La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







miércoles, 11 de enero de 2012

¿El peor gobierno en 500 años?












Durante los años 80 el vicepresidente del gobierno de entonces, Alfonso Guerra, dijo una vez que el gobierno del que formaba parte “es el mejor que ha habido en 500 años y tardará 500 años más en haber otro igual”. Este tipo de frases eran muy típicas del estilo pendenciero de Guerra (“vamos a cambiar tanto España que no la va a conocer ni la madre que la parió”) y vistas con perspectiva suenan a cachondeo, pero bueno Guerra era y es así.
Esta frase me ha venido a la cabeza pensando en el Govern, o mejor dicho, los Governs de la Generalitat Valenciana de los últimos años, pero me ha venido a la cabeza reconvertida en la idea contraria, es decir, ¿se puede tener un gobierno autónomo peor que este? ¿Cuántos siglos tardaremos en volver a tener gente tan incompetente en la gobernación de la comunidad?

Pensará el lector que estoy exagerando, quizá pensará que los hechos que justifican este análisis son comunes a otras comunidades autónomas y que, por lo tanto, mi percepción de estar ante el peor gobierno posible no es adecuada. Puedo aceptar la segunda crítica pero de ninguna manera la primera, porque que estamos ante un gobierno y una administración política que superan todos los estándares de la degeneración política para un país occidental.
Caminar por Valencia y hablar con sus gentes es últimamente una experiencia reveladora. Si vas a un centro de salud o a un hospital verás carteles denunciando los recortes y las bajadas de sueldo del personal, si vas a una farmacia difícilmente encontrarás dos cajas del mismo medicamento (me ha sucedido), si hablas con residencias de ancianos, librerías, centros educativos concertados o, en definitiva, cualquier empresa que dependa de los pagos de la Generalitat en algún grado todas te contarán que están asfixiadas económicamente y que llevan muchos meses sin cobrar. Los funcionarios temen por sus condiciones laborales, los interinos por sus puestos, los receptores de ayudas públicas por no cobrarlas. Las empresas que se lo pueden permitir tienen absolutamente prohibido trabajar con centros públicos o dependientes de la Generalitat. Ser la comunidad autónoma más endeudada respecto a su PIB tiene estas cosas.
Y todo esto, que puede ser más o menos común a otras comunidades endeudadas, a nosotros nos genera un especial sentimiento de cabreo porque todos los días nos despertamos con noticias sobre lo que se ha hecho en los últimos años y está estallando ahora en forma de escándalos. Tenemos al expresident en el banquillo de los acusados en un juicio que cada día muestra más a las claras la evidencia de todas las acusaciones contra él, tenemos al expresidente de la diputación de Castellón y patrón de los imposibles, Carlos Fabra, ultra-imputado mientras se hace monolitos en su honor al más puro estilo Kim Jon-Il en Corea del Norte.
En Valencia, la empresa pública que gestionaba la depuradora más importante del área metropolitana de Valencia, Emarsa, ha sido saqueada miserablemente en un agujero que supera los 10 millones de euros y subiendo cada día, mientras el responsable político de este desastre sigue de vicepresidente de la diputación y, además y como si el destino se riese de nosotros, le toca la lotería de navidad. Porque esa es otra, en la sede del PP de Manises tocó el segundo premio de la lotería de navidad y junto a esta sede a toda la cúpula del PP de la provincia de Valencia (¿casualidad? Nunca lo sabremos), como si de una broma del destino se tratase. En Alicante están igual, pero en vez de residuos líquidos allí el asunto está con los residuos sólidos del plan zonal, concesionados irregularmente a los amigos de los políticos alicantinos en el famoso “caso Brugal”.

Pero no todo es corrupción directa. Todos los días nos enteramos de los entresijos de la maravillosa gestión de los políticos Valencianos. ¿Por dónde empezar? Podemos hablar de los millones de euros que se le han pagado a Calatrava por proyectos que no se van a construir, de las cláusulas leoninas del contrato de la Fórmula 1 por las que cuesta más romperlo que mantenerlo (una vez ya se acepta, aunque bajo equívocos, que aquello ha sido una puñetera ruina). ¡Ah!, que no me deje Canal 9, con el doble de plantilla que Tele 5, Antena 3 y Cuatro juntas y que va abocada a un ERE irremediable que pulverizará a más de la mitad de la plantilla y con una deuda tan escandalosa y una cuota de pantalla tan baja que parece algo propio de un capítulo de los Simpson. De hecho fijaos como son las cosas que la única serie de un mínimo éxito que tiene Canal 9, L’Alqueria blanca, según me cuentan va a dejar de grabarse porque la productora que la realiza hace más de un año que no cobra. Y no me extraña nada porque según me cuentan también en canal 9 no pueden ni cambiar los tóners de las fotocopiadoras, ya que no hay empresa que quiera trabajar con ellos.
Me vienen a la cabeza muchas cosas según voy redactando. No vamos a hablar del famoso aeropuerto de Castellón, vacío y sin uso y que cuesta más de 300.000 euros mensuales de mantenimiento, porque es muy conocido incluso en la prensa internacional (Ayer “The Guardian” hablaba sobre el aeropuerto, sobre Carlos Fabra y sobre su estatua, calificando el hecho como lo que es: Megalomanía exacerbada propia de otros tiempos y otros regímenes). Porque realmente las monstruosidades inútiles no se acaban en el aeropuerto, empiezan ahí. En Valencia hay dos hospitales con la obra casi terminada que están parados, porque aunque hubiese dinero para acabar la obra no lo habría para llenarlos de servicios y trabajadores. En la ciudad de las artes y las ciencias el ágora se usa un par de semanas al año, estando inutilizado el resto, mientras otras construcciones del área han sido alquiladas a empresas privadas ante su inutilidad manifiesta.
E insisto, esto es lo gordo, lo que se ve. ¿Y la cantidad de piscinas municipales en pueblos de 2.000 habitantes? ¿Y las pistas de pádel pagadas con dinero público en pueblos con pocos centenares de habitantes? Carreteras modernísimas y absurdas en pueblos con escaso tráfico, dinero de la diputación para los amigos. Me cuentan por la zona de Xàtiva (de donde es alcalde el presidente de la diputación de Valencia, Alfonso Rus) un caso muy curioso. Muy cerca de Xàtiva está Barxeta, que es un pueblo donde ha gobernado el PCE e IU desde la transición. Por la zona se dice, de broma, que en Barxeta son “maquis” por su tendencia política, pero también porque el municipio tiene menor grado de “modernización” que el resto de la zona, pareciendo que está en el pasado. Claro, esto era así mientras gobernó IU, porque en las elecciones de 2011 ha ganado el PP y desde entonces ha comenzado a entrar una inyección de dinero procedente de la diputación de Rus para construir un montón de cosas que probablemente serán poco útiles. Y lo más grave es que se está inyectando dinero a un municipio para “gratificarle” por la decisión política tomada, un dinero que la diputación no tiene pues estará en la reverenda ruina como todo en la Comunidad Valenciana. Así se hacen las cosas aquí.

Podríamos escribir un libro si seguimos contando, pero vuelvo a mi idea original. Al final lo que percibe el ciudadano es que se ha dilapidado su dinero en tonterías y se ha derrochado a manos llenas durante años, y eso ha generado que ahora haya una deuda que tenemos que pagar los contribuyentes con subidas de impuestos, bajadas de sueldos si eres funcionario, etc. Hay un ciclo neto, reactivo y conceptualizado desde el futuro hacia el pasado pero en definitiva neto, por el que hoy se está impagando a proveedores, subiendo impuestos, creando paro y empeorando las condiciones laborales y la calidad de los servicios públicos esenciales para pagar a Ecclestone y su F-1, a Calatrava y a toda la piara de mangantes que han saqueado nuestra comunidad de norte a sur.
¿Y sabéis lo gracioso? Que esto llevo advirtiéndolo desde hace muchos años, ante el escepticismo de todos cuando no burla general. Igual que cuando avisaba de la burbuja de la vivienda allá por 2003 ó 2004, avisé también de que Camps era peor que Zaplana ya en 2003 y que esta política nos llevaba a la ruina. La verdad es que la suma de la crisis internacional con esta situación ha generado un escenario peor del que me imaginaba, pero aún así mis previsiones han sido absolutamente certeras.

