La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







miércoles, 14 de diciembre de 2011

El "banco malo" y el sistema malo


Dibujo en Alemán, como mandan los tiempos


















Como sabéis suelo escuchar el programa La Ventana de la cadena SER los martes sobre las 6.15 de la tarde, donde los catedráticos de economía Javier Andrés y Santiago Niño hablan de asuntos económicos de diversa índole. La temporada pasada el programa estaba más bien enfocado a recibir llamadas de personas en paro que recibían los consejos de los catedráticos y esperaban que alguien les ofreciese trabajo después de su demanda en la onda, y en ese contexto ambos catedráticos se movían muy mal por su desconocimiento de las realidades laborales de este país que se sitúan muchas veces fuera de la legalidad o la sensatez de la teoría económica.
Este año, en cambio, el programa es mucho más económico y los catedráticos hablan sobre las noticias económicas de la semana. También se reciben llamadas, pero no tan volcadas al asunto de la búsqueda de empleo.

Este pasado martes la presentadora, Gemma Nierga, les preguntó sobre el “banco malo”, es decir, el crear un banco que compre los activos inmobiliarios que ahora tiene la banca a un precio menor al de las escrituras (y a la deuda que tenga el banco por el activo) como método de librar a las entidades bancarias de sus activos tóxicos, saneándolas y asumiendo éstas alguna pérdida.
La creación del “banco malo” necesitaría una inyección de dinero público de muchísimos miles de millones de euros, que se destinarían a la compra de los activos tóxicos, fundamentalmente inmobiliarios. La teoría es que este banco mantendría los activos paralizados a la espera de una reactivación económica, para entonces venderlos a precio igual o incluso mayor que el se compra.
El banco malo sería, sobre el papel, la solución para que las entidades bancarias volviesen a dar crédito. El catedrático Javier Andrés se mostró favorable a la creación de un banco malo siempre que el precio se compra fuese lo suficientemente “bueno” para el estado, mientras Santiago Niño se mostraba mucho más escéptico.

Esto del banco malo se ha reactivado ahora ante el cambio de gobierno, aunque el PP ha dicho que no es la mejor de las soluciones. En el fondo representa la enésima recapitalización del sistema bancario debido a los evidentes problemas de solvencia y liquidez que tienen nuestros bancos, que parecen un pozo sin fondo de dinero público. El estado (el contribuyente en definitiva) tendría que pagar muchísimos miles de millones de euros que no tiene para financiar esta operación, disparando de nuevo su déficit de forma insoportable en la actual situación. Teóricamente los bancos, que asumirían pérdidas, deberían recapitalizarse pero, una vez libres de activos tóxicos, se supone que les sería más fácil hacerlo en los mercados.
Objetivamente esto del banco malo es un disparate. El estado no se lo puede permitir, las entidades bancarias acabarían finalmente eximidas de su responsabilidad económica y de los desastres que han causado y tampoco hay garantía de que los bancos, una vez asumiesen pérdidas, pudiesen recapitalizarse. Los defensores de esto dicen que el estado recuperaría este dinero una vez la economía se reactive, vendiendo los activos entonces, pero esto además de ser una simplificación peligrosa (el estado debe financiarse a unos intereses muy altos, ¿quién los paga?) es no entender la situación real.
Este enfoque del banco malo se basa en que los bancos tienen problemas de liquidez y que estos activos no se venden a los precios de las escrituras porque tenemos una mala coyuntura económica, pero esto no es así. El problema de los bancos no es de liquidez, es estructural porque sus apuntes contables tienen activos a precios a los que jamás van a volver a estar, y por eso mismo estos activos no se van a poder vender para recuperar el dinero invertido, porque van a un proceso de depreciación que va a ser muy longevo.
Con esta realidad, con estos activos que muchos no valdrán ni la tercera parte de su valor contable por mucho que se espere, la creación del banco malo no es una acción de estado anticíclica, es puro regalo de dinero público a los bancos una vez más.

