La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







lunes, 1 de agosto de 2011

Ortodoxia económica, ¿Realmente no hay oposición?












Hoy me he desayunado leyendo en el diario El PAÍS una de estas típicas noticias que nadie lee y que parecen no tener mayor trascendencia, que informaba sobre la intención de dos exdecanos del colegio de economistas de España de presentarse a las elecciones del colegio con unas ideas opuestas a la ortodoxia económica imperante. Estos dos decanos, que parecen ser claros neokeynesianos, se encuentran en una posición minoritaria dentro de los economistas porque hemos llegado al absurdo de que un neokeynesiano es casi un antisistema en este mundo de la ortodoxia monetarista.

En el manifiesto de estos dos economistas, que podéis leer aquí, empieza con una frase muy certera: “Habitualmente las crisis económicas ponen en cuestión principios comúnmente aceptados por los economistas. Lo asombroso de la crisis actual, de una profundidad y una trascendencia social enormes, es que no parece influir sobre el pensamiento económico. Se sigue asumiendo como principios irrefutables posiciones que, día a día, entran en abierta contradicción con la realidad”.
Sí, esto es cierto, después de una debacle provocada por la actuación de los mercados financieros, con una escandalosa actuación de las agencias de rating, después de dos décadas de políticas de desregulación financiera, bajadas de impuestos, eliminación de barreras económicas, ¿no hay nada que poner en duda? Parecería que no si leemos las más importantes cabeceras económicas y a la práctica totalidad de medios de comunicación fuera de folclóricas apariciones de economistas disidentes de prestigio en artículos de opinión.
Pero esa sensación, ese discurso económico ortodoxo imperante no es absoluto ni mucho menos. Detrás de lo que parece un pensamiento único económico hay mucho más.

El otro día apareció el premio Nobel de economía Joseph Stiglitz en una de las reuniones del movimiento 15-M e hizo una breve intervención. Evidentemente no entró en detalles pero dijo una frase que me parece muy importante: “No se pueden sustituir las malas ideas por no-ideas, deben ser sustituidas por buenas ideas”. Stiglitz reclamaba una política económica alternativa que alguien debía plantear para poder capitalizar el descontento general de la población, y expresó indirectamente la inviabilidad de un movimiento de cambio que no tenga una hoja de ruta económica clara.
Stiglitz no es ningún hippie ni ningún antisistema, aunque muchos economistas ortodoxos y aprendices de brujos monetaristas quieran hacerle pasar por eso. Lo que pasa es que Stiglitz está siguiendo una evolución de su pensamiento coherente con la realidad que vivimos, alejándose de la ortodoxia conforme la crisis ha ido profundizando.
Otro de los típicos economistas que suelen salir en la prensa es otro premio Nobel, Paul Krugman. Krugman es también neokeynesiano, aunque algo más “tradicional” que Stiglitz. Krugman es muy criticado por los neoliberales porque dicen que se ha equivocado muchas veces, cosa que evidentemente ha hecho en tanto en cuanto es divulgador y escribe en prensa, lo cual multiplica las posibilidades de equivocarte en mucho. Curiosamente los mismos que le critican por sus errores de percepción político-económica son los que defienden a los Hayek y a los Friedman, inspiradores de todo este desastre, buscando siempre la pirueta para adjudicar los problemas creados a las malas interpretaciones de los mismos y/o a cualquier cosa residual que quede de las políticas anteriores.
Krugman ha criticado muchísimo las políticas de recortes europeas por considerarlas pro cíclicas y, por lo tanto, profundizadotas de la crisis y retardadoras de su salida. Su última declaración pública es que Obama “se ha rendido” a los republicanos, y que la solución para evitar la suspensión de pagos va a ser “terrible” para la economía de EEUU.
No quiero dejarme aquí al profesor Vicenç Navarro, que suele publicar artículos de opinión en el diario Público, de tendencias económicas más PostKeynesianas que Neokeynesianas.

Todos estos economistas, y muchos más, se muestran constantemente reacios a la dirección económica que está tomando el mundo. Sin embargo, y a pesar de que muchos de ellos han sido asesores de diferentes gobiernos y organismos, sus recomendaciones son ignoradas. Desde hace algo así como año y medio los impulsos reformistas económicos cesaron y la rígida ortodoxia se apoderó de todo.
En una encuesta de El PAÍS mostraba hoy que el 79% de la población cree que quien manda realmente hoy en el mundo son los mercados (sí, ya sé que es evidente, pero no deja de sorprender que tan amplia mayoría lo tenga interiorizado) y el 67% cree que este poder de los mercados está debilitando la democracia.
Con un 67% de apoyos en España, por ejemplo, se podría reformar cualquier cosa de la constitución, desde el sistema monárquico hasta cualquier parte básica de la arquitectura del estado. Sin embargo este 67% es incapaz de tener un reflejo en la política económica que realizan los partidos.

A pesar de que nos podemos sentir atrapados en una realidad de pensamiento único esta situación no va a durar eternamente. Ahora que las políticas restrictivas se han apoderado también de EEUU es probable que nos encontremos en un estancamiento económico por largos años asociado a una dualización económica de la sociedad que va a crear amplias capas de precarización y descontento.
Pero al final todas las piezas de este puzzle que parece inconexo (economistas disidentes, crisis política de la izquierda, movimientos de indignados, etc.) acabarán cuadrando de una manera y generando una alternativa sólida. La historia no se acaba nunca por mucho que los ortodoxos quieran matarla, y no lo conseguirán como no lo ha conseguido nadie en la historia de la humanidad.

5 comentarios:

  1. No sé, creo que colocar a Hayek y Friedman en el mismo saco no es adecuado y mucho menos atribuir a Hayek los numerosos problemas que sufre la economía hoy dia. Sobre Friedman se pueden discutir muchas cosas al respecto por muchas razones (en especial porque a él algunos políticos sí le hicieron caso)pero el caso de Hayek es bastante distinto porque no es que se malinterpretó lo que sugería, es que directamente se hacía y se hace cosas diametralmente distintas a lo que sugería...

    Sobre Krugman, tienes razón al decir que quien a cada momento escribe en prensa se va a equivocar mucho, o por lo menos más que el que no lo hace. El problema de Krugman, al igual que Samuelsson, no es ya que no se cumplieran sus predicciones (que puede ser considerado un error) es que ocurría COMPLETAMENTE lo contrario a lo que afirmaban que podía pasar si seguía o se dejaba de seguir sus consejos. Es una gran diferencia.

    Por otro lado, sé que lo sabes, pero por si acaso algún lector no lo sabe y pueda confundirse, Hayek no fue monetarista.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Cabrit0,

    Pues yo creo que sí es adecuado, en tanto en cuanto ambos son bases claras del pensamiento económico actual. Que las ideas de Hayek (que era austriaco, no monetarista) no se hayan aplicado en los años anteriores se debe, básicamente, a que las teorías de Hayek son bastante más "filosóficas" que pragmáticas, además de estar anticuadas incluso para los propios monetaristas.
    En cualquier caso, ¿Cuál era la solución de Hayek para las crisis económicas? Pues dejar pasar tiempo y esperar a que pasen. Exactamente lo que se está haciendo ahora.

    Por cierto, ¿Qué consejos dieron Krugman o Samuelsson que no se siguieron y pasó lo contrario de lo que ellos predijeron? Estoy intrigado.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  3. Lo de Krugman es sencillamente para reirse o llorar:
    Ese señor propuso en 2002 crear una burbuja con las viviendas para salir de la crisis de las puntocom. Dígame usted si no le hicieron caso. Dígame usted si valió la pena. Aquí esta en el link donde directamente lo propone:

    http://www.nytimes.com/2002/08/02/opinion/dubya-s-double-dip.html

    "Alan Greenspan needs to create a housing bubble to replace the Nasdaq bubble" Dicho y hecho y ahora tiene al mundo entero hecho un disparate.

    En cuanto a Samuelsson. Lo de este da aun más risa. Dijo textualmente que la URSS ha demostrado tener una economía productiva y que no le sorprendería que algún dia superase a los Estados Unidos...Pocos meses despues la URSS implosionó precisamente porque no producía nada.

    El link se lo prometo pero ahora estoy con poco tiempo.

    Sobre Hayek. El suele ser el tipo al que todo el mundo respeta, todo el mundo dice que tiene la razón y que todo el mundo dice seguir...Pero que nadie le hace caso.
    Hayek no dice que hay que dejar que una crisis pase (eso sería demasiado simplista). Simplemente dice que las burbujas, una vez creadas, deben dejarse desinflar y no crear otras para tapar los efectos de la primera. Ya que la segunda será aun más grande y violenta. Fíjese, por otro lado, que las burbujas se crean por hacer lo que Hayek siempre dijo que no debía hacerse: crédito barato artificial mediante bancos centrales.

    ¿Y qué es lo que se ha hecho? La FED (y otros bancos centrales importantes) han creado una burbuja mediante crédito barato, inflación y dinero inorgánico y cuando ha estallado han intentado crear otra burbuja aun más grande para que sigamos como si nada ha pasado. Pero claro, esto no es para siempre y ya crearon la madre de todas las burbujas. ¿No crees que alguien debe permitir que se desinfle y no crear más burbujas?

