La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







viernes, 13 de abril de 2012

Me estoy asustando















Me estoy empezando a asustar de mi mismo. No sé si he perdido el sentido de las cosas, si estoy cayendo en lo mismo que cayeron generaciones anteriores a la nuestra, si voy a repetir los errores del pasado.
Digo todo esto por una especie de brevísima relación amor-odio que he establecido con la señora Marine Le Pen, hija del ex colaboracionista Jean Marie Le Pen y candidata a la presidencia de la república francesa por el frente nacional, que es un partido de extrema derecha a priori.

Toda la historia empezó en un ascensor que tenía la típica pantalla anti miedo (nunca he entendido por qué se llama así). En la pantalla aparecían titulares de las noticias del día y uno de ellos fue una frase de la señora Le Pen que rezaba más o menos “España es una víctima del euro”.
Este comentario de Marine Le Pen venía a colación de la polémica que creó el perrito faldero de la Merkel diciendo que si ganaban los socialistas en Francia este país acabaría como España. Hollande, por supuesto, defendió a sus compañeros españoles y atacó a Sarkozy y en medio de todo esto apareció la señora Le Pen con esa declaración.
Todas las aseveraciones son simplificaciones y tienen parte de verdad y parte de mentira implícita a su propia brevedad, y como todas estas aseveraciones la de Marine Le Pen es una simplificación, pero tengo que decir que estoy bastante de acuerdo con la frase. Sí ha habido despilfarro, sobreendeudamiento, mala regulación, pero también es cierto que el euro ha hecho daño a la competitividad y las exportaciones de países como el nuestro y, en momento de crisis, nos ha impedido hacer una política monetaria acorde con nuestras necesidades.

Bueno, coincidir con la señora Le Pen en alguna cosa no era tan malo, al final es un síntoma de pensamiento independiente y algo positivo para no ponerse en posiciones maniqueas de ser anti algo. Los antis no son buenos, te llevan a opinar en función de lo que opina otro y eso nubla el juicio y te convierte en una persona reactiva. No pasaba nada.
Pero al coincidir en este punto me picó la curiosidad y comencé a leer cosas sobre la señora Le Pen y la campaña electoral que está haciendo, sobre sus propuestas y mítines. ¿Y qué me encontré? Propuestas e ideas como estas:

- Nacionalizar temporalmente la banca para garantizar los ahorros de los franceses.

- Renegociar los tratados internacionales para recuperar la soberanía nacional.

- Expresó solidaridad con el pueblo Griego y lo que está sufriendo con las imposiciones de la UE.

- Se situó contra el euro por ser una moneda demasiado fuerte que lastraba la competitividad (“Si se trata de vivir como chinos, podemos seguir en esta espiral, si aceptamos volver a la Edad Media hay que seguir estas políticas. Pero si queremos mejorar, que nuestros hijos vivan mejor que nosotros, hay que salir del euro”).

- Implantar un proteccionismo “razonable”.

- Revalorizar las pensiones y salarios más bajos.

- Favorecer el pequeño comercio frente a la gran distribución.

- Prohibición de símbolos religiosos ostentosos.

Además de todo esto también había otras cosas “típicas” de los partidos de extrema derecha, como recuperar la pena de muerte, priorización absoluta de los franceses para puestos de trabajo o ayudas sociales, etc.
Por supuesto este segundo bloque típico de la extrema derecha me parece algo rechazable, pero muchas de las propuestas que he listado (no todas, algunas tienen tufillo de populismo) me parecen razonables y estoy de acuerdo con ellas… ¿Qué me pasa? ¿Cómo puedo estar de acuerdo en parte de lo que dice la extrema derecha?

Si os pasa como a mí y estás de acuerdo con muchas de estas cosas seguramente estaréis pensando en auto flagelaros hasta que todas estas coincidencias desaparezcan…Pero no, no va a hacer falta. De hecho hay que decir que muchas de estas medidas se parecen a las que propone el Frente de Izquierdas de Jean-Luc Melènchon. ¿Es que los extremos se tocan, acaso? Mmm, no, tampoco es eso.
La cuestión es más “de época”. Estamos ante un modelo económico fracasado, un modelo basado en el endeudamiento y la confianza mesiánica en el libre mercado, la competencia y la globalización. Todo eso ha sido generado y defendido por los partidos que hoy dominan nuestras escenas políticas, los ex conservadores y los ex socialdemócratas. Estos partidos siguen comprometidos, más o menos, con soluciones y gestiones que no supongan una ruptura del modelo generado.
Sin embargo el resto de partidos ajenos a este pensamiento se sitúan ante planteamientos más o menos rupturistas pero indudablemente proclives a cambios profundos que los partidos tradicionales ni se plantean. Y es en ese contexto donde parece que todos los partidos situados en los albores del sistema plantean cosas similares, igual que los partidos de gobierno son ahora todos iguales.
Cosas como volver a cierto proteccionismo para que la competencia con países como China no nos desindustrialice completamente, poner en duda en euro o su funcionamiento o defender a los ciudadanos y empresas de los poderes financieros deberían ser cosas obvias asumidas por todos. Sin embargo los partidos del “stablishment” se mantienen anclados a un mundo decadente y por eso estas cosas, aún novedosas para nuestros oídos, nos parecen coincidencias increíbles para ideologías opuestas.

Ahí está el origen de las coincidencias creo yo. Por eso no me asusta estar de acuerdo con Marine Le Pen en algunas cosas, lo razonable es razonable independientemente de quien venga.
La otra alternativa es que esté entrando en el camino que siguió Mussolini entre el final de la década de los 10 y el principio de la de los 20 del siglo pasado que le llevó del socialismo a crear el fascismo. Obviamente no creo que sea eso pero no faltará quien me diga que eso es lo que me debe estar pasando….No, lo siento, ni estamos en los años 20 ni simplificaciones tan absurdas aciertan jamás.
Y tampoco olvidemos que esto son propuestas políticas hechas para captar votos. Luego el Frente nacional podría ser terrorífico en el poder, pero eso sería parte de cierto “programa oculto”. Lo que ahora dicen es la música bonita, lo que suena bien, lo que atrae a la gente. Relacionar lo que quiere un partido con lo que dice en campaña es cada vez más difícil, sobre todo después del récord del Sr. Rajoy en España, que ha hecho trizas todo el programa electoral y los 7 años de oposición en sólo cuatro meses.

3 comentarios:

  1. A mi me ha ocurrido exactamente lo mismo al leer este titular:

    http://internacional.elpais.com/internacional/2012/04/12/actualidad/1334246017_704229.html

    Creo que la sorpresa sobre las coincidencias políticas está en emplear un eje político basado en el antagonismo entre conservadurismo (derecha) y progresismo (izquierda), el cual sitúa erroneamente a los liberales con los conservadores (derecha) y a los anarquistas con los comunistas (extrema izquierda).

    Si emplea uno basado en la libertad (izquierda) y el totalitarismo (extrema derecha), tanto los partidos conservadores como los socialdemócratas coinciden en la derecha; por lo que no es tan sorprendente que conservadores y socialdemócratas coincidan o que si se radicalizan un poco en busca de nuevas soluciones coincidan con los totalitarios.

    Las propuestas de Lepen no se alejan mucho de las de IU:

    http://www.abc.es/elecciones/andalucia-asturias-2012/noticias/abci-programa-201203270353.html

    Pero bueno, esto no son más que divagaciones de carácter filosófico y lingüístico en los que tampoco hay que perderse.


    Por otro lado, si bien es cierto que el Euro es muy problemático para los PIGS (a parte de la pérdida de soberanía nacional es una moneda demasiado fuerte), también es cierto que estos países recibieron millones de euros con el objetivo de desarrollarse y ponerse a la altura de los países del centro/norte de Europa.

    ¿Se empleó bien ese dinero? ¿Están estos países mejor que hace 20 años? En el caso español, ¿se ha invertido correctamente? Solo en infraestructuras y universidades observo mucho despilfarro e ineficiencia: autopistas y AVEs a "ninguna parte", una comunidad autonoma como Andalucía con diez universidades públicas,...

    ResponderEliminar
  2. Hola Francisco,

    Tu último párrafo es cierto y por eso cuando he analizado la frase de la señora Le Pen he dicho que era una verdad parcial. Porque sí, tienes razón, haber construido un aeropuerto en cada provincia, autovías de 3 carriles en lugares donde era innecesario, estaciones de AVE fantasma, etc. Era un gran error, y si se hubiesen empleado para el I+D+i y otro tipo de políticas de desarrollo estariamos ahora mejor. Ese error está ahí y es de nuestros políticos y de nuestra sociedad y no vamos a negarlo.

    Pero también está la otra cara de la moneda. Unas políticas europeas destinadas durante muchos años a disminuir nuestro sector agrícola, unas políticas nada proteccionistas impuestas por la UE que han permitido la desindustrialización de muchos países, una moneda demasiado fuerte, el no tener una política monetaria propia...Francamente creo que son más los perjuicios que las ventajas.
    Y todo esto viene por un proceso que se hizo al revés, donde la unidad monetaria fue antes que la unificación fiscal y la homogeinización económica cuando lo lógico era haber pospuesto la moneda única como último paso. Y, además, porque la política monetaria está dominada por la rigidez alemana y sirve a sus intereses y obsesiones, pagándolo países como el nuestro.

    Y respecto al eje derecha-izquierda que propones (realmente creo que hablas de este rombo que tiene un eje de libertades y otro de distribución de renta, creo que se llama gráfico de Nolan).
    A ver este es un debate muy amplio basado en un concepto de "libertad" que le da una importante carga a la "libertad económica" y que considera únicamente como autoritarismo el del estado, ignorando que vivimos en un mundo donde poderosos grupos financieros y monopolísticos imponen sus reglas de la mano de la "libertad económica". En este contexto la "libertad económica" puede chocar con la "libertad personal" o ciudadana y esta es una contradicción que no se puede solventar con purismos ideológicos a mi juicio.
    Adicionalmente la parte izquierda-izquierda del rombo, que correspondería al anarquismo, no sabemos como aplicarla ni como hacerla funcional, lo que convierte el rombo en pura teoría que está coja por la poca aplicación práctica que tiene.
    Para mí este rombo es un concepto antiguo, igual que coincido contigo que el eje derecha-izquierda también ha quedado desfasado por los acontecimientos y realidades de nuestro mundo.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  3. Hola,

    Yo tras ver una entrevista suya me quede igualmente de piedra. Creo que ella es la favorita de los jovenes entre 24 y 29 anyos. Por algo sera...

    Quizas Lemenchon y ella deberian formar un bloque de cambio... una locura? Tendrian el apoyo del 30% del electorado ahora mismo...

    ResponderEliminar