Después de hablar del banco malo y que los catedráticos lo explicarán llamó un señor, pequeño empresario. “Esto del banco malo es un cachondeo”, “¿Por qué no hacen una empresa mala con todos mis clientes que no me pagan, pero que quizá me paguen en un tiempo, y así me quitan los problemas de liquidez y no tengo que despedir a nadie?”. Un catedrático le replicó que era necesario sanear el sistema bancario para que toda la economía funcione, pero el señor dijo que si las pequeñas y medianas empresas no tuviesen morosidad muy probablemente no destruirían el empleo que se destruye y la economía iría mejor.
Este señor dio una explicación muy simple, pero tenía razón. Si el estado compra activos tóxicos para liberar a los bancos de sus problemas de liquidez en base a que luego podrá vender el activo el caso de un cliente moroso es lo mismo en cierta manera. Ya hay empresas privadas, de hecho, que compran deudas para luego gestionarlas, pero a precios de saldo a los que las empresas normales no pueden vender. Si muchísimas empresas privadas no tuviesen altos grados de morosidad probablemente habría, hoy, mucho más empleo en España, así pues si se acepta lo del banco malo lo otro no sería un disparate ni mucho menos.
Sin embargo las pequeñas y medianas empresas nunca recibirán este tipo de planes ni de ayudas y los bancos sí. ¿Por qué? La respuesta es evidente. Los bancos son parte central del sistema económico y su colapso llevaría al colapso de toda la economía, y eso es la base de su fuerza, fuerza que las Pymes no tienen ni tendrán nunca.

La cuestión, pues, no es que haya o no un banco malo, la cuestión es que tenemos un sistema malo. Los bancos se han establecido como el centro de la economía de cualquier país. Todos cobramos las nóminas a través del banco, ahorramos en el banco, pagamos a través del banco, cualquier interacción económica se hace con bancos de por medio. Los bancos poseen casi todo el dinero de la sociedad y parte importante de muchos activos económicos y patrimoniales. Y con ese dinero ellos actúan, prestan, invierten…Con el dinero de todo el mundo los bancos hacen su negocio y realizan su funcionamiento.
Si eso es así (que lo es) la pregunta es automática. ¿Cómo hemos dejado que empresas privadas tengan este enorme poder sin una regulación estrictísima? ¿Cómo se ha podido desregular esto? ¿Cómo empresas con ánimo de lucro han podido hacer todo tipo de locuras con el dinero de todo? Cuando analizas esta realidad no es ya que entiendas la génesis de esta enorme crisis económica, es que te das cuenta que el desastre podía haber sido incluso peor y que el grado de destrucción económica que podía haber generado este mundo financiero podría haber sido muy vasto.

Si lo que queremos es arreglar la economía lo primero que hay que hacer es reformar radicalmente las regulaciones de los bancos de ahorro y de inversión y de los mercados financieros. Yo no soy un entusiasta de la banca pública y pienso que eso no es la panacea, pero lo que sí es necesario es una estrictísima regulación bancaria, la prohibición de muchísimas prácticas hoy usuales, un control férreo por parte organismos públicos independientes y una leyes específicas penales y económicas que apliquen a este sector.
Lo que no puede ser es que ante un banco que se tambalea y que puede hundir todo un sistema económico los contribuyentes tengamos que pagar para que eso no pase, pero es que tampoco podemos dejarlo quebrar si tiene cierto poder e influencia. Por eso serían necesarios mecanismos de intervención, nacionalización y control en casos de riesgos sistémicos sin tener que pagar miles de millones de euros de las arcas públicas, por eso sería necesario una leyes penales estrictísimas para quienes pongan en riesgo el dinero de millones de personas y la economía entera.
¿Estos cambios serían desnaturalizar la actividad privada de los bancos? Oiga, ¿pero alguien puede pensar realmente que un banco puede tener la libertad económica de una fábrica de zapatos? Yo no sé si la banca debe ser pública o privada, pero en cualquier caso no puede regirse por los parámetros de riesgo, inversión y rendimiento del resto de sectores, los bancos tienen una responsabilidad esencial y por lo tanto deben ser controlados. La principal función de la banca debe ser asegurar el dinero de sus clientes, porque sí la banca en uso de su “libertad de empresa” pone en riesgo esto entonces es cuando está en riesgo el resto de la actividad privada y del sistema de libre mercado. Por ser más papistas que el Papa se puede acabar destruyendo lo que se defiende.

