La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







martes, 26 de febrero de 2013

Análisis de las elecciones italianas
















Las elecciones en Italia son de especial relevancia para los españoles, al igual que todas las que tienen lugar en el sur de Europa. Los países del sur estamos asfixiados por una política que nos lleva inexorablemente al empobrecimiento y es muy importante para nosotros que en nuestros países se creen contrapesos a las políticas de la canciller Merkel y de la comisión.
Con el recuento finalizado nos hemos encontrado una victoria por la mínima de la coalición de centro-izquierda de Bersani, con tan sólo medio punto sobre la coalición de Berlusconi y a 4 puntos del impresionante Movimiento 5 estrellas del ex cómico Beppe Grillo. Técnicamente esto representa un empate a tres, situación absolutamente novedosa que no obstante le da una mayoría suficiente a Bersani por la ley electoral vigente en Italia.
En problema parece que está en el senado, dónde por el distinto peso de las regiones la coalición de Berlusconi se hace con casi tantos senadores como Bersani, dejando a éste sin mayoría suficiente para poder sacar leyes adelante sin contar con su apoyo o con el del Movimiento 5 estrellas.

Quiero hacer varias valoraciones sobre estas elecciones. Lo primero que quiero decir es que en estas elecciones me he sentido un poco como en las elecciones griegas donde, si recordáis, se estuvo mandando mensajes continuos sobre el peligro de una eventual victoria de Syriza, amenazando con la expulsión de Grecia de la UE, del euro y hasta el mundo civilizado. Toda esa campaña propagandística tenía como objetivo claro asustar a los griegos para que votasen a las opciones tradicionales y/o “sensatas”, que eran básicamente las que iban a seguir las instrucciones de Europa y la señora Merkel. Al final Syriza no ganó por poco, que era lo que se pretendía, y ahí tenemos al gobierno de coalición del stablishment perseverando en la destrucción griega.
Bien, pues en Italia ha pasado exactamente lo mismo pero en este caso con un partido menos definido como el Movimiento 5 estrellas de Beppe Grillo. No he parado de leer en las últimas tres semanas críticas a la “antipolítica” de este movimiento, se ha repetido incesantemente que su fuerza llevaría a Italia a la ingobernabilidad, que Grillo no es más que un bufón, un populista y un loco, etc. Como no me creo absolutamente nada de lo que dice la prensa cuando lo dice de forma tan machacona y maniquea intenté buscar algún artículo de prensa sobre las propuestas de Beppe Grillo y su programa electoral ¿Pude encontrar alguno? No. No encontré un artículo serio en la prensa española dedicado a analizar las propuestas de este movimiento, como máximo algún pequeño párrafo avisando siempre de sus peligros y perfidia.
Al no encontrar en la prensa intenté buscar cualquier referencia en español (en blogs, prensa online, etc.) pero no encontré nada más que breves referencias genéricas ¿Cómo es posible que no tengamos nada de un partido ascendente de un país importante? Es inverosímil. Al final tuve que recurrir al programa electoral de su página web en italiano, que descifré con algunas dificultades porque no sé italiano.

¿Cuál es el programa del movimiento 5 estrellas? Pues es un programa hecho por internet a través de sistemas de democracia participativa. Sus propuestas se basan básicamente en políticas contra los recortes (derogación de leyes de los últimos años), quieren un referéndum para que los italianos decidan si quieren salir del euro, tienen políticas bastante ecologistas y verdes (promoción de las energías renovables, el transporte público, etc.), promueven la renta mínima ciudadana y tienen una política económica que combina propuestas de decrecimiento con la exigencia de mantenimiento en Italia de las industrias tradicionales y la promoción de la economía local; todo esto junto con declaraciones de lucha sin cuartel contra la corrupción y a favor de la libertad de información y la participación directa de la ciudadanía en la política.
Algunos iluminados de una izquierda “purísima” dicen que este partido es de extrema derecha porque milita dialécticamente en esa moda de no ser “ni de derechas ni de izquierdas”. Esto es un disparate propio del maniqueísmo en el que vivimos que ya rebatiré en una próxima entrada, pero por ahora lo que quiero hacer notar es que el movimiento 5 estrellas está situado de forma bastante clara en la izquierda, es una izquierda nueva y un poco desconectada de las escuelas filosóficas tradicionales, pero izquierda al fin y al cabo.

