La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







miércoles, 2 de enero de 2013

El engaño de los planes de pensiones

















Estuve el otro día dándome una vuelta por varios bancos ya que, con esto de las vacaciones, tengo por fin más tiempo libre. Mi idea era ver las opciones que tenía para sacar algo de rentabilidad del dinero que tengo ahorrado, ya que las condiciones en que lo tenía no me parecían demasiado buenas.
Entre los bancos a los que fui estaba Bankinter donde un chico muy amable estuvo intentando venderme las bondades del banco y la rentabilidad que podía sacar con los distintos productos. Como sabéis yo huyo de los productos financieros, fraudulentos y engañosos la mayoría, así que el buen hombre tenía pocas posibilidades conmigo y lo intuyó rápidamente.
Sin embargo como vio que yo entendía bastante de estas cosas comenzamos a hablar sobre sus clientes, sus recomendaciones, etc. El chico se las daba de enterado y de entender sobre inversiones y productos financieros bastante más que sus compañeros de la competencia. Posiblemente sí sabía bastante más que los agentes comerciales del resto de bancos, lo que pasa es que sabía lo que le habían contado y lo que el propio banco le vendía a él para que se lo creyese y así lo vendiese a los clientes con mayor convicción y sin trabas morales. No es una crítica ojo, todos los que trabajamos en grandes empresas y más en departamentos comerciales somos “engañados” por nuestra propia empresa que nos quiere hacer creer una parte de la realidad, la que les interesa que sepamos. Pero después está nuestra crítica como personas, el no creérnoslo todo, el investigar y analizar de forma independiente lo que nos cuentan para saber si creérnoslo o no. Poca gente hace eso la verdad, y es una pena porque creo que en esa crítica es dónde se ve la verdadera capacidad social y laboral de alguien.

En nuestra conversación salió el tema de los planes de pensiones y él me estuvo comentando que siempre intentaba que sus clientes sacasen el máximo provecho de las ventajas fiscales. Yo le repuse que el aprovechamiento de las ventajas fiscales no compensa un producto tan esclavizador como un plan de pensiones y, extendiéndome, le comenté que lo único que sostiene estos productos es la voluntad política. No me quiso dar la razón (no le convenía) pero no me la pudo quitar. Me voy a explicar.
Para quien no tenga un plan de pensiones o no sepa lo que es le explico un poco el funcionamiento. Un plan de pensiones privado es un tipo de plan de ahorro donde el ahorrador va haciendo aportaciones mensuales a un fondo de inversión gestionado por el banco, quien invierte ese dinero en lo que cree conveniente dando al cliente distintas posibilidades (perfiles de mayor o menor riesgo en la inversión). Se supone que el dinero aportado debe ir creciendo debido a la rentabilidad de las inversiones, aunque puede no ser así si la inversión es mala o el mercado se hunde.
La peculiaridad de un plan de pensiones respecto a un fondo de inversión es que el ahorrador no puede tocar el dinero de su fondo hasta la jubilación o hasta alguna de las situaciones excepcionales que permiten sacar el dinero (paro de larga duración sin prestación, invalidez, etc.). Es decir, el dinero que el ahorrador aporta al plan no se puede sacar y se pierde el control del mismo durante décadas (si se empieza joven) ya que tan sólo se puede cambiar el plan de modalidad o de entidad, pero nunca sacar el dinero líquido.
Fiscalmente los planes de pensiones tienen ventajas. Las aportaciones reducen la base imponible de la declaración de la renta así que podríamos decir que el dinero aportado no paga IRPF. A gente que gana mucho dinero y por lo tanto paga porcentajes muy altos de IRPF esto le parece una buena opción porque parece que se ahorra pagar impuestos de todo lo aportado. Claro, esto no es del todo real, porque cuando llega la jubilación y puedes sacar el dinero entonces pagas el IRPF que no se ha pagado entonces.
Normalmente los planes de pensiones dan dos o tres opciones para sacar el dinero, uno como capital (sacas todo de una vez) o bien como renta vitalicia (un pago mensual hasta el fallecimiento cuya cuantía va en función de la cantidad ahorrada). También hay una opción mixta, dónde sacas una parte como capital y el resto como una renta mensual menor. El problema de sacarlo todo de una vez es que eso te contaría como una renta anual y por lo tanto se aplicaría un IRPF muy elevado si lo ahorrado es bastante, lo que no compensa. Sacarlo en forma de renta genera pagos de IRPF menores.

Bien, este es el funcionamiento general. Un plan de pensiones es una modalidad de ahorro que secuestra tus ahorros durante décadas y, para cuando quieres sacarlos, tienes que pensar muy bien como hacerlo. Es como un fondo de inversión pero limitado y secuestrado por el banco. ¿Por qué se sostiene? Sencillamente por las ventajas fiscales. Ahorran IRPF al ahorrador y por eso están tan extendidos.
Hablemos claro. Si los planes de pensiones son una opción de ahorro es porque los estados con sus leyes fiscales los están impulsando. Si el estado fuese “neutral” sobre la fiscalidad de los planes de pensiones nadie se haría uno, pues todo el mundo preferiría tenerlo en cualquier otra cosa que deje el dinero disponible. Pero no lo es, y no lo es porque quiere que los ciudadanos tengan planes de pensiones.
No hay que ser zahorí para darse cuenta de por qué los estados quieren que sus ciudadanos tengan plantes de pensiones, lo hacen porque quieren disminuir o eliminar los sistemas públicos de pensiones a medio plazo. Hay una segunda razón, que es que estos ahorros inmovilizados son un capital líquido de larga duración para los bancos y con este capital que no se va a ir del sistema financiero porque no puede el sistema invierte, presta y, en definitiva, alimenta la rueda de la economía financiera.

Siempre me han hecho mucha gracia los “liberales” que pululan en esta época (recordad, entrecomillo “liberales” para diferenciarlos de los liberales de verdad, los del siglo XVIII y XIX que posiblemente se horrorizarían si viesen a donde ha llegado el capitalismo) y que siempre apoyan los plantes de pensiones privados y atacan los públicos.
Según ellos el estado, con sus plantes de pensiones públicos, secuestra el dinero de los contribuyentes para introducirlos en un sistema de pensiones que trata a los ciudadanos como irresponsables, como si no supiesen gestionarse su dinero. El estado trataría a los ciudadanos de forma paternatista, como irresponsables a los que hay que guardar un dinero para su jubilación porque si no muchos se lo gastarían todo y llegarían a la vejez en la miseria.
Lo cachondo es que un plan de pensiones privado “secuestra” los ahorros de la gente exactamente igual que el sistema público. El hecho de favorecer fiscalmente los planes de pensiones y el hecho de que estén organizados de la manera en que lo están adivina la misma consideración de irresponsable para el ahorrador. El “secuestro” del dinero es clavado al del sistema público, pero los “liberales” critican selectivamente en función de si les interesa.
Y recordemos, para que a nadie se le olvide, que el sistema público de pensiones no tiene una voluntad gestora simplemente, tiene una voluntad redistributiva, y en base a esa voluntad está justificado el sistema.

No quiero engañar a nadie. Yo tengo un plan de pensiones, pero en mi caso es un plan con un promotor (mi empresa) y un beneficiario (que soy yo). Yo hago aportaciones al plan de pensiones pero mi empresa aporta una cantidad superior a la que aporto yo. A mi nadie me dio a elegir si quería el dinero del promotor en nómina o en un plan de pensiones, por lo que si no aceptaba el plan digamos que perdía el dinero del promotor. Por eso acepté el plan de pensiones, porque más de la mitad de dinero aportado lo aporta la empresa y en esas circunstancias es una operación económicamente positiva. No hace falta decir que para mi empresa también hay ventajas fiscales por hacer un plan de pensiones para los trabajadores, y es por eso por lo que lo hace y no da opciones.
Pero si tuviese que hacerme un plan de pensiones individual no me lo haría jamás a no ser, quizá, que pagase los porcentajes máximos de IRPF. Por unos pocos beneficios fiscales no voy a tener el dinero congelado tres o cuatro décadas. Antes lo metería a plazo fijo o, si fuese amante del riesgo que no lo soy, en alguna de las modalidades de fondo de inversión que al final es lo mismo pero con una fiscalidad diferente.

En todo caso quedémonos con la idea fundamental. Si hay tantas ventajas fiscales para hacernos planes de pensiones es, sencillamente, porque el estado quiere que nos los hagamos. Y si quiere que lo hagamos es porque nuestras pensiones públicas están en peligro.
Algunos hablarán de la famosa insostenibilidad. No os dejéis engañar, no es cierto. Un país con un PIB como el que tiene España no puede tener un sistema público de pensiones insostenible, eso es ridículo. El país genera suficiente riqueza como para que todo el mundo pueda vivir dignamente y con sus necesidades cubiertas.
El sistema público de pensiones no es insostenible, como no lo es la sanidad pública ni la educación pública. Lo que sí es insostenible o incompatible es un mundo con riquezas insultantes y, a la vez, con sistemas de protección social fuertes. Lo que es incompatible es el mundo del capitalismo financiero, el paro estructural y la fabricación de bajo coste con un sistema social potente.
Todo pende de una cuestión básica: La distribución de la riqueza entre la mayoría y los mecanismos económicos para conseguir ese objetivo. Es el mundo de las riquezas extremas y la precariedad generalizada lo que es insostenible en una democracia igualitaria. Fijemos lo básico (democracia, distribución de la riqueza para la mayoría, sistemas de protección social, etc.) y, lo que no responda a esos parámetros, lo que no sirva para crear esa sociedad, reformémoslo radicalmente o eliminémoslo. Y huid como la peste de los que hablan de la inevitabilidad de las cosas.

1 comentario:

  1. Las empresas de pensiones se las estan viendo en figurillas para cumplir con lo que se han comprometido ya que estan viendo les va a implicar una gran perdida.

    ResponderEliminar