Finalmente un apunte. El señor que llamó a La Ventana, como ya dije, era un pequeño empresario. Él estaba igual de indignado que cualquier asalariado ante las prerrogativas y ayudas a los bancos y el guante de seda con el que se trata al capitalismo financiero.
Esto lo desarrollaré en otras entradas, pero este capitalismo financiero poderosísimo y sin control no es sólo nocivo para los trabajadores y para la calidad de vida de las capas bajas y medias de la población, es un problema también para aquellas pequeñas y medianas empresas e incluso grandes que están en la economía real, en la productiva, y que sufren a causa del capitalismo financiero por su volatilidad, frenesí, su falta de contribución a las arcas públicas y su reorientación de los flujos de capitales hacia actividades burbujistas.
Si entendiésemos que el empresario local y el trabajador tenemos los mismos intereses en este punto esto sería un gran paso.

6 comentarios:

  1. Yo también suelo escuchar esa sección de economía en el programa La Ventana en la SER. Y como bien dice, estos expertos o catedráticos de economía desconocen por commpleto la realidad laboral y como se las gastan nuestros empresarios patrios.

    Te cuento mi caso personal desde que me mudé a Asturias. Después de haber estado trabajando en un par de lugares temporalmente, y de los que me fuí rebotado -uno por mobbing por parte de los compañeros y otros por desaveniencias con los jefes esclavistas que tuve- me coloco en un hotel de 4estrellas, no muy grande. Es una empresa familiar, una SL de cuatro hermanos y con una veintena de trabajadores.

    Estoy en plantilla con encadeamientos de contratos cada seis meses. A los dos años, me mandan al desempleo porque la ley no lo permitía en aquel entonces. Al tener más de 45 años de edad, hablo con el socio mayor - el director- para que me haga indefinido para que la empresa pueda aprovechar la subvención del gobierno y se beneficie de la resucción en el pago de seguros sociales.

    Lo único que le pedí a cambio era que me subiera de categoría: en vez de ayudante de camarero como me tenía, a camarero. Más que nada por la cotización porque en el sueldo base se notaba muy poco. Redondamente me dijo que NO. Que ya tenía la mitad de la plantilla con contrato indefinido y que no quería tener más, y que si me hacía lo que yo pedía lo tenía que hacer a todos. Nada que objetar por mi parte: cada cual lleva sus cuentas y hay que respetar las decisiones que se tomen con respecto a ellas.

    Pero yo también tengo derecho a llevar mis cuentas y a tomar las deciciones que considere oportunas. Así pués, después de cuatro meses de estar desvinculado de la empresa, me llaman de nuevo, con lo que tenía dos años hasta que me volvieran a cortar. Pero al año pedí voluntariamente que no me renovaran. Ya llevaba tres años trabajando en la misma empresa, sentía que me ahogaba, que había ya cumplido un ciclo, que necesitaba cambiar...no se, una especie de renovación personal y laboral,m quizá porque soy un culo inquieto o de mal asiento.

    Sigue en el siguente comentario...

    ResponderEliminar
  2. Después de irme reanudo el seguro por desempleo que paré cuando me contrataron de nuevo. Los dos primeros meses no hice nada por buscar trabajo. Me fuí de viaje: hice el Camino de Santiago para desconectar, y después en casa tres semanas de relax, tranquilo y descansando.

    Después me puse en serio a buscar trabajo. El sector de la hostelería en todas partes es de los de peores condiciones laborales: contratos temporales o precarios, largas jornadas laborales por sueldos mileuristas o menos...pero aquí en Asturias hay condiciones de verdadera esclavitud. Ahora eso sí, a los clientes les meten unas clavadas en los precios que cualquier chigre cutre de mala muerte te puede cobrar precios como si estuvieras en un restaurante de lujo de Marbella o en el restaurante de Fernán Adría.

    El caso es que no había demasiadas ofertas de empleo: la crisis ya se estaba notando. Y la crisis no era tan real. En realidad ha sido y es una escusa para despedir a personal, para no contratarlo y para hacer que la plantilla que quede tenga que hacer doble trabajo, porque el volumen de trabajo y facturación tampoco cayó tanto.

    En el hotel donde estaba mi sección era de 4 y verano se reforzaba con una persona más. Desde antes de la crisis el verano lo reforzaban con el de mantenimiento que le hacían reforzar los desayunos o en las horas puntas de las comidas o cenas. O contrataban a alquien en prácticas para cobrar la subvención y ahorrarse un dinero ya que el coste era mínimo. Este verano la sección ha tirado con 3 y el de mantenimiento en horas puntas. Y así todas las secciones.

    Continua en el siguiente comentario...

    ResponderEliminar
  3. Bueno, he perdido la cuenta de los curriculos que he enviado, tanto en las ofertas de Servicio Público de Empleo, como en los portarles de empleo de internet, como de anuncios en prensa y otros por iniciativa propia. En la mayoría me descartan; si no es por una cosa es por otra: en algunos porque el CV se queda corto; en otros, por el contrario, porque se queda sobrevalorado; en otros por discriminción por sexo -piden expresamente camareras-; en otros por la excesiva distancia de mi domicilio al puesto de trabajo, a pesar de que aclaro que estoy dispuesto a viajar o cambiar de residencia; pero la mayoría por la edad. Voy a cumplir los 50 y en la mayoría de los anuncios incluso piden expresamente de 18 a 25 o 35 años. No más.

    Me apunté a varios cursos para desempleados, que uno de ellos me discriminaron porque priorizaban a mujeres. Otros no los pude hacer porque coincidian con el que al final hice, que no me sirvió de nada porque era una cagada de curso, además de que el instructor y los alumnos estaban más interesados en hablar de futbol, del Madrid, el Barcelona, el Sportin y Fernando Alonso que en el curso en sí. Cuando no hablaban de futbol estaban hablando de política o comentarios racistas o xenófobos: Zapatero y los inmigrantes eran los culpables de todos los males de España y del mundo mundial.

    Algunas ofertas tuve que rechazar yo porque, eran precarias a media jornada y me pillaba muy lejos y no me compensaba. En Semana Santa pude dar un par de extras en un restaurante a la carta muy cercano al lado de la playa. La jefa habló conmigo para hacerme un contrato hasta justamente el 12 de Septiembre, porque a partir de entonces empazaba la temporada baja y tenía que reducir personal.

    La jornada laboral empezaba a las 11 de la mañana para montar terraza y comedor interior. No nos podíamos ir hasta dar las comidas y tener todo montado y preparado para las cenas. Así que aunque se cerrara cocina a las 4 o 4:30 no terminábamos hasta las 7:30 u 8 tarde. Comer rápido porque a las 8:30 se abría el comedor para las cenas y no acababas hasta las 1:30 o 3 de la mañana.

    Entre 14 y 16 horas diarias de jornada. Y ligerito, a paso ligero y stresado. Y yo me pregunto ¿Y lo mío? ¿cuando lo hago? ¿cuando me ducho? ¿cuando lavo la ropa? ¿cuando hago una gestión? ¿cuando...? porque, y esa es otra, no había día libre de descanso, ni por supuesto el disfrute de los 14 festivos. Y piensas, bueno, igual me compensa y en estos 5 meses gano dinero? JA¡ 1300€ de sueldo en bruto, lo que en neto se quedaba por debajo de los 1000€.

