La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







jueves, 30 de junio de 2011

Nuevas realidades en internet: Socialismo abierto. Análisis y crítica




















Creo que fue a través del blog del profesor Paco Piniella, o quizá a través del de Fermín Aparicio, ambos compañeros de SeR (socialistas en red), como conocí la web de Socialismo abierto.
Socialismo abierto es un proyecto online, muy del estilo de los movimientos sociales que se están creando a través de Internet, creado por militantes y simpatizantes del PSOE que no están de acuerdo con la actual deriva liberal-ortodoxa de este partido y quieren iniciar un debate desde la red para cambiar el rumbo de su partido. Con la vista más puesta en la primavera del 2012 que ahora mismo, quieren colaborar en la refundación de la democracia.

El manifiesto de este grupo comienza así: “Vivimos tiempos complejos, la socialdemocracia europea, principal constructora del estado del bienestar y casi hegemónica en el viejo continente durante la segunda mitad del siglo pasado, comienza a dar síntomas de agotamiento, lo que se traduce en un progresivo alejamiento en las preferencias de la ciudadanía”.
Me gustó mucho este inicio, porque creo que dice esencialmente lo mismo que dije yo en Febrero de este año en el primer párrafo mi artículo El hundimiento de la socialdemocracia, la necesidad de construir una nueva izquierda (I): “No creo que a estas alturas de siglo a nadie se le escape que la socialdemocracia tradicional está en plena disolución. No disolución institucional, porque los partidos que la defienden teóricamente siguen siendo importantes, pero sí en una disolución política e ideológica real, pues estos son cada vez más débiles, más discutidos y con menos expectativas de alcanzar el poder y, fundamentalmente, hay expectativas nulas por parte de la sociedad de que estos partidos puedan cambiar algo”.
Yo fui algo más crudo, es cierto, pero la idea es la misma. La socialdemocracia está agonizando víctima de su agotamiento político y de las políticas que ha tolerado y/o defendido, y por lo tanto necesitamos algo nuevo. Me gustaría pensar que mis textos sirvieron de inspiración pero sé que no es así, simplemente es que la conclusión es tan obvia que no se le puede escapar a nadie que analice la situación con un mínimo de objetividad.

El manifiesto de Socialismo abierto dice más cosas interesantes: “Los socialistas no podemos resignarnos a la perdida de esos derechos y libertades. Debemos reaccionar, evolucionando en nuestras ideas y programas para ser capaces de responder a los nuevos retos que se nos presentan, aportando respuestas valientes y claras a una sociedad que las está demandando, desde nuestro compromiso por la libertad, la igualdad, la justicia y el bienestar”.
Esta evolución, esta nueva política que se quiere hacer desde socialismo abierto se quiere resumir en un decálogo de propuestas base, de las que actualmente hay 8, que podéis leer en la página de socialismo abierto. Para los perezosos son estas, definidas con una palabra: Gobierno abierto, transparencia, participación ciudadana, colaboración entre las instituciones de la sociedad, sostenibilidad, ciberciudadanía, apoyo a la creatividad, innovación y emprendimiento, y política en beta permanente (en constante cambio para adaptarse a los cambios sociales).
Muchas de estas ideas las he expresado en distintos escritos de los últimos meses y no me opongo a ninguna de ellas. Son válidas, necesarias y son políticas que se pueden apoyar para que nuestra sociedad mejore, pero creo que falta algo. Ya no es la vaguedad de las propuestas, algo normal en un decálogo de principios, es que creo que se evitan temas espinosos que son centrales. Falta, realmente, mucha economía.

La mayoría de propuestas son políticas, pero casi ninguna económica. La más económica de ellas es el punto 7: “Creatividad, innovación y emprendimiento. Apoyo a la innovación y al emprendimiento, reducción de las barreras de entrada a los mercados. Liberalización de los mercados controlados por las grandes empresas y parapetados tras una burocracia y una fiscalidad que aumentan su control y son barreras para la innovación y las nuevas empresas”.
Yo puedo firmar este texto entero, pero no lo firmaría solo sin otros adicionales que le acompañasen. Hablar de reducción de barreras de entrada a los mercados es algo ambiguo, y se puede aplicar tanto como una política para que los emprendedores puedan generar nuevas empresas (que es, creo, lo que se quiere decir), como para debilitar los necesarios controles sobre las empresas y reducir las aportaciones sociales de las mismas. Recordemos que, por ejemplo, la patronal siempre usa a las pequeñas empresas para defender la reducción de las cotizaciones sociales diciendo que estos costes elevados impiden la contratación en las PYMES, cuando el objetivo real es buscar un descenso de los costes salariales que les beneficie a ellas, las grandes empresas.
Por otro lado hablar de la liberalización de los mercados controlados por las grandes empresas está muy bien, y creo que es clave para intentar acercar a una verdadera competencia a esos mercados opacos controlados por oligopolios. Pero hay que tener mucho cuidado con estas propuestas ambiguas porque pueden ser usadas para defender otros intereses, como la eliminación de controles que pueden ser necesarios.

Personalmente creo que a este decálogo le faltan más principios económicos claros y mayor contundencia a la hora de denunciar los grandes problemas de nuestra época. La crisis actual está generada en su mayor parte por los excesos de la economía especulativa y por el capitalismo financiero, que es la que nos ha llevado a un falso crecimiento sucedido de un acusado hundimiento. El poder de los mercados financieros sobre la economía de los países es insultante y avasallador, la responsabilidad de la banca de inversión sobre esta situación es inexcusable y el poder de los especuladores sobre la economía real es insostenible.
Esto hay que controlarlo, corregirlo y regularlo ampliamente. Uno de los puntos claves de una nueva política, que debe tener asociada indefectiblemente una nueva política económica, es la reorientación de la inversión hacia la economía productiva, disminuyendo el poder de la especulativa. Y para hacer esto es necesario controlar y limitar los mercados, las transacciones financieras, la especulación y los ataques especulativos contra materias primas básicas o valores de primera importancia.
Una tasa sobre las transacciones financieras aplicada a nivel internacional y/o europeo, por ejemplo, es algo que debe estar en cualquier programa, así como el destino de esa recaudación. Nuevos controles, exigencias y limitaciones a la banca también. Qué hacer con el enorme problema inmobiliario de nuestro país, cómo acabar con la especulación en ladrillo, cómo solucionar el problema del coste de la vivienda y los problemas asociados a los desahucios, y cómo acabar con esta cultura del endeudamiento de por vida es otro punto clave.

A mi me gusta defender un país de emprendedores, un país en el que el talento para la innovación y el emprendimiento sea apoyado. Creo que eso es lo que quieren los amigos de Socialismo abierto en clara reacción a ciertos sectarismos antiguos. La iniciativa privada es parte fundamental de esta sociedad y de nuestro progreso. Pero hay que saber diferenciar bien esto de las otras realidades que nos ha traído este capitalismo financiero que debemos corregir con valor y asumiendo sacrificios. Estas realidades de especulación, oligopolio, burbujismo, dictadura de los bancos y los mercados, etc. Deben ser rechazadas valientemente y sin dudas.
Porque la vieja izquierda ha fracasado precisamente porque asumió todas esas realidades mientras parecieron funcionar, y ese compadreo la ha arrastrado al hoyo. La otra izquierda, esa aún más vieja que todavía quiere asaltar el palacio de invierno, fracasó por su resistencia a innovar y a cambiar. Socialismo abierto veo que no va a cometer este segundo error, pero espero que tampoco cometa el primero.
Por eso les pido, desde aquí, que sean valientes a la hora de denunciar la dictadura de los mercados y las instituciones financieras en la que vivimos, pues creo que es el punto clave que les llevará a ser creíbles y a absorber todo ese impulso de indignación que existe en la ciudadanía, de izquierdas o no.

martes, 28 de junio de 2011

La estructura salarial española















Hace unos días el INE publicó un estudio sobre la estructura salarial del país en 2009 que dio grandes titulares. Uno de ellos, el que usó más la prensa, fue que el salario más común en España era de 15.500 euros brutos anuales. Otro fue que se ampliaba la brecha entre los salarios de los directivos (que subieron bastante en tiempos de crisis) respecto a los de los empleados (que crecieron menos).

Sin embargo hay más datos interesantes, de los que voy a destacar dos. El primero, que el sueldo medio en España es de 22.500 euros brutos anuales; y el segundo, que la mediana de los sueldos (es decir, la división de toda la población de datos por la mitad) es de 18.900 euros, lo que quiere decir que la mitad de los asalariados ganan menos de esta cifra.

Todos estos datos no valen de nada sin explicación, así que lo primero que vamos a reflejar son tendencias:
1º/ La diferencia salarial entre los que ganan más y los que ganan menos se está ampliando.
2º/ El sueldo medio se distancia del mediano y del más habitual, mostrando la misma tendencia que hemos en el punto 1º.
3º/ Los salarios parecen seguir subiendo.

Los dos primeros puntos responden a una realidad que no se le escapa a nadie. Los directivos y los asalariados más cualificados siguen teniendo salarios altos y de hecho conocemos muchos casos de aumentos retributivos importantes en estos últimos tres años de personas con altos ingresos, pues ha salido en la prensa. Por lo que parece la “austeridad” y la contención salarial no aplica igual a todo el mundo.
El tercero, en cambio, parece un contrasentido. ¿Está aumentando el salario medio en España? ¿Realmente subieron los sueldos más del 2% en 2009? La respuesta es un SÍ estadístico pero un NO respecto a lo que parecen decir estos números.
En España se lleva produciendo hace dos o tres años una realidad incuestionable. Mucha gente ha ido al paro, trabajadores con sueldos medios o medio-bajos generalmente. Los empleos que se han creado en esta época, en cambio, han sido generalmente precarios y temporales, y podemos decir que el trabajador que ha entrado en una empresa cobra aún menos que el que ha sido despedido. ¿Por qué aumenta el salario medio? ¿No debería ser al revés, debería disminuir?

La explicación se debe al número total de trabajadores en activo, que ha disminuido. De 2007 a 2009 casi 2 millones de personas entraron en el desempleo de forma neta, por lo que tenemos menos trabajadores que antes. ¿Qué empleados han quedado desempleados? Normalmente no han sido los más antiguos y los que más dinero ganaban, ni los directivos y trabajadores claves de las empresas. Ante la urgencia de despedir se despedía a los trabajadores jóvenes o a los que llevaban pocos años, mientras que los que llevaban muchos años (que tenían más sueldo pero era muy caro echar) se mantenían.
Al despedir a los trabajadores que estaban por debajo de la media ésta media salarial ha subido. Aunque los recién entrados cobren aún menos que los despedidos, al haberse producido una destrucción neta de empleo tan importante puede el primer factor, y por lo tanto parece que los sueldos hayan subido. Es una explicación parecida a la del aumento de productividad en años de crisis.
Sin embargo esto no es real. El ingreso medio por trabajador ha aumentado porque hay menos trabajadores, pero el ingreso medio por persona en España ha caído bastante por esta misma razón. Además, en cuanto la evolución se estudie entre dos años con una cantidad de empleo similar (2009-2010 ó 2010-2011) pesará más el factor de sustitución de los trabajadores por otros que cobran menos, y veremos entonces como el salario medio bajará.

En los foros de estas noticias en diarios online la gente se escandalizaba. Cada uno contaba su experiencia, y casi todas contradecían lo que parecía decir el artículo. Unos contaban como habían sido despedidos y en la nueva empresa cobraban bastante menos que en la anterior. Otros contaban que tenían en sueldo congelado hace tres años, cuando no directamente les habían obligado a una rebaja en el mismo si no querían ser despedidos. Los funcionarios se quejaban de su recorte salarial de alrededor del 5%.
Todos tendían a decir que el estudio era un fraude, pero no lo es. Lo que pasa es que los números se pueden presentar como se quiere y así dan la sensación que se busca. Desgraciadamente tenemos la tendencia en pensar de un modo muy simplista. Si sube el empleo bueno, si baja malo. Si crece el país bueno, si entra en recesión malo. Si se hace una inversión pública para generar empleo bueno, si no se hace malo.
Las cosas no son tan simples. Un crecimiento del empleo puede esconder una realidad pavorosa de precariedad, sueldos miserables, inseguridad y otros factores que pueden hacer mucho daño al país a medio plazo. Crecimientos económicos pueden estar tan mal distribuidos que sean absolutamente inservibles, o pueden ser de una naturaleza puramente coyuntural que acabará haciendo más daño que beneficio.

Nuestra realidad no es nada halagüeña. Los sueldos en España realmente están bajando, mientras sube el IPC. El ingreso medio de la población ha disminuido de forma importante, porque hay menos empleados. El consumo ha caído por encima de lo lógico, pues no es sólo que ya no se consuma a crédito sino que la menor renta disponible y un afecto de “absorción” del consumo exagerado de la época precrisis está haciendo mucho daño. Las pequeñas y medianas empresas, salvo excepciones, ganan menos dinero y generan menos empleo.
En cambio hay grandes sectores a los que no les afecta la crisis lo más mínimo. Directivos de grandes empresas, rentas altas del capital, empleados públicos de puestos de confianza de los políticos, empresarios piratas, especuladores, alcaldes que se suben los sueldos, etc. No creo que haga falta decir que no se están estableciendo políticas adecuadas para distribuir los esfuerzos de la crisis de forma equilibrada.

Escuché una gran frase el otro día en una manifestación del movimiento 15M, “no me puedo apretar el cinturón y bajarme los pantalones al mismo tiempo”. El problema es que los pantalones de unos acaban en el suelo porque a otros no les exigen que se aprieten el cinturón.
Seamos objetivos, analicemos lo que pasa con nuestra estructura salarial y convinamos todos que esta tendencia mantenida en el tiempo no puede llevar a nuestro país más que a una depresión económica profunda. Y francamente no creo que haga falta explicar como caen las piezas del dominó una detrás de otras a estas alturas.

lunes, 27 de junio de 2011

Ya tengo cuenta de Twitter para La república heterodoxa

Desde hace algún tiempo tenía la idea de hacerme una cuenta de Twitter para colgar las actualizaciones del blog y así poder ampliar la difusión del mismo, pero lo fui prorrogando por pereza o por no estar seguro de si realmente iba a aumentar la afluencia de lectores. Sin embargo después de hablar de las redes sociales, Internet y la nueva política me he dado cuenta que Twitter es algo que un blogero debe tener para poder estar al pie del cañón de los intensos acontecimientos sociopolíticos que recorren nuestros países.

Así pues el sábado pasado me hice una cuenta de Twitter, todavía un poco precaria por la falta de seguidores y mi desconocimiento de todas sus funcionalidades, pero ya activa.
Si tenéis Twitter y os apetece recibir las actualizaciones de las entradas de La república heterodoxa podéis buscarme por alguno de estos conceptos:

Usuario: @PedroFresco

Correo: lasuertesonriealosaudaces@hotmail.com



A ver si consigo más seguidores por esta vía que por el Gadget de seguidores del blog, que todavía vamos por 30 y tenemos mucho más lectores diarios que esos 30. Sé que es un coñazo porque hay que hacerse una cuenta de Google para poder ser seguidor, así que entiendo que mucha gente que no tiene este tipo de cuenta no podía hacerse seguidor y seguramente sí podrá hacerse seguidor ahora por Twitter.
Ya veremos si funciona bien el invento, yo creo que sí.


Saludos a todos,

jueves, 23 de junio de 2011

Manifestación del 19-J en Valencia






Pues sí, estuve en la manifestación del 19-J en Valencia el pasado domingo. Técnicamente la reivindicación y la convocatoria era “contra el pacto del euro”, que como sabéis promueve ciertas reformas tanto a nivel laboral (como la indexación de salarios a la productividad) como a nivel fiscal (más recortes en gasto social), pero la realidad es que en estas manifestaciones hay una multireivindicación.

El “no nos representan” es el grito más escuchado en estas manifestaciones, y yo estoy de acuerdo en gran medida con él. Los políticos que representan la inmensa mayoría de nuestro país son marionetas en manos de Bruselas, el FMI y la señora Merkel (que está en manos, a su vez, de las fuerzas económicas de su país). Lo son no sólo por inevitabilidad, lo son por convicción y también por inanición intelectual. En este país, que se vota con las entrañas y no con la cabeza, los partidos mayoritarios tienen la representación que tienen gracias a una red tejida durante 30 años en base al odio, la propaganda y a una fatídica inercia. No, a mi no me representan, unos políticos sin ideas, sin propuestas para mejorar el país, sin capacidad para generar alternativas y sin voluntad para cambiar un sistema político obsoleto a todas luces no me representan.

Otra de las grandes reivindicaciones en la manifestación fue contra la corrupción. Mi tierra, indignamente sometida a una red de caciques y de corruptos de todas clases avaladas por el voto popular, es la representación directa de la malversación política y de la corrupción. Hoy una agencia de calificación ha rebajado la calificación de la deuda de la comunidad valenciana a la categoría A, y avisa que es posible que se rebaje nuevamente. Las agencias de calificación han sido uno de los grandes fraudes precrisis, y realmente esta calificación lo demuestra. Que una comunidad que no paga ni los tóners de las fotocopiadoras de su televisión pública y que paga a los proveedores de la sanidad a 600 días no puede tener una A en calificación de deuda. No voy a decir que estemos como Grecia, pero no quedará mucho.

La manifestación fue absolutamente pacífica, por mucho que la alcaldesa de Valencia llamase hasta al FBI porque la estaban insultando en la puerta de su casa. No digo que no sea verdad, porque seguramente hubo una serie de personas que realmente la insultaron y las pintadas en la calle están ahí, pero lo de la alcaldesa es montar un follón de forma innecesaria. Me ha dicho un pajarito que la novia de Rita Barberá falleció hace unas tres semanas, así que es posible que la sobreexcitación de la alcaldesa venga por ahí, por lo que es perdonable. En cualquier caso si no acusase a la gente de cultivar Marihuana en la plaza del ayuntamiento (¿la plantarán alrededor de la fuente?) de forma absurda seguramente no le pasarían estas cosas. Aunque tampoco perdamos de vista que hacer eso, insultar a la alcaldesa o escribir cosas contra ella en la calle es, además de una vergüenza, una idiotez mayúscula que no demuestra más que el poco sentido de la táctica y de la naturaleza de estas manifestaciones que tienen algunos.

No sé si hubo 15.000 personas u 80.000. En estas manifestaciones, cuando estás dentro, siempre te parecen enormes y con que haya varios miles de personas creo que ya debes ver una masa enorme, pero en cualquier caso me parece que fue un éxito teniendo en cuenta que hubo manifestaciones en casi todas las capitales. La afluencia más pesimista, con la que intentaba minimizar su importancia la ridícula portada del ridículo periódico La Razón, ya es un éxito increíble. Que un movimiento como el 15M saque a la calle a cientos de miles de personas es algo sin precedentes y demuestra que existe una frustración social a la que hay que hacer caso.
Algunos intentan decir que el movimiento está muriendo. No es cierto. El movimiento está adquiriendo más relevancia social conforme pasan las semanas y los acontecimientos. Los que lo intentan destruir intentando hacer creer que es un movimiento violento, al servicio de alguien o inventando algún tipo de teoría conspiranoica no lo van a conseguir. Sólo se minimizará el movimiento cuando se le sitúe ante la disyuntiva de apoyar una política moderada y reformista, o continuar con una presión destinada a conseguir un cambio radical. Pero eso sólo llegará cuando realmente haya la posibilidad de esa política reformista, es decir, cuando por fin haya alguna reivindicación de este movimiento que se esté dispuesto a cumplir. Y entonces se podrá decir que el movimiento ha sido parcialmente exitoso.

domingo, 19 de junio de 2011

Internet y las redes sociales en la nueva política
















Es una regla inexorable en el mundo que quien no se adapta a la modernidad queda desplazado, algo que vale para todos los ámbitos y también para la política. Desde siempre ha habido partidos y políticos pioneros en el uso de las nuevas realidades y tecnologías que han triunfado, en parte, gracias a eso.
Franklin D. Roosvelt fue un excelente comunicador gracias a sus discursos radiados, por ejemplo. Más adelante ha habido otros que han usado la televisión como medio preferente de comunicación y propaganda. La política de la imagen, de la comunicación no verbal y las formas de remarcar los titulares para la televisión se hicieron centrales en la política de final del siglo XX y principio del XXI gracias a la televisión.
Pero hoy vivimos un momento de cambio. La era de la televisión, en lo referente a la política, está muriendo lentamente y nuevos medios de comunicación entran en escena. Hablo, por supuesto, de Internet.

Hace unos días el primer ministro Italiano, Silvio Berlusconi, sufrió una humillante derrota en los referéndums convocados contra varias de sus políticas. Berlusconi domina la mayoría de los medios audiovisuales en Italia y por lo que parece estos medios son bastante sectarios y manipuladores. Aunque el periódico de referencia de Italia sea de tendencia progresista (como en la mayoría de los países occidentales), la balanza de los medios de comunicación se inclina insultantemente a favor de Berlusconi.
Pero el referéndum, para el que el primer ministro pidió la abstención, fue un éxito para la oposición y obtuvo alrededor de un 55% de participación. El secreto parece que fue la movilización social contra los proyectos Berlusconianos y parte central de esta movilización la tuvieron las redes sociales, las comunidades de blogs e Internet en general. Contra la vieja televisión y el ultramaquillado y televisivo primer ministro se opuso Facebook, Twitter, youtube y los blogs. Un éxito para la sociedad civil italiana que se opone a la podredumbre que representa este señor.

No está en Italia el único caso. En la comunidad Valenciana la coalición Compromís también sabe mucho de esto. Compromís duplicó su expectativa de voto durante las tres o cuatro semanas antes a la cita electoral gracias a un trabajo en red muy bien hecho. Creo que he contado ya como los videos de la diputada Mónica Oltra que circulaban en Internet hicieron orientar el voto de mucha gente que se opone al PP y no sabía a quien votar el 22M. Esto se puede comprobar analizando como son precisamente los jóvenes, los que más usan las redes sociales, quienes forman la base de votantes de Compromís.
La coalición Compromís no tenía dinero, ni publicidad ni presencia suficiente en los medios de comunicación. Las camisetas de Oltra, un lenguaje moderno, cercano y transparente, y fundamentalmente el trabajo en red fueron las claves de su éxito. Y voy más allá. Estoy convencido que si hubiesen elecciones otra vez Compromís sacaría, por lo menos, dos o tres puntos más que hace unas semanas.
Hay más casos. Ahora parece que la fundación EQUO, que dirige el expresidente de Greenpeace Juan López de Uralde, se convertirá en un partido político que se presentará a las elecciones generales de 2012 (si no se adelantan). Si observamos la página de EQUO veremos como el trabajo en red es muy intenso, lo que recuerda mucho a Compromís. De hecho estas dos formaciones han tenido ya contactos y parecen dispuestas a colaborar en las elecciones generales, lo que me parece una gran noticia para ambas.

Saliéndome un poco del tema querría hacer una reflexión. En la formación de EQUO, en el éxito de Compromís, en el ascendente que está teniendo el movimiento 15M sobre gran parte de la sociedad, etc. Se puede observar como existe una percepción social de la realidad política de nuestro país que se basa en dos ejes: El primero, que ni el PP ni el PSOE van a solucionar nada, pues son esencialmente lo mismo, hacen la misma política económica y son corresponsables ambos de la actual crisis económica; y el segundo, que la alternativa a estos partidos políticos no es IU, formación que se considera anticuada y obsoleta.
La sociedad está buscando “algo”, algo que no existe pero que sabemos que debe ser creado y que apoyaremos cuando sea creado. Algo que se oponga a una economía deshumanizada, a una política corrupta y poco responsable, y a una sociedad consumista, nihilista y hedonista en el peor sentido de la palabra. Y ese algo no va a nacer de un líder o de un filósofo como en épocas anteriores, ese algo va a salir de las propias entrañas de la sociedad como ya está sucediendo.
Luego ese “algo” tendrá que organizarse por vías más o menos ortodoxas, se generarán o se buscarán dirigentes destinados a canalizar los esfuerzos colectivos en un sentido determinado y con unos objetivos determinados, pero en un principio vamos a ir a una generación espontánea y cooperativa del movimiento.

Internet es una herramienta clave en la política contemporánea, sobre todo para todos aquellos que aspiramos a hacer una nueva política y no a mantener un statu quo de partidos fosilizados. Cuando cambié de blog y cree La república heterodoxa ya lo hice con este sentimiento, con la convicción de que había llegado el momento de crear algo nuevo y no sólo de desgranar la realidad bajo una mirada pesimista.
En estos escasos 5 meses los acontecimientos me han dado tozudamente la razón. Revoluciones en medio mundo árabe, movimientos indignados, nuevos partidos y movimientos…Todo gracias a la red. Estamos, aquí y ahora, usando la herramienta del futuro y creando una parte alícuota de la nueva realidad política que viene, creando política bajo estas interacciones cooperativas en forma de discusiones políticas.
No creo que debamos minusvalorar lo que estamos haciendo ni quitarle importancia. Estamos, señores, creando el futuro. Entendámoslo y actuemos en consecuencia.

miércoles, 15 de junio de 2011

¿Qué hacemos con el valle de los caídos?


¡Mi primera foto en el blog!...Sí, si, estoy ahí






















Como ya sabéis el gobierno Español ha encargado a una comisión de expertos que presenten una serie de propuestas sobre cómo hacer una reforma del valle de los caídos que convierta el monumento, que simboliza la victoria nacionalista en la guerra civil, en un monumento a la reconciliación y la memoria.
La tarea no es fácil porque la esencia de este monumento es, en sí, una simbolización del nacional-catolicismo hecha de piedra y hormigón. Convertir el legado monumental principal de una dictadura y un dictador en otra cosa es muy complejo, y habrá que tener imaginación o conformarse con un lavado de cara para poder llevar a cabo la idea.

El valle de los caídos es algo que no tiene parangón en el occidente democrático. No hay un solo dictador enterrado en un mausoleo de esas dimensiones a modo de faraón como está el general Franco bajo esa enorme cruz. Ni las dictaduras que han caído a consecuencia de una derrota militar (Alemania, Italia), ni las que han caído por una revolución (Portugal, Europa del este) tienen a sus dictadores enterrados en una monstruosidad arquitectónica parte del patrimonio nacional. Tan sólo nuestro país, en herencia de una transición profunda pero nada estética, ha mantenido a su dictador más cruel casi como patrimonio patrio.
Desde siempre ha habido quienes han apoyado la demolición directa del monumento y el hundimiento de la cruz, pero creo que esa postura sólo queda en grupos muy sensibles con el tema. Mucha gente murió para construir eso y demolerlo podría ser casi ofensivo a la memoria de las víctimas. El monumento, nos gusté o no, es un patrimonio importante del país y, sin llegar a ser una obra de arte, es imponente y estético.
Yo estuve en el valle de los caídos en verano de 2008. Siempre dije que yo jamás iría a un sitio así pero yendo en coche a León se me ocurrió pasar con mi novia. Tengo que reconocer que el paraje es bello y la cruz es imponente, pero el mausoleo en cambio era tétrico. Nada más entrar ya sientes la presión lúgubre de las estatuas de los ángeles, que parecen juzgarte y condenarte según caminas hacia el fondo del mausoleo. Al final están enterrados Franco y José Antonio, y en bóvedas laterales decenas de miles de muertos de la guerra civil, nacionalistas y republicanos, los restos de los últimos generalmente robados o sacados de fosas comunes. Mi novia dice que tuve un ataque de ansiedad cuando llegué a la tumba de Franco, y es posible que tenga razón pero más que por el general fiambre lo debí tener por el ambiente lúgubremente opresor del mausoleo, que no podía soportar.

¿Qué hay que hacer con el Valle? Bien, yo creo que lo fundamental es sacar los cuerpos de Franco y José Antonio de allí y entregar sus cuerpos a las familias. La hija de Franco ya ha dicho que no quiere, pero ella no es nadie para decir eso y si no quiere hacerse cargo de los restos de su padre que los tire al mar a ver si se encuentra con Bin Laden.
Los cuerpos de los enterrados allí también sería interesante sacarlos, pero va a ser prácticamente imposible. Hay restos mezclados e imposibilidad de identificar a muchos de ellos. La verdad es que para las familias de los republicanos es una “putada” que estén allí, pero parece que no hay otra opción. Personalmente sacaría todos los restos de allí y, ante la imposibilidad de separarlos e identificarlos, enterrarlos en otro sitio, quizá en un verdadero monumento a la reconciliación, pero eso podría generar multitud de problemas. ¿Se pueden separar los cuerpos de los republicanos y de los alzados? ¿Sacamos a los alzados también de allí sin consentimiento de sus familias? ¿Nos ponemos a sacar cuerpos y a moverlos de sitio? No tengo muy claro si sería razonable sacarlos de allí.
Por otro lado deberíamos analizar qué hacemos con la realidad religiosa del monumento. Sería conveniente analizar si es razonable que el principal monumento de una dictadura esté relacionado con una confesión religiosa. El Valle de los caídos siempre será el monumento que mandó construir la dictadura, donde murieron miles de presos políticos, donde estuvieron enterrados Franco y José Antonio. Que este monumento se use para actos religiosos es una mancha para la religión católica y creo que debería ser la iglesia española quien debería entenderlo de no ser porque está dirigida por retrógrados anticuados que ni entienden ni quieren entender de estas cosas.
Mi opinión, y por mucho que sea un monumento religioso y una basílica, es que no debería haber actos religiosos allí, como tampoco se puede hacer actos políticos.

No sé qué va a acabar proponiendo el comité de expertos, pero imagino que la retirada del cuerpo del dictador y de José Antonio será una de las recomendaciones. La salida de los restos de Franco de allí creo que es lo principal. El resto es secundario, aunque no me parece mala idea una exposición permanente que recuerde cuantas personas murieron trabajando allí para satisfacer la locura megalomaniaca del más cruel dictador que ha habido en la historia de España.

sábado, 11 de junio de 2011

Viaje a Madrid y el 15-M













Esta semana pasada estuve varios días en Madrid por temas laborales, motivo por el cual no he actualizado el blog como de costumbre. A diferencia de la mayoría de gente que por razones laborales o de empresa suele viajar a Madrid y a Barcelona, mis viajes suelen ser generalmente a Oviedo por lo que no visito demasiado ambas capitales. De hecho recuerdo que mi último viaje a Madrid fue anulado por las cenizas del volcán islandés de nombre impronunciable el año pasado.

