La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







miércoles, 9 de enero de 2013

El federalismo que España necesita



















Intento leer todo lo que tiene que ver con las futuras propuestas federales que partidos como el PSOE quieren presentar. Lo intento, porque la realidad es que en este país a todo el mundo se le llena la boca hablando de federalismo sin saber exactamente qué federalismo se quiere. Parece como si este siroco federal fuese simplemente un mantra con el que intentar desactivar las tensiones secesionistas sin que haya nada realmente detrás.
Federalismos hay de muchos tipos. Algunos no cambiarían prácticamente nada de nuestra realidad territorial y administrativa y otros supondrían un cambio radical. En este país se habla de federalismos asimétricos, de federalismos simétricos, de federalismos de “libre asociación” (¿?), de federalismos que no son federalismos. Pero nadie dice en qué consisten esos federalismos ni qué habría que cambiar concretamente, quedándose todo en conceptualizaciones abstractas.
Me gustaría entrar en este debate y dar mi opinión sobre qué federalismo necesita España. De vez en cuando doy alguna pincelada, pero querría intentar juntarlas todas para transmitir algo más coherente. Para empezar, haré algunas consideraciones genéricas.

Para empezar hay que dejar claro que un sistema federal no es mejor que un sistema unitario ni al revés. Son organizaciones diferentes, que serán más o menos convenientes en función de las realidades de la nación a la que se quiera aplicar.
Generalmente los estados federales que hay en el mundo tienen, por lo menos, una de estas dos realidades: O son estados muy grandes que necesitan de una descentralización fuerte para poder funcionar eficientemente, o bien son estados integrados por regiones que son cultural o socialmente diversas, producto de la historia de esa zona. No tiene especial sentido, pues, crear un sistema federal en un territorio pequeño que es social y culturalmente uniforme. Sería rizar el rizo.
¿Cumple España alguna de estas dos características? Sí. Quizá no cumpla de primera (no es un país grande), algo que aplicaría a países como Rusia, Brasil, India, EE.UU, etc. Pero sí cumple claramente la segunda, es decir, sí es un país con una realidad social y cultural diversa, que no quiere decir en ningún caso divergente o inconexa. España tiene culturas diversas y lenguas diversas, además de historias regionales diversas debido a la realidad de la formación del Reino de España como producto de un “feudalismo de conquista”. La cosoberanía y las particularidades territoriales son intrínsecas a los primeros siglos del Reino de España (y también al último periodo de nuestra historia) y eso no puede ser ignorado.
Esta realidad histórica transmitida como sentimiento popular hasta la actualidad es la que sostiene la conveniencia de un estado federal en España. La historia y la realidad lo recomiendan. Y por cierto, esta propia realidad histórica es la misma que sirve para entender por qué el independentismo en España es contrario a la historia. Se le puede buscar otras justificaciones, pero las justificaciones históricas son absurdas y torticeras.

Una vez claro que el sistema federal puede y debería ser un horizonte para la estructura española nos debemos preguntar qué debe contener este federalismo.
Para empezar creo que hay que convertir la realidad autonómica en la verdadera subdivisión de España. Las provincias son subdivisiones obsoletas propias del siglo XIX que no tienen sentido en esta España autonómica y en la futura España federal. Han sido las estructuras básicas que han formado las actuales comunidades autónomas pero, una vez formadas, las provincias debieron ser eliminadas. Si se quiere hacer una división menor o más “natural” ya debería ser la comarcal.
Cambiar a la estructura autonómica debe tener implicaciones electorales. La Comunidad autónoma (o estado federado o como se le quiera llamar) debe ser la circunscripción electoral para el Senado. En mi opinión los miembros del senado deberían ser elegidos en las elecciones autonómicas, no en las generales, o bien ser algún tipo de representación del parlamento autonómico.
Para las elecciones al congreso la circunscripción provincial se eliminaría. Aquí hay varias opciones pero sería muy interesante, una vez la realidad territorial estuviese claramente expresada en el senado, poder combinar una circunscripción única a nivel nacional con otras menores (o uninominales o autonómicas). Aumentaría la representatividad del país.

Otro de los cambios inaplazables es la reforma del senado. El actual senado se parece más a una cámara de segunda lectura como aquellas del siglo XIX donde los reyes conseguían vetar leyes que no les gustaban que a una cámara representativa. Esto no puede continuar así, para eso es mejor eliminar el senado.
Lo fundamental para darle una buena funcionalidad al senado es definir qué competencias tienen las comunidades autónomas en exclusividad, cuales el gobierno central en exclusividad y cuales son compartidas. El senado debería tener un papel central en las compartidas, con un papel superior al del congreso de los diputados en la mayoría de casos.
Crear una división absoluta de competencias es algo muy difícil y casi siempre hay áreas de conflicto. Esto pasa en todos los países y es algo normal. Ámbitos como la educación o la sanidad que dependen de las CC.AA, por ejemplo, deberían contar con una gran participación del senado fundamentalmente en todo lo que incluye la gestión de estas realidades. Sin embargo las leyes generales de sanidad o educación del estado tendrían que pasar por el congreso también, pues es la cámara principal de la soberanía. Digamos que en casos como estos el congreso debería dar las directrices generales y el senado darle la forma definitiva para su aplicación.
La idea debe ser clara: Crear tres tipos claros de leyes: Las generales que serían responsabilidad exclusiva del congreso, las autonómicas que serían responsabilidad exclusiva de los parlamentos autonómicos y las compartidas, que dependerían del congreso y del senado.

Competencial y estructuralmente hay algo que también creo que debe ser cambiado, y es la corresponsabilidad en la recaudación de impuestos. Parece que hay una resistencia en este país a que haya haciendas autonómicas que recauden los impuestos, pero eso es algo que no entiendo. En países como Alemania existen y eso no elimina la solidaridad. En la propia España existen (las forales) y si son fuente de insolidaridad no es por su existencia sino por los pactos estado-hacienda foral que es algo diferente.
Que una hacienda autonómica recaude los impuestos es simplemente un cambio administrativo y de estructura que tendría como objetivo hacer a las comunidades fiscalmente responsables y participativas en la gestión de recursos. Una hacienda autonómica debería recaudar la mayoría de impuestos pero eso no quiere decir que se los quede. La recaudación de ciertos impuestos debería darse al gobierno central y otra quedaría en la propia comunidad, y con estos últimos se establecería un mecanismo de solidaridad interterritorial.
Las leyes fiscales (IVA, IRPF, IS, etc.) serían legisladas por el congreso, pero su administración se dirimiría en el senado. Sería la típica ley de competencias compartidas que necesitaría de la participación de todos los actores. Obviamente podría reservarse ciertos grados de libertad para las legislaciones fiscales autonómicas (como pasa ahora) pero la cuestión es que sería una estructura integrada la que decidiría todo. No hay ninguna razón para pensar que un sistema así afectaría a la igualdad entre españoles.

Finalmente, y en un sentido más abstracto, creo que sería importante proceder a una “descastellanización” de España. España no es Castilla, esto es una obviedad pero es importante que todos entendamos esta realidad. Esto no lo digo por los debates lingüísticos pues el castellano es también lengua propia de los territorios con otras lenguas, lo digo fundamentalmente por cuestiones menos llamativas.
Creo que es importante que se reconozcan las lenguas de España como lenguas de España, no como lenguas regionales. El valenciano-catalán, el euskera y el gallego son lenguas españolas y esto debe ser entendido. Quizá sería positivo que en el sistema educativo ofreciese, en toda España, el estudio de dos lenguas españolas. En las comunidades bilingües el castellano y la lengua de la zona por igual, y en las zonas exclusivamente castellanohablantes dar la opción de estudiar una de las otras lenguas del país a elección del centro o el alumno.
El hecho de que haya “nacionalidades históricas” y “regiones” es otra cosa que favorece esta castellanización de España. Parece como si las nacionalidades no fuesen “España”, sino territorios asociados, mientras las regiones sí serían España. Si hay regiones “naturales” y otras “artificiales” planteémonos por qué hemos creado comunidades desnaturalizadas y cambiémoslas si han sido mal generadas. Pero esto de “históricas” no tiene sentido. Todo somos españoles, y si un catalán tiene también una nacionalidad catalana un señor de Toledo también tiene una nacionalidad castellana.

España está en un momento de cambio estructural. El estado de las autonomías está seriamente en entredicho y su reforma llegará en poco tiempo. Los partidos deberían hablar menos de federalismos vacíos y comenzar a hacer propuestas.
Un senado elegido por las autonomías y que tenga la última palabra sobre las leyes que tengan aplicación autonómica, unas haciendas autonómicas, la eliminación de la división provincial y un reconocimiento de las culturas y lenguas propias como algo español; estas son algunas de las ideas que propongo. Creo que he dado alguna más estos meses (la posibilidad de crear “mancomunidades de autonomías” que se dediquen a gestionar estructuras que sean demasiado costosas para una sola comunidad autónoma), pero básicamente estas serían las fundamentales.
Hoy en día casi todos los partidos menos el PP y los nacionalistas apuestan de una manera u otra por el federalismo. Desde UPyD hasta IU pasando por el PSOE, todo el mundo está dispuesto a abrir este debate. Es curioso que el PP no quiera porque el federalismo es algo absolutamente aceptado y defendido por la derecha de otros países, en algunos con mucha más pasión que la izquierda (como en EE.UU). Desgraciadamente el PP tiene ciertos tics provenientes de otra época que le convierten, en esencia, en un partido reaccionario defensor de un statu quo del que debemos liberarnos.

10 comentarios:

  1. Hola Pedro,

    Ultimamente estoy muy ocupado y no tengo tiempo para comentar, pero a ver si saco algo de tiempo, porque esta entrada me ha gustado mucho.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Hola Pedro - Por lo general de acuerdo aunque echo en falta algunos detalles (quizá porque como dices, tu artículo es una pincelada de tu visión) pero no sé qué criterio tendrás sobre el Derecho en las distintas CCAA - es decir, temo que me digas que como España es un país pequeño, no tiene sentido tener distintos Códigos en cada C.A. aunque también sea algo muy democrático y hasta recomendable en algunos casos.

    Echo en falta también algún criterio sobre competencias - ¿qué competencias deberían tener las CCAA?

    En fin, obviamente mis preguntas son muy específicas pero estoy seguro que tienes algo que decir al respecto, ya que en el fondo eres más centralista que yo (lo cual no significa que seas "centralista" a ultranza, pero sí algo más que yo).

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Alfredo,

    Cuando hablas de derecho ¿qué quieres decir? ¿Códigos civiles diferentes? ¿Fiscalidad diferente? ¿Algo como lo que pasa en EE.UU, que en unos sitios hay cosas que son delito y en otras no? Si es eso, temes bien al pensar que voy a dar una visión unitaria sobre el derecho. A ver, sin extremismos, creo que hay cosas que se pueden legislar específicamente para un territorio si hay algo que lo recomiende, pero en principio estoy a favor del derecho compartido.

    Respecto a las competencias creo que el problema español no es de competencias. Autonomías como Cataluña y Euskadi tienen altos grados de competencias y más allá de la política fiscal (en el caso de Cataluña) no hay demasiada necesidad de dar competencias. Quizá la idea sería dar competencias a las CC.AA que tengan menos, para crear un sistema coherente, dejado la "asimetría" para casos como el cultural y el linguístico o algún otro que parezca recomendable.
    Yo creo que un gobierno central debe tener varias competencias en exclusividad: Defensa, política fiscal general, representación internacional, etc. Todo lo demás puede ser hablado y ver los distintos sistemas que existen para escoger el mejor. En cualquier caso el federalismo que yo estaba proponiendo más que dar una autonomía mayor a las zonas federadas estaba pensado para dar un poder mayor a la representación directa de todas ellas, que sería el Senado.

    No sé si he respondido a lo que me preguntabas...

    Saludos,

    ResponderEliminar
  4. Sí, has respondido a lo que preguntaba.

    Hablaba principalmente del Derecho Penal:

    "Si es eso, temes bien al pensar que voy a dar una visión unitaria sobre el derecho. A ver, sin extremismos, creo que hay cosas que se pueden legislar específicamente para un territorio si hay algo que lo recomiende, pero en principio estoy a favor del derecho compartido."

    Entendido.

    Me ha gustado mucho sin embargo esto: "dar competencias a las CC.AA que tengan menos, para crear un sistema coherente, dejado la "asimetría" para casos como el cultural y el linguístico o algún otro que parezca recomendable." Aunque, esto requiere acabar con eso de que algunas autonomías paguen más, como está ocurriendo ahora mismo.

    Interesante también lo de reforzar el Senado, porque justamente es lo contrario de lo que quieren otros, que es abolir el Senado actual porque es inútil.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Alfredo,

    No necesiariamente acaba con esto de que algunas autonomías "paguen más", más que nada porque esto suele ser una trampa victimisma. Las CC.AA que más pagan es porque tienen mayor PIB y más recursos, y obviamente deben seguir pagando más independientemente de las competencias que tengan. Los sistemas redistributivos no los he puesto en cuestión. Ahora, ¿hay alguna CA que sin tener un alto PIB está pagando demasiado (o la balaza fiscal es ilógica)? Bien, pues eso hay que arreglarlo.

    Respecto al Senado. Mira, es que me parece díficil crear un federalismo coordinado sin senado. Para tener el senado actual yo también lo eliminaría, pero la cuestión es si podemos darle otras funciones y hacer que tenga utilidad. Y podemos, si lo convertimos en la expresión y poder de la CC.AA en la política general de la nación. Es la función que puede tener.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  6. Dices:

    "Las CC.AA que más pagan es porque tienen mayor PIB y más recursos, y obviamente deben seguir pagando más independientemente de las competencias que tengan."

    No comparto esto en absoluto - porque en el caso español, no reciben absolutamente NADA a cambio de pagar más. Por ejemplo, en EEUU ocurre algo muy curioso - aquí los estados demócrata-progres del norte de hecho son los más prósperos y los que más pagan para subvencionar estados del sur profundo que son mucho más pobres y reciben más en ayudas federales. Es curioso que luego esos estados digan que hay mucha subvención y progrerío en el norte. Pero bueno, por lo menos la diferencia es que solo un porcentaje muy inferior al español va a esos estados y las cosas funcionan bien mientras que en España regiones como Catalunya por ejemplo tienen que sacrificar tener autopistas malísimas para darle dinero a Extremadura. No me pareció nada exagerado cuando hablaron de apadrinar niños extremeños. Que conste que no tengo nada en contra de ayudar otras regiones, pero lo de España no me gusta tal y como está ahora.

    Tema Senado: Sí, aunque no me gusta el voto directo a un senador sino que lo eliga la cámara legislativa o asamblea de cada autonomía - ese sería mi sistema.

    Saludos

    Los sistemas redistributivos no los he puesto en cuestión. Ahora, ¿hay alguna CA que sin tener un alto PIB está pagando demasiado (o la balaza fiscal es ilógica)? Bien, pues eso hay que arreglarlo.

    ResponderEliminar
  7. ah perdón el párrafo debajo de "saludos" es tuyo - lo he copiado para contestar pero se me olvidó borrarlo.

    ResponderEliminar
  8. A españa le pasa lo que al matrimonio mal avenido..se aguanta si tiene mas que perder con la ruptura que con la separacion...ES TAN INFANTIL...QUE DA ASCO..España dejo de existir desde desde el Tratado de Utrecht...A partir de eso España se fue desintegrando de a poco...y para los desmemoriados les propongo lo siguiente...La casa de Borbón empezó a reinar en España el año 1700, con la coronación de Felipe V. Poco después, en 1702 empieza la Guerra de Sucesión Española en la que Castilla permanece mayoritariamente fiel al nuevo rey, mientras que los antiguos territorios de la Corona de Aragón se decantan por el pretendiente Carlos de Austria. Al ganar la guerra Felipe V, abolió parcial o totalmente, según los territorios, las instituciones, fueros y derechos fiscales de los reinos y provincias de la Corona de Aragón, pero no los de las provincias vascas y de Navarra que, como parte de Castilla, permanecieron fieles. También hizo amplias reformas administrativas para aproximar su nuevo reino al modo centralizado de su país de origen.
    Y asi seguimos con esas...por los siglos de los siglos...En vez de juntar esfuerzos y sumar...seguimos con la colicion entre fuerzas centrifugas y centripetas...y bo hay cojones en salir...España si sigue asi va camino a la desintegracion...y aun eso no sucedio porque a las potencias no les interesa y la mantienen unida interviniendo en favor de uno u otro segun interese...saludos

    ResponderEliminar
  9. Anónimo,

    Te recuerdo (y lo digo porque esto no se dice nunca) que los decretos de Nueva planta no sólo acabaron con las instituciones tradicionales de la Corona de Aragón sino que también acabaron con muchas instituciones tradicionales de Castilla. Los Borbones no "anexaron" Aragón a Castilla, crearon un sistema común de estirpe afrancesada copiando muchas cosas de la Francia borbónica.

    Y sí, es un problema esa colisión de fuerzas de la que comentas, pero si al final estamos agraviados por el tratado de Utrech y por lo que pasó a principios del siglo XVIII entonces el problema de España no es la estructura de estado, el problema somos los españoles que tenemos la mente hace 300 años y así no hay manera de construir nada.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  10. Alfredo dices "tener autopistas malísimas para darle dinero a Extremadura".
    En Cataluña hay autopista desde hace 50 años, algo que ha contribuido claramente a su desarrollo. En regiones más desfavorecidas han tenido que llegar ayudas europeas para poder hacerlas.
    Las vías rápidas que transcurren sólo por el interior de una autonomía son competencia de ésta, y es responsabilidad de ésta si son buenas o malas o gratis o de pago.
    Otra trampa más de los políticos catalanistas.

    ResponderEliminar