La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







miércoles, 23 de mayo de 2012

¿Qué hará Rajoy en Roma?













Aprovechando la cumbre de la OTAN del otro día el virrey italiano Mario Monti invitó a Rajoy a la cumbre por el crecimiento europeo que se celebrará en Roma el próximo junio. A esa cumbre iban a asistir el presidente de Francia, la canciller Alemana y el primer ministro de Italia, y ahora también asistirá el presidente de gobierno español.
La cumbre del “crecimiento” se supone que es para hablar de eso, de crecimiento, idea que repite machaconamente el presidente francés Hollande y que los alemanes no quieren oír porque para ellos representa una de estas dos maléficas cosas: O endeudarse más, o que Alemania acabe avalando o pagando por los países del sur.
Monti, virrey puesto por Merkel para quitarse de en medio a Berlusconi, ha sido un buen servidor estos meses pero no es tonto. Sabe que Italia necesita un estímulo económico porque si no acabará como Grecia y la espiral de deuda engullirá a la economía Italiana. Desde que ha ganado Hollande, o incluso antes cuando ya preveía que algo así iba a ocurrir, Monti apareció con criterios autónomos alejados a los de Berlín. Se está convirtiendo en un virrey rebelde pero por una razón incuestionable: Es lo que necesita su país.

En esa cumbre se prevé una alianza Holande-Monti para ciertos asuntos como los eurobonos, el uso del BEI o la acción del BCE para bajar las primas de riesgo de los países con problemas, aunque quizá Monti se sitúe en una situación intermedia entre ambos líderes tanto para acaparar centralidad como para no montar una rebelión de la noche a la mañana contra quien le ha puesto en el cargo.
Claro, mi pregunta aquí es, ¿para qué demonios ha invitado Monti a Mariano Rajoy? España es la cuarta economía de la zona euro y por lógica debería estar allí pero ya se sabe que a los líderes de países importantes les gusta tratar con el menor número de interlocutores posibles. Si Monti ha invitado a Rajoy no es porque crea que España es un país importante, es porque piensa que la actitud de Rajoy va a ser proclive a sus intereses.
Supongo que Monti piensa que Rajoy, que es presidente de España no nos olvidemos, debería defender lo que objetivamente interesa a su país. España es un país con unos problemas parecidos a los de Italia y, por lo tanto, las peticiones de Monti y Rajoy deberían ser las mismas. Esta es la teoría y lo que Monti debe haber pensado.
Sin embargo el señor Monti no cuenta con el genio de los políticos españoles y nuestra ya histórica sumisión al poderoso. Desde hace casi 20 años (vamos, desde que no está Felipe González) nuestros presidentes se han mostrado serviles con los poderosos y han buscado reafirmar su ego a cargo de la política exterior de España. Nos vendimos por salir al lado de Bush en el “fregao” de Irak, nos vendimos por estar en el G-20, y por la pinta que lleva todo esto nos venderemos por ser el nuevo perrito faldero de Alemania una vez Sarkozy está con la Bruni de vacaciones.
Esta intuición procede de las declaraciones de Rajoy y de De Guindos en las últimas semanas que, incapaces de entender que la victoria de Hollande nos daba una esperanza como país, se han dedicado a cantarle odas a la canciller alemana. Con los precedentes que tenemos diría que a nuestros gobernantes les interesa más codearse con la jefa que evitar que nuestro país sea destruido económicamente.

En los últimos días, sin embargo, empiezo a ver una actitud distinta. Creo que después de 6 meses de estar haciendo el estúpido ya se han dado cuenta de que no pueden hacer más de lo que han hecho, que lo que han hecho no funciona ni sirve para nada por sí solo y que necesitamos imperiosamente transgredir los dictados Merkelianos para poder salir de esta: Necesitamos que el BCE proteja nuestra deuda, necesitamos crecimiento y probablemente necesitemos eurobonos (por no hablar de un posible rescate bancario).
¿Qué hará Rajoy en Roma? ¿Se aliará con Hollande y Monti en lo esencial que es lo que interesa a nuestro país, o se venderá a la canciller para satisfacer sus ganas de protagonismo? Deseo que sea lo primero, porque lo segundo sería dar la estocada a nuestra nación, no porque sea inevitable nada sino porque dejaría bien a las claras que nuestro gobierno estaría dispuesto a destruir el país en nombre de la ortodoxia para salir en la foto.
Francia, Italia y España formando un bloque contra Alemania, eso es a lo que debemos aspirar. Lo contrario sería un suicidio. Espero que el Sr. Rajoy lo entienda porque si no que dios nos pille confesados.

3 comentarios:

  1. Que Rajoy no actua acorde con su ideología política no significa que nos esté traicionando.

    ResponderEliminar
  2. Hola Pedro:

    Pásate por el blog. Me gustaría tu opinión.

    Saludos

    ResponderEliminar