La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







domingo, 19 de junio de 2011

Internet y las redes sociales en la nueva política
















Es una regla inexorable en el mundo que quien no se adapta a la modernidad queda desplazado, algo que vale para todos los ámbitos y también para la política. Desde siempre ha habido partidos y políticos pioneros en el uso de las nuevas realidades y tecnologías que han triunfado, en parte, gracias a eso.
Franklin D. Roosvelt fue un excelente comunicador gracias a sus discursos radiados, por ejemplo. Más adelante ha habido otros que han usado la televisión como medio preferente de comunicación y propaganda. La política de la imagen, de la comunicación no verbal y las formas de remarcar los titulares para la televisión se hicieron centrales en la política de final del siglo XX y principio del XXI gracias a la televisión.
Pero hoy vivimos un momento de cambio. La era de la televisión, en lo referente a la política, está muriendo lentamente y nuevos medios de comunicación entran en escena. Hablo, por supuesto, de Internet.

Hace unos días el primer ministro Italiano, Silvio Berlusconi, sufrió una humillante derrota en los referéndums convocados contra varias de sus políticas. Berlusconi domina la mayoría de los medios audiovisuales en Italia y por lo que parece estos medios son bastante sectarios y manipuladores. Aunque el periódico de referencia de Italia sea de tendencia progresista (como en la mayoría de los países occidentales), la balanza de los medios de comunicación se inclina insultantemente a favor de Berlusconi.
Pero el referéndum, para el que el primer ministro pidió la abstención, fue un éxito para la oposición y obtuvo alrededor de un 55% de participación. El secreto parece que fue la movilización social contra los proyectos Berlusconianos y parte central de esta movilización la tuvieron las redes sociales, las comunidades de blogs e Internet en general. Contra la vieja televisión y el ultramaquillado y televisivo primer ministro se opuso Facebook, Twitter, youtube y los blogs. Un éxito para la sociedad civil italiana que se opone a la podredumbre que representa este señor.

No está en Italia el único caso. En la comunidad Valenciana la coalición Compromís también sabe mucho de esto. Compromís duplicó su expectativa de voto durante las tres o cuatro semanas antes a la cita electoral gracias a un trabajo en red muy bien hecho. Creo que he contado ya como los videos de la diputada Mónica Oltra que circulaban en Internet hicieron orientar el voto de mucha gente que se opone al PP y no sabía a quien votar el 22M. Esto se puede comprobar analizando como son precisamente los jóvenes, los que más usan las redes sociales, quienes forman la base de votantes de Compromís.
La coalición Compromís no tenía dinero, ni publicidad ni presencia suficiente en los medios de comunicación. Las camisetas de Oltra, un lenguaje moderno, cercano y transparente, y fundamentalmente el trabajo en red fueron las claves de su éxito. Y voy más allá. Estoy convencido que si hubiesen elecciones otra vez Compromís sacaría, por lo menos, dos o tres puntos más que hace unas semanas.
Hay más casos. Ahora parece que la fundación EQUO, que dirige el expresidente de Greenpeace Juan López de Uralde, se convertirá en un partido político que se presentará a las elecciones generales de 2012 (si no se adelantan). Si observamos la página de EQUO veremos como el trabajo en red es muy intenso, lo que recuerda mucho a Compromís. De hecho estas dos formaciones han tenido ya contactos y parecen dispuestas a colaborar en las elecciones generales, lo que me parece una gran noticia para ambas.

Saliéndome un poco del tema querría hacer una reflexión. En la formación de EQUO, en el éxito de Compromís, en el ascendente que está teniendo el movimiento 15M sobre gran parte de la sociedad, etc. Se puede observar como existe una percepción social de la realidad política de nuestro país que se basa en dos ejes: El primero, que ni el PP ni el PSOE van a solucionar nada, pues son esencialmente lo mismo, hacen la misma política económica y son corresponsables ambos de la actual crisis económica; y el segundo, que la alternativa a estos partidos políticos no es IU, formación que se considera anticuada y obsoleta.
La sociedad está buscando “algo”, algo que no existe pero que sabemos que debe ser creado y que apoyaremos cuando sea creado. Algo que se oponga a una economía deshumanizada, a una política corrupta y poco responsable, y a una sociedad consumista, nihilista y hedonista en el peor sentido de la palabra. Y ese algo no va a nacer de un líder o de un filósofo como en épocas anteriores, ese algo va a salir de las propias entrañas de la sociedad como ya está sucediendo.
Luego ese “algo” tendrá que organizarse por vías más o menos ortodoxas, se generarán o se buscarán dirigentes destinados a canalizar los esfuerzos colectivos en un sentido determinado y con unos objetivos determinados, pero en un principio vamos a ir a una generación espontánea y cooperativa del movimiento.

Internet es una herramienta clave en la política contemporánea, sobre todo para todos aquellos que aspiramos a hacer una nueva política y no a mantener un statu quo de partidos fosilizados. Cuando cambié de blog y cree La república heterodoxa ya lo hice con este sentimiento, con la convicción de que había llegado el momento de crear algo nuevo y no sólo de desgranar la realidad bajo una mirada pesimista.
En estos escasos 5 meses los acontecimientos me han dado tozudamente la razón. Revoluciones en medio mundo árabe, movimientos indignados, nuevos partidos y movimientos…Todo gracias a la red. Estamos, aquí y ahora, usando la herramienta del futuro y creando una parte alícuota de la nueva realidad política que viene, creando política bajo estas interacciones cooperativas en forma de discusiones políticas.
No creo que debamos minusvalorar lo que estamos haciendo ni quitarle importancia. Estamos, señores, creando el futuro. Entendámoslo y actuemos en consecuencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada