La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







viernes, 8 de julio de 2011

Tomándonos por idiotas
















Desde hace muchos meses Mariano Rajoy y el Partido Popular en bloque se han dedicado a contar fábulas sobre la futura salida de la crisis que lideraría un gobierno suyo. En base a nada y contando idioteces y banalidades sobre la confianza y la gestión y muchas otras palabras vacías de contenido y sin el mínimo rigor, estos señores quieren vender que cuando gobiernen el país saldrá de la crisis.
¿Con qué medidas? Nadie las sabe. No hay medidas y las pocas cosas que han dicho son un verdadero disparate que no hay por donde cogerlo. Quieren bajar impuestos, volver a dar deducciones fiscales y mantener el estado del bienestar y, con todo eso, bajar el déficit. Y cuando se les dice que los números no salen ellos dicen que sí salen porque ellos dinamizarán la economía con las medidas esas que no dicen ni tienen.
Esta cuadratura del círculo se vende sin ningún rubor a la opinión pública, que bien por la necesidad de tonificarse con esa ilusión bien por el machacón altavoz que les otorga sus medios afines y que parece convertir la mentira en verdad, parece que la está comprando.

Pero en el otro lado de la trinchera política virtual también se está llegando a situaciones tan esperpénticas como esas. Ahora resulta que el candidato Rubalcaba también tiene medidas para salir de la crisis, que tampoco dice como el otro y que curiosamente parece que no debe haber dicho en los consejos de ministros porque no se están aplicando. Para acabar el chiste los políticos del PP le critican con ironía por decir que tiene medidas cuando no las dice ni las aplica, cuando es exactamente lo mismo que están haciendo ellos.
Por otro lado estamos asistiendo a un cambio de chaqueta vergonzante en aras de ganar a la opinión pública de izquierdas. Después de que los presidentes de los principales bancos del país hayan sido prácticamente consejeros del presidente Zapatero, después de los planes de ayuda, las benignas leyes aplicadas a la banca, de la publicidad que le ha hecho el gobierno a nuestro sistema financiero diciendo que era de los más saneados del mundo, etc. Ahora nos despertamos con que los bancos son unos de los principales responsables de la crisis y comenzamos una batalla dialéctica sin nada detrás para captar votos entre los ciudadanos adecuadamente indignados.
Alguna cosa más hemos visto: El presidente Zapatero diciendo que ha apoyado en todos los foros internacionales la aplicación de una tasa a las transacciones financieras (cosa que posiblemente sí ha hecho porque Francia la defendía, lo que pasa es que de tanta convicción se ve que al primer rechazo de cualquiera se olvidaba de la tasa y de su defensa), algún ministro diciendo que los directivos de altos salarios deben pagar más impuestos (¿Cuánto tiempo llevamos con esto?)…Todo cosmética y muy poca realidad. Quizá lo único real que hemos visto ha sido el aumento el mínimo inembargable por el impago de una hipoteca, medida parcial pero que mejora lo que hay, que es de lo que se trata.

Vengo avisando hace meses que el PSOE se está acercando peligrosamente al nivel de indignidad dialéctica del PP. No sé si hasta hace nada estaban un poco rezagados simplemente por la responsabilidad a la que les obliga el gobierno, pero una vez segregado el PSOE en un gobierno en funciones que quieren separar de la marca del partido, y un candidato que se convierte en la cara visible de ese partido, parece que han comenzado a usar directamente las mismas armas bochornosas que el adversario.
El PSOE no puede presentarse ahora como un partido izquierdista y defensor de los débiles y de que la factura de la crisis se reparta adecuadamente en función de las posibilidades y responsabilidades de cada uno, después de lo que ha hecho. Que mágicamente se establezca una frontera entre la acción recortadora del gobierno del último año y las nuevas voluntades de equidad y justicia social del partido, y que esta frontera casualmente coincida con la precampaña electoral así como quien no quiere la cosa, es un engaño transparente al ciudadano.

En un país de ciudadanos con una acusada dignidad como votantes estos partidos serían castigados en las urnas por su publicidad engañosa y su demagogia. Pero en España, país donde hasta hace nada se ha votado casi siempre con las vísceras, tengo serias dudas de que sea así.
En cualquier caso tengo esperanza. Los movimientos sociales que rechazan tanto la acción gubernativa como la voluntad de principal partido de la oposición están despertando la conciencia social de la gente y parecen estar sacándonos de este letargo doctrinario al que estábamos sometidos. Deseo ardientemente que los ciudadanos, esta vez, no vayamos a votar a quienes nos chulean y engañan directamente en nuestras narices.

