La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







jueves, 29 de agosto de 2013

Un heterodoxo en New York (I)



















Por fin he sacado algo de tiempo para escribir así que voy a comenzar a hablar de mi viaje a Nueva York como prometí. Escribo esto desde el barrio de Yorkville, en Manhattan. Yorkville está al este de Central Park en la zona conocida como Upper East Side y es el barrio donde me alojo aquí en Nueva York.
Las consideraciones socio-económicas sobre lo que he visto aquí las voy a reservar para cuando vuelva a España. Me queda aún una semana en Nueva York y quiero, una vez esté en España, recapitular todos mis pensamientos para crear algo coherente. Pero voy avisando: Si alguien se había pensado que la grandiosidad de Nueva York y del capitalismo norteamericano iba a cambiar mis pensamientos socio-económicos se va a llevar una decepción, porque de hecho creo que los ha fortalecido aún más.  
Hoy voy a comentar los aspectos más “superficiales” de mi viaje en mis ya casi dos semanas de estancia en Nueva York.

La mayoría de gente no lo sabe pero no estoy aquí en un viaje de turisteo típico. He venido a Nueva York porque a mi novia le han concedido una estancia de tres meses en una de las universidades de la ciudad y, por tanto, ha tenido que alquilar un pequeño apartamento para vivir aquí durante ese tiempo.
El objetivo fundamental de mi viaje, por encima incluso de conocer la ciudad, era ayudarla a instalarse aquí.  Así pues este no es el típico viaje en que vas a un hotel donde todo está hecho y tu única preocupación es buscar los sitios donde van todos los turistas, sino que hemos tenido que insertarnos en la vida del residente neoyorkino y prácticamente hacer su día a día (sin perjuicio de las evidentes sesiones de visitas turísticas).

Mi primer día completo aquí lo dedicamos a ir a la universidad y a habilitar el apartamento para vivir. El metro de Nueva York no es fácil de utilizar, de hecho me resulta bastante más complicado que otros metros de grandes ciudades como Madrid o Londres. Aquí las líneas se superponen (como en Valencia) pero cada una de ellas para en una parada distinta. Además, algunas bocas de metro te permiten ir en los dos sentidos pero otras no, así que hay que fijarse que en la boca del metro no indique que es de sentido único porque si te equivocas tendrás que volver a salir y volver a pagar (como nos pasó a nosotros el primer día). Antes de subir al subway (como lo llaman aquí) no está de más intentar entender el mapa del metro y cómo funciona.
Hasta que no estás en un país anglosajón no te das cuenta de cuan distintas son las cosas básicas respecto a la Europa continental. Cuando viajas a Italia, Francia o incluso a países más al norte las cosas del día a día son más parecidas, pero en el Reino Unido o en los EE.UU todo es diferente: Las unidades de peso, las unidades de volumen, la unidad en la que miden la temperatura (ºF), la distancia, la moneda, etc. El idioma, si más o menos te defiendes en inglés, se convierte en el menor de los problemas en un principio (luego hablaré de esto). Adicionalmente el funcionamiento de cosas como contratar una línea de teléfono o usar una tarjeta de crédito es asombrosamente diferente.

Ir al supermercado el primer día fue toda una aventura. ¿Cuánto demonios es 9 Oz? Con los volúmenes en galones y los pesos en libras más o menos me aclaraba, pero con las onzas sí que no puedo. Yo respeto mucho las tradiciones de aquí pero no usar el sistema métrico decimal me parece absolutamente atrasado, y no es por nada pero que una libra sea 1/16 de una onza genera operaciones matemáticas ridículamente complejas comparadas con nuestro sistema de base 10.
Lo de los productos que puedes encontrar en el supermercado también es complejo. Casi nada se parece (fuera de las grandes marcas comerciales) y es muy complicado hacer una compra relativamente similar a la que puedes hacer en España. Si vas a un buen supermercado (nos recomendaron el Fairway, que es MUY bueno para lo que hay por aquí) puedes encontrar de todo, pero todo es distinto tanto en tamaños como en la “naturaleza” del producto.
Los productos frescos y básicos como las verduras, frutas, pasta o arroz son bastante caros comparados con España. También hay cosas que son más baratas, pero suelen ser productos empaquetados e hiperazucarados y, además, vendidos en grandes paquetes. El Fairway es un supermercado algo caro pero si lo usamos como referencia os diría que el precio de la fruta y la verdura está sobre al doble de precio que en España (excepto la banana y las frutas del bosque, que quizá estén más baratas aquí), mientras que cosas como el Kétchup sí que son más baratas aquí.
De todos modos lo más difícil fue contratar una línea de teléfono de prepago. ¿Comprar una SIM, cargar el dinero y a funcionar? De eso nada. Primero compras una SIM, luego tienes que activarla a través de internet, posteriormente tienes que ir de nuevo a la tienda a comprar una tarjeta de prepago, y luego insertar el código (que está escondido detrás de un “rasca”) para poder funcionar. Aquí tuve uno de mis primeros problemas lingüísticos en EE.UU porque, una vez compré la tarjeta SIM, la chica de la tienda me decía que tenía que comprar la prepaid card y claro yo le decía que ya la tenía entendiendo que la prepaid card era la SIM. “Pero usted tiene que comprar la “prepaid card” señor”, “no señorita, yo ya la compré ayer, ya la tengo”. Menos mal que mi novia es más astuta que yo y entendió que el sistema no funcionaba como en España porque sino estaría todavía discutiendo con la chica de la tienda.

