La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







lunes, 2 de enero de 2012

Los ajustes del gobierno: Realidades y apariencias


El ministro de economía, Luis de Guindos













El gobierno de Mariano Rajoy ha tardado un consejo de ministros en hacer lo que todos aquellos que no estaban cegados por la afinidad o anestesiados por la esperanza sabían, esto es, subir impuestos. De lo poco que dijo en campaña electoral, que se podía resumir en dos generalidades, la primera que no iba a subir impuestos y la segunda que no iba a recortar en servicios básicos como la educación y la sanidad, ya ha incumplido el 50% y se abren las apuestas para ver cuánto tardará en incumplir lo segundo, con una fecha destacada en la cabeza de todos: El mes de marzo (personalmente creo que no lo hará en marzo y que tardará más, pero ya veremos).
Realmente este gobierno no ha hecho nada que no haya hecho el anterior respecto a sus promesas. El gobierno Zapatero se dedicó a dar bandazos y a incumplir no sólo su programa sino sus propias convicciones y principios desde mayo de 2010. Este gobierno ya ha hecho exactamente lo mismo y las razones que podría esgrimir son las mismas, esto es, urgencias económicas, inevitabilidad, etc. Sin embargo creo que hay mucho que analizar de estas medidas y con el análisis intentaremos prever lo que nos espera.

Cuando llegó este gobierno, que para mí no es más que la otra cara de la moneda que el gobierno saliente, me propuse no ser agresivo en los análisis de sus decisiones y analizarlo exactamente con los mismos ojos que al gobierno anterior, y eso es lo que voy a hacer a continuación.
En mi opinión estas medidas tienen dos bloques claramente definidos. El primero es en el que se han centrado los medios de comunicación, es decir, todo lo que representa subidas de impuestos y recortes de gasto, concentrado fundamentalmente en la agresiva subida del IRPF (habría que inventar un término como IRrePeFazo o algo así), la subida de impuestos a las rentas del capital y quizá el IBI, pero donde incluiríamos también la eliminación de las ayudas al alquiler, la eliminación de los planes de pensiones privados de los funcionarios y la congelación de sus salarios y algún recorte más. Un segundo grupo de medidas lo enmarcaríamos en el grupo de la vivienda, con la recuperación de la deducción como medida clave.
Empiezo dando una opinión: Estoy parcialmente de acuerdo con todo lo que implica el primer bloque, es decir, con las subidas de impuestos y con ciertos recortes, y quiero remarcar el adverbio parcialmente porque tengo dos grandes discrepancias de fondo que explicaré después. Pero sí, en parte lo puedo entender y defender. ¿Por qué? Muy sencillo, porque se basa en repartir equitativamente los esfuerzos económicos para solventar la situación que tenemos, y el IRPF en principio por su progresividad parecería un buen instrumento para que todo el mundo contribuya contribuyendo más y en mayor porcentaje quienes más ganan. Con el aumento del IBI podríamos dar argumentos similares, pues se supone que la subida gravará a aquellas viviendas que superen los estándares medios y, además, cumpliría también uno de los principios que he expuesto muchas veces, este es, que en la época anterior hay quien se ha enriquecido gracias al endeudamiento generalizado de la sociedad y creo que deben ser a esas personas a quienes se les exija una contribución mayor para la salir de esta situación. Y, a pesar de la realidad del mercado de la vivienda, creo que quienes han adquirido ciertas viviendas en el pasado han visto multiplicado su valor patrimonial (fundamentalmente aquellos que compraron antes del euro).
Por favor, ponedle un gran “pero” al párrafo anterior, luego lo veremos.

