La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







miércoles, 27 de junio de 2012

Angela Merkel y el general Prim




















El presidente del gobierno de España después de la revolución gloriosa de 1868, el progresista general Juan Prim, declaró en una ocasión: “Mientras yo viva en España no habrá una república”. El general no quería una república porque pensaba que era algo demasiado avanzado para la España de la época y, sobre todo, porque pensaba que la república llevaría asociado un estado federal que le asustaba más que la república en sí.
Prim consiguió instaurar una monarquía constitucional en la figura de Amadeo de Saboya tal y como deseaba para España, aunque el invento no duró mucho.

Esta mañana no he podido evitar acordarme de esta frase cuando he leído que la señora Merkel, lideresa de todo este cotarro, ha declarado en una reunión con el grupo parlamentario liberal (sus socios de gobierno) que no habrá mutualización de la deuda (en eurobonos o en otra forma) “mientras yo esté viva”. Los liberales, casi en broma, le gritaban “¡Le deseamos una larga vida!”.
Esto es la Europa actual señores. Una señora presidenta de una nación entre 27 (o de una nación entre las 17 que tienen el euro como moneda oficial) se permite decidir en nombre de todo el mundo y ojo no solo mientras ella gobierne, sino mientras ella viva que es más fuerte. Al más puro estilo de los emperadores o de los dictadores que aspiraban a morir en la cama, la vida de la señora Merkel se convierte en una unidad de tiempo político, en un eón histórico que define una era. Como si fuese eterna, como si fuese a ser la presidenta de su partido de forma vitalicia y como si no pudiese perder una elección.

A lo mejor no es tan dramático y tan extremo como parece. Es posible que la señora Merkel haya hecho esta declaración cara a la galería, cara a una audiencia que quería oír exactamente esto. Si es así entonces es una mentira transparente, un hooliganismo absurdo porque recordemos que no estaba hablando a las masas hambrientas de demagogia sino a un grupo de diputados.
Si es así se le debe haber pegado de nuestro querido presidente, la seriedad germánica contagiada por lo más chusco del espíritu chapucero español. Esto no es más que lo que podríamos definir como una “Marianada”, un “no subiré el IVA”, “no subiré los impuestos”, “no cambiaré mi política antiterrorista”, “no nos van a rescatar”. Una frase fabricada para gusto de la audiencia a sabiendas de que es falsa.
Y no quiero salirme del tema pero de aquí poco vamos a asistir a algo todavía pero, a las “Marianadas 2.0”, que va a ser la corrección inmediata de la única promesa electoral que ha cumplido que es la recuperación de la deducción por vivienda. Una hazaña que comentaremos cuando suceda.

La mutualización de la deuda es algo absolutamente inevitable. O sucede o se destruye el euro, es así de sencillo. O se mutualiza la deuda o comenzarán a haber suspensiones de pagos de estados de la zona euro.
Esto lo sabe todo el mundo, y quien no lo sepa es un idiota o un pirómano. Tan solo una reactivación económica fortísima producto de algún acontecimiento excepcional podría hacer que los estados del sur pudiesen asumir sus deudas y sus costes de refinanciación. Y si no pues habrá que reformar absolutamente el BCE para que sea él quien compre la deuda de los estados a un interés casi cero. Fuera de ahí no hay futuro.
El empeño de la canciller Merkel de esperar a estar al borde del precipicio para ceder me resulta de una morbosidad insalubre. Un día calculará mal la frenada y nos iremos todos por el precipicio. Menos mal que le queda poco más de un año en el cargo y quienes le sustituyan, previsiblemente socialdemócratas y verdes, no pueden ser peores. La severidad con que la historia europea juzgará a esta señora estará a la altura de los grandes políticos irresponsables de los últimos siglos.

Ah! Se me olvidaba. El general Prim murió a finales de 1870, un par de años después de decir esa frase. En 1873 se proclamó la I república en España.
Prim realmente tuvo razón y en España no hubo una república mientras él vivió. Muchos historiadores dicen que posiblemente fue esta intransigencia política la que motivó a su asesino a elegirle como objetivo.
No sé si le puede pasar lo mismo a Merkel, pero hace unas semanas ya hice un ejercicio de futurismo político en el que esta situación se daba. En mi texto la canciller era asesinada en 2014, dos años después de esta frase, más o menos el mismo tiempo entre la muerte del general Prim y su frase….
No os preocupéis que ya ha fallado el primer acontecimiento de mi texto (la victoria de Syriza) y, además, esperemos que para 2014 la señora Merkel no sea más que una pesadilla del pasado.

2 comentarios:

  1. La historia se repite. Ésta, al igual que Hitler lleva Europa a la destrucción. Ahora, igual que entonces, hasta ahora no ha habido líderes que le paren los pies: ni Barroso, ni el zombi ese con gafas que no recuerdo cómo se llama, ni Sarkosí, ni Hollande...

    El lado positivo es que esta Tercera Guerra Mundial, como dijo el presidente de Mercadona de la crisis, es " sin balas", y en el caso de la imperialista alemana Merkel sin Auchwichtz, pero está dejando mucha gente en la misera y en la cuneta. Con líderes y estadistas como Helmul Kohlt y Felipe Gónzalez ésto no hubiera pasado.

    Merkel es el ejemplo más evidente de la mentalidad alemana de "CABEZAS CUADRADAS", con nula flexibilidad y que se mantiene en sus trece erre que erre. Esta va en una autopista por el carril en sentido contrario y dice que son los demás quien van mal.

    Y te lo dice alquien que tiene simpatía por la mentalidad germana y la anglosajona. En muchas cosas pienso que son más inteligentes que nosotros, los de mentalidad latina o mediterránea, pero en otras...

    Tuve una vez una jefa alemana. Era muy correcta en el trato y en todo, pero también encajaba en el tópico de demasiado estricta y poco flexible. A veces la oía reñir con los hijos en aleman, uno de ocho años, y otro adolescente de 15, en plena edad del pavo, y la verdad que acojonaba. Con razón Hitler, también con aquellas arengas...

    ResponderEliminar
  2. Por suerte en este momento los políticos actuales no son como el general Prim y son un tanto incoherentes (por desgracia en realidad aunque en este caso no tanto). Fijemonos en la Eurocopa. Supuestamente ningún mandatario de muchos países de la UE (entre ellos Alemania y España) iba a ir a ver un partido de su selección por el asunto de la exprimera ministra Timoshenko. De repente ha sido llegar a semifinales y decir que acudirán a la final de Kiev si sus selecciones se clasifican. El ``jamás, jamás, jamás´´dura y durará lo que la conveniencia política dicte y España jamás iba a ser rescatada y estamos como estamos. La señora Merkel no es distinta y más tarde o más temprano cambiará de parecer si así le es conveniente. Y cuando se compren menos lavadoras, será conveniente y no pasará absolutamente nada porque casi nadie se acordará del ``jamás, jamás, jamás´´.

    ResponderEliminar