La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







jueves, 1 de agosto de 2013

Delenda est Mariano Rajoy
















Quiero copiar unas frases de la intervención de Rajoy de este 1 de agosto:

No corresponde a mí ni al Gobierno responder sobre las insidias de Luis Bárcenas

Esperaré a que la justicia acabe su trabajo

Es asombroso cómo en España surge la vocación súbita en algunos de convertirse en jueces. Afortunadamente se equivocan de país. La España que construimos en 1978 es en la que impera la presunción de inocencia

Si se invierte la carga de la prueba, hay que demostrar la inocencia como en los peores tiempos del fascismo y del estalinismo

Si hubiera que dimitir por cada insidia que se propaga sobre nosotros. ¿Cuántos escaños quedarían en la cámara? ¿Cuántos de ustedes estarían aquí?

Por qué siembra incertidumbres dentro y fuera de España? ¿Qué espera conseguir a cambio de que volvamos a la ruina?" La situación no entiende de "intereses personales ni partidistas""

No permitiré que la marcha de un país la condicione un imputado ni quienes le dan crédito

No permitiré que nada ni nadie dinamite los esfuerzos que los españoles estamos haciendo para este país

Los dos valores más importantes de la política española son: su programa de reformas y su estabilidad. No consentiré que ninguno de los dos sufra daños”

Me esforzaré para que la voz de la España sensata y laboriosa suene más alto que cualquier otra cosa


Creo que estas frases que he seleccionado del discurso de Rajoy resumen perfectamente lo que ha dicho: Lo mismo de siempre. No se asumen responsabilidades y se presenta como víctima (“Me equivoqué al mantener la confianza en quien no la merece”), se ataca a todos aquellos que le piden responsabilidades poniéndolos prácticamente como enemigos de la patria y se convierte a sí mismo en el único garante de la recuperación económica española y salvador de la nación.
Lo dije el otro día y lo vuelvo a repetir, la actitud de Rajoy es la misma de cualquier dictadorzuelo que siente que su régimen se tambalea y ante el miedo a perder su puesto se erige a sí mismo como salvador del país y convierte a quienes no están con él en un peligro potencial de destrucción. “O yo o el caos”, que es el recurso de los sátrapas y de los que sólo son capaces de mantenerse en el poder atemorizando a las masas. Recurso de perdedores, de cobardes, de megalomaniacos.
No ha cambiado un ápice su discurso, tan sólo lo ha adornado diciendo que se equivocó en confiar en Bárcenas. Ni siquiera ha pedido perdón, que ya es grave. De sus continuas mentiras desde enero nada, de su relación con Bárcenas nada, del sueldo que le pagaban nada. Se vuelve al “todo es falso”, aunque ya no se pueda escudar en las fotocopias, ni en que eran documentos apócrifos pues están escritos por Bárcenas y firmados por Lapuerta pero ¿y qué más da? A él no le van a mover del sillón a no ser que le detenga la guardia civil para enchironarle.
Y ese es el drama. No acepta, no concibe, no permite un solo resquicio por el que pueda ser obligado a dimitir. Aunque las evidencias sean infinitas, las pruebas claras y el escándalo internacional sin precedentes él no va a asumir responsabilidades hasta que no finalice “el proceso judicial”. Y todos sabemos lo que quiere decir eso: Las responsabilidades penales de Rajoy muy probablemente estén todas prescritas, así que no va a asumir responsabilidades nunca.

Lo peor de todo esto es que no tenemos un presidente del gobierno, tenemos un dictador con contrato temporal. La irresponsabilidad y el no tener que ceder ante nada son rasgos propios de las dictaduras y en España están claramente vigentes. La actitud de los palmeros del régimen también. Por favor quiero que busquéis declaraciones de los diputados del PP sobre la comparecencia de Rajoy. El servilismo, el aplauso autoinculpatorio, la adicción política…Cualquiera diría que estos señores rozan el límite de la subnormalidad si no fuera porque todo es una insultante escenificación hecha para convencer a otros, estos sí tratados como subnormales de verdad.
Desde hace meses cada declaración de Rajoy es más totalitaria que la anterior. Funde su persona con el país, con la democracia, con la constitución y con la esperanza misma en un futuro mejor. Parecería que de creer o seguir a cualquiera de sus opositores destruiríamos la constitución, la democracia, la nación y el futuro, en una actitud iluminada que ni siquiera le vi nunca a José María Aznar. Tan sólo Francisco Camps, con su publicidad identitaria anti-catalana y con su endiosamiento como padre del progreso y proyección de la Comunidad Valenciana (que ya vemos en qué ha acabado), tuvo actitudes parecidas a las que ahora le vemos a Rajoy.
El problema es que esta iluminación podría llegar a ser verdad y Rajoy, identificándose con la democracia y la constitución, puede acabar arrastrándolas con su inevitable caída. A mí no me importa que se acabe con la constitución del 78 porque este país necesita de una reforma radical de sus instituciones y ordenamiento político y bien podría ser a través de una reforma constitucional o una nueva constitución, pero lo que no podemos permitir es que la democracia como concepto político sea puesta en cuestión. Y si el ciudadano ve que la “democracia” que tenemos en España es una contratación temporal cuatrienal de irresponsables pseudo-dictadores que tratan al estado y al país como una entidad a la que parasitar a favor de amigos y aliados esta desafección por la democracia no es que pueda llegar, es que llegará, arrastrándonos a todos hacia populismos potencialmente peligrosos.

Llevo diciendo desde el verano pasado que hay que convocar nuevas elecciones por el engaño masivo en campaña electoral que hizo el PP. Desde febrero de este año llevo diciendo que Mariano Rajoy debe dimitir. Lo repetí este mes de julio, después de las nuevas revelaciones que aclaraban más si cabe la situación en la que estábamos. No creo que haga falta que lo repita una vez más.
Pero sí tengo que añadir un criterio de urgencia. Mariano Rajoy no puede seguir ni un día más siendo jefe de gobierno de España. Sus actitudes pseudo-totalitarias , su identificación personal con la democracia y el estado, la irresponsabilidad en la acción de gobierno, el desprecio al parlamento, la degradación de los valores morales del gobernante…Nada de eso debe ser permitido.
A finales de 1930 el filósofo Ortega y Gasset escribió un artículo llamado “Delenda est Monarchia” (hay que acabar con la monarquía). El artículo acababa con un aviso: “Españoles, vuestro estado no existe ¡reconstituidlo!” Pues bien españoles, hoy vuestro gobierno no existe y vuestra democracia, en manos de esta gente, tampoco. Y habrá que reconstituirla también. Delenda est Mariano Rajoy.

9 comentarios:

  1. Excelente artículo, tan solo un apunte. No creo que Rajoy llegue a "seudo-totalitario". Ha dicho un montón de disparates, sí, pero para llegar a seudo-totalitario siquiera hay que hacer mucho más que mentir en masa a la gente.

    En todo caso, es bueno ver que allá son más conscientes del peligro que hay sobre vuestra democracia que aquí en Venezuela en los años pre-Chávez. Como dijo un intelectual que formó parte de la ola anti-política de la época, ellos nunca pensaron que la democracia podía caer en manos de un militar populista, total, teníamos 40 años de democracia relativamente estable -pese al estallido social del Caracazo en 1989 y los golpes militares de 1992-, ¿cómo podía pasarnos eso?

    E igual nos pasó. Es positivo ver que ustedes ven mejor el peligro al que se enfrentan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pablo,

      Cuando he calificado a Rajoy de pseudo-totalitario no me refería tanto a las acciones sino más bien a las actitudes. La confusión de su figura con el país y el estado, su ensalzamiento como salvador de la patria, la identificación de los demás como enemigos de la prosperidad de España, creerse con una misión "divina" y patriótica...Todo eso son actitudes propias de las dictaduras y los dictadores.
      Quizá no llega a pseudo-totalitario porque la estructura del estado español no se lo permite, o porque todavía las tradiciones democráticas de tolerancia siguen creando tendencia. Pero ahí está el pseudo- o el semi-, que no especifica grado.

      Saludos y gracias!

      Eliminar
  2. ¿Pero es que alguien era tan ingenuo que pensara otra cosa del resultado de este simulacro de comparecencia? Y a quien le interesa lo que diga el jefe del grupo mafioso que están hundiendo el país, nada más a los convencidos adeptos y a las étites extractivas?... y a los periodistas y los medios por rarazones obvias, pero ¿quén con dos dedos de frente iba a seguir lo que pudiera o no pudiera decir este mendingue?

    Yo no desde luego. He seguido las crónicas muy de pasada. Es tan previsible todo y estoy ya tan cansado de vueltas y vueltas y más revueltas siempre a los mismo: Discurso hueco, palabras huecas y vacías; obviedades; propaganda política y ecónomica de lo bien que lo estamos haciendo y que ya estamos viendo la luz al final del túnel; negación de las evidencias; mentiras o medias verdades; atacando a toda la oposición, especialmente a los socialistas con el "y tú más"...¿Alquien se esperaba otra cosa? ¿La gente que esté en sus quehaceres o en su trabajo -el que lo tenga- o el que está de viaje o de vacaciones disfrutando de la playa o de la montaña va a perder su tiempo en lo que diga Rajoy o deje de decir?

    Discrepo contigo en un punto, Pedro, hubiera o no hubiera elecciones anticipadas o no, no va a cambiar gran cosa: el PSOE caerá aún más; la abstención aumentará y el voto se dispersará a diferentes fuerzas políticas aumentando IU y UPyD. El PP perderá la mayoría absoluta, pero será el partido más votado con un tercio de los votos. Lo más probable (y yo apuesto con toda seguridad) que UPyD acudirá al rescate. Pero si falla acudirá al rescate CIU: muchas luchas de banderas entre banderas y nacionalismos -catalán y español- pero al final, la pela es la pela y el poder es el poder.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Runaway,

      Yo creo que lo que va a salir de unas nuevas elecciones es un gobierno PP-PSOE, más probable cuanto más se tarden en convocar (por la tendencia a la caída de ambos).
      Este es un peaje que vamos a tener que pasar, y como creo que hay que pasarlo quiero que pase cuanto antes.

      En cualquier caso cuando pido elecciones no lo hago tanto para que cambie la política del gobierno (que cambiaría poco) sino para limpiar la imagen y dignidad de nuestro país y dejar de ser, de una puñetera vez, una república bananera en lo que a limpieza y calidad democrática se refiere.

      Saludos,

      Eliminar
  3. Muy buen post. Pero yo no soy partidario de nuevas elecciones, ya que en este momento producirían inestabilidad. Lo menos recomendable ahora. Bastaría un cambio de presidente y en consecuencia de equipo.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Adan,

      Yo creo que aquí hay dos cuestiones. La primera es la relacionada con el caso Bárcenas, que estoy de acuerdo que se podría "arreglar" con la dimisión de Rajoy y su sustitución por otro presidente que no haya tenido responsabilidades en este asunto, como podría ser la vicepresidenta Sáez de Santamaria. Para esto no se requieren elecciones, estamos en un sistema parlamentario.

      Pero hay otro punto que es el engaño electoral y el hecho de que se está gobernando haciendo lo contrario de lo que se prometió. Esto es un incumplimiento terrible y conculca la legitimidad en origen del gobierno, más cuando se intuye que parte de sus votantes le han dado la espalda.
      Es por este punto por el que yo pido elecciones desde verano pasado, no por el caso Bárcenas.

      ¿Provocarían inestabilidad unas nuevas elecciones? Yo no lo creo. Me imagino que estamos hablando de la prima de riesgo y de la imagen de seguridad del país cara a los inversores, pero creo que está más que demostrado que nuestra prima de riesgo depende en grandísimo porcentaje a cuestiones europeas y relacionadas con el BCE y poco de cuestiones internas, y que nuestra economía no tiene por qué sufrir por un proceso electoral.
      Y, en cualquier caso, creo que someter necesidades políticas a cuestiones de conveniencia macroeconómica es algo muy peligroso porque nos puede conducir a la tecnocracia.

      Saludos!

      Eliminar
    2. Respecto del engaño electoral sobre el programa, no queda otra que esperar a las siguientes.Es lo suyo.
      Y sí, ahora unas elecciones, creo que conllevarían a la unión de distintas fuerzas, distintos intereses y en consecuencia a la formación de un gobierno muy poco sólido. Es una opinión.

      Eliminar
  4. Hola Pedro, no me termina de quedar claro por qué quieres la dimision de rajoy. Cuando ganó las elecciones porque mintió descaradamente, y ahora que esta metido en el fango por las dos. Cuando el anterior presidente ganó sus ultimas elecciones mintiendo sobre la crisis en campaña electoral para vencer yo pedi su dimision en tu blog con la misma intensidad que lo haces tu ahora. Y cuando se suicido politicamente aquel fatidico dia de mayo del 2010 tambien lo pedi. Pero claro ¿para que ibamos a cambiar de presidente si quien mandaba aqui era merkel? y el tiempo te ha dado la razon con rajoy. Mismo rumbo, misma politica. Entonces no me queda claro porque pediasla dimision de rajoy por mentir en campaña. De que serviria su dimision aqui? Entenderia que fuese por el caso barcenas, seria lo mas logico, pero no por mentir pues seria gravemente incoherente.

    Por ultimo me gustaria conocer si llegado el caso de una "reforma radical de la constitucion " como dices, de qué manera te gustaria que se incluyesen o no la 3ª y 4ª cita que has puesto sobre rajoy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ramón,

      Le he respondido a Adan por qué pido elecciones y dimisión y a causa de qué pido cada una de las cosas.

      Fíjate como he dicho que creo que vamos a un gobierno PP-PSOE. La misma política, una vez más. Pero necesitamos limpieza, la necesitamos urgentemente, eso como mínimo.
      Visto con perspectiva posiblemente Zapatero tenía que haber convocado elecciones en Mayo de 2010 después del cambio radical en su política. No lo ví así entonces (a pesar de criticar vehementemente su posición), precisamente porque sabía que venía lo mismo, pero ahora creo que eso no era motivo. El poder cambiar de compromisos de esta forma radical sin consultar a la población es algo que no se debió validar.
      Ahora, no creo que el gobierno anterior tuviese que dimitir por aquello de la "desaceleración" o por decir que no venía una crisis. Decir eso es como decir que el gobierno actual debe dimitir por decir que comienza la recuperación cuando sabe que probablemente no es verdad. Las "mentiras" económicas tienen un componente específico de intangibilidad y de necesidad de creación de expectativas positivas que las hacen ser, digamos, "comprensibles".

      Tu último párrafo no lo entiendo, ¿me estás preguntando cómo se gestionaría la presunción de inocencia? Volvemos al mismo punto de siempre, confundes responsabilidades políticas con judiciales. La presunción de inocencia es un concepto judicial y penal, la responsabilidad política es algo mucho más amplio que tiene que ver con la ética del gobernante, las inmoralidades públicas y los actos impresentables por muy prescritos que estén.

      Saludos,

      Eliminar