Un pequeño inciso. Recordemos las subidas de impuesto del gobierno Zapatero y la “joya de la corona” de ellas, el aumento del IVA, y analicémosla y comparémosla con esta y veremos hasta qué punto el eje derecha-izquierda ha sido totalmente superado y destruido por la realidad.
En base a nuestros análisis preconcebidos diríamos que una subida de impuestos es algo propio de la izquierda mientras una bajada es algo propio de la derecha. Esto es un mito que no tiene mucho sentido como he explicado muchas veces, pero sí podríamos decir con menos margen de error que una subida de impuestos progresivos sería de izquierdas, mientras que una subida de impuestos porcentual igual para todo el mundo se centraría en una necesidad recaudatoria y no tendría por qué ser de derechas o izquierdas, aunque la elección de una subida de estos impuestos (como el IVA) sobre otros progresivos (como el IRPF) sí parecería propio de un gobierno de derechas.
Pues bien, resulta que la subida del IVA la ha llevado a cabo un gobierno nominalmente de izquierdas, mientras que la subida de un impuesto progresivo la ha hecho un gobierno nominalmente de derechas. ¿Tiene esto algún sentido? Sí, uno muy claro: El PP y el PSOE son esencialmente lo mismo, no tienen ideología realmente y sus decisiones políticas se basan en urgencias económicas y en reacciones a las imposiciones del exterior.
Me resulta muy gracioso ver como esta derecha nominal ha subido el tipo máximo del IRPF al 55%, cuando la subida del 43% al 45% que hizo el anterior gobierno fue tachada de demagógica, y el complemento de IRPF que quería aplicar el gobierno del tripartito en la generalitat catalana para llegar al 50% de tramo máximo en Cataluña fue tildado casi de “soviético”. ¿Si el 50% era soviético qué es el 55%? Pues es la confirmación de la infinita demagogia de los políticos de nuestro país.
Ah!, no he dicho nada sobre las subidas del impuestos a las rentas del capital. Aquí estoy absolutamente de acuerdo sin duda alguna, aunque sigo creyendo que se debe crear un tipo único para todas las rentas, del capital o del trabajo.

Vayamos ahora a los “peros”. Tengo dos discrepancias fundamentales con esta medida.
La primera es que, fuera del tramo máximo que sí que he pensado siempre que debería ser aumentado (aunque el 55% quizá parece excesivo), creo que no había casi margen para gravar más las rentas del trabajo. El gobierno ha dicho que el aumento es temporal y para dos años, pero si este aumento es el que mantiene el déficit a raya nos podemos encontrar fácilmente en la situación de no poder prescindir de él y entonces se convertiría en indefinido. Las rentas del trabajo están ya muy gravadas y creo que, junto con la cuota empresarial a la S.S, eran los impuestos que tenían menos margen de subida.
De hecho esta es una subida que afecta fundamentalmente a la clase media y medio-alta, a aquellos que cotizan sus rentas fundamentalmente del trabajo y también algo de rentas del capital. El problema no es que la clase media y medio-alta colabore con el bienestar del país, que debe hacerlo, el problema es que mientras estos segmentos son más gravados las clases más altas no lo son. ¿Por qué? Pues porque las rentas más altas computan normalmente sus beneficios como “sociedades”, y están sujetos al impuesto de sociedades, impuesto que si bien es el 30% nominal acaba realmente siendo mucho menos por la infinidad de deducciones que existen, y muchos acaban cotizando a menos del 20%.
Entonces, al final, resulta que cualquier asalariado que cobre más de 35.000 euros brutos anuales va a pagar más impuestos porcentualmente hablando que cualquier gran empresario que tribute como “sociedad”, y esto no puede ser. Y hablo de sociedades porque hablar de aquellos que llevan sus empresas a países con menores impuestos, su dinero a paraísos fiscales, etc. Está fuera del alcance de este reciente gobierno por ahora.
Lo primero que debía haber cortado este gobierno era la enorme cantidad de deducciones fiscales sobre el impuesto de sociedades. Ahí está la gran sangría de recursos públicos e independientemente de que este impuesto deba ser el 30%, el 25% o el 40%, sea lo que sea debe ser real y debe aplicarse íntegro excepto en casos justificadísimos y con impecable transparencia.
Nuestro sistema fiscal está absolutamente descompensado y hay que reformarlo íntegro. Parece no estar adaptado a la nueva realidad del país y además está sobrepasado por la realidad de la globalización. Los recursos deben ser adquiridos de una correcta aplicación del impuesto de sociedades, de una tributación progresiva y coherente de las rentas del capital (aquí sí que estoy bastante satisfecho, como primer paso, con lo que ha hecho el gobierno), con la aplicación de una tasa a las transacciones financieras de carácter supranacional y con una lucha sin cuartel contra el fraude fiscal y los paraísos fiscales.
Ahí es donde se ve un gobierno competente, si encuentra fórmulas para hacer esto y tiene voluntad política para hacerlo. Sobrecargar rentas del trabajo, cotizaciones sociales o impuestos al consumo no es adecuado, es el camino fácil, es el que te concede un aumento de la recaudación instantáneo, pero no es el correcto. Sobrecargar de impuestos a quienes ya los están pagando cuando tienes altas tasas de fraude en otras parcelas es una injusticia y lo contrario de lo que debe hacer un estado que quiera establecer la justicia fiscal.

Esta es mi primera discrepancia, pero tengo otra muy importante. La segunda es la parte de este paquete de la que menos se ha hablado, esta es, de la recuperación de la deducción por vivienda habitual y del mantenimiento del IVA súper reducido para la vivienda nueva. Ya hablé del tema del IVA súper reducido en este artículo de hace unos meses y los motivos de mi rechazo valen también para la recuperación de la deducción por vivienda habitual.
Esta deducción fue uno de los pilares, aunque no el principal, sobre el que se edificó la burbuja inmobiliaria en España. Subvencionar la primera vivienda podría parecer una buena idea pero lo único que produjo es que, con más renta disponible para las personas, las viviendas subiesen todavía más y los constructores y promotores se enriqueciesen a costa de los recursos del estado. Su eliminación fue una medida acertada del gobierno anterior, y su recuperación un gran error que será, además, inútil.
Además, en un contexto de aumento de IRPF resulta que a quienes compren una primera vivienda les vamos a dar una desgravación. Es decir, la subida de IRPF de todos va a servir para pagarle las devoluciones a quienes compren vivienda. La idea es contradictoria en sí misma, sino fuese por la necesidad imperante que ve este gobierno para darle una salida a tanta vivienda vacía que hay en España.
Pero el problema es más grave aún. La vivienda en España es algo que está todavía absolutamente sobredimensionado. Sus precios son mucho más altos de lo que se puede permitir un país como el nuestro y su tendencia bajista es inevitable. Con una medida así lo único que se pretende es que se reactive el mercado de la vivienda y evitar su caída de precio, pero esto que podría parecer económicamente algo bueno no es más que volver a los errores del pasado, es “pan para hoy hambre para mañana”.
El crédito en España y en todo el mundo está muy limitado y muy posiblemente jamás estará como a los niveles precrisis. Hay una carencia de crédito general, y ese poco crédito es muy importante usarlo muy bien y que vaya a financiar fundamentalmente actividades que creen riqueza. Destinar el crédito a activos que van a bajar inevitablemente de precio es una locura que sólo ahondará en nuestro problema principal (que es el endeudamiento privado mucho más que el público), aunque es algo que depende del prestamista y el prestatario en una operación privada. Pero que el estado esté devolviendo impuestos y recursos que necesita (porque recordemos, tiene un déficit elevado) para potenciar que el crédito se invierta en activos que van a perder valor es un suicidio económico. Y que se esté subiendo los impuestos a los trabajadores para financiar esto es casi una canallada si no fuese porque el gobierno tiene un objetivo adicional en todo esto. Un estado o un sistema se puede endeudar para crear actividad económica, porque si la inversión es correcta el beneficio que se genera cubre en retornos el pago de la deuda sacaremos un saldo positivo de todo esto. Pero destinar recursos, del estado y del sistema financiero a algo que hoy vale 100 y que en pocos años valdrá 75 es absurdo, por mucho que se genere actividad económica temporal.
¿Si es tan evidente, porque lo hacen? Puede ser, en parte, por interpretaciones ideologizadas y descontextualizadas de la curva de Laffer (bajando impuestos reactivaremos la actividad económica y, con más actividad, recaudaremos más aunque cobremos porcentualmente menos), inaplicables a este caso, pero no creo que sea el motivo principal. Porque el motivo principal, muy bien lo habéis adivinado, es ayudar a los bancos a que se deshagan de su cartera inmobiliaria, que los lastra y que parecen al borde de no poder provisionar las pérdidas en su contabilidad (como muy bien me contó un amigo auditor de cuentas el otro día). La medida de reactivación del mercado inmobiliario está hecha a favor de los bancos, y creo que esto muestra que el gobierno va a acabar creando el famoso “banco malo” con el que no se han comprometido aunque parece que el ministro de economía está a favor.

Las medidas del gobierno creo que nos muestran que podemos esperar cualquier cosa en los próximos meses. Una subida del IVA en marzo me parece muy probable, y posiblemente una reducción de sueldo o de algún beneficio de los trabajadores públicos también. Hacer conceptualizaciones sobre qué puede hacer el PP en función de lo que dice o lo que supuestamente debería hacer un gobierno de derechas no tiene sentido, pues el PP, igual que el PSOE antes, ha demostrado que sólo hay dos parámetros que le vayan a preocupar: El déficit, y el saneamiento del sistema bancario.
La ministra de trabajo ha dicho que estas medidas han sido necesarias porque han recibido un país en la ruina económica y social. La ministra tiene razón, pero no debería olvidar que su partido, el PP, es tan responsable como el otro partido de turno de esta ruina económica y social, porque las medidas económicas (burbuja inmobiliaria, fiscalidad anticuada, bajadas de impuestos populistas) y políticas (despilfarro de las administraciones públicas, creación de infraestructuras con afán electoralista, gestión deficiente de la administración, corrupción, etc.) que nos han llevado aquí han sido íntegramente compartidas por todas las administraciones públicas de los últimos 20 años independientemente quién haya gobernado de estos dos partidos.

Ah!, se me olvidaba. Antes de que los españoles supiésemos nada de estas medidas el gobierno Alemán estaba absolutamente informado y dio su “visto bueno” a las mismas. Aún no hemos llegado al caso de Irlanda, donde la subida del IVA era conocida en el Bundestag tres semanas antes que en el parlamente Irlandés, pero tampoco estamos muy lejos (la mayoría de diputados y miembros importantes del PP no tendrían ni idea de lo que se cocía mientras los Alemanes estaban perfectamente enterados).
Tiempo al tiempo. Hace casi dos años que comenzó el camino de la servidumbre y de la sumisión ante la ortodoxia prusiana y estamos profundizando en él con el paso de los meses. No está tan lejos el día que conectemos en directo con Berlín para el mensaje de año nuevo.

9 comentarios:

  1. Estuve siguendo en directo la rueda de prensa después del Consejo de Ministro, a través del canal de RTVE 24horas. La conclusión a la que llegué es que el gobierno nos ha dado unas cuantas de cal y otras tantas de arena, para contrarrestar y mantener un difícil equilibrio.

    Veo bien que la subida de impuestos sea a través del IRPF y del IBI en vez del IVA, aunque habría que matizar que en realidad lo que van a pagar el pato son los asalariados y las clases medias; según todos los datos, los empresarios y los ricos declaran al fisco menos que asalariados y pensionistas. Veo también bien que se mantenga la protección a los desempleados, aunque no tanto por los pensionistas subíendoles un 1% cuando van a perder el 4%.

    Por otra parte no veo nada bien que recorten las partidas para salud, dependencia, rtve y I+D. Hay mucho donde recortar: número de altos cargos ejecutivos, sueldos de los mismos, coches oficiales...diputaciones provinciales cuyas competencias podrían pasar a la comunicades autónomas o supresión del Senado o hacer de éste una Camara completamente de representación territorial, entre otras muchas cosas.

    Pero lo que yo no entiendo muy bien es si la mayor parte de las deudas que tiene el país son privadas (familias, particulares y empresas), creo que alrededor del 80%, y tan sólo sobre el 20% corresponde a deuda pública o del Estado (aunque el déficit va en aumento al tener éste cada vez más gasto y menos ingresos), nunca se habla de la primera y sí mucho de la segunda.

    ResponderEliminar
  2. Pedro,primero feliz año 2012 y segundo chapeau!!! por tu análisis. Totalmente deacuerdo, pero al final, el último parrafo creo que le quita elegancia al artículo. Para mi sobra (aunque seaposible lo que dices) ya que puede generar a los "posibles" lectores algo de incertidumbre y mal estar y, creo que no estamos para eso, sino mas bien para lo contrario.

    El anónimo de siempre.

    ResponderEliminar
  3. Hola,

    Runaway,

    El problema de la deuda privada no sale en los medios de comunicación de forma difícilmente comprensible. El estado (los estados) miran por sus cuentas y esto está focalizando la atención de los medios, pero cuando esto pase nos daremos cuenta que nuestro principal problema es que el sobreendeudamiento privado va a limitar por muchos años el cosnumo y la inversión, y más con todos estos planes y recortes. Hay que buscar la manera de ir digiriendo esta deuda.

    Anónimo,

    Muchas gracias. Hombre ya sé que genera mal estar, pero date cuenta lo que ha dicho hoy Luis de Guindos, algo así como "si no hubiésemos hecho este ajuste nos lo hubiesen impuesto". Esto lo dice el ministro de economía.
    Nuestra sumisión a lo que nos indican de Alemania es evidente, el propio ministro lo confirma con sus declaraciones. El haber informado a "la jefa" de lo que íbamos a hacer también lo muestra. No es agradable, no me gusta pensar así, pero es una realidad que ni siquiera se está disimulando. Lo del mensaje de año nuevo es un poco exagerado, pero lo he puesto pensando en que realmente es mucho más interesante lo que se diga ahí que las generalidades sin contenido que dice nuestro Rey.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  4. Pedro:

    Ojalá tu último párrafo fuera falso pero es la pura realidad - me pregunto: ¿Dónde estaban los europeistas cuando los "retrogados" euroescépticos como yo lo advertimos desde hacía décadas? Esto es, que si un país no está en control de su economía, ese país no es plenamente libre. España no es un país libre desde hace mucho tiempo y lo malo es que los amos son los alemanes - uno de los pueblos más macabros (en su historia, ojo) del mundo - no voy a culpar al alemán de a pie porque eso sería absurdo, pero el sistema alemán es nefasto para los intereses y necesidades de España.

    Ahora vamos a tu artículo:

    1. Efectivamente, no sé por qué hay gente que había pensado que Rajao no iba a subir impuestos - por cierto - ni siquiera da la cara.

    Sin embargo, comparto plenamente las medidas tomadas por el gobierno del PP, que demuestran mucha mayor sensibilidad social que la que tenía el del PSOE: Suben impuestos a los que pueden pagar más, recortan financiación a partidos políticos y sindicatos, eliminan el canon digital, y a pesar de que el PSOE dejó el defícit en dos puntos más de lo que dijo, no bajan sueldos a los funcionarios, además de subir las pensiones. Sobresaliente inicio de acción de gobierno - aunque claro, no es agradable para una grandísima mayoría de españoles acostumbrados durante demasiado tiempo al "Como en España no se vive en ningún sitio" (lo cual era cierto mientras duraba la burbuja - pero la verdad es que como sabes, en España siempre se ha pasado "putas" para llegar a fin de mes, porque siempre hemos sido (a nivel popular) un país "pobre" - y lo seguimos siendo, Pedro. No me refiero a pobre como Guatemala, pero desde luego, no del G-8.

    De todas formas, esto provocará una fuga de capitales - y es lógico que si en España los tipos impositivos son tan severos y sí, cómo no, "soviéticos", pues siempre está Luxemburgo y otros sitios. Mira Pedro, ya sabes que no me gusta eso de cobrar más a las rentas del capital pero además hay algo fundamental en todo esto: en España se pagará más en impuestos pero se tendrá menos servicios y los pocos servicios que hay están destinados a mayores, niños e inmigrantes - España realmente no tiene "bienestar social" - ¿qué "Estado del Bienestar" existe en España al margen de la sanidad pública?

    ¿Te acuerdas cuando te decía que España es uno de los países mas "liberales" de Europa por sus pocos servicios públicos? ¡Mira a Inglaterra! Tienen el triple de servicios públicos que aquí y eso que la gente dice que ellos son "liberales" (por ignorancia, más que nada).

    En cuanto a derechas e izquierdas, pues efectivamente NO HAY ideologías por desgracia - debemos intentar recuperar las ideologías porque con el pretexto postmoderno de "hay que llevarse bien", tenemos los políticos que tenemos.

    Habrá más subidas - ya lo han dicho para el viernes. Seguramente, una subida del IVA - estamos, oficialmente, en recesión aunque ellos no lo digan.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Alfredo,

    ¿Crees realmente que la subida del IVA se va a producir ahora? Yo no lo creo, más que nada porque lo espero para Marzo (no tendría mucho sentido hacerlo una semana después de esto y no todo junto, y la aplicación en cualquier caso debería ser una fecha redonda, 1 de Julio o 1 de Abril por temas de IVA empresarial).

    Después, tachas de "sobresaliente" las primeras medidas. No he sido especialmente crítico como ves pero claro que tú, defensor de los impuestos indirectos, estés a favor de esta subida de IRPF o del IBI, me parece absolutamente contradictorio. Que ahora te congratules de la "sensibilidad social" del gobierno del PP también me parece muy extraño...

    En todo caso, y no lo he dicho antes, esto de justificar que las medidas se han tomado porque el déficit no se ha cumplido suena un poco a cachondeo. Todos sabiamos, desde hace meses, que el 6% de déficit no se podía cumplir y por lo tanto el gobierno también, más que nada porque esta desviación es culpa fundamentalmente de la comunidades autónomas y el PP las gobierna casi todas.
    Que el gobierno justifique que está haciendo lo contrario a lo que dijo en campaña por esto es algo que no nos podemos tragar, porque lo sabían perfectamente. La intrahistoria igual la sabremos en unas semanas.

    Tienes razón que el estado del bienestar es menor en España que en muchos otros países, y por eso mismo parece fuera de lugar que tengamos, con esta reforma, el 3º IRPF más alto de Europa (por detrás de Suecia y Bélgica). Aquí hay algo que falla, hay algo que no se está haciendo bien, y creo que compartirás conmigo que se debe a las infinitas deducciones en la cuota del IS, por un lado, y la economía sumergida por otro.
    Por cierto me gustaría saber tu opinión sobre la deducción de IRPF por compra de vivienda que han recuperado, gran punto negro de las medidas.

    Ah!, esto del G-8 me ha hecho gracia. Recuerda que Italia está en el G-8....

    Saludos,

    P.D: No han bajado el sueldo a los funcionarios pero les han subido las horas de trabajo, dejándoles la opción de mantener las anteriores bajando proporcionalmente su sueldo. Técnicamente les han bajado el salario por hora trabajada y creo que esperarán que alguien acepte trabajar menos horas por menos sueldo. No es la bajada de Zapatero pero tampoco me parece que haya dejado a los funcionarios como estaban, pues también les han eliminado las partidas para las pensiones privadas que es un complemento no salarial.

    ResponderEliminar
  6. Hombre Pedro, lo que sí es una broma es que Italia está en el G8 - tiene gracia que un país tercermundista como Italia esté en el G8 y no, por ejemplo, Noruega - no sé por qué sientes tanta admiración por Italia - te recuerdo que es una tierra donde ganó alguien como Berlusconi (y digo que admiras a ITALIA porque siempre estás insinuando que nos deberiamos parecer más a ellos - Dios nos libre). Los italianos son muy simpáticos, todo lo que quieras, pero no son "material" como para estar en el G8. De todas formas, sigo pensando que España es un país pobre con una mentalidad de pobre -

    1. Tema deducción por vivienda: Sí, efectivamente me ha parecido uno de los puntos más negros del "paquete" - lo advertí en el Facebook y mucha gente pinchó "me gusta" - un liberal no puede estar de acuerdo con que el gobierno promueva la compra de viviendas - dice mucho de la mentalidad política de este país que se insista en el ladrillo - si antes teníamos ladrillos hasta en la sopa, me temo que ahora hasta la orina tendrá ladrillo. Inaceptable.

    2. Tema IRPF: Soy un defensor de los impuestos indirectos pero también supongo que sabrás que soy brutalmente realista - creo que sí o sí, iban a subir el IRPF - "personalmente" no me gusta Pedro y creo que me has malentendido - lo que digo es que el PP ha demostrado cierto realismo consecuente con esto porque no hay otras opciones ahora mismo.

    3. Tema IVA: si no sube ahora no pasa nada pero de subir subirá.

    4. Totalmente de acuerdo con lo del déficit pero sabes que lo impone la "disciplina prusiana" que no hemos elegido pero que sí se ha impuesto.

