La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







jueves, 27 de diciembre de 2012

Nuevos movimientos para crear la "tercera izquierda"











Hace ya años que reclamo la necesidad de un tercer espacio político en la izquierda española, un espacio que debería ocupar el terreno intermedio entre el PSOE e IU cada día más amplio por la derechización del PSOE en el gobierno y las dificultades de IU para convertirse en el partido unitario de izquierdas que debería ser.
Este tercer espacio ya existe en muchos otros países de diferentes formas. En Alemania coexisten en la izquierda el SPD, La Izquierda y Los Verdes, siendo los Verdes en este caso una tercera izquierda bastante “centrista” pues ocupa un terreno socialdemócrata o socialiberal. En Portugal tenemos en la izquierda al Partido Socialista, al Partido Comunista y a un tercer partido, el Bloco de Esquerdas, partido bastante más izquierdista que los verdes alemanes. En Grecia pasa algo similar a Portugal con el partido Syriza, partido alejado el leninista partido comunista griego y que está llamado a gobernar en un breve plazo de tiempo. Si miramos a Italia podemos ver al partido Italia de los Valores, partido liderado por el exjuez Di Pietro con un discurso basado en la lucha sin cuartel contra la corrupción berlusconiana. Incluso no hace falta irse fuera de España, en la Comunidad Valenciana tenemos a la Coalició Compromís que ha venido a ocupar el espacio intermedio entre el PSPV y Esquerra Unida.
La generación de esta tercera izquierda es un proceso natural, si me permitís el predeterminismo algo casi histórico, producto del hundimiento de la socialdemocracia y la difícil adaptación de muchos marxistas a las dinámicas propias de nuestra era. Es algo que llegará, lo que pasa es que no es algo todavía homogéneo en todos los países y cada uno crea esta tercera izquierda en base a su realidad político-social. Con qué contenidos ideológicos se creará este espacio en España es algo que todavía no sabemos, pero que se creará parece casi seguro.

En mi opinión hace año y medio o dos años ya hubo un movimiento destinado a la creación de este tercer espacio en España, con la intención de crear un partido de características eco-socialistas a nivel nacional.
La pieza central de este movimiento era el partido EQUO, fundado por la unión de multitud de grupúsculos verdes y eco-socialistas bajo la dirección del ex líder de Greenpeace en España Juan López de Uralde. EQUO no pretendía ser sólo un partido “verde” sino que su intención era ser eco-socialista y por eso mucha gente proveniente de IU como Inés Sabanés se unió al proyecto.
Yo creo que la idea era básicamente esta: EQUO pretendía, en las elecciones del 20-N, sacar dos o tres diputados de forma independiente (dos por Madrid, Uralde y Sabanés, y quizá algún otro en otra provincia grande que no fuese ni Barcelona ni Valencia) y después se suponía que los diputados de ICV, que iban como coaligados de IU en Cataluña pero que se supone que son una coalición eco-socialista, se unirían a los de EQUO y, también, a los que Compromís sacase en la Comunidad Valenciana, pues esta coalición también era coaligada de EQUO (dos de los tres partidos que forman Compromís son también fundadores de EQUO). Con esto se podía crear un grupo verde de unos 7 diputados en el congreso.
Si esta idea salía bien, entonces el siguiente paso era que la nueva formación de Gaspar Llamazares, Izquierda Abierta, también pasase a formar parte de este grupo eco-socialista, quizá pasándose el propio Llamazares a este grupo junto con algún otro diputado de IU. Pero nada de esto salió bien. EQUO estuvo a punto de sacar un diputado en Madrid pero no sacó ninguno y, por lo tanto, ICV siguió de coaligada de IU y el diputado de Compromís Joan Baldoví se quedó en el grupo mixto.
¿Por qué no funcionó? Supongo que por varias cosas (el sistema electoral, el adelanto de las elecciones, etc.) pero si puedo resaltar una creo que el perfil que le dio Uralde a EQUO fue muy “verde” pero no muy “eco-socialista”. Uralde se maneja muy bien en los debates sobre la defensa del medio ambiente pero le cuesta enlazar esto con un proyecto social y económico eco-socialista. El eco-socialismo se basa en una economía no lesiva con el medio ambiente y los recursos como método para crear un escenario socio-económico de crecimiento sostenible y equitativo. Yo creo que sobraron mensajes medioambientalistas y faltaron ideas claras sobre las renovables como método de independencia energética y pilar anticíclico de la economía, sobre el crecimiento sostenible como vacuna contra la especulación y el crecimiento económico burbujista, etc.
En cualquier caso esto no funcionó y el tercer espacio de la izquierda se quedó vacante a nivel nacional.

Pero pasadas elecciones generales y con un hundimiento del PSOE no suficientemente compensado con el crecimiento de IU, el debate sobre la tercera izquierda volvió a surgir a pesar del fracaso de EQUO.
Existen muchos proyectos en este sentido, proyectos que por la realidad mediática sólo pueden conocerse por las redes sociales. Uno de estos proyectos es Construyendo la Izquierda, que nombro aquí porque es el que mejor conozco, pero también hay otros inteconectados con éste o no, y de ámbito local, o regional o incluso nacional.
Pero todos estos proyectos se encuentran con el mismo problema: La soledad de la red, la imposibilidad de llegar al amplio público y la indiferencia (si no hostilidad) de todos los medios de comunicación de masas. Los proyectos se encuentran aislados y encerrados en las miles de personas que los conocen, sin proyección electoral alguna.
Tal y como funciona nuestro sistema democrático creo que la única manera de poder salir de la cueva informativa es hacerlo de la mano de personajes política y mediáticamente relevantes. Si EQUO estuvo a punto de sacar un diputado fue en parte por el tirón mediático de Inés Sabanés, política muy conocida en Madrid. Si Rosa Díez (por poner otro ejemplo en un ámbito algo distinto) pudo hacer crecer a UPyD fue por su presencia política, tanto de ella como de otras personas que la acompañaban como Fernando Savater, que le permitió sacar un diputado y de ahí empezar a plantear el crecimiento.
Fijaos, de hecho, cual es el único proyecto alternativo a los principales partido de la izquierda que es conocido: El frente cívico de Julio Anguita. La gente no sabrá cómo se llama el frente cívico pero sí conoce “el proyecto de Anguita”. Su figura política es la que da luz al proyecto, y si el frente cívico fuese un partido político el propio hecho de que lo liderase Anguita llevaría a este frente a sacar varios diputados, sólo por la estela del líder.
Creo que los movimientos que pretenden construir la tercera izquierda se están dando cuenta de esto. O nos apoyamos en figuras políticas o sociales relevantes, o bien nos debemos apoyar en políticos que salgan de los proyectos actuales para crear uno nuevo. Esto parece fundamental.

¿Por qué hablo de todo esto? Bien, hace ya bastante tiempo dije que el ex juez Baltasar Garzón, una vez parecía que su carrera judicial iba a acabar por un camino u otro, debería seguir el mismo camino que el juez Di Pietro en Italia y fundar un movimiento político izquierdista en España. Garzón es un personaje que levante pasiones en España, a favor y en contra. Hay gente que le odia (de forma fanática y provocada por todos aquellos que han sido investigados por el juez) pero también hay gente que le adora y le considera la única persona íntegra que hay en el escenario político español. No sé si Garzón sería un buen candidato a presidir un partido que pretendiese ganar las elecciones pero estoy absolutamente convencido que lo es para crear un nuevo partido y movilizar a amplios sectores sociales ahora dormidos.
Hace un par de semanas el periodista Jordi Évole hizo un “Salvados” especial entrevistando al juez Garzón. Me extrañó la naturaleza del programa, porque Évole no suele convertir su programa en una entrevista a un solo personaje, y me pregunté cual sería la razón por la que había ideado ese programa y por qué en ese momento. Garzón es un personaje interesantísimo que duda cabe pero pensé que iba más allá de lo normal, intuyendo una gran afinidad entre el periodista y el exjuez.
La pregunta con la que Évole acabó la entrevista fue si tenía pensado entrar en política para cambiar todo aquello de lo que se estaba quejando. La respuesta de Garzón fue algo así como “no lo descarto” y Évole quiso dejar eso como mensaje final de su programa.

Unos días después el diputado por Asturias Gaspar Llamazares presentó un libro que no recuerdo como se llama. En ese acto en Madrid estuvo acompañado precisamente por Baltasar Garzón, quien por cierto parece que ha escrito el prólogo del libro. En el acto se le volvió a preguntar a Garzón por sus posibles intereses en la política y dijo “hoy estoy con Gaspar y a lo mejor mañana estamos juntos”, dejando claro que no descarta entrar en política y dejando claro dónde lo haría: En la izquierda abierta de Llamazares o en algún proyecto político similar.
Yo, que no creo en las casualidades, creo que aquí hay bastante más que la simple coincidencia. Creo que Garzón se está planteando muy seriamente entrar en política pero parece como si lo estuviese dosificando o estuviese lanzando globos sonda para ver qué reacciones provoca. Garzón se está situando en un terreno de síntesis de las izquierdas no radicales pero sí bien definidas, en ese terreno de esa tercera izquierda que otros y yo venimos reclamando hace mucho tiempo.
¿Qué es lo que falta? Claramente que Izquierda Abierta se separe de IU y forme un proyecto independiente sola o en una agrupación de fuerzas con otros partidos y movimientos. Y en ese contexto sí sería fácil para Garzón dar el paso a la política y presentarse de número dos de Llamazares, o quien sabe si directamente de número uno.

Espero que todo esto se esté analizando claramente por parte de todas las personas que están interesadas en la creación de esta tercera izquierda. Tenemos proyectos en Internet, tenemos a EQUO, a Compromís, a Izquierda Abierta, a Baltasar Garzón, tenemos a amplios sectores del PSOE descontentos con sus dirigentes, tenemos una sociedad deseosa de que le planteen alternativas. ¿Tan difícil sería coordinar todos esto? ¿Tan difícil es dejar los egos atrás? ¿Tan difícil es concentrarse en un programa de consenso con una decena de actuaciones relevantes e importantes y dejar apartado lo demás?
Yo creo que no. Creo que hay una demanda social clara para que esta tercera izquierda se creé y yo soy de los que creo que las demandas sociales tarde o temprano acaban encontrando su cauce, de una manera u otra. Esta tercera izquierda acabará generándose y sería interesante que no tardase demasiado, porque a este paso el Sr.Rajoy no nos va a dejar más que ruinas y sobre ellas no habría un cauce político-democrático posible, tan sólo el cauce de la rebelión social y la revolución política de imprevisibles consecuencias.

8 comentarios:

  1. Yo no tengo bola de cristal, ni sé leer los posos del café, por lo que no sé lo que pasará en el futuro. Sé lo que me gustaría que pasara, pero es necesario diferenciar "lo que es" de "lo que quisiéramos que fuese", porque en general son cosas diferentes.

    ResponderEliminar
  2. Qué crítico que estás últimamente Enric...

    ResponderEliminar
  3. Coincidimos, como no podía ser de otra manera, en la necesidad sentida de articular una izquierda diferente a la actual porque sabemos y es notorio que los partidos actuales se han quedado obsoletos y ya no sirven para representar los intereses de las clases medias y trabajadoras. En lo que ya no coincidimos es en el modelo de organización de izquierda que queremos para sustituir a los viejos partidos. Tú sigues empeñado en una organización de tipo jacobino y yo, que hace unos años habría compartido tu propuesta, ahora he cambiado de opinión y apuesto más por una alternativa para el País Valencià, que luego pueda o no buscar coaliciones con otras izquierdas de otros pueblos, de España o de otros sitios, para concurrir a ámbitos electorales de más amplia circunscripción.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pedro. Hoy te contesto en tu blog. Que siempre acabamos en el grupo de facebook y te quitamos el protagonismo que te mereces! Sabes el pensamiento que tengo respecto a ese tema. Quizás sea un utópico, pero pienso que ese "hueco" que tu describes puede ser llenado por el PSOE si tuviese una voluntad clara e inequívoca de dar un giro a su política hacia la izquierda y pracicar una política de centro izquierda plena y sin tabues. Todo ello acompañado de un nuevo modelo de gestión en el partido y de un cambio en su estructura tanto estatal, autonómica como local. Es un poco genérico mi comentario pero quiero explicar con más detenimiento estas ideas en un artículo más extenso. Pero no venía comentar ésto. Dejo sólo unas pinceladas. La verdad es que sigo todos tus escritos con gran interes. Estas navidades me he vuelto a leer tus artículos sobre la historia política valenciana. Pero este me ha dejado un poco frío (dejas el listón muy alto) Pensaba en que ibas a entrar más al fondo de que lo que entiendes como tercera via. Vamos a imaginarnos que tú fueras quien marcaras las directrices de ese partido. ¿Qué propuestas planteas? Te señalo las áreas. Económia,modelo productivo, educación y sanidad y servicios públicos. Modelo y límites con el modelo privado. Lo sé; soy un cabrón. Te he metido en un buen enjambre. No me contestes hoy si no quieres. Tienes para una "Tercera izquierda II"

      Eliminar
    2. Por cierto. No me puedo resistir viendo tu comentario de twitter sobre ignacio gonzalez y su intención de regular el derecho de huelga cuando no le conviene. Hoy Rosa Diez también se ha pronunciado sobre el tema, con uno de sus comentarios ambiguos que tanto me tocan los cojones. (Perdón)

      Eliminar
    3. Por cierto Pedro. Soy Jose Luis, que mi mujer se había dejado su blog abierto y me ha copiado el blog. Aprovecho para hacer publicidad por si alguien quiere echar un vistazo de ropita de bebé.

      Eliminar
  4. Enrique,

    Yo no creo que sea incompatible lo que tu dices de una izquierda en el País Valenciano que luego pueda ser federalizable con otras con lo que yo propongo. Fíjaté en lo de EQUO, donde Compromís era el coaligado de un proyecto mayor.
    Considero que esto es mucho más complicado, porque hay que poner demasiadas voluntades de acuerdo, pero con un buen modelo en el que quede claro que ámbitos maneja el partido y qué ámbitos decide la coalición a nivel nacional podría funcionar. Yo creo, de hecho, que Compromís tiene cosas muy buenas para quedarse sólo en ámbito valenciano y no descarto en absoluto que se coaligue de alguna manera en un proyecto nacional de izquierdas para las próximas elecciones, si es que el BLOC lo acepta.

    Jose,

    Uff, ¡Me pides mucho! Mira, creo que la respuesta a eso está un poco repartida aquí y allá en las entradas de los últimos dos años. Estaba pensando en hacer un resumen del año a nivel de "ideas", enlazando con los escritos, y quizá ahí puede verse claramente por dónde quiero yo que vaya esa izquierda.
    Eso sí, no me gusta usar el término "tercera vía" porque creo que se confunde con Tony Blair y su New Labourisim, por eso he usado "tercera izquierda".

    Respecto a Díez...En fin, vas a tener razón que en UPyD está viendo claramente que su caladero de votos es el PP, y por eso está dando mensaje muy claros de parlamentarismo y orden (en contra de la "voluntad de la calle" que se maneja más en ámbitos de izquierda).
    El derecho a huelga hay que regularlo, porque no tiene sentido esta arbitrariedad que se tiene para fijar servicios mínimos, y por eso hay que hacer una ley más moderna. Pero si entras a hablar de esto precisamente cuando el PP lleva meses qujándose de las manifestaciones y de que no puede haber tantas está claro que estás llamando al "órden social" y no hablando de regulaciones de forma genérica, como parece que quiere hacer creer Díez.
    A mi...en fin, dejemos a UPyD hacer su camino y si esto vale para destrozar electoralmente al PP que haga lo que quiera. Cuando UPyD decida si quiere ser carne o pescado ya lidiaremos con ella. En cualquier caso me parece mucho menos peligrosa que el PP.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que tienes razón Pedro. Dejemos que UPyd se defina y a una mala que destroce al PP. A mi tambien me parece un partido mucho menos lesivo que el PP. Por lo menos de momento. Pero para mi ha sido una gran decepción porque desde sus inicios lo seguí con gran interés. Creo que ha perdido una oportunidad de convertirse en una referencia de centro izquierda dentro de un nacionalismo español moderado. Se que para partidos de nueva creación es dificil hacerse un hueco en el panorama político nacional y que cada uno utiliza sus armas. A UPyd le gusta la carne y el pescado. Pero ultimamente se está pasndo con su nacionalismo español rancio y casposo y su ataque a los sindicatos. Lo dicho, una pena!!

    ResponderEliminar