La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







sábado, 26 de enero de 2013

El engaño del "derecho a decidir"



















Estoy muy cansado del continuo uso de eufemismos en nuestra política, de llamar reformas a los recortes, de decirle austeridad a la destrucción del estado del bienestar o de calificar como problemas financieros a los síntomas previos a una quiebra. El último eufemismo cuyo uso se ha extendido es el de “derecho a decidir” que usa el president de la Generalitat catalana para hablar de derecho a la separación de Cataluña del resto de España y presumiblemente en las condiciones que a Cataluña le parezcan adecuadas.
Los medios de comunicación usan este eufemismo de derecho a decidir para hablar de las intenciones de los nacionalistas catalanes, aceptando por imitación el término que Mas ha hecho famoso. No me parece razonable que los medios acepten expresiones claramente eufemísticas que ayudan precisamente a que los receptores de la información se confundan más todavía.

El uso de palabras bonitas para que la gente acepte como positivo algo que seguramente no lo es en absoluto es lo más viejo que existe en política. Qué bonito eso del derecho a decidir ¿quién no va a querer decidir? Todos queremos decidir sobre todo, y a ser posible querríamos decidir nosotros solos sin que los demás supusiesen un contrapeso a nuestras decisiones, pero eso no se dice porque queda feo.
Nos gustaría decidir cuantas veces pasa el camión de la basura a la semana, en qué se gasta el dinero el ayuntamiento, cuanto cobran los políticos, el salario mínimo, la participación en una intervención militar u otras muchas cosas. Si nos preguntan si queremos decidir sobre eso diremos que sí (aunque luego la mayoría quizá no perdería un minuto para preocuparse por las cosas menos relevantes). También es posible que digamos que ya decidimos sobre eso, pero de forma indirecta y por mediación de otros gracias a la democracia representativa. Y es verdad (o sería normal en una democracia no secuestrada como la nuestra), aunque no sepamos usar los mecanismos de control democrático demasiado bien. En cualquier caso todos estos ejemplos son casos claros en los que el ciudadano sí debería decidir.
Seguramente también querríamos decidir sobre otras cosas. Posiblemente querríamos decidir sobre si a un terrorista o a un violador que ha matado unas niñas se le aplica la pena de muerte. También nos gustaría decidir sobre si derribamos el edificio de enfrente para que construyan, yo que sé, alguna frivolidad de las que se hacían hasta hace unos años. Quizá a muchos les gustaría decidir si los musulmanes pueden tener mezquitas, sus mujeres ir con velo por la calle o si pueden rezar en sus casas y profesar esa religión. Todavía queda gente a la que le gustaría decidir con quien se puede acostar el vecino de enfrente, y también algunos a los que le gustaría que eligiésemos democráticamente qué ropa se puede vestir, qué libros leer y qué canales de TV ver.
El problema de este segundo grupo de cosas es que cuando tú no seas partidario de lo que dice la mayoría podrías estar muy jodido. Si eres la madre del violador o del terrorista podrían condenar a muerte a tu hijo en un juicio mediático, si eres propietario de una vivienda podrían quitarte tu casa para que los vecinos disfrutasen de cualquier sarao absurdo, si profesas alguna religión minoritaria quizá no podrías hacerlo, igual que si no profesas ninguna te podrían obligar a aprenderla y seguirla públicamente. Si eres gay o lesbiana podrías vivir atemorizado cuando tus relaciones sexuales sean ilegales, o cualquiera de nosotros podría vivir bajo una censura mediática y de opinión.
Por eso la democracia no es “que decida el pueblo”, no. Democracia es que decida el pueblo, la mayoría, en una serie de ámbitos que representan lo colectivo y que no chocan fuertemente con los derechos individuales, pero también es que las minorías tengan libertades y seguridad, que puedan disfrutar de su libertad individual sin que otros se la puedan prohibir. Esta barrera entre lo que puede decidir la mayoría y lo que no puede no es fija, se puede modificar por muchas causas y tiene reflejo en leyes y constituciones, pero es evidente que el derecho a decidir todo nos llevaría a una tiranía de la mayoría sobre la minoría y esto no puede ser. Eso no es democrático.

El derecho a decidir aplicado a la realidad nacional, es decir, a la posibilidad de elegir a que nación quieres pertenecer es una falacia. Tú no puedes decidir a qué nación pertenecer, las condiciones te vienen dadas, los condicionantes económicos y culturales también. Yo no puedo ser alemán por mucho que me parezca físicamente a ellos y no puedo pedir que me germanicen y me absorban porque para eso, primero, deben de querer ellos, y segundo se deben dar una serie de condicionantes para que eso sea posible.
Porque los derechos a decidir son mutuos, yo no puedo formar nada con nadie que no me quiera. Las estructuras de convivencia son algo comunitario y dependen de voluntades múltiples. Y este punto es muy importante porque los derechos a decidir tienen una contraparte, que es que los demás también deciden que hacen contigo.
Cataluña, dicen los nacionalistas-independentistas, tiene “derecho a decidir”, es decir, derecho a separarse de España, y el resto de españoles por supuesto no tienen nada que decir al respecto. Por lo tanto si Cataluña es un ente independiente, eso que se llama “el resto de España” también debería tener derecho a decidir si quiere continuar unida a Cataluña o no, porque se supone que la unidad se debe a un pacto donde todas las partes (¿Cuántas partes habrán en “el resto de España”?) tienen los mismos derechos.
Por lo tanto los restoespañoles tendrían derecho, directa o indirectamente a través de sus representantes (excepto los de los catalanes), de expulsar a Cataluña de España. Es más, como es un derecho inalienable de los pueblos que componen el “resto de España” podrían gestionar esta expulsión en unas condiciones que les convengan independientemente de lo mal que le pueda venir a los catalanes esa manera de expulsarlos. Pactar ¿para qué? Los derechos inalienables se ejercen poniendo los cojones encima de la mesa.

A mi me fascina esto del “derecho a decidir”. Yo, que soy valenciano ¿tengo derecho a decidir? Los amigos de las CUP dirán que sí, que tengo derecho a decidir si queremos seguir siendo “resto de España” o bien si queremos formar los Países Catalanes. Lo que ya no sé es si tendríamos derecho a decidir que el País Valenciano fuese independiente o a formar una federación con Baleares, por ejemplo. Entonces probablemente nos dirían que estamos desviados y que no tenemos derecho a decidir esa independencia respecto a Cataluña porque estamos desnaturalizando la supuesta nación.
Tampoco me queda claro por qué Cataluña tiene derecho a decidir sola y la decisión no debe ser mayoritaria en los ficticios Países Catalanes. Es como lo que pasaría en el País Vasco, que quieren que Navarra sea parte de Euskal Herria pero, de hablarse de referéndum, se la quitarían de en medio. Un poco arbitrario ¿no?
¿Aragón tendrá derecho a decidir? Es un reino histórico (de hecho sus reyes eran los soberanos de Cataluña), todos aquellos agravios de la guerra de sucesión de aplicarían igualmente. ¿Y Cartagena? El otro día leía en algún sitio a un cartagenero decir que ellos tenían una ciudad de 3.000 años de historia y que ellos sí deberían tener derecho a decidir y no Cataluña. Me pregunto si el cantonalismo cartagenero también tendrá derecho a decidir.
Y me da a mi que un señor de Burgos no tiene derecho a decidir. O se queda en España o… se queda en España, o en Castilla que para el nacionalismo catalán parece que es lo mismo. Debe ser una putada eso de no tener derecho a decidir por estar en un sitio que no es una “nacionalidad histórica”. Ya ven señores burgaleses, ustedes antes de estar sometidos por "el estado” no eran nada, debían estar flotando en el espacio como el éter o algo así.

El otro día leía esta entrada de un blog que se titulaba “¿Cuántas naciones hay en España?”. El escrito está gracioso porque dejaba en evidencia como no es posible valorar cuantas naciones hay en España. Hablaba del caso de los catalanes y los países catalanes, y cómo esto crea absolutas contradicciones entre nacionalismos. Hablaba sobre el nacionalismo andaluz o el canario y como podrían reclamar el mismo derecho a ser nación.
Porque una “nación” no es nada sólido cuando no es estado. Una nación es una construcción subjetiva basada en características arbitrarias que, si fuesen otras, crearían naciones diferentes. Lo de los países catalanes es un caso claro ¿A santo de qué una lengua compartida crea una nación? Es pura arbitrariedad y no tiene ningún sentido. La historia puede crear naciones más coherentes que la lengua pero ¿Cuándo empezamos a considerar que una relación histórica ha creado una nación? Porque Cataluña lleva inserta en una España unitaria 300 años, 200 años más en unas Españas un tanto dispersas, 800 años junto a los otros 3 reinos de la corona de Aragón y casi un milenio junto a Aragón. Pero eso no es importante para el nacionalismo catalán y en cambio para otro nacionalismo (como el español) estos siglos de historia son algo absolutamente determinante.
Y he aquí mi gran pregunta de siempre ¿por qué nadie propone refundar la Corona de Aragón? Creo que fue el Rey Pere el Ceremoniós quien dijo que los reinos de la Corona de Aragón no deberían separarse jamás. Realmente siguen juntos en un estado mayor pero ya que nos ponemos a inventar cosas ¿no sería lo más lógico volver al reino original? Quién no sepa mucho de esto dirá que no hay los lazos culturales suficientes pero eso es mentira. La parte interior del antiguo Reino de Valencia fue poblada por aragoneses, los bailes regionales valencianos tienen muchísima relación con los aragoneses, hay cuestiones gastronómicas y culturales que enlazan todos los territorios de la antigua corona, incluso hay una zona de Aragón donde se habla catalán.
Da igual la cultura, la lengua, la religión, la raza, la historia…El nacionalismo crea naciones de donde le da la reverenda gana. Lo que le interesa lo coge y lo que no lo suelta, no hay coherencia en nada y todo viene al final de la defensa de un interés determinado. Porque el nacionalismo no nace de los sentimientos del pueblo, eso es mentira, todos los nacionalismos han nacido como tapadera y elemento movilizador de ciertos intereses. El régimen capitalista-burgués creó el nacionalismo cuando le interesó para contrarrestar el movimiento obrero (caso de Cataluña por ejemplo), la religión ha creado nacionalismo cuando le ha interesado para imponer su credo, el imperialismo y las ganas de dominar otros territorios ha creado nacionalismo, incluso las teorías revolucionarias han creado nacionalismo para conseguir lo que no conseguían por si mismas.
Pero luego los nacionalismos, que siempre nacen como envoltorio de algo, crecen y obtienen vida propia. De los sentimientos que has inculcado al pueblo puede nacer de todo y llega a nacer lo más absurdo: El nacionalismo sin objetivo ni nada detrás. Y ahora hay mucho nacionalismo sin nada detrás, porque sí, porque son los sentimientos que me han inculcado. Y ojo, yo puedo entender cuando el nacionalismo se usa para espolear a un pueblo a levantarse contra un opresor o cuando está hábilmente inserto en teorías determinadas, pero nacionalismo por nacionalismo es el camino hacia ninguna parte.

Como el nacionalismo está basado en la arbitrariedad y, o bien es un objetivo en si mismo o bien es un vehículo para colar ideas que no se quieren expresar claramente, si se plantea el caso de la secesión desde un punto de vista escrupulosamente democrático los nacionalistas jamás lo van a aceptar.
Asumamos que los catalanes tienen derecho a seguir siendo españoles o a independizarse. Bien, pues entonces cualquier zona natural y con unos lazos comunes reconocidos dentro de Cataluña (comarcas, veguerias, provincias) debería tener derecho, por si misma, a decidir si quiere independizarse o permanecer dentro de España. Si el Valle de Aran prefiere seguir siendo parte de España que ser parte de una Cataluña independiente debería permitírseles, porque los araneses son catalanes pero también españoles. Si la gente de les terres de l'ebre prefiere seguir compartiendo nación con la gente del norte de la provincia de Castellón (con quien comparten zona económica y mismo subdialecto) deberían poder hacerlo.
Alguien me ha dicho en Twitter que esto es una argucia para desactivar el referéndum y que es un planteamiento absurdo. De ninguna manera, esto es totalmente lógico y absolutamente democrático y conforme al “derecho a decidir”. Claro, cualquier nacionalista-independentista catalán dirá que esto es una barbaridad, que les terres de l'ebre no pueden tener derecho a decidir autónomamente porque no son una nación. Y aquí subyace la realidad clara: Cataluña es, para los nacionalistas, una “unidad de destino en lo universal” y hay que defender la “unidad y permanencia de la patria”, por lo tanto no puede ser rota. Y lo que también subyace es que los catalanes, para los nacionalistas, no son españoles y nada tienen que ver con España, por lo tanto esta opción que he planteado no debe existir.
Y eso sí que es absurdo. Yo no niego que Cataluña sea una nación, pero España es una nación también y los catalanes forman parte originaria de ella. Los catalanes son españoles por origen, derecho, pasaporte y para la mayoría de ellos por sentimiento (más o menos acusado). Iríamos a esto de la nación de naciones, que ahora también dicen que es una cosa que se dijo en cierto momento para no asustar pero que no es real (vaya por dios, en las constituyentes y cuando se reformaba el estatuto sí valía). Pero no, lo de la nación de naciones sí es real, es lo que hay cuando hay dos sentimientos nacionales muy extendidos y que están superpuestos, que conviven en el mismo pueblo, vecindario o bloque de viviendas, y para no negar a nadie su identidad la única solución es considerar a Cataluña una nación dentro de otra nación.
Y si una nación (España) puede sufrir una segregación, otra (Cataluña) debe poder sufrirla igualmente. Este es el único final aceptable si se quiere ir a algún sitio. ¿Quieren ustedes la posibilidad de una secesión? Bien, léanse la Clarity Act canadiense y por ahí irían los tiros: Mayorías cualificadas, referéndum sólo cuando quede todo claro y cerrado, acuerdo entre las partes, posibilidad de que se independice sólo parte del territorio y, por supuesto, esto debe aplicar a cualquier zona de España que lo acepte porque los derechos deben ser idénticos.

Por supuesto los nacionalistas y los independentistas jamás aceptarán eso. Porque lo que les importa no es la democracia, no es el método, no es el “derecho a decidir”, lo que les importa es el objetivo: La independencia o, en el caso de CiU, la posibilidad de tenerla para poder gestionar la amenaza. Y si para el objetivo se tiene que pasar por encima de los que no quieren, de los discrepantes, de los derechos a decidir, de los derechos de los pueblos a los que no les quieres dar el derecho a decidir, pues se pasa por encima.
Mi opinión ya la sabéis. Por multitud de razones, pero también por una pura cuestión de democracia, derechos consolidados y respeto a minorías, el independentismo me parece un dislate y más en los tiempos que corren. Si alguien me convence que se puede hacer un federalismo desde abajo coherente y que no suponga en la práctica un verdadero desastre le compro la idea, y entonces cambiaré mi posición. Pero mientras tanto los estados consolidados y democráticos como en español no deben entrar en este tipo de cosas que nos llevarían a todos al desastre.

10 comentarios:

  1. Humildemente, creo que te equivocas de medio a medio.

    Podemos, si quieres y lo ves divertido, usar el método de la reducción al absurdo para desacreditar todas las ideas políticas, cualquiera sirve y si elevamos a categoría la anécdota, pues miel sobre hojuelas, pero tratemos de no pecar de soberbia.

    Puede ser que el capitalismo global sea una entidad que toma decisiones en conjunto, pero yo no lo creo. No me parece una tesis aceptable la de que el capitalismo tiene una voluntad unitaria que guía el timón del mundo. No me lo creo porque, fundamentalmente, salvo prueba en contrario, lo que mueve el sistema capitalista es el egoísmo individual y no una supuesta voluntad colectiva. El motor del sistema es el ánimo de lucro individual y no el bienestar colectivo. Repito, salvo prueba en contrario, que yo desde luego no lo sé todo.

    La pertenencia a una nación, a un pueblo o a un sujeto soberano de no sé qué coños, es, por mucho que intentes desmentirlo, la voluntad popular de serlo; no hay más. Las naciones no existen físicamente, no hay fronteras físicas, las inventamos nosotros, como los países y las patrias, incluida la sacrosanta España, que también es inventada.

    Finalmente, un asunto clave: es falso que Catalunya pertenezca desde su origen a España. Catalunya tiene una Historia previa a siquiera la existencia de una idea similar a la de España y desde luego Catalunya tiene una existencia anterior, y en mucho, a la de un estado denominado España. Es necesario no manipular la Historia a voluntad para que diga lo que queremos oir. Un poco de respeto.

    ResponderEliminar
  2. Enric,

    Cuando digo que "los catalanes forman parte originaria de ella (España)" me refiero que Cataluña es parte de la nación española desde que ésta se originó, no que Cataluña sea España desde que Cataluña existe, que es lo que tu has entendido. Así que de falsificaciones nada.
    De todas formas voy más allá para desmentir algo que has dicho: La idea de "algo similiar a España" sí existe antes que la propia España, y era un concepto religioso-cultural que entroncaba directamente con la España visigoda por el cual había que someter la península al gobierno de la "cristiandad". Esa idea de España es anterior a cualquiera de los territorios nacidos de la conquista musulmana (entre ellos Cataluña), aunque difícilmente es comparable al estado moderno. Te recomiendo los debates de Sánchez-Albornoz y Américo Castro sobre esta cuestión.

    Todo lo demás que has dicho no rebate en absoluto nada del texto, es más a veces lo fortalece. En el propio momento que dices que las naciones no existen y son inventos (algo que también digo yo) aceptas mi planteamiento de que las zonas de Cataluña que quieran seguir siendo España deben serguir siéndolo.

    Respecto a lo del capitalismo. Por supuesto que hay una voluntad que mueve al capitalismo: Se llama ánimo de lucro. Y eso, que es absolutamente individualista, es común al capitalismo en todas partes. Por lo tanto el capitalismo sí tiene una "voluntad" superior generada por el lucro que es la que le lleva a comportarse de forma similar en todas partes. Me imagino que has sacado esto porque no te ha gustado que diga que el nacionalismo es una creación burguesa para defender sus intereses, pero mira la historia y verás como es así. Aunque repito, otras muchas ideologías posteriormente usaron el nacionalismo como elemento movilizador de sus intereses.

    Francamente, no entiendo tanta discrepancia aparente cuando mis argumentos son muy parecidos a los que tu usas asiduamente. Lo que parece que no te gusta es la conclusión que obtengo de esos mismos argumentos, por eso me criticas que uso argumentos que no uso y expones otros que, al final, son los que uso yo para sacar conclusiones distintas a las tuyas.
    Alguien que dice que "Las naciones no existen físicamente, no hay fronteras físicas, las inventamos nosotros, como los países y las patrias, incluida la sacrosanta España, que también es inventada" no puede criticar un texto como este, no lo puedo comprender.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  3. A mí me parece que la discrepancia y el debate es enriquecedor y yo estoy aprendiendo mucho de nuestros debates, además de estar disfrutando como un enano de poder debatir con alguien de tu solvencia :-)

    ResponderEliminar
  4. Yo lo que quiero dejar claro es que, pese a que no me siento excesivamente concernido por las naciones, las patrias y los símbolos nacionales - lo que no quiere decir que no estime mi tierra, el País Valenciano -, estoy convencido de que, como son invenciones humanas, todas las patrias y todas las naciones tienen, o deberían tener, el mismo reconocimiento y el mismo tratamiento. No considero de recibo que si un pueblo determinado - y a lo mejor habría que discutir el concepto "pueblo" - considera mayoritariamente que es una nación y quiere constituirse en un estado independiente, se le coarte esta voluntad alegando pertenencia previa a un estado-nación ya constituido. Creo que es incluso antidemocrático impedir siquiera que se realice una consulta a la ciudadanía sobre ese asunto. Y además me parece que la política española ha derivado, otra vez, como siempre, a una dicotomía irresoluble: nacionalismo español vs. nacionalismo s alternativos al español (léase: catalán, valenciano, gallego, vasco...), obligando a la ciudadanía a elegir entre esas dos únicas opciones. Yo ya he elegido. Es lo que he decidido, lo que humildemente me ha parecido mejor, lo que pienso. Así es la vida, amigo.

    ResponderEliminar
  5. El problema básico es eso que has cometado de qué es un "pueblo". Si estuviésemos en un territorio donde todos los ciudadanos estuviesen de acuerdo en su pertenencia a una comunidad diferenciada (todos o una gran mayoría) no creo que tuviésemos ninguna discrepancia: Deberían poder tener su estado. El problema es que en todos estos casos hay siempre dos o incluso más sentimientos nacionales superpuestos, y eso es un polvorín imposible de gestionar bien. Y claro, como es imposible es cuando entran los argumentos maniqueos: Sólo hay una nación que es España, los catalanes no somos españoles, tenemos el derecho de autodeterminación nosotros y el vecino no, etc, etc.

    Yo creo que estaremos de acuerdo que hay muchos caminos intermedios de reformar el funcionamiento de un estado antes que llegar a estos extremos que no hacen más que sacar lo peor de las sociedades.
    Yo no juego a estas cosas, es decir, a independentismos por las razones que hemos hablado muchas veces. Pero creo que hay muchos caminos para una evolución federal en España,para que las CC.AA puedan entrar a colaborar en la política del estado y para que los nacionalistas de uno y otro lado no nos estén continuamente metiendo, como sociedad, en unos conflictos que nos impiden solucionar lo que debería ser nuestra máxima y quizá única preocupación.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  6. De todas formas, insisto en que el nacionalismo, como todas las ideologías, no es un corpus monolítico y dogmático, sino que es diverso, de manera que hay nacionalismos que propugnan el "independentismo" y nacionalismos que no lo hacen. Es evidente que hay tensiones independentistas en el nacionalismo catalán, vasco y gallego, que también tienen nacionalismos no independentistas; en el País Valenciano no existe esa tensión, o es muy ténue, por lo que los nacionalistas valencianos no son (no somos) independentistas. Eso hay que tenerlo también claro. La plenitud nacional no necesariamente se alcanza en un estado propio, es perfectamente compatible con un modelo como el alemán o el estadounidense, sobre todo el estadounidense.

    Y esta discusión vale todo el oro del mundo. Gracias.

    ResponderEliminar
  7. La mediocridad de la clase política gobernante, tanto en Cataluña como en España, nos están llevando a paradojas como la que plantea el Sr. Mas en estos momentos. Aferrarse a un derecho a decidir que muy pocos le han pedido, quiere tapar la gestión nefasta de sus políticas antisociales. Todos los pueblos tienen derecho a decidir, pero ante todo los pueblos lo que tienen derecho es a subsistir, a la cultura, a la educación y al progreso. Ahora que en Europa estamos tratando de quitar barreras es incomprensible que se quieran poner unas nuevas. Respeto la identidad catalana, la lengua catalana y la idiosincrasia de su pueblo, lo que no respeto es la manipulación partidista que esta haciendo de ello CIU, ya que Esquerra ha ido de cara siempre. Una forma de nacionalismo excluyente está de sobra en esta sociedad europea donde vivimos.

    ResponderEliminar
  8. perdonad mi intromisión, y sobre todo que carezca de nivel académico para expresar lo que siento, pero esta es mi opinión sobre "el derecho a decidir", que en definitiva es un eufemismo tras el que se esconde el deseo a segregarse de una parte de la ciudadania catalana.

    previamente antes de entrar en materia me gustaría que vierais esta intervención de Abert Rivera la cual sin estar deacuerdo con ella al cien porcien (como luego vereis), creo que es muy interesante y que refleja el sentir de una parte de catalanes muy por encima de los votos que C's obtuvo en las ultima elecciones.

    http://www.youtube.com/watch?v=NNYI7XZukWk

    “Una legalidad que obligue y proteja, un ámbito privado en el que cada ciudadano ejerza su derecho a la segregación”. Ese es debería de ser el objetivo de la intelectualidad progresista sobre EL DERECHO HA DECIDIR

    Pregunto a los independentistas y a los pro derecho a decidir ¿Cómo se os quedaría el cuerpo si las proabortistas pidieran un referéndum que si lo ganan condicionara a que todas las mujeres tuvieran que abortar si o si?

    ¿O que otro grupo social formado por los componentes del "el pueblo de dios" pidieran un referéndum para hacernos a todos feligreses de "su pueblo".

    Fiuuuu, la ostia!! No tan solo se consideraría una aberración como es lógico, si no que los miembros de tan peregrinas propuestas serian tachados de fascistas retrógrados tontosdelculo, etc. Etc. , , lo lógico, racional y democrático se argumentaría, es que exista esa posibilidad para quien desee abortar o pertenecer a ese "pueblo" y para quien no lo desee no tiene por ser obligado a nada. ...sigue

    ResponderEliminar
  9. “Una legalidad que obligue y proteja un ámbito privado en el que cada ciudadano ejerza su derecho a la diferencia”. Ese debería de ser nuestro objetivo” por consiguiente si el "derecho a decidir" de los ciudadanos de Cataluña se puede garantizar en ese ámbito privado. Pretender llevarlo a delante de la forma que se está haciendo, sería una imposición gane la opción que gane


    También es una aberración mantener a gente que no se encuentran agusto entre españoles por que se consideran “distintos” los cuales tiene perfecto derecho a creer que en un estado independiente sin los ladrones españoles atarían los perros con butifarras.

    Pues nada, en este sentido me declaro pro secesionista y facilitar el puente de plata

    Para el caso de la segregación de España debería tener ese concepto muy claro; “Una legalidad que obligue y proteja, un ámbito privado en el que cada ciudadano ejerza su derecho a la segregación”

    ¿cómo? Muy sencillo.
    Los partidos independentistas en Cataluña deben solicitar una ley que en un organismo estatal como pueden ser los ayuntamientos se prepare durante un tiempo, (dos, tres meses) una documentación para todo aquel que quiera segregarse, una vez cerrado el plazo se hace un recuento de las solicitudes y en función del porcentaje de catalanes mayores de edad se les adjudica un territorio lo más próximo a donde se dé la mayor concentración de solicitantes.

    Ni que decir tiene que los cargos de los partidos políticos que propugnan la segregación, automáticamente tendrían la consideración de extranjeros si optan por quedarse en españa, (cosa que no se ha de descartar)

    Esta propuesta no es para tirar cohetes pero la considero la más democratica y sobre todo la más justa por varias razones:

    La tiranía de las mayorías no se impone a las minorías, siendo mucho más democrático y justo que la propuesta de un referéndum vinculante para todos.

    Los derechos individuales prevalecen sobre los “derechos nacionales” joder!! que muchos sabemos el significado de esa palabra. ...sigue

    ResponderEliminar
  10. “El derecho a decidir segregarse” es opcional y no obligatorio, que es el mejor de los derechos

    Y otra cuestiones prácticas:
    Los segregacionistas saldrían ganado, podrán disfrutar de su estado propio sin la abominable presencia de los casposos, incultos, ladrones y fachas españoles, donde poder desarrollar tranquilamente “els seus fets diferencials” que les permita mostrar al mundo que son más listos, más eficientes y guapos que el resto de catalanes que no nos gusta ser tan diferentes de los feos, apestosos, fascistas-imperialistas, y genocidas,. españoles.

    Y por el otro lado, los unionistas-pro segregación, también ganaríamos pues nos veríamos liberados de tanta tontería étnica, también del vecino que te mira por encima el hombro porque celebraste la victoria de España en el mundial, del compañero plasta del trabajo que se pasa todo el dia dando el coñazo sobre el mismo tema repitiendo como un loro los eslogans que fabrican para su consumo en las organizaciones nacionalistas y sobre todo los que estamos en la lucha contra la corrupción política venga de donde venga, de cop i volt nos libramos de un buen montón de estos chorizos …ZAS!!! a la puta calle con estelada y todo para que sigan tapando mierda en otro sitio., aaaaah!! quina felicitat i quin fart de riure… eyyyy, no fotem!! he dit un bon grapat de xoriços, no he dit pas tots, que encara ens quedaran massa, pero ya lo iremos arreglando sin la mosca cojonera de la independencia siempre zumbando...

    y oye!!, el que se quiera casar con una cabra que nadie se lo impida, pero que a mi no me obligue a lo mismo. Creo que se me entiendo, oi?

    Mi nombre tambien es Pedro o Pere lo mismo me da que me da lo mismo, no lo he puesto por la sencilla razón que no puedo entrar a publicar por las otras vias distintas al de anonimo.

    Un saludo a todos.

    ResponderEliminar