La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







sábado, 30 de abril de 2011

Camino de los 5 millones

















La última encuesta de población activa arroja una cifra de casi 5 millones de parados en todo el país. De las dos formas de calcular el paro, la encuesta de población activa y las cifras de la Seguridad social, siempre se ha dicho que la primera es más exacta que la segunda y por lo tanto creo que es el dato adecuado para sacar conclusiones.
El vicepresidente Rubalcaba ha dicho que este dato es un máximo, y que a partir de ahora se creará empleo y las cifras de paro empezarán a disminuir. No me cabe duda que el vicepresidente sabe lo que dice y que se va a crear empleo en los próximos meses, pero lo que ya no tengo tan claro es que una vez pase la temporada de verano las cifras de paro no vayan a superar las actuales. Seamos sinceros, hemos oído ya tantas veces lo del máximo…

La percepción sobre la realidad económica del mundo no es nada halagüeña. En las últimas semanas se han sucedido las noticias sobre las grandes compañías multinacionales que tienen planes de reducción de plantilla para los próximos meses o años. Bancos, compañías tecnológicas, empresas de telecomunicaciones…Y lo grave es que se tratan de empresas con beneficios, es decir, que no hablamos de una situación puntual sino a una restructuración importantísima para los próximos años.
Que se pierda este tipo de empleos es algo verdaderamente dañino. Cualquier empleo que se pierda es malo, pero justamente estos empleos en este tipo de compañías suelen estar bien remunerados (no siempre), permitiendo un nivel de vida lo suficientemente desahogado que incita al consumo, consumo que fortalece la creación de más puestos de trabajo en el sector terciario. Hablando claro, para la economía de un país es peor que se pierda un empleo de 2.000 euros que uno de 900 euros. Se destruye empleo de calidad y se minimiza el consumo sostenido por una realidad económica y no por el crédito.
Parece que el mundo se dirige a la extensión de el empleo precario para prácticamente todos los trabajadores asalariados y a la bajada de beneficios y márgenes para autónomos y empresarios. ¿Y a dónde irá el dinero? Grandes empresas de servicios, inversores y especuladores financieros. Ya no es la degradación y minimización del factor trabajo que venimos denunciando hace tiempo, es la minimización del factor producción.

Hoy escuchaba a dos aspirantes a alcaldes de menos de 30 años de dos municipios que no recuerdo. Uno de ellos, de IU, decía que los jóvenes deben movilizarse porque el mundo que se nos avecina nos va a llevar a todos los jóvenes a una situación muy jodida de precariedad generalizada. El otro, del PP, hablaba de la importancia de favorecer que haya emprendedores para que estos generen trabajo.
Ambos tienen razón, o mejor dicho ninguno tiene razón porque a parte del eslogan y el mensaje que está muy bien en ambos casos, para conseguir cualquiera de ambas propuestas no hay camino, no hay un mecanismo válido y los que estas personas tienen en mente no nos valen. ¿Cómo pretende el candidato de IU garantizar un empleo de calidad y digno? Pues con medidas como subir el salario mínimo, aumentar la rigidez laboral, prohibir los despidos en empresas con beneficios, aumentar los impuestos directos, limitar los contratos temporales…Pero claro, lo que no se dice es que esto produciría menos contratación, menos inversión extranjera y por lo tanto menos empleo.
¿Y el candidato del PP, cómo va a ayudar a los emprendedores? Bajando impuestos, reduciendo cotizaciones sociales, reduciendo trabas burocráticas, flexibilizando la contratación y el despido… ¿Y qué provocaría esto? Empleo precario, destrucción del estado del bienestar por no contar con los recursos suficientes, empobrecimiento del sector más humilde de la sociedad, conversión de España en un país "suramericano" con altos porcentajes de pobreza y poca dispersión de renta, aumento de la violencia…
Del PSOE, como veis, ni hablo porque no tienen nada que ofrecer. Los demás por lo menos se llenan la boca de engaños y fraudes para la gente, pero los del PSOE no pueden prometer que vayan a hacer nada distinto a lo que ya están haciendo, que es dejarse llevar por las corrientes de aire que vienen de Berlín, de Bruselas y de Washington. En fin, en cierta manera es una actitud casi más honesta que la del PP que va a hacer exactamente lo mismo pero ni se atreve a decirlo.

