La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







martes, 30 de octubre de 2012

Las lecciones de la EPA: La situación es todavía peor de lo que parece
















A finales de la semana pasada se publicó la encuesta de población activa del tercer trimestre del 2012, con datos alarmantes. El paro aumentó en 85.000 personas en un trimestre generalmente bueno para la economía española por nuestro carácter de país turístico que crea empleo en verano y hasta, prácticamente, el puente de Octubre.
Ese es el titular con el que se han quedado los medios de comunicación, pero he echado en falta un análisis más profundo de las cifras que arroja la encuesta. Muchísimas conclusiones se pueden sacar de la misma y casi todas terribles.

La primera de las conclusiones, la que sí han comentado los medios de comunicación opuestos al gobierno, es que la reforma laboral está destruyendo empleo en vez de crearlo. Esto era algo evidente desde el mismo momento en que la reforma se hizo y de hecho el objetivo del gobierno era que sirviese para disminuir los costes laborales de las empresas en base al despido de trabajadores de altos salarios y la contratación de jóvenes con sueldos precarios.
No es que esto fuese una idea del gobierno largo tiempo meditada, el gobierno poco ha pensado porque la reducción de los costes por despido y la destrucción progresiva de las ventajas laborales de los trabajadores antiguos era algo exigido por los países e instituciones extranjeras que nos dominan, pero no hay que desconocer que el PP militaba en estas ideas de forma entusiasta. Lo que pasa es que creo que la realidad de les ha ido de las manos. Tanta debe haber sido la destrucción de empleo de trabajadores antiguos a los que se ha dejado desamparados en un mercado laboral hostil que el gobierno ha tenido que intentar contener la sangría con una ley que dificultase el despido de los mayores de 50 años. No quiero ser agorero, pero los trabajadores de entre 45 y 50 años se pueden poner a temblar.
La multiplicación de los ERE’s desde que la reforma laboral se aprobó fue otra de las noticias de la semana. Que la reforma laboral está destruyendo empleo es algo que está fuera de toda duda y se debería exigir el cese fulminante de la ministra de empleo no ya por la destrucción de empleo (algo que debía conocer a no ser que sea una completa incompetente) sino por la mentira sistemática sobre las bondades y objetivos de la reforma.
Afortunadamente y enlazando con lo de que dije en la entrada anterior sobre los jueces, los jueces de lo laboral de este país están aprovechando la relativa indefinición de la norma para rechazar los ERE’s cuando los representantes de los trabajadores los impugnan. En estos casos los jueces también están parando como pueden la destrucción de derechos laborales que estamos sufriendo los trabajadores españoles, hasta que llegue una nueva reforma laboral (que llegará, probablemente con el rescate) que les ate de manos y pies.

Pero hay muchas más cosas que comentar. Como ya he comentado 80.000 parados nuevos en tres meses podría parecer que no son muchos, lo que pasa es que se han producido en el mejor periodo para el empleo. Ya he oído a muchos especialistas decir que la destrucción de empleo de los dos próximos trimestres será mucho mayor que la de este y que probablemente llegaremos a los 6 millones de parados en los próximos meses.
Y lo peor no es eso, no es realmente la destrucción de empleo en sí, lo peor es la naturaleza del empleo destruido y del empleo creado. Fijaos, de los 80.000 empleos netos destruidos más de la mitad corresponden a personal de la administración pública. Estos empleos son de personal contratado en las empresas públicas, de interinos y de personal laboral de la administración mayoritariamente. La realidad salarial de estos trabajadores podríamos decir que era “decente”, es decir, a pesar de los recortes en las remuneraciones del sector público todavía eran sueldos razonables y no sueldos precarios como hay en otros sectores.
Los otros dos sectores a los que se ha circunscrito la destrucción de empleo son la construcción y el sector servicios. Cuidado con esto último porque que el empleo neto en servicios haya disminuido en la EPA de los meses de verano quiere decir que la destrucción del empleo fijo en este sector debe ser brutal, algo que probablemente veremos en la próxima encuesta.

No obstante hay sectores en los que se está creando empleo: La industria y, sobre todo, en el sector del autoempleo y los autónomos.
Que se esté creando empleo en la industria es una buena noticia pero deja entrever una situación terrible. En nuestro país está cayendo el consumo, el empleo y el PIB; y si se está creando empleo en la industria es fundamentalmente porque estamos mejorando nuestras exportaciones. Las empresas exportadoras están creciendo y por lo tanto sus beneficios también. Mientras eso sucede el consumo interno del país está cayendo brutalmente como están demostrando todos los números.
Si nuestra industria exportadora crece y nuestro consumo cae es que nuestra economía está perdiendo esa característica de estar “liderada por el consumo” para caminar hacia una economía “liderada por la inversión”. Esto, que no es malo en sí, sí tiene consecuencias terribles para la igualdad de renta en momentos como el actual a la vista de otras variables que conocemos. Las empresas exportadoras van a ganar más mientras que eso no va a verse reflejado en los salarios de sus trabajadores porque de todo el empleo creado en este sector la gran mayoría es temporal y creado bajo el paraguas de la reforma laboral.
El objetivo de esta “devaluación interna” impuesta por Alemania es precisamente ese, que aumenten las exportaciones y se minimice el consumo interno. Pero eso se está consiguiendo con bajadas de salarios, aniquilación del estado del bienestar y aumento de la desigualdad. Fijaos en el drenaje de renta que está sucediendo en todo este proceso: Se está consiguiendo cuota exportadora gracias a la reducción de las remuneraciones de los trabajadores, trabajadores que luego no pueden consumir como antes parando parte del flujo de renta que iba al sector terciario. ¿Dónde está el dinero que se genera? En las cuentas de las empresas, en pagos de deuda de las mismas o en impuestos para pagar la deuda pública y bancaria. Mucho cuidado con esto porque si se profundiza esto la situación en España puede ser de extrema desigualdad en poco tiempo.

El aumento del trabajo autónomo es otro punto al que hay que prestar especial atención y que es parecido al anterior. Lo que sería una buena noticia en un momento normal es ahora el reflejo de la gravísima situación que vivimos.
El trabajo autónomo que se está creando no es reflejo de un súbito ataque de iniciativa de los españoles, ni de la reducción de trabas burocráticas para el autoempleo ni de una percepción de expectativas positivas; es precisamente lo contrario. El autoempleo es el último recurso de muchas personas, es lo que queda ante unas perspectivas terribles para encontrar empleo por cuenta ajena.
Se han creado en este trimestre 65.000 empleos autónomos, casi tres cuartas partes de los cuales está en el sector de población de entre 40 y 59 años. ¿Qué está pasando aquí? Básicamente que los trabajadores de mediana edad que son despedidos ven que no pueden encontrar empleo y tienen que buscarse la vida. Muchos de ellos están relativamente cerca de la jubilación y tienen que cotizar los últimos años para no perder un gran porcentaje de su pensión. Otros recurren a su indemnización por despido para montar cualquier cosa que les permita seguir en el mercado laboral. Personalmente creo que también debe haber muchos jóvenes con estudios que permiten el autoempleo que, ante la imposibilidad de entrar en el mercado laboral, se establecen como autónomos.
La promoción del trabajo autónomo es algo bueno, el problema es que en esta situación de lo que se trata es mayoritariamente de un autoempleo de último recurso. Y cuando el autoempleo es de último recurso no hay que ser zahorí para intuir que los márgenes de beneficio sobre la supervivencia de la nueva actividad no deben ser muy altos. Hay mucho autónomo que está generando menos de un sueldo medio con su actividad o incluso cantidades ridículas para tratarse de gente que pone en riesgo inversión y responsabilidad personal con las deudas contraídas. Seamos realistas y dejémonos de tópicos añejos, gran parte del autoempleo es igual de precario o más que los trabajos por cuenta ajena.

Las conclusiones de la EPA son terribles. Se destruye empleo en una época que deberías ser creado, se destruye empleo indefinido y se crea temporal, se destruye empleo de sueldos decentes y razonables y se crea empleo precario. Adicionalmente la cantidad de demandantes de empleo está disminuyendo fundamentalmente por la emigración, lo que minimiza las cifras y reduce su gravedad aparente (que no real).
Llegaremos a los 6 milllones de parados en breve si la emigración no contiene el porcentaje de paro. Un país no puede sostener esas cifras, pero lo que menos puede soportar es el descenso de poder adquisitivo de los salarios con la poca gente que trabaja. El “comunismo familiar” en España es el que está sosteniendo a las familias gracias a que con un salario o con las pensiones de los mayores están viviendo familias enteras, pero ¿qué pasará si la reducción de salarios continúa? ¿Qué pasará ante la disminución del poder adquisitivo de las pensiones? ¿Y si todo esto lo combinamos con mayores impuestos en todos los frentes?
El estallido social no se va a contener indefinidamente. Llevo anunciándolo hace mucho tiempo como un profeta iluminado pero creedme, este país no puede vivir en estas condiciones ni con el plan que nos han impuesto.

4 comentarios:

  1. Pedro, alguien me ha dicho que eso de la subida del número de autónomos responde a que muchas empresas exigen a las personas hacerse autónomos en lugar de emplearlos. Así que los nuevos autónomos terminan por hacer labores de empleados y de esa manera la empresa no incurre en ciertos costos y gastos.

    ¿Qué hay de cierto en eso?

    ResponderEliminar
  2. Cabrit0,

    Es posible que haya parte de esto, pero eso es algo que lleva pasando desde hace años, posiblemente desde 2009 o antes. Yo conozco muchas personas a las que les ha pasado esto pero no este trimestre, hace años.
    Eso realmente es algo ilegal, pues se supone que si trabajas más de un X% del tiempo de tu negocio para una misma empresa haciendo trabajos que no son puntuales se tiene que hacer un contrato laboral, sin embargo muchas asesorías laborales aconsejan a sus clientes que hagan contratos mercantiles como medida para reducir costes, sabiendo que no es legal pero conocedores de que no los van a "pillar".

    A pesar de esta realidad el empleo autónomo se estaba destruyendo en términos absolutos desde 2008, pues la destrucción real de este empleo superaba a estos casos de reconversión forzosa en autónomos.
    Ahora, en cambio, el empleo autónomo está subiendo fuertemente y eso se debe a otras realidades, fundamentalmente a la que he comentado aquí del autoempleo de último recurso.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  3. Creo que el 90% de la población coincide en el diagnóstico salvo la ministra de trabajo. Da que pensar.

    ResponderEliminar
  4. Interesante entrada, Pedro - te contestaré próximamente en una entrada. No sé si mañana o pasado pero es un tema bastante importante.

    Saludos

    ResponderEliminar