La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







miércoles, 9 de febrero de 2011

Qué es, para mí, ser socialista
















Dijo el fundador del socialismo español, Pablo Iglesias, que “quienes contraponen liberalismo y socialismo, o no conocen el primero o no saben los verdaderos objetivos del segundo”. No era único en esta percepción. El socialista Indalecio Prieto también dijo en 1921 “Soy socialista a fuer de liberal”. Estoy seguro que si buscamos frases de ilustres socialistas de los siglos XIX y XX encontraremos multitud de ellas que representen este mismo espíritu.

¿Qué es, para mí, ser socialista? Ser socialista significa el deseo por una sociedad donde la igualdad de renta y económica, además de la política, sea tan alta como sea lógico y posible.  La idea que hay detrás de esto es clara: Con una desigualdad enorme, con personas que están en la pobreza, es muy difícil poder ejercer las libertades que nos da el liberalismo. Un socialista entiende que el mercado sin control tiende inexorablemente a disminuir la igualdad social y por eso propone medidas legales y políticas que aumenten o garanticen la igualdad.
Creo que lo primero que hay que explicar claramente es que Socialismo y Marxismo no son lo mismo. El socialismo es muy anterior a las ideas de Karl Marx, pues existen multitud de pensamientos e ideas socialistas mucho antes del siglo XIX, aunque muchas veces no definidas con ese nombre. A mediados del siglo XIX sí hubo muchas teorías económicas definidas como socialismo por parte de autores como Fourier, Owen o Blanqui. Quizá el más conocido de todos los socialistas pre-marxistas fue Proudhon, padre del socialismo Francés, que desarrolló vagamente un estilo de socialismo de pequeños propietarios (que lo serían por los frutos de su trabajo) y alejado de la tutela del estado, por lo que ha sido considerado prácticamente un anarquista.
Marx tan sólo ideó, junto con Engels, la más prolífica de las teorías socialistas del siglo XIX una vez el anarquismo fue perdiendo fuerza y casi desapareció a principios del siglo XX. Este socialismo científico es una teoría del siglo XIX y creo que es conveniente circunscribirlo al siglo en el que fue formulado y no pensar que puede ser de aplicación válida actualmente, por mucho que se puedan valorar algunas de sus aportaciones filosóficas.
Por supuesto, lo que creó Lenin también fue una interpretación particular y deformada del Marxismo (en el fondo cualquiera de las ramas socialistas marxistas son interpretaciones), dotándolo de características propias de la autarquía zarista que lo convirtió en algo que incluso la mayoría de marxistas de la época rechazaron.

Socialismo es, pues, un cúmulo de teorías políticas y percepciones que muchas veces tienen  poco que ver unas con las otras. Se busca la igualdad, pero los métodos para llegar a ella son diversos. Una sociedad cooperativista sería socialismo, una sociedad con propiedad privada muy bien distribuida sería socialismo, una socialdemocracia potente es socialismo. Para mi los métodos son importantes en tanto en cuanto sean democráticos y respeten la libertad de las personas, pero cómo se llega a esa igualdad social y de renta es secundario y la conveniencia de una u otra política la establecerán los resultados.
Una vez dije que si se puede elegir entre un socialismo que dependa del estado y uno que no dependa de él, elegía por supuesto el segundo, pues considero mucho menos factible que pueda caer en el abuso de poder y en la degeneración del mismo. Otra cosa es si es posible crear un socialismo que no dependa del estado que sea factible, y por ahora yo creo que no. El estado es importante en este momento histórico y debe tener un papel relevante aunque no plenipotenciario, pero si podemos desarrollar formas de socialismo que dependan de la sociedad civil y no del estado creo que es muy importante intentar aplicarlas en la medida de lo posible. Debe quedar claro, pues, esto también: Socialismo no es estatalismo.

Mijail Bakunin, uno de los padres del socialismo libertario, dijo “Libertad sin socialismo es privilegio e injusticia; Socialismo sin libertad es esclavitud y brutalidad”. La frase, a pesar de las soluciones que proponía Bakunin, es claramente vigente y es importante que la tengamos en mente.
Socialismo, tal y como yo lo entiendo, no es más que la evolución de las ideas liberales para hacerlas reales. La libertad sólo va a tener una aplicación real con cierta igualdad económica, la igualdad ante la ley será verdaderamente efectiva cuando no haya enormes diferencias sociales entre las personas o de recursos entre las partes litigantes en un caso de conflicto legal, por ejemplo.
Esta realidad tiene una consecuencia clara: Quien pretenda construir el socialismo evitando o traicionando las herencias del liberalismo político está destinado al más estrepitoso fracaso, como bien demuestra la historia del siglo XX. La frase de Bakunin tiene un claro componente ético, pero muestra también una realidad histórica.

¿No es un ejercicio de equilibrio complicado respetar el liberalismo político y a la vez construir el socialismo? Por supuesto que sí, pero lo que no se puede pretender es atajar con barbaridades como se ha hecho en el pasado. Nadie ha dicho que construir el socialismo sea fácil, se necesita compromiso ciudadano, se necesita un ejercicio responsable de las libertades y obligaciones, hay que saber donde ceder y donde parar cuando entras en un terreno que colinde con los derechos individuales. El socialismo no se crea con una revolución instantánea, un socialismo que valga la pena se construye poco a poco y es un proceso de muchos años, que siempre hay que renovar, que siempre está sometido a tensiones y a discrepancias, que hay que saber consolidar con una labor pedagógica y de acuerdo con quienes no están a priori de acuerdo con las reformas.
Además de estas consideraciones hay otra realidad que dificulta aún más la evolución hacia el socialismo. Es importante, es fundamental, que las políticas que se tomen no sean económicamente contraproducentes. Hacer políticas para aumentar la igualdad que provoquen un empobrecimiento acusado del país es un puro suicidio sin sentido. No se trata de igualar al país en pobreza si no en recursos. Sin embargo tampoco se puede caer en el axioma de que la igualdad se puede sacrificar en aras del crecimiento económico. Es importante crear riqueza pero es igualmente importante es saber distribuirla, y este es otro equilibrismo que se debe saber gestionar con inteligencia y acierto.

Búsqueda de la igualdad y respeto a la libertad, libertades individuales y compromiso social, responsabilidad individual pero también responsabilidad colectiva, redistribución de la riqueza pero también reconocimiento económico a quienes aportan comparativamente más a la sociedad, igualdad de oportunidades real para todos, defensa y ayuda a los que no hay tenido suerte en la vida, comprensión general de que vivimos en un proyecto colectivo, en una sociedad.
Esto es lo que yo entiendo con socialismo, y no es que sea plenamente compatible con lo que yo entiendo por liberalismo si no que es la consecuencia directa de su aplicación radical. Por esto soy liberal, y por esto soy socialista, por esto no veo una discrepancia filosófica real entre ambas ideas.

37 comentarios:

  1. "A mediados del siglo XIX sí hubo muchas teorías económicas definidas como socialismo por parte de autores como Fourier, Owen o Blaqui".

    ¿No habrá querido referirse a Louis Auguste Blanqui, revolucionario francés seguidor de Saint Simon con quien Stuart Mill tuvo una prolija correspondencia?

    El artículo en general me parece bastante impecable, no obstante tenga a bien recordar lo que ya hablamos en el post anterior.

    ResponderEliminar
  2. ME ha parecido un artículo excelente.
    Desconocía alguna cuestión.

    ResponderEliminar
  3. Andrés,

    No me había dado cuenta del error ortográfico, muchas gracias. Ya lo he corregido.
    Me han gustado bastante sus intervenciones en estos dos artículos pero, por encima de todo, me quedo con esta frase: "Casi sin querer seguro que ambos nos hemos dado cuenta que el otro no es tan dogmático como uno pensaba"
    Creo que su frase representa una gran verdad y el espíritu que quiero para esta bitácora.

    Mentalista,

    Muchas gracias. Los próximos también te gustarán, estoy seguro.


    Saludos,

    ResponderEliminar
  4. No estaría mal que lo leyesen en Intereconomía.

    ResponderEliminar
  5. Pedro una interesante entrada. El liberalismo casposo actual poco tiene que ver con el liberalismo clásico. Los liberales de hoy se han apropiado, han usurpado una palabra, un concepto que no les define. Les recomendaría, si me lo permiten, la lectura de "Sobre la libertad" de John Stuart Mill.

    ResponderEliminar
  6. Oiga, Júcaro, si tan liberal es usted que ha leído Sobre la libertad -por cierto, uno de los libros favoritos de Milton Friedman-, ¿por qué identifica el liberalismo clásico con un "liberalismo casposo"? Creo que si leyó el libro de Mill no cayó en la cuenta que la libertad no se puede trocear, cogiendo lo que es "útil" y desechando lo que no. Aquellos que trocean la libertar, tomando sólo la parte que les interesa, no pueden llamarse liberales. Y quien se precie de liberal no puede ignorar las aportaciones de sus fundadores teóricos, ni menos aún desmerecer sus aportaciones tildándolas de "casposas".

    ResponderEliminar
  7. No soy liberal, ni en el concepto que del liberalismo tenía J. S Mill ni en ningún otro pero defiendo la libertad de valorar a los pensadores que entiendo interesantes. No soy liberal, supongo que ello no me inhabilita para apreciar un libro como "Sobre la libertad". ,

    Pretendía poner de manifiesto lo contradictorio que hay en quienes se dicen liberales y no lo son precisamente, entre otras cuestiones, por lo que usted quiere ver en mi comentario. Por cierto, casposos los hay en todo el espectro político; en la derecha y en la izquierda, en el PP y en el PSOE, a la derecha del PP y a la izquierda del PSOE. En la TDT, ni le cuento.

    ResponderEliminar
  8. Júcaro;

    ¿De qué liberales me habla? Si se refiere a los supuestos liberales que anidan en las filas del PP, ya sabrá a estas alturas aquello de que los Reyes Magos no existen...yo sólo veo socialistas en todos los partidos, incluido el PP.

    ResponderEliminar
  9. Creo que es valioso el último comentario del Sr. Álvarez sobre que sólo se ven socialistas en las filas el P.S.O.E. y del P.P.

    Comparto una parte: se aprecian de forma hiriente formas de pensar, decir y hacer muy similares en ambos partidos políticos, que se supone deberían predicar y aplicar programas muy distintos. Ahora bien, yo no las llamaría "socialistas".

    El Socialismo democrático se caracteriza por un principio básico y sencillo, que es el de justicia económica redistributiva: a cada cuál según su necesidad de cada cuál según su capacidad. Esto no se encuentra casi nunca en el P.P. y desde el 93 cuesta de encontrarlo en el P.S.O.E.

    No hablo tanto de las bases de esos partidos, ni de sus tradiciones políticas, sino de la acción efectiva del partido político.

    Quizá estemos, por tanto, confundiendo Socialismo con intervencionismo. Ese intervencionismo lo practican todos, aunque, en efecto, en el P.P. se arrogan la etiqueta de liberales mientras lo hacen. La Presidenta Aguirre sería un buen ejemplo.

    De hecho, desde posiciones conservadoras algunos sostienen que, de no mediar el Estado en la Economía en determinados momentos, el Capitalismo colapsaría. De hecho, los Estados modernos fueron una conquista de los que deseban la construcción de las Economías modernas tras el Antiguo Régimen feudalista o absolutista. Esta tesis sería el antagonismo de la ideología de libre mercado. Sin embargo, no es socialista.

    Supongo que si trasladamos tal ideología al campo político estaríamos confrontando los que defienden el voto censitario —sólo de los ricos, vamos— contra los que lo defendemos universal, libre e igual.

    Vemos, aunque actuen entre bambalinas, a grandes empresas (y familias adineradas con importantes intereses económicos) presionando para que desde los gobiernos se intervenga en la Economía para salvaguardar y proteger sus intereses en materia de p.ej.: aduanas, ayudas a la exportación, reglamentaciones de seguridad, contratos internacionales, reglamentos de extranjería...

    (...)

    ResponderEliminar
  10. (...)

    Vemos que muchos políticos son intercambiables con los altos ejecutivos de las grandes empresas. De hecho, es que son las mismas personas a menudo.

    En U.S.A. muchos saltan de la gran empresa al Gobierno y cuando terminan el mandato, vuelven a su antiguo puesto. En España lo hacen al revés. Cuando pasan por el Gobierno, más tarde son fichados por una gran empresa. Suiza, Alemania... es una práctica habitual que atenta tanto contra la idea liberalista de libre mercado —las grandes empresas juegan con ventaja— como contra la idea socialista de justicia económica para todos —los frutos de la Economía se acumulan en las manos de los que han conseguido tráfico de favores.

    Intervenir desde el poder del Estado en la Economía no es Socialismo: eso lo puede hacer cualquier político desde infinidad de escuelas de pensamiento, además de la socialista. Se verá fácilmente si hablamos de Socialismo, de Neoliberalismo o de otras escuelas por la dirección, objetivo y consecuencia de dichas intervenciones.

    Por ejemplo, el ex Pte. Reagan, que se llamaba a sí mismo liberal con énfasis y es recordado como tal por muchos, fue un gobernante muy intervencionista en la Economía de Mercado de su país. ¿La diferencia con el Socialismo? Que sus intervenciones fueron dirigidas y tuvieron como consecuencias ampliar la desigualdad de rentas y riquezas. Cito:
    «
    El Presidente Reagan, el gran gurú del pensamiento liberal (la sensibilidad dominante en las derechas, no sólo estadounidenses, sino también europeas), fue el presidente que aumentó más el intervencionismo público a base de incrementar considerablemente el gasto público durante su manato (de 21,6% al 23% del PIB) mediante el mayor crecimiento de los impuestos que un gobierno federal haya llevado a cabo en tiempo de paz en EEUU (reduciendo la carga fiscal del 20% de renta superior de la población, los más ricos de EEUU, pero aumentando la del 80% restante de la población) y permitiendo un gran crecimiento del déficit federal. El crecimiento del gasto público se dedicó, predominantemente, a tecnología militar y a subvenciones a las grandes corporaciones. Como bien dijo el ideólogo del pensamiento liberal en EEUU, John Williamson, “tenemos que reconocer que lo que el gobierno Reagan promueve a nivel internacional, no lo hace en su propio país” Institute for Internacional Economics. Washington DC. 1986).
    »

    Que se puede leer completo en: www.vnavarro.org/?p=4216

    (...)

    ResponderEliminar
  11. (...)

    Hoy en día en ese mismo país, el ex Congresista Ron Paul (Republicano, Texas), ideológicamente anarcocapitalista libertario, tiende puentes para una controvertida alianza nada menos que con el abogado y activista político Ralph Nader, de ideología de izquierdas ecologistas.
    Partiendo de programas muy distintos, ambos concluyen que lo que se está haciendo en su país no es lo que consideran deseable ni el uno (libre competencia mercantil) ni el otro (justicia económica universal redistributiva).

    Han dado en llamarlo Corporatism. En Europa tenemos una palabra más antigua para ello: Oligarquía, cuando unos pocos, los más adinerados, controlan el poder político. Hace unas décadas el ex Pte. Delano Roosevelt lo llamó directamente "Fascismo" corporativo. Y el ex Pte. Eisenhower, sin llegarlo a nombrar del mismo modo, advertía también contra la formación de estructuras de poder oligárquicas (monopolistas, oligopolistas) que se cargaban la Economía de Mercado y, peor aún, la propia Democracia como gobierno representativo de la voluntad e intereses de todos los ciudadanos.

    Puede leerse en: http://mwcnews.net/focus/analysis/8288-ron-paul-and-ralph-nader.html

    Tanto los demócratas socialistas como los demócratas liberalistas, o los que se posicionan en ambas corrientes al unísono por entenderlas convergentes, debemos estar enfrentados a la oligarquía (élites, monopolios, grupos de poder cerrados de pocos individuos con gran poder económico). Sencillamente porque donde hay Oligarquía no hay Democracia.

    Cordialmente,

    ResponderEliminar
  12. Hola,

    Ya lo ha explicado el Sr.M bastante bien, pero no quiero dejar de decir que llamar a la política del PSOE y el PP "socialista" me parece una peligrosa desorientación histórica.
    Si bien es cierto que ambos hacen lo mismo, cuando se juzga a un partido político se debe hacer por la dirección política y económica de sus leyes y reformas y no por lo contrario, es decir, por la falta de radicalidad de las mismas.
    Lo único que nos estamos encontrando en los últimos años por parte de estos dos partidos son privatizaciones, bajadas de impuestos directos, recorte del gasto público, reducción del estado del bienestar...Esto es claramente una política neoliberal, y llamarla "socialista" porque no incurre en una destrucción absoluta, o bien porque sea intervencionista, me parece perder el norte político.

    Por otro lado, Sr.M, me parece peligrosa esta teórica aproximación entre Nader y Ron Paul. Por muy bien que pueda sonar el discurso ancap en materias de libertad personal o incluso en sus argumentaciones sobre el fin de los privilegios para las grandes empresas, las políticas ronpaulistas me parecen suicidas y un peligro absoluto para la estabilidad y el futuro de un país.
    No es que quiera yo parafrasear al diputado semi-fascista de las cortes de la II república José Calvo Sotelo cuando decía aquello de que un país puede vivir bajo cualquier régimen pero no en anarquismo, pero ciertamente este anarquismo capitalista que nos propone este señor podría crear una verdadera dictadura de las empresas de servicios como aquella sobre la que teorizaba Jaques Attali en "Breve historia del futuro".
    Creo que es muy importante, en este caso, no dejarse embaucar por los cantos de sirena y las políticas de aprendiz de brujo, lo que no quita para que se pueda defender de forma común políticas a favor de la libertad personal o el fin de la política militar expansiva estadounidense.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  13. Hace años pensaba como usted. Hasta que uno empieza a conocer los fundamentos de la economía y del estado, y te das cuenta que socialismo y liberalismo son antagónicos, y es ahí cuando hay que optar.

    Por otro lado no veo ningún problema con la desigualdad social, siempre que no sea fruto del crimen. El problema no es la desigualdad, el problema es la pobreza, y la historia demuestra que el socialismo es una máquina de generar pobreza, mientras que el capitalismo es el sistema más exitoso de la historia.

    Para aquellos que se creen las tonterias de que cada vez hay más pobres o condiciones más inhumanas de vida aquí les dejo una refutación gráfica de cuatro minutos (cortesía de la BBC):

    http://www.lewrockwell.com/orig11/black-s10.1.html

    ResponderEliminar
  14. No quiero iniciar una polémica agria ni entrar en insultos con nadie, pero sólo te diré, Pedro, que tengas mucho cuidado con aquellos que te ponen enlaces a la página de Lew Rockwell -- conocido de sobra por su fascismo y extremismo radical.

    No discrepo con tu artículo en lo esencial -- aunque como sabrás, a mí no me parece loable redistribuir la riqueza ni "ayudar a los pobres" con el poder público - creo que eso hace mucho daño a la prosperidad de una nación.

    Estoy de acuerdo con PEDRO en que ni el PP ni el PSOE son "socialistas" propiamente dicho aunque tampoco diré que son liberales en absoluto. No son nada, en realidad: sólo hacen lo que les interesa en cada momento histórico determinado. No tienen ideologías.

    *Estoy de acuerdo con las definiciones que das, pero no significa que esté de acuerdo con tu visión ni objetivos -- mis objetivos son totalmente distintos. Yo siempre estaré en contra del "socialismo" y de la redistribución del pastel.*

    ResponderEliminar
  15. Señor M.: Llámelas como quiera, pero realmente cuando digo socialistas no me estoy refiriendo a "marxista", si no a "estatista". Si el PSOE es socialdemócrata el PP es socialconservador, aunque ellos se denominen "demócrata-cristianos". Yo no veo diferencia entre PSOE, BNG o PP cuando se trata de política provincial: cada partido interviene en favor de sus amigos, dondequiera que estén, el caciquismo es la forma de gobierno propia de los gallegos, esté quien esté en la residencia de Montepío.

    La democracia española no existe, en realidad es una oligarquía de partidos buscando su interés electoral, como se ha visto con el tema de las pensiones o recientemente con la Ley Sinde. En América pasa lo mismo; juzguen ustedes si entre Bush Jr. y Obama no hay paralelismos: Bernanke en la FED, presencia militar en medio Mundo, rescates a sectores estratégicos, subvenciones a las empresas del sector militar, energético, del acero, et cetera; regulación económica, política monetaria inflacionaria, Patriot Act...

    "De hecho, los Estados modernos fueron una conquista de los que deseban la construcción de las Economías modernas tras el Antiguo Régimen feudalista o absolutista. Esta tesis sería el antagonismo de la ideología de libre mercado. Sin embargo, no es socialista."

    Y ha dado en el clavo. Cuando Marx describió al capitalismo no se estaba refiriendo a las economías de mercado de Suiza, los Estados Unidos o el Reino Unido, sino más bien a las economías europeas que cambiaron el mercantilismo monárquico por el intervencionismo democrático. Desde este punto de vista Librecambismo no es lo mismo que Capitalismo/Mercantilismo, como señalaron los Fisiócratas franceses, Adam Smith y David Ricardo, todo ello pese a las confusiones incluso entre los propios liberales, particularmente los liberales afrancesados.

    "Por ejemplo, el ex Pte. Reagan, que se llamaba a sí mismo liberal con énfasis y es recordado como tal por muchos, fue un gobernante muy intervencionista en la Economía de Mercado de su país"

    El gasto público se debió al programa balístico de la Guerra de las Galaxias, a la carrera espacial y al mantenimiento del poderío militar. Lo de la subvenciones no creo que fueran tales, más bien fueron inversiones del gobierno federal en programas de tecnología militar. Hay que contextualizar el momento histórico: los Estados Unidos no eran Trece Colonias aisladas, si no una superpotencia enfrentada a otra superpotencia, ambas con capacidad nuclear. La política exterior de Reagan no fue aislacionista, es cierto, sino "realista", pero no por ello fue menos liberal -en realidad fue un "fusionist" entre conservador y liberal, como Acton o Tocqueville-. Había que presionar a la URSS y sólo era posible por un lado con la carrera armamentística, espacial y tecnológica de los Estados Unidos, y por el otro con la política comercial de Thatcher y los demás socios europeos. Si Reagan pecó en un aumento del gasto público la contraprestación llegó a través de las pantallas de televisión un 10 de noviembre de 1989. El artículo que cita es de 1986...no creo que existiese perspectiva histórica para juzgar las políticas fiscales de las Reaganomics, que a la postre trajeron la prosperidad de los años de Bush Padre y Clinton.

    Finalmente me pareció muy ilustrativa la imagen de Paul y Nader juntos para luchar contra la Patriot Act. Realmente Paul no es santo de mi devoción, pero los liberales podemos estar de acuerdo con los progresistas en cuestiones de derechos civiles y sociales...al igual que podemos aliarnos con los conservadores -me refiero a los conservadores "fusionistas" tipo Thatcher o Reagan -en temas fiscales y económicos.

    Por cierto, no sé de donde han sacado que Paul es "ancap". En todo caso es un Libertarian muy "rockwelliano", pero no no un anarquista, ni un neoconservador, del mismo modo Nader no es un socialista, si no un progresista "verde".

    ResponderEliminar
  16. P.s.: Los grandes partidos españoles, copiando la esencia de la política italiana, no son ideológicos, si no populistas. Ello no obsta a que el "catecismo" oficial del PSOE diga que el partido es "socialdemócrata" o que el del PP afirme que son "cristiano-demócratas centro-reformistas" o incluso "neoliberales", en tiempos de Aznar en la Moncloa y Fraga en el Montepío. Es interesante ver como definían el ser "neoliberal" los panfletos de NNXX Galicia: de todo menos liberal, una suerte de conservadurismo descafeinado pero indudablemente acorde con el consenso socialdemócrata europeo de los últimos 60 años.

    ResponderEliminar
  17. Hola Pedro.

    Felicitaciones por tu nuevo blog.

    Paso a linkarlo.

    Te felicito tb por este par de posts.

    A mi me gusta enfocar el tema desde un punto de vista más práctico que teórico. Desde la praxis, creo que el control ciudadano por parte del Estado no ha sido positivo historicamente, ni en los tiempos en los que todo era Estado y no había ciudadano, ni posteriormente; cuando otras opciones estatalistas han aparecido, incluso como crítica al capitalismo.

    Soy socialista ( no se en que dimensión y forma) cuando creo que la sociedad tiene que avanzar de forma justa y que el reparto de las rentas y de oportunidades tiene que formar parte de ese concepto de justicia.


    Soy liberal ( aunque me temo que nada que ver con la forma en la que se plantea hoy el liberalismo) cuando creo que no se puede matar la individualidad y la creatividad, porque es un motor imprescindible en la Historia.

    A día de hoy, creo que es al Estado al que le corresponde buscar el óptimo a la hora de regular esos dos campos. En ese sentido, defiendo el papel del Estado como regulador entre la libertad individual y el bien común; o lo que es lo mismo, de un Estado al servicio del ciudadano y de la sociedad entendida como un todo. Y creo que es en ese papel, donde hoy se centran las principales diferencias a la hora de entender la política.

    El Estado no puede oprimir la libertad. La libertad no debe atentar contra una sociedad justa. Una sociedad justa debe fomentar la libertad y utilizar el Estado como mecanismo para que esa libertad no atente contra el sentido de justicia social.

    Quizá no sea una ideología. Lo mío va más por unas pautas de como me gustaría que evolucionara una sociedad.

    ResponderEliminar
  18. Hola,

    Sr.Chena,

    Yo no sé si usted ha aprendido lo que es la economía y el estado, pero me temo que igual no lo ha hecho igual con el liberalismo y el socialismo. Sus primeros párrafos son exactamente el tipo de pensamiento que quería combatir con estos artículos.

    Respecto al video que nos trae y que no hay cada vez más pobreza relativa, la verdad no entiendo dónde ve eso en el video. Obviamente la riqueza de las naciones ha aumentado en los últimos 200 años (no creo que pretenda usted que sea la misma con 200 años de progreso tecnológico y científico) y nadie ha dicho lo contrario.
    En cualquier caso la pobreza relativa sí ha aumentado en los últimos 20-30 años en la mayoría de países. La pobreza relativa no se calcula en dólares per cápita como podría pretender, si no se calcula dentro de los estándares del país en cuestión. En España, por ejemplo, pobreza relativa sería menos de unos 5.000 euros anuales (o quizá algo más, no recuerdo), sin embargo en otros países eso es "clase media". La razón es simple. En los países, al aumentar su riqueza y su renta, aumenta también los costes de los productos básicos (Alimentación, vivienda, transporte, ropa, etc.) y por lo tanto se calcula en función de estos precios.
    En mundo en general ha aumentado su riqueza en estas últimas décadas, pero la pobreza relativa ha aumentado como consecuencia de una menor dispersión de renta. A usted parece no importarle por lo que comenta, pero muchos pensamos que buscar la eliminación de la pobreza y una relativa igualdad es un valor moral y positivo.

    Alfredo,

    Desconozco quien es este señor del video, pero me parece que el amigo A.Chena es más bien un ancap por lo que he visto en su blog y no un fascista.

    Surco,

    Tenía pendiente hacerte una visita pero veo que has venido tú antes.
    Creo que tu definición cuadra bastante bien con la idea de socialismo que he definido. Igualdad y libertad sin renunciar a ninguna y, por lo tanto, avanzando en ellas de la manera más equilibrada posible.
    Nuestra posición es terriblemente complicada; es mucho más fácil seguir una doctrina preestablecida y un carril único sin replanteártelo, pero bueno es lo que somos. Y para ser lo más sensatos posible creo que es muy importante leer mucho, conocer mucho mundo, analizar muchas realidades contrapuestas y reflexionar mucho. Sólo podremos solucionar estos debates de esa manera.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  19. Pedro:

    Para mí los fascistas y los ancaps tienen muchísimos puntos en común -- frikismo sobre todo. No lo digo especialmente por A.Chena porque no le conozco aún, pero desconfío de los que ponen enlaces a lewrockwell y a sitios como el Von Mises Institute.

    Andrés:

    "Finalmente me pareció muy ilustrativa la imagen de Paul y Nader juntos para luchar contra la Patriot Act. Realmente Paul no es santo de mi devoción, pero los liberales podemos estar de acuerdo con los progresistas en cuestiones de derechos civiles y sociales...al igual que podemos aliarnos con los conservadores -me refiero a los conservadores "fusionistas" tipo Thatcher o Reagan -en temas fiscales y económicos. "

    Pues yo soy liberal y apoyo totalmente la PATRIOT ACT de Bush. No tengo nada que ver con los que se oponen a ella y de hecho me parecen que son sediciosos y deben ser puestos en el punto de mira de la oficina del Presidente.

    Ah, y hombre, claro que en EEUU no hay una "democracia" -- nunca fue la intención -- la intención siempre fue una República federalista y constitucional. Si nos ponemos incluso muy "rigurosos", EEUU era una república confederada en sus inicios pero NO una democracia. España es mucho más "democracia" que EEUU -- no por ello somos más libres. Sí, aquí todo es una partidocracia aunque yo abogo por mantener el "régimen del 78" porque es un sistema monárquico y da estabilidad. España tiene un problema de no ser consistente en la historia y aquí cuando no hay corona, hay anarquía y tiranía.

    España tiene que seguir con la Const. del 78 aunque mejorarla, por supuesto. De hecho si por mi fuera, el Rey tendría algo de co-soberanía con las Cortes, como en la Constitución de 1876.

    ResponderEliminar
  20. Pedro: ¿Cuándo he negado yo la existencia de la pobreza relativa? Precisamente digo que la desigualdad económica (pobreza relativa) no tiene por que ser un problema siempre que la gente tenga cada vez un nivel de vida más alto.

    Si yo gano 30000 al año y vivo bien, (a pesar de que me frían a impuestos) me importa bien poco que Bill Gates gane 1000 veces más. Si a alguien le molesta quizás tenga un problema de envidia.

    El video demuestra que el nivel de vida general ha aumentado constantemente en los últimos 200 años de capitalismo. La libertad económica es la manera más exitosa de crear riqueza que existe. El socialismo lo único que puede hacer, en el mejor de los casos, es repartir lo que ya existe pero es incapaz de crear riqueza ya que esta la expropia previamente a aquellos que la producen.

    Además, dado que el reparto lo tiene que hacer el estado, un tanto por ciento enorme de la riqueza que se va a distribuir se pierde en gastos improductivos. Todo esto, unido a la incapacidad del estado para hacer buenas inversiones, resulta en ruina económica.

    Entiendo que quieras defender un equilibrio entre liberalismo y socialismo. Yo solo digo que no es posible, y creo que la historia me está dando la razón. Ese equilibrio se decanta cada año que pasa y cada vez más hacia el intervencionismo en todos los ámbitos. Es lógico. Si el estado no está bien "sujeto" se desboca. Dale la oportunidad de actuar como un "padrino" que toma, da y reparte y ya no se parará nunca.

    Alfredo: De modo que el señor que apoya una ley liberticida de Bush pone etiquetas de fascista a aquellos que quieren cada vez menos estado, están en contra del imperialismo y se oponen al estado policial. A ver si lees un poco más sobre Mussolinni y compañía, que te veo un poco verde en cuanto a fascismo.

    ResponderEliminar
  21. A.t.t. Pedro: La colaboración entre Nader y Paul (el Paul padre, Ron; el hijo, Rand, es del Tea Party) es pintoresca y tiene sus riesgos, sí. Aunque no creo que Nader sea inexperto como para no verlos.