La crisis pasará, pero no sabemos cuándo. El cómo, si es que el cuándo está relativamente cercano, sí parece más claro: Más paro estructural, trabajadores con menos renta, autónomos y pequeños empresarios con menos futuro y beneficios, menos estado del bienestar…
Cuando cayó la URSS hubo algunos analistas que avisaron que no se podía dejar de lado las políticas sociales y de igualdad porque, si se hacía y se dejaba campar al capitalismo a sus anchas, nos veríamos envueltos de nuevo en un “torbellino rojo” de radicalismos y revoluciones. Entonces parecía ciencia ficción e igual ahora os parece también un poco ciencia ficción, pero a mi no me lo parece en absoluto. Como el mundo siga este camino, como sólo seamos capaces de salir de este desastre con las políticas de destrucción que estamos aplicando, como confirmemos esta realidad de un mundo sin trabajo ni recursos para todos, no estaremos tan lejos de un 1789 o un 1917 como muchos piensan.
Y que nadie se equivoque y los socialistas menos. En interés de todos está que eso no suceda, en interés de todos está construir un camino regenerador y equilibrado para mantener cotas de igualdad relativa y bienestar para la mayoría. Llegar a ese extremo sería, además de un orgasmo para los pirómanos de la política que sueñan con revoluciones, un fracaso colectivo, fracaso tanto de los que anduvieron ese camino como de los que no supieron plantear una alternativa.

8 comentarios:

  1. Hola Pedro:

    Un panorama poco halagüeño el que presentas.
    Leí por ahí un artículo que las manifestaciones árabes son el inicio de un largo proceso al estilo de la revolución francesa o la bolchevique....Que opinas de eso?

    Saludos. Poco comentarios hago, pero siempre paso.

    ResponderEliminar
  2. Hola Pedro: Yo también poco comentarios estoy haciendo últimamente -- ya que te encuentras "mal" y prefiero leerte.

    Dices:

    "Más paro estructural, trabajadores con menos renta, autónomos y pequeños empresarios con menos futuro y beneficios, menos estado del bienestar…"

    Hombre, es que NO PUEDES escaparte de la realidad -- si no se produce nada, sencillamente no hay empleo de calidad y si no hay contribuyente, menos habrá tu querido "estado de bienestar". Me pregunto, no, perdón, TE PREGUNTO, ya que hasta hace unos meses eran tan europeísta -- ¿qué opinas ahora de tu querida Europa? ¿Qué es lo que ofrece Europa ahora que tú valoras? Me decías hace tiempo que valorabas la "protección social" europea -- ¿qué es lo que queda de eso en "Europa" cuando cada vez hay más paro y están ganando los partidos derechistas en casi todos los países nórdicos -- incluido tu querida SUECIA, un modelo, según tus palabras -- ¿ahora ya no es un modelo para ti verdad?

    En cuanto a eso de las revoluciones, pues no lo comparto Pedro -- creo que hoy en día, por "suerte", como dicen los ateos y los que creen en tonterías como "la suerte", hay una mayoría de jóvenes que son o quieren ser unos Jay Gatsbys...

    lo doloroso es que claro, no todo el mundo es tan guapo o listo como para serlo.

    Saludos y esperemos que mejores...

    ResponderEliminar
  3. Hola,

    Manuel,

    Difícilmente dos revoluciones son iguales y sus resultados son imprevisisbles. Con las revoluciones árabes puede pasar muchas cosas, puede ser un proceso revolucionario parecido al Francés de 1789 con características propias de la cultura árabe, puede producir una occidentalización de esos países; o puede pasar todo lo contrario: Que se aborte por mecanismos autoritarios o incluso que pueda pasar lo de Irán, que la revolución primeramente democrática degenere en un estado islámico.
    En cualquier caso creo que las revoluciones son adecuadas, hay que apoyarlas, y no se pueden abortar por el miedo a que suceda la última de estas opciones.
    A ver si me das un consejillo médico para mi cervicalgia y mi dolor de brazo asociado que no hay manera de que se vaya.

    Alfredo,

    No te preocupes por comentar ni te contengas. Simplemente no responderé tan rápida ni extendidamente, pero ya sabes que incluso lo miro con el movil alguna vez.

    Dices que "si no se produce nada, sencillamente no hay empleo de calidad" pero es que la cuestión no es esa. Sí se produce, sí se producen cosas de calidad, el problema es que la "producción" es algo que produce menos beneficios que antaño, y la inversión generalmente en forma de especulación produce muchos más de lo que debería. Hay un drenaje de beneficios desde el factor trabajo y el factor producción (inversión productiva) hacia el factor especulación, y eso lo que genera no es sólo una disminución de renta de los trabajadores asalariados, produce una disminución de renta de autónomos y pequeños y medianos empresarios que se dedican a los sectores productivos tradicionales. Y esta realidad a ti, como empresario "pequeño", creo que te afecta conceptualmente tanto como a mi por mucho que circunstancialmente no lo esté haciendo ahora.
    (...)