Este año aproveché el AVE para ir más cómodamente y evitar los distintos problemas que causan los vuelos. Francamente es una gozada, se puede llegar 5 minutos antes de la salida a la estación de tren y el viaje dura hora y media, llegando a la estación de Atocha. El AVE está muy bien para todos aquellos que deben ir y volver a Madrid en el mismo día, aunque recelo de su conveniencia fuera del ámbito de los negocios. Ha sido una infraestructura costosísima que no sé si realmente era necesaria hacer. Quienes lo utilizamos lo defenderemos por puro interés, los políticos que lo han hecho inventarán cifras de turistas y de actividad económica incomprobables, pero nunca podremos saber cómo habría sido rentabilizado ese dinero invertido en otras cosas.
El ritmo de vida de Madrid me parece realmente estresante, sobre todo en la zona de Cuzco que es donde estuve. La forma de caminar de la gente, la ansiedad y las prisas se detectan fácilmente, al igual que el eterno atasco de las horas punta. El estilo de vida nada tiene que ver con una ciudad mediana como puede ser Oviedo o incluso con una medio-grande como Valencia, mucho más relajadas excepto en momentos puntuales. Creo que nunca valoraremos realmente las ventajas que tiene no vivir en una gran capital.

El jueves por la tarde tuve que ir a la puerta del sol por motivos personales y aproveché para ver el campamento del 15-M. Una de las cosas que me encantan de Madrid es lo abierta que son sus gentes, siempre dispuestas a ayudarte, por lo que puedes moverte por la ciudad tanto en coche como en transporte público sin excesiva dificultad. Me sorprendió mucho que el viaje en el metro de Madrid costase un euro, bastante más barato que el de Valencia (algo que no entiendo) y también bastante más barato que el de capitales como Londres. Quizá el misterio del precio sea las dosis de manipulación política que hay en algunas estaciones de Madrid, como la de cuzco, donde me encontré una aberración llamada “telemetro” o algo así donde anuncios del gobierno regional contaban sus glorias y su buen hacer en aras de la felicidad ciudadana. Diez minuto de visionado de aquello y empiezas a creer que Esperanza Aguirre es la reencarnación de Teresa de Calcuta.
Una vez llegué a sol pude ver in situ el tamaño y la realidad del campamento del 15M en Madrid. Unos días antes estuve en el de la plaza del ayuntamiento de Valencia y me pareció bastante muerto, con una veintena de tiendas y muy poca actividad, y compuesto principalmente por gente de una estética hippie o cercana, bastante alejada de lo que fue el origen del movimiento allá por el 15 de Mayo. No era de extrañar tampoco. Era lunes, el movimiento lleva mucho tiempo, y mucha de la gente forma parte central de este movimiento estaba trabajando, estudiando, buscando trabajo o dedicada a cuestiones varias de su vida personal y familiar. Lo que suele quedar es lo más desocupado y posiblemente ahora ocupen la parte más visible de las acampadas aquellos que fueron apartados durante el primer momento.

El campamento de Madrid era algo más heterogéneo que el de Valencia, algo lógico porque era mucho más grande. Una especie de minilaberinto se creaba entre las distintas tiendas y daba la sensación de mercadillo o de feria. Cada carpa tenía su temática propia, que no estaba muy alejada de las de las demás pero sí eran bastante autónomas. Había una tienda, por ejemplo, en la que se quería entrevistar a víctimas de hipotecas abusivas, y al lado había otra contra la ley de extranjería. La cosa me pareció algo desorganizada en donde cada uno pedía lo suyo, una especie de lugar de las reivindicaciones personales o grupales antes que un movimiento político de protesta.
Algo que sí me gustó es que muchas personas que paseaban por ahí comenzaban a establecer conversaciones sobre la política algo más calmadas y racionales que las que se suelen tener en este país, con cerveza en mano y barra de bar. Recuerdo dos señores de entre 50 y 60 años hablando sobre el partido socialista y sobre su política contra los intereses de los trabajadores. No sé de qué ideología eran ni a qué se dedicaban, pero a pesar de no estar de acuerdo parecían imbuidos de ese espíritu del 15M de vivir en un engaño político y de haber sido defraudados por todos, por lo que la conversación transcurrió en un tono muy constructivo, analítico y calmado.
En otra situación estas personas habrían establecido un debate burdo y grosero sin ninguna utilidad, pero en estas circunstancias y en ese entorno de protesta y de hartazgo parecían quitarse la careta de sus propias afinidades políticas y dialogar con la mente y el corazón abierto. Yo creo que este es el espíritu del 15M y la semilla importantísima que ha sembrado en nuestra sociedad, y no esa imagen “perrofláutica” que parecen dar a veces las acampadas en el momento actual.

El futuro del 15M no son esas acampadas. Las acampadas deberían levantarse, aunque posiblemente sí se pudiesen quedar puntos “informativos” como se ha especulado en los últimos días. El futuro del 15M está en la red, está en las asambleas digitales que se quieren abrir, está en Facebook y en Twitter, y a partir de ahí se deben convocar actos continuos que serán mucho más efectivos que mantener campamentos, que en el momento actual pueden hacer más daño al movimiento que beneficios. No es bueno olvidar nunca lo importante que es ganarse a la opinión pública.
Una manifestación todos los sábados, por ejemplo, sería mucho más efectiva que mantener las acampadas. Así lo ha entendido el movimiento y creo que con acierto. Esperemos que sepan ajustar bien sus reivindicaciones a las reivindicaciones de la sociedad y que sepan organizar actos inteligentes de protesta, porque si lo saben hacer adecuadamente el 15M se convertirá en uno de los actores principales del futuro político de este país.

lunes, 6 de junio de 2011

La guerra de los recortes















La imponente derrota del PSOE en las elecciones municipales y la victoria por rebote del PP no va a ser tan buena para el segundo como podría haberse pensado. Ahora mismo nuestro país tiene dos poderes paralelos, el poder del estado central, nominalmente socialista y en retirada, y el poder de las administraciones municipales y autonómicas, de forma casi total (por lo menos las últimas), en manos del PP. Estos dos poderes van a coexistir hasta marzo de 2012, cuando el PP gane las elecciones y se haga con todo el poder.