    ¿Pero si en el hotel era eso lo que ganaba, por una jornada de 8 horas diarias, dia y medio de descanso semanal, 14 festivos y 30 días de vacaciones? "Pero es que esto nos es un hotel" me dijo la paisana. Sí, no es un hotel porque no tiene habitaciones, pero tiene varios salones y una terraza y en cada mesa que comen dos comensales 70€ mínimos no hay quien se los quite. Eso sí querían dar un servicio de lujo, pero presionaban y obligaban a los empleados a darlo de chiriguito o chigre cutre de mala muerte...

    Continua en el comentario siguiente...

    ResponderEliminar
  4. No acepté trabajar en esas condiciones esclavistas y por un sueldo rebajado a la mitad. Soy un trabajador y tengo mi dignida, no soy un esclavo.

    Pero eso no es anecdótico o puntual, sino que esas condiciones son norma general en las hostelería en Asturias. Me reencontré con un excompañero en otro hotel donde trabajé antes, con una novia peruana, que la contrataron de nuevo para el hotel donde estábamos. Como ya los de aquí conocen los negreros que son tiene que contratar gente de fuera. En los sótanos del hotel tienen un zulo lleno de humedad donde alojan al personal que vienen de fuera. Años anteriores no le cobraban nada pero, este año les han empezado a descontar 300€ del sueldo por el alojamiento y la comida, con lo que escasamente llegaban a cobrar 700€/mes. El próximo año estarán peor, cuando aprueben los minisueldos de 400€.

    Yo conseguí un trabajo en un hotel rural de lujo a 50Kms, con un contrato de 3 días por semana (viernes, sábados y domingos). En Junio, cuando ya estaba a punto de que me hicieran uno de tres meses para todos los días, me llama el director del anterior hotel donde trabajaba, por si quiero volver.

    Resulta que el jefe de sala, con un contrato indefinido y más de 7 años en la empresa, se marchó rebotado por desaveniencias con una jefa y el hijo que es jefe de cocina. No es la primera persona que se vá de malas y descontenta de la empresa: ya hubo otras. Yo como no me marché enfadado y dejé las "puertas abiertas", confiaron en mí y me volvieron a llamar.

    Pero eso de "la confianza" en mí es en teoría. La realidad era todo lo contrario. No valoraba el trabajo de los empleados, ni sus esfuerzo y buena disposición para trabajar más horas y cooperar entre secciones, porque como decían en una reunión "estamos en crisis y todos tenemos que arrimar el hombro". De nuevo con la escusa de la crisis no querían contratar a nadie, por lo que los empleados teníanmos que convertirnos en 50 y estar en todas partes como los dioses. Eso se notaba en que había muchos stress y un mal servicio, que no se correspondía con la categoría del hotel ni con los precios pagados por los clientes.

    Todo eran voces, faltas de respeto, ordenes absurdas o contradictorias, ninguna confianza en tí o nula autonomía en tu labor...buff...así que, a los dos meses que cumplí contrato, yo también me fuí quedado, indignado, cabreado y rebotado. El caso es que más de uno y de una está deseando marcharse, pero no lo hacen porque o bien se han metido en hipotecas o en más cosas de sus posibilidades, por no perder la antiguedad y sus derechos o por miedo a no encontrar otra cosa en estos tiempos de crisis, aparte de que algunas de ellas poco mundo tienen donde ir.

    Este año es el primero que van a cerrar en invierno por la crisis desde Enero hasta Marzo. Supongo que alguno de ellos a lo mejor se lo plantea ahora: antes aguantaban porque tenían trabajo todo el año, pero a partir de ahora no. Como me dijo el de mantenimiento: va a llegar el día en que no va a querer nadie trabajar con ellos, y tenga que ser la familia (muy señoritos todos ellos) la que se remangue para trabajar en el negocio.