Enlazo este ejemplo de la tarjeta para hablar de los problemas lingüísticos aquí en New York. Parte de los problemas que he tenido se basan en que a veces no entiendo los conceptos que usan. Por ejemplo y por usar el mismo caso, los planes de prepago se llaman pay as you go pero claro si no lo sabes no acabas de encajar esta frase en medio de la conversación.
Otro de los problemas que se suelen tener durante los primeros días es que los españoles, como todos los europeos, solemos aprender inglés británico y hay cosas que cambian en el inglés americano. Y mira que yo veo casi todas las series de TV, que suelen ser americanas, en inglés pero aun así hay cosas que luego me confunden. Un ejemplo es el verbo que usamos todos para la comida para llevar que es take away, que aquí no lo dicen y usan take out o to go. A mí take out me sonaba como si me lo fuera a llevar abruptamente y cuando me dijeron eso de to go lo entendí por el contexto, pero a mí me sonaba como si me invitasen a irme. Luego me han dicho que a los americanos el verbo take away les suena como si te fueses a llevar algo que no debes.
No sabría deciros que nivel de inglés tengo exactamente, pues no tengo título oficial. Sé que mi nivel es mayor a un First Certificate (B2) pero no creo que llegue a un nivel de Advanced (C1), aunque esto es muy relativo porque conozco gente que tiene el C1 y habla inglés peor que yo. ¿Tengo problemas con este nivel de inglés para desenvolverme en Nueva York? No, pero no creáis que todo es tan fácil porque aquí la variedad lingüística es mucha.
Generalmente con mi nivel de inglés no hay problema para hablar con gente no nativa, gente que ha aprendido un inglés estandarizado y “correcto”. Las cosas cambian cuando los no nativos han aprendido el inglés “de la calle”, como suelen hacer los inmigrantes que entran a un país sin dominar el idioma. Hace unos años en Londres me resultaba complicado entender a los árabes que hablaban inglés y aquí me pasa algo parecido aunque tengo menos problemas quizá porque ahora tengo un poquito más de nivel que entonces. En Nueva York creo que hay más de un 35% de la población que ha nacido en el extranjero, así que encontrarse con estos casos es extraordinariamente frecuente.
Una cosa que me llama mucho la atención es cómo entiendo más a unos grupos étnicos que a otros. A los blancos les suelo entender perfectamente, pues desde mi subjetiva percepción desarrollan más el lenguaje además de hablar más lento. Con los asiáticos (nativos) tampoco he tenido especial problema sin embargo con los negros las cosas me han sido mucho más complicadas. Los negros en Nueva York (y creo que también en el resto de EE.UU) suelen hablar de una forma diferente, como más rápido y dejado y con un acento que no acabo de pillar. Me han dicho que es porque tienen acento del sur pero no sé si es solo eso o hay algo más a nivel de jerga. Después hay negros que hablan como los blancos, normalmente aquellos que parecen mejor posicionados económicamente y/o más cultos,  y también al revés, blancos que hablan de manera muy complicada para mí, pero simplificando las cosas mi percepción es esta. De forma general la gente de más nivel cultural suele hablar inglés más despacio y con mejor dicción.

Un tema a parte son los latinos. Muchas veces en España vemos en las noticias o leemos en los periódicos que los latinos son el grupo étnico que más crece en EE.UU, que ya son no sé qué porcentaje de la población y que en X años el español será mayoritario en EE.UU. Se dice también que en Nueva York la mitad de gente habla español y que ni siquiera hace falta saber inglés para desenvolverte aquí.
Mirad, todo esto se me ha desvelado como una gran patraña, por lo menos parcialmente. Sí se oye a gente hablar español latino por la calle pero el idioma mayoritario y por mucho es el inglés. El español lo usan los latinos entre ellos cuando van juntos o cuando se identifican claramente uno a otro pero con cualquier otra persona hablan en inglés. Esto de que el español va a desplazar al inglés como idioma mayoritario…pues mirad, francamente no creo que lo veamos.
Cuando llegué a Nueva York lo hice esperando escuchar español por todas partes, así me propuse no usar el español en todo el viaje y hablar siempre en inglés (excepto con mi novia y otros españoles). Lo quería hacer por practicar y para hacer lo que no puedo hacer en España, que es una inmersión absoluta en inglés. Sin embargo en Nueva York tampoco tienes la posibilidad de hablar mucho en inglés ni en ningún otro idioma porque las comunicaciones son siempre muy breves excepto entre amigos. Para preguntar por la calle, pedir una comida o cualquier otra cosa se generan conversaciones brevísimas, con preguntas de tres segundos y respuestas de cinco, y claro así la “inmersión” te puede dar un total de 10 minutos de inglés hablados al día. Poca cosa se puede mejorar con eso.
Así pues a partir del 4º o 5º día me cansé de hablar en inglés siempre y decidí hablar en español con los que identificase como latinos. Mi sorpresa llegó cuando me di cuenta que las conversaciones en español se hacían casi más complicadas que en inglés. Los latinos aquí no hablan español tal y como lo conocemos sino que han desarrollado una especie de dialecto spanglish bastante curioso. La frase más inteligible (para un castellanohablante) que me ha dirigido un latino aquí ha sido esta que me dijo un camarero venezolano en un restaurante: “Finalmente de qué va a "ordenar" la "lemonade", ¿de "pineapple" o de "water melon"?” Os prometo que no estoy exagerando. Y la verdad es que lo entiendo, porque yo también estoy comenzando a desarrollar un subdialecto con mi novia donde cogemos el subway, pagamos en dollars con la credit card, le pregunto si ha cogido las keys del apartamento, etc.
Los latinos hablan con un acento absolutamente característico, que es muy parecido al que tienen la mayoría de españoles cuando hablan inglés. Muchos llevarán aquí desde los tiempos de la Charito pero el acento no se lo quitan. Un ejemplo muy bueno de esto es la actriz Sofía Vergara en la serie “Modern Family”, si escucháis la interpretación original veréis a qué me refiero. Francamente yo creo que siendo hispanohablante se puede intentar hablar inglés sin un acento español tan característico pero, o no consideran importante hacerlo o no lo hacen por alguna razón.
Curiosamente cuando los latinos hablan en inglés conmigo no cambian al español, a pesar de que deberían notar que mi lengua materna es el castellano. Incluso por dos veces me ha pasado que he pedido algo en español y, un minuto después, cuando levantaron la cabeza y me quisieron preguntar algo, dudaron y finalmente me preguntaron en inglés. Era como si me viesen el aspecto y pensasen que no debo saber hablar español porque soy blanco y no latino. La otra posible explicación (de que no cambien de idioma al hablar en inglés conmigo) es que no identifiquen mi acento como de hispanohablante. Las dos veces que nos preguntaron si éramos de un sitio determinado nos preguntaron si éramos franceses, supongo que en parte por el aspecto (mi novia y yo somos bastante “blanquitos”) pero no sé si también por el acento. En el pasado algunos europeos me han dicho que no tengo acento español hablando inglés pero entiendo que algo se debe notar. Quizá en una conversación corta como las que se tienen aquí sea más difícil de identificar…

Para acabar esta primera parte contaré algo de Nueva York pero sin aburrir con reseñas para turistas. Si me ha gustado o no Nueva York lo dejo para las conclusiones pero sí que tengo que decir que es una ciudad que tiene cosas impresionantes. Desde que bajamos del avión en el aeropuerto JFK ya pudimos contemplar el skyline de Mahattan, a pesar de estar a más de 20 km. Esa visión urbana de grandes rascacielos es lo más impresionante que tiene Nueva York (por algo la llaman la ciudad de los rascacielos) y aunque posiblemente esto ya ha sido imitado e incluso superado por alguna de las nuevas urbes asiáticas, Nueva York fue la primera ciudad de estas características, lleva casi un siglo así y se nota en su arquitectura.
Nueva York, o mejor dicho Manhattan, es una zona estresante. Hay muchísima gente y una altísima densidad de población y caminar por cualquier sitio medianamente céntrico (y céntrico es casi todo aquí) es complicado. Los neoyorkinos van muy deprisa, viven muy deprisa y esto llega a agobiar al turista igual que el turista debe molestar al nativo por su lentitud. De hecho si queréis parecer neoyorkinos hay un truco: Caminad deprisa y no miréis a la gente, con eso ya se es casi neoyorkino aunque no se hable ni palabra de inglés.
Hay muchas zonas de Manhattan saturadas pero quizá el extremo de la saturación es Times Square, que es una representación fidedigna de una ciudad consumista, abarrotada y despilfarradora de electricidad pero que es, posiblemente, de lo que menos vale la pena en Nueva York. Pantallas enormes y tiendas de marcas famosas, poco más.
Una de las cosas más bonitas es coger el ferry gratuito a Staten island. La gente lo coge como alternativa barata al ferry que va a la isla de la libertad para ver la estatua de la libertad, pues este ferry también pasa por delante de la estatua, pero más que mirar la estatua que al fin y al cabo no es para tanto lo mejor es mirar la imagen del sur de Manhattan mientras te alejas o acercas. He cogido este ferry de día pero creo que lo más bonito debe ser cogerlo de noche.
Otra cosa que me ha impresionado y que suele estar fuera de las rutas turísticas es la catedral de St. John the Divine y, sobre todo, la preciosa vista de cuento de hadas que se ve desde el parque colindante. Esta catedral se hizo imitado el estilo gótico a finales del siglo XIX y la verdad es que está muy conseguida. Yo no soy de ir a ver catedrales pero tengo que reconocer que me impresionó y sorprendió porque no la conocía.

Como he dicho al principio estoy alojado en Yorkville, un barrio de antiguos emigrantes alemanes y centroeuropeos  que dejaron su impronta en el barrio (hay muchas cosas húngaras por aquí, por ejemplo). Es un barrio relativamente tranquilo, bastante distinto del resto de Manhattan y con unas calles de casas bajas típicas del Nueva York de hace casi un siglo como las que se pueden ver en la película Desayuno con diamantes.
Al lado de Yorkville, cuando pasas la Lexington avenue, entras en una de las zonas más lujosas de la ciudad y lo que es realmente el corazón del Upper East Side. Park avenue es la viva imagen de muchas de las películas de época que hemos visto ambientadas en Nueva York al igual que la famosa quinta avenida mirando a Central Park, llena de hoteles de lujo con sus elegantes porteros neoyorkinos. Esta parte del Upper East Side es muy bonita pero quizá demasiado elitista para mi gusto. Me siento más a gusto en Yorkville y también en el Upper West Side, al otro lado de Central Park y también una zona muy buena aunque algo más “liberal”.
Otra zona que me ha gustado mucho es Greenwich Village, pues es como una especie de pueblo aparte en el sur de Manhattan (de hecho originariamente era un pueblo aparte). A pesar de que Nueva York recuerda a Londres en algunas cosas es bastante distinta. Londres es más “imperial”, histórica y tiene más encanto, mientras Nueva York es el arquetipo de una súper capital moderna. De Londres me gustaron mucho sus tranquilos barrios más allá del centro, que otorgaban calidad de vida a la ciudad. Pues bien, Greenwich Village me transportó de nuevo a Londres, a una zona más tranquila y con encanto donde la vida es menos estresante y más llevadera que en la gran ciudad.
Y hablando de zonas tranquilas. Si os estresa Nueva York en algún momento podéis ir al Carl Schurz Park, aquí en Yorkville, que es el parque más tranquilo que he encontrado. No es muy grande pero está mirando al East River y por tanto la vista es muy bonita. A mí me recuerda a mi querido y porteño Puerto Madero incluso en el olor (a ría urbana), aunque la visión de Puerto Madero es más moderna y la del East River es más tradicional.

En fin, no quiero aburrir con un texto más largo todavía, creo que ya es bastante. No sé si podré volver a escribir mientras esté en Nueva York pero sino ya lo haré en España y contaré todas las cuestiones interesantes que he observado por aquí y que me confirman en ciertas ideas socio-económicas que ya he expresado por aquí más de una vez.

3 comentarios:

  1. Hola Pedro,

    Me ha encantado tu entrada y me alegro que, pese a discrepancias o críticas, tus observaciones suelen ser paralelas a las mías aquí en NY.

    Contesto cosas que has escrito y además me interesan mucho estos temas:

    "Escribo esto desde el barrio de Yorkville, en Manhattan. Yorkville está al este de Central Park en la zona conocida como Upper East Side y es el barrio donde me alojo aquí en Nueva York."

    Bueno, "técnicamente" para los que somos del "Upper East Side de verdad", Yorkville no es el mismo código postal. Está "cerca", pero realmente es un mundillo escondido aparte. Ocurre algo parecido en el barrio de Salamanca en Madrid, por la zona de Diego de León y Guindalera. Yorkville viene a ser como una Guindalera. Perdón si sueno muy clasista para tus lectores pero tú me entiendes:

    http://madridiario.es/noticia/15884

    "de hecho me resulta bastante más complicado que otros metros de grandes ciudades como Madrid o Londres."

    Lo del Metro aquí es complicado para los que no conocen pero una vez te acostumbras, se te hace muy fácil. A mí constantemente (las pocas veces que lo uso a estas alturas) me hacen preguntas los turistas sobre cómo navegarlo y la verdad me da un poco de "orgullo" conocer todas sus líneas. Otra cosa que no tiene Europa: funciona las 24 horas. Mal, pero funciona.

    "Las unidades de peso, las unidades de volumen, la unidad en la que miden la temperatura (ºF), la distancia, la moneda, etc."

    Muy cierto pero a mi particularmente me gusta esa singularidad anglosajona. Yo ahora cuando voy a España, me resulta al revés, un poco raro ver como todos usan el sistema métrico. Aqui solo los científicos usan el sistema europeo. El pueblo llano usa el imperial.

    "no usar el sistema métrico decimal me parece absolutamente atrasado, y no es por nada pero que una libra sea 1/16 de una onza genera operaciones matemáticas ridículamente complejas comparadas con nuestro sistema de base 10."

    No se hace por estar "contra" el sistema métrico, que conste. Simplemente, nadie lo ha exigido, no es un tema de debate aquí de momento. Solo digo esto por si acaso pienas que es solo por llevarle la contraria a Europa y el resto del mundo.

    "Los productos frescos y básicos como las verduras, frutas, pasta o arroz son bastante caros comparados con España."

    Recuerda también la zona en donde estás. Si compras eso mismo en otro barrio o en otras partes de EEUU, es muchísimo más barato. A mi me pasa lo mismo en Valencia cuando comparo precios de Valencia en el super a los de Madrid. Nada que ver.

    "mientras que cosas como el Kétchup sí que son más baratas aquí."

    Y la Coca Cola.


    CONTINÚA

    ResponderEliminar
  2. "De todos modos lo más difícil fue contratar una línea de teléfono de prepago. ¿Comprar una SIM, cargar el dinero y a funcionar? De eso nada".

    Y también es más difícil aquí todo lo que sea abrir cuentas bancarias, o incluso el complejísimo sistema de identificación por puntos en los formularios, ya que no hay DNI nacional. Por ejemplo en cada sitio que vas, te dan un carnet de ese sitio. En mi cartera, no exagero cuando te digo que tengo más de 7 carnets distintos.

    "Sé que mi nivel es mayor a un First Certificate (B2) pero no creo que llegue a un nivel de Advanced (C1), aunque esto es muy relativo porque conozco gente que tiene el C1 y habla inglés peor que yo."

    Jeje, y olvídate de usar esos términos aquí. Ahora también se notaría que eres europeo. Aquí les importa un bledo que tu seas B2 o C1 pues no conocen el Cambridge System, sino el TOEFL. Además de eso, como sabrás, aquí no te suelen exigir tantos títulos en inglés como los ingleses (que en eso se les nota muy europeos y en consecuencia muy puñeteros con los extranjeros). Aqui basicamente si te entienden el habla, no te pedirán niveles. Si vieras el "nivel" de los extranjeros donde trabajo...pensarías que eres Shakespeare al lado de algunos. Sin problemas, porque aquí no creemos en eso de la integración. Mientras saques dinero o pasta para la empresa, les importará muy poco tu origen o tu nivel de inglés.

    "como suelen hacer los inmigrantes que entran a un país sin dominar el idioma."

    Je, qué amable eres Pedro. Como se nta que no trabajas en mi oficina. En ese contexto, la "jerga" de calle simplemente la llamamos "inglés gueto" y efectivamente, ese es el inglés que habla la mayoría de inmigrantes no cultos, como suelen ser los latinoamericanos aquí por ejemplo. Siento si se ofende algún latinoamericano que lea esto pero Pedro sabe de lo que hablo porque seguramente habrá visto como aquí se divide la ciudad en estas cuestiones.


    "además de hablar más lento".

    El americano de raza blanca suele hablar muy lento, sí.

    "Me han dicho que es porque tienen acento del sur pero no sé si es solo eso o hay algo más a nivel de jerga."

    El inglés gueto y tal...sí.

    "blancos que hablan de manera muy complicada para mí"

    Los blancos de zonas "obreras", como Queens o Brooklyn, tienen un acento fuerte, muy marcado. Un dia en mi blog colgaré un video al respecto que es muy gracioso pero cierto sobre los acentos en NY según clase social, barrio y raza.

    "Sin embargo en Nueva York tampoco tienes la posibilidad de hablar mucho en inglés ni en ningún otro idioma porque las comunicaciones son siempre muy breves excepto entre amigos."

    Correcto. Hoy mismo en mi oficina me dijeron que "para ser europeo, Alfredo, hablas muy poco". Les dije bueno es que yo no soy el típico europeo en nada. Posiblemente yo sea mas "anglo" culturalmente que algunos aquí. Esto lo dicen porque como bien dices, el europeo, sobre todo el del sur, es muy parlanchín o dicharachero. Aquí eso no funciona así y en general nuestra actitud es que queremos deshacernos de desconocidos lo antes posible porque nos restan tiempo si nos paran por la calle.

    CONTINÚA

    ResponderEliminar
  3. "Os prometo que no estoy exagerando."

    Vaya, eso no es nada al lado de cosas que me ha pasado a mi en el trabajo tipo "si, yo soy latino pero contigo prefiero hablar en inglés porque pareces blanco para nosotros y los españoles no son de los nuestros". A mi me hablan todo en inglés (los latinos en el trabajo porque no suelen gustarle los españoles y te lo dicen sin problemas. Recuerda que aquí se palpa una hostilidad tremenda, como me gusta a mi por otra parte porque yo les contesto, bueno es que yo tampoco hablo con gente de ciertos perfiles).

    "pagamos en dollars con la credit card, le pregunto si ha cogido las keys del apartamento, etc."

    Uyy pues a mi por suerte no me ha pasado y creo que soy el unico español que no. Si hablo español, lo hago todo en castellano y detesto el Spanglish.

    "Muchos llevarán aquí desde los tiempos de la Charito pero el acento no se lo quitan."

    Porque no se integra a la gente aquí, aquí tenemos el concepto anglosajón de la segregación de facto. Además , los latinos se sienten "muy suyos" y en general no hay interacción. Hay incluso casos de hijos nacidos aqui con acento medio hispano, o que se les nota que no son de origen blanco al hablar. Por ejemplo, en Miami, a eso le llaman el acento "chonga". Sí, es despectivo.

    "Era como si me viesen el aspecto y pensasen que no debo saber hablar español porque soy blanco y no latino."

    Que no te quepa duda que así es. En EEUU, al ser un pais tipo anglo, las apariencias valen mucho a la hora de intentar averiguar de dónde podrías ser. Como bien sabes, los latinos aquí son de aspecto muy estereotipado, o sea, mestizos y por lo tanto el que no parezca andino o mulato o indígena no le verán como hispano hablante.

    "En el pasado algunos europeos me han dicho que no tengo acento español hablando inglés pero entiendo que algo se debe notar."

    Yo noto a un español enseguida aquí, pero ya sabes que eso se debe a que soy un "experto" fichando a gente por aspecto y origen/acento. Incluso sé perfectamente distinguir entre un chino, un japonés y un coreano.

    "igual que el turista debe molestar al nativo por su lentitud."

    Ya incluso a mi me desesperan esos turistas, sobre todo los paletos americanos del "Midwest" y sur profundo que aquí todos desprecian porque son los más "paletos", comparable al estereotipo de los extremeños en España.

    Times Square: Los neoyorquinos de verdad jamás pisan Times Square.

    "llena de hoteles de lujo con sus elegantes porteros neoyorkinos. Esta parte del Upper East Side es muy bonita pero quizá demasiado elitista para mi gusto."

    Como sabes, yo no podría vivir en otro sitio de Manhattan que no sea el Upper East Side. Siempre tendré ese barrio en mi corazón y representa mis valores políticos a la perfección.

    Un gran saludo y que sigas disfrutando de "mi" ciudad capitalista y de "mi" barrio conservador y protestante (por lo menos en el lado bueno de lexington) ajem.

    ResponderEliminar