La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







jueves, 28 de febrero de 2013

¿Debe dimitir Mariano Rajoy?
















Desde que estalló el caso Bárcenas hay mucha gente que está pidiendo la dimisión del presidente del gobierno Mariano Rajoy, tanto grupos políticos (PSOE, Izquierda plural, Compromís) como ciudadanos de forma individual. Pero ¿debe realmente dimitir Mariano Rajoy? ¿En base a qué? ¿No será esta petición de dimisión una estrategia política de la oposición para gobernar ya? Me gustaría hacer un breve análisis sobre este asunto.

Cuando Alfredo Pérez Rubalcaba pidió la dimisión de Mariano Rajoy no lo hizo de forma desinteresada. Rubalcaba es un líder del pasado, quemado, que la ciudadanía no quiere y dentro de su partido probablemente tampoco. En poco más de un año está previsto un proceso de primarias para elegir al candidato socialista a la presidencia del gobierno y se presente o no se presente Rubalcaba el candidato del PSOE va a ser otra personalidad aún por definir.
En este contexto si Rubalcaba quiere ser presidente del gobierno su única alternativa es que unas elecciones anticipadas pillen al partido a contrapié y sin candidato y, por tanto, tengan que recurrir a él como secretario general. Ahora mismo la credibilidad del gobierno es casi nula y las encuestas previas al debate sobre el estado de la nación daban prácticamente un empate técnico entre PP y PSOE. Un gobierno dimisionario por corrupción llevaría probablemente a que el PSOE superase al PP en las encuestas y, en unas elecciones, el PSOE podría ser el partido más votado. Luego estaría por ver cómo podría gobernar porque insisto una vez más que ahora no veo más opciones de estabilidad parlamentaria que una coalición PSOE-PP, pero mientras Rubalcaba fuese el presidente asumo que esto le parecería bien, para desgracia de sus militantes.
Claro, la estrategia de Rubalcaba, clara y transparente, lleva a algunas personas a pensar que su petición no es razonable. Pero una cosa es que su voluntad sea interesada y otra que sus palabras no sean razonables. Que a Rubalcaba le interese que Rajoy dimita no implica que Rajoy no deba dimitir, es el análisis de la situación lo que dirá si debe o no debe dimitir.

Voy a repetir una vez más aunque muy brevemente unos argumentos que son habituales en este blog. Como todos sabemos el PP ganó las elecciones del 20-N con un programa electoral que nada tiene que ver con la política que está llevando a cabo. La violación del programa ha sido clara, absoluta y sin precedentes, no es que no se esté cumpliendo lo prometido (algo habitual) es que se está haciendo exactamente lo contrario de lo prometido en campaña electoral y en el programa y eso da a los incumplimientos carta de especial gravedad.
A principios de mayo del año pasado hice una entrada que se titulaba “¿Es legítimo el gobierno de Mariano Rajoy?” en el que concluí, en contra de muchos de mis lectores, que el gobierno Rajoy sí era legítimo porque a pesar de que había incumplido gravemente el programa electoral sus votantes todavía no le habían girado la espalda de forma sustancial. La actitud de sus votantes, que en ese momento todavía pensaban mayoritariamente votarle de nuevo en unas hipotéticas elecciones generales a pesar de los incumplimientos, hacía ver que Rajoy no había sido votado por su programa sino que se le había dado una especie de patente de corso para hacer lo que le diese la gana. En aquel momento dije que mientras los votantes del PP del 20-N mantuviesen su apoyo a Rajoy el gobierno sería legítimo, pero en cuanto dejasen de hacerlo entonces el gobierno entraría en la ilegitimidad porque ahí sí podríamos concluir que había llegado al poder en base al engaño y a la violación de los principios básicos de la democracia. Quiero que se entienda bien: No es que la legitimidad dependa del apoyo circunstancial, es que la ilegitimidad de llegar al poder engañando tan sólo es aplicable cuando el engañado acepta que ha sido engañado y actúa en consecuencia. Era una especie de requisito adicional que quise poner para estar seguro de la ilegitimidad del gobierno.
Bien, hoy en día en PP ha perdido casi la mitad de sus votantes del 20-N. Tiene un apoyo popular que no permite tener un gobierno funcional ni fuerte y, por lo tanto y por lo explicado anteriormente, el gobierno del PP actual es ilegítimo por el engaño masivo en las elecciones del 20-N. Así pues la exigencia que se debe hacer es que disuelvan las cortes y convoquen nuevas elecciones, donde tendrán que ser sinceros con sus planteamientos y programa y dejar a la ciudadanía que decida con todas las cartas encima de la mesa. Ya no es la dimisión de Rajoy, es la dimisión de todo el gobierno lo que debemos exigir.

Pero por si eso fuera poco está, además, el caso Bárcenas. Por alguna razón que no comprendo se está focalizando el caso Bárcenas en los presuntos sobres que estuvieron cobrando los dirigentes del PP durante muchos años. La verdad es que esto es lo menos importante (aunque sea muy grave) pues lo más importante son las entradas de dinero (es decir, la financiación ilegal a cargo de muchas de las mayores empresas de España) y la actitud del PP respecto a una chorizo de libro como Bárcenas. La carrera política de Rajoy no está acabada porque haya cobrado unos cuantos miles de euros en negro al año, está acabada por haber aceptado, amparado, protegido, pagado y defendido a corruptos, y por haber aceptado la financiación ilegal y las prácticas contra la hacienda pública como normales, sea él el beneficiado personal o no.
Tenemos al tesorero del PP durante 18 años con 23 millones de euros detectados en Suiza y con la policía diciendo que probablemente tenga unos 50 millones más en el exterior, dinero que ha sacado de su cargo de tesorero del PP con toda probabilidad. Tenemos una contabilidad de su puño y letra y presentada por su entorno a la que han otorgado veracidad las dos redacciones periodísticas más importantes de España y la propia fiscalía anticorrupción. Sabemos que Bárcenas tiene una contabilidad guardada ante notario con la orden de que se publique si es encarcelado, sabemos que a pesar de que el PP dijo que lo había cesado en 2009 este señor estuvo cobrando 200.000 euros anuales del PP (casi el triple que el presidente del gobierno) por no hacer nada y hasta el día que salieron los papeles en la prensa.
Seamos realistas: Pensar que todo esto es mentira es tan absurdo que es absolutamente insostenible al análisis. A nadie se le regala 200.000 euros anuales porque sí y por no hacer nada, eso es de cajón. Detrás de Bárcenas hay cosas muy graves que pueden destruir al propio PP, eso se concluye fácilmente viendo todas las realidades asociadas al caso. Qué sea, a quiénes afecte o la naturaleza de lo que Bárcenas sabe se intuye pero, aunque no lo sepamos a ciencia cierta y con completa seguridad, en cualquiera de los casos la cúpula del PP y su presidente son corresponsables sea por acción u omisión.
Rajoy debería dimitir si ha cobrado dinero en negro durante años. Rajoy debería dimitir si ha habido financiación ilegal del PP siendo él presidente. Rajoy debería dimitir si estuvo amparando a un tesorero que fue la llave de la financiación ilegal del PP. Rajoy debería comenzar a cesar gente por tener a Bárcenas a sueldo hasta 31 de enero de 2013 y haber mentido sobre ello, y como no lo ha hecho se ha convertido corresponsable de estos actos. Y seamos objetivos, alguna de estas cosas han pasado seguro si es que no son todas. Que Rajoy está pringado de alguna manera con el caso Bárcenas es evidente y por eso mismo no debería estar presidiendo un gobierno. Debe asumir sus responsabilidades políticas sin confundirlas con las judiciales, que ya llegarán si las tiene (y no le llegarán porque lo punible probablemente está prescrito).
Lo lógico sería que dimitiese y fuese sustituido por la vicepresidenta Soraya Sáez de Santamaria, que no tenía responsabilidades orgánicas en el partido hasta hace poco y presumiblemente está limpia. Claro, esto está en contradicción con mi petición de disolución del gobierno y las cortes pero sería la conclusión lógica del caso Bárcenas exclusivamente. Como se dan ambas circunstancias (engaño electoral masivo y caso Bárcenas) obviamente deberíamos ir a la disolución directa pero con algo adicional: Ni Mariano Rajoy ni los dirigentes “antiguos” del PP deberían presentarse a las nuevas elecciones.

Podría seguir con más argumentaciones pero creo que no son necesarias. De todas formas quiero hacer una puntualización política asociada a la actualidad que creo que debemos comentar.
El presidente del gobierno dijo el otro día que el déficit del estado de 2012 iba a quedar por debajo del 7%. La Unión europea dijo dos días después que realmente era el 10%, porque ellos sí contabilizan el rescate bancario. Como ya dije en mi entrada anterior esto del 7% es un artificio contable que es insostenible al análisis, ya que en 2012 se ha generado la mayor deuda pública anual de la historia reciente de España. La cifra de Rajoy es una manipulación y no sólo por obviar el rescate bancario.
Leyendo a varios economistas me he enterado de dos trucos contables más que el gobierno ha usado para rebajar el déficit de 2012. El primero es que hacienda y la S.S deben a empresas y particulares unos 5.000 millones de euros, un 0,5% del PIB que al no haber pagado no contabiliza como déficit. Por otro lado también me he enterado que el gobierno no ha aceptado cargos y facturas desde mediados de noviembre, quitándose de en medio el déficit de las últimas semanas del año que, según dicen, podría ser de otro 0,5% del PIB.
El año pasado el gobierno fue acusado por la UE de inflar el déficit. Realmente lo que hizo es recoger todos los costes posibles y meterlos en 2011 para inflar la cifra, algo que hizo por varias razones: Para achacar todo el déficit al gobierno anterior, para “limpiar” de déficit heredado el 2012 y facilitar el cumplimiento de objetivos y para, con más déficit previo, negociar mejor con la UE una rebaja de los objetivos de déficit, algo que consiguió. Es importante saber eso porque las cifras de 2012 las tenemos distorsionadas al haber centrifugado déficit en las dos direcciones.
El año pasado el déficit, sin ayudas bancarias, quedó en el 8,5%. En este tenemos el 7% que Rajoy anunció más 0,5% de las deudas a las empresas y particulares, más otro 0,5% de facturas de final de año. Esto nos da un 8% vs un 8,5% el año pasado, teniendo en cuenta también que la cifra del año pasado probablemente se hinchó, justificadamente o no. ¿Qué quiero decir? Que estamos exactamente igual que el año pasado en lo que a déficit se refiere, y creo que eso es muy importante saberlo.
En 2012 subió el IRPF, los impuestos del capital, el IVA, bajaron las ayudas, recortaron el sueldo a los funcionarios, recortaron en sanidad y educación, etc. Sólo con la subida del IRPF y el IVA (a partir de septiembre) ya se tenían que haber recaudado 20.000 millones de euros más, el 2% del PIB, a los que hay que sumar los ahorros y recaudaciones de las otras medidas. Quizá en total se hayan recortado 3 ó 4 puntos del PIB de desfase de ingresos y gastos, sin embargo la realidad más optimista nos dice que el recorte del déficit ha sido de poco más de medio punto…La conclusión obvia es que esta política está siendo un fracaso rotundo y que para recortar 1 punto de PIB le estás quitando a las sociedad entre 6 y 8 veces más dinero.
El único clavo ardiendo al que se agarra el gobierno, que es que ha reducido el déficit, es una manipulación que está llevando, además, a la destrucción del país. Y no quiero pensar que estamos llegando a grados de falsificación como los de Grecia antes del 2008, como alguien ya empieza a sospechar. En cualquier caso la política económica del gobierno no es que sea solo un rotundo fracaso, es que es la destrucción económica personificada.

En definitiva, ¿debe dimitir Mariano Rajoy? La respuesta es un sí rotundo, y no sólo debe dimitir sino también convocar elecciones y no volver a presentarse. Cada día que pase el presidente y el gobierno tendrán menos credibilidad, menos fuerza, menos control de la situación y serán menos respetados por los gobernados, algo esencial para gobernar un país. La situación es insostenible a medio plazo.

1 comentario:

  1. Completamente de acuerdo con que Rajoy debería dimitir, Pedro.

    Los españoles votamos al PP de forma ignorante (reconozco haber caído en ese error aunque no volverá a ocurrir jamás) - Creo que nadie votó a un partido corrupto que recibía sobres bajo mano, sino a un partido que decía que iba a llamar a las cosas por su nombre (lo que no ha hecho) y que nos iba a sacar de la crisis (tampoco lo ha hecho), con un programa fantasma que nadie conocía y a base de engaños y manipulaciones para una vez en el poder desmembrar la democracia española que teníamos (una de las mejores del mundo, por cierto - si no que se lo digan a muchs americanos hartos del sistema aquí en USA en algunos aspectos), y con toda la cara dura del mundo decirnos que "habíamos vivido por encima de nuestras posibilidades". Ellos, los corruptos del PP, desde luego que sí.

    Os han bajado el sueldo en España, os han dejado sin muchos beneficios laborales de antaño, y los sueldos en Italia, España, Grecia y Portugal están más congelados que una piscina en Canadá durante el mes de enero.

    ResponderEliminar