La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







miércoles, 28 de noviembre de 2012

¿Revalorizará el gobierno las pensiones?
















Tras el éxito de ¿El gobierno de Rajoy subirá el IVA? que escribí en enero (digo éxito porque acerté con mis previsiones, tanto que iba a subir el IVA como que seguramente lo haría al 21%) voy a hacer un nuevo intento de futurismo político con la revalorización de las pensiones.
En enero acerté porque, a pesar de que el gobierno llevaba un mes, era absolutamente consciente de que estábamos ante un gobierno patológicamente mentiroso. Con el paso de los meses los ciudadanos se han ido dando cuenta de esto y hoy la gran mayoría de la población es consciente de que no se puede confiar en la palabra de Rajoy ni en la de sus ministros, pero en ese momento la gente aún quería creer al gobierno.
Otro motivo que me llevó a acertar fue que creo comprender la psicología interna de estos dirigentes voraces y también la realidad económica terrible en que se encuentra nuestro país, nunca convenientemente explicada en los medios de comunicación de masas.

Bien, como sabéis el gobierno ha insistido por activa y por pasiva que va a revalorizar las pensiones. El IPC de noviembre (con el que se calcula la revalorización) estará sobre el 3,5%, lo que supondría un coste de más de 4.000 millones de euros para las arcas del estado, que supondría un 0,2% del PIB de desviación adicional del déficit en dos años consecutivos, o sea un 0,4% de déficit acumulado.
A pesar de los esfuerzos del gobierno para centrifugar el déficit a 2013 (es decir, pasar parte de déficit para el año que viene y el año que viene hacer lo mismo pasando parte a 2014 y así hasta que sea necesario) parece que el déficit del estado puede acabar cerca del 9% de nuevo por mucho que el gobierno diga que se va a cumplir el objetivo marcado, y eso sin contar las ayudas a la banca que se están obviando en la contabilidad del déficit. Así pues resultaría muy complicado de explicar a Bruselas y a Berlín que se vayan a revalorizar las pensiones cuando no vamos a cumplir el objetivo.
A pesar de que hemos tenido subidas de impuestos y recortes por todos los lados debemos recordar que en todos los países rescatados las pensiones han sufrido recortes y el más claro ejemplo es Grecia, donde se han recortado ya varias veces. Aquí no se han recortado y eso podría tener una explicación específica, pero subirlas mientras todo el gasto público baja no le debe parecer muy normal a nuestra jefa la señora Merkel y a los tecnócratas europeos.
Algunos miembros secundarios del área económica del gobierno ya han dicho que revalorizar las pensiones es inviable económicamente, sin embargo los miembros más visibles (ministra de empleo y algún secretario de estado) han dicho que piensan cumplir el pacto de Toledo y revalorizar las pensiones con el IPC real.

Hace unas semanas circuló una teoría bastante plausible. Ésta dice que, al subir el IVA, esto ha provocado una subida el IPC y que por lo tanto este IPC elevado que vamos a tener para este año no es “real” sino es autogenerado por la política impositiva del gobierno.
Así pues el gobierno podría hacer un truco y usar un “IPC a impuestos constantes”, es decir, quitarle al IPC real la influencia que ha tenido la subida del IVA. Esto bajaría un par de puntos el IPC quedando éste en el 1,5%, que supondría revalorizar las pensiones para este año un simbólico 0,5% (el 1% que falta ya se ha revalorizado por la subida de enero) y un 1,5% para el 2013.
La jugada sería buena. El cargo de esto en el déficit sería poco relevante (quizá un 0,05% este año y un 0,15% el siguiente) y el gobierno siempre podrá responder, cuando le critiquen la disminución del poder adquisitivo de los pensionistas, que ellos han revalorizado las pensiones, aunque la revalorización dé para un café. Digamos que este sería un camino intermedio entre lo que deberían hacer por ley y lo que nuestros amos nos piden.

Un análisis frio de las exigencias de Europa, de la situación del déficit y de la tendencia a la mentira del gobierno nos llevaría a concluir que el gobierno no va a revalorizar las pensiones. Pero en este caso la intuición política me dice que es posible que esto no sea así y que sí las revaloricen.
Fijaos, me he encontrado con este barómetro electoral de la empresa Celeste-tel. El barómetro no dice nada nuevo que no supiésemos (caída de los dos grandes partidos, subida de los pequeños, etc.) pero a mí siempre me gusta mucho curiosear en las preguntas secundarias y en los datos que no salen en los grandes titulares, pues de ahí se saca mucha información muy relevante.
En este barómetro me ha llamado mucho la atención el comportamiento del previsible voto en función de diferentes segmentos de edad (página 4). Ahí vemos 4 divisiones, de 18 a 30 años, de 31 a 44 años, de 45 a 65 años y la última de mayores de 65 años. En los dos primeros segmentos de edad (hasta 44 años) vemos como el PP tiene menos proyección de voto que el PSOE, incluso menos que la suma de partidos que no son ni PP, ni PSOE ni IU. Sin embargo al pasar los 45 años el PP se sitúa de nuevo por encima del PSOE (y de los nuevos partidos, observad la brecha generacional) y, sobre todo, a partir de los 65 años la brecha entre el PP y el PSOE y el resto es brutal, a favor del PP.
¿Qué quiere decir esto? Pues que el PP no está absolutamente hundido en las encuestas y sin posibilidad de gobernar gracias a los votos de los jubilados. Sin este segmento estaría por debajo del PSOE y hundido en alrededor 25% de los votos. Los jubilados son, pues, la última barrera que le queda al PP para no ser un partido en destrucción.

Estas encuestas son posiblemente la razón por la que, mientras se han tocado sueldos públicos, todos los impuestos, servicios básicos, etc. Las pensiones no se han tocado. El PP mima a los jubilados por interés electoral (algo que también hizo el PSOE en otras épocas). Tanto hablar del PER y ellos hacen exactamente lo mismo.
Por eso estoy convencido que el PP y el gobierno quiere revalorizar las pensiones. No pueden, están negociando un rescate y presentar un aumento de las pensiones supondría un claro desafío a nuestros futuros acreedores, pero el PP quiere hacerlo y va a estudiar todas las vías para hacerlo. Incluso estos últimos días están hablando de recurrir al fondo de pensiones como algo normal cuando habían satanizado siempre el solo hecho de mentarlo.
El gobierno, pues, se va a encontrar en un callejón sin salida entre exigencias exteriores y su voluntad político-electoral. Todo esto se está negociando entre bambalinas que nadie lo dude, y lo que nos falta aquí es saber la fuerza de cada uno de los actores. Porque como la suprema canciller de un puñetazo encima de la mesa aquí ni voluntad político-electoral ni historias, no se revalorizan y punto. Pero ¿lo habrá hecho?

Me preguntaréis mi previsión ¿no? Pues bien esta vez tengo muchas dudas. Mi opinión es que tirarán por el camino de en medio al más puro estilo “rajoyniano”, es decir, usar un IPC a impuestos constantes o una revalorización selectiva de las pensiones (esto es más improbable porque este gobierno legisla a brocha gorda pero podría ser).
Y no descarto que acaben subiéndolas el 3,5% del IPC real. Pero si esto pasa me temo muy mucho que vamos a enardecer a la señora Merkel y, en una de las condiciones del rescate, nos dirán que bajemos las pensiones. Nos podemos encontrar en el absurdo de una revalorización ahora del 3,5% y que en marzo o en abril bajen un 5% todas las pensiones.
¿Qué no puede ser? Mirad lo que hicieron con la deducción de vivienda, que la reimplantaron y duró 7 meses. Este gobierno es capaz de cualquier cosa y de legislar medidas contradictorias con semanas de diferencia. Es lo que tiene ser un virreinato dirigido por gente sin principios.

lunes, 26 de noviembre de 2012

Análisis de las elecciones catalanas: Castigo a la indefinición y la mentira














Acabé mi último escrito con el miedo de que Cataluña estuviese “valencianizándose”, es decir, repitiendo en otro eje lo que ha mantenido secuestrada mentalmente a la comunidad valenciana estos últimos años, la despreocupación por la corrupción, el populismo y el victimismo fundamentalmente. El aspirante a “caudillo” catalán, Artur Mas, parecía una copia de Francisco Camps aunque un poco menos ridícula (sólo un poco).
Me alegro mucho de haberme equivocado en mis miedos. Cataluña ha demostrado que no se va a dejar engañar por un impresentable que se ha puesto por encima del país y ha arriesgado la convivencia en Cataluña por su propio interés político y personal. Eso no quiere decir que el escenario generado en Cataluña esté exento de peligros, que no lo está, pero el castigo a Mas me parece una buena noticia.

Como todos sabéis CiU ha ganado las elecciones con sobre el 30% de los votos y 50 diputados. En las elecciones del 2010 había sacado 62 diputados. Ha perdido unos 100.000 votos, que no es mucho, pero que sí le ha bajado mucho en apoyo popular debido al aumento de la participación. El voto de CiU parece un voto fiel, de gente mayoritariamente acrítica que vota en todas las circunstancias, lo que le lleva a muy buenos resultados parlamentarios cuando la participación es baja pero a resultados mediocres cuando ésta aumenta.
Creo que no se ha dicho con toda la claridad necesaria pero debemos recordarlo. Este es el peor resultado de la historia de CiU a excepción de las primeras elecciones autonómicas del periodo actual en 1980, momento en que se partía de la nada y en el que el régimen de partidos estaba por generar.