El jefe de todo este tinglado del PP es Mariano Rajoy, que reunió a sus barones hace unos días para ver como coordinaban sus acciones de gobierno a nivel autonómico. La reunión debió ser entre graciosa, deprimente y esperpéntica, porque los recién elegidos presidentes de comunidades se quejaban de que sus comunidades estaban en la ruina, mientras los presidentes que repetían se debían esconder debajo de la mesa porque sus comunidades están igual o peor que las otras.
Parece ser que don Mariano preguntó si era verdad que había comunidades donde se pagaba a los proveedores de la sanidad a 600 días, que se lo había contado un asesor. La frase tiene guasa, porque precisamente las comunidades que pagan a 600 días a los proveedores sanitarios son Valencia y Murcia, en manos del PP desde tiempos inmemoriales. ¿Cómo es posible que Rajoy no supiese esto cuando lo sabe cualquier persona mínimamente informada? Entiendo que no puede saber de todo, pero hombre algo tan escandaloso se lo deberían haber contado antes, a no ser que sus propios asesores no le cuenten las fechorías de sus propios colegas de partido, algo que no sería tan raro y que deja a Mariano a la altura de lo que le criticaba él mismo a Zapatero, de un tonto útil.

Ya que hablamos de esto, ¿sabíais que en la comunidad valenciana se anularon las operaciones en muchos hospitales durante varios días porque no había hilo para coser las heridas? Parece ser que la empresa que lo proveía se cansó de no cobrar y cortó las entregas, con lo que se anularon la práctica totalidad de operaciones en muchos sitios (quiero pensar que las urgentes no).
La comunidad valenciana es la comunidad más endeudada de España en relación a su PIB, aunque no sería tan extraño que cosas parecidas pasasen en otras latitudes. Murcia parece estar en una situación también catastrófica, al igual que Castilla la Mancha, Cataluña y posiblemente Madrid. El despilfarro y la irresponsabilidad de las comunidades ha sido mucha, y ahora se encuentran en problemas mucho mayores que los del gobierno central.
¿Qué se concluyó en la reunión del PP? Bueno lo que ya sabéis. Mucha austeridad cara a la galería recortando cosas que no solucionan nada. Menos publicidad institucional (a buenas horas….manda huevos), menos asesores, gastos de representación…vamos calderilla. No es que no sea importante, que lo es porque son gastos que hay que recortar y es un simbolismo muy importante, pero vender esto como la solución a los problemas financieros de las comunidades y como austeridad es un engaño transparente y de proporciones colosales. Además, a nivel municipal han sido grupos como UPyD en Madrid o Compromís en Valencia quienes han soltado el órdago de la moderación en el gasto al que estos señores han tenido que agarrarse después de años de despilfarro masivo.

Pues no, así no van a solucionar nada y lo saben. ¿Cuál es el plan? Es fácil, esperar a que el PP gane las generales y entonces aplicar recortes bárbaros. Disminución de ayudas de todas clases, recortes de sueldos, copago, etc, etc. Esto va a llegar señores y esto es algo que debemos de ser conscientes que el PP va a realizar en cuanto el riesgo electoral acabe. Si no lo hacen ahora es simplemente para no perjudicar a Rajoy en las generales.
Pero puede no serles tan fácil. El PSOE sabe esto y sabe perfectamente que la jugada del PP es esperar 10 meses más, y no tienen ninguna intención de permitirlo. Ya se intuye que el gobierno central va a imponerles a las comunidades en los próximos meses unas exigencias de recortes acogiéndose a que hay que cumplir los objetivos de déficit que no están cumpliendo estas administraciones, con el doble objetivo de cumplir la exigencia fiscal comprometida con Europa, por un lado, y para provocar que el PP se desenmascare delante de los ciudadanos por el otro.
Las comunidades del PP intentarán evitarlo, pero seguramente no podrán. Puede ser que veamos recortes bruscos en otoño y entonces el PP contraatacará. Echará la culpa de los recortes a la deficiente financiación del gobierno central y clamarán contra el “castigo” a las que le somete el ejecutivo. Esto siempre ha sido muy gracioso porque todas las comunidades dicen que tienen déficit de financiación en un claro ejercicio de irresponsabilidad y engaño a los ciudadanos. Lo que deja de ser gracioso es que los hooligans de los partidos se lo creen, y creen selectivamente que las comunidades que gobiernan los suyos son castigadas y las otras no.

Este es el panorama de los próximos meses. Una guerra de acusaciones cruzadas entre comunidades (todas del PP) y gobierno central del PSOE con tal de idiotizar al ciudadano cara a las generales. Otra predicción: Aquí es donde vamos a ver que Rubalcaba es mucho mejor orador y político que Mariano Rajoy y le va a recortar poco a poco los 12 puntos que le lleva, llevando al PSOE a una derrota más honrosa de lo que se prevé.
Y bueno no creo que haga falta que explique, una vez más, que todo esto son artificios para liar a los ciudadanos y que el PP y el PSOE son esencialmente lo mismo, van a hacer lo mismo allá donde gobiernen, y que los recortes serán similares en ambos casos. Si luego nos dejamos engañar con esta guerra virtual entre estos dos partidos y acabamos militando en uno de los dos bandos es que realmente no estamos aprendiendo nada de lo que está pasando ni nuestras reflexiones colectivas semanales valen para nada. Espero que no sea el caso.

miércoles, 1 de junio de 2011

¿Qué sistema electoral necesitamos?





















Hace unos días la reforma del sistema electoral británico fue rechazada en las urnas por una amplísima mayoría. Sus valedores, los liberal-demócratas de Clegg, fueron barridos de las elecciones locales y el sistema electoral del Reino Unido parece afianzarse.
Los liberales-demócratas habían forzado un referéndum para la reforma del sistema electoral por entender que la realidad bipartidista que lo hacía lógico había desaparecido. Tenían razón en esto, pero quizá en lo que no tenían razón era en la naturaleza de la reforma. Proponer un sistema de voto alternativo parece que no casaba bien con la idiosincrasia británica (a pesar de que en Australia funciona bien), no fue una buena idea y quizá debieron proponer algún sistema a dos vueltas, tampoco fácil de sacar adelante en un contexto de crisis.

En España también tenemos un sistema electoral obsoleto. Y no lo tenemos porque cree una desproporción tan extrema como la del reino unido (nuestras desproporciones son más pequeñas), si no porque nuestro sistema se ha ido viciando y ha ido generando, legislatura tras legislatura, una concentración de voto en los dos grandes partidos, que cada vez sacan más votos generando a la vez menos entusiasmo. En España, en definitiva, se ha creado una realidad de “voto a la contra”, que es perversa para el país y creo que lo está infectando muchos de los males de la política: Incompetencia, servilismo, corrupción…
Pero, ¿qué reforma necesitamos para nuestro sistema electoral? Tradicionalmente se le echa la culpa del bipartidismo a la ley d’hondt, cuando realmente esta ley es el menor de los problemas porque solo redondea el último escaño de la circunscripción electoral. El problema del redondeo por circunscripción no es el redondeo en sí, es el hecho de que hay 52 circunscripciones.

Si lo que queremos es eliminar el problema de la falta de representatividad de los partidos nacionales pequeños y eliminar este bipartidismo caduco es sobre las circunscripciones donde debemos actuar. Pero ese no es el único problema de nuestra política.
Otro grave problema es la sumisión de los diputados a las órdenes de sus cúpulas. Por ejemplo, en esta época de recortes sociales los diputados socialistas se han visto obligados a votar a favor por disciplina de partido y porque saben que, si no lo hacen, no repiten. El problema es, en definitiva, que el diputado no es dueño de su voto si no que es el partido quien de facto lo es. Esto en el reino unido no pasa, porque se elige un diputado por circunscripción (hay tantas circunscripciones como diputados), siendo el diputado una especie de representante directo de sus votantes y pudiendo responder mejor ante su conciencia y propuestas. Porque si el partido le echa siempre se podrá presentar en su circunscripción como independiente y al ser estas más pequeñas, próximas y elegir solo un representante, si los votantes aprueban su insumisión será reelegido sin tener que depender del partido. Este sistema genera, por el contrario, una falta de representatividad, pues partidos como el liberal-demócrata con un 25% de los votos sólo tienen el 10% de los escaños.

El problema que nos encontramos es que para solucionar ambos problemas (secuestro del voto por los partidos y falta de representatividad de los partidos pequeños) parece que tenemos que hacer reformas distintas. En el primer caso tendríamos que ir a un sistema de 350 circunscripciones, contrario a nuestra historia política, y en el otro hacia un sistema de circunscripción única, contrario a la representatividad territorial.
Gestionar esto es complicado pero yo parto de la base de que el sistema que tenemos actualmente está viciado, hay que cambiarlo y que cualquiera de estas dos reformas generarían una mejora en la calidad democrática de nuestro país. Así pues voy a hacer dos propuestas de reforma del sistema electoral.


Propuesta 1: Un diputado por circunscripción y voto alternativo.

La idea sería generar 350 circunscripciones electorales sobre el territorio Español. Sería algo conflictivo pero se podría hacer atendiendo a la realidad territorial, creando circunscripciones pequeñas. En cada circunscripción se elegiría un solo diputado.
En este caso y para evitar lo que pasa en el reino unido (que nos llevaría a una desproporción y a un bipartidismo igual) se introduciría en voto alternativo, donde los electores elegirían a su primera opción pero también a la segunda y a la tercera. Si nadie saca el 50% de votos como primera opción se comenzaría a contar la segunda, y si tampoco sale una mayoría la tercera.
Para evitar problemáticas con que terceras y cuartas primeras opciones se llevasen el acta habría que otorgar pesos adecuados a los votos. Es decir, una primera opción se podía llevar un número de votos electorales x, la segunda un valor menor a x y la tercera a la segunda. Quien más votos tuviese por circunscripción sería el diputado elegido. Este peso estadístico de las distintas opciones debería estar diseñado para permitir que un diputado con un 30% de primeras opciones pero con el rechazo del otro 70% de electores no se hiciese con el acta, pero también para evitar que una tercera o cuarta opción se colase en el parlamento.
Tendría como ventaja fundamental que tendríamos diputados verdaderamente representativos de su circunscripción y mayor independencia respecto a los partidos políticos, aunque como desventaja tendríamos que anularíamos la actual territorialidad, no evitaría el bipartidismo (no más que ahora, sería incluso peor) y podría ser algo confuso para la población.


Propuesta 2: Circunscripciones autonómicas y una circunscripción nacional

Se tendría que eliminar la circunscripción provincial generando una por comunidad autónoma. La mitad de los diputados (175) se elegirían en una única circunscripción nacional, y los otros 175 divididos en las 17 circunscripciones autonómicas. Los sistemas de listas serían como los actuales en principio, aunque cuando superemos el anticuado sistema de papeletas podríamos optar por un sistema de listas abiertas en las circunscripciones autonómicas a expensas de que tampoco iban a ser muy grandes (En una circunscripción de 175 diputados sería casi imposible de llevar a cabo).
La principal desventaja de este sistema es que sigue dando un papel central al partido político y a su cúpula (que se minimizaría con listas abiertas), pero conseguiríamos minimizar el peso nacionalista como partidos bisagra, daríamos más equilibrio y más representatividad a los partidos pequeños y eliminaríamos la anticuada estructura provincial. Creo que el sistema, además, respondería a esa realidad dual que vivimos en las elecciones nacionales donde estamos más atentos a los líderes y a quien va a ser el presidente que a los candidatos de nuestras provincias.

Hay muchísimas propuestas más, pero estás dos creo que serían representativas de dos nuevos modos de elegir a nuestros representantes. El primer sistema sería un sistema de estilo Australiano, mientras el segundo sería como el Alemán.
Personalmente yo prefiero el segundo sistema, pues creo que está más cerca de nuestra tradición política. Cómo hacemos que los partidos dejen de ser plenipotenciarios y obliguen a los representantes de los ciudadanos a seguir su voluntad se podría conseguir abriéndonos poco a poco a las listas abiertas y, en cualquier caso, con el ejercicio de un voto más crítico para castigar a aquellos que dicen una cosa en campaña y luego hacen otras sin razones que lo justifiquen.