La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







lunes, 18 de junio de 2012

La dictadura del miedo














Ya tenemos los resultados de las elecciones griegas y ha ganado quien tenía que ganar, Antoni Samaras, del partido conservador y “pro-rescate” Nueva democracia (ND).
Y he dicho “quien tenía que ganar” porque vivimos desde hace semanas bajo esa consigna. En Grecia debían ganar los pro-rescate porque si no una plaga de impredecibles consecuencias asolaría Europa y acabaría con el euro. Ese era el mensaje que salía de Berlín.

Los alemanes son viejos zorros de la teoría política. Uno de sus “ilustres” (estoy siendo sarcástico), Herr Joseph Goebbels, inventó hace casi un siglo aquello de que “una mentira repetida mil veces se convierte en verdad” y la aplicó exitosamente a la política, contribuyendo al ascenso del partido nacional-socialista y, sobre todo, a su mantenimiento en el poder con altos índices de apoyo y popularidad.
Los alemanes rehúyen su pasado nazi con razón y evitan cualquier remota relación entre su política actual y aquel momento, pero por alguna razón esto solo se circunscribe al fondo de la política y no a las formas. Las formas parecen no importar si el fondo es diferente y por eso se ven extrañas similitudes de forma entre esa época y la actual, como puede ser ese “ascendente” que creen que deben tener sobre Europa entera, a la que tienen que “salvar”, o esa repetición de los métodos de Herr Goebbels.
En esta ocasión la mentira que se ha repetido mil veces es que en las elecciones griegas se decidía si Grecia quería seguir en el euro o no. Esto era una mentira absoluta pues los dos partidos que tenían posibilidades de gobernar, Nueva democracia y Syriza, habían dicho que no tenían intención de salir del euro. Para salir del euro no hay procedimiento establecido, pero se sobreentiende que el país que quiera salir del euro tendría que pedirlo y eso provocaría una negociación para ver como se haría. Pero si un país no quiere salir del euro no hay procedimiento previsto para expulsarlo, por mucho que Merkel amenace con esto.
…Bueno podría haber uno indirecto, que es que el BCE estrangulase a los bancos griegos e hiciese que el país pidiese su salida del euro para no ser arrasado. Pero eso sería un ataque absoluto que no estaría justificado y, además, representaría una manipulación del banco central que supuestamente es el más independiente del mundo, lo cual es precisamente el origen de nuestros problemas. Que se mantenga la independencia del BCE mientras se estrangula al sur de Europa pero que se violase para acabar con los griegos sería tan escandaloso que no me lo quiero ni plantear.

Por lo tanto en Grecia no se estaba eligiendo entre un gobierno pro-euro y uno anti-euro, se estaba eligiendo entre un gobierno pro-rescate y uno anti-rescate que es algo totalmente distinto. Pero Merkel y sus sabuesos quisieron crear el equívoco para asustar a los griegos con una salida del euro y, consecuentemente, una devaluación de sus ahorros. El mensaje era “voten ustedes a Nueva democracia o al PASOK porque si no saldrán del euro
Como el lenguaje era sibilino, mentiroso, inconcreto y abstracto al final no sabías si los griegos iban a salir del euro porque Syriza realmente quería salir del euro, en contra de sus promesas de campaña, o bien porque Merkel los iba a expulsar. La ficticia situación no sobrevivía ni dos minutos al análisis pero de tanto que se repetía mucha gente se lo acabó creyendo. Syriza era salir del euro, ND permanecer en él.
Los medios de comunicación españoles también han jugado a ese mensaje, no sé si dirigidos por sus partidos políticos amigos, por puro amarillismo periodístico o directamente por su incompetencia manifiesta. “Grecia se juega permanecer en el euro” decían todas las televisiones y periódicos, ya fuesen conservadores o progresistas. La mentira de Merkel penetró en nuestro país cabalgando sobre nuestros medios y seguramente algo parecido pasó en el resto de Europa.
Para darle cuerpo a la mentira llevábamos un par de semanas hablando de “planes de contingencia” por si Syriza ganaba en Grecia. Parecía como si el euro no fuese a sobrevivir al lunes si ganaba el maldito loco de Tsiripas y nos amenazaban con normativas especiales y corralitos bancarios. Eso generó que la opinión pública de países como el nuestro desease la victoria de Samaras, para que no nos cerrasen los bancos y nos quitasen nuestros euros.
Finalmente pasó lo que tenía que pasar. Se despertó el voto del miedo contra Syriza y ND ganó como quería Merkel. El IV Reich puede respirar tranquilo, y las deudas de los acreedores alemanes también.

A lo que hemos asistido estos días es a una nueva fase de la dictadura Merkeliana que se cierne sobre Europa. A la fase de imposición de gobiernos tecnocráticos o asimilados dentro de una legislatura gracias a la aceptación sumisa de los partidos políticos de turno le ha seguido la segunda fase, la manipulación de la democracia real en base al miedo. El “periodo de excepcionalidad” de los gobiernos tecnocráticos parece que no se acaba en las elecciones, sino que puede durar hasta el infinito mientras la suprema canciller quiera.
No quiero ni pensar que pueda haber una tercera fase en este plan de vaciamiento de la soberanía de los pueblos. El domingo, antes de saber los resultados en Grecia, comentaba con unos amigos el escenario que se podía dar como no se pudiese formar gobierno en Grecia. Hablé, directamente, de la actitud del ejército y de cómo algún tipo de “golpe blando” podía no ser descartable. Claro, para eso las fuerzas armadas deberían ser favorables a las tesis merkelianas algo que desconozco si es así.

Esta Europa es cada vez más corrupta, más sucia. Parece que todo aquello de la “solidaridad entre los pueblos de Europa” y la “Europa social” ha pasado a mejor vida, y quizá ha pasado a mejor vida porque hemos olvidado un concepto clave: La soberanía. Eso es por lo que hay que pelear, eso es lo que hay que exigir antes de entrar en una espiral de odios nacionales que pueden hacer de nuevo mucho daño a Europa.

9 comentarios:

  1. Menos mal que ha ganado Nueva Democracia en Grecia porque si llegan a ganar los radicales de izquierda de Syriza hoy se hubiera producido una catástrofe. Mientras sube la prima...

    ResponderEliminar
  2. ¿Qué catástrofe Nicolás? ¿Qué hubiese subido más la prima? ¿Qué los millonarios griegos hubiesen sacado de Grecia el poco dinero que les queda allí?
    Si hubiese ganado Syriza no hubiese pasado nada a no ser que nuestros amigos alemanes y sus acólitos lo hubiesen provocado con sus medidas suicidas, y en ese caso la culpa es de Alemania y no de Grecia.
    Violar la libertad de elección de los pueblos por unos cuantos puntos de prima de riesgo, provocados además por las obsesiones alemanas, no parece un trato aceptable.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  3. La soberbia es el peor de todos los pecados. No es que tuviésemos a todos diciendo lo que pasaría si ganaba Syriza sino que además lo más probable es que esos supuestos planes de contingencia fueran falsos y solo servían de titular. ¿Me cuentan que hacen planes de contingencia unos señores que no saben ni como hacer el rescate a España, o que no tienen ninguna política más allá de la del día a día y el estrangulamiento fiscal? Además de ineptos, mentirosos. Pero llevándolo al plano español ¿Donde estaba el PSOE ante esta situación o es que acaso prefiere la política de ``fieles vasallos´´ como el SPD o el PASOK. ¿Cuál es su opinión frente al rescate a España (aparte de las polémicas nominalistas? ¿Donde están las contramedidas del PSOE? ¿Donde está el otro partido de Gobierno de este país? Además de ineptos y mentirosos ahora se suma la indolencia pues bien servidos estamos pues.

    ResponderEliminar
  4. Pedro, dices:

    "Esta Europa es cada vez más corrupta, más sucia. Parece que todo aquello de la “solidaridad entre los pueblos de Europa” y la “Europa social” ha pasado a mejor vida, y quizá ha pasado a mejor vida porque hemos olvidado un concepto clave: La soberanía. Eso es por lo que hay que pelear, eso es lo que hay que exigir antes de entrar en una espiral de odios nacionales que pueden hacer de nuevo mucho daño a Europa."

    No entiendo lo que quieres decir aquí.

    Por cierto, te he enviado un correo.

    ResponderEliminar
  5. Alfredo,

    Quiero decir que focalizar el problema en "Europa" con concepto abstracto es un error. Nuestro problema no es que nos manden desde Europa, es que nos mandan desde Berlín sin que nosotros tengamos ni voz ni voto. Es una cuestión de soberanía, de que nuestro voto no vale para nada.
    Podemos caer en la tentación de decir que hay que acabar con la UE y volver a la soberanía nacional total como única manera de recuperar la soberanía, pero esa no es la única vía. Una Europa verdaderamente democrática con un gobierno representativo y elegido directamente nos haría recuperar la soberanía que, como ciudadanos, hemos perdido.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  6. Pedro, si tiene tiempo, le recomiendo este video:

    http://www.youtube.com/watch?v=GNmBZFtiPwY

    Más o menos a partir del minuto 5.

    ResponderEliminar
  7. Hola Francisco,

    Bueno no tiene mucho que ver con la entrada pero sí con otras de otros días.
    He visto el video y hay muchas cosas que dice este señor que he dicho yo muchas veces, aunque me parece que se "cuela" en algunas cosas, bien por focalizar demasiado el tema bien porque no está viendo las consecuencias de sus propuestas.
    Voy a concentrarme en lo que recuerdo que no me parece lógico:

    - El sistema del bienestar español no "redistribuye": Bien, tiene algo de sentido pero parcialmente, porque realmente sí que redistribuye en tanto en cuanto hay sanidad y educación para todos (no solo para los que están cotizando), y hay subsidios y pensiones no contributivas. Ahí hay una redistribución clara, aunque si lo que se quiere criticar es que la red de protección es mucho más ventajosa para quienes cotizan (sobre todo por los retornos en pensiones y en prestaciones por desempleo) podriamos aceptar una crítica parcial.
    Sin embargo si hay un problema en el estado del bienestar en España es que este está sostenido por las clases medias, que se redistribuyen entre ellas y con las bajas. Las clases "altas" están parcialmente fuera del sistema por muchísimos mecanismos legales que les permiten pagar menos impuestos de los que deberían. Ese es el problema fundamental de nuestro estado del bienestar.

    - Rigidez laboral: Yo he sido partidario siempre de un sistema más flexisecuritario sin embargo no creo que debamos hacer planteamientos duales y maniqueos. Yo quiero menos rigidez laboral y más protección social, sin embargo concentrar los problemas del mercado laboral español en la rigidez de los contratos indefinidos es muy miope. Nuestro problema fundamental es nuestro 25% de paro y la precarización increible del trabajo tempora. Si al final se quiere destruir el indefinido para precarizar a todos por igual eso es buscar la igualdad en la ruina y es un disparate.
    En lo de los privilegios de ciertos empleos sí estoy de acuerdo.

    - ¿Matriculas universitarias baratas es regresivo? Cuidado con la simplificación. A diferencia de lo que dice este señor yo sí conozco mucha gente de familias pobres que han estudiado en la universidad, gente que no podría haberlo hecho con costes mucho mayores.
    A mi me da igual que el acceso garantizado se haga con becas o con tasas baratas, pero subir las tasas me parece un absurdo cuando hay una manera mucho más fácil de evitar el colapso de la universidad por gente que no la aprovecha: Aumentar los requisitos académicos y de rendimiento.

    - Flexibilización de horarios comerciales: Este es el punto donde más se equivoca. Parece como si la apertura en festivos fuese a crear empleo y no tuviese influencia en el resto del comercio y esto no es así. Si se permite que las grandes superfiecies abran en festivo éstas sustraerán clientes al pequeño comercio, y lo que ganas por un lado lo perderás por otro.
    El flujo neto es que el pequeño comercio de propietarios cerrará y los grandes almacenes crecerán, y socialmente este es un error, porque el primero es el recurso de mucha gente para poder sobrevivir o cotizar sus últimos años y el segundo es generalmente un trabajo precario.
    Liberalizando horarios das ventajas competitivas a quien trabaja más por menos, y al final lo que estás haciendo es colaborar con la precarización que dices combatir.
    Sí puedo estar de acuerdo que no todas las liberalizaciones son malas, ahí lo comparto y creo que hay que huir del maniqueísmo, pero precisamente en este caso es un error, y más con la competencia de las tiendas chinas (al tanto a mi próxima entrada).

    Saludos,

    ResponderEliminar
  8. Pedro:

    "Una Europa verdaderamente democrática con un gobierno representativo y elegido directamente nos haría recuperar la soberanía que, como ciudadanos, hemos perdido".

    Sí Pedro, pero tendrás que convenir conmigo en que los "estados del norte" tendrán que ser mucho más flexible con nosotros en temas fiscales y demás y además, que estén dispuestos a asumir una deuda colectiva.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Si Alfredo, habría que ir hacia una mutualización de la deuda. La flexibilidad o no en temas fiscales lo decidiría el gobierno europeo elegido directamente y evidentemente tendría que tener en cuenta los intereses de todos y saber equilibrarlos.

    Saludos,

    ResponderEliminar