La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







sábado, 9 de junio de 2012

¿Cómo van las cosas por la Comunidad Valenciana?
















Hace tiempo que no hablo de la comunidad valenciana. Creo que desde que el expresident Camps, culpable del delito de cohecho a todas luces con infinidad de pruebas que lo demostraban, fue declarado inocente por un tribunal popular inconsciente, no he vuelto a hablar de mi tierra.

Tampoco es que las cosas hayan cambiado en exceso. Estamos en la misma comunidad arruinada moral, política y económicamente que hace un año, aunque ante la extensión de los problemas por el resto de administraciones del estado parece que ha diluido nuestro desastre.
Desde Enero nuestra comunidad ha sido salvada del impago dos veces, gracias al gobierno central. La situación es crítica sin embargo el gobierno central trata con exquisitez al gobierno valenciano y a la comunidad valenciana mientras extiende las sospechas a las comunidades que no están gobernadas por el PP. Andalucía, por ejemplo, que también tiene una situación financiera grave pero no está al nivel extremo de la comunidad valenciana, sin embargo las amenazas de intervención a Andalucía han sido varias, mientras de la comunitat ni se habla.
Esto por no hablar de los déficits reales de Madrid y la comunidad valenciana, conocidos casi a mitad de año y sobre los que el gobierno ha pasado por encima sin darle importancia (como destruyen su argumento de la “herencia recibida” se silencia). Es evidente el doble rasero del gobierno con las distintas administraciones y con el déficit de las mismas, cuya gravedad parece depender de la conveniencia política de la propaganda que se puede hacer con él.

El otro día me decía un cargo inferior del PP de una de las ciudades valencianas que, en cuanto se sepa todo lo que se ha hecho en la comunidad valenciana en los últimos años, el PP valenciano irá irremediablemente a la oposición y se tirará ahí dos décadas. También me habló fatal de Camps, “al que sempre he defés”, del que se había enterado ahora de todo lo que había hecho. Esto último es muy gracioso, se ha defendido a Camps contra capa y espada y evidencias mientras estuvo en el cargo y, ahora que ya no está, se le destruye desde dentro del partido. No sé cuando entenderán todos estos politicuchos que se creen dioses que no son más que marionetas dirigidas por una segunda fila que va afilando los cuchillos para el día que caigan.
No le pregunté a este señor a qué se refería concretamente. Hace unos días me llegó la información de que los principales “negocios públicos” de ex molt honorable president no tenían que ver con la trama Gürtel sino que realmente estaban relacionados con la farmacia de su mujer, que según me cuentan era (o es) una gran proveedora de material de los hospitales y centros de salud de la Comunitat. No he podido confirmar nada sobre esto, ni cantidades, ni si el precio está escandalosamente hinchado ni la veracidad del hecho en sí. Me hubiese gustado saber si era esta misma información la que tenía él sobre Camps.
Francamente creo que quedan pocas cosas que destapar en cuanto a desastres, aunque no en cuanto a corrupción. El saqueo de nuestra comunidad ha sido evidente desde hace años y quien no lo vea es porque no quiere verlo. Quizá este cargo del PP haya visto la luz del sol ahora, pero creo que lo que dice es evidente para una parte de la población que es crítica. ¿Se refería al grado de penetración de la trama Gürtel en la comunitat, con financiación ilegal incluida? No lo sé, pero quien piense realmente que el PPCV no se ha beneficiado de financiación ilegal por parte de esta trama es para darle un premio a la inocencia.
Los casos de corrupción de estos últimos gobiernos irán saliendo con los años. La corrupción no sale automáticamente en cuanto se comete, hace falta varios años e investigaciones para que nos enteremos de las fechorías cometidas. Aunque pueda parecer que en esta comunidad no cabe más corrupción por metro cuadrado esto no es en absoluto así. Lo veremos pronto.

Para el ciudadano de la calle las cosas cada vez son más difíciles. Por ahora lo que más daño está causando son los impagos del consell, que afectan a servicios básicos como las farmacias. Como no tengas que comprar alguna cosa barata y habitual es casi seguro que vas a tener que encargarla, porque no tendrán en Stock. Hace unos días me paseé por todas las farmacias de mi barrio para buscar un medicamento contra la migraña, sin éxito. Menos mal que no era urgente, pero si llega a serlo hubiésemos tenido que ir al hospital ante la imposibilidad de encontrarlo, con la correspondiente saturación de las urgencias.
Ese día tuve una sensación de desabastecimiento que nunca había tenido, no sólo por lo de la farmacia también porque fui a la compra a Mercadona, donde suelo ir a comprar. Mercadona tiene en los últimos años una política de “no variedad” por llamarla de alguna manera, casi todo lo que encuentras es la marca blanca Hacendado y como alternativa sueles tener sólo una marca alternativa. Además de esto resulta que ese día no había plátanos, ni barritas de cereales ni otra cosa que quería comprar y que no recuerdo. Lo de los plátanos me recordó a aquello que decían los exciudadanos de la RDA de que los alemanes del este no podían venir de los monos, porque allí no había plátanos (en la RDA había siempre desabastecimiento de plátanos). Ese día me sentí casi en un país “soviético”, donde había desabastecimientos cíclicos en ciertos productos. Y a nosotros que nos contaron que eso con el capitalismo no pasaba…
Los recortes en sanidad y educación si no se están empezando a notar ya se notarán en cuestión de semanas. En los centros de salud y hospitales ya escuchas quejase a los médicos y sobre todo enfermeros que no tienen el material que tenían antes. Pronto los servicios sanitarios presumiblemente empezarán una progresiva degradación en la atención y en los servicios prestados y nos enfrentaremos a una mayor sobresaturación de urgencias. En educación la reducción de las becas de comedor, los nuevos ratios y la desmotivación general se verán claramente el curso que viene.

Llevo tanto tiempo hablando de todo esto que siento que me repito. Es como si nos enfrentásemos a un proceso de degradación imparable, irremediable, repetitivo… Nada nuevo bajo el sol valenciano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario