún que otro milloncete ahorrado... no sólo apenas se puede vivir con 25.000 (hablo de hace unos 15 años), sino que con ese patrimonio, da de sobra con 200.000 ptas.

    No digo que todo el mundo tenga que cobrar lo mismo, pero tengo serias dudas de que el estado deba dar cantidades casi miserables a gente sin otros recursos, y muchísmo más de lo necesario más a gente que tiene recursos de sobra.

    Volviendo a las cifras (que era aproximadas) de antes, ¿no sería más justo que a cada uno se le pagase 50.000, al otro 100.000 (o más si no tuviese tanto patrimonio que le diese cierta seguridad) y que los 75.000 restantes fuesen a un fondo que sirviera para asegurar la asistencia a ambos si tuviesen problemas, en relación a lo cotizado? Quizás habría más variantes: que el hermano de mi tío cotizase un % a un fondo público y el restante a uno privado.

    Es que me llama la atención que casi nadie discuta el sistema actual público que causa tantas diferencias, pero que en cambio nadie reclame más derecho sobre sanidad, educación o use de carreteras porque pague más impuestos o seguridad social. Ya sé que no es lo mismo, pero... el bonobus por ejemplo cuesta gratis a todos los jubilados, vayan con abrigo de trapo o de pieles (otra cosa es que estos no lo soliciten). Y jamás escuché a nadie quejarse de ello.

    ResponderEliminar
  17. Andrés,

    "Si usted dice que eso de llamar a los sistemas de reparto "estafa piramidal" es una exageración, oiga, hable con los damnificados del caso Madoff"

    No,no, Andrés, no sea "grosero". Está usted comparando una pelota de golf con una manzana, como si fuesen lo mismo simplemente porque tienen una forma similar. La comparación del Madoff (claro caso de estafa piramidal, con unas rentabilidades para todos sacadas de las entradas de capital en la "base") con un sistema de reparto de pensiones con entradas y salidas equilibradas, beneficiarios y cotiantes bien definido, es un disparate. Por mucho que se diga un millón de veces en un millón de medios distintos no deja de ser una comparación inadmisible y apocalíptica. Lo he explicado antes, no voy a repetir el por qué.

    "Cuando en unas décadas el sistema acabe por colapsarse ya se darán por enterado. No es una hipótesis razonable, forma parte del orden natural de las cosas teniendo en cuenta las tendencias demográficas"

    Las previsiones a lo Nostradamus no creo que aporten nada a este debate ni mucho menos que refuerce la opinión de quienes las usan. Los cambios que se estudian del sistema de reparto están hechas precisamente para no llegar a esa previsión apocalíptica. La custión es sencilla: Entradas igual a salidas. Y para eso hay miles de variantes. El "órden natural de las cosas" no es más que coreografía sin contenido.

    "Al final resultará que los socialdemócratas "tipo Pedro" abandonarán el modelo sueco, demasiado capitalista y socialista a la vez, para patentar el modelo español, basado en una conjunción de la oclocracia inherente a las formas de socialismo"

    Creo que no ha leído mi último párrafo del texto...En cualquier caso, insisto una vez más: Ver conspiraciones tecnocráticas y politiqueras en la defensa del sistema de raparto en vez de intentar comprender las razones de que el 100% de los políticos las defiendan, me parece una actitud que supera la miopía y llega a la catarata terminal.

    "eso puede prevenirse mediante sistemas de reaseguro y fondos de reserva indisponibles, o en caso extremo, mediante fondos de compensación públicos financiados a través de deducciones de los salarios o de las cuotas de capitalización"

    Si hombre, y el sistema de reseguro lo aseguramos con un sistema de requeteseguro...Entenderá usted que un sistema que hay que reasegurar es un peligro público. En cualquier caso, si se fija en el resto de sus alternativas, justamente lo que asegura esto es algo parecido al sistema de reparto y en todo caso a impuestos. Eso llevaría a un sistema mixto.

    "¿quién garantiza que un fondo de pensiones de reparto, del que es titular el estado, no se evapore por una mala gestión?"

    El fondo de pensiones de reparto no se puede evaporar porque no existe. Se podría evaporar el fondo de garantía, pero independientemente de este fondo el sistema no estaría en peligro si se cumple el simple axioma de entradas= salidas.
    Y las responsabilidades se dirimen en las urnas, las políticas, y en los tribunales, las legales.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  18. Cabrit0,

    Gracias porque no encontré el estudio en internet. Me gustaría que el lector con tiempo leyese el estudio, por lo menos a partir de la página 47 (el resto es un tostón dogmático y dogmatizador que tampoco aporta nada) y observe los cálculos.
    Creo que la monstruosidad de los cálculos salta a la vista y las suposiciones increibles sobre las que se basa también. Si alguien me lo pide lo explico, pero vamos básicamente los señores del Juan de Mariana deben creer que tienen una máquina del tiempo y que pueden aplicar los ahorros de un sueldo actual hace 20 años.

    Maikel y J,

    Habláis ambos de las injusticias de muchos casos de este sistema de pensiones. Maikel comenta el caso de dos señoras vuidas, pero este caso viene precisamente por las diferencias de parámetros y leyes en los distintos momentos que se otorgó la pensión y seguramente por las bases cotizadas de forma contributiva entre los dos cónyuges.
    J habla, en cambio, de lo poco igualitario que es a veces. Yo creo que en los casos que dices hay una obvia diferencia de cotización, bien al sistema público bien al privado, o bien como ha dicho también Maikel es posible que uno de los dos pensionistas haya sido excesivamente penalizado por dejar de cotizar antes de los 65, por las bases de los últimos años, etc.
    En cualquier caso, y aceptando que evidentemente hay muchas injusticias, eso no responde tanto a la esencia del sistema en sí (el hecho de ser de reparto), si no a las variables de años cotizados, bases máximas, penalizaciones, etc. Y eso podría ser distinto, y debería ser distinto en muchos casos, con la misma base de sistema de reparto.
    En cualquier caso esas realidades entran ya en una temática distinta a la que pretendía con esta entrada.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  19. No recuerdo que ministro fue pero creo que era del gobierno de Aznar, dijo que los trabajadores teníamos que contratar un plan de pensiones privado por que el sistema actual era inviable y podía colapsase en un futuro.
    El gasto en el futuro de las pensiones debido al envejecimiento de la población ira en aumento, el actual sistema de pensiones es insostenible, precisamente por el alargamiento de la vida.
    Naturalmente hay ventajas e inconvenientes tanto en la capitalización de las pensiones como en el sistema de reparto.
    El sistema de pensiones en España debe reformarse porque probablemente es insostenible en los términos establecidos en el Pacto de Toledo y porque no se han delimitado con claridad elementos tales como qué tasa de sustitución se desea en el futuro para el sistema público, cómo se va a financiar esa tasa de sustitución y qué papel se espera que jueguen las pensiones privadas.
    El problema de las pensiones privadas es que el individuo cotiza para su propio beneficio,
    La cantidad aportada por cada individuo determina su pensión futura y deben de transcurrir muchos años para obtener una pensión decente.
    El sistema de reparto se caracteriza en que yo cotizo para que otros cobren la pensión y
    Otros cotizarán para que en el futuro la cobre yo, es una especie de acuerdo o contrato intergeneracional por el que las generaciones activas dan soporte a las jubiladas, para mucha gente este sistema lo ven mejor y mas justo.
    En España la mayoría son miluristas y saben que con esa nomina es imposible pagarse un plan de pensiones privado, es un tema muy difícil y complicado.
    Aunque no sea obligatorio cada vez más las empresas contratan para sus trabajadores un plan de pensiones privados.

    ResponderEliminar
  20. Bueno, para no merear tanto la perdiz con tanta verborrea, resumamos: El sistema público de pensiones, como diría el humorista José Mota, "las gallinas que entran por las que salen" A ver si vamos a tener que llamar al tío de la vara para meter a algunos por verea.

    ResponderEliminar
  21. "Leer este artículo del diario público".
    La gran crisis de las pensiones (privadas)
    El hundimiento de los fondos de capitalización aumenta la presión en favor de los recortes en el sistema público.
    http://www.publico.es/dinero/337362/la-gran-crisis-de-las-pensiones-privadas

    ResponderEliminar
  22. Fracasan las pensiones privadas en Chile. Un artículo del “The New York Times”
    Muchos trabajadores de clase media chilenos que contribuyeron regularmente a su fondo de pensión privada descubrieron que sus cuentas no generan los mismos beneficios que el antiguo sistema de jubilación pública.

    Dagoberto Sáez, técnico laboratorista de 66 años, tiene planeado, debido a un reciente ataque al corazón, jubilarse en marzo. Gana menos de 950 dólares al mes y su fondo de pensión le informó que tras 24 años de contribuciones recibirá durante 20 años 315 dólares al mes.
    La cuenta de su fondo de pensión privado está llena de comisiones ocultas que pudieron haber absorbido hasta una tercera parte de su inversión original.
    http://www.voltairenet.org/article123948.html

    ResponderEliminar
  23. Maikel,

    Me alegra que hayas leído opiniones e informaciones diferentes sobre el sistema chileno y los sistemas de capitalización. Te recomiendo que leas las opiniones al respecto del economista Chileno Marcel Claude. Según Claude, la mitad de los chilenos que cotizan en el sistema privado no podrán cobrar ninguna pensión de este sistema por no cotizar los años suficientes, y comenta el caso de las comisiones que comentas y como entre eso y otros efectos la pensión del sistema de capitalización es poco más de la mitad de las del sistema de reparto (o sea, que el sistema de reparto concede casi el doble de pensión, más o menos lo que dice Martínez Noval en un caso totalmente distinto).

    De hecho si ves las cifras del estudio del Juan de Mariana (ya que nadie me lo pregunta) verás como de la diversas "trampas" (se contabiliza hasta 2006 antes del hundimiento de la bolsa, no se contabilizan comisiones, etc.) la más obvia de todas es que los incrementos de la bolsa calculados (¡¡Sobre el 10% anual!!) están calculados en los años 1986-2006 en pesetas. Claro, lo que no dice el estudio es que los sueldos se han triplicado o cuadruplicado en esos años y que la moneda se devaluó varias veces, y que si hiciésemos un cálculo en términos de poder adquisitivo esa pensión de 5.000 euros al mes se convertiría a un equivalente actual más o menos de la cuarta parte de esos 5.000 euros, siempre considerando sacar el fondo en un periodo alcista. En un periodo de hundimiento de la bolsa, esa pensión podría quedar a un equivalente actual de menos de 1.000 euros (los cálculos y los conceptos son poco técnicos, pero creo que así se entiende mejor).
    ¿Realmente se puede querer destruir el sistema de reparto actual a favor de esa montaña rusa? Me parece inconcebible.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  24. "se contabiliza hasta 2006 antes del hundimiento de la bolsa"

    Sin intención de defender a nadie, aparentemente el estudio fue publicado en 2006, por lo tanto, sería un poco injusto pedirles que incluyan las cifras posteriores a tal fecha. ç

    Saludos.

    ResponderEliminar
  25. Anónimo,

    Sí, no me he expresado bien, no quería decir que el hecho de circunscribir los datos de ciertos estudios hasta 2006 fuese una trampa (pues el estudio es de 2006 como dices), si no que el hecho de escoger ese periodo y no un periodo mayor sí es posiblemente un dato interesado (Martínez Noval escoge más tiempo y le sale peor como ves); y que, en cualquier caso, el hablar de rentabilidad de la bolsa hasta 2006 es irreal hoy en día después del hundimiento de 2008.
    Eso es lo que quería decir exactamente, no acharle a los autores no incluir hasta 2010 en un estudio de 2006. En cualquier caso ya que juegan con la máquina del tiempo y el dinero podían haberlo hecho ;-)

    Saludos,

    ResponderEliminar
  26. Hola Pedro, acabo de leer tu entrada y como siempre me pasa en esto de los blogs, llego tarde al "debate". No soy un experto en el tema de las pensiones así que no puedo comentar mucho pero sí me ha parecido algo desafortunado lo que dices o insinúas de Juan Ramón Rallo y Esplugas. Parece que el constante martilleo que se aplica desde ciertos "sitios" en la web acaban afectando a todo el mundo.

    ¿Estás insinuando que Rallo es parcial o que tiene algún interés especial en la privatización de las pensiones?

    No me queda claro y me perdonas, ¿qué quieres hacer entonces con las pensiones?

    Saludos

    ResponderEliminar
  27. Manuel,

    Mira yo no conozco a Rallo pero, ¿realmente crees que estos números y estas barbaridades pueden venir de alguien que no sea parcial e interesado en las conclusiones? Un estudio tan transparentemente sesgado tiene que venir, sin duda, por alguien verdaderamente interesado en la privatización de las pensiones. Yo no sé si este interés es económico o bien es una cuestión de ideologización, pero que hay un interés enorme que lleva a la manipulación clara lo afirmo sin duda.

    Mi opinión sobre Rallo y Esplugas no viene por el "martilleo" al que haces referencia. De Esplugas conozco lo que escribe, y si bien suelo estar de acuerdo con él en tema de libertades públicas, su criterio de estado, económico y de lo "público" me parece propio de un kamikaze loco o, como le digo a un comentarista habitual de este blog que es bastante ancap, de "aprendiz de brujo".
    A Rallo le conozco por algún escrito y por este rigurosísimo estudio que he traido aquí (bueno lo ha traido cabrit0 realmente). Con esto me vale para juzgar sus ideas políticas.
    En cualquier caso, y quiero que quede muy claro esto, en de ninguna manera estoy juzgando a estos señores en el plano personal y humano, pues a Rallo no lo conozco y de Esplugas, como te comenté, no tengo ni la más mínima crítica en cuanto a su tono conmigo.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  28. Ah perdona, tu pregunta sobre las pensiones.

    Bueno he comentado que quería explicarlo más aimpliamente porque tengo algunas ideas particulares sobre el tema. Pero en esencia yo quiero mantener el sistema de reparto. Si hay que cambiar los parámetros de la jubilación para que las entradas puedan mantener las salidas, que se haga. Si es posible reforzar el sistema de alguna forma con ingresos que sean sostenibles y ajenos a las cotizaciones, que se estudie y que se aplique si es conveniente.

    En cualquier caso verás que digo al final del texto que no me asusta abrir alguna via de capitalización parcial en el sistema público. La capitalización parcial es muy difícil de combinar con el sistema de reparto, pero si volvemos a la senda del superávit en el sistema no me parecería mal que en vez de sufragrar íntegramente el fondo de garantía, se pudiese aplicar parte este superávit a modo de capitalización parcial para los actuales cotizantes, superávit destinado a suavizar las aportaciones de los cotizantes del futuro y así no exigirles sobreesfuerzos. Esta capitalización, en cualquier caso, no me gustaría que entrase en cotizaciones en bolsa ni en la compra de valores volátiles si no que se usase para la compra de valores seguros o bien a plazo fijo para protegerlos en la medida de lo posible de la inflación. En cualquier caso estos fondos deberían tener administración pública.

    Esta capitalización parcial también podría ser una manera de asegurar a la clase media la fidelización al sistema público de pensiones. Si los que cotizan mucho pueden recibir también bastante del sistema, tendrán más interés en mantenerlo y defenderlo y en no caer en teorías como las de tus compañeros del Juan de Mariana. Creo que es muy importante que la clase media esté interesada en la defensa del estado del bienestar para asegurar su futuro, y una capitalización parcial, pequeña, no estructural e inteligentemente aplicada podría ayudar a este objetivo.

    Ya hablaré de las particularidades de mi visión en un par de semanas.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  29. Hoy día la economía sufre vaivenes debido a la especulación.La crisis financiera originada por las hipotecas subprime y la quiebra de Lehman Brohters han destapado la realidad de muchos planes de pensiones en teoría con un bajo perfil de riesgo pero invertidos en activos no tan seguros. Así, muchos inversores se han encontrado con fuertes pérdidas en sus planes de pensiones y por lo tanto en sus ahorros para la jubilación.
    ¿El gobierno no garantiza este dinero? como ha hecho con los ahorros en bancos garantizando 100.000 euros en caso de quiebra.

    ResponderEliminar
  30. @Manuel:

    Algunos de los más descarados del IJM son precisamente Juan Ramón Rallo y el Esplugas. No quiero entrar aquí en esa polémica porque está claro que cada uno tiene su criterio - si prefieres seguir ciego y no tomar en cuenta los DATOS y los HECHOS, no es mi problema ni mucho menos el del compañero Pedro, que, por cierto, está francamente preocupado por las barbaridades "liberales" (no, Pedro -- el IJM no es un "instituto liberal" -- es un instituto ANARQUISTA).

    Manuel: a mí me hizo mucha "gracia" como tu amiguito Rallo me acusó de querer "lapìdar a los sodomitas" en Madrid cuando él elogia a Somalia como ejemplo "liberal" ancap. Por lo menos bajo mi sistema teológico, yo diría que es "gobierno bíblico"...pero en fin, no quiero entrar en esas discusiones porque ni tú eres cristiano, ni mucho menos Pedro.

    --------------
    Pedro:

    Desconocía este "estudio" del IJM.

    Respecto a las pensiones, a mí se me ha ocurrido muchas cosas y una de esas ideas era que la gente pudiése cotizar según su profesión y que el "colegio" de cada asociación, sometido al debido control "público", sea el que se encargue de las pensiones máximas -- en caso de "fallar", el gobierno pagaría la pensión mínima.

    Te doy un ejemplo:

    Si eres abogado asalariado, cotizarías al "Colegio de Abogados" -- y éste estaría sometido lógicamente a un control anual de sus cuentas -- de esa forma cada "gremio" en España tendría su pensión aunque obviamente "variará" -- algunos tendrán más pensión en cantidad que otros, como es lógico porque la productividad es distinta. ¿Queda claro, Pedro, o lo explico de otra forma?

    He visto el estudio, no obstante, y los números no cuadran. Es como todo lo que produce el Instituto Juan de Mariana: mucha papilla para el sensacionalismo y el periodismo amarillo, pero nada de nada de sustancia.

    ResponderEliminar
  31. Alfredo,

    Entiendo por donde vas, pero no entiendo las ventajas que tendría lo que propones. Hablas de diferencias por productividad, y en otro sentido podriamos hablar de quitarle poderes administrativos al estado para dárselos a los colegios profesionales. En cualquier caso, veo problemas e incertudumbres en lo que planteas:

    - ¿Qué pasaría con la gente que no está colegiada? Yo no estoy colegiado al colegio de químicos, por ejemplo, porque no tengo que firmar proyectos en mi trabajo.

    - ¿Por qué garantizarían los colegios que se cobre pensión en función de la productividad? No produce, por usar el ejemplo que has dado, lo mismo un abogado de una multinacional que gana millones de euros para la empresa que un abogado que se dedica a las multas de tráfico? En cualquier caso, si se habla de productividad y se asume (aunque sea incierta) que la productividad se ve reflejada en el sueldo, no entiendo para qué sirven los colegios profesionales.

    - Daría demasiados poderes a los colegios y recuerda, en cierta manera, a la afiliación obligatoria de algunos regímenes.

    - ¿No crees que sería aumentar las posibilidades de corrupción al haber tantos fondos diferentes?

    No sé, no acabo de ver los beneficios respecto al sistema actual de lo que propones.
    Y, respecto a mis "miedos" sobre las propuestas liberales del IJM que tu llamas anarquistas, ya sabes que a mi me importan poco los adjetivos y simplemente he usado la definición que ellos dan de ellos mismos. Colgaré mañana el primero de unos artículos que creo serán bastante discutidos: "Qué es, para mí, ser liberal?"

    Saludos,

    ResponderEliminar
  32. "- ¿Qué pasaría con la gente que no está colegiada? Yo no estoy colegiado al colegio de químicos, por ejemplo, porque no tengo que firmar proyectos en mi trabajo."

    Pues "lo tienen crudo". Bajo mi sistema todo profesional tendría que colegiarse.

    "¿Por qué garantizarían los colegios que se cobre pensión en función de la productividad? No produce, por usar el ejemplo que has dado, lo mismo un abogado de una multinacional que gana millones de euros para la empresa que un abogado que se dedica a las multas de tráfico?"

    Bueno hablamos de que darían pensiones "públicas" -- no hablo de planes privados.

    "Daría demasiados poderes a los colegios y recuerda, en cierta manera, a la afiliación obligatoria de algunos regímenes."

    Je, sabía que esto me lo ibas a sacar pero no Pedro, no: sabes perfectamente que en España por ejemplo para ejercer como abogado TIENES que estar en un colegio de abogados. Idem en EEUU. Ya entiendo lo que quieres decir pero creo que eres alarmista.

    "¿No crees que sería aumentar las posibilidades de corrupción al haber tantos fondos diferentes?"

    Puede que sí pero no más de la que ya hay.

    ResponderEliminar