6 comentarios:

  1. No sé qué esperáis del PP, simplemente hace su papel de oposición y en otras ocasiones la oposición se aprovecho de la muerte de 200 personas para echar al PP de gobierno.
    No sé como lo hará el futuro gobierno que el PP, si se como lo está haciendo Zapatero “peor imposible” enriqueciendo a los nacionalistas para contar con sus votos y así aguantar hasta las próximas elecciones para ver si se produce el milagro.

    ResponderEliminar
  2. "En un país de ciudadanos con una acusada dignidad como votantes estos partidos serían castigados en las urnas por su publicidad engañosa y su demagogia."

    No tengo dudas; el PSOE ha sido castigado el 22-M y volverá a serlo en las próximas elecciones. Si tengo dudas que lo sea el PP; si en las pasadas elecciones autonómicas en Baleares, Murcia o Valencia la derecha mejoró sus resultados parece claro que el votante de derecha no castiga a los suyos.

    ResponderEliminar
  3. Maikel,

    Del PP espero, como de cualquier otro partido, seriedad, rigor y decencia política. A mi no me vale la excusa, tan utilizada por todos, que se puede engañar porque los otros también lo hacen.
    Y desgraciadamente siempre se puede estar algo peor. Podiamos estar como Grecia, Portugal o Irlanda... No es que el PP nos vaya a llevar a esa situación ni mucho menos, lo que pasa es que con lo que dicen y lo que proponen no hay ningún motivo por el que pensar que las cosas puedan ir a mejor y no pensar que podemos acabar como los vecinos.

    Juan C,

    Que el PP no va a perder votos es posible, y que el PSOE pierda también. Pero los votos que pierda el PSOE ¿es realmente por una abstención crítica? ¿Es una trasvase de votos al PP? Porque si la crítica al gobierno nos lleva a votar al PP, que va a hacer exactamente lo mismo, pues no se gana nada.
    Sé que quieres decir que la izquierda es generalmente más crítica en este país que la derecha, pero en cualquier caso la cantidad de votos que vaya a perder el PSOE se me hacen escasos para tal y como se ha comportado ese partido. Lo lógico sería un movimiento a la Alemana, donde el SPD ha perdido tantos votos que ha creado dos grandes grupos con un 10% de los votos cada uno a su izquierda. Aquí esto no pasa, aunque tampoco podemos exonerar de culpa a los potenciales partidos que podrían crecer, que tienen una importante parte de culpa en su escuálido crecimiento.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  4. Soy de derechas,valenciano y si que he castigado al PP, pero no por unos trajes que al fin y al cabo es una tontería.
    Si no por creerse que esta bendita tierra es su cortijo y pueden hacer los que les de la gana sin dar cuentas a nadie, ni siquiera a los que les han votado.
    Éramos una tierra rica en agricultura, industria y turismo, estos tres pilares era la base de una buena economía
    Llegó el ladrillo y la entrada fácil de muchísimo dinero les hicieron olvidar lo que hizo importante a nuestra tierra, dejado morir tanto a la industria como a la agricultura.
    Nos hemos convertido en una autonomía de las mas endeudas y que peores servicios nos ofrece a los ciudadanos, estamos a la cola de todo lo malo.
    Pero dicho esto diré, que como en el futbol si algo no funciona hay que cambiar al entrenados”a veces funciona y a veces no”.
    Por lo tanto un cambio es necesario para intentar que otro entrenador con otro sistema de juego saque al equipo para adelante.
    A pesar de ser de derechas, os tengo que decir que me hubiera gustado un cambio en Valencia si no de ideología si de dirigentes con unas ideas más regionalista y valencianista, ,aunque tampoco me hubiera importado nada que hubiera ganado otro partido de lo harto que estoy de unos y de otros.

    ResponderEliminar
  5. Deacuerdo con todo el artículo, pero yo no diría que el PSOE está "llegando a situaciones tan esperpénticas como esas." Diría que, cada uno desde su atril, han arrastrado la poca dignidad política que quedaba en esta democracia. Si bien es cierto que ahora mismo su discurso es igual de falso y vacio, coincidiras conmigo en que antes de llegar a esta situación el discurso del PSOE era también falso, demagógico y en muchos casos absurdo. Dios cuantos globos sonda y cortinas de humo!!! XDDD

    Casi me hace gracia ahora que parece que eso ha terminado.

    ResponderEliminar
  6. Sigo sin ver soluciones...mucha opinión personal, mucha crritica destructiva, pero sin aporte de criterios y soluciones, o por lo menos posibles soluciones.

    ResponderEliminar