Detrás de CiU se ha generado un grupo de 3 partidos con resultados similares, PSC, ERC y PP. La segunda fuerza política en votos es el PSC, pero en escaños es ERC. Esto se debe a la realidad del sistema electoral catalán que favorece a CiU y ERC al ser estos partidos quienes sacan mejores resultados en las provincias más pequeñas (Lleida, Girona y también Tarragona). Entre la asignación de escaños por circunscripción y la ley d’hont los partidos nacionalistas se llevan un par de escaños más cada uno. Recordemos como en las elecciones de 2003 y 2006 el PSC, que fue el partido más votado, quedó como segunda fuerza parlamentaria porque CiU dominaba la Cataluña más rural que está sobrerepresentada.
La debacle de CiU parece haber ocultado la del PSC, que es gravísima también. Repito lo que llevo repitiendo hace más de un año: El PSOE está en franca disolución en todas partes, pero en Cataluña por partida doble porque además de este desgaste intrínseco está su absurda apuesta específica para estas elecciones.
Esto del “federalismo con derecho a decidir” era una absurdez infumable. Para empezar no dijeron nada de qué federalismo querían. Hablar del federalismo es como hablar del “bien”, es una abstracción que puede significar mil cosas diferentes y si no puntualizas que quieres es porque estás intentando liar a la gente. Y esto del “derecho a decidir”, es decir, a independizarse, no tiene nada que ver con el federalismo. Ni en una federación de estados como EE.UU pudieron independizarse los estados del sur, ¿qué es eso de mezclar federalismo y derecho a la secesión? No tiene sentido.
Esta ambigüedad ante el envite planteado por Mas ha llevado al votante natural del PSC a buscar otras opciones que fuesen más claras con uno de los pilares del electorado del PSC, que es la pertenencia de Cataluña a España y/o una defensa clara de los derechos sociales. Los votantes del PSC han cambiado a ICV, al PP y sobre todo a Ciutadans.

El PP ha sacado muy buen resultado. La tendencia normal es que el PP retroceda en todas partes por el hartazgo y la desafección que provoca el gobierno Rajoy y, sin embargo, en Cataluña ha aumentado de votos y un escaño. La razón es sencillamente la desafección de los votantes del PSC, pues muchos de ellos han considerado que era importante plantar cara al desvarío soberanista de Mas y han visto en el PP y en la súper operada Alicia Sánchez Camacho un dique contra eso. El PP ha crecido por deméritos de los demás fundamentalmente, aunque debemos de reconocer que han sido honestos y claros con sus planteamientos nacionales, y eso ha sido positivo para ellos.
Todo el mundo dice que ERC ha sido la vencedora de las elecciones. Yo no lo tengo tan claro y en cualquier caso me parece que hay más vencedores que ellos, pero su resultado ha sido muy bueno. ERC ha sacado un buen resultado pero no espectacular, pues ha sido peor que en 2003 y 2006, aunque se ha recuperado de la hecatombe de 2010. La causa de su crecimiento es muy parecida a la del PP, es decir, ha sido provocada por deméritos ajenos, pero si bien la del PP ha sido a causa del PSC la de ERC ha sido a causa de Mas y de CiU.
Si observamos los resultados parece haber habido un trasvase claro de votos entre CiU y ERC (aunque con algún escape). Esto en cierta manera es lógico: Si juegas al independentismo cuando no eres independentista y muchos de tus votantes tampoco lo son lo único que vas a conseguir es potenciar a los partidos independentistas. Esto es lo mismo que le pasa a los partidos de izquierdas cuando hacen políticas de derechas, la gente prefiere una derechista de verdad a uno de mentira, y en este caso podemos decir que los independentistas también han preferido a un independentista de verdad (ERC) que a uno de mentira (CiU).
La posición de segunda fuerza de ERC es simbólica, pues objetivamente tiene menos fuerza que en 2003 o 2006, pero sí muestra claramente lo que ha creado Mas: Una polarización parcial de la ciudadanía catalana.

Después de este grupo de tres se sitúa, muy cerca, ICV, que ha aumentado 3 diputados y se sitúa alrededor del 10% de los votos. A pesar de haber subido (algo absolutamente normal con los recortes sufridos) esta subida ha sido escasa. Herrera lo ha vendido como una victoria pero tengo serias dudas de que pueda considerarse una victoria, fundamentalmente porque el aumento de votos de ICV es menor que la previsión de aumento de votos de IU en prácticamente todas partes.
En su descargo hay que decir que la presencia de ERC hace que ICV tenga más limitado su crecimiento, pues hay cierto tipo de electorado que ambos partidos comparten. Pero precisamente eso, el hecho de compartir parte del electorado, es un problema que ICV se ha buscado ella sola poniéndose del lado de los favorables a una consulta y al eufemístico “derecho a decidir”. Me consta que parte importante del electorado de ICV se siente francamente incómodo con que el partido de la izquierda alternativa esté jugando al nacionalismo. Herrera y la dirección dicen que ellos defienden una hipotética consulta porque es su tradición política, pero que eso no es lo importante y que ellos están a favor de un estado federal. Estoy convencido que ICV es una fuerza no-nacionalista y que se situaría en contra de una eventual secesión pero intentar estar presente en todos los campos me parece un error.
Si ICV se hubiese situado claramente en contra de la secesión con argumentos izquierdistas (internacionalismo, unidad para hacer frente a los poderes financieros, hermandad entre los pueblos de España) estoy convencido que hubiesen atraído a muchos más votantes potenciales del PSC que en estas elecciones. Quien quiera “derecho a decidir” tiene a ERC, ICV está para defender a los trabajadores y a los golpeados por el neoliberalismo. Si ICV hubiese entendido esto probablemente hubiese sido hoy la segunda fuerza política de Cataluña, pero el discurso del nacionalismo pujolista ha calado tanto durante tantos años que situarse en contra del derecho de secesión provoca complejos casi de franquismo.

Personalmente creo que el mayor éxito de estas elecciones es el de Ciutadans, que ha triplicado su mejor resultado de la historia. Es cierto que es más fácil multiplicar tus votos cuando partes de una posición residual pero si el aumento de ERC (que al final tiene el 13% de los votos) se ve como la mayor victoria no entiendo por qué no se puede hacer el mismo análisis con C’s.
C’s ha crecido fundamentalmente con los votos del PSC, de todos aquellos votantes que no se han querido tragar este pasteleo federalista con derecho a decidir no se sabe qué. Si Mas ha hecho crecer a ERC también ha hecho crecer a C’s pero como antagonista de su política. Ya veremos que hace Rivera con un grupo parlamentario, porque además de oponerse al independentismo deberá proponer un proyecto social y político claro. Realmente ha sabido desmarcarse muy bien el PP y situarse contra la corrupción y en contra de los recortes (al estilo UPyD), así que deberá persistir por esta vía.
El último partido que ha entrado en el parlament es les candidatures d’unitat popular (CUP), que son plataformas cívicas pro-independentistas que han ocupado el espacio político del impresentable de Laporta y su solidaritat, aunque con algo menos de apoyo.

Se están haciendo multitud de análisis de los resultados, la mayoría desde posiciones interesadas. La derecha hispánica está diciendo que el fracaso de Mas es absoluto y que Cataluña se ha posicionado claramente contra la independencia. Mientras tanto los independentistas están, de forma un poco patética y forzada, intentando convertir el resultado en un empujón al camino de la independencia haciendo sumas de votos a conveniencia y diciendo que la gran mayoría del pueblo catalán está a favor de la consulta.
Ambos análisis son interesados y falsos. Mas ha fracasado porque pretendía ser el “caudillo” de la futura Cataluña y se ha quedado en un presidente castigado (como era lógico) cuyo brutal descenso sólo queda paliado por la división de votos que tiene detrás de él. Está llamado a gobernar, pero esto es un duro correctivo que puede ser sólo el principio de su descalabro. Ha provocado una gran tensión interna con sus socios de Unió e incluso parte de CDC por su apuesta y ésta le ha salido mal. La propia burguesía catalana, de la que es vehículo político, se asustó con su propuesta y le ha dado parcialmente la espalda. No puedes implantar el independentismo en una coalición que no es independentista.
Realmente Mas se ha destruido a sí mismo tanto por forzar las cosas contra la naturaleza de su partido como a causa de su indefinición. Cada vez que Mas hablaba se contradecía a sí mismo. Había días que hablaba de la independencia y días que decía que las independencias totales ya no eran posibles. Había días que decía que quería la independencia dentro de la UE y días que reconocía que esto era casi imposible, otros días que negaba que fuese imposible y otros donde parecía volver a plantear la consulta soberanista como método de presión. Dependiendo del auditorio o se radicalizaba cara a la galería o intentaba tranquilizarla y hablaba de negociar para no asustar.
Al final la ciudadanía ha percibido que Mas no se creía ni lo que decía ni lo que hacía. Él mismo es consciente que Cataluña no puede independizarse sin destruir su partido y la propia esencia de Cataluña, y todo lo que hacía se ha descubierto como un viaje sin sentido hacia ninguna parte. Ha provocado el crecimiento del independentismo y del anti-independentismo, y menos mal que no lo ha hecho de forma irresoluble porque podría haber llevado a Cataluña a un extremo muy complicado.

Quiero hacer constar una cosa. Independientemente de los discursos interesados y mentirosos realmente tenemos tres bloques en Cataluña en lo que a la cuestión nacional se refiere. El primer bloque es el de los independentistas de verdad, compuesto por ERC y CUP. El segundo bloque es el de los partidos que no quieren ningún “avance” de autogobierno respecto a la situación actual, donde estarían PP y C’s. El tercer bloque sería el compuesto por CiU, PSC e ICV, bloque de los que quieren más autogobierno y una relación diferente con el resto del país pero que no quieren romper vínculos con éste. No os equivoquéis CiU está ahí, CiU es el partido de la gestión de la amenaza para conseguir competencias y avances, pero no es un partido de ruptura y sus votantes tampoco lo son mayoritariamente.
Bien, pues el bloque independentista ha sacado el 17,16% de los votos y el anti-independentista el 20,57% de los votos (no estoy contando ni a Solidaritat ni a partidos como PxC y UPyD para simplificar, si lo hiciese la diferencia saldría probablemente mayor). El bloque “intermedio” ha sacado el 55% de los votos. Ésta es la realidad de Cataluña señores, no las sumas interesadas. ¿Qué hay independentistas que votan a CiU? Claro y muchos, pero también hay votantes de la coalición que preferirían la desaparición de la Generalitat antes que una Cataluña independiente fuera de la UE. Que nadie se equivoque, CiU es la heredera en esta época de la Lliga regionalista, partido que no debemos olvidar que apoyó a Franco porque prefería el “orden” que éste le garantizaba a la autonomía que le garantizaba la República. Que nadie piense que esta priorización del orden y del interés económico no es consustancial a CiU porque sí lo es. De hecho este nuevo independentismo de CiU estaba sostenido en el interés económico y, cuando se ha visto que este camino llevaba a más problemas económicos y no a menos, la propuesta de CiU se ha hundido absolutamente.

Mi percepción es que la ola independentista se ha he ido desinflando progresivamente desde finales de septiembre. Parece como si Mas al subirse al autobús de la diada hubiese hecho que los demás se bajasen de él, pero no simplifiquemos porque no es tan simple.
La cuestión es que este independentismo económico que se ha estado creando durante años en Cataluña (“España nos roba y nos expolia”, “si fuésemos independientes viviríamos mejor”) y que explotó el 11-S pasado se ha comenzado a analizar seriamente desde entonces. En los dos últimos meses ha habido multitud de artículos y análisis de economistas, sociólogos y políticos sin necesidades electorales que han mostrado que la independencia de Cataluña era perjudicial para ella misma, tanto económica como socialmente. También se ha visto que con casi toda probabilidad una Cataluña independiente estaría fuera de la UE y el euro, que habría una migración de empresas hacia el resto de España y que una Cataluña independiente nacería en suspensión de pagos. Y ningún independentista "moderado” quería eso para su país.
Mas toreó con la realidad como pudo, que era mal y cínicamente. Se jugó el todo por el todo y llegó un momento en que no podía decir la verdad, que es que la independencia solo es posible a pasos cortitos y a muchas décadas vista, porque entonces hubiese desmontado su propia construcción. Y si su desplome no ha sido mayor es gracias a la fidelidad de su voto.

¿Qué hará Mas ahora? Él dice que va a seguir por el mismo camino y ha dejado caer que se apoyará en ERC. Va a ser interesante ¿va a asumir ERC la política de recortes de Mas a cambio de una consulta? ERC se hundirá si lo hace. Por otro lado Mas no puede cambiar de rumbo sin quedar como un payaso absoluto, pero visto lo visto CiU le debería exigir cambiar de rumbo y volver al “pragmatismo”. No creo que sea posible que CiU presente otro candidato a president, pero en cambio que Mas sea obligado a dimitir a mitad de legislatura para cambiar el rumbo sí me parece un escenario muy probable cuando la tontería esta de la transición nacional no de más de sí.
Creo que Cataluña ha castigado la indefinición y la mentira de CiU y PSC, unos por jugar a independentistas de mentira y otros por defender el derecho a la consulta de la secesión de mentira. Se ha votado a los honestos, de un lado y de otro, y si el independentismo ha salido fortalecido también lo ha hecho un anti-independentismo sin ambages.
Ojo, el escenario sigue siendo peligroso. Aquí cada uno hará la interpretación que le convenga y si Mas y CiU se empeñan en intentar la aventura que saben imposible tendremos dificultades y, sobre todo, mucho ruido. Y eso es malo para el país, no porque vaya a algún sitio (que no va) sino porque nos despistará de la gravísima crisis económica y sistémica que tenemos. Y no podemos despistarnos ni perder el tiempo porque para cuando nos demos cuenta ya nos habrán destruido el país.

miércoles, 21 de noviembre de 2012

¿Corrupción en Cataluña? ¿Y ahora se enteran?
















La que se ha liado con la publicación en el diario EL MUNDO de un informe de la brigada de blanqueo de capitales que implica a Artur Mas y a Jordi Pujol (y a su hijo), indicando que tienen cuentas en Suiza y que pueden estar relacionadas con el cobro de comisiones en una extensión del “caso palau”.
Ante la supuesta filtración, Artur Mas, Pujol y CiU en bloque (además de los Mossos d’esquadra) han puesto varias querellas contra el diario El MUNDO por difamación y calumnias. Dicen que la mejor defensa es un buen ataque.

Vamos a analizar esto por partes porque con tanta “mierda” por todos los lados fácilmente podemos tender a la defensa de una posición por simple rechazo a los actores de la otra, y esto nos llevaría a una posición absurda.
Para empezar el problema de todo esto es que está el diario EL MUNDO de por medio. EL MUNDO se jacta de hacer periodismo de investigación pero la realidad es que cuando a su director se le mete algo entre ceja y ceja la investigación se convierte en pura manipulación informativa. Recordemos la campaña del mundo sobre el 11-M por ejemplo, que perduró durante años (y creo que aún perdura) sacando cualquier información, declaración u opinión que, dijese lo que dijese, siempre parecía dar datos a favor de la teoría de la conspiración que el diario defendía. Han pasado cerca de 9 años desde entonces y el resultado de esa “investigación” es la nada, sin embargo la conspiranoia se retroalimenta a sí misma y las ansias del periódico de tener razón sobre la realidad también.
Todos conocemos la opinión de El MUNDO sobre la posible independencia de Cataluña y, ante el historial del periódico, no sería de extrañar que usasen cualquier cosa que, amasada convenientemente, desprestigiase la causa nacionalista. Exageraciones, informaciones parciales, creación de miedo, satanización, etc. Todo podría salir de Pedro J. y su gente, generando ese peligroso ciclo de odio que en vez de debilitar a tus adversarios los fortalece.

Además de que el diario EL MUNDO está por medio también es altamente sospechoso el momento en que esta información ha salido a la luz, una semana antes de las elecciones en Cataluña. El caso palau se lleva investigando durante muchísimo tiempo y aunque es normal que nueva información salga a la luz (porque es un caso de corrupción enorme) el momento provoca justificada suspicacia.
Por otro lado conocemos como habitualmente se filtran documentos en interés del partido del gobierno. Desconozco cómo funcionan estas cosas pero cuando al PSOE le han interesado ciertas filtraciones éstas han aparecido, y cuando le han interesado al PP también. No sé si son funcionarios afiliados quienes presentan la información al partido o si directamente se dan órdenes para que se busque algo en concreto, pero la cuestión es que suelen aparecer filtraciones que interesan al gobierno.
Fácilmente el PP puede haber provocado la filtración interesada de estos documentos para implicar a Mas en algún caso de corrupción. La casualidad de la filtración una semana antes de las elecciones y a un diario afín nos hace sospechar esto.

Bien, una vez dicho todo esto viene la otra parte, que es que independientemente que sea una filtración interesada e independientemente de que El MUNDO juegue a defender sus intereses ideológicos, el informe policial está ahí y no parece que sea una falsificación (sería muy grave que lo fuese). Una cosa es la manipulación habitual de la prensa en general y ese periódico en particular, las campañas político-ideológicas de un periódico y el sensacionalismo en la redacción o en la priorización de noticias; y otra muy distinta es falsificar un informe policial.
De hecho el propio contraataque de Mas y Pujol parece indicar que ellos saben que este informe es verídico y deja entrever que probablemente haya gran parte de verdad en él. Mas ha dicho que, aunque el informe sea cierto, se va a denunciar a El MUNDO igualmente por la “forma de redactar”… ¿Pero no es una infamia? ¿Es que el problema ahora es la forma de redactar? Mas está implícitamente reconociendo que el informe es probablemente verdadero, y ese es el problema fundamental y no la forma de redactar. Además en otro momento dijo que el informe es “falso o ilícito”… ¿Cómo que ilícito? ¿Qué es un informe ilícito? ¿Qué no está bien que lo investiguen a él?
Por otro lado Pujol dijo que estas cosas salen de las “cloacas del estado”. Lo que parece que quiere decir Pujol es que se está usando la información confidencial del estado para atacar a los enemigos políticos, lo cual es cierto pero a su vez convierte en cierto el informe y la investigación sobre sus cuentas en Suiza y su cobro de comisiones. Recordemos que si hay un político en activo que conoce bien las “cloacas del estado” ese es Pujol, que lleva toda la vida en negociaciones permanentes con el “estado”.

Hagamos memoria. En el año 2005 el expresident de la Generalitat Pasqual Maragall dijo a Artur Mas aquello de “ustedes tienen un problema, y ese problema se llama 3%”. En la réplica Mas le dijo que había roto el “círculo de confianza política” y si no rectificada había mandado “la legislatura a hacer puñetas”. Por alguna razón incomprensible Maragall retiró la acusación en la contra réplica aduciendo que era importante mantener ese círculo por el bien de Cataluña y que por eso la retiraba.
Desde entonces hemos tenido el “caso pretoria”, el “caso palau”, caso de las ITV… ¿De verdad podemos pensar que Maragall no sabía lo que decía? Por supuesto que lo sabía, y todo eso del 3% parece que era algo relativamente generalizado en la administración catalana y en algunas gentes de CiU.
¿Qué puede haber pasado? Pues que desgraciadamente todos los partidos políticos del “régimen” (PP, PSOE, CiU y PNV) están llenos de casos de corrupción, corrupción que se intenta usar políticamente contra el adversario pero cuando llegan las responsabilidades penales ¡Ah amigo! Ahí ya no hay luchas sino camaradería corporativista. ¿Sabéis que Mariano Rajoy indultó a dos políticos de CiU hace unos meses condenados por el “caso treball” por “razones humanitarias”? Aquí nadie quiere empezar una guerra contra la corrupción, no vaya a ser que se la devuelvan cuando abandone el poder. Mejor que te tengan que devolver favores ¿no?

Decir ahora que en Cataluña hay corrupción es como inventar la rueda, esto lo sabía todo el mundo que quería saberlo. ¿Mas y Pujol tienen cuentas en Suiza? Pues tiene toda la pinta, el padre de Mas las tenía, destapadas por la información que dio Falciani. ¿Han cobrado comisiones en esas cuentas? Pues se está investigando pero creo que es bastante plausible y, si no las cobran ellos, seguro que las han cobrado otras personas del entorno de CiU además de Millet.
Lo que sí es absolutamente sorprendente es como la corrupción parece que es irrelevante dentro del debate político catalán. Durante muchos años se ha criticado a varias zonas de España, especialmente a la comunidad valenciana, porque los presuntos corruptos eran apoyados en las urnas. Pues señores en Cataluña pasa lo mismo, los corruptos y los destructores van a ganar las elecciones como las ganaban en Valencia.
Cuando parece que por fin las nubles de la ignominia están saliendo de Valencia nos encontramos con que éstas se desplazan a Cataluña y parece que para quedarse. Me resulta extraño, tantos años admirando desde el sur aquello del “seny” catalán y ahora resulta que están cayendo en el mismo victimismo, populismo vacío y tolerancia a la corrupción que hemos padecido aquí por casi dos décadas. Curioso cambio de papeles.

lunes, 19 de noviembre de 2012

El timo de Vodafone: Una experiencia personal


















Estoy bastante cabreado con la compañía Vodafone, así que no me resisto a copiar aquí mi última comunicación con la junta arbitral de consumo de la comunidad valenciana en referencia a un expediente que tengo abierto contra la compañía Vodafone:


Estimada Sra. Pérez,

En respuesta a la solicitud de la compañía Vodafone España S.A.U de aclaración del laudo dictado a mi favor con número de expediente COIJAC/2012/109/18 quiero hacer constar lo siguiente.

La compañía Vodafone España S.A.U realiza, una vez más, una petición de información que no tiene ni pies ni cabeza. Indica, de nuevo, una promoción que no fue la que yo contraté y asegura que ésta implica una contradicción con un misterioso número desconocido para mí que indican está en una de mis reclamaciones (¿?).

Quiero indicar, una vez más, que la promoción que yo contraté fue la tarifa @xs con un coste de 14,95 €/mes durante todo 2011 y, desde enero de 2012, el un coste de 24,95 €/mes hasta final de contrato. Esta promoción fue debidamente justificada y documentada con una tabla de precios que aporté en el acto de arbitraje al que me presenté, y puede ser consultada en infinidad de referencias online sobre la tarifa @xs que se podía contratar durante enero y febrero de 2011, por si a ustedes o a la compañía les surge alguna duda.
La diferencia entre estas tarifas (14,95 €/mes en 2011 y 24,95 €/mes en 2012) y los importes de mis facturas es lo que se me debe abonar, cantidad calculada en 115 euros a falta de la última factura emitida por la compañía antes de mi cambio de operadora. El asunto es lo suficientemente claro como para que cualquier reclamación sea del todo innecesaria.

Adicionalmente quiero expresar ante la junta arbitral de consum de la comunitat valenciana mi absoluta indignación ante una petición de información por parte de la compañía Vodafone España S.A.U que no es más que una nueva dilación en el cumplimiento de sus obligaciones.
Quiero recordar que la compañía está intentando dilatar el pago en el tiempo de forma indefinida desde hace más de un año. Primero obvió las reiteradas reclamaciones por todas las vías amistosas posibles, después quiso evitar la devolución del dinero reclamado devolviendo la mitad de dinero reclamado en lo que es una clara estrategia de las compañías de servicios y, finalmente, se ha dedicado a dilatar el proceso indefinidamente buscando mi cansancio y mi abandono de la reclamación, cosa que no ha conseguido ni conseguirá jamás.
Espero que esta sea la última dilación de la compañía, pues en caso contrario tendré que acudir a la vía judicial para que se cumpla el laudo de obligado cumplimiento que ustedes dictaron.
Aprovecho también para informarles a ustedes, esperando que le hagan llegar a la compañía esta información, que si esta incidencia no está resuelta en los próximos días con la emisión de un abono y el dinero reclamado ingresado en mi cuenta corriente iniciaré una activa campaña informativa del asunto en las redes sociales twitter, facebook y linkedin, y en el blog del que soy administrador y, por extensión, en la comunidad de blogs a la que pertenezco; campaña informativa cuyo objetivo central será hacerle saber a todos los ciudadanos a los que pueda llegar cómo se comporta Vodafone España con sus clientes y por qué nadie debería jamás contratar con ellos.
Llevo casi dos años reclamando el dinero que ilegalmente se me ha cobrado y no me importará estar dos años más poniendo a la compañía Vodafone España en el lugar que se merece por sus constantes desprecios, burlas y ninguneos a sus clientes.

Sin otro particular y esperando que sea la última vez que comunicamos por este asunto, aprovecho para saludarle atentamente.


Bueno quizá os acordéis de esto y, si no, enlazo con entrada que escribí en septiembre de 2011, cuando ya estaba hasta los mismísimos de Vodafone y sus facturas “erróneas”.
Un año después de este momento pude, finalmente y tras reiteradas dilaciones, ir al arbitraje de la junta arbitral de consumo de Valencia. Al arbitraje no se presentó la compañía pero sí envió un escrito diciendo que yo había cambiado la tarifa el día después de contratar con ellos a una 10 euros más cara, seguramente porque yo debo estar gilipollas o algo así y me cambio de tarifa a las 24 horas de hacer un contrato con permanencia de año y medio. Para colmo el día que decían que yo les había llamado no les había llamado y eso constaba en su factura.
Bien, en el arbitraje me dieron por supuesto la razón y los miembros de la junta me comentaron que esto era algo habitual, que estaban hasta el gorro de las compañías telefónicas y que hay muchísima gente en estas mismas situaciones. Me indicaron además, por si le interesa a alguien, que consideran que es mejor ir a la Comisión Nacional de las telecomunicaciones a poner una denuncia y dejar de pagar las facturas inmediatamente, procedimiento más lento que los arbitrajes de las juntas de consumo pero más contundente.
Esto fue a finales de septiembre o principios de octubre de este año. Dictaron laudo a mi favor en una semana y desde entonces he estado esperando que Vodafone me ingresara lo que me debe hasta el viernes pasado, día en que me envían una nueva comunicación de Vodafone diciendo que no entienden bien qué me tienen que devolver y que se lo aclare. Ese es el origen de la carta que he copiado aquí.

A veces los blogs sirven para hacer llegar a la gente estas historias que no salen en los medios de comunicación hasta que no afectan a cientos de miles de personas y a veces ni así, porque las compañías potentes se anuncian en esta prensa de tirada nacional y no permiten que en ella se escriba algo contrario a sus intereses comerciales so pena de retirar la publicidad del medio.
Mi cruzada personal contra Vodafone durará hasta que me devuelvan los 115 euros + IVA que me deben. No volveré a tener problemas con ellos porque en Agosto me cambié a Pepephone (no es que quiera hacer publicidad, pero estoy pagando facturas de 11 euros al mes IVA incluido con internet y todo) y no contrataré nunca más con esta compañía, pero lo que no voy a permitir es que me estén chuleando desde Febrero de 2011 y que, a día de hoy, con laudo arbitral a mi favor, sigan en las mismas.

miércoles, 14 de noviembre de 2012

Objetivos, mecanismos y cambio de paradigma. La huelga del 14-N















Para empezar quiero pedir perdón a mucha gente que se va a sentir incómoda por algunas cosas que voy a escribir sobre la huelga. Quiero que quede claro que respeto muchísimo a todos aquellos que han hecho huelga para luchar contra la impresentable política que se aplica en España, pero debéis entender que debo ser honesto con mis percepciones y voy a decir las cosas tal y como las pienso.

El 14-N ha habido huelga general en España y en otros países de Europa. Mis opiniones sobre esta huelga son las mismas que ya tuve a principio de año sobre la anterior y en 2010 sobre la de aquel año, pues creo que todas están enmarcadas en el mismo marco. Podéis leer los textos aquí y aquí, y tengo que reincidir en casi todo lo que dije entonces.
En cuanto a las particularidades de esta huelga creo que hay dos puntos diferenciales. El primero es que esta es una huelga parcialmente internacional (de los PIGS, básicamente), lo cual es algo positivo pero me temo que insuficiente, y la segunda es el momento que se ha elegido para hacer la huelga. La huelga fue forzada por la convocatoria internacional pero personalmente creo que se ha hecho en un momento erróneo en nuestro país. Esta huelga está en medio de múltiples ataques pero no relacionada con alguno en concreto. España va a pedir el rescate en semanas y creo que en ese momento (o después de los recortes que vendrán asociados) es cuando hubiese sido adecuado hacerla si es que se quiere hacer. Ahora se está lejos de los recortes de julio y en medio de una campaña electoral y seguramente del único acto de decencia que ha tenido este gobierno desde que tomó posesión (me refiero a su voluntad de intentar evitar los desahucios). No me parece un momento óptimo ni especialmente movilizador.

Los “contendientes” en esta huelga (no hablo de los manifestantes, hablo de los sindicatos y el gobierno y de los medios de comunicación que toman partido) tienen los comentarios sobre la misma prefabricados desde la noche anterior, con huecos en blanco a rellenar con el dato más conveniente para sus intereses. Los sindicatos dirán que ha sido un éxito, el gobierno que un fracaso, la prensa de derechas cargará contra los fracasados y vividores líderes sindicales y la prensa progresista dirá que esto ha sido un serio aviso para el gobierno. Lo que haya pasado realmente será absolutamente irrelevante.
Desgraciadamente esta huelga va a ser un fracaso, y va a ser un fracaso porque no debemos olvidar que las huelgas se convocan con objetivos determinados y esos objetivos no se van a cumplir. Esta circulando mucho la frase de Pablo Iglesias de que a veces una huelga hay que hacerla por dignidad pero una cosa es que haya que hacerla (que es discutible) y otra que sea un éxito. Con o sin dignidad una huelga que no consigue nada es un fracaso.
No quiere decir esto que las huelgas sólo sean adecuadas si consigues tus objetivos. A veces haces una huelga y no consigues tus objetivos y no pasa nada, lo has intentado y el fracaso es parte de la vida, el problema viene cuando sabes positivamente que no hay ninguna posibilidad de que tus objetivos se cumplan y aún así haces una huelga. Esto es, en el mejor de los casos, una inútil expresión de intenciones y de protesta, pero entonces para eso es mejor hacer una manifestación y no unan huelga.

A veces tengo la sensación de que las huelgas están creando una fractura laboral a todos los niveles. Quiero decir que hay sectores en que hay amplio seguimiento de la huelga y otros sectores en los que la incidencia es casi nula. La industria y los transportes son los sectores en los que se consigue mayores éxitos de participación y, en función de lo que digan los sindicatos de funcionarios, en el sector público también. En cambio en el sector servicios el seguimiento de las huelgas es prácticamente simbólico. La situación de los trabajadores también está generando una fractura, pues los que tiene un puesto más o menos seguro (trabajadores veteranos con muchos años de antigüedad y trabajadores de la administración) suelen hacer huelga y quienes no tienen esa seguridad (trabajadores jóvenes, temporales y autónomos) no la hacen.
Esta ruptura en dos acaba siendo aprovechada por mucha gente para sembrar cizaña entre los propios trabajadores. Cuando alguien en una empresa ve que los que más cobran son los que hacen huelga, el resto de trabajadores los ven como unos “progres de caviar” privilegiados. Cuando los trabajadores de los transportes hacen huelga porque saben que su trabajo es absolutamente fundamental para que un país funcione, el resto de trabajadores los ven como unos caprichosos chantajistas. Estos sentimientos son espoleados por empresarios, periodistas y políticos y muchas veces se consigue que hayan divisiones viscerales independientemente de que la causa para hacer huelga sea justificada o no. Es lo que tiene la sociedad de la información o de la desinformación.
La verdad creo que alguien debería plantearse si con esta realidad divisiva no es contraproducente hacer huelgas. La división social a la hora de hacer algo siempre existe, es consustancial a los intereses divergentes que tenemos los ciudadanos, pero esta división creada precisamente dentro de un grupo que de forma homogénea tiene los mismos intereses nos hace vislumbrar que algo falla. Creo que la batalla de “la opinión pública” está perdida para los sindicatos desde hace mucho tiempo, quizá producto de la pulverización de intereses de los mercados laborales modernos y/o de la complejidad de la producción y el trabajo en el siglo XXI, pero la cuestión es que está perdida. Ojo, eso no quiere decir que la gente considere que lo que piden los sindicatos es inadecuado, lo que quiero decir es que incluso con la gente a favor de las demandas existe animadversión contra las cúpulas de los sindicatos de forma general.
En la actual realidad hay muchísimas causas que tienen un apoyo mayoritario de la población. Los movimientos como el 15-M o el 25-S tienen apoyo mayoritario de la población, la lucha para no ser simples pagadores de deuda bajo la bota de Alemania tiene un apoyo mayoritario de la población, la lucha contra los desahucios tiene un apoyo mayoritario de la población, la regeneración de nuestra democracia tiene un apoyo mayoritario de la población. ¿Cómo no sabemos capitalizar eso? ¿Lo estamos intentando siquiera? ¿O estamos empeñados en luchar con mecanismos de hace 50 o 100 años?
No nos equivoquemos, este sistema no es el capitalismo industrial del siglo XIX o XX, este capitalismo se convirtió en un capitalismo de consumo a final del siglo XX y en un capitalismo financiero a principio del siglo XXI. La situación es absolutamente diferente y plantear la lucha de modo trabajador vs capital no es más que una parte de una realidad que deja partes sustanciales fuera de juego. Hay que generar las luchas consumidores vs empresas de servicios y luchas de personas físicas vs mundo financiero, y esto hará que podamos ver la realidad en estas tres dimensiones y así podremos acertar con lo que debemos hacer para cambiar las cosas.

Para acabar quiero copiar aquí dos opiniones de compañeros de SeR que me han gustado. La primera de Enrique Casanova, que está contra la huelga, y la segunda de Miguel Álvarez, quien está a favor de la misma. La primera muestra esta visceralidad que he criticado, que parece querer convertir las huelgas como estas en actos de forofismo estúpido. La segunda, es una muestra clara de la hipocresía de algunos responsables políticos y sindicales:

En este tipo de convocatorias de huelgas políticas, el Gobierno del Turno, en este caso de la derecha neoliberal, rama conservadora, en fin, la derecha hispánica de toda la vida de Dios para entendernos, lejos de analizar las causas del rechazo social a sus políticas, o sea, ejercer la tan denostada "autocrítica", se dedica a desprestigiar la convocatoria y poner en solfa a quienes la convocan y la secundan, llamándolos de todo y haciéndoles responsables de la ruina del país o de que los Mayas predijeran el fin del mundo para dentro de un mes. Y en el otro lado, donde reside la verdad revelada por Dios a los oídos de cuatro elegidos para la gloria cuya única misión en esta vida y en este mundo es transmitir la palabra, convertidos en profetas a tiempo completo, predomina el paradigma "o conmigo o contra mí", todo muy religioso y trascendental. Consecuencia inmediata de todo este dislate es que si uno hace huelga se convierte en causa activa de la desintegración del Universo y la ruina colectiva, porque por culpa de hacer huelga, el mundo se va a la mierda por la vía de urgencia; pero, si uno no hace huelga, Dios no lo quiera, se convierte automáticamente en cómplice de un Gobierno traidor y miserable empeñado en destrozarnos la vida y en desmantelar el estado del Bienestar, cosas que no voy a discutir porque a mí también me parece que esa es la misión que la secta ha impuesto a la muchachada de don Mariano. Miren ustedes, ni lo uno ni lo otro. Con la huelga no se acaba el mundo y desde luego no contribuye a la ruina colectiva ni en la milmillonésima parte de lo que lo hace el Ejecutivo presente; pero no secundar la convocatoria de huelga no le hace a uno vasallo de don Mariano ni integrante de la secta de los iluminados cuya sagrada tarea consiste en joderle la vida al más pintado.




No olvido el por qué estamos como estamos y quienes manejaron por vez primera el machete para desbrozar el Estado del Bienestar en este país. Puedo elegir, y voy a elegir dónde colocarme en la manifestación vespertina. No iré con mis compañeros del sindicato, bajo esa bandera se situaran a quienes considero impresentables que solo se acuerdan del sindicato en tiempo de elecciones o cuando puedan utilizarlo para desgastar al adversario político. Esta vez iré con aquellos que en múltiples plataformas laboran por cambiar realmente las cosas. Quiero dormir tranquilo por la noche y para eso necesito que mi estómago no se revuelva. Me repugna ver a algunos causantes de nuestra desgracia denunciar oportunísticamente en ese día el “actual estado de las cosas”. Iré a la huelga, en el lugar en el que no vea a los políticos que dicen que hacen huelga. Iré a la manifestación, pero procuraré ponerme lejos de ellos, bastantes malos tragos nos llevamos en el día a día para que ese día me lo amargue quienes solo descubren la utilidad y la conveniencia de las huelgas generales cuando están en la oposición. Pese a todo iré a la huelga, iré con ánimo de lucha, y estaré hombro con hombro con los que sufren, solo con los que sufren.

Miguel Álvarez (Moral y Política)

Enrique cree que esta huelga es un fraude y no hay que hacerla, Miguel cree que hay que hacer la huelga por principios. Pero yo me siento cerca de los dos al mismo tiempo, y también diferente a los dos porque creo que Enrique es demasiado pesimista y Miguel demasiado tradicional en sus formas de lucha.
Yo busco hace tiempo un cambio de formas, un cambio de paradigma al que acogernos. Nuevas formas de protesta, de lucha, de rebelión. Voy dando pinceladas conforme me viene la inspiración pero debemos profundizar en estas ideas, vamos a intentar buscar cosas más concretas. Tengo en mente una cosa que se podría llamar “jornadas de lucha” que todavía tengo que pulir. Ya os contaré.

lunes, 12 de noviembre de 2012

Desahucios y ley hipotecaria














El suicidio el pasado viernes de una vecina de Barakaldo a la que iban a desahuciar de su vivienda es la última gota que se añade al vaso hace tiempo desbordado de los desahucios en España. Antes de ese día, y catalizado por los dos intentos de suicidio (uno consumado) durante las semanas anteriores, el gobierno y el principal partido de la oposición empezaron unas conversaciones urgentes para cambiar la ley hipotecaria vigente en España desde hace más de un siglo a fin de evitar la enorme cantidad de desahucios que se producen a diario, entre los 150 y los 500 (dependiendo cómo se haga el cálculo).

Se dice que los desahucios han provocado ya dos muertos, pero eso no es cierto. Tenemos dos suicidios consumados en mismo día que se iba a llevar a cabo el desahucio y por eso los podemos relacionar claramente pero ¿Cuánta gente se ha suicidado a causa de un desahucio y no lo sabemos? ¿Cuánta gente se ha suicidado meses después de ser desahuciada o meses antes sabiendo cual iba a ser su suerte? Esas cifras no las tenemos pero alguien debería hacer un estudio sobre esto.
El otro día me venía a la cabeza la película “La vida de los otros” ambientada en la extinta RDA, dónde unos activistas denunciaban que la RDA había dejado de publicar estadísticas de suicidios porque tenían la cifra de suicidios más elevada del mundo. Pensando en la película me preguntaba ¿Cuántos suicidios hay en España al año? ¿Cómo habrán aumentado estos con la crisis? ¿Cuántos serán directamente achacables a la situación económica y cuantos se podrían haber evitado? ¿Por qué no se habla de esto?
Solemos pensar que la política económica no provoca muertos pero esto no es cierto. Las políticas económicas matan a la gente, en países como el nuestro no de hambre pero sí de desesperanza y frustración. Parece que tiene que morir la gente delante de la unidad de policía que fuerza el desahucio para que veamos esta realidad.

Hace tiempo que vengo diciendo, ante la críticas que frecuentemente leo sobre el movimiento 15-M, que de este movimiento han salido cosas positivas y que quizá la más positiva de todas sea la fuerza que ha dado a los movimientos y plataformas contra los desahucios. La plataforma de afectados por la hipoteca está haciendo una excelente labor que demuestra que los movimientos ciudadanos no son inútiles en absoluto. Mucha gente mantiene su casa gracias a ellos.
Pero me gustaría que analizásemos la situación en su conjunto. Ha habido resistencia civil contra la autoridad en innumerables desahucios, ha habido ocupación ilegal de la vía pública delante de las sedes de los bancos, han habido muchos actos de ocupaciones temporales de oficinas bancarias a modo de protesta, etc. Ha habido, en definitiva, infinidad de actos de protesta y “lucha” que han entrado en el campo de la desobediencia civil y que están fuera de los exquisitos mecanismos de protesta de las manifestaciones y huelgas legalmente convocadas y realizadas.
¿Qué quiero decir con esto? Continúo con mi tesis de los últimos meses: Sólo los mecanismos novedosos de lucha y los que generan descontrol a las autoridades son verdaderamente efectivos. No hace falta llegar a la violencia o al “caos revolucionario”, tan sólo la mera posibilidad del mismo hace reaccionar a las autoridades. Porque si no reaccionan al final el caos y la violencia llegará, a modo de estallido social.

Hay una cosa que socialmente me preocupa mucho sobre este asunto, y esto es las muchas opiniones de personas que no quieren que a la gente con problemas de pago de hipoteca se le perdone “ni un duro”. Normalmente son gente con hipotecas en vigor que argumentan que si ellos tienen que pagar religiosamente sus hipotecas firmadas en 2006 o 2007 por qué se les debe flexibilizar a otros las mismas, o bien gente que vive de alquiler porque no quisieron aceptar las abusivas condiciones del mercado hipotecario y de vivienda y que ahora sienten que los “irresponsables” que aceptaron hipotecas deben asumir su responsabilidad.
Puedo entender que las personas que han sido envueltas en la vorágine del fraude inmobiliario español se vean como los paganos de un timo, pero estas opiniones son el reflejo de lo peor del ser humano y no son razonables en absoluto. Nunca se puede encontrar una solución perfecta y ecuánime para todo el mundo y siempre va a haber algún perjudicado. La cuestión es ¿quién debe ser el perjudicado? ¿El hipotecado en exclusividad o también las entidades financieras y quienes han tenido responsabilidades en todo este fraude? Porque el hipotecado solvente no gana nada porque haya 500 desahucios al día, su situación no se discute, se está discutiendo el reparto de responsabilidades entre banco que ha dado hipoteca a un insolvente y el insolvente en el caso de hipotecas fallidas, y la regulación que debe tener un bien social como la vivienda de forma general. Los bancos van a intentar usar y manipular a los hipotecados solventes para no asumir sus responsabilidades ante las concesiones de hipotecas basura, y bien idiotas serán los hipotecados o los arrendados si entran a militar del lado de los bancos.
No creo que haga falta que vuelva a insistir en el concepto de responsabilidad compartida. Una persona que asumió un crédito que no podía pagar (o que tenía muchas posibilidades de no poder pagar a futuro) debe asumir su parte de responsabilidad, pero el banco que la concedió también y con más motivo, pues si bien el hipotecado es el único pagano de su error económico el banco ha cometido este error decenas de miles de veces, extendiendo su irresponsabilidad a la sociedad entera. O entendemos que los bancos deben asumir su responsabilidad en estos casos por encima incluso de la realidad jurídica (abusiva) vigente en ese momento o realmente lo que estamos haciendo es validar un fraude que se ha extendido y se extenderá durante muchos años en forma de crisis económica.

El PSOE, que parece ir camino de la “pasokización”, quiere recuperar la iniciativa política pactando con el gobierno una reforma de la ley hipotecaria. Rubalcaba parece estar especialmente empeñado en este punto y el gobierno, temeroso al ver muertos, parece que le ha cogido el guante y que está por la labor de reformar algo. Claro, Rubalcaba y el PSOE tienen el mismo problema de siempre, que es que no hicieron nada cuando gobernaban y cualquier cosa que intenten ahora suena a propaganda barata.
La voluntad de PP y PSOE parece existir, el problema vendrá cuando en las negociaciones se encuentren con dos piedras difíciles de esquivar: La presión de las entidades bancarias y los problemas con la retroactividad de la ley.
Las entidades bancarias ya están presionando para que cualquier cambio que se haga sea cosmético, como aquello de las “buenas prácticas” que no ha servido para casi nada. Su máxima fuerza es que cualquier legislación que beneficie a los deudores perjudica a las cuentas de los bancos, por lo que acabará perjudicando a las cuentas del estado en tanto en cuanto pedirán más dinero. Y bastante increíble es ya esa conclusión de que la banca española sólo necesita 60.000 millones de euros (necesita mucho más) como para poner en más aprietos a los bancos.
Los problemas con la retroactividad de la ley son todavía más difíciles. Todos los desahucios que se producirán en España en los próximos dos años serán por procedimientos que ya se han iniciado ¿Una nueva ley los pararía? En teoría no, a no ser que se indique lo contrario y se apliquen regulaciones retroactivamente, algo que casi siempre es un tabú para los legisladores. En esto pasa como en la dación en pago, que si bien se podría aplicar perfectamente a partir de cualquier hipoteca que se conceda desde mañana mismo no se podría aplicar para las hipotecas que ya están concedidas, que es para lo que sería necesario.
Estos dos problemas pueden llevar a que lo que se pacte sea una solución muy parcial e incompleta que no pare el drama social de los desahucios. Si el PP y el PSOE son cobardes y serviles ante los bancos (como llevan siéndolo décadas) posiblemente acabemos muy decepcionados.

¿Qué creo que se debería hacer? Para empezar se debería decretar en el próximo consejo de ministros una paralización de cualquier desahucio de primera vivienda hasta que la nueva ley entre en vigor. Así se evitarían desahucios basados en una ley anticuada y se conseguiría un periodo de tiempo lo suficientemente largo para analizar la situación y hacer una buena ley y no una chapuza. La publicación por decreto de las leyes sirve para estos casos de urgencia y no para lo que lo usan los gobiernos, que es básicamente para satisfacer veleidades autoritarias y presidencialistas. Algún banco ya ha dicho que va a paralizar cualquier desahucio hasta conocerse la nueva legislación, así que sería sencillamente obligar a esto por ley.
Por otro lado lo importante es que cualquier solución que se tome pueda salvar de los desahucios a quienes tengan éstos ya programados. Si eso implica retroactividad pues que se legisle retroactivamente, la situación es lo suficientemente grave para que se haga así. Si una ley hecha ahora solo nos sirve para parar los desahucios que se vayan a hacer a partir de 2015 entonces servirá para bien poco.
La ley debería fijar muy bien a los destinatarios objetivos de esta nueva ley, que básicamente deberían ser propietarios de una vivienda habitual y que no tengan otra y “deudores de buena fe”. Ante el impago se debería regular un procedimiento para valorar objetivamente si el deudor es de buena fe.
Una vez sepamos eso se debería analizar la situación económica de la familia o persona. Si su situación económica no es del todo mala se debería obligar a una renegociación de la hipoteca o a la dación en pago si fracasa la primera. Si, en cambio, la familia está en riesgo de exclusión social, entonces se debería prohibir el desahucio y entrar en un arbitraje que contemple tanto renegociaciones como alquileres sociales y quitas de la deuda a cargo del banco.
Y una última cosa. Las viviendas que terceras personas han puesto como aval para la concesión de hipotecas (padres que han avalado a sus hijos con sus viviendas, por ejemplo) deben ser declaradas inembargables siempre que se trate de una vivienda habitual.

Soluciones para evitar los desahucios hay muchas y tampoco hay que hacer virguerías originales, pues la inmensa mayoría de ellas están contempladas en las legislaciones de países de nuestro entorno, como Francia.
Y de paso sería una excelente ocasión para que los partidos del régimen demostrasen que todavía les preocupa el bienestar de esta nación y de sus ciudadanos, y de paso paralizasen esa caída brutal de apoyo ciudadano que se observa en cualquier análisis, demoscópico o no. Yo voy a hacer mi último acto de fe y voy a confiar en que salga algo positivo de todo esto, aunque no deberíamos olvidar que la presión de la calle será la que espoleé a los políticos a tomar las decisiones que necesita el país, así que deberían comenzar a realizarse manifestaciones de luto por lo muertos delante de las sedes del poder político y potenciar los actos de la PAH y del 15-M en los desahucios de los próximos días.

viernes, 9 de noviembre de 2012

El video de Toni Cantó





¿Habéis visto este video? Ha creado bastante polémica en la red y francamente no entiendo por qué. El video es el pistoletazo de salida a la campaña electoral de UPyD en Cataluña y su contenido es claramente crítico con el soberanismo.
El video es una copia de la película “la vida de Brian” donde el frente de liberación de Palestina se convierte aquí en el Frente de liberación catalán. Cantó, que hace de líder del grupo, intenta convencer a las masas de que España no ha traído nada bueno a Cataluña. Cuando pregunta a los teóricos seguidores “¿qué hemos conseguido formando parte de España?” los presentes empiezan a decir cosas: “las olimpiadas”, “la ampliación del Prat”, “el bilingüismo”,”nos compran el cava”, etc. etc. Al final, lo que resultaba una pregunta retórica parece abrir los ojos a la gente ante el cabreo del líder, que acaba insultando en castellano a uno de los asistentes.

Como he comentado el video ha resultado polémico. Las secciones de comentarios de esta noticia en la prensa escrita son un primor, copadas por comentarios de dos estilos: Los que claman contra el nacionalismo de forma facilona y los que llaman a UPyD derechista, fascista, joseantoniana, etc.
Nunca he entendido esta animadversión tan radical hacia UPyD por parte de gentes de la izquierda. Una cosa es la crítica que hay que hacerle ante el uso continuo del simplísimo dogma de que las comunidades autónomas tienen la culpa de todo y otra es hablar de falangismo. Hay que ser más comedidos y sobre todo no errar el tiro de esta manera porque UPyD no es el “enemigo”, el “enemigo” será quizá quienes nos han llevado a esta situación y ellos no han tocado poder. Critiquemos lo que haya que criticar y dejemos que UPyD siga su camino esperando que se concentre en sus cosas positivas (regeneracionismo, lucha contra la corrupción) y deje de lado las más negativas (discurso vacío ideológicamente, focalización obsesiva de los males de la nación en ciertas administraciones).

Otras personas han calificado el video de ridículo o payasada. Personalmente el video no me ha desagradado, no es que sea un video mordaz o desternillante pero en cierta manera me ha resultado gracioso y original. Cuando vi la noticia sobre un video de Toni Cantó me imaginé otro bochornoso rap como el que hizo para la campaña de las elecciones generales, video que daba risa pero de lo malo que era. Pero no, esta vez el video era algo más elaborado.
Toni Cantó siempre me ha parecido muy mal actor. En 7 vidas sobreactuaba a todas horas y era el personaje menos creíble de todos. Todavía peor que en 7 vidas estuvo en la película “Martini il Valenciano”, película horrible de la que era protagonista en medio de una sobreactuación histriónica continua.
En este video tampoco es que Cantó actúe de forma sobresaliente (es que le tengo un poco de manía como actor, lo reconozco), más bien le veo en su línea de ademanes innecesarios, aunque quizá al ser una imitación de los Monty Python esta exageración es coherente con la escenificación. Su catalán también se ve influenciado por su acento valenciano, que se le nota en ciertas palabras o “tiempos”, quedando poco creíble (además creo que no sabe hablar valenciano muy bien).
En cuanto al contenido pienso que se podría haber hecho algo más mordaz y usar argumentos algo más elaborados. Bien es cierto que el video es una imitación de una película de humor con personajes de comportamientos irreales y, en ese contexto, casi todo cabe y sobre todo la simplificación, pero en cualquier caso hubiese agradecido un humor algo más “intelectual”. Eso sí, la ridiculización del victimismo del que hace gala el independentismo catalán me ha gustado.

En definitiva, el video es original y creo que ver a un señor diputado haciendo videos de este tipo aprovechando su profesión de actor me transmite cierta sensación de aire fresco. Estoy muy cansado de unos parlamentos llenos de funcionarios de grupo A en excedencia que no han trabajado nunca en profesiones liberales o en la empresa privada y que no tienen habilidades fuera de la administración pública. Por lo menos Cantó usa sus habilidades adquiridas en la vida para hacer política, y es de agradecer. No creo que sea bueno ser purista en este terreno y menos decir que Cantó no actúa con la “dignidad” del cargo que ocupa. La indignidad es ser un chorizo y un corrupto o representar intereses ajenos a los de tu país, no hacer videos satíricos.
Me gustaría que Toni Cantó persistiese en este camino y ya que es diputado por Valencia le agradecería que hiciese algún video parecido sobre la realidad valenciana. Creo que la cantidad de cosas a satirizar aquí es tanta que podría hacer series enteras de videos. Para un partido que tiene buenas perspectivas para las próximas elecciones autonómicas valencianas estos videos serían una muy buena publicidad.

Por cierto, que no me guste Cantó como actor (de TV y cine, no le he visto en teatro) no implica que sea un mal político. Las cosas que le he leído no me han gustado mucho, pero tengo que reconocerle que ha renunciado a las dietas de alojamiento (realmente las está donando a la casa de la caridad de Valencia) y al plan de pensiones del congreso.
No es que eso sea suficiente, pero no me voy a obcecar contra una persona que es nueva en la política, que no ha hecho nada criticable y menos por que haga un video satírico.

lunes, 5 de noviembre de 2012

Necesitamos un frente amplio con un programa alternativo (II)
















Decíamos en la anterior entrada que tenemos la idea en la cabeza, tenemos claro los objetivos a conseguir y que la cuestión es cómo. ¿Cómo se acaba con este endeudamiento que nos estrangula y nos lleva a un "austericidio" sin fin? ¿Cómo recuperamos nuestra soberanía?
Lo primero que hay que hacer es buscar mecanismos para que dejemos de ser esclavos de nuestros acreedores, razón principal de todo esto. Cuando nos liberemos de esta servidumbre todo será mucho más sencillo.

Seguro que habrá gente que se escandalizará pero voy a hacer una referencia positiva al instituto Juan de Mariana, que para quien no lo sepa es el “liberalismo” más radical en España, cercano al libertarianismo estadounidense. Hace unos meses la gente del Juan de Mariana, con la que no comparto prácticamente nada, propuso esta alternativa al rescate de Bankia con dinero público. La idea básica es que el rescate de Bankia y el agujero generado por este banco no debe ser pagado por los contribuyentes a través del estado sino que estas pérdidas deben ser asumidas de forma privada.
La solución que ellos proponen es reducir a cero el valor de las acciones de Bankia y obligar a la transformación forzosa en acciones de mucha de la deuda que Bankia tiene contraída. Concretamente esta gente propone canjear forzosamente los pasivos subordinados y parte de los bonos a largo plazo.
Desconozco si contablemente es factible esta reconversión propuesta por el instituto Juan de Mariana, sin embargo la idea genérica es buena. De lo que se trata es de que el saneamiento de un banco se produzca eliminando deuda de este banco en vez de absorbiendo dinero de los contribuyentes. En un caso así lo prioritario es salvar los depósitos de los ahorradores, lo demás es todo secundario. Si se deben impagar grandes operaciones de préstamo (que es básicamente lo que sería la reconversión forzosa en acciones) o volcar la responsabilidad económica sobre los accionistas que se haga.
Alguien debe asumir la responsabilidad económica sobre la quiebra de un banco y quienes deben hacerlo son quienes han asumido la responsabilidad sobre el capital social y quienes se han lucrado de las condiciones insostenibles que ese banco ha estado otorgando hasta el momento de su pseudo-quiebra. Los impagos deben ser jerarquizados, es decir, primero sobre los activos con mayor rentabilidad y sobre los grandes inversores por encima de los pequeños.

De todas formas mi propuesta, aunque tiene una similitud evidente con esta, tiene una diferencia fundamental: El instituto Juan de Mariana propone esto para que los bancos sigan siendo privados y yo creo en cambio que los bancos que estén en situación de ser rescatados deben ser nacionalizados inmediatamente, y que luego sea el estado quien haga este tipo de canjes cuando controle la entidad.
El proceso sería sencillo. Establezcamos unos niveles de solvencia claros que todos los bancos deban de cumplir y a partir de ahí hágase una ley de emergencia que permita que todos los bancos que no cumplan esto pasen a ser nacionalizados y controlados por el estado. Nadie debería asustarse por esto, un banco fallido es en esencia un negocio que está arruinado y que debería ir a la disolución societaria, lo que pasa es que en este caso no se puede permitir porque hay que garantizar los ahorros de la gente. Por eso, en vez de una suspensión de pagos, el banco pasaría a ser controlado por el estado para que éste lo sanease en base a los parámetros comentados. Luego, cuando todo este proceso pase, ya se decidirá si se reprivatiza o se mantiene público, pero el primer paso es nacionalizarlo de urgencia.
No se está planteando una ruptura de los principios de rigen el capitalismo de inversión privada y responsabilidad privada, es precisamente lo contrario. La justificación de las nacionalizaciones está sostenida en que la responsabilidad privada no se está aplicando en estos casos y por eso es el estado el que debe que intervenir precisamente para garantizar que la solución del saneamiento pase por la exigencia de responsabilidades privadas de accionistas, bonistas y acreedores. Sería una legislación ad hoc para este tipo de casos.

Esto eliminaría los problemas de deuda asociados a los rescates bancarios, pero todavía tendremos un problema de deuda pública.
En este punto me voy a ir al otro extremo del espectro político, a la coalición de izquierda radical griega Syriza. Syriza ha propuesto que se haga una auditoría completa sobre la deuda pública griega para decidir qué parte de la misma es odiosa (es decir, que no se va a reconocer por su origen poco legítimo) y qué parte se asume como deuda razonable y, adicionalmente, hacer un calendario de pagos razonable con los acreedores.
En España y en todos los países asfixiados del sur de Europa debería hacerse lo mismo. El otro día leí que si España hubiese podido financiarse al 1% desde mediados de los 90, hoy tendríamos una deuda pública de poco más del 15% y no el 80% actual. No creo que en principio debamos entrar en si es razonable que un estado se financie al 1% o no, pero lo que sí es evidente es que este ciclo de pago de intereses es algo insostenible con lo que hay que acabar.
Adicionalmente existe multitud de deuda que ha sido generada en condiciones poco claras: Contrataciones de la administración fraudulentas y por intereses ajenos a los de la nación, contratos millonarios generados a través de imposiciones internacionales, etc. Todo debe auditarse y mirarse bajo la lupa de la legitimidad, la transparencia y el rechazo a la usura.
Y, en todo caso, la deuda legítima que tenemos debe ser renegociada, bien en su cuantía (quitas de deuda), bien en la forma de pago (alargar los periodos de pago para no tener que recurrir a los mercados para financiarse).

