La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







miércoles, 26 de junio de 2013

¿El negacionismo debe ser delito?













Hace unos días el grupo parlamentario de UPyD en el congreso de los diputados ha presentado una propuesta para que se regule el delito de negacionismo en España de forma parecida a cómo se hace en Alemania. En el país germano la negación de los crímenes cometidos por los nazis es un delito tipificado.
La idea de UPyD es que este delito de negacionismo esté fundamentalmente orientado a aquellos que niegan los crímenes de ETA y los del franquismo aunque esta figura abarcaría, en teoría, cualquier otro negacionismo sobre genocidios ocurridos en otros países y en otras épocas.

Para empezar me sorprende absolutamente este posicionamiento de UPyD. Es cierto que UPyD es el partido más activo contra el entorno de ETA y quien más combate contra la intención de la izquierda abertzale de crear una pseudo historia interesada sobre una violencia mutua entre el estado español y el independentismo vasco igualmente condenable y opresora. Aquí estoy bastante de acuerdo con UPyD, no se puede comparar los excesos antiterroristas del estado español (que los hubo) con la acción de ETA, y a pesar de que soy partidario de un reconocimiento explícito por parte del estado español sobre los crímenes de la lucha antiterrorista no acepto que se ponga a ambos bandos en pie de igualdad.
Sin embargo hace unas semanas UPyD se abstuvo, de forma incomprensible, en la votación que proponía declarar el 18 de julio como día de las víctimas del franquismo. La justificación para esa abstención era grosso modo que tenemos cosas más importantes que hacer que estar todo el día hablando del franquismo y de sus crímenes, idea que no comparto pero que puedo entender. Ahora, si esa es la idea ¿qué demonios se hace pidiendo que se cree un delito de negacionismo? Es contradictorio e incomprensible.
Sólo se comprendería si la iniciativa estuviese específicamente diseñada para los crímenes de ETA y el resto no fuese más que un atrezo para disfrazar una ley hecha adhoc y con un destinatario determinado como si fuese una ley general y neutral.

En cualquier caso creo que debemos analizar el caso de forma neutral, es decir, sin tener en cuenta los posibles destinatarios. ¿Es adecuada una ley que penalice el negacionismo? ¿Por qué hay en otros países? Hay que tener en cuenta qué implica esta ley: Se limita en cierta manera la liberad de expresión, que es una de las libertades básicas.
Yo considero que una ley así es defendible cuando este mismo negacionismo puede poner en peligro la misma democracia y libertad que quieres defender. Es decir, la democracia tiene la obligación de defenderse a sí misma y de defender la permanencia de las libertades individuales de los ciudadanos, y si para eso se tiene que hacer alguna pequeña limitación tangencial de algún derecho determinado se puede justificar, si la amenaza es real ojo.
Por ejemplo, en la Alemania de después de la guerra los crímenes nazis habían sido descubiertos y sacados a la opinión pública. Alemania era un país derrotado, destruido, en el que Hitler había ganado unas elecciones escasamente década y media antes. La historia reciente de Alemania indicaba que de esa misma frustración de derrota en una guerra había nacido una semilla del odio que había llevado al nazismo al poder. En aquel momento era posible que, ante la derrota y el nacionalismo nunca escondido de los alemanes, las teorías de que todos los crímenes habían sido una invención de los aliados se extendiesen y llevasen a una parte importante de la opinión pública a añorar o apoyar a partidos nazis de nuevo.
En ese contexto crear un delito de negacionismo tenía sentido. No se podía permitir que los alemanes se replegasen sobre su nacionalismo y creasen de nuevo un problema para Europa desde algún posicionamiento autoritario. El sistema democrático de la RFA se defendió a si mismo prohibiendo a los partidos neonazis y tipificando como delito el negacionismo de los crímenes del nazismo.