    Y sí, los bancos privados desregulados tienen la otra mitad de la culpa. Pero ¿Qué tiene que ver Hayek con el sistema bancario actual? Nada, absolutamente nada....Salvo por el hecho de que Hayek sigue siendo el hombre al que todos dicen haber leido pero al que nunca han hecho caso. ¡Hasta Esperanza Aguirre dice haber leido a Hayek!

    Fíjese por otro lado que Krugman propuso crear la burbuja de las viviendas para tapar la de las punto com.

    Saludos.

    Sobre Friedman, que le defiendan los monetaristas. Que es harina de otro costal.

    ResponderEliminar
  4. Cabrit0,

    No interpreto que Krugman esté proponiendo seriamente una burbuja inmobiliaria cuando está precisamente criticando la burbuja .com. El comentario sobre que Greespan debe crear una burbuja inmobiliaria no lo dice como algo conveniente o como una propuesta, si no como una especie de necesidad frenética en base al pinchazo de la burbuja anterior.
    En cualquier caso ni Greespan ni Krugman iban a crear una burbuja inmobiliaria. Esto lo hemos hablado muchas veces, y vosotros nunca antendeis a razones lógicas y obvias de que no fueron los bajos tipos de interés los que crearon la burbuja, si no simplemente la potenciaron un un porcentaje x.

    Y ahí es donde falla Hayek, y ésta es la razón por la que nadie aplica sus teorías: Porque sus teorías están hechas para una economía primitiva enormemente distinta a la que tenemos ahora.
    Las burbujas de estos tiempos, inmobiliaria incluida, se deben a unos beneficios extremos en muy poco tiempo. Muchas veces he hablado esto con Alfredo y le he hecho una pregunta, ¿Si lo tipos de interés hubiesen estado al 5% en vez de al 2% hubiese habido burbuja inmobiliaria? Y la respues es sí, si la hubiese habido, porque la vivienda aumentaba de precio un 15% anual, y seguía saliendo muy rentable.
    Y entonces es cuando Alfredo me replica que aumentemos el interés al límite necesario, pero esto hubiese sido suicida por defecto en lugar de por exceso. Si aumentamos los tipos de interés para frenar una burbuja la ralentizaremos, pero provocaremos que nedie pida crédito para actividades con rentabilidades bajas y medias (que suelen ser inversiones productivas) y en cambio no impediremos que se pidan préstamos para actividades burbujistas.
    Al final hundiriamos la economía productiva para no eliminar la especulativa y la burbuja. Esto claramente es un sinsentido, y esto elimina la idea de que con tipos de interés se soluciona todo. Es irracional.

    Y Hayek tiene mucho que ver en la economía actual porque Hayek es, por definición, la negación de Keynes, y es en base a la negación de Keynes por lo que se ha creado toda la desregulación que nos ha llevado a la situación actual.
    Y obviamente, repito, nadie va a seguir las propuestas de Hayek, porque implicaría sencillamente volver a la economía de hace 100 años.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  5. "Si lo tipos de interés hubiesen estado al 5% en vez de al 2% hubiese habido burbuja inmobiliaria?"

    Ese es el problema. Que ponerlos al 5% medalaganariamente es otra manipulación tan igual como ponerlos al 2%. Que es precisamente lo que criticaba Hayek. Poner medalaganariamente los tipos de interés a cualquier precio no dejan de ser una especulación burda. Los tipos de interés, según Hayek, se dan mediante el ahorro real de la sociedad, sin especulación ni manipulación. Dicho de otra manera: los tipos de interés artificialmente bajos son perjudiciales de la misma manera que los tipos de interés artificialmente altos son tambien perjudiciales.

    Por otro lado, Krugman propuso una burbuja para remediar otra burbuja anterior y la burbuja que propuso terminó por explotar más salvajemente que la anterior. A eso se refería Hayek.

    Y no pretendo que se calque todo lo que decía Hayek, ya que como dices:
    1) es un hombre de otra época y
    2) Como todos, comete errores. Pero sus principios, sobre los que se basan sus propuestas sí que pudieran ser utilizados con las debidas adaptaciones a la época. Cosa que, le recuerdo, nunca se hizo.

    Si no se aplican los principios de Hayek no es precisamente porque son de otra época (que también) sino porque habría que poner de cabeza lo que ahora se hace... y algunos políticos perderían sus puestos bien amarrados en los bancos centrales y ministerios de economía.

    Por cierto, en 12 horas viene un huracán a esta media isla. Si dejo el debate, preocúpense por mi :).

    ResponderEliminar