    5. Tema IBI: Sí estoy absolutamente a favor de la subida del IBI pero matizo: porque no tiene sentido que en este país, un mendigo fumador (supongamos que fume 1 cajetilla diaria) pague MÁS IMPUESTOS que un propietario de DOS viviendas - no hablo de los que tengan propiedad en Madrid pero sí hay gente que paga casi algo de risa de IBI en los pueblos y como sabrás, soy un gran defensor de la tasa comunal (que de hecho, es el IBI - para así financiar los gastos locales que generan los propietarios). Los servicios públicos se tienen que pagar guste o no. No hay nada gratis en este mundo.

    6. Tolerancia - lo que no me explico aunque te lo dije, ojo, es cómo se tolera todo esto. Ya te digo que no sé cómo está la cosa por Valencia pero yo aquí en Madrid veo la gente comprando más y más. No veo crisis en ninguna parte más allá que en algunos establecimientos de hostelería clásica (lo cual lamento mucho porque yo jamás entraré a un bar "pijo moderno" de esos que se estilan ahora.

    7. Lo de las pensiones privadas para funcionarios también lo comparto - estoy de acuerdo con el PP en eso.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Alfredo,

    No es que sienta admiración por Italia precisamente por las cosas que has dicho (¿Cuando he dicho yo que nos deberiamos parecer más a ellos?), pero debes ver que nos parecemos bastante en algunas cosas y por eso siento algo de afinidad, nada más. He dicho lo de Italia porque es un país que está con nuestros problemas y está en el G-8. Tampoco el Reino Unido está para echar cohetes.

    1- Estamos de acuerdo.
    2- Bueno opciones hay varias pero son más de medio plazo y de cambios más estructurales, lo que pasa es que se ha priorizado lo fácil y lo rápido, y seguramente se ha hecho esta porque la del IVA también está prevista pero para más adelante.
    3- Sí, subirá antes del 30 de Junio muy probablemente.
    4- De acuerdo.
    5- Me sorprendes, pero bueno estamos de acuerdo porque yo también estoy a favor.
    6- Yo también me sorprendo con la aparente gente que hay en todos lados, aunque los comerciantes dicen que el consumo es menor. Ambas cosas creo que son ciertas y la pregunta es, ¿cómo hay tante gente consumiendo con el paro que hay? Creo que la explicación está en la tardía emancipación de los jóvenes. Los jóvenes, con esta tasa de paro, tardan muchísimo en salir de casa, pero precisamente por no salir de casa no tienen gastos y lo poco que tienen lo gastan en ocio.
    7- Sí, estoy bastante de acuerdo. Yo creo que el sistema público debería dar ejemplo de confianza en lo público y no promover pensiones privadas o seguros médicos privados (como tienen muchos funcionarios). Luego con su sueldo quien quiera que los contrate, pero de primeras da muy mala sensación que el propio estado pague a sus trabajadores complementos no salariales de sistemas privados de protección.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  8. "(¿Cuando he dicho yo que nos deberiamos parecer más a ellos"?

    En lo de la monarquía..."per eixample".

    "Me sorprendes, pero bueno estamos de acuerdo porque yo también estoy a favor".

    ¿Por qué te sorprendo? Llevo años defendiendo eso: ¡Hasta en el 2007!

    http://www.juandemariana.org/comentario/1550/ciudadanos/gorrones/

    "dicen que el consumo es menor".

    Eso es verdad.

    "Creo que la explicación está en la tardía emancipación de los jóvenes. Los jóvenes, con esta tasa de paro, tardan muchísimo en salir de casa, pero precisamente por no salir de casa no tienen gastos y lo poco que tienen lo gastan en ocio".

    Interesante tesis pero aterrador - porque, ¿qué pasará con ellos cuando tengan que asumir los gastos de sus padres cuando éstos mueran?


    "y no promover pensiones privadas o seguros médicos privados (como tienen muchos funcionarios)".

    Sí, es que queda muy feo ¿no? Ellos que siempre hablan de confianza en lo público pero mandan a sus hijos a concertados y tienen seguros médicos privados.

    Estoy totalmente de acuerdo contigo también en esto:


    "da muy mala sensación que el propio estado pague a sus trabajadores complementos no salariales de sistemas privados de protección".

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Según hablaban en una tertulia política, el IVA subirá antes de marzo del 18 al 21%.

    ResponderEliminar