La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







domingo, 14 de abril de 2013

14 de Abril














Hoy 14 de abril, aniversario de la proclamación de la II república, la tradicional manifestación republicana ha sido la más numerosa que se recuerda. Esto no parece extraño en absoluto teniendo en cuenta que la afinidad de la población española con la monarquía está en mínimos históricos y que el rechazo a la actual familia real y a la institución en general es bastante elevado.

Hoy mismo La Sexta ha hecho un barómetro preguntando qué forma de estado preferían los entrevistados. Casi un 48% dijeron preferir la monarquía contra un 34% que preferían la república. Hay estudios todavía más proclives al republicanismo, como uno de Metroscopia de diciembre de 2011 que mostraba un resultado de 49% favorables a la monarquía y 37% de la república. Todos los estudios demuestran, no obstante, que la república es la opción mayoritaria entre los jóvenes mientras que el monarquismo aguanta gracias al sector más anciano de la sociedad.
Estos resultados, a pesar de dar una mayoría monárquica, son absolutamente rupturistas con el pasado pues la opción de republicanismo declarado era muy minoritaria (sobre el 20%) antes de la crisis. Podríamos decir que en los últimos 5 años el republicanismo se ha multiplicado por dos en nuestro país, con una tendencia ascendente que nos hace vislumbrar una posible opción mayoritariamente republicana en un futuro próximo.

¿Hasta qué punto este auge del republicanismo es circunstancial? ¿Depende de la crisis económica y de los errores del actual rey y de su familia, o es algo consolidado? Podríamos tener la tentación de pensar que esto es circunstancial, que se debe a un cabreo y a una decepción generalizada con el actual sistema que arrastra a la monarquía, o que se debe a los casos de corrupción en la familia real y a los “errores” del rey y que sus efectos se difuminarán conforme pasen los años. Pero esto no es así y creo que es un error pensar en estos términos.
Si el rey abdica en su hijo y los escándalos se quedan en la “generación anterior” y si la crisis se solventa mágicamente y el país vuelve a ver el futuro con optimismo quizá el auge del republicanismo se frene, pero lo que es absolutamente implanteable es pensar que la opción republicana va a volver a estar en el 15% o 20% como estaba hace unos años, y la aceptación de la monarquía en casi un 70%.
La alta valoración que tenía la monarquía en nuestro país se debía a la extensión generalizada de una mitología sobre la transición y sobre un rey que era el garante de nuestras libertades constitucionales. Esta mitología ha sido extremadamente exitosa durante muchos años pero desde siempre ha sido evidente que la misma no sobreviviría al reinado del actual rey. Con un rey nuevo que tuviese que ganarse una nueva legitimidad por sus actos estas teorías tendrían que ser dejadas de lado para crear una legitimidad nueva basada en cualquier otra cosa (si es que se quería mantener esta asombrosa aceptación). Realmente no ha hecho falta ni un cambio de rey, pues este final de reinado de Juan Carlos I ha sido tan escandaloso que ha adelantado lo inevitable.
España no es un país sentimentalmente monárquico, sino que era circunstancialmente monárquico. Las circunstancias que mantenían la popularidad de la opción monárquica realmente han desaparecido y fuera del propio conservadurismo (que es el que lleva a la gente anciana a mostrarse muy partidaria de la monarquía o de los partidos tradicionales) no parece que haya nada sólido que pueda sostener un futuro monárquico para España.
Si la juventud es mayoritariamente republicana (o, por lo menos, contraria a la monarquía) parece bastante probable que el país lo sea en cuestión de unos pocos años. Me parece imposible crear una nueva legitimidad monárquica para el futuro rey Felipe VI que sea aceptada por la mayoría de la población, y digo esto fortalecido por mi percepción personal de que la opción republicana está absolutamente consolidada en la mayoría de la gente menor de 45 años que conozco.

Para mi el cambio de forma de estado no es algo urgente ni fundamental pero nunca he escondido que es algo que deseo. La monarquía en España existe todavía por un cúmulo de circunstancias que fueron ajenas a la naturaleza universal del siglo XX y que no parecen tener ningún sentido hoy día. La monarquía en España existe todavía sencillamente porque fue un seguro para poder desactivar ese fascismo que en España vivió 30 años más de lo que le tocaba.
La transición fue un experimento exclusivamente español que generó un sistema parecido al de las monarquías democráticas europeas aunque con algunas carencias. Sin embargo estas carencias se han hecho evidentes tres décadas después y hoy, nos guste o no, el régimen de la transición está muerto y debe ser radicalmente modificado. Y una vez modificado el régimen este anacronismo, esta monarquía derrocada dos veces y reinstaurada otras dos, no tiene sentido que perviva si la población no lo desea.
¿Qué habría que hacer? Creo que lo fundamental es organizar los mecanismos para que la ciudadanía pueda decidir qué forma de estado desea. Básicamente, necesitamos introducir en el ordenamiento legal las posibilidades de hacer un referéndum como se ha hecho en otros países (recuerdo Australia, por ejemplo). Me parece que existen pocos argumentos lógicos para oponerse a esto.

Por eso mismo la forma como se reivindica la república, con las típicas manifestaciones del 14 de abril llenas de banderas tricolores y referencias a la época de la II república, no me parece ni la más adecuada ni la más inteligente. El republicanismo está creciendo transversalmente, entre gentes izquierdistas y derechistas, y me parece que habría que entender esto y actuar en consecuencia.
Queremos una III república, no la reinstauración de la II. Y por lo tanto es conveniente que las manifestaciones sean por la III y no por el recuerdo a la II. La bandera tricolor es un símbolo republicano y me parece estupendo que esté en las manifestaciones por la república, pero por la misma manera podría estar también la bandera provisional de la I república y no está en ninguna manifestación. Hace poco le dije a alguien que las manifestaciones por la república deberían tener banderas tanto de la I república como de la II.
Por otro lado creo que sería fundamental que estas manifestaciones más que centrarse en la proclamación de la III república y en “echar a los Borbones” se centrasen en la exigencia de un referéndum. La creación de mecanismos para hacer un referéndum es lo que traerá la república a España en no más de 2 o 3 décadas y su exigencia es difícilmente rebatible desde un posicionamiento escrupulosamente democrático.

Tengo la sensación de que el actual reinado no va a durar mucho, de hecho no tengo nada claro que este rey acabe 2013 en el trono. El reinado del actual príncipe comenzará en muy poco tiempo y creo que para entonces las cosas cambiarán bastante: Ya no tendremos al rey que lideró la transición y paró el 23-F sino un rey “más” sin ningún tipo de currículum a sus espaldas.
Espero que el republicanismo se organice mejor en ese momento en base a ese transversalismo que he comentado y a ser posible debería poder enlazarse con una amplia reforma constitucional que tenga como objetivo la regeneración democrática de nuestro país. Esa combinación, república + regeneración desde un posicionamiento lo más transversal posible, sí que sería absolutamente mayoritaria en nuestra sociedad.

2 comentarios:

  1. Algún día será posible, pero hoy por hoy, pienso que los españoles seguimos sin estar preparados para una República. En 1808 nos equivocamos de bando. Desdeñamos el de la revolución, la Ilustración y el progreso, y elegimos a Fernando VII y las cadenas que aún llevamos. Los franceses sacaron la gillotina para acabar con la tiranía en busca de un sistema social más justo. Aquí, frente al "¡¡Viva la Libertad¡¡" de los ilustrados, intelectuales y liberales; el pueblo salió a la calle a gritar "¡¡VIVAN LAS CAENAS¡¡" mientras se bajaba la cerviz ante el eterno enemigo.

    Dos siglos después estamos en las mismas. A pesar de los nuevos rascacielos, las infraestructuras de lujo y el consumo de tecnología importada, no hemos cambiado de mentalidad. La mayoría de la gente sigue movilizándose más por los triunfos de la selección española o la victoria en la Champion o la Liga de su equipo que en defensa de sus salarios, pensiones y servicios sociales. Si pasan de lo fundamental y lo que les vá la vida en ello, imagina el empeño que pueden poner en crear una república.

    En el caso que fuera una realidad la tercera, pasaría como con la segunda, que los extremismos de uno y otro lado se encargarían de cargársela: unos, los ultraderechistas, conspirando y boicoteándola desde dentro; y los otros cambiando la bandera republicana por la de la hoz y el martillo. Si vinieran de nuevo Joaquín Costa, Ginés de los Ríos, Ortega y Gasset o Antonio Machado entre otros fracasarían en la regeneración del país como ya intentaron hacerlo a principios del siglo XX.

    Estoy ahora leyendo Historias de las Dos Españas de Santos Juliá, y si uno se pone a escarbar, lee y compara, descubre que en realidad no hemos cambiado nada. Sí, cada vez la gente más desencantada de la monarquía, cada vez más gente jóven como que esa cosa no va con ellos ni les entusiasma, todo lo que se quiera, pero hace falta algo más que con salir a la calle ingenuamente gritando consignas y slóganes, alzando manitas, y cada 14 de Abril ondear banderitas tricolores y gritar ¡¡viva la República¡¡ y a España mañana será republicana. Hace falta estar más preparado y tener un mayor nivel intelectual. Para cambiar de un régimen tendrá que haber una revolución, y eso no va a ocurrir.

    ResponderEliminar
  2. "Queremos una III república, no la reinstauración de la II."
    Muy oportuno ese apunte. Y de paso no estaría de más recordar que la bandera bicolor roja y gualda es bastante anterior al período franquista, que parece que a algunos o se les olvida, o no ven más períodos dignos de homenaje y recuerdo en nuestra historia que el de la II República.

    Existió una Primera República y muchos que lucharon por el progreso y la justicia bajo la bandera rojigualda. Se quiera ver o no.

    PD: Es probable que los españoles nos equivocáramos de bando a principios del XIX apoyando al clero y el absolutismo monárquico... pero nos hubiésemos equivocado más aún apoyando a un imperio invasor que masacró a parte de nuestro pueblo y que además estaba destinado a ser humillado y derrotado. No conozco en profunidad ese período, por eso pregunto ¿no existieron ilustrados o liberales contrarios a Napoleón en España?

    ResponderEliminar