    ResponderEliminar
  4. (...)
    "¿qué opinas ahora de tu querida Europa? ¿Qué es lo que ofrece Europa ahora que tú valoras?"

    Haces preguntas con trampa de las que sabes la respuesta. Sabes de sobra que yo soy europeísta, que yo quiero una política económica unificada europea, un presidente elegido por sufragio universal, un sistema de defensa propio, etc. Pero eso no quiere decir que quiera ESTE MODELO de europa que hay ahora.
    La contradicción que planteas no tiene sentido. Sería como decir que yo debería sentirme menos español porque nuestro gobierno está haciendo lo contrario de lo que yo creo que se debe hacer, o menos valenciano porque estemos gobernados por ineptos y corruptos. Eso no es así.

    "están ganando los partidos derechistas en casi todos los países nórdicos -- incluido tu querida SUECIA, un modelo, según tus palabras -- ¿ahora ya no es un modelo para ti verdad?"

    Los países de por sí no son modelos, porque la política puede cambiar la realidad de los países. Yo lo que defiendo es el modelo nórdico de estado de bienestar, con una libertad económica importante y unas protecciones sociales altas basadas no en la rigidez del sistema sino en altas contribuciones y sistemas públicos para todos. Ese es mi modelo, que tradicionalmente se adjetiva "sueco" pero podría ser Danés, Findandés, Noruego o de otra nacionalidad. Defiendo ideas no países.

    Respecto a lo de las revoluciones creo que no me has entendido, o bien que obvias la realidad. Mira estaba leyendo una noticia ayer que decía que en mi querida comunidad valenciana hay más de un 50% de paro juvenil. Yo conozco muchas de estas personas de menos de 25 años que han acabado los estudios y no pueden encontrar ni el más mísero de los trabajos, conozco muchos cobrando verdaderas porquerías, conozco otros que vuelven de trabajar a las 4 de la mañana (caso de anteayer, no es broma) y no les dan ni las gracias, ni tienen perspectivas de nada.
    Esta realidad, esta precarización general, hace que este ideal de triunfador y hombre hecho a sí mismo tan americano que tanto te gusta sacar a la luz sea, para la gran mayoría de los jóvenes, una utopía o directamente un cuento chino.
    Y esa realidad, una realidad de paro estructural alto, de minimización de los costes laborales, de una realidad hostil al emprendedor debida no tanto a las cuestiones legales si no a una realidad de competencia de los países de bajo coste que hace casi imposible, excepto en casos puntuales, convertirse en un "triunfador". Y ya no es triunfar o no, es llevar la vida de las personas al límite de lo que es una vida digna.
    Persistiendo por este camino se caerán los sueños de mejora, de progreso y de triunfo, y los jóvenes occidentales acabarán en las calles igual que se encuentran hoy los jóvenes árabes ante su falta de futuro y de estándares de vida aceptables.
    Y estas revoluciones en occidente no irían contra un estado represor, que no lo hay, irían contra un modelo económico y una forma de hacer las cosas.
    Creo que es mala cosa obviar esto o decir que la gente "no quiere" eso. Nadie quiere eso, porque esa es la última de las opciones. La cuestión es cuan lejos estamos de esta última opción.

    Gracias. Esperemos que esto vaya a mejor. La verdad es que la gente con la que hablo que le ha pasado lo mismo dice que esto es largo y que tarda en irse...ya veremos, creo que me voy a acabar acostumbrando al dolor.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  5. Pedro:

    "pero ya sabes que incluso lo miro con el movil alguna vez".

    No, francamente esto NO lo sabía pero es bueno saberlo -- eres más "compulsivo" que yo con esto de los blogs...

    "Sí se produce, sí se producen cosas de calidad, el problema es que la "producción" es algo que produce menos beneficios que antaño, y la inversión generalmente en forma de especulación produce muchos más de lo que debería".

    Como sabrás, los especuladores tarde o temprano acaban quemándose porque juegan con fuego. Siempre ocurre cuando se juega irresponsablemente con fuego.