Pero la pregunta es ¿tiene sentido crear un delito de negacionismo en España? Ya existe un delito que castiga la incitación a la violencia (que no siempre se aplica cuando se debe, por cierto), pero el negacionismo es algo más, implica castigar no sólo el acto sino también la opinión.
Pensemos en los dos negacionismos para los que ley se ha ideado, el franquista y el etarra. ¿Puede el negacionismo franquista poner en peligro la democracia en España? En mi opinión no. El negacionismo franquista está muy extendido en la calle y en los medios de comunicación, de forma lamentable en mi opinión pero aunque está extendido nunca ha supuesto un peligro para la democracia misma, pues el negacionismo franquista normalmente no busca implantar un estado nacionalista-autoritario sino que pretende “lavar la cara” a la estirpe familiar o a las creencias añejas de ciertas personas.
El negacionismo franquista debe ser combatido, pero sólo con la opinión y limpiando la estructura del estado y el ámbito público de sus vestigios. Si se quiere combatir el franquismo sociológico que el estado español se declare directamente heredero del estado republicano, que se eliminen los símbolos franquistas de las calles, que se saquen los cadáveres de Franco y de Jose Antonio de un monumento de patrimonio nacional, que se intente investigar todas las víctimas de la represión y se cree una cultura pública democrática de rechazo a ese periodo de nuestra historia.
Eso sí se puede y se debe hacer, pero sin haber hecho esto ponerte a perseguir delitos de opinión me parece absurdo e ilógico. Las opiniones de los franquistas no van a poner en peligro la democracia en España.

¿Y respecto a ETA? Pues tampoco. ETA jamás en su historia ha tenido posibilidad de acabar con la democracia en España excepto quizá en los momentos más sensibles de la transición cuando sus acciones podían provocar al estamento militar. Durante los durísimos años 80 y 90 ETA nunca tuvo posibilidad de conseguir nada, por mucho que hiciese mucho daño. En Euskadi su presencia quebraba la convivencia ciudadana pero no ponía en peligro al estado de forma clara.
Hoy, cuando ETA ha abandonado las armas y cuando sus antiguos defensores están andando el camino que lleva a la convivencia y a la aceptación de los crímenes cometidos (por mucho que usen “trampas”), el peligro es absolutamente inexistente. Por tanto intentar penar el negacionismo etarra (“ETA no era una banda terrorista” “ETA sólo se defendía ante la agresión”) no aporta nada más que quedarse con la sensación de una victoria total, aplastante y en todos los terrenos sobre el terrorismo y la izquierda abertzale.
Pero esto es innecesario y puede que hasta contraproducente. ETA ha dejado las armas, ha sido derrotada por la historia y esto no cambia porque unas cuantas decenas de miles de personas se creen una historia ficticia en su mente para justificar el apoyo moral que prestaron a la banda en el pasado. Lo inteligente, de hecho, es dejarles que se tonifiquen con esas ideas siempre que esto no suponga ninguna cesión en nada fundamental.

En definitiva ¿tiene sentido tipificar el negacionismo como delito? En España no. No hay justificación para limitar un derecho fundamental, como es el poder expresar disparates y majaderías antihistóricas, puesto que no hay amenaza real. La propuesta de UPyD me parece, pues, puro populismo o pura intención de aplastar al entorno de la izquierda abertzale.

17 comentarios:

  1. Querido Pedro, creo que en esta ocasión te ha podido la filiación. Así que te parece populismo pedir que sea delito el negacionismo y no crear una fiesta nacional, curiosamente en la misma fecha que la anterior fiesta nacional franquista. Pues fueno, pues fale, que diría Makinavaja.

    Por precisar, lo que vino a decir UPyD con esa propuesta de IU (a la que nos abstuvimos) es que no ha lugar haciendo retrohistoria creando contra-festividades, nada más … y nada más lejos de no condenar el franquismo.

    Sobre tu argumento principal, si amenaza la democracia, me temo que no has caído en los "pequeños" detalles de que - y curiosamente lo citas - aún quedan resquicios del franquismo, y ETA sigue muy viva. ¿Hay diferencias entre ellos?, si, pero no tantas.

    Hay ya grupos, incluso políticos, que hacen uso de esos negacionismos para justificar que lo suyo fue bueno, justificado, incluso políticamente correcto.

    Por un lado tenemos a grupúsculos (crecientes) de partidos fascistas y xenófobos, algunos liderados por ex-franquistas.

    Y por el otro - mucho más activo y numeroso - una pléyade de partidos que vienen a decirnos a diario que lo de ETA es una lucha política justificada por los excesos ¿de la democracia?, amparados en el apoyo recibido por los demócratas durante el franquismo, pero sin caer en el pequeño detalle de que desde la llegada de la democracia - por imperfecta y mejorable que sea - lo único que han sido, y son aún, es una banda mafiosa, que adorna sus prácticas delincuentes de extorsión, secuestro y asesinato bajo un pretendido, y falso, pseudo post-marxismo de pacotilla, que tristemente a algunos parece hacerles sufrir una especie de síndrome de Estocolmo versión batasuna porque se dicen "de izquierdas" y eso justifica todo, o eso parece a veces.

    ¿De verdad piensas que no supone un peligro para la democracia que haya emergentes partidos fascistas que aludan a tiempos pasados supuestamente mejores con el dictador, obviando los asesinatos sistemáticos del régimen? Sigue sus andanzas en las redes y luego me dices si son peligrosos o no, más en tiempos de crisis donde la gente se agarra a ilusiones y mentiras con tal de ver una salida, por loca que sea.

    ¿De verdad piensas que no supone un peligro para la democracia que crezcan partidos abertzales que reivindican un supuesto pasado glorioso de la banda terrorista que está aún sin desarmar y sin disolver, formados en parte por sus miembros y afines?. Solo tienes que ver sus intervenciones en las instituciones para ver lo que hacen y lo que dicen.

    Gracias por invitarme a participar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo creo que es un peligro mayor para la democracia el aceptar que el estado puede decidir que ideas y que opiniones se pueden defender o cuales no, y que decida que ideas y opiniones puedo escuchar y cuales no.

      No digo que penalizar el negacionismo no tenga cierta logica. Digo que los riesgos de aceptar estas premisas son mucho mayores que los beneficios de penalizar el negacionismo.

      Eliminar
    2. Hola Fernando,

      Te voy a rebatir varias cosas porque creo que no estás acertado esta vez:

      "Querido Pedro, creo que en esta ocasión te ha podido la filiación"

      Es complicado que me haya podido la filiación porque filiación a algún partido no tengo, y si tengo "filiación" ideológica por ciertas opciones éstas defienden lo contrario que defiendo yo aquí, es decir, estoy seguro que defenderían un delito de negacionismo para el franquismo.

      "te parece populismo pedir que sea delito el negacionismo y no crear una fiesta nacional, curiosamente en la misma fecha que la anterior fiesta nacional franquista"

      Nunca he dicho que no me pareciese populismo aquello, aunque lo defienda. Esto también me parece populismo y no lo defiendo. El populismo está más en la oportunidad o la focalización de ciertos debates que en el fondo muchas veces.

      "¿De verdad piensas que no supone un peligro para la democracia que haya emergentes partidos fascistas que aludan a tiempos pasados supuestamente mejores con el dictador, obviando los asesinatos sistemáticos del régimen?"

      En España no hay "emergentes partidos fascistas". De los 350 diputados ninguno se define como fascista ni defiende la vuelta a un sistema autoritario (por mucho que algunos,secretamente, lo añoren).

      "Sigue sus andanzas en las redes y luego me dices si son peligrosos o no"

      Cuidado Fernando, no debemos caer en la tentación de que lo que pasa en las redes es lo "real". Los extremistas son muy activos en las redes, pero eso no convierte a este país en un país extremista ¿verdad? Hay que saber circunscribir bien las cosas en su ámbito, y no sobredimensionar ciertos grupos que son muy activos online pero que no tienen ni mucho menos un apoyo popular similar.

      "¿De verdad piensas que no supone un peligro para la democracia que crezcan partidos abertzales que reivindican un supuesto pasado glorioso de la banda terrorista que está aún sin desarmar y sin disolver, formados en parte por sus miembros y afines"

      Esos partidos no han podido acabar con la democracia en sus momentos más duros. Hoy, cuando rechazan la violencia y cuando su objetivo es limpiar el pasado de ETA, el peligro es infinitamente menor. Por tanto no, no hay un peligro importante para la democracia porque crezcan partidos abertzales.

      Todo tu argumento cojea de un punto, que no se dice y no se trata pero que es el básico: La libertad de expresión es un derecho FUNDAMENTAL, y cualquier acción para limitarlo tiene que estar no sólo justificadísima sino también claramente proporcionada.
      La democracia tiene una cosa que molesta mucho: Hay muchos indeseables diciendo disparates y ocupando cargos públicos y viviendo del contribuyente. Si, es verdad, pero esto es consustancial a la democracia y a la libertad y es un peaje que hay que pagar. A mi no me gustan muchos partidos y personajes (entre ellos muchos que no te gustan a ti) pero ¿qué hacemos? ¿Arbitrariamente eliminamos lo que no nos gusta? Eso no es serio, eso puede crear un estado de arbitrariedad que es mucho más peligroso que aquellos enemigos a los que queremos limitar.

      ¿Quién nos garantiza que mañana no se va a prohibir el Partido Comunista? ¿Y si la unidad del estado se convierte en algo sagrado que no se puede criticar bajo multa? Cuidado, la arbitrariedad se puede disfrazar de democracia muchas veces.
      ¿Te parece normal, por ejemplo, que no se pueda "faltar al honor" de la familia real bajo pena de multa o prisión? ¿Te parece normal que haya delitos como "ultraje a la bandera"? Todo eso está sostenido en muchos sitios en leyes democráticas, pero no es democrático ni liberal realmente
      , sino una sobreprotección absurda a ciertos pilares del estado que se quieren situar por encima de la democracia y la voluntad del pueblo.

      (...)

      Eliminar
    3. (...)

      Creo que Guillermo Ferrer ha expresado muy claramente la idea básica: El riesgo de prohibir selectivamente la libertad de expresión cuando no hay peligro real y proporcional crea más problemas que soluciones y nos degrada como democracia y como país.

      Yo tengo muchos lectores muy liberales y muy "anglos". Me gustaría saber qué opinan porque francamente me cuesta creer que apoyen algo como el delito de negacionismo.

      Muchas gracias por participar y dedicarme tu tiempo. Sé que eres un hombre muy ocupado y por eso te lo agradezco especialmente.

      Saludos,

      Eliminar
    4. No procuro estar acertado o no, simplemente escribo lo que pienso en cada momento Pedro.

      Sigo pensando que te pierde la filiación (no afiliación, algo que no he dicho). Esto mismo lo propone IU, por ejemplo, y habría huestes alabando la idea, pero lo malo es que lo ha propuesto UPyD, ese partido raro (para los que gustan de etiquetas). Y no te incluyo en las huestes, sé que escribes lo que piensas no lo que mola.

      Estoy de acuerdo intelectualmente con el límite de la libertad de expresión, soy bastante liberal en ese sentido (sentido primitivo, no actual) pero hay peligros ahora reales de que grupúsculos de estos quieran cambiar la historia negando crímenes.

      El PP sería la versión más light, simplemente negándose a aplicar la ley de memoria histórica, pero tenemos a los herederos de ETA gobernando instituciones, y ahí la tentación es más grande, pues de hecho no paran de hacer homenajes a terroristas contando una historia a su medida. Así que la moción no habla de suposiciones ni cosas que no puedan pasar o estén pasando. No es el Ministerio de la Verdad (afortunadamente) pero ¿quien sabe?. Ese es mi límite.

      Sobre los incipientes partidos fascistas, de momento no hay diputados (que se sepa), pero si varios concejales por ahí de partidos cómo España2000, Iniciativa Habitable, PxC y la nueva hidra: PxL, así que ojito, no hablo por hablar.

      En cualquier caso, no se habla en la propuesta de prohibir pensamientos o partidos, sino de penalizar acciones concretas.

      Y no, no me parece normal lo de "faltar al honor" a un español más, por muy heredero de casa real que sea, de hecho no me parece normal tampoco que herede el cargo nadie por nada, pero no es la cuestión.

      Eliminar
    5. Bueno Fernando si IU propusiese esto yo estaría en contra exactamente igual de lo que estoy ahora.

      Yo creo que nadie niegue aquí que el franquismo o el filo-terrorismo son ideologías peligrosas sostenidas por sujetos peligrosos, lo que pasa es que considero que no se puede limitar la libertad de expresión cuando estos sujetos e ideologías no han creado un movimiento peligroso real y con posibilidades de subvertir la democracia misma.

      Si tuviésemos en el congreso un grupo parlamentario de 50 parlamentarios ultras, dispuestos a volver al estado del 18 de julio, etc. Podríamos analizar de nueva esta opción, pero eso no se da.
      El grupo parlamentario de Bildu, sobrerrepresentado en el congreso, no supone un peligro para la democracia según sus objetivos declarados y su dialéctica actual. Que quieran "blanquear" el pasado terrirista no justifica algo como lo que se está proponiendo en mi opinión.

      La penalizació de acciones concretas se puede llevar a cabo con la prohibición de acciones que inciten a la violencia, ley que ya existe. Si hay un partido peligroso para la democracia está la ley de partidos. Ir más allá ya no es limitar acciones concretas, es limitar opiniones cuando estas salgan del terreno privado hacia el público. Una arbitrariedad aquí nos empezaría a deslizar por el camino que convierte una democracia en algo que no lo es.

      Lo del ejemplo de "atentar al honor" de la casa real sí me parece relevante, no para el caso pero sí para ver el espíritu del interlocutor. Ese delito no está justificado democráticamente ni lo defiende la mayoría de la población y es un anacronismo que debemos eliminar y creo que UPyD está de acuerdo con esto.
      Ahora, hacer eso y luego legislar sobre el negacionismo no sé si es un buen arreglo.

      Me ha gustado eso de ser liberal en un sentido "antiguo", es algo que defiendo yo también.

      Saludos!

      Eliminar
    6. Empezando por el final, si, UPyD está de acuerdo con "esto" ;)

      Sobre el resto, aún defendiendo a muerte el derecho a la libre expresión, cuando hay riesgo real de revisionismo histórico (e histérico) por parte de asesinos o sus valedores, creo que la democracia debe protegerse frente a según qué personajes y la posibilidad de que reescriban la historia.

      Eliminar
  2. Pues estoy totalmente de acuerdo.

    Prohibir el negacionismo implica que el estado puede decidir que opiniones son legales expresar y cuales no y que ideas podemos escuchar o defender y cuales no.
    Y francamente creo que el riesgo de aceptar esta idea, supera con mucho los beneficios de una penalizacion del negacionismo.

    ResponderEliminar
  3. Una excelente entrada, Pedro, que comparto en su totalidad. Ninguna democracia liberal seria prohíbe las ideas, por muy asquerosas que sean. Mira el ejemplo americano: aquí puedes decir lo que te de la gana, pero también te van a refutar brutalmente y dejarte en ridículo. Curiosamente, EEUU es uno de los países donde más se permiten grupos neo nazis y negacionistas, pero también donde más rechazo sufren en el mundo occidental. Recordemos que a diferencia de Alemania, o Reino Unido o Italia, aquí ni siquiera hay un partido racista que haya podido ganar elecciones a nivel ¡local!

    Como dijo el famoso jurista americano Brandeis sobre los discursos del odio: "El mejor desinfectante es la luz del sol" -- es mejor que se den a conocer, para que la gente vea realmente lo esperpéntico y ridículo que son.

    Mira lo que ocurrió en mi propia págna web: recordarás como hace unos años, los fascistas intentaron tomarla de forma literal para ellos. Todo el mundo me criticaba de que yo les dejaba decir sus barbaridades con impunidad, pero al final han quedado en ridículo y si te fijas, ya ni siquiera nuestros más destacados comentaristas ultras se aparecen y los pocos que hay apenas tocan temas "inapropiados".

    Fernando: Estoy de acuerdo con que cualquier grupo pro-franquista es nocivo para la democracia pero la democracia tiene suficientes mecanismos para combatirles sin recurrir a prohibirles que digan cosas ridículas o directamente negacionistas. Contra los grupos fascistas, más antifascismo, más educación a nivel de calle. Prohibirles solo ha contribuido a fortalecerles -- mire el caso alemán, mire el caso francés, mire el caso británico. La prohibición de esos grupos solo por defender una idea no es democrático. Hay que destaparles, eso sí, nombrarles y avergonzarles. Esas herramientas son muy eficaces, mucho más que la prohibición.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy muy de acuerdo contigo Alfredo, sabía que coincidiriamos en este tema.

      Incluso en el caso de una página web, que es personal, se puede justificar mucho más fácilmente la "moderación" de comentarios. Al final es un espacio privado y si alguien quiere censurar o limitar comentaristas que lo haga, cada uno impone sus reglas y la gente tiene derecho a no participar si no le gustan.
      Pero en un ámbito político y público este derecho es fundamental y las limitaciones deben estar justificadísimas.

      Un día me dijiste que yo era bastante más "anglo" de lo que pensaba o reconocía. En este punto, por ejemplo, tengo la sensación de que soy bastante "anglo".

      Saludos,

      Eliminar
  4. Muy bien, es razonable, ahora pongámonos en una tesitura posible: un partido de estos gobernando una autonomía, con competencias en educación, y decidiendo lo que se enseña en las escuelas sobre "estos" asuntos. Con ETA el riesgo es hasta cercano.

    ResponderEliminar
  5. Una buena ley de partidos impediría eso, Fernando -- cualquier partido que haga promueva el genocidio, o incite a la violencia, o tenga vínculos con grupos terroristas sería tratado como una organización criminal. Pero ya existen leyes que impiden la operación de esos partidos. Por supuesto que no hay que cerrar la puerta a más legislación para perfeccionar el sistema e impedir la impunidad de grupos terroristas. Pero de ahi a prohibir que cuatro pirados digan barbaridades hay un trecho. Mientras estén en su casa o entre sus amigos, no le veo problema mayor. Otra cosa sería si usan sus ideas para actuar y o establecer comandos o grupos violentos. Una vez cruzan esa línea, detención, enjuiciamiento y cárcel.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Te refieres a esas leyes que no se cumplen?.

      Vale, me acabo de dar un argumento en contra, pues soy valedor de que antes de proponer leyes nuevas hay que hacer cumplir las actuales, pero bueno, en el fondo esto es un debate intelectual, y los argumentos son igualmente válidos, o rebatibles.

      Eliminar
  6. Yo creo que hay más mecanismos legales para evitar una manipulación histórica en la enseñanza de la historia en algunas comunidades, y si no lo hay creo que se pueden crear sin necesidad de penar ideas políticas. Me parece más razonable una ley que limite ciertas competencias educativas de algunas administraciones que una ley que limite la libertad de expresión.

    Saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no, actualmente no los hay, haría falta que España fuera federal y que las competencias básicas se devolvieran al estado para garantizar los fundamentos solidarios: educación, sanidad, medio ambiente, justicia. Eso cómo mínimo, pues yo apuesto por una política europea de verdad.

      Eliminar
    2. ¿Me estás diciendo que no hay mecanismo alguno para evitar que una consejería de educación incluya cualquier disparate en las materias que se imparten en la enseñanza? ¿Si una consejería se empeña en que la evolución es falsa podría cambiar todos los libros de biología? No lo puedo creer, para eso hay un ministerio de educación que hace leyes educativas, y si no seguro que hay otros mecanismos.

      En cualquier caso en tu misma respuesta viene implícito que, si ese es el problema, hay más soluciones que limitar la libertad de expresión.

      Saludos,

      Eliminar
  7. Muy buena entrada, Pedro. Son los historiadores, no los parlamentos, quienes deben escribir la historia.

    ResponderEliminar