La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







viernes, 3 de agosto de 2012

Algo empieza a cambiar en el cuerpo electoral español



Durante la última semana de julio se han publicado dos encuestas electorales, una hecha por Sigma dos para EL MUNDO y otra de Metroscopia para EL PAÍS.
En ambas encuestas se observa un claro descenso del PP, un estancamiento del PSOE y el crecimiento de las otras dos opciones nacionales, IU y UPyD.

Esta tendencia viene siendo habitual desde las elecciones del 20-N. El PSOE no aumenta de votos porque no tiene credibilidad después de sus años de gobierno y de haber iniciado la senda de los recortes y sacrificios que hoy nos asfixian. Los mismos que creyeron en él en 20-N siguen creyendo, pero no más.
Sin embargo lo sorprendente de la encuesta de Metroscopia para EL PAÍS es la caída brutal de voto para el PP desde los últimos recortes de Julio. 7 puntos de caída por las últimas medidas según esta encuesta. El PP se sitúa en el 30% de la intención de voto, es decir, habría perdido a una cuarta parte de su electorado en 7 meses. Esto es algo brutal, sin precedentes, pero absolutamente lógico viendo lo que está haciendo este gobierno y como ha incumplido todas y cada una de sus promesas electorales en materia económica.
La encuesta de Sigma Dos para EL MUNDO es más “suave” con el PP y con el PSOE, algo que sin estudiarla a fondo diría que es producto del “cocinado” de la encuesta (Sigma Dos debe pensar que el voto teórico a estos dos partidos está en parte oculto y no se dice). Mi percepción a pie de calle me orienta a pensar que la encuesta de Metroscopia acierta más con la voluntad del país, aunque no niego que pueda existir parte de voto oculto.
IU y UPyD se sitúan, juntos, sobre el 20% de los votos, con un porcentaje algo mayor para IU. Hay quien dice que IU parece estancada en las encuestas. Yo no lo creo, creo que el crecimiento de IU está bastante sostenido, aunque es muy lento. El aumento de UPyD también es lógico, porque no es una fuerza que despierte mucho rechazo entre la población politizada y está siendo el sumidero de los desencantados.

Quiero que nos fijemos en una cosa. Estas encuestas y todas las que hemos leído en los últimos meses nos llevan a la percepción de que el bipartidismo en España va poco a poco disolviéndose. La encuesta del Sigma Dos daría un 65% a las fuerzas del bipartidismo PP-PSOE, y la de Metroscopia un 55%. Partimos de un 74% en el 20-N y un 84% en 2008, que a nadie se le olvide.
Después de 30 años de machacona dualización política me parece que estos resultados son muy importantes. Estamos asistiendo a una disolución del bipartidismo que es continua desde, posiblemente, mayo de 2010, es decir, desde que nos pusimos a gobernar para Berlín. Yo no sé si el PP y el PSOE siguen manteniendo el voto del 65% o el 55% del país, pero sí sé que cada mes que pasa este apoyo es menor y que, a este paso, esta dualidad política se va a convertir en una minoría de los ciudadanos activos políticamente.

Técnicamente hemos vuelto a 1977. Comparad las encuestas con los resultados de las elecciones constituyentes de 1977. En la encuesta de Sigma Dos:

PP: 35,8% PSOE: 29,6% IU: 11,7% UPyD: 7,8%

En la de Metroscopia:

PP: 30% PSOE: 24,7% IU: 12,3% UPyD: 9,9%

En las constituyentes:

UCD: 34,44% PSOE: 29,32% PCE: 9,33% AP: 8,21%

Si os fijáis la de Sigma Dos (la más benevolente con PP y PSOE) es casi un calco con las constituyentes de 1977, mientras la de Metroscopia aún va más allá.
En 1977 pareció que nacía un sistema con cuatro partidos nacionales, dos grandes y dos pequeños. La realidad del sistema electoral y la dualización política llevó a que el sistema pasase a ser bipartidista de facto desde 1982. Hoy parece que volvemos a una situación de cuatro partidos nacionales.
Sin embargo esto es la realidad en el momento presente, realidad que está evolucionando contantemente. Hay quien llama a este escenario de cuatro partidos con dos grandes y dos pequeños escenario “a la portuguesa”. Esta argumentación se usa para decir que no estamos en una situación “a la griega”, es decir, con un bipartidismo derruido incluso con partidos minoritarios superando a otros mayoritarios.
Esta argumentación ignora que si realmente Portugal tiene un escenario “a la portuguesa” y Grecia lo tiene “a la griega” es porque Grecia está peor que Portugal. Conforme la situación económica portuguesa se vaya degradando ese país tenderá al escenario griego.
A España le pasará lo mismo. La tendencia es que el PPSOE sea cada vez más débil y las fuerzas por abajo crezcan. Personalmente creo que hay espacio para más partidos y como ya he dicho preveo que en breve aparezca un partido de extrema derecha que tendrá posibilidades de representación parlamentaria. Y no descartemos tampoco un nuevo grupo a la izquierda del espectro político.

Después de la estocada final que el señor Draghi le ha dado a nuestro país y a Italia, demostrando que “whatever it takes” quería realmente decir “Germany rules” y enseñándonos el camino hacia el segundo rescate (para Italia el primero), el golpe electoral para el PP va a ser todavía mayor. El gobierno Rajoy se va a encontrar con la desafección del 80% del país en muy poco tiempo y no va a poder aguantar el gobierno en estas condiciones.
Insisto en mi argumento de la entrada anterior. El PP no va a poder gobernar solo y en este país se formará un gobierno de concentración con el apoyo del PP y el PSOE. La dialéctica de Rubalcaba, suave para como están las cosas, denota que tiene esta posibilidad en la cabeza.
Ese gobierno sí representaría la disolución absoluta del bipartidismo en España e iríamos a un escenario totalmente a la griega. Para bien o para mal, me temo que es simplemente cuestión de tiempo.

3 comentarios:

  1. Si Rubalcaba pacta con el PP lo del PASOK griego puede ser una anécdota.

    ResponderEliminar
  2. Je, veo que te llama la atención esa expresión inglesa de "Whatever it takes" - pero sí, por supuesto, GERMANY RULES. "Ger-MONEY" más bien.

    Respecto a tu entrada - bastante de acuerdo aunque la verdad es que NO pienso que vaya a surgir un partido de "extrema derecha" (al menos no en "breve") y mucho menos con representación parlamentaria, ya que no pienso que España sea un país con un suficiente componente de "extrema derecha". De hecho, tengo dos amigos griegos que me dicen lo mismo - me dicen que se sorprenden que en España no haya nacido un "Amanecer Aurora" como en Grecia pero, es que en España nunca hemos sido tan nacionalistas como los griegos y creo que lo sabes en ese sentido.

    El PP "is finished", eso sí.

    ResponderEliminar
  3. Ja, no es que me haga gracia, es que me parece "whatever it takes" es una expresión bastante contundente en inglés para que haya acabado en un bluff.

    Yo no creo que vaya a aparecer una aurora dorada, es decir, un partido claramente nazi con su estructura paramilitar y su obedicencia ciega al líder, pero sí creo que aparecerá un partido tipo Frente Nacional más moderado, más del estilo de la extrema derecha Francesa u Holandesa. Como hemos hablado muchas veces aquí el freno para este tipo de partidos es todos estos dinosaurios del bunker franquista que aún resisten en esos ámbitos y que están aguantando agarrados a la máquina de oxígeno. Pero cuando el hecho biológico suceda (y estará ya sucediendo) sí creo que una generación más jóven tomará el relevo con un discurso fuertemente antiinmigracionista (más que nacionalista) y conseguirá presencia parlamentaria. Por nuestro sistema electoral igual no consiguen más de 2 o 3 diputados, pero estarán presentes.

    ResponderEliminar