Sin embargo todos los medios de comunicación en España y en Europa estaban hablando de que o se producía una alianza de la izquierda de Bersani y el ¿centro? de Monti en el senado o Italia sería ingobernable. Ese era el mensaje, o una alianza Bersani-Monti o el caos de la mano del corrupto Berlusconi o del histriónico Grillo.
Qué conveniente ¿verdad? Un Bersani limitado y condicionado por el tecnócrata Monti, que sólo podría hacer leyes y políticas del agrado de la comisión europea y de la señora Merkel y al que sólo se le permitiría salirse de la línea general para pedir un poquito más de estímulos económicos, al estilo Hollande. Con Monti de carcelero seguirían las políticas de ajuste de déficit, de monetarismo a ultranza y de pago de deuda pública como factor que lo marca todo. Este era el deseo de los poderosos y del stablishment.
Todo el mundo dice que Grillo y el Movimiento 5 estrellas van a hacer Italia ingobernable y mi pregunta es ¿por qué? Beppe Grillo ha dicho que ellos están dispuestos a pactos para favorecer la gobernabilidad siempre que se haga en base al programa y respetando los compromisos que tienen con los electores, que es lo lógico. Así pues no es un partido que se niegue a pactos con nadie, sino que sólo aceptan pactar para cumplir partes de su programa electoral, como debe de ser.
Bersani y el partido democrático (PD) pueden y deben, pues, iniciar conversaciones con el Movimiento 5 estrellas para facilitar la gobernabilidad de Italia, asumiendo a cambio partes del programa de Grillo. He leído el programa y en él hay fácilmente un 75% de ideas que son perfectamente asumibles para una coalición de centro-izquierda como la que lidera Bersani y más para él que se supone que es ex eurocomunista.
Los medios tradicionales están llamando a elecciones de nuevo en vez de dejar a la aritmética parlamentaria hacer su trabajo. De verdad ¿qué miedo tienen los medios de que se explore una posible colaboración del PD con el Movimiento 5 estrellas? ¿Qué intereses tienen en defender el statu quo? ¿Tanto miedo da la revolución ciudadana de Grillo? La descarada apuesta de toda la prensa que no es berlusconiana por la alianza Bersani-Monti ya era patética. Aunque Monti hubiese sacado los senadores suficientes para dar mayoría a Bersani para mí, si fuese italiano, el propio hecho de priorizar un pacto con Monti antes que con Grillo hubiese representado una traición. Otra cosa es que luego no se pueda llegar a un acuerdo, que Grillo se niegue a ceder en nada y entonces hubiese que buscar otras opciones, pero priorizar al dictador merkeliano antes que a Grillo es vergonzoso.

Los resultados de las elecciones dejan varias lecciones más que convendría tener muy presentes. La primera es el fracaso absoluto de la operación Monti. Italia tiene una amplia tradición de gobiernos tecnocráticos pero siempre han sido gobiernos salidos de la propia ingobernabilidad de Italia y con carácter temporal. En este caso lo que pasó es que Merkel y la UE se quisieron quitar a Berlusconi de en medio, azuzaron una defección en sus filas y aprovecharon el anti-berlusconianismo del presidente de la república para forzar la entrada de un tecnócrata al servicio de los poderes financieros internacionales.
La mayoría de italianos sintió alivio por la salida de Berlusconi del gobierno, pero también sintieron que estaban siendo políticamente invadidos por Alemania. Y ojo, que todo el mundo asuma su responsabilidad porque si Monti fue primer ministro fue con el apoyo del presidente Napolitano, del Partido democrático y de la mayoría del Pueblo de la libertad. Es decir, los partidos tradicionales apoyaron la solución Monti, contraria al espíritu y mandato de las urnas.
El enorme y magnífico resultado de Grillo se explica también como consecuencia de lo anterior. El gobierno satélite de Italia había sido validado por los partidos tradicionales y, por lo tanto, estos también han pagado la operación Monti, sobre todo el PD. El votante del Movimiento 5 estrellas echa pestes de su clase política porque su clase política le ha traicionado. La mayoría de sus votantes son gentes de izquierdas que se sienten traicionados porque el PD haya validado a Monti, sus reformas y sus recortes. Y mucho cuidado porque Grillo ha estado a 4 puntos de ser primer ministro ¿Os imagináis qué hubiese pasado? ¿Hubiesen bloqueado todos al Movimiento 5 estrellas en el senado? Muy probablemente. El stablishment se protege a sí mismo por encima de su ideología ¿Cómo nos extrañamos que la gente diga que todos los políticos son iguales? ¿Cómo no va a militar la gente en esto de “ni de derechas ni de izquierdas”?

Otro punto muy importante aquí es la fuerza que mantiene Berlusconi. Se ha quedado sólo a medio punto del PD cuando las encuestas de hace semanas le daban casi 10 puntos de diferencia, y la última antes de las elecciones 5 puntos. Creo que si el votante hubiese sentido el peligro de la vuelta de Berlusconi el PD hubiese concentrado más voto, pero aún así Berlusconi ha sacado el 29% de los votos y eso es terrible.
¿Por qué ha pasado esto? Bueno, hay que tener en cuenta que quien ha pagado los costes de las reformas ha sido Monti, que es quien las ha hecho. Berlusconi fue expulsado del poder precisamente por no hacerlas y se ha podido presentar como la víctima de un golpe de estado dirigido por Berlín y capitaneado por Monti. Creo que si Berlusconi hubiese hecho las reformas del austericidio no hubiese sacado este resultado ni de lejos. El populismo de derechas se mueve muy bien en el victimismo, sabe perfectamente echar las culpas de todo a otros y puede ser verdaderamente seductor más cuando en Italia hay mucha gente que, secretamente, admira a Berlusconi porque en el fondo les gustaría ser tan jeta como él.
Pero creo que esto también nos muestra que el suelo electoral de la derecha impresentable es más alto de lo que seguramente pensamos, y esto puede tener consecuencias en España. Aquí el PP sí está pagando las consecuencias de los recortes y también está ahogado por la corrupción. Su expectativa de voto hoy según las encuestas está entre el 25 y el 30% de los votos, con tendencia descendente. Ahora ¿habrá también voto oculto como en el caso de Berlusconi? ¿Es fácil que baje de ese 25% de votos? Habrá que analizar bien los próximos meses a ver qué pasa con el PP, pues me temo que ese 25% puede ser más sólido de lo que a veces estimo. Hay mucha gente buscando excusas para votar al PP y si las encuentra (como Berlusconi las ha encontrado para su causa) ese suelo electoral puede tardar en fragmentarse. Y digo tardar porque creo que, afortunadamente, no somos como los italianos y somos ligeramente más serios.

Si Italia repite elecciones puede pasar de todo. Puede que parte de los votantes de Grillo vayan al bloque de Bersani y le garanticen la gobernabilidad o bien lo contrario, es decir, que los italianos se enfaden con la marginación del Movimiento 5 estrellas y todavía le voten más, llevando a Italia, entonces sí, a una verdadera ingobernabilidad porque sería boicoteado.
Bersani debe establecer conversaciones con Grillo e intentar pactar con él. Si no lo hace preveo que caerá en desgracia y podemos volver a Berlusconi de nuevo, si lo hace y no consigue llegar a un acuerdo por exigencias inasumibles de Grillo entonces pasará lo contrario, en unas nuevas elecciones captaría voto de votantes de Grillo y de Monti y ganaría con mayoría suficiente.
Los italianos han votado mayoritariamente izquierda, populista o tradicional, nueva o vieja, pero izquierda al fin y al cabo. Y también han votado contra el austericidio, contra las imposiciones merkelianas y contra esta política económica que ha pervertido toda la política. Si Bersani no entiende esto y no obra en consecuencia es que no vale como líder y mucho menos nos vale a todos los vecinos que necesitamos alguien que plante cara a la emperatriz que reina desde Berlín.

6 comentarios:

  1. Es una empresa, no un Partido. Quiere bajar los impuestos y reducir la Administración Pública. No es izquierda aunque haga guiños a las redes sociales o se vista de.verde.
    Además es dictatorial en su funcionamiento interno.
    http://www.dinamopress.it/news/grillo-for-dummies/page-3?showall

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Bajar los impuestos a quién? ¿Reducir la administración pública dónde? Porque no es lo mismo. Una cosa es despedir médicos y otra muy distintas reducir tropas de Afganistán, una cosa es bajarle el IRPF a los asalariados de sueldos bajos y otra es bajar el IS a las grandes empresas.

      Tu opinión, Victor, me parece simplemente esa expresión de la izquierda purísima y exquisita que cree, además, que sólo hay un camino para el cambio social y ese es el suyo.
      Pero esto no es así. Las cosas cambian y los movimientos también, y asaltar el palacio de invierno no es la única vía ni convierte en derechistas y antirrevolucionarios a quienes no están de acuerdo con esa vía.

      Y ojo, la naturaleza del M5E tiene peligros, puede no funcionar bien, puede acabar cediendo a impulsos populistas. Pero tiene muchas cosas buenas también que debemos valorar.
      Démosle tiempo a ver qué hacen.

      Saludos,

      Eliminar
  2. El M5E es un 15M convertido en partido político. Su base social, su programa, su estética y su organización son exactamente las mismas. Si tanto éxito político tiene en Italia, debe de ser porque en Italia la izquierda tradicional (el PCI y sus reencarnaciones) está desacreditada por haber formado parte del sistema, mientras que en España ese descrédito se lo ha comido casi íntegramente el PSOE, pero aún queda izquierda más allá del PSOE.

    ResponderEliminar
  3. es una locura. esto no acaba bien. grillo es un oportunista. no save nada de politica, de administracion. los votantes son inconcientes. como pretende grillo implementar sus ideas en favor del ciudadano si no ha mandado nunca en su vida nada ? ni si quera su vida.

    ResponderEliminar
  4. Hola Pedro --

    Si hay nuevas elecciones, quizá tras o con una nueva ley electoral en Italia, no resolvería todo el problema y el desastre de Berlusconi. Aquí tenemos otra elección que no sirve para nada en cuanto a resolver los problemas de países víctimas como es Italia o España.

    También tenemos una sentencia muy clara contra la política alemana, como bien dices. Monti ha caido con fuerza, como casi un dictador (nadie le votó) y Grillo exige un referendum sobre el euro. España necesita eso con urgencia - exijo un referendum sobre el euro porque de otra forma no hay ninguna obligación para obedecer al gobierno ni a las leyes hasta que no se legitime un sistema más democrático y transparente.

    Creo que ha llegado el principio del fin de la política autooritaria y antidemocrática de Merkel en Europa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alfredo,

      Para que se dé, efectivamente, esa política antialemana debería darse una alianza Bersani-Grillo que se basase claramente en la negación de la política Monti y en una acción internacional contundente contra las pretensiones alemanas.
      Eso es lo que deseo y lo que creo que necesitamos como país. Porque después de Italia vendrán Grecia (posiblemente con Syriza), Portugal y España, y necesitamos poder hacer un bloque contra Alemania y sus aliados. Y atraer a Hollande a nuestro bloque.

      El referendum sobre el euro creo que debería usarse pero, fundamentalmente, como amenaza. Es decir, hay que plantear claramente que o se "desgermaniza" el BCE y se hacen políticas monetarias y económicas que no nos asfixien, o convocaremos un referendum vinculante que podría acabar con el euro.
      Antes de tirar al referendum habría que intentar esta vía. Si no sale bien entonces ya iremos directamente a buscar la salida del euro como opción desesperada.

      Eliminar