    Sí Pedro, claro que esto es una época difícil para algunas personas, sobre todo un porcentaje de jóvenes que no han logrado encontrarse un hueco pero lo importante es tener un gobierno que diseñe un marco adecuado para continuar con la austeridad fiscal y reducción del déficit.
    Eso significa también seguir mejorando nuestra productividad -- se produce, pero "improductivamente".

    "Hay un drenaje de beneficios desde el factor trabajo y el factor producción (inversión productiva) hacia el factor especulación, y eso lo que genera no es sólo una disminución de renta de los trabajadores asalariados, produce una disminución de renta de autónomos y pequeños y medianos empresarios que se dedican a los sectores productivos tradicionales".

    ¿Y qué pretendes Pedro? Ni aunque hubieran mil leyes, puedes frenar el teclado de un ordenador y los teléfonos. Es decir, "la especulación".

    "Y esta realidad a ti, como empresario "pequeño", creo que te afecta conceptualmente tanto como a mi por mucho que circunstancialmente no lo esté haciendo ahora."

    Que me "afecte" no lo veo del todo mal -- te obliga a reciclarte o a competir y a ofrecer otras cosas. ¿Sabes cuántas veces he tenido que hacer cambios internos y ofrecer cosas nuevas o adaptarme a las circunstancias? Mira hace 10 años, no había necesidad por ejemplo de tener una página web -- todo se hacía por teléfono - hoy me estoy planteando seriamente hacerme una página web y comprarme un teléfono móvil -- en parte porque de otra forma NO HAY COMPETITIVIDAD.

    CONTINÚA

    ResponderEliminar
  6. "Haces preguntas con trampa de las que sabes la respuesta".

    No, de verdad que no era "con trampa", Pedro. Te lo preguntaba precisamente porque siendo tan "europeísta" a tu manera, supongo que convendrás que NO tiene sentido AHORA ser "europeísta" cuando HOY POR HOY ser "europeista" simplemente significa que estás 100% de acuerdo con Merkel y el BCE.

    "Los países de por sí no son modelos"

    No, no perdona -- tú has dicho el "modelo SUECO" y a eso me refería -- que HOY, el modelo sueco que tanto te gusta, SE ESTÁ DESCARTANDO en la propia SUECIA.

    ¿Qué te parecen esos modelos nórdicos AHORA que están siendo abandonados? A eso me refería.

    "conozco otros que vuelven de trabajar a las 4 de la mañana (caso de anteayer, no es broma) y no les dan ni las gracias, ni tienen perspectivas de nada."

    Un momento -- ¿hay que darles las gracias por el hecho de que estén haciendo su trabajo? Yo pensaba que el mejor agradecimiento es una paga -- la paga que recibirán. ¿No tienen perspectivas? Porque ellos no quieren tenerlas, Pedro, porque seguramente son muy negativos y "comodones". No se puede tener perspectiva sin querer tomar riesgos en la vida y asumir responsabilidad personal. Los jóvenes que yo conozco, en su mayoría, ya tienen sus empresas y trabajan -- pero claro, no se pasan el día entero gimiendo de lo mal que está todo y llorando o diciendo "ayy otro mundo es posible".
    Se ponen manos a la obra.

    "Esta realidad, esta precarización general, hace que este ideal de triunfador y hombre hecho a sí mismo tan americano que tanto te gusta sacar a la luz sea, para la gran mayoría de los jóvenes, una utopía o directamente un cuento chino."

    ¿Por qué dices esto Pedro? Me parece desafortunado. O sea, ¿estás acaso negándome de que no puede alguien ser un hombre hecho a sí mismo? Yo hablo con jóvenes mucho, y a diario, y siempre les doy un consejo: si tan mal estás, ¿por qué no abres tu propia empresa? ¡Échale morro al asunto! Enfréntante a la vida hombre.

    Eso de "vida digna" -- no sé que puede ser más digno que tener tu propia empresa y ganarte tu propio dinero por tu propio esfuerzo sin interferencia innecesaria del gobierno o de "iluminados".

    Insisto, Pedro: aquí no vamos a ver revueltas jamás. Te lo aseguro. No "porque yo lo diga", que igual puede interpretarse así, pero lo digo porque sencillamente Pedro, las "cosas no están tan malas" como tú las pintas.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. A ver Alfredo, que hay algunas cosas que no me han gustado.

    "Como sabrás, los especuladores tarde o temprano acaban quemándose porque juegan con fuego"

    Me parece que obvias la realidad de que los especuladores han aprendido a correr más que el fuego. Quien no corre más que el fuego es el inversionista de buena voluntad que no tiene esos reflejos y que acaba asumiendo las pérdidas cuando el especulador se baja del barco.