Decía un sindicato, que creo que era la UGT-PV, que iban a intentar que se procesase penalmente a los máximos responsables del gobierno valenciano de los últimos años a causa del vaciado masivo de las arcas públicas, que ha llevado al perjuicio de sus afiliados. No sé si se podrá relacional esta política de destrucción masiva del dinero de los contribuyentes con alguna figura penal, no sé si la malversación podría ser aplicable aquí, pero obviamente hay que intentar hacer algo porque no se puede permitir es saqueo absoluto de una comunidad por cuatro (o cuatrocientos) señores y sus amigos. Y que el PP haya sacado casi el 50% de los votos en las autonómicas hace 8 meses…
Y de aquí viene el título de mi texto. ¿Realmente puede haber un gobierno peor que este? Todo lo que han vendido en los últimos años se ha disuelto como un azucarillo en café del fraude, todo lo que han hecho está bajo sospecha, basado en el amiguismo, el electoralismo y la megalomanía de los cuatro caciques locales reciclados. Todas las joyas de la corona de esta comunidad en los últimos 15 años han resultado ser falsas.
Y por eso digo, parafraseando a Alfonso Guerra pero en sentido contrario, que va a ser difícil tener un gobierno peor que este en los próximos 500 años. Y no lo digo particularmente por Fabra, monigote que han puesto ahí para gestionar el desastre, lo digo por Camps, por Zaplana y por todos los que han estado en estos 10 ó 15 años que, realmente, son casi todos los que están ahora.
¿Qué estoy exagerando? Sí, bueno, quizá un poco pero vuelvo a lo de siempre, es que cuando hablamos de la comunidad valenciana la realidad supera la ficción.

7 comentarios:

  1. Si, Si, Si..te repites mas que los ajos. ¡ya sabdemos como piensas y sabemos que en la mayor parte de las cosas que dices tienes rezón...pero ya te vale, ¿no? Procesemos a los politico Vencianos y procesemos al gobierno central de los últimos 8 años por el deficit que nos han dejado y encima con mentiras pasndo de ser de un 6 a un 8,2. Hay que decirlo todo.

    En cuanto a Barxeta ¡si hubiera recibido subvenciones ¿Se habria modernizado antes? ¿y ahora lo hará?...venga!! Lo de IU y el PC sobra!

    ResponderEliminar
  2. Ahra resulta que ha ganado el PP ¿Noserá que la gente de Barxeta se da cuenta de realidades y utopías de la izquierda?...¿Despues de tantos años de izquierdas cambian? Por algo será amigo, rotura de izquierdas que hace aguas por todos los sitios, políticas de bandazos y sin proyectos fijos a medio-largo plazo...habría que vivir allí para valorar objetivamente el tema de Barxeta o de cualquier otro municipio. Cuando gobiernas un pueblo te tienes que adaptar y ceñir a las necesidades de los vecinos y no a las pautas de tu partido. Eso crea deuda y mejora el nivel de vida y el estado de biensestar de los vecinos...siempre unos se veran perjudicados más que otros y otros más beneficiados, mande quin mande. Y quien no mire por el veciendario, por el tio Pepe que tiene la acera rota y hay que repararla, o una farola cayendo y hay que reponerla; por la tia Maria que le han montado una discomóvil y le han dado por el saco toda la noche, pero resulta que se ha fastidiado ella y han disfrutado 300 vecinos, quien no gestino bien al vecindario se va a la calle, eso es así. Eso es política y por desgracia nunca será del agrado de todos. cda pueblo es un mundo y con necesidades diferentes. gandia es muy turistica, Barxeta no. habrá que aplicar prioridades sin dejar de gestionarlo bien todo.

    ResponderEliminar
  3. en mi pais tambien esto mismo sucede, no podemos recuperarnos de la dictadura, dejo grandes secuelas y ahora estamos en una supuesta democracia, pero igualmente nos quedamos estancados en el tiempo

    ResponderEliminar
  4. Aún puede ser peor, todo es cuestión de que la gente les siga votando. No todos los valencianos somos así y nos avergonzamos profundamente de tener por dirigentes a Alí Babá y los cuarenta ladrones. Por cierto no se si sabes que a la COmunidad VAlenciana se la conoce por la COVA. Así que ya están todos reunidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Nicolás,aún puede ser peor ¡Espèremos que no vuelvan al panorama político de primera línea los del PSOE! Ni en España, ni en Valencia, por lo menos en 8 años. Ladrones son todos, aquí no se libra ni Diós...pero mejor no analizar caso a caso, por qué entraiamos en una discusión sin fínal. A nivel municipal de pueblos pequeños es otro cantar, aunque también tiene sus migas.

      Si bién es verdad que los del PP en la Comunidad Valenciana ahora se levan la palma y no es justificable bajo ningún concepto, ni lo pretendo hacer, también influye mucho el poder durante años y que, logicamente, ¿a quien vas a juzgar , a atacar y a criticar si no es al que tiene el poder? ¿lo harían mejor otros?...no seamos necios y, encima que tenemos mierda no nos la salpiquemos , por favor.
      Al fin y al cabo están bien estos análisis y estas críticas, pero ya cansa leer tanto en contra de esto o en contra de aquello sin decir, yo haría esto o yo harría aquello.

      No es fácil gobernar para todos aunque se intente. Como he comentado en un apartado anterior, tienes que intentar estar bien con todo el mundo,con todos los vecinos, y eso sólo se ve desde dentro, no leyendo noticias de ciertos periodicos amoldadas a su tendencia política. Yo vivo de cerca el sistema a nivel de municipio,creeme,no sé tú, yo de muy cerca, te lo aseguro y, veo a diario las necesidades de la gente, tanto las que se cumplen como las que no, las peticiones sin necesidad y con ella, las círiticas sin fundamento y los prejuicios sin argumentos y erróneos en contra de la gente que trabaja en el Ayuntamiento y está volcada totalmente por el pueblo. Así y todo, aparecen críticas por todos los lugares, falsas habladurias, hipocresía. Todo lo demás es paja. Ponte delante de un presupuesto o una subvención y gestiónalos bien, de manera sobresaliente que como lagente no vea resultadosde hoy para mañana, te hunden en la miseria política. Somos, en la mayoría de los casos, a sí de necios. "Mata a un gato y te llamrán matagatos", y eso no es así tampoco. En todo tipo de políticas (tanto de izquierdas como de derechas) se benefician unos y se perjudican otros. eso sí, el ladrón , ala carcel y muerto el perro se acabo la rabia, pero, punto y final.

      Pero defendámonos un poco los valencianos de nosotros mismos y después de los demás en vez de criticarnos tanto. Repito esta bién dar opiniones, pero no nos huindamos a nosotros mismos en la mierda, de eso ya se encargarán otros.

      Saludos

      Eliminar
  5. Tus artículos son casi siempre iguales. Lo cierto es que al final se hace pesado tanto alarde de clarividencia paranormal.

    Llevas razón en ciertos aspectos, nadie lo niega, pero hay muchas cosas interesantes de las que hablar como para repetir una idea sin cesar. Los lectores también valoramos la calidad, no sólo la cantidad.


    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo Anónimo. Lo malo de todo esto es que Pedro tiene talento para mucho más y sobre todo dar mucha más calidad.

      Anónimo 2.

      Eliminar