    No coinciden en su programa en positivo: uno es una especie de anarcocapitalista libertario —lo suelo catalogar así por su defensa de la reducción estatal máxima junto con la defensa de los derechos y las libertades civiles— y el otro de izquierda verde —habría encajado bien en la Suecia de Palme o junto a Dani "el rojo" hoy en los The European Greens.

    Coinciden, sin embargo, en negativo: ninguno de los dos está de acuerdo con la Oligarquía que se va conformando cuando se deja crecer a sus anchas a monopolios y oligopolios comerciales; ninguno de los dos está a favor del crecimiento del presupuesto federal para Gasto Militar.

    A partir de ahí, hay muchas divergencias programáticas en positivo, que decíamos: Paul no sólo defiende la reducción del Gasto Militar, sino la reducción de todo el Gasto Público en general. Nader, al contrario, defiende la expansión del Gasto Público siempre que sea Gasto Público Social o inversión pública social, como prefiero denominarla.


    La exposición que nos hace el Sr. Surco sobre el valioso equilibrio entre igualdad (ausencia de grandes desigualdades) y la valiosísima libertad del individuo me parece magistral. De una manera sencilla condensa muy bien esas ideas, las cuales comparto. El Liberalismo y el Socialismo enlazan bien sin, además, dejar nunca el Humanismo (acepción de Filantropía) de lado.


    Apuntaría dos cosas sobre lo dicho por el Sr. A. Chena, una para coincidir y otra casi para discrepar.

    Comencemos por la segunda. El problema de la desigualdad no se da tanto entre quien gana 30.000 al mes si alguien como Gates gana 1.000 veces más.

    El problema de la desigualdad se da en una sociedad cuando tenemos una gente, no muchos, que gana lo que el Sr. Gates, muy poca gente que gana esos 30.000 del ejemplo de antes y muchísima más gente que no llega a ganar 9.000 p.ej. y no puede, por ello, realizar el consumo de los productos de primera necesidad (vivienda incluida), que no tiene derecho a recibir incondicionalmente protección pública en cuanto a sanidad, educación, justicia, seguridad física...

    (...)

    ResponderEliminar
  22. (...)

    Esta idea es especialmente la que quiero contradecir:
    «
    El socialismo lo único que puede hacer, en el mejor de los casos, es repartir lo que ya existe pero es incapaz de crear riqueza ya que esta la expropia previamente a aquellos que la producen (...) Todo esto, unido a la incapacidad del estado para hacer buenas inversiones, resulta en ruina económica.
    »

    El estudio económico de p.ej. Europa nos muestra que allí donde el Estado del Bienestar —construcción de inspiración socialista democrática, que desarrolla la idea de justicia redistributiva— es más poderoso, universal y de calidad, la Economía de Mercado es más rentable, las empresas más eficientes... Y es muy fácil de hallar la relación de causa y efecto.

    No rinde ni se forma igual un trabajador con toda la protección pública que tiene en su vida diaria como ciudadano (como persona) p.ej. en Dinamarca, Suecia o incluso todavía Alemania —pese a la acción de gobierno de la Canciller Merkel— que un trabajador que carezca de toda o gran parte de dicha protección como sucede en Bulgaria, Lituania, o incluso España —donde el desarrollo del Estado del Bienestar prácticamente se paralizó tras la alianza política González-Pujol y sucesivas en la misma línea.

    El ciudadano desprotegido en ausencia de Estado del Bienestar, de Gasto Público Social financiado mediante Pol. Fiscal redistributiva, adquirirá menos valor como Recurso (económico productivo) Humano —denominación deshumanizadora y que cosifica, por cierto— en tanto que trabajador si en su vida diaria no goza de esos Servicios Públicos de Estado del Bienestar. Eso, desde el punto de vista económico-empresarial.

    Desde el punto de vista humano, además y más importante, es que es indigno. No creo que debamos relativizar la dignidad de las personas. Hay unos mínimos (junto con un promedio y una dispersión) que hoy —tras las revoluciones industriales— podemos y —creo— debemos garantizar.

    Las empresas que se ubican allí donde un Estado ha colocado buenas infraestructuras (físicas y sociales) pueden hacer mejor su función de provisión comercial de bienes y servicios, de generación de beneficios y pago de salarios, que las que se ubiquen allí donde no existan esas necesarias infraestructuras.

    (...)

    ResponderEliminar
  23. (...)

    La mayor parte del papel económico del Estado ha de detenerse ahí, no obstante. Su papel no es el de ser un comerciante, sino el de garantizar la libertad de los individuos —algunos entendemos que tanto negativa como positiva—, una igualdad y el equilibrio entre ambas.

    No debe aspirar a meter la mano en todo, ni dirigirlo o administrarlo. ¿Debería el Estado decidir dónde se abren las panaderías, dónde las fábricas de automóviles, qué modelos se producen...?

    Creemos que eso ya se ha demostrado que no funciona económicamente comparado p.ej. con un modelo más descentralizado que es el de la Economía de Mercado y, en cualquier caso, aunque funcionase igual de bien y todo, restringiría las libertades del individuo de una forma indeseable.

    Pero, ¿dónde el Estado sí puede y debe intervenir para garantizar todas las libertades e igualdades en equilibrio? Es sencillo. Hay actividades que no "son" negocios ni comerciales por su importancia para la comunidad humana como bienes y servicios básicos de necesidad universal. Hablaríamos de las sanidad, educación, justicia, etc.

    Eso beneficia a las personas y, además, a las empresas que han de contar con esas mismas personas luego como trabajadores, clientes, empresarios, etc.


    Dicho esto, queda por mencionar en lo que coincidía con el Sr. Chena, que necesitará de menos explicaciones como enseguida se verá: las Patriot Act I y II y similares son normas que institucionalizan el Terrorismo de Estado. Tal cual. ¿Suena fuerte? Es que es muy fuerte lo que está pasando desde 2.001.

    Creo que nadie que valore la libertad del individuo (liberal), que valore al Ser Humano (humanista), a todos y no sólo a unos pocos, puede estar a favor de cargarse las garantías constitucionales democráticas sobre los derechos y libertades más fundamentales: inviolabilidad de las comunicaciones, detenciones sin acusación, derecho a defensa ni a proceso judicial justo, tortura y "pruebas" obtenidas mediante ella... No hablamos ya ni siquiera, o no sólo, de derechos y libertades civiles. Hablamos de Derechos Humanos.

    No estoy seguro de si la Democracia moderna es inviable sin ser Democracia constitucional, sin Estado, etc. Creo que más bien sí, y que hacen falta los Estados y las Constituciones para nuestra Democracia de hoy. Pero, en cualquier caso, si tengo muy claro que la Democracia moderna va unida a los DD.HH. internacionales. Son todo un logro de la Historia de la Humanidad.

    Vemos sin embargo todavía a veces la vocación de volver a tesis de Filosofía del Derecho anteriores, propias de otros tiempos mucho más lóbregos :-(  Parece que algunos quieren olvidar el espíritu mundial que alumbró los Juicios de Núremberg, la Convención de Ginebra, la Carta Internacional de DD.HH. Últimamente esa vocación se está manifiestando con fuerza.


    Cordialmente,

    ResponderEliminar
  24. Sr. M , es un análisis extenso a mi réplica. Intentaré contestarle a algunas afirmaciones.

    1- Efectivamente el problema es cuando hay una gran masa de gente que no tiene esas condiciones mínimas que usted menciona. Pero, que yo sepa, en Occidente eso no se da. En España lo que hay, cada vez menos, es una clase media que viviría mucho mejor si políticos e instituciones irresponsables (bancos centrales para más señas) no hubieran creado esta crisis, y, además, no se empeñaran en alargarla con medidas keynesianas trasnochadas.
    2- No conozco que estudio económico ha visto usted pero creo que la historia es al contrario de cómo la cuenta. Es precisamente en los países que atesoraron capital en el s.XIX y principios del XX gracias a políticas cada vez más liberales o al menos “Business friendly”, donde se pudo implantar el estado del bienestar que, tras la segunda guerra mundial, se dedicó a gastar cada vez más. Eso se ha agotado, no da más de si, y es significativo que, precisamente, los países escandinavos, que tanto gusta mencionar a la izquierda, hayan sido los primeros en comenzar su reforma. Sin ir más lejos, Suecia es gobernada por liberales-conservadores desde hace ya casi 20 años. Ha introducido el cheque escolar (idea de Friedman), ha capitalizado parcialmente las pensiones, ha bajado impuestos, ha desregulado el mercado laboral, etc… Pruebe a hacer eso aquí y verá la que arman los sindicatos.
    3- Las condiciones laborales las fija la oferta y la demanda. Lo que necesitamos los trabajadores para obtener buenas condiciones es que haya mucha oferta de empleo que permita a un trbajador largarse si no está contento y encontrar otro trabajo rápidamente. El trabajo lo crean las empresas. Un clima hostil a la empresa = paro = pésimas condiciones laborales.
    4- Las empresas desde luego demandan buenas infraestructuras, pero ¿por qué debe ser el estado el que las pague al 100%?. Parece lógico que el principal demandante de la infraestructura deba, al menos, pagar algo por ella.
    5- ¿Quién decide que actividad no es un negocio? La salud, desde luego, es ya un grandísimo negocio cuyo principal cliente son los estados. Es curioso, ¿por qué pensamos que un servicio que es tan demandado como el sanitario no va a poder ser cubierto por la salud privada? Ningún otro se presta mejor a ello dado el grado de demanda (y por tanto de beneficio). Pero por otro lado no pretendo decir que el estado no deba financiar ciertos servicios esenciales, pero financiar no tiene por que significar gestionar o poseer. Los servicios tales como sanidad o educación deberían ser privados, y el estado debería financiar no el servicio, sino al ciudadano que lo va a usar mediante el sistema de cheques y siempre en el caso de que no tenga medios propios.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  25. Hola,

    Bueno como el Sr.M ha respondido por mí a A.Chena, yo voy a responder por él al último comentario.
    En cualquier caso, Sr.Chena, es normal que no le preocupe la desigualdad del que gana 30.000 euros con el que gana 3 millones. A nadie lo preocupa eso, lo que pasa es que ese planteamiento es pura ciencia-ficción. La evolución de occidente en las últimas décadas demuestra que el crecimiento de los que ganan millones provoca, precisamente, que cada vez menos gente esté en ese estrato medio y cada vez más la gente gane salarios mínimos. Por eso mismo la pobreza relativa está aumentando constantemente en países como el nuestro.
    Lo hechos son tozudos y los planteamientos de crecimiento infinito para todos no tienen ningún sentido. La desigualdad crea pobreza relativa, es casi un axioma que se incumple en escasísimas ocasiones y en ciclos muy concretos.

    Respecto a sus 5 puntos, querría comentarlos brevemente:

    1- Por supuesto que se da en occidente. El crecimiento económico hace que la gente aumente en renta per cápita, pero los límites de la pobreza relativa también son móviles (por el coste de la vida), y el resultado es que cada vez hay más gente en esta situación al aumentar más el límite de la pobreza relativa que la renta de los sectores más desfavorecidos de la población. En España en pleno boom inmobiliario y época de bonanza la pobreza relativa era del 20%. La realidad es que en crecimiento económico la pobreza relativa de estanca, pero en crisis aumenta. El ciclo neto total es de aumento de la pobreza relativa, y así estamos viviendo desde hace muchos años y un par de ciclos.
    Lo gracioso del caso es que usted le echa la culpa del adelgazamiento de la clase media a los ¡¡Bancos centrales!! No es el momento ni el lugar de hablarlo, pero estoy cada vez más cansado de rebatirles a ustedes aquello de que el boom inmobiliario lo han generado los bancos centrales, cuando es obvio que no es así y que cualquier aumento de los tipos suficiente para minimizar la burbuja hubiese destrozado la economía. Ustedes son unos cachondos, siempre tienen un argumento para no desistir en sus ideas por descabelladas que se demuestren.
    No señor, el adelgazamiento de la clase media se produce, básicamente, al paro estructural, la competencia de países de bajo coste (con su contención salarial para crear competitividad), la deficiente utilización de los recursos humanos disponibles por parte de la economía y políticas similares. Echarle la culpa a los gobiernos (que tienen mucha culpa pero en otras cosas) es un brindis al sol.

    2- Aceptemos, por un momento, su teoría. Es decir, el estado del bienestar se pudo generar por la acumulación de capital de la revolución industrial y el primer liberalismo (no lo hemos negado en ningún momento en estos artículos).
    Fue el crecimiento económico el que permitió el estado del bienestar, pero ahora el estado del bienestar se ha agotado... ¿Por qué? ¿No estábamos en un ciclo permanente de crecimiento sin fin? ¿No hay cada vez más recursos? ¿Por qué no se puede mantener? Carece de sentido.
    Usted ignora por interés que ha sido este estado del bienestar, precisamente, el que ha alimentado el crecimiento económico de los últimos 60 años como ha dicho el Sr.M. Ha sido el estado del bienestar en que ha garantizado el consumo de parte de la población, ha sido el estado del bienestar el que ha creado una gran masa laboral tecnificada y con conocimientos que es necesaria para el crecimiento económico de la parte más tecnificada de la economía, ha sido el estado del bienestar el que ha empujado a la economía a actividades de mayor productividad (¿Se ha planteado alguna vez qué tipo de economía tendríamos en España sin salarios mínimos y con necesidades vitales en parte importante de la población?).
    Los riesgos de acabar con el estado del bienestar y/o la dispersión de renta son múltiples, e incidirían principalmente en el mayor defecto de una economía como la nuestra, que es su falta de valor añadido.

    (...)

    ResponderEliminar
  26. (...)

    3- Eso que dice usted es una entelequia. Desde los años 70 el pleno empleo no existe en la mayoría de países, y no existe por varias razones pero le voy a dar dos: La mayor tecnología y tecnificación de la economía (que requiere menos trabajadores para alcanzar la misma productividad) y la competencia de los países de bajo coste con las consiguientes deslocalizaciones.
    Hace un par de décadas a mí me contaban en el colegio que en 20 años no habría paro en España por el envejecimiento de la población. Fíjese por donde ahora tenemos más paro que antes. La población envejece, pero en cambio no aumenta el empleo. Parece una contradicción pero eso muestra hasta que punto son importantes los factores que le he indicado.
    La oferta y la demanda laboral están, pues, descompensadas. Si se permite total libertad de contratación como ustedes proponen lo único que vamos a generar es más pobreza y un deslizamiento hacia una economía de escaso valor añadido y tecnificación que nos empobrecería a medio plazo. Esta propuesta es un suicidio que nos llevaría al siglo XIX de nuevo.
    Por supuesto eso nada tiene que ver con generar hostilidad hacia las empresas, lo cual no es nuestra intención. No dejar que cada uno haga lo que le da la gana sin importarle las consecuencias no es hostilidad, es sentido común.

    4- Es que la realidad es precisamente la contraria. Las empresas no crean las infraestructuras que necesiten para sus negocios, son las infraestructuras y las condiciones del entorno (entre ellos unos recursos humanos capacitados y un poder adquisitivo de la población alto) lo que impulsa a los emprendedores y empresas a desarrollar sus actividades económicas.
    Cuanto más le leo más me convence que las teorías ancaps nos retrotraerían 150 años en el tiempo.

    5- La realidad niega lo que dice. Vea usted como están en mi tierra (Valencia) los hospitales con gestión privada y verá como la teoría se cae sola. Mire como sirve la educación privada para dar cada vez más poder a las órdenes religiosas católicas. Mire el coste de la sanidad, en términos de PIB, en estados unidos. Y sí, ustedes que son unos cachondos me dirán que es culpa de la falta de competencia del sistema de seguros estadounidense, pero es que ustedes siempre tienen una excusa. Los hechos son los hechos.
    El exministro de sanidad Bernard Soria dio hace un par de años una buena explicación de cómo el sistema público de salud conseguía coberturas que serían muchísimo más caras en la sanidad privada. Es lógico, la gestión centralizada de un sistema de salud tan grande puede producir ahorros muy importantes, y el hecho de no haber ánimo de lucro tiene también ventajas.
    Otra cosa es que puede pasar, y ha pasado, que una gestión deficiente de lo público lleve al traste esta teoría. En un par de semanas trataré esto así que no me enrollo.
    Las sociedades, a través de sus gobiernos, deciden en ciertos momentos de la historia que es un "sevicio público esencial". En este siglo consideramos que cosas como la sanidad y la educación son servicios públicos esenciales, con un criterio acertado a mi juicio.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  27. Por cierto Alfredo, esto ya lo hemos comentado muchísimas veces, pero que sigas hablando de la "anarquía y tiranía" que habría de no haber un sistema monárquico me parece propio de los miedos de la abuela.
    Esta argumentación, sin sentido y desproporcionada ya de por sí, demuestra muy poca confianza en nuestros compatriotas y en nuestro país, y no puedo entender eso viniendo de ti. Que eso lo dijese Franco o las familias del régimen franquista, que nos trataban a todos como un pueblo salvaje y estúpido tiene sentido, pero un defensor como tú de España y los españoles no puede hacer este tipo de argumentaciones.
    Que Italia, Grecia o Portugal puedan funcionar sin corona y nosotros no podamos no tiene sentido y, como Español, esas argumentaciones me parecen humillantes. El pueblo más idiota es republicano y aquí todavía hay gente que dice que no podemos ser una república, es un despropósito.

    Y, por otro lado, lo de dar poderes a la corona lo veo verdaderamente imprensentable en una democracia del siglo XXI. Me parece otra conceptualización humillante como Español. Ni que fuésemos Marruecos.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  28. "El pueblo más idiota es republicano y aquí todavía hay gente que dice que no podemos ser una república, es un despropósito."

    ¿Qué pueblo es el más idiota? Como si los pueblos tuviesen una única mente, a imagen de los individuos...

    ResponderEliminar
  29. Pedro, sinceramente me esperaba argumentos más sólidos, o al menos innovativos. Que a estas alturas de la plícula me salga usted con argumentos desfasados como que la tecnología genera paro es sorprendente. Y supongo que cree que los ciclos económicos los crean los codiciosos empresarios ¿no?, y claro, podemos tener una regulación sensata y el estado complir su papel regulador de la economía y hacerlo bien ¿verdad? En fin...apuesto que no ha trabajado nunca para la administración pública.
    Continuar el debate sería tener que explicar conceptos básicos del liberalismo y la verdad...me da pereza. Eche un vistazo a otras cosas, como las clases de economía en youtube del profesor Huerta de Soto. A lo mejor le sorprenden.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  30. Queridos amigos :-)

    Parte de lo que podría decir —lo tengo escrito— ya ha sido, en esencia, bien dicho por vds. en este interesante diálogo publicado en comentarios.

    Podría colgar un escrito versión tocho a continuación (7 comentarios de éstos) o publicarlo más adelante en mi propia página web y no caer ahora en la saturación.

    Optaré por la segunda opción, no sin antes expresar una reflexión, "obligado" por uno de mis mandamientos personales —expresar agradecimiento siempre que se sienta :-)

    Nuestro buen Dº Pedro ha conseguido ir conformando un ecosistema bien majo, desde "La suerte sonríe a los audaces" hasta ahora con esta "La república heterodoxa".

    Da gusto que la gente a la que le gusta pensar, que lo hace —lo intentamos, ora acertando, ora errando, ora corrigiendo...—, que lo hacemos distinto unos de otros... pasemos por aquí, nos detengamos a mirar, pensemos y expongamos razonada y civilizadamente eso que hemos pensado.

    Esto, ya de por sí, es un éxito :-)

    Dado que eso lo acaban "haciendo" en realidad un grupo de personas que interactúan y no lo puede diseñar alguien él solo, como en esas teorías de diseño inteligente por un ser director súperpotente, el mérito es doble.

    Cordialmente,


    P.D.: Les dejo una lectura que acaba de caer en mis manos y me ha sorprendido de un modo inesperado. Como esperarán quienes sepan de mi línea, es de un autor de tendencia progresista, uno de mis favoritos.

    "El abandono del Keynesianismo por la Unión Europea", donde se analiza como los U.S.A. serían más keynesianos (aunque menos redistributivos) que la U.E., más liberal (aunque más redistributiva).

    www.vnavarro.org/?p=682

    ResponderEliminar
  31. Después del positivismo del señor M es difícil decir náda fuera de tono ;-), aunque haré una respuesta final al Sr.Chena. En cualquier caso, Sr.M, le agradecería que colgase aquí el link a su artículo cuando lo publique.

    Andrés,
    Hombre Andrés, eso del pueblo más idiota era una frase hecha, no me refería a ninguno en concreto. Quizá tenía que haber dicho "Hasta el pueblo más idiota puede ser republicano" y quizá se hubiese entendido mejor, pero bueno ya sabe que los comentarios suelen ser muy espontáneos, por lo menos en mi caso.

    A.Chena,

    Qué difícil es hacer una réplica contundente después del comentario del Sr.M, ¿Verdad?
    Sé que mi réplica no ha sido innovadora, pues considero que para replicar sus ortodoxísimas teorías no es en absoluto necesario. Ya seré más innovador cuando explique por qué nuestras soluciones, las socialdemócratas, tampoco han funcionado. Con argumentos usados me vale en este caso, argumentos que por otra parte sí considero bastante sólidos en la crítica.

    Por otro lado la tecnología, de por si, no tiene por qué crear más paro eso es cierto, pero si combinas este factor con la deslocalización hacia países con menos derechos laborales (que lleva a jornadas laborales más largas y más horas de trabajo por trabajador) y pérdida de poder adquisitivo de las clases medias y bajas (dificultad para adquirir nuevos productos y servicios), el resultado es inevitablemente más paro.
    Escuchaba al catedrático de economía Santiago Niño esta misma tarde reflexionar sobre el peligro que tienen esas teorías de que el crecimiento puede ser infinito. Eso del crecimiento infinito no es cierto. Tampoco se trata de caer en una especie de Maltusianismo económico que diga que los recursos son los que son y no hay más, pues la técnica y los cambios productivos convierten esta idea en desfasada, pero rebotar directamente a la loca teoría del crecimiento infinto es una grave irresponsabilidad.
    Como el crecimiento no puede ser infinito hará usted mal de creer, en base a ciertos dogmas, que cualquiera de las razones que le he expuesto no afectan al paro, porque sí lo hacen en mayor o menor medida.

    Respecto a la administración pública, pues mire estuve un tiempo trabajando en un centro de investigación público, que sería asimilable a la administración. Allí vi en primera persona los enormes defectos de la administración pública (poca implicación, productividad, enchufes, etc, etc), pero también vi como el defecto inherente poco tenía que ver con la titularidad del centro si no con los métodos de gestión. Esto lo explicaré en breve también.

    Afortunadamente creo no tener la necesidad de recibir clases de economía dadas por un economista ancap en videos de youtube. La experiencia laboral me ha dado un conocimiento sobre centenares de empresas de distintos sectores económicos, sobre sus métodos de gestión, su dirección y sus políticas, y eso me ha llevado a tener unos criterios propios en una parte de las políticas económicas.
    Y cuando lo que he visto con mis propios ojos contradice flagrantemente a teorías como las suyas, comprenderá que me quede con los resultados de mi propia experiencia y análisis antes que con teorías sostenidas en posibilidades y en probabilismos.

    Espero en cualquier caso, siguiendo el espíritu del Sr.M, seguir viéndole intervenir activamente en las siguientes entradas.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  32. Sr. M;

    Precisamente la Directiva Bolkestein -relativa a los servicios intracomunitarios; el famoso caso del fontanero polaco que trabajaba en Alemania- fue criticada por un partido de izquierdas alemán llamado Die Linke, así como por muchos otros, alegando que la susodicha directiva era la más clara imitación del modelo de unidad de mercado USA/NAFTA.

    ResponderEliminar
  33. A mí la Directiva Bolkenstein no me gustaba tampoco.

    Pero no porque esté en contra de la unidad de los mercados comunitarios, de su armonización, etc. Eso me parece muy deseable.

    Me parece positiva, incluso necesaria, la intregración en estructuras mayores —y más ahora que se puede más que antes quizá— en lo económico y también en lo político.

    Pero esa integración necesaria, como tantas otras cosas, se puede hacer de muchas formas. Y se está haciendo de una forma concreta que, ésa sí, me parece equivocada e indeseable para el interés general.

    Hoy en día "estamos" —o nos están— haciendo una integración político-económica (supranacional, continental, mundial o global...) que está muy sesgada a favor de los intereses del los grandes propietarios del factor productivo K (capital) y en contra de los intereses de los "propietarios" del factor productivo L (trabajo).

    Hay un claro conflicto de intereses que se está resolviendo de manera muy escorada hacia el interés de las clases pudientes y en contra del interés de las clases populares (trabajadores, desempleados, jubilados, profesionales liberales, autónomos, pequeños empresarios...). Lo cual tira más a Oligarquía que a Democracia, que diría Aristóteles —estoy terminando la lectura, un tanto farragosa por la traducción antigua, de su "Política", libro cuarto.

    Porque esas clases pudientes o adineradas están formadas por pocos en número pero con muchas riquezas, y las clases populares están formadas por muchísimos más en número con menores riquezas. También las actuales clases medias, si bien con mayor poder adquisitivo y participación en el factor productivo K que las clases populares, aun así están más cerca del extremo L de un segmento L-K. No son rentistas ni pueden mantenerse mucho tiempo sin vivir de su actividad profesional.

    El principio democrático hace insistencia en que todos participen del gobierno y que sus intereses y deseos se vean representados por la acción de éste.

    (...)

    ResponderEliminar
  34. (...)

    Relacionado:
    www.attac.es/es-viable-el-estado-del-bienestar-en-la-globalizacion/
    y
    www.vnavarro.org/?p=4417

    Si hay integración de Mercados, tiene que haber la consiguiente convergencia en precios, costes y salarios. Dicha convergencia supongo que la mayoría de nosotros aspiramos a que se haga para el mayor bienestar de todas las personas y no al revés.

    El fontanero polaco —creo recordar que en Suecia también se dio algún caso de conflicto de este tipo— entiendo que es deseable que pueda circular, si lo desea y le conviene, por toda la U.E. como ciudadano, trabajador, etc.

    Y cuando llegue a Alemania, entiendo que debería cobrar el salario alemán y regirse por las leyes laborales de allí. Es más, la idea de convergencia que creo nos interesa a todos es que esas condiciones de Alemania o Suecia p.ej. sean más parecidas a las condiciones de todos los europeos al final del proceso.

    Es decir, avanzado el proceso de convergencia en poder adquisitivo y bienestar consecuente con la integración y la unidad de mercado, las condiciones de Polonia deberían asemejarse a las de Alemania, pero para mejor en el caso de Polonia y no para peor en el caso de Alemania.

    Si para converger lo que vamos a hacer es que los ciudadanos alemanes, suecos, etc. acaben teniendo un poder adquisitivo y una calidad de vida como, p.ej. y con todos los respetos, los ciudadanos españoles, o los lituanos, polacos, o los griegos... ¿entonces para qué queremos esa convergencia o integración europea?

    (...)

    ResponderEliminar
  35. (...)

    La gente no deseará una integración de mercados que la empobrezca. La decadencia del europeísmo popular, tras la mayor intensidad pasada de ese sentimiento, nos señala que la integración político-económica que la gente deseaba era una que los enriqueciera —lo cual es más que lógico—, nunca al revés. Y, sin embargo, estarían percibiendo que la integración político-económica que se está haciendo es ésta segunda: la que los empobrece.

    Esta clase de integración perjudicaría directa o indirectamente a todo el mundo (a todas las personas). La convergencia —de poder adquisitivo y bienestar que traería la unidad de mercado— que entiendo que sí que nos interesa a todas las personas es la que termine haciendo que españoles, polacos, lituanos, griegos... nos acerquemos hacia los niveles de poder adquisitivo y bienestar superior de los que gozan alemanes, franceses, daneses, suecos...

    ResponderEliminar
  36. A fuerza de ser Socialista, y ante la Explotación Actual del hombre por el hombre y las Sociedades Anónimas, al estudiar, analizar y entender las verdaderas relaciones de producción, de los estados nacionales e internacionales, la falsedad de valores bursatiles(volatiles), las estafas piramidales,(Madoff-Rumasas) las dictaduras totalitarias de las grandes corporaciones, Bancarias, Eléctricas, Telefónicas, etc. La propiedad de los Medios de Producción y de Cambio e información; ¿en manos de quién estan en 2.011 en las de los Trabajadores, del Estado que somos todos/das,o de los mercachifles?yó digo, afirmo, y sostengo sin dogmas como Don Pablo Iglesias, Fundador del Partido Socialista Obrero, junto con Don Paul Lafargue(yerno de Marx), enviado por la Internacional, para tal cometido en la sección Española, que visto lo visto desde la caida del
    muro de Berlin y ante el grán muro Explotador del Capital visible e invisible y sus agentes que lo sostienen "bien Pagaos" (vease el Falangista "Isidoro" Felípe Gonzalez, el de Suresnes-Liquidador Anti-comunista).
    a fuerza de ser Socialista, soy seré y moriré COMUNISTA.
    Como Vd. puede ver tésis totalmente contraria a su propuesta, Idealista de Nueva"Viejisima"Izquierda que Vd. propone para el Siglo XXI, con Ideas Neoliberales de Siglo XVII y XVIII, superadas por la grán Revoluciíón Socialista de Octubre 1.917. Consecuencia de la Revolución China S.XX, y del Estado actual del Mundo.Y de la revolución científico técnica-cibernetica en Marcha. Yá lo sentenció aquel sabio Filósofo, Economista y Empresario, de élite llamado Federico Engels. El mundo Trabajador se líberará(LIBERTAD) de sus verdugos, será socialista o nó será NADA y de la Nada no puede nacer Nada.
    Del socialismo Utópico al SOCIALISMO CIENTIFICO. Esta fué, és y será la Cuestión de la lucha de clases y sus VALORES. No falseemos la realidad con
    la ilusión consumista de la modernidad infamante
    al sevicio servil de Capitalismo decadente y Rampante. Su aguda crísis ladrillera-financiera, que la paguen ellos que son los que la han creado-alimetado-promovido, financiado y provocado. No los que por fuerza existencial Vendemos y ponemos la Fuerza del Trabajo Física o Intelectual a cambio de un Salario. Que la paguen los Tiburones y Explotadores Financieros con el Dinero de los Paraisos Fiscales(Expoliado al Pueblo) .
    "Nosotros no tenemos nada que perder, excepto nuestras cadenas, en cambio, tenemos un mundo nuevo que ganar". Revolución Socialista Europea YAAAAAAAAAA. Y los del PPSOE, dejeros yá den vender a los Trabajadores e Intelectuales
    a los Estudiantes y Jovenes y Viejos en PARO, 4.700.000, censados más 1.300.000 no registrados= 6.000.000, PARADOS. ésta és la REAL y cruda realidad REAL valga la redundancia y no vendais más el famoso "CUENTO DE LA LECHERA" que yá no cuela.Para eso yá tenemos al honesto y
    valiente trovador del pueblo Paco Ibañez. Saludos Fraternales Compañeros sin acritud.

    ResponderEliminar
  37. Con meses de retraso:
    http://ciudadanopublico.blogspot.com/2011/09/democracia-vs-oligarquia-liberalismo.html

    He terminado refundiendo el texto que tenía, que era más largo y, al releerlo, me ha parecido que reiteraba cosas ya dichas. Por lo que no sé si aportará muchas novedades.

    Saludos,

    ResponderEliminar