    "¿Y qué pretendes Pedro? Ni aunque hubieran mil leyes, puedes frenar el teclado de un ordenador y los teléfonos. Es decir, "la especulación"."

    No es cierto. Los mercados funcionan con reglas y la modificación de esas reglas cambiarían la naturaleza de los mercados.

    "Que me "afecte" no lo veo del todo mal -- te obliga a reciclarte o a competir y a ofrecer otras cosas"

    No me has entendido. El problema no es la competitividad que te obligue a mejorar y a reciclarte, es la competitividad que te obliga a cerrar. Si vendes una cosa que te cuesta producir 20 a 30 tienes margen para muchas cosas: Bajar margenes, buscar formas de abaratar el producto, etc. Competidores que venden a 29 o mejoran ciertas cosas son buenos, pero cuando el competidor de China vende a 1o te vas directamente por la alcantarilla.
    Eso por un lado, pero el sentido de mi frase era más bien otro: La realidad del mundo económico actual lleva a que la gente no quiera invertir en empresas productivas, el capital quiere generar más capital con compra-ventas, con especulación, con burbujas...Así ni se mejora nada ni se consigue nada. Es un ciclo autodestructivo.

    "¿Qué te parecen esos modelos nórdicos AHORA que están siendo abandonados?"

    Me parecen esencialmente mejores que el resto de modelos conocidos, que se han visto obligados a abandonar parcialmente por razón de la economía globalizada.

    "Un momento -- ¿hay que darles las gracias por el hecho de que estén haciendo su trabajo? Yo pensaba que el mejor agradecimiento es una paga -- la paga que recibirán. ¿No tienen perspectivas? Porque ellos no quieren tenerlas, Pedro, porque seguramente son muy negativos y "comodones"."

    Has sido muy desafortunado con esta apreciación. Mira, esa persona que salió a las 4 de la mañana tiene una jornada que acaba a las 6 de la tarde. Se tuvo que quedar 10 horas más porque sus jefes no previeron bien una situación y porque quisieron que rehiciese su trabajo a última hora. Esta persona sufre estas realidades habitualmente, sábados, domingos, festivos, madrugadas...
    ¿Cobra horas extras? No, ¿Le dan un plus? No, ¿Le compensan las horas con vacaciones? Ni eso. Esta situación es muy habitual en las empresas conocidas como "consultings", que es el caso que te comento.
    Y esta persona no se va de ahí porque no hay perspectivas, y sabe de sobra que en cuanto cumpla algún año más van a prescindir de él para contratar jovencitos que cobren menos y trabajen sumisamente lo que les digan.
    Reconoce, por lo menos, que no has estado muy acertado en el caso concreto.

    (...)

    ResponderEliminar
  8. (...)
    " O sea, ¿estás acaso negándome de que no puede alguien ser un hombre hecho a sí mismo? Yo hablo con jóvenes mucho, y a diario, y siempre les doy un consejo: si tan mal estás, ¿por qué no abres tu propia empresa? ¡Échale morro al asunto!"

    Puede como posibilidad pero es una realidad cada vez menos habitual. Abrir una empresa no es tan fácil: Hace falta capital, una experiencia o una idea muy buena, contactos, etc. Yo te hablo de jóvenes que no tienen preparación para el autoempleo, ni dinero, ni posibilidades de financiación, ni han podido adquirir una experiencia necesaria al no haber tenido oportunidades.
    A alguien así no le puedes decir que abra su empresa. Es abusrdo y casi una provocación. Para que se creen empresas hay que dar condiciones, y obviamente esta generación no las tiene. No olvides nunca que perteneces a una minoría privilegiada.
    Por cierto: casi todos los "emprendedores" jóvenes que conozco (no todos, hay alguna excepción muy interesante y valiente) son niños de papa a los que los papis les han montado el negocio, te lo aseguro.

    "Insisto, Pedro: aquí no vamos a ver revueltas jamás. Te lo aseguro. No "porque yo lo diga", que igual puede interpretarse así, pero lo digo porque sencillamente Pedro, las "cosas no están tan malas" como tú las pintas"

    Jamás es una palabra muy osada que no creo que sea conveniente para alguien inteligente como tú. En cualquier caso yo no hablaba a corto plazo, y en ese periodo coincido contigo. Pero siguiendo la "fe" económica que tu sigues y las soluciones ortodoxas tendremos revueltas en no muchos años.

    Saludos,

    ResponderEliminar