    ResponderEliminar
  5. Y ya para acabar - porque creo que he abusado un poco de éste tu espacio, aunque me he explayado más de la cuenta porque creo que una vez dijiste que te interesaba mucho las experiencias desde el punto de vista persona, aunque yo no soy muy dado a ello- decir algunas cosas.

    Desde hace unos meses estoy de nuevo en el desempleo. Y vuelta a lo que decía antes: pocas ofertas por la crisis o por temporada baja, y las pocas que hay no puedo acceder a ellas por diversas condiciones: prioridad a mujeres; media jornada a larga distancia, y sobre todo por la edad. No sé lo que voy a hacer ya para que alguien me contrate, a pesar de haber bajado las expectativas y aceptar trabajos, que en una situación normal, no aceptaría por las malas, humillantes e indignantes condiciones laborales.

    He intentado el autoempleo, pero me supone muchos problemas. El principal de ellos es la financiación, porque cualquier traspaso vale un dinero y los bancos tienen el grifo cerrado ahora. Y más a mí que no tengo propiedadas ni nadie que me avele. La financiación a través del ICO o del Gobierno Autónomo, no entran los negocios con el epígrafe del comercio y la hostelería, y yo para coger un negocio tiene que ser de lo mío; no voy a poner una que no entienda una papa. Al margen de eso hay que pensárselo muy bien, porque son muchos gastos además del traspaso, renta y gastos fijos como la luz,cuota autónomo, IAE, módulos, IVA... y no hay consumo, ni expectativas de que aumente en el futuro.

    Tengo la moral por los suelos, con un cuadro depresivo. En Enero acabo la prestación por el seguro de desempleo que tenía por el año y pico que tenía cotizado. No sé si me van a aprobar la ayuda del subsidio de los 400 euros, para por lo menos pagar el alquiler, los gastos de luz gas y malcomer. Tengo unos pequeños ahorros para las emergencias y los imprevistos, que tendré que tirar de ellos.

    Pero si no encuentro nada esos ahorros durarán poco. Tengo la opción de rescatar mi plan de pensiones. Y esa es otra: nueve años con un plan de pensiones con NULA rentabilidad. Quien lo ha gestionado habrá ganado dinero, pero yo sólo voy a recuperar el importe de las cuotas que pagué. He salido perdiendo toda la revalorización del IPC de éstos años. Una y no más Santo Tomás: cuando lo rescate lo voy a guardar debajo de un ladrillo en mi casa.

    ResponderEliminar
  6. Runaway,

    Interesantísima historia, no es ningún abuso en absoluto. Me interesa mucho porque creo que es un ejemplo claro de la situación que están viviendo muchísimos trabajadores españoles, no sólo en tu sector sino en casi todos, desde trabajos sin cualificación hasta ingenieros y licenciados de todos tipos.

    Personalmente siempre he tenido muy buena impresión de la calidad del servicio de hostelería en Asturias (en Oviedo concretamente). Acostumbrado a lo que veo en Valencia, donde la mayoría de camareros son personas sin experiencia, muchos de ellos inmigrantes latinoamericanos sin ninguna experiencia en el sector que están ahí por su dominio del idioma y porque aceptan condiciones precarias, el servicio en Oviedo siempre me ha parecido muy profesional. Claro, lo que pasa es que no ves lo que hay por detrás.

    No sabría decirte que hacer en tu situación. Supongo que ya habrás mirado cosas en tu tierra de origen, pero si en Asturias las cosas están así no creo que en Andalucía estén mucho mejor.
    Y lo del plan de pensiones no me extraña nada. Yo también tengo uno con ua rentabilidad casi nula, y si el tuyo pasó por el hundimiento de las bolsa de 2008 es normal que hayas perdido incluso dinero. En cualquie caso mira las condiciones para sacarlo porque tengo entendido que no se puede hastan que no estés en paro de larga duración sin prestación, que creo que es estar un año sin recibir desempleo.

    Saludos y Ánimo.

    ResponderEliminar