Este plan para la deuda pública es simple pero a la vez absolutamente ambicioso. La pregunta que le surgirá al lector es ¿Alemania nos permitiría hacer esto? Y la respuesta es, ahora mismo, no si puede evitarlo.
Pero ese “si puede evitarlo” es la clave del asunto. Aquí hay dos opciones, hacer todo esto fuera del euro (que ya no sería una opción sino una necesidad porque no podríamos pagar) o hacerlo dentro. Los gobiernos europeos han intentado crear el equívoco de que hacer esto supondría directamente salir de la UE y el euro. Fue lo que intentaron hacer creer que pasaría si ganaba Syriza en Grecia, y personalmente creo que esa amenaza fue determinante para que esa coalición no ganara las elecciones. Claro, todo era un supuesto ¿por qué Grecia iba a salir de la UE? No hay nada que impida hacer lo que Syriza propone, y si lo hay está en medio de la ambigüedad de los tratados, ¿es que la iban a echar de la UE y el euro? Tampoco dijeron eso, porque saben que no pueden.
Ni en el tratado de Maastricht (que crea el euro) ni en el de la UE se habla de expulsiones de miembros. Por lo tanto un estado no puede ser expulsado de la UE ni del euro con los procedimientos existentes.
Así pues la idea sería hacer todo esto dentro de la UE y del euro. Alemania y otros países pondrían el grito en el cielo y hablarían de expulsiones pero eso no debería inquietarnos. Nosotros tenemos todavía soberanía para impagar y revisar nuestra deuda y lo debemos hacer opine lo que opine Alemania. La consecuencia de nuestra decisión sería un terremoto económico sin precedentes en toda la unión, una retirada de los inversores y una crisis que se haría sentir fuertemente en Alemania y sus países satélites, al ser los beneficiados de este “statu quo”. Lo sé, hundiríamos esta UE Merkeliana basada en la austeridad y en la ortodoxia del banco central.
Pero eso es lo que pretendemos. ¿No quieren que hagamos esto? Dennos soluciones. Activen ustedes del BCE para refinanciar la deuda, mutualicen la deuda y hagan quitas a nivel europeo. Sólo así podríamos replantearnos no seguir nuestro plan a lo Syriza, y si no lo hacen ya saben que les espera. Y cuidado, sería muy importante hacer esto a la mayor brevedad pues Alemania y sus bancos están desinvirtiendo en los países del sur. Nuestra fuerza es que los tenemos “cogidos por los huevos” con la deuda que tienen aquí y si les damos tiempo desinvertirán, colocarán toda la deuda que puedan en otros inversores y en fondos buitres y entonces no tendremos fuerza para negociar nada y tendremos que salir de la UE si no queremos ser esclavizados.
No desconozco que esta estrategia es radical, es un todo o nada, pero es que estamos en una situación de extrema urgencia. Tenemos que estar dispuestos a todo porque por las buenas no hemos conseguido nada.

Estos dos puntos son esenciales para salir de la depresión en que nos encontramos. Ojo, que nadie piense que esto sería fácil a corto plazo. Hacer esto supondría que nos tendríamos que arreglar con lo que producimos durante algún tiempo y posiblemente habrían fuertes recortes generales en un primer momento.
Pero es la única manera de taponar la hemorragia que nos está matando. A partir de hacer esto estaríamos desendeudados o con una deuda razonable y podríamos ser de nuevo propietarios de la riqueza que generamos. No somos un país subvencionado que nadie se equivoque, tenemos un sector turístico potentísimo, un sector agroalimentario muy moderno, tenemos grandes empresas exportadoras, unos recursos humanos muy formados, tenemos todavía grandes conocimientos en muchos sectores económicos. Saldríamos de esta, podríamos resurgir de esa situación en poco tiempo. Pero tenemos que hacerlo, tenemos que volver a ser dueños de nuestros destinos y no ser esclavos de los acreedores.
Y, como dije el otro día, una vez hecho esto y el país en vías de recuperación ya entraríamos en una segunda fase en la que decidir qué país queremos. En este punto, quizá, ciertas alianzas se habrían acabado, o quizá podríamos mantener el frente amplio un poco más de tiempo para consolidar un país donde no se superen ciertas líneas rojas ni en la socialización ni en la destrucción del estado protector, y quizá para reformar nuestro sistema político y nuestra estructura de estado (aunque este sería un segundo tema).

Así pues, ¿quién está de acuerdo con esta alternativa? Todos los que lo estén deberían formar parte de un proyecto común, sin rencillas del pasado ni prejuicios ideológicos que no llevan a ningún sitio. Es un proyecto de emergencia nacional que a nadie se le olvide, y no podemos destruirlo con frivolidades.
Yo estoy por este camino y no tengo mayor problema con quien esté a mi lado siempre que coincidamos en el camino a seguir. Quizá sería una buena idea ir puliendo alguna cosa más, pero quien esté de acuerdo en esto que sea bienvenido.

jueves, 1 de noviembre de 2012

Necesitamos un frente amplio con un programa alternativo (I)

















Hay una parte importante de la población, entre los que me incluyo, que intuye que por el camino que está siguiendo este país no hay más futuro que un empobrecimiento generalizado, una destrucción del estado del bienestar tal y como lo conocemos y un país con unos pocos ricos, muchos pobres y una clase media casi inexistente; y todo ello a través de una depresión económica de muchísimos años.
Nuestros dos partidos de turno, PP y PSOE, son responsables de esta política, ambos la han seguido y ambos pusieron los cimientos durante sus respectivos gobiernos para que esta situación llegase. Como este turno es lo único que conocemos en democracia es normal que en nuestro país reine una especie de desafección por el sistema y una desesperanza en que algo pueda cambiar realmente.

Mucha gente se pregunta, desanimada, si realmente hay alternativa. Yo creo, en cambio, que esa pregunta es improcedente. No es cuestión de si hay alternativa, la cuestión es que debe haber alternativa y si no la hay debemos crearla a toda prisa.
Pero las cosas son más complicadas de lo que parecen. Hay mucha gente que es absolutamente crítica con esta situación que vivimos tanto desde el campo de la izquierda como también desde la derecha. Hablamos de gente juiciosa, con pensamientos y criterios propios que no se dejan dominar por la propaganda de los partidos y de los medios de comunicación de masas. A veces la crítica viene por razones diferentes pero otras veces las críticas son increíblemente parecidas para venir de personas que están en campos ideológicos distintos o, por lo menos, son críticas que tienen muchos puntos en común.
El problema es que las soluciones o el camino que se propone desde los distintos campos ideológicos suelen ser o refritos del pasado, o bien un bloque de ideas compacto y sin prioridades que se presenta como un todo, siendo partes de este todo inasumibles para la mayoría de la población. Hay, por ejemplo, quien echa la culpa de esta situación a las ayudas públicas concedidas para solventar la deuda privada. Esta idea, que podría tener una aceptación general, acaba mezclada con otros criterios destructivos de todo lo público y por eso es por lo que acaba siendo rechazada por la mayoría de la población.
Igualmente en el campo contrario hay quien echa la culpa de la crisis a la desregulación financiera y a la pérdida de poder del factor trabajo, ideas que probablemente son aceptadas por una mayoría de la población. Pero claro, estas ideas también acaban mezcladas con llamamientos a la república, a una asamblea constituyente y hasta a una nacionalización de los medios de producción, y por estas ideas adicionales es por lo que todo el paquete se rechaza.
No sé si es cuestión de egoísmos, de puritanismos ideológicos absurdos o de otras cosas, pero la cuestión es que todos los que nos oponemos a esta política y esta economía que nos domina hemos generado una jaula de grillos llena de gritos, reproches y soluciones mesiánicas. Parece como si no supiésemos priorizar, parece como si no entendiésemos que es momento de buscar mayorías con gente que piense parecido a nosotros y no de intentar dogmatizar a la sociedad con ideologías purísimas. A veces parecemos tontos.

Yo creo que el futuro se debe plantear en dos pasos. Hay un primer paso que debe ser una gran alianza basada en tres o cuatro puntos básicos que nos permita salir de este “austericidio” que nos está imponiendo Alemania y el capital financiero internacional. Insisto, tres o cuatro puntos básicos, claros y contundentes, sin ambages, pero tres o cuatro sin entrar en cuestiones conflictivas que alejen a nuestros potenciales aliados.
Todo ello debe estar sostenido por unos principios políticos amplios pero claros. Estos principios políticos deben fundamentarse en dos vías: No permitir que la soberanía y la democracia sean secuestradas, es decir, tener como prioridad recuperar la soberanía popular; y no aceptar de ninguna manera pagar las deudas o las partes de la deuda que han originado irresponsablemente personas o entidades identificadas y que hoy por hoy está pagando el pueblo.
Yo creo que estos principios pueden estar sostenidos por una importantísima mayoría social, y démonos cuenta que son principios absolutamente opuestos a la realidad que tenemos hoy. Democracia y rechazo a que el pueblo pague una deuda que no es suya, esos deben ser nuestros principios.
Luego, cuando esto se cumpla, ya habrá tiempo de debatir qué tipo de estado queremos, qué tipo de economía queremos, si ciertas cosas deben ser públicas o privadas y cualquier otro conflicto que pueda surgir en nuestra democracia recobrada. Eso es una segunda fase, pero es importante que no perdamos las prioridades de vista. Tenemos que recobrar nuestra democracia y acabar con este ahogo económico si queremos aplicar nuestras políticas alguna vez.

Por supuesto para lograr todo esto hacen falta propuestas concretas, ¿cómo hacemos que el pueblo no pague la deuda de bancos y grandes multinacionales esenciales? ¿Cómo recobramos nuestra democracia secuestrada bajo la amenaza permanente?
Esta es la parte más compleja sin duda, pero para llegar ahí tenemos que tener los principios y los objetivos comentados claros. ¿Los tenemos? Bien, pues en la próxima entrada propondré las medidas concretas que creo que se podrían aplicar para intentar cumplir estos objetivos.