La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







domingo, 30 de diciembre de 2012

Recopilación de escritos e ideas del 2012















Se ha cumplido un año natural que coincide con el primer año de Mariano Rajoy al frente del gobierno de España, provincia del sur de Alemania. Este año ha sido un absoluto desastre de nivel bastante superior al de los anteriores años de la crisis, dónde por lo menos el país iba trampeando como podía a la crisis. La política Rajoy-Merkel ha sido absolutamente destructiva para el país pero también es cierto que en el quinto año de crisis los dramas personales que se iniciaron en 2008 ó 2009 han llegado a un punto insostenible, con suicidios, pobreza y desesperanza generalizada. Hay gente que ha acabado la prestación de desempleo y los ahorros y se ha visto en la pobreza, gente que ha sido desahuciada por procedimientos comenzados hace años y se ha visto en la calle. La situación es muy grave y el estallido social está mucho más cerca de lo que creemos.
Me gustaría hacer un repaso a las entradas más importantes de este año y a las ideas que hemos ido extrayendo de las mismas. Creo que será un buen ejercicio de posicionamiento ideológico y un buen resumen de la naturaleza de la bitácora para quien no la conozca o sea lector desde hace poco tiempo. A la vez me colgaré alguna que otra medalla por mis ejercicios de futurismo político que han resultado bastante certeros.

Comencé el año con esta entrada que analizaba las medidas que aprobó el nuevo gobierno en el último consejo del año 2011. No fui muy crítico en general, aunque quise señalar lo rápido que el gobierno había incumplido su promesa de no subir impuestos. Eso sí, marqué una gran discrepancia en la recuperación de la deducción por compra de vivienda habitual, algo que no tenía sentido hacer como se demostró en 6 meses.
En otra entrada de enero hice la pregunta de si “el gobierno de Mariano Rajoy subiría el IVA” y respondí a la misma con un rotundo sí. Es más, dije que sería al 21% aunque me adelanté a la medida unos meses.
A colación de todo esto y de tanto cambio fiscal hice una serie de tres entradas llamada “necesitamos una reforma fiscal en profundidad” dónde expresé cuales era mi visión de lo que necesitaba el país: Bajar el IRPF y las cotizaciones a la S.S de las empresas, subir el impuesto de sociedades y la cotización social a los trabajadores, crear un cuarto tramo de IVA para el”lujo” y la implantación de una tasa a las transacciones financieras, además de combatir fuertemente el fraude fiscal.

En febrero nos encontramos con "una peligrosa reforma laboral" del gobierno. Esta reforma abarató fuertemente el despido en lo que fue otro clamoroso incumplimiento de las promesas del gobierno y como ya dije en esta entrada la reforma estaba claramente fabricada para facilitar el despido de los trabajadores más caros para las empresas y crear un descenso del coste de los salarios en España, una de las exigencias alemanas.
La reforma laboral provocaría una huelga general, que el gobierno esperaba y asumía sin el mayor problema. En mis “reflexiones heterodoxas sobre la huelga” ya dije que la huelga general (que no parcial) era un mecanismo obsoleto que debía cambiarse por otros más modernos y que atacasen los intereses que realmente nos esclavizan, idea que retomé después de la segunda huelga general de este año, la de noviembre, en esta entrada.

En Mayo pregunté “¿Es legítimo el gobierno de Mariano Rajoy?” y respondí que, a pesar de la violación permanente de sus promesas y programa electoral lo era, porque seguí contando con el apoyo mayoritario entre sus votantes del 20-N. Ésa fue la condición que sostenía su legitimidad según defendí y, cuando las encuestas comenzaron a dar la vuelta y vimos como casi 1/3 de los votantes del PP del 20-N se habían desmarcado del gobierno, entonces cambié mi percepción y pasé a defender que el gobierno Rajoy es ilegítimo y debe ser forzado a dimitir y a convocar elecciones.
El mes siguiente llegó el rescate bancario (provocado por el decreto De Guindos) y comenzó la ceremonia del eufemismo y el ridículo por parte del gobierno, que no quería llamar rescate a lo que era un rescate. Lo dije claro en el título de mi entrada de entonces, “Hemos sido rescatados y seguimos intervenidos” porque la intervención del país se dio, como mínimo, en Mayo de 2010.
El rescate bancario trajo sus consecuencias, y en julio el gobierno aprobó la subida del IVA que avancé en enero, eliminó la extra de navidad a los funcionarios, quitó la deducción por vivienda que había reinstaurado 7 meses antes, entre otras medidas. Lo titulé “Mayo de 2010 versión 2.0, empeorada y ampliada” por su asombrosa similitud a las medidas de Zapatero entonces y porque representaba un grado más de nuestra satelización y pérdida de soberanía nacional.

El verano fue una buena época para la reflexión más calmada. A finales de julio, y después de explicar como funcionaba la “burbuja alemana” que existe en ese país, hice una serie de tres entradas sobre “Cómo salir de esta situación” que parece un pozo sin fondo que sólo acabará en la destrucción generalizada de nuestra sociedad. Hablé de una primera opción que sería salir del euro, una segunda sería ir a una federación europea real con corresponsabilidad económica y fiscal y un banco central que estabilice la economía, y una tercera que sería una verdadera revolución política que nos llevaría a impagar la deuda pública y parte de la bancaria y crear desde ahí un sistema económico basado en la economía real que debería amordazar a la economía financiera.
Seguidamente pregunté si “era el gobierno de Mariano Rajoy responsable del hundimiento de España” y concluí que parcialmente lo era, basándome en los 10 principales errores del gobierno hasta la fecha (que hoy serían más). También hice reflexiones más genéricas, como mi convicción de que habíamos llegado al “fin de los mecanismos tradicionales de lucha” y que necesitábamos nuevas vías de lucha como el boicot económico y la rebelión social focalizada. Estas ideas fueron ampliadas con hechos concretos en la entrada de septiembre titulada “El 25-S y la rebelión Portuguesa”.

A la vuelta del verano comenté mi percepción sobre lo que “había provocado la subida del IVA”, que fue una subida de precios mayor que el propio incremento en muchos productos y servicios en base a un redondeo que se parecía al del cambio de la peseta al euro.
En Octubre quise plantear una pregunta que poca gente se estaba atreviendo a plantear: “¿Se está convirtiendo España en una dictadura? Después de un análisis cuidadoso llegué a la conclusión de que España estaba transitando por un camino que llevaba a una dictadura de formas democráticas pero que, en definitiva, sería una “dictablanda” sin soberanía popular y con dosis crecientes de represión política e ideológica.
Este otoño nos ha traído, entre otras cosas, la constatación de que en España la gente se estaba suicidando por causas económicas, fundamentalmente por los desahucios ante el impago de hipotecas. Analicé el caso en “desahucios y ley hipotecaria” y propuse una moratoria automática de todos los desahucios hasta que se cambiase la ley hipotecaria en España para ir a una situación de mayor equilibrio entre prestamistas e hipotecados.

El último incumplimiento del gobierno Rajoy fue la revalorización de las pensiones. En “¿Revalorizará el gobierno las pensiones?” intenté prever qué iba a pasar. Comenté que la base electoral del PP es actualmente los jubilados y que por esa razón no se atreverían a congelar totalmente las pensiones, aunque tampoco creía que las fuesen a revalorizar con el IPC porque no podían hacerlo para no disparar el déficit. Deduje que tirarían por el camino de en medio revalorizando las pensiones pero no hasta el IPC y acerté en mi previsión.
Finalmente en diciembre desarrollé mi idea de “Por qué la izquierda no debe apoyar el independentismo” en Europa en ningún caso, algo que venía a colación del absurdo camino que ha iniciado el nacionalismo catalán pero que es aplicable a cualquier caso que se circunscriba a las mismas variables.


Este es el resumen del año 2012, el año más terrible de la crisis que nos atenaza y quizá el peor en España desde el final de la posguerra. El 2013 no pinta mejor, de hecho pinta aún peor.
Voy a volver a dar dos previsiones para este año que ya he comentado varias veces en el último año. En 2013 posiblemente llegará una explosión social de mayor o menor intensidad pero que dejará claro que la sociedad no va a aguantar pasivamente esta situación. También preveo que este gobierno no va a aguantar mucho más y que, en cuanto se pida el rescate y llegue alguna de las exigencias, el gobierno caerá (que no el presidente). Creo que no es descartable que en España haya un gobierno de concentración entre el PP y el PSOE al estilo del que hubo en Grecia ya que otras opciones (una entrada de CiU y PNV en el gobierno Rajoy) que serían posibles en circunstancias más normales hoy parecen difíciles.
Y hay un hecho fundamental este próximo año: Las elecciones alemanas de otoño de 2013. Es absolutamente crucial que el gobierno liberal-conservador alemán no repita mandato y a ser posible que haya un cambio radical de gobierno en Alemania. Las últimas encuestas no me hacen ser muy optimista (Merkel, que parecía derrotada de antemano hace un año, está recuperando al electorado) pero tengo la sensación de que la situación económica alemana se va a deteriorar mucho en los próximos meses y esto puede dar oportunidades a la izquierda.
Ojala los alemanes no caigan en un nacionalismo germanocéntrico que les lleve a arropar a su canciller. Si la naturaleza del nuevo gobierno alemán es la misma que el saliente me temo que no va a haber una solución razonable para Europa, y si esto sucede tendremos que plantarnos en frente de Alemania con toda la contundencia posible y buscando aliados dónde sea necesario. El austericidio merkeliano destruirá Europa con nosotros dentro y esto es algo que no podemos permitir.
Deseo ardientemente no estar escribiendo el año que viene en este mismo resumen que España debe salir de la UE y del euro mañana mismo para huir de esa política destructora de naciones enteras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario