La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







domingo, 8 de mayo de 2011

Encuentros sobre una bicicleta: Joan Ribó












En estas elecciones municipales se decide también quién será el futuro alcalde de Valencia, aunque decidir decidir no se decide nada. Doña Rita Barberá, que es una señora a la que le regalan bolsos de Louis Vuitton pero que no está imputada ni metida en aparentes escándalos de corrupción, lo cual es mucho para ser un dirigente del PPCV, es y será alcaldesa perpetua de Valencia por la gracia de la mayoría de mis paisanos a los que el cutrerio, la falta de cultura, lo soez y unas aparentes copas de más alguna vez, amén de una ruina municipal insoportable, no les importa lo más mínimo.
Pero a pesar de que vamos hacia un resultado cantado los valencianos preocupados por nuestra responsabilidad social en el ejercicio del sufragio debemos elegir una opción electoral para mostrar nuestro rechazo a quien ha convertido la orgullosa y digna Valencia en una ciudad de faustos, superficial y megalomaniaca. Una opción que, además, debe ser la más adecuada para la buena gestión de los problemas municipales. No podemos, pues, huir de nuestra responsabilidad.

Para “competir” contra Rita se han presentado varios candidatos. Joan Calabuig, del PSPV, es el más conocido. También está Amadeu Sanchís, de EUPV, o Ramón Igual de UPyD, además de otros candidatos que ni conozco ni quiero conocer que representan el blaverismo rancio y victimista. Pero quizá el más atractivo, para mí, de todos los candidatos a Alcalde una vez Carmen Alborch no se presenta esta vez es Joan Ribó, antiguo dirigente de EUPV que se presenta actualmente por la coalición Compromís.
Joan Ribó siempre fue un político que me gustó bastante. En 2003, que se presentó como cabeza de lista de L’entesa a la generalitat Valenciana, ya se le veía mucho mejor que el impresentable Camps, el atontado Joan Ignasi Pla, el oportunista Jaume Pere Mayor y el ridículo José María Chiquillo. Ribó destacaba sobre todos por su oratoria, su sencillez en el discurso y su proximidad a esas realidades de las personas que los políticos suelen olvidar. Desde mi punto de vista sólo tenía un defecto: Gesticula y mueve demasiado el cuerpo cuando habla, algo que es un defecto menor pero que siempre me llamó la atención.

Bien, pues resulta que el viernes en el diario El País se hizo una charla digital entre los lectores y Joan Ribó, con preguntas y respuestas online. Casualmente la encontré recién empezada y aproveché para hacerle una pregunta:

Pedro: ¿Qué nos puede decir sobre la política de vivienda que aplicaría desde el ayuntamiento de Valencia?

Respuesta: Defendemos una apuesta decidida por poner en el mercado los más de 60.000 pisos vacíos. Valencia no es una ciudad que esté creciendo mucho. Creo que Valencia tiene un tamaño ideal. Los pisos hoy vacíos en algunos casos tienen que rehabilitarse lo cual ayudaría a los trabajadores en paro de la construcción. Hay que hacer un esfuerzo por sacar al mercado de alquiler y también de compra todos estos pisos. En los casos en que sea necesario habría que recurrir a la construcción nueva de vivienda protegida aprovechando los solares vacíos que hay en los barrios evitando siempre ocupar más huerta.

En estos formatos de charla digital tampoco da para más, aunque me quedé con ganas de algo más tangible, más concreto.
Esa misma tarde bajé a la Farmacia de enfrente de mi casa a comprar antiinflamatorios, y justo en el semáforo se paró a mi lado un hombre que iba en bicicleta. Era Joan Ribó. No sé donde iba en plena campaña en bicicleta pero la verdad me produjo una sensación extraña, positiva de prédica con el ejemplo (alguien que dice querer convertir Valencia en una ciudad apta para la bicicleta se demostraba usuario, y con 63 años que tiene mucho mérito). Mi conversación con él, que transcribo de memoria traducida al castellano, fue breve.

- Pedro: ¡Hombre!, eres Joan Ribó ¿verdad?
- Joan Ribó: Sí.
- Pedro: Qué casualidad. Esta mañana te he hecho una pregunta en la charla digital de El País.
- Joan Ribó: ¿Y ha salido?
- Pedro:
- Joan Ribó: ¿Y te la he respondido?
- Pedro: Sí, y creo que es la primera vez que me publican una pregunta en estas charlas digitales
- Joan Ribó: ¿Y qué tal? ¿Te he convencido?
- Pedro: Pues la verdad es que no. Supongo que es cuestión del formato de charla digital, pero la respuesta ha sido muy genérica, expresaba deseos pero no concretaba la manera de llevar a cabo las políticas propuestas.
- Joan Ribó: Bueno ya sabes que hay muchas preguntas y poco puedes contar. Nosotros apostamos decididamente por potenciar el alquiler, eso es básico. Yo te recomendaría que entrases en la página web de compromís y ahí podrás ver las propuestas más en detalle.
- Pedro: Así lo haré. Bueno entiendo que vas a algún acto electoral, no quiero molestarte. Sólo quiero preguntarte por tu hija Marta, con la que trabajé 4 meses en el (......).
- Joan Ribó: Ahh! ¡Pues está muy bien! Muchas gracias.

Y con esto nos despedimos. Ahora que recreo la entrevista no entiendo porque hablé con Ribó en Valenciano cuando con su hija siempre he hablado en castellano…en fin.
Bueno, al final consulté la página de Compromís y vi el programa en su parte de promoción del alquiler de vivienda. Las cuatro ideas que expresa el programa electoral son:

- Generar mecanismos para dar seguridad jurídica a los propietarios (¿Cómo?)
- Condicionar ayudas a la rehabilitación al posterior alquiler del piso
- Incentivos fiscales para las personas que tienen alquilados los pisos respecto a quienes los tienen vacíos (¿Qué incentivo? ¿De qué cuantía? ¿Incentivo a quien alquila o penalización a quien tiene el piso vacío?)
- Servicio de alquiler de carácter municipal.

Yo quiero votar a Joan Ribó. Es el mejor candidato a alcalde de los que se presentan. Pero tengo un problema. Dentro de la coalición, del Compromís per València, está iniciativa pel país Valencià, están también los verdes (con estos partidos no tengo ningún problema), pero para mi desgracia también está el Bloc Nacionalista Valencià.
Como sabéis a mi no me gustan nada los nacionalistas. Con el Bloc no tengo excesivo problema porque es un partido pequeñito y “blandito”, pero ideológicamente me produce rechazo. De hecho que nadie espere que vote a la coalición hermana para la generalitat valenciana, porque con Enric Morera, secretario general del Bloc, como cabeza de lista y candidato a presidente a la generalitat no voy a hacerlo. Y ojo, no tengo una mala opinión sobre Enric Morera que me parece bastante mejor que su antecesor Jaume Pere Mayor, pero votar a un candidato del Bloc es demasiado para mi. Si fuese Mónica Oltra…

La pulverización política de la izquierda en la comunidad valenciana al final obliga a estas cosas. Estas mezclas de izquierdistas, ecologistas y nacionalistas al final no consiguen los votos que podrían conseguir por separado porque se producen rechazos entre las distintas tendencias, pero desgraciadamente el sistema electoral les obliga.
Compromís per València propone alguna cosa absurda (¿Qué es eso de hacer del valenciano la lengua preferente de la administración municipal cuando el 90% de los habitantes de Valencia habla castellano? ¿Qué es eso de “hacer nuestras” las aportaciones “culturales” del colectivo latinoamericano en el cauce del río?), pero a priori me parece la mejor opción que hay.
Si no encuentro nada mejor o si me aprensión al Bloc no me puede, Joan Ribó será probablemente mi opción para el ayuntamiento de Valencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario