La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







lunes, 21 de mayo de 2012

La devaluación interna





















La estrategia económica alemana para Europa se basa básicamente en intentar generar los esquemas presuntamente lógicos sin querer pasar por las medidas necesarias. Realmente lo que pretenden es que el sur de Europa devalúe sus precios y salarios, pero esto sin afectar a Alemania y sin hacer política monetaria alguna.
Esta cuadratura del círculo sólo se puede hacer mediante lo que se llama “devaluación interna”, que es una especie de imitación de las consecuencias de una devaluación monetaria sin hacerla. La idea es que, para recuperar la competitividad, los sueldos en el sur de Europa bajen para así poder exportar más. Si los sueldos bajan, y a no ser que nos queramos morir de hambre, los precios también deberían bajar por ley de oferta y demanda.

Cuando los países han tenido problemas de competitividad o de crisis normalmente han optado por devaluaciones competitivas. Se actuaba sobre el tipo de cambio disminuyendo el valor de tu moneda y así conseguías que los productos que se fabrican en el país fuesen más interesantes para los compradores extranjeros por precio.
En principio la devaluación lo deja todo igual dentro del país, pues es el dinero el que pierde valor cara al exterior pero internamente todo sigue igual. Lo que pasa es que los países no son cerrados y necesitan importar y esto comienza a mover los precios. Todo lo importado se vuelve comparativamente más caro, las materias primas para fabricar aquí también se vuelven más caras y, por lo tanto, los precios suben. La devaluación crea inflación, que será mayor o menor en función de la devaluación. No hay que olvidar que, en entornos depresivos, una inflación suave ayuda a movilizar el ahorro y puede ser positiva para la reactivación económica.
Respecto a las deudas estas también se devalúan. La devaluación producirá un aumento de los tipos de interés que compensará en parte esta devaluación de la deuda, pero no totalmente. Objetivamente la devaluación ayuda a digerir mejor la deuda, siempre que los salarios y los ingresos aumenten con la inflación (si no lo hiciesen la devaluación sería incluso contraproducente al aumentar el tipo de interés). Que se entienda que hablo siempre de deudas contraídas en la moneda devaluada.
La devaluación tampoco es una maravilla, aumenta tus costes a la hora de importar, de comprar maquinaria y bienes de equipo en el extranjero y objetivamente disminuye el poder adquisitivo de tu dinero cara al exterior. Pero países exportadores o turísticos (realmente el turismo es como una exportación porque “importa” dinero desde el extranjero) tienen ventajas evidentes con la devaluación.

El problema del sur de Europa es que no pude devaluar porque no tiene moneda. La moneda es el Euro, moneda hecha a imagen, semejanza y fortaleza de Alemania. Países como España, Italia, Grecia o Portugal se han ido desindustrializando con los años por esta razón, porque vendían muy caro al exterior y no podían competir con los países de bajo coste. También es verdad que la ventaja de tener una moneda fuerte, que es importar bienes tecnológicos a coste relativamente bajo, no fue aprovechada por nuestras economías lo que ayudó a la degradación de la industria. Tampoco usamos nuestra capacidad de endeudamiento a bajo coste para la inversión productiva.
Y ahora tenemos que vender más barato, pero no podemos. ¿Cómo pretenden que lo hagamos? Pues bajándonos los sueldos y los beneficios todos. Si se bajan salarios, beneficios y precios entonces objetivamente estaríamos en una situación como la de la devaluación pero incluso mejor, porque no tendríamos inflación y nuestros ahorros mantendrían su poder adquisitivo respecto al exterior.
Lo que no entiende la destructora de Europa es que si esto fuese factible y fácil los países con monedas propias hubiesen optado por este mecanismo de devaluación interna en vez de devaluar la moneda. Si casi todos los países optan por devaluar la moneda es porque el otro mecanismo es de casi imposible aplicación (algo que dijo, entre otros, el propio Friedrich Hayek).
En una devaluación de la moneda al minuto siguiente de la devaluación nada cambia. Todo tiene el mismo precio antes de que la inflación haga su aparición. La vivienda cuesta lo mismo, el carro de la compra también, los servicios también. Luego las cosas subirán de precio pero si estás trabajando tu salario se actualizará convenientemente. Así se otorga valor de nuevo al factor trabajo, al factor inversión, a la producción, y la economía se reactiva.
Pero en una devaluación interna las cosas son infinitamente más complicadas. El primer paso es siempre una devaluación de salarios que tendrá la resistencia de los trabajadores, a los que estás quitando poder adquisitivo. Se creará conflicto social y se hundirá el consumo, la gente preferirá tener ahorrado el dinero porque mantiene su valor (la trampa del consumo, Keynes). El estado bajará los ingresos, la caída del consumo creará más paro, que hundirá más el consumo y así en un ciclo destructivo que sólo se parará cuando se produzca un aumento sustancial de las exportaciones. Los países que optan por esta vía caen en depresiones prolongadas, tardan muchísimos años en empezar a crecer y están muchos años en crisis económica.

Siendo abstractos podríamos decir que en una devaluación monetaria la crisis la paga el “dinero”, que disminuye su valor. Todos nos empobrecemos pero quien más dinero inmovilizado (no invertido) tiene, más pierde. Sin embargo en una devaluación interna la crisis la paga el trabajo y la producción de riqueza, mientras que quienes tienen dinero inmovilizado incluso aumentan el poder adquisitivo del mismo (objetivamente, aunque nunca contablemente, hay deflación).
Ya no es sólo una cuestión de efectividad, que obviamente es más efectiva una devaluación monetaria, es una cuestión de justicia. Por ejemplo nosotros hemos llegado a la crisis por una burbuja económica donde las cosas se habían inflado artificialmente de la mano del endeudamiento, las teorías absurdas del “todo sube” y los pelotazos. Mucha gente ha ganado muchísimo dinero gracias a que las cosas parecían valer más de lo que valían, dinero que en el fondo era artificial, ¿no es ese dinero el que debe devaluarse? ¿No es más justo eso a que la crisis la paguen los trabajadores y las empresas productivas?
No estoy diciendo que sea la solución óptima, ojo, estoy diciendo que es mucha menos mala opción que la destrucción de la devaluación interna.

Parece ser que la devaluación de los sueldos en España y en Irlanda ya ha sido del 6%, en Portugal del 10% y en Grecia del 20%, mientras en países como Alemania los sueldos incluso han subido mínimamente. ¿Están repuntando estas economías? Que va, están cada vez peor.
¿Deberíamos salir del euro y devaluar entonces? Ojo porque tampoco he dicho eso. Nuestros ciudadanos tienen los ahorros en euros y nuestra deuda está en euros por lo que aumentaría si salimos del euro y devaluamos. Antes del cambio se tendría que decretar un corralito porque los españoles querrían sacar los euros al extranjero (para que no se los conviertan en pesetas y pierdan valor). Además, no hay un mecanismo establecido para que un país salga del euro.
A pesar de que sí creo que nunca debimos entrar en el euro no estoy convencido de que debamos salir. Realmente lo que debemos intentar, como país, es que el BCE cambie absolutamente de papel y empiece a actuar como la reserva federal norteamericana y financie a los estados, que se cree un poco de inflación y proteger nuestra economía en base a tratados de comercio justos e igualitarios. Ese es el camino que creo menos arriesgado, a no ser que la señora Merkel nos obligue a salir del euro ante su germánica inflexibilidad. En ese caso no nos quedará más remedio, pues entre amputación y muerte yo prefiero amputación.

1 comentario:

  1. Hola Pedro - acabo de leer tu entrada y a pesar de compartir parte de tu conclusión, me he quedado un poco perdido con la intención de tu entrada. En todo caso, es que igual ando un poco espeso porque tengo muchos alumnos ahora viniéndome a ver y bombardeándome con preguntillas tontas pero ahora que tengo tiempo, te comento:

    "Antes del cambio se tendría que decretar un corralito porque los españoles querrían sacar los euros al extranjero"

    Esto es lo fundamental, por supuesto - se tendría que hacer así porque como bien dices, ya mucha gente habla de sacar el dinero al extranjero - hay que frenarlo YA en caso de que se produzca un efecto dominó desde Grecia.

    "Realmente lo que debemos intentar, como país, es que el BCE cambie absolutamente de papel y empiece a actuar como la reserva federal norteamericana y financie a los estados, que se cree un poco de inflación y proteger nuestra economía en base a tratados de comercio justos e igualitarios".

    Ahora tenemos cierta oportunidad - tenemos un "bloque latino" que podría acorralar a la vaca en Berlín. Veremos si hay coraje para hacerlo.

    "entre amputación y muerte yo prefiero amputación."

    Yo más.

    ResponderEliminar