La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







lunes, 7 de mayo de 2012

El principio del fin del imperio de Merkel















Ganó Hollande, por menos de lo que parecía pero finalmente ganó. Es increíble el aguante de Sarkozy, que a base de demagogia, miedo y llamamiento a las vísceras ha estado a punto de darle la vuelta a las encuestas. Ni la desaprobación de Bayrou ni el llamamiento a la abstención de Le Pen, que deberían haberle hundido, hicieron mella en él. Al final ha perdido porque la historia lo exigía, porque una exigua mayoría de los ciudadanos franceses estaban hasta el gorro de él, y porque no se le podía perdonar el haber puesto a Francia a los pies de Alemania. Para ser justos del todo también debemos decir que si los socialistas no han ganado por más es debido a las escasas pasiones que despierta su candidato.

La victoria de Hollande parece romper el pilar más sólido donde se asentaba el régimen de Frau Merkel. Sarkozy era el tonto útil, el vanidoso al que se le daba centralidad política aparente a cambio de que asumiese servilmente las recetas de Berlín. La fuerza de Alemania y Francia juntas bloqueaba cualquier intento de cambio en el seno de la UE y condenaba a toda la unión, y especialmente al sur, a la dictadura de la austeridad luterana, dictadura destructiva que está llevando a los países de la periferia a una agonía que no puede acabar en otra cosa que en la muerte.
Hollande ha prometido una nueva Europa, pero está por ver qué es lo que va a hacer realmente. No se le ve ni la convicción ni el valor para plantear una ruptura con los métodos e ideas imperantes actualmente, más allá de sus palabras un tanto artificiales creadas para una campaña electoral. Todos tenemos miedo de que acabe siendo “otro Zapatero”, es decir, otro socialdemócrata vacío y convenenciero, lleno de buenas intenciones pero vacio de la capacidad o voluntad para llevarlas a cabo. Quizá es que el tranquilo y nada carismático Hollande engaña con su imagen, ojalá sea eso.
Merkel ya comienza a estar nerviosa. Ha dicho que el pacto de estabilidad no se toca, que está aprobado y que su cambio está fuera de la agenda. Estará fuera de la agenda si los líderes europeos quieren, no porque lo diga ella. No me extrañaría nada que comenzase a buscar un sustituto para Sarkozy antes de que Hollande tome posesión del cargo. Por aritmética y afinidad los principales candidatos son el virrey Italiano Monti o el virrey español Rajoy, por este orden. Ya veremos que hace Monti, que parece entender que la austeridad hasta la muerte lleva, como dijo el otro día Felipe González, sin dudas a la muerte. Si le falla Monti irá a por Rajoy, ya que éste si que parece no entender absolutamente nada de las consecuencias de lo que está haciendo.
Los españoles tenemos complejos muy extraños y nuestros gobernantes los tienen multiplicados y ampliados. Ya fuimos los tontos útiles de Bush cuando teníamos asiento en el consejo de seguridad de la ONU. No creímos la mentira de las armas de destrucción masiva porque nos interesaba creérnosla, para estar al lado del poderoso y complacer ciertas megalomanías personales. Hicimos el ridículo delante del mundo siendo más papistas que el Papa y defendiendo una idea descabellada de la que no teníamos ninguna prueba más allá de nuestra Fe interesada. Años después, ya con Zapatero, también entramos en un idilio con el eje Franco-Alemán y más tardíamente con Francia. A cambio de un sillón en el G-20 le hicimos las palmas al perdedor de ayer, sin rubor ninguno y sin darnos cuenta que estábamos apoyando a nuestro verdugo.
Me temo que vamos a volver a lo mismo. El señor Rajoy se verá deslumbrado por los cantos de sirena de Berlín y nos podemos convertir en los imbéciles que defienden por voz y boca de su amo un suicidio personal y colectivo. Rajoy ya está haciendo puntos para llegar al poco honorable puesto de vocero de la emperadora y su poco entendimiento de la situación me temo que hará el resto. De verdad no sé qué hace falta en este país para que alguna vez no nos dirija un idiota.

El imperio Merkeliano no se ha comenzado a romper sólo en Francia, también lo está haciendo en Grecia. Las elecciones de ayer han certificado el fin del bipartidismo de una manera absolutamente radical. Si la gran coalición de los partidos colaboracionistas se mantiene será gracias a la ley electoral que otorga una gran cantidad de escaños extras al partido más votado.
La caída del PASOK y de ND ha sido espectacular, caída capitalizada evidentemente por los extremos. La izquierda de Syriza ha quedado segunda, y el derechista Griegos independientes cuarto, con porcentajes de votos importantes. Incluso un partido neonazi como Aurora Dorada ha sacado casi el 7% de los votos. Cuidado con estos de Aurora Dorada porque no son el FN de Le Pen. Estos son de los típicos “bulldogs” de gimnasio y cabeza rapada, algo así como España 2000 pero más agresivo todavía. Es sin duda un partido peligroso que ha sacado estos votos sencillamente como reflejo de las enormes dificultades griegas.
Los griegos han votado totalmente en contra del rescate financiero y de los acuerdos con la Troika (dos tercios de los votos han ido a partidos opuestos a la austeridad impuesta por Europa). Un gobierno ND-PASOK sólo es producto de las normas electorales y no de la voluntad popular, y tendrá una vida complicadísima, con una oposición brutal en la calle y con un incendio de país permanente. Las otras fuerzas son tan opuestas que no pueden gobernar juntas, aunque les una algo esencial (la oposición a los dictados de Berlín).
Mucho cuidado porque la diferencia entre ND y Syriza son 2 puntos escasos, y si se forma un gobierno ND-PASOK el desgaste será tal que hundirá a estos partidos más aún y nos vamos, en las siguientes elecciones, a un gobierno muy izquierdista que declarará el default. Creo que no somos conscientes hasta qué punto este resultado ha estado cerca de generar un terremoto político enorme.
Lo que ha pasado en Grecia es el producto directo de las políticas de la austeridad merkeliana. No es nada descartable que en Portugal o en España nos encontremos con situaciones así en breve tiempo de no cambiar las cosas, o incluso en Italia (aunque allí está el parapeto del gobierno tecnócrata de Monti). La propia Francia ha tenido un resultado que recuerda al Griego, con unos frentes nacional y de izquierdas muy fuertes, que no son más fuertes porque la situación económica en Francia aún es relativamente fuerte.

Creo que Francia y Grecia han certificado el principio del fin de Merkel. Otra cosa es que los gobernantes de estos países entiendan el mandato que les han dado las urnas. Grecia es tan sólo un pilar menor (pilar menor que puede derruir el edificio, cuidado), pero Francia es actor central en Europa y de donde debe partir la solución a nuestra situación.
Si Hollande quiere ser valiente y replantear totalmente las normas bajo las que se rige la UE y la zona euro, tendrá a la mayoría de Europa de su lado. Quizá no podrá hacerlo solo, pero no tendrá más que esperar a la muerte política de Merkel en 2013. Si, en cambio, no demuestra más que ser otro socialdemócrata perdido y dubitativo, entonces me temo que el ejemplo griego se extenderá por toda Europa con imprevisibles consecuencias.
Monsieur Hollande confiamos en usted, quizá porque no nos queda otra pero confiamos en usted. Ojalá el acierto le guie, sepa elegir a sus aliados y sepa ver dónde está el problema de esta Europa agónica. Quizá sea usted la última esperanza blanca para orientar las cosas dentro de las vías de lo que conocemos como normalidad política. Esperemos poder decir que siempre nos quedará Paris.

5 comentarios:

  1. Mientras sea Merkel quien paga las facturas, Hollande tiene muy poco que decir. Pensar en un eje italo-alemán o hispano-alemán solo provoca risa.

    Por otro lado, espero que Merkel siga asfixiando a las empresas ineficientes y poco competitivas. Subvencionar el problema no sirve de nada, solo lo pospone y lo agrava.

    Los resultados griegos no creo que sean un producto de la crisis, sino del déficit democrático con el que ésta se ha gestionado. En otro países se ha castigado a los gobiernos por la crisis, pero no se ha llegado a esos niveles de populismo (me refiero a opciones radicales y totalitarias como el nazismo y el comunismo). Y donde si ha habido populismo, éste responde a una tendencia progresiva de las últimas dos décadas no a una respuesta a la reciente crisis.

    En el fondo, lo de los griegos es muy comprensible. Cuando tu opinión y tu gobierno no pitan nada y se dice de una forma tan descarada que lo que te gobierna es una troika es natural que se esté cabreado.

    ResponderEliminar
  2. Sinceramente, lo de Grecia ha sido un golpe duro para quienes creemos en la pluralidad y la diversidad política. Un parlamento plural y diverso sí, pero ingobernable y que condena a Grecia a unas nuevas elecciones, con todo lo que eso supone ¿Estamos ante el fin de Europa?

    ResponderEliminar
  3. Bastante de acuerdo en todo, Pedro.

    Por partes:

    "Es increíble el aguante de Sarkozy, que a base de demagogia, miedo y llamamiento a las vísceras ha estado a punto de darle la vuelta a las encuestas".

    Lo de Sarcófago ha sido realmente esperpéntico - como bien dices, demagogia y miedo. Sacó de forma exageradísima el fantasma de la inmigración musulmana en Francia (a pesar de que es irónico que lo diga Sarkozy, siendo que él no es francés de origen ni mucho menos).


    "Al final ha perdido porque la historia lo exigía, porque una exigua mayoría de los ciudadanos franceses estaban hasta el gorro de él, y porque no se le podía perdonar el haber puesto a Francia a los pies de Alemania".

    Completamente de acuerdo - yo, sin ser francés, ya estaba hasta las narices de leer sobre Sarkozy TODOS los santos días.

    Hablas de pasiones - yo no creo que eso deba ser algo exigible a un candidato. Thatcher tampoco despertaba "pasiones" (bueno, sentimientos sí) pero ella como persona era bastante "fría" como Hollande y otros que son más "pausados".

    "La fuerza de Alemania y Francia juntas bloqueaba cualquier intento de cambio en el seno de la UE y condenaba a toda la unión, y especialmente al sur, a la dictadura de la austeridad luterana"

    Lo de "austeridad luterana" sobra, Pedro. En todo caso, "austeridad calvinista".

    "irá a por Rajoy, ya que éste si que parece no entender absolutamente nada de las consecuencias de lo que está haciendo".

    Rajoy está siendo muy destructivo para nuestro país. Yo le voté y no oculto eso - pero eso no impide (como ya advertí, criticarle y retirarle mi voto para las próximas o incluso mi "tolerancia" hacia sus actos intolerables). Rajoy está faltando gravemente a la verdad, continuamente, y si sigue por ese camino, a mí no me quedará más remedio que apoyar todo movimiento que busque su derrocamiento final - porque a mí no me van los mentirosos crónicos y mucho menos cuando se trata de algo tan importante como el futuro económico. A mí nunca me engañaron, eso sí, y si voté por Rajoy ya sabes a qué se debe.

    Tema Irak: NO COMPARTO tu opinión ahí para nada - siempre apoyé la Guerra de Irak aunque bueno, no me apetece convertir este hilo en una discusión sobre Irak.

    "no sé qué hace falta en este país para que alguna vez no nos dirija un idiota".

    Totalmente de acuerdo - todos mis amigos extranjeros me dicen que pensaban que en sus países los políticos eran unos imbéciles, hasta venir aquí - yo lamento darles la razón.

    ResponderEliminar
  4. El miedo puede mucho y las políticas de miedo de la derecha han hecho mucho daña a la libertad de decisión.

    ResponderEliminar
  5. Francisco,

    Te he medio respondido en el blog de Alfredo, ya que las cuestiones eran similares. Tan solo decirte que el eje Alemania-Quien sea no debería provocarte risa. Ya sabes lo que es un eje para Alemania, uno que manda y otro que obedece. Así fue con Francia y así puede ser con cualquiera, la cuestión es numérica y de voto, nada más.

    Enrique,

    La verdad es que Grecia nos ha dado un mal ejemplo de pluripartidismo, pero la razón es la tendencia al extremo y no el hecho de que haya muchos partidos. Ni los neonazis van a servir para pactar nada, ni el propio partido comunista quiere pactar con el resto de la izquierda (realmente Syriza no es la "extrema izquierda" por mucho que se diga, creo que el PC Griego es quien está en el extremo). Con otro multipartidismo menos radicalizado se debería poder formar gobierno.

    Alfredo,

    Si todos los votantes del PP fuesen como tú seguramente hubiese opinado lo contrario en mi entrada anterior. Lamentablemente tu ejemplo no abunda.
    Ah! lo de la austeridad luterana lo he dicho porque Merkel es Luterana, no Calvinista (su padre era pastor de hecho).No sé si he cometido algún error "teológico" desde tu punto de vista. Si quieres cambia el adjetivo por "germánica".

    Nicolás, no entiendo tu comentario ¿lo dices por el partido nazi de Grecia?

    ResponderEliminar