La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







lunes, 30 de septiembre de 2013

Inmersión lingüística, lengua vehicular y lengua propia











Hace unos días el congreso de los diputados, a petición de UPyD, acordó aceptar una enmienda por la que la lengua vehicular de la enseñanza en toda España debía ser el castellano, en cooficialidad con las lenguas oficiales en los distintos territorios. La propuesta se aprobó con los votos del PP, que es partidario de intentar introducir el castellano en el sistema educativo en Cataluña como se puede comprobar por el redactado de la ley Wert.
Esto de la lengua vehicular, la inmersión lingüística y el asunto de las lenguas me ha traído muchos recuerdos e ideas a la cabeza y me ha hecho recordar mi evolución en este tema. Voy a ver si soy capaz de organizar mis pensamientos.

Mirad, yo soy valenciano y en la Comunidad Valenciana tenemos dos lenguas oficiales. El valenciano y el castellano están bastante parejos en uso (aunque creo que el castellano es ya la lengua materna de la mayoría de la población) aunque hay una diferencia de uso por zonas: En la zona interior de la Comunidad, que se repobló por aragoneses tras la conquista de la zona por la Corona de Aragón, se habla castellano, mientras que en la zona litoral, repoblada por catalanes, se habla mayoritariamente valenciano.
Estas son las dos zonas con predominio lingüístico diferente que reconoce la legislación valenciana, pero adicionalmente hay otro hecho: En las dos mayores ciudades de la Comunidad, Valencia y Alicante, se habla de forma muy mayoritaria castellano aunque estén en zona teórica de predominio del valenciano. Este hecho es fundamental para entender por qué el castellano tiene más hablantes que el valenciano, aunque por amplitud de los dominios lingüísticos pueda parecer lo contrario.
En la Comunitat se estableció un sistema de “líneas” a mediados de los 80 gracias a la Llei d’ús i ensenyament del valencià, pudiendo los alumnos (o sus padres) elegir la lengua en la que querían escolarizarse. Esta es la teoría, porque luego la práctica indica que no todo el mundo puede escolarizarse en la lengua que desea. Si la demanda de una línea es pequeña el colegio normalmente no la oferta, y los alumnos que hubiesen querido esa línea se tienen que conformar con estudiar en la otra lengua o, sino, se deben buscar otro colegio con las dificultades que tiene hacerlo. Yo conozco gente en Valencia capital que quiso estudiar en valenciano y no pudo (porque el instituto no lo ofertaba) y también gente que hubiese querido estudiar en castellano pero que no pudo porque el instituto de su pueblo solo ofertaba en valenciano.
¿Eso crea un problema? Bueno, relativamente. Generalmente no pasa nada por estudiar en la otra lengua que no es la tuya, sobre todo si empiezas de niño. Yo no he conocido personalmente ninguna persona con excesivos problemas por esta situación.

En Cataluña, como sabéis, hay un modelo diferente, que es la inmersión lingüística en catalán. La Generalitat catalana ha legislado que la lengua vehicular de la enseñanza es el catalán (excepto, obviamente, para la asignatura de lengua castellana), y por tanto todas las asignaturas se imparten en esa lengua.
La justificación que ha dado la Generalitat para hacer esto es que el catalán es una lengua más “débil” que el castellano y que necesita especial protección. Si no se diese este trato preferencial al catalán, dicen, este idioma sería poco a poco desplazado por el castellano, lengua absolutamente mayoritaria en medios de comunicación y mucho más potente. También tienen otra justificación: Que todos los alumnos estudien en la misma lengua ayuda a la integración de todos y que no haya discriminaciones sociales.
Esto de la discriminación puede parecer raro pero tiene una explicación. No es ya que vaya a haber una “segregación” por lengua sino que, aunque no lo digan, se estima que hay una percepción social diferente para cada una de las lenguas. En algunas partes de Cataluña y en algunos sectores “ideológicos” se piensa que el castellano es la lengua de los inmigrantes andaluces o extremeños, más pobres, mientras que el catalán es la lengua “de los catalanes”. Esta gente piensa que hablar en castellano es una especie de estigma social y, aunque no pueden decirlo, esto es lo que hay detrás de esa justificación de evitar discriminaciones sociales. La inmersión en catalán se vende como una forma de integrar a los castellanohablantes para que no sean catalanes de segunda.
Fijaos, en Valencia pasa exactamente lo contrario. Al ser las grandes capitales castellanohablantes el valenciano se considera, desde cierto punto de vista elitista de la capital, como una lengua de pueblerinos. Es el valenciano en Valencia quien tiene estigma social, y quizá bastante mayor que el castellano en Cataluña.

Durante muchos años yo fui partidario del sistema de inmersión lingüística catalán y pensaba que se podría implementar en Valencia. Mi argumento era el siguiente: Desde mi punto de vista de persona de la capital y castellanohablante veía como el valenciano retrocedía en su uso social. Mis compañeros de clase aunque llevaban toda la vida estudiando valenciano no lo hablaban nunca, no porque no lo dominasen teóricamente sino porque no tenían soltura y les daba vergüenza. La realidad es que en Valencia no necesitas hablar valenciano para nada y, por tanto, por comodidad mucha gente no lo habla jamás.
En Cataluña, en cambio, el uso del catalán estaba generalizado e incluso en Barcelona era perfectamente equiparable al uso del castellano. El catalán se mantenía en Cataluña mientras en Valencia el valenciano parecía ir a una lenta extinción. Ojo, este era un punto de vista puntual y un tanto cerrado, pues yo difícilmente me movía fuera del área metropolitana de Valencia, mayoritariamente castellanohablante. En los pueblos más alejados de la capital el uso del valenciano era y es muy mayoritario pero eso, aunque lo sabes, tienes que vivirlo para poder comprenderlo realmente. En cualquier caso las encuestas dicen que el uso social del valenciano está retrocediendo, a pesar de que el conocimiento del mismo está aumentando (por su presencia en el sistema educativo).
¿Y qué pienso hoy? Pues hoy pienso lo contrario. Creo que para Valencia es absolutamente absurdo un sistema de inmersión lingüística en valenciano por la sencilla razón que más del 50% de la población tiene al castellano como lengua preferencial. Legislar así sería ir en contra de los usos y costumbres de la sociedad por el mero hecho de proteger la lengua “débil”. Las administraciones públicas deben servir a las poblaciones y hacer algo así en Valencia sería ir en contra de este servicio. Difícilmente un castellanohablante va a querer que sólo se pueda estudiar en valenciano, así que esto no tiene ningún sentido. El sistema de líneas está bien para Valencia, me parece el más adecuado.
¿Y en Cataluña? Pues mirad, no lo sé, porque no conozco tan bien Cataluña. Cataluña no tiene tanta variedad lingüística como Valencia y yo no sé si hay una parte importante de la población que desearía una enseñanza en castellano o no. Si muy mayoritariamente los catalanes fuesen catalanohablantes y quienes hablasen castellano fuesen una minoría pequeña entonces sí consideraría que el sistema de inmersión tiene sentido. Si, en cambio, hay bastante diversidad como en Valencia entonces pienso que hay que establecer mecanismos para crear líneas en castellano en la educación pública.
Por los datos que he consultado parece que el castellano es bastante más hablado de lo que parece. He leído una encuesta de 2010 de FUNDACC que dice que el 55% de los catalanes tienen al castellano como su lengua preferente, y alguna otra encuesta que he visto confirma estos datos. Si esto es así considero que la inmersión lingüística en catalán no está justificada y que debe corregirse parcialmente. Otra cosa es la oportunidad política.

Otro de los motivos por el que he acabado rechazando la inmersión lingüística como política adecuada es porque este sistema, el de inmersión lingüística monolingüe, no se aplica en ningún otro sitio de la UE que no sea Cataluña, que yo sepa. Creo que el único caso en Europa es el de Groenlandia, que no está en la UE, y parcialmente el de los países bálticos, donde el ruso es una lengua no oficial pero sí muy hablada y, en cambio, las autoridades de esos países no lo quieren oficializar ni incluir en la enseñanza probablemente por rencillas históricas.
En Europa las zonas bilingües aplican dos tipos de modelos: El de “líneas” (mayoritario) y el bilingüe/trilingüe, con dos o tres lenguas vehiculares que se usan en las distintas asignaturas. Estos son los dos modelos que se usan en los distintos lugares y el modelo de inmersión catalán creo que no tiene parangón en ningún otro sitio fuera del caso comentado.
Cada país tiene sus peculiaridades y no creo que haya verdades absolutas en este terreno, pero el hecho de que en prácticamente todas partes haya sistemas de líneas o bilingües me hizo pensar mucho. Hablamos de países democráticos, países que respetan a las minorías, países avanzados. Creo que esta total ausencia del sistema de lengua vehicular debería hacernos reflexionar.

No creo que descubra nada si digo que en esto de las lenguas vehiculares hay mucho de nacionalismo. Mirad, he escuchado a muchas personas decir que hay que dar un trato preferente al valenciano o al catalán porque es “nuestra lengua”, mientas que la otra lengua, el castellano, es una lengua “impuesta” o incluso “imperial”. Esto, además, parece estar sostenido en ese término que normalmente usamos para referirnos a las lenguas que se hablan en determinados territorios a parte del castellano, “lengua propia”.
El argumento es un absoluto dislate. ¿Cómo que el valenciano es la lengua autóctona o propia y el castellano es la lengua impuesta? Pareciera como si el valenciano se hablase en Valencia porque lo trajo un ángel o porque hubiese brotado de un árbol sagrado en medio de la Ribera del Xúquer. El valenciano es una lengua igual de impuesta e invasora que el castellano, que llegó aquí por la población catalana que se estableció en estas tierras y por efecto imitación, igual que el castellano vino por la población castellanohablante que se estableció aquí y por efecto imitación. De hecho ¿hay alguna lengua más “imperial” que el latín, lengua madre de todas estas lenguas, que la trajo el imperio romano después de su invasión de la península ibérica?
Decir que el catalán es lengua propia y el castellano lengua impuesta no es más que un nacionalismo absurdo que considera que hay una lengua predeterminada para un territorio. Es la negación más absoluta de la propia realidad lingüística, de la naturaleza de las lenguas que se mueven, amplían, contagian y evolucionan. Hablar de lenguas propias es creer que hay una cultura suprema por encima del pueblo y de sus deseos, usos y costumbres, es una idea muy peligrosa que estamos usando con inocencia pero que debemos replantearnos porque puede ser muy nociva.
La política lingüística no puede estar basada en lenguas propias, debe estar basada en el interés de las personas y los hablantes, en hacerle cómoda la vida a la gente. Si hay que normalizar una lengua es porque hay una parte importante de la población que la habla, no porque sea propia, ajena o haya un absurdo destino nacional predeterminado.

Pero, si tratamos al valenciano o al gallego sin privilegios ¿no desaparecerán a medio plazo? Pues francamente no lo sé. No voy a negar que las lenguas locales son débiles en este mundo globalizado y su progresiva desaparición podría ocurrir. En Europa muchas lenguas locales han desaparecido prácticamente ante la presión de las lenguas “de estado” (italiano, francés, etc.). España, de hecho, ha sido distinta en esto y muchas lenguas han sobrevivido al estado centralista español. Parece increíble que en Italia hayan prácticamente desaparecido todas las lenguas en 150 años de existencia y en España esto no haya sucedido. Creo, de hecho, que el centralismo español, claramente existente en la estructura del estado, ha sido bastante más inofensivo de lo que muchos nacionalistas catalanes creen.
Pero cuidado, no sólo las lenguas regionales están en peligro. Yo creo que la mayoría de lenguas minoritarias en Europa están en bastante peligro, quizá no lenguas como el castellano o el francés pero sí otros idiomas del Este o de estados más pequeños. Porque hoy en día no es un idioma oficial y de estado el que puede desplazar a una lengua local, es la globalización económica y cultural quien lo puede hacer. No digo que vayan a desaparecer en 50 o 100 años pero ¿le dais 10 generaciones de vida al letón o al macedonio? Yo no.
Entiendo que esto es conflictivo y toca muchas sensibilidades (entre ellas la mia) pero no podemos obviar la evidencia. Las lenguas se han creado por evoluciones diferentes de lenguas comunes en comunidades relativamente aisladas, lo que permitió la creación de las variantes dialectales y, más adelante, de las lenguas. Ahora, en un mundo globalizado, interrelacionado, donde los nuevos términos se aceptan casi siempre en inglés… ¿no es previsible el proceso contrario, es decir, una progresiva uniformización de la mano del nuevo vocabulario común? En nuestra vida no lo veremos, pero como comprendemos todos lo que se hablará en nuestra ciudad de aquí a 500 años puede parecerse poco o nada a nuestro idioma actual.

El otro día le leía a alguien decir que la Unión Europea debía dejar de hacer todo en tres idiomas y establecer un idioma administrativo, que sería el inglés, en el que publicaría todos sus documentos, y que luego los estados tengan sus lenguas oficiales. Puede ser difícil de aplicar pero me parece que vamos a esto.
A mi me gusta mucho lo que se hace en los EEUU, donde no hay lengua oficial (a nivel federal). El inglés es la lengua de la administración pero lengua oficial no hay. No se pretende que la gente se uniformice bajo una lengua sino que se gestiona el tema lingüístico en función de la realidad social. Si mañana el español superase en número de hablantes al inglés (esto no pasará, pero imaginemos el caso) creo que los norteamericanos serían mucho menos reticentes a este cambio que los europeos en un caso parecido. No soy un admirador de la cultura individualista de los anglosajones pero en este caso sí me gusta porque me parece que es una buena vacuna contra los nacionalismos que pretenden someter a las personas.
Una cosa es intentar mantener los vínculos sociales y otra muy distinta es homogeneizar a todo el mundo bajo unas características determinadas, y menos cuando la heterogeneidad lingüística y cultural es un hecho establecido. Las políticas de defensa cultural de una lengua o una cultura, que me parecen necesarias y las apoyo, tienen un límite claro que es cuando sometes a la gente. El respeto a las minorías y a la cultura propia es algo establecido en la cultura democrática y me parece síntoma de buen gobierno ser abierto y orientar estas cosas para interés y comodidad de los ciudadanos.

En resumen, la vida y lo que he visto y he estudiado me ha hecho cambiar de opinión. Me parece que el sistema de inmersión lingüística en una lengua en un territorio bilingüe no tiene sentido y que lo mejor son sistemas de líneas o bilingües.
Obviar para qué sirve una lengua, darles sentido “romántico” o ignorar las demandas de una parte sustancial de la población me parece una política absurda que puede estar hecha con buena intención pero que colinda excesivamente con una visión nacionalista y gregaria de la sociedad que yo, anacionalista y republicano (república como oposición a la “nación”), no puedo aceptar.

36 comentarios:

  1. Oiga, magnífico su artículo. De una sensatez increíble y, algo más, de un espíritu progresista claro y contundente: las personas están por encima de las lenguas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo suscribo plenamente. Ahora de rabiosa actualidad en cataluña.

      Eliminar
  2. Aunque no tiene mucho que ver con tu entrada, supongo que habrás visto como los españoles se han burlado del inglés de Ana Botella. Aqui no les ha parecido gracioso, no ven el motivo para burlarse de alguien por su acento. Esta entrevista, de Vaughan, americano de Texas, es muy buena.

    http://noticias.lainformacion.com/asuntos-sociales/la-sorprendente-formula-vaughan-para-evitar-el-efecto-botella-prohibiria-los-examenes-de-ingles-hasta-los-14-anos_yeK8upmQOsdkzRjt1GpfT2/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alfredo,

      Pues mira, estoy de acuerdo en muchas cosas con Vaughan pero en lo de Ana Botella no del todo. Tu eres bilingüe en ingles, yo tan sólo tengo un nivel aceptable para desenvolverme sin problemas (con mi presunto acento francés...) pero no lo hablo bien, así que quiero saber tu opinión.
      Para mi el problema de Botella no fue ni el acento (creo que el acento es lo de menos en inglés) ni la pronunciación, que fuera de un par de palabras fue generalmente correcta. Yo creo que el problema fue cómo intentaba expresar "emotividad" y cercanía con el discurso. Yo oigo a los políticos o comunicadores americanos y británicos y su forma de expresar cercanía y emotividad no es igual a la que usamos en España. Botella, que no tiene ninguna capcidad especial, hizo un dicurso para tontos en un idioma que no es el suyo, y a mi por lo menos me resultó ridículo pero por esto, no por el acento que no le veo mayor problema.
      Ciertamente creo que es muy importante practicar inglés para dominarlo, pero supongo que hay que saber seleccionar el sitio. Ese no era el sitio, como no lo eran otros muchos sitios donde Aznar comenzó a hablar inglés.
      Y ojo, tiene mucho mérito lo de Aznar que con más de 50 años haya aprendido inglés, con la dificultad que tienen los mayores con los idiomas nuevos y sobre todo con las pronunciaciones y acentos.

      Estoy absolutament de acuerdo con Vaughan en lo de eliminar exámenes de ingles (escritos puntualizaría) hasta los 14 años. La forma como aprendemos inglés en España en los colegios e institutos es absurda y asi no se aprende el idioma ni en un siglo.
      Yo tengo mi experiencia personal en esto. Después de diez años estudiando inglés en el colegio salí con un nivel pésimo. Al acabar la carrera comencé a estudiar inglés por mi mismo (entre lo que usaba estaban los propios programas de Vaughan, por cierto) y asi es como realmente aprendí el inglés que sé. Quizá el 70% o más de mi ingles lo he aprendido por mi mismo, viendo películas, leyendo prensa, escuhando la radio en inglés, viajando, etc.

      Saludos,

      Eliminar
    2. Pedro, a mi "en lo personal", y aqui hablo a titulo "genético", también me pareció un discurso de tontos. Y es que, dado lo que soy, tengo muy mala leche en estas cosas (ahi no puedo negar la herencia genética) pero tambien hay que preocuparse menos segun el contexto. Mira, si hubiese sido un discurso solo para españoles, me pareceria MUY mal pero es que los americanos y otros anglos no "captan" que fuera para tontos o que sonara mal. Lo puse ayer en mi oficina y no les pareció nada raro, quizá un poco "emotiva". Bromearon diciendome> "Alfredo, esa mujer no se parece en nada ti eh?? Mucho mas emotiva que tu. ¿Eres español de verdad??"

      Lo que dices, pues, es cierto para los españoles. A los españoles les pareció muy ridiculo, pero recuerda otra cosa: el sentido de lo ridiculo es MUY MUY distinto aqui, radicalmente distinto a los españoles.

      En resumen, personalmente me pareció ridiculo, pero no para una audiencia americana o extranjera.

      pd off topic: el propietario de donde trabajo está ahora mismo gritándole a unos empleados jovenzuelos que por culpa suya han perdido la semana pasada 10 mil dolares. Les acaba de decir esto: "Si no quereis ganar dinero, iros a la puta mierda pero dejadme en paz". No pude evitar pensar en nuestras "discrepancias" de forma y contenido. Yo habria dicho lo mismo que el. Incluso, les hubiese dicho> SOIS GILIPOLLAS.

      Eliminar
    3. Hay dos cosas criticables en el numerito de la Botella. Uno, el que comenta Pedro, que fue el discurso en sí mismo, que parece no tenía contenido alguno salvo decir "dadnos los juegos porque somos muy majos". Pero peor todavía fueron las ruedas de prensa anteriores, donde la buena mujer se empeñaba en no ponerse los auriculares de la traducción simultánea, respondía a preguntas distintas a las que le habían hecho y daba datos contradictorios o erróneos, dando la sensación de que ella, y la candidatura no tenían nada que decir, salvo demostrar que los españoles somos majetes y que todo el mérito de la candidatura era ese, que cualquier pregunta les sobraba y que no era necesario ni estudiarse bien los datos. Para añadirle matices de comedia del disparate, cuando le preguntaron el español, sí se puso los auriculares. Entiendo que estaba en un foro internacional, que el inglés es el idioma común, y que ella como alcaldesa es la máxima representante, pero no entiendo el empecinamiento de hablar en inglés si no se domina (y hay servicios de traducción simultánea), o de no utilizar a otras personas que sí lo hacen. Aunque es cierto que la gente se ha centrado en su inglés (y muchos de ellos tampoco tienen ni idea, pero ellos no son alcaldes ni tienen que hablar y convencer en situaciones como esa), en realidad el motivo real de las críticas es el que he explicado. Más que el famos relaxing café, a mi particularmente me resultó particularmente lamentable el "no listen the ask" de Alejandro Blanco, el presidente del COE. Además, no hay que olvidar que en los días anteriores, se dedicaron a decir que el porcentaje de apoyo popular era del 90% (hasta un mes antes era del 70%) y a, como suele habitual en el aparato propagandístico de este gobierno y el partido que lo detenta, denigrar a todo el que osase decir que no estaba seguro de que los JJOO fueran una buena idea para la ciudad y el país, y no digamos ya de los que se expresasen directamente en contra, o diesen datos sobre el estado de abandono de ese 80% de infraestructuras "ya terminadas".

      Eliminar
    4. ¿Empiezas siempre por los comentarios, Julio? ;-)

      Eliminar
  3. Estoy de acuerdo, por otra parte, con tu entrada. Soy "bilinguista" (en alguna cosa tenia que ser "bi", ya ves...)...

    Pero cuidado, yo voy mas alla: no creo que el bilinguismo deba servir para realizar una transición de la lengua materna a la nueva lengua objetivo.

    No existe la obligación, actualmente, de que el joven tenga proficiencia en su idioma nativo, y eso no lo veo bien. Es mas, no es democrático.

    El mandato democrático liberal exige, manda, que los colegios públicos faciliten que los alumnos estudien en su lengua materna.

    A mi, obviamente, también me gusta mucho el sistema americano en este tema. No hay lengua oficial, como bien dices y la gente no se pone nerviosa por esa cuestión. No hay nacionalismo europeo. La gente va mas con la cultura actual y como se desarrolla la lengua. Por ejemplo, hay muchas palabras "españolas" que ahora forman parte del vocabulario aqui.

    Ahora, por ejemplo, se usa mucho "pronto" (pronunciado pronto-uuuu) cuando quieren que te des prisa. Y en el oeste, ni hablar. El oeste siempre ha sido muy "hispano", por razones obvias que son históricas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que estamos de acuerdo en este tema (y me alegro ante las discrepancias radicales que tenemos últimamente).
      Pero una cosa..¿no crees que esa palabra "pronto" puede venir del italiano más que del español? No lo tengo claro, pero creo que "pronto" en italiano significa en algunos contextos "ya" o "ahora mismo",..

      De todas formas es cierto lo que dices de la mezcolanza de idiomas. En NY escuché en más de una ocasión palabras en español en medio de conversaciones en inglés, y no conmigo precisamente.

      Saludos,

      Eliminar
    2. Muy cierto, puede venir del italiano

      Eliminar
  4. Buenas noches. Podría decirse que tu enfoque sobre las lenguas vernáculas es absolutamente pragmático, algo así como oficializar en función del uso real. Entiendo que haya gente que opine que las cuestiones lingüísticas no deben ir más allá de eso, porque sería influir políticamente en la realidad lingüística de un pueblo.

    No obstante, no comparto en absoluto ese enfoque. Creo que la llegada del castellano a las zonas no castellanohablantes no es algo natural, ni democrático, ni inocuo. En mi opinión, que hoy el castellano sea mayoritario en todos los territorios de España (salvo alguna comarca rural) es también fruto de la política y se ha impuesto por dos vías simultáneas, que podríamos denominar "por activa" y "por pasiva".

    Por activa llamaría yo a la ilegalización directa y la persecución que se practicó bajo en franquismo. Fue más o menos intensa según lo peligrosa que las autoridades considerasen cada lengua, es decir, seguramente no persiguieron igual a los "pueblerinos" que hablaban bable que a los militantes nacionalistas vascos. Pero esta vía "por activa" creo que no es la que más mermó el número de hablantes de las lenguas vernáculas.

    Creo que fue la vía "por pasiva" la que realmente tuvo éxito a la hora de imponer el castellano. Consiste en dejar morir muy lentamente la lengua vernácula por simple desprestigio paulatino. Si no la oficializas ni normalizas, inevitablemente acabará considerándose una lengua de “catetos” o algo folclórico y acabará muriendo. Eso es lo que se ha hecho en los últimos siglos, yo diría que desde la Ilustración, cuando el Estado fue desarrollando sus instituciones (sobre todo las educativas) exclusivamente en castellano.

    Desde la transición la cosa cambió, los gobiernos autonómicos empiezan a oficializar y a normalizar, pero a menudo sin ganas (como en Valencia, Navarra o Galicia) invocando un bilingüismo ideal y democrático, que en el fondo seguiría condenando a la lengua más débil a su desaparición. Incluso en Cataluña, donde sí se ha puesto voluntad real, el catalán retrocede y es hoy minoritario (por mucho que digan lo contrario algunos medios y partidos centralistas). La globalización y la inmigración han acabado por convertir el catalán en lengua minoritaria en Cataluña.

    Creo que la imposición del castellano es robarle a un pueblo su lengua y creo que debe evitarse con la ley en la mano. Evidentemente, a la gente no se le impone la lengua que va a usar (como sí se hacía con Franco), pero sí son las leyes quienes acaban dando un estatus a una lengua, ya sea de prestigio, de “catetos” u otros.

    Esto en última instancia dependerá de los gobiernos que cada comunidad elija, y ahí tengo poco que decir porque vivo en Andalucía, comunidad monolingüe. Pero ser de ascendencia gallega sí conozco bastante el caso del gallego, y es lamentable ver que los pocos hablantes que quedan (sobre todo gente mayor) viven absolutamente acomplejados y si pudieran hablar castellano mañana mismo lo harían para sentir menos vergüenza. Esto con excepción de una minoría nacionalista que sí está orgullosa de su idioma, como debería estarlo cualquiera.

    Considero que la lengua es del pueblo y por tanto no hay variedades lingüísticas correctas o incorrectas. Esta discusión la tengo a menudo con profesores de lengua cuando me toca trabajar en institutos rurales. Consideran que los niños hablan mal cuando usan su variedad, su habla de toda la vida. Yo opino que no es así, simplemente hay normas estándar que se deben conocer para poder comunicarse con alguien de más allá de tu pueblo, pero eso no significa que todo el mundo tenga que abandonar su habla “incorrecta” para hablar castellano estándar, única habla “correcta”.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi "discurso" anterior se me olvidó puntualizar el caso de Navarra y Valencia, que son comunidades realmente bilingües. Quiero decir, territorios bilingües de siempre: el vasco no se habla en Tudela desde el siglo XVI y en algunas comarcas interiores de Valencia el catalán nunca se ha hablado. Ahí sí considero que lo más adecuado es un modelo educativo bilingüe (en plan gallego, si se cumpliese), de libre elección (como el actual modelo vasco) o dividido según la lengua tradicional de cada comarca (en plan Bélgica o Suiza).

      También quisiera puntualizar que si en Europa no hay un caso similar al catalán es porque la mayoría de países directamente no reconocen variedades lingüísticas (como Francia) o estas son muy reducidas y dispersas (como el suavo en Alemania o el frisón en los Países Bajos) o se trata de países con varias comunidades lingüísticas sin grandes hegemonías (como Bélgica o Suiza). Cataluña en cambio es un caso único en Europa de territorio extenso y poblado, con lengua y literatura propias y conciencia de ello.

      Eliminar
    2. Hola Raúl,

      Quiero puntualizarte dos o tres cosas si me lo permites:

      - La llegada del castellano a otras zonas evidentemente no fue algo democrático o inocuo. La llegada del catalán a cualquiera de los territorios en los que ahora se habla tampoco, ni la llegada del castellano a Andalucía, ni la llegada del latín a todas partes. El hecho "no democrático" de la llegada de una lengua no creo que tenga nada que ver para analizar la realidad actual, y no puedo comprender ni aceptar que si el castellano llega a un sitio en el siglo XV o en el XVIII nos parezca imperialista y antidemocrático, pero si llega el catalán a otra zona en el siglo XII o el latín en el II A.C. nos parezca entonces fantástico y no le pongamos mayor problema a esta herencia.

      - La imposición del castellano es, efectivamente, "robarle" al pueblo su lengua. Pero, que yo sepa, nadie está imponiendo el castellano en España desde hace 35 años. Por tanto no entiendo qué tiene que ver eso con la política linguística que hay que llevar hoy.
      De hecho si hay alguna crítica hoy a una imposición lingüística ésta se hace en Cataluña, por su política de defensa la lengua catalana que hay quien considera discriminadora del castellano.

      - Al final la defensa que haces de las leyes linguísticas catalanas se basa en una defensa romántica de una lengua y de una arbitrariedad sobre lo que es una lengua "propia". Has reconocido que la mayoría de catalanes tiene el castellano como lengua materna, entonces dime ¿cómo demonios se puede legislar a favor de una lengua que no la de la mayoría? No me cabe en la cabeza.
      La lengua de Cataluña no es el catalán, las lenguas de Cataluña son el catalán y el castellano. Antiguamente lo fue un dialecto del occitano, antes uno del árabe y antes el latín y antes el íbero. Y en 300 años lo puede ser otra lengua.
      Lengua "propia" es un concepto que no tiene sentido linguístico en un territorio bilingüe. Creo que tiene un sentido absolutamente político, que es algo antihistórico y que va contra la naturaleza de las cosas. Me resulta reaccionario.

      - Como he dicho en el texto creo que no hay verdades absolutas a la hora de marcar una política linguística, pero la justificación que has dado para el caso del catalán no me parece sostenible. Evidentemente, si nos ponemos a relatar características propias siempre vamos a poder decir que ese es un caso excepcional.
      Dices que el catalán se habla en un territorio extenso (¿el escocés y el occitano no?), poblado (¿el norte de Italia no está poblado?), con literatura propia (¿no la hay en Gallego y en otros idiomas?) y con conciencia de ello. Bien ¿y? Si yo hablase piamontés o corso estoy seguro que podría aleatoriamente elegir una serie de características para justificar que mi lengua es especial y merece discriminación positiva, pero la realidad es que es una lengua como las demás, que vale para lo mismo que las demás y que está sometida a los mismos procesos históricos que las demás. Las lenguas no son "especiales", no tiene sentido proteger algunas por encima de otras. La única justificación válida para mi es el número de hablantes del territorio y una política adaptada a hacer la vida cómoda y fácil a esa gente.

      Sobre lo demás que has dicho (el asunto de los dialectos, el caso navarro y valenciano, el éxito de la vía pasiva respecto a la activa), estoy bastante de acuerdo en todo.

      Saludos!

      Eliminar
    3. Coincido contigo en que ninguna "llegada" de una lengua es democrática porque depende de invasiones, repoblaciones, colonizaciones o imposición pasiva de un superestrato. Lo que sí hace diferente el caso del siglo XXI del caso del siglo XII es la democracia. Finalmente es la política quien va a decidir todo eso, y si se vive en democracia (aunque sea manifiestamente mejorable) es el pueblo mismo quien va optando por una vía u otra. Yo doy mi visión sobre el tema de la normalización y la oficilidad, que en unos territorios coincide con al política que se sigue y en otros no, como pasa con la tuya.

      Igualmente, el tema de qué se queda en dialecto y qué alcanza la categoría de lengua es muy complejo. Hay una serie de criterios "científicos" aportados por los lingüistas, pero creo que es absurdo discutirlo porque no hay fronteras claras y uniformes para todos. En última instancia depende también de la política y por ende (o así debería ser) de la democracia.

      Eliminar
  5. Punto de vista de un castellano madrileño, lamentablemente minoritario.

    En Cataluña no existe ningún problema lingüístico, es un tema que desde fuera de Cataluña agitan determinados medios de comunicación de extrema derecha, no para cambiar nada en Cataluña, sino para engañar a los que viven en Castilla o Andalucía, que desconocen la realidad de la sociedad catalana, y obtener su voto o aumentar los beneficios de sus periódicos o radios.

    Desde la Constitución de 1978 se llevan 30 años aplicando en Cataluña las mismas políticas lingüísticas, que han logrado que 3/4 partes de los ciudadanos catalanes sean bilingües y sepan hablar tanto castellano como catalán, y que en otros 30 años prácticamente el 100% lo sea. Políticas similares a las llevadas a cabo en Galicia, Valencia o Baleares por Gobiernos autonómicos del PSOE o del PP.

    En Cataluña, según el Art. 3.2 de la Constitución, son oficiales el castellano y el catalán, los dos. Hay que recordar que el 100% de los ciudadanos catalanes saben hablar en castellano, que es una lengua de fuerte implantación y fuerza, tanto en España como, afortunadamente, en todo el mundo. Y que la lengua que en Cataluña necesita protección, según el Art. 3.3 de la Constitución y por circunstancias históricas y de implantación, es el catalán. El 98% de los periódicos que se venden o de películas que se ven en los cines en Cataluña son en castellano. Cualquiera que vaya a Cataluña puede ver que el castellano no corre ningún peligro allí ni de lejos, y la normalidad con la que los ciudadanos pasan de una lengua a otra sin ningún problema. Allí nadie vive como un problema el hecho de tener dos lenguas, ni siquiera los ciudadanos de origen castellano, de los que tengo varios amigos y familiares.

    En cuanto a las políticas de las Administraciones al respecto hay dos temas importantes, educación y acceso a la función pública, que son las más utilizados para manipular a los ciudadanos de fuera de Cataluña:

    ResponderEliminar
  6. Educación.
    El sistema actual, y vigente hace décadas, garantiza que al acabar la enseñanza todos los alumnos dominen las dos lenguas.
    Existe la posibilidad contemplada legalmente y que se aplica en las solicitudes de matrícula de cursar los estudios sólo en castellano, con una asignatura de catalán. De más de un millón de alumnos del sistema educativo catalán, ni 50 alumnos solicitan al año esta posibilidad, fundamentalmente hijos de ciudadanos que se desplazan temporalmente por motivos de trabajo, que lo solicitan porque no van a quedarse. Y un señor que se niega en redondo a que sus hijos aprendan catalán, sólo castellano e inglés, y que es al que sacan a pasear ciertos medios de comunicación como ejemplo de lo que pasa en Cataluña, obviando al millón cien mil restantes. ¿Qué pensarían de alguien que en Madrid no quisiera que sus hijos aprendieran castellano?¿De verdad alguien piensa que las familias del millón de alumnos restantes no quieren y van a dejar que aprendan castellano? Los ciudadanos que viven en Cataluña que no quieren que sus hijos aprendan catalán y castellano son los mismos que en Madrid no quieren que sus hijos aprendan castellano: ninguno. Porque en Cataluña son oficiales las dos lenguas, los alumnos aprenden las dos, no una u otra. No se puede pretender que en Cataluña los alumnos no aprendan catalán, además de castellano. La alternativa es una barbaridad, crear un sistema dual, uno para los castellanohablantes y otro para los catalanohablantes, separados, y crear dos sociedades partidas, en lugar de una sociedad integrada, plural y bilingüe.
    Y puede que para lograr esto sea necesario dar cierta preeminencia a la lengua débil socialmente, porque el castellano también se enseña en las escuelas catalanas, y que nadie se preocupe, que no lo van a perder, porque no les interesa, todos los niños catalanes, todos, incluso los de familias catalanohablantes, a los 10 años hablan castellano sin problemas. Si la educación se produce en catalán, sale un niño bilingüe que conoce dos lenguas. Si la educación es en castellano, sale un niño monolingüe que sólo sabe hablar castellano.

    ResponderEliminar
  7. Acceso a la función pública.
    Uno de los argumentos más manidos para atacar las políticas lingüísticas en las Comunidades bilingües es la imposibilidad por parte de los ciudadanos de otras partes de España de trabajar en la Administración allí, por ser algo injusto y limitativo de la libertad.
    Hay que volver a recordar el Art. 3.2 de la Constitución que dice que el catalán es lengua oficial en Cataluña. Que el derecho y la libertad de hablar la lengua que les parezca la tienen los ciudadanos, no el funcionario que está a su servicio.
    Si un ciudadano va a una ventanilla de la Administración tiene derecho a ser atendido si habla en castellano, como así ocurre, por que todos los funcionarios lo hablan. Pero si un ciudadano va a una ventanilla de la Administración también tiene derecho a ser atendido si habla en catalán, lengua oficial en Cataluña, por lo que el funcionario tiene que hablarlo, y es lógico que se exija que así sea.
    No se puede pretender que tenga que venir otro funcionario, cuando además 3/4 partes de los ciudadanos catalanes son bilingües y puede haber un funcionario bilingüe, que atienda tanto en castellano como en catalán. Ni se puede pretender obligar al ciudadano a no hablar una lengua que es oficial allí, somos los ciudadanos los que libremente podemos hablar la lengua que nos parezca cuando nos dirigimos a la Administración, ¿quién aceptaría que le dijesen la lengua en la que tiene que hablar, en Madrid o en Barcelona? Y así ocurre en Cataluña, cada uno habla la que le parece en cada momento en la calle, en la empresa, etc., pero precisamente para garantizar esta libertad, si eres funcionario tienes que ser capaz de atender a todos, y si quieres ser funcionario al servicio de los ciudadanos en Cataluña es lógico que se te exija saber catalán. Y de la escuela tienes que salir hablando los dos. Luego habla libremente el que quieras.

    En definitiva, es una pena que después de 30 años de democracia y Constitución todavía haya tanta gente que confunda España con Castilla, que se deje engañar con la idea de que España es un país con una sola lengua, que encima está en peligro de desaparición en ciertos sitios, básicamente donde no gobierna el PP.
    La realidad de España, recogida en la Constitución, es que España es un país con varias lenguas, así ha sido, y así será, aunque todavía haya quien piense que los catalanes hablan catalán para joder a los demás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. (Respuesta 2 de 4 a Anónimo)

      Teniendo en cuenta que la Generalitat de Cataluña tiene capacidad para utilizar el llamado ‘derecho a decidir’ en la educación de nuestros hijos (ya que tiene transferidas dichas competencias) resulta difícil de entender que no le interese airear dicho ‘derecho’. Sin duda, la construcción nacional (basada en la idea de que a cada nación le corresponde una sola lengua) está por encima de los derechos individuales de los ciudadanos a ser educados en su lengua materna. Debemos recordar que, según datos de la propia Generalitat, el 55% de los catalanes tienen el castellano como lengua materna.

      Señor Anónimo, el día en que la Generalitat de Cataluña añada dicha casilla, y obre en consecuencia (claro está), yo también afirmaré que no hay ningún problema con la lengua en la educación en Cataluña. Mientras tanto, usted está faltando a la verdad.

      Supongo que usted se preguntará qué hacen el resto de comunidades bilingües. Pues bien, excepto en Galicia (donde la enseñanza es ‘de facto’ puramente bilingüe al 50%), en todas ellas los padres pueden elegir la lengua vehicular de sus hijos: País Vasco, Navarra, Comunidad Valenciana y Mallorca. Lo mismo sucede en los países civilizados en los que hay comunidades bilingües. Podría hacer referencia al socorrido caso del Quebec, en el que está expresamente prohibido por la Constitución que los padres no puedan elegir la lengua vehicular de la educación de sus hijos.

      Por si esto fuera poco, la Unión Europea también está cerrando el cerco sobre la inmersión lingüística a través de los dictámenes no vinculantes del Consejo Europeo (http://www.vozbcn.com/2012/10/31/132777/varapalo-consejo-europa-inmersion/). En estos dictámenes se realizan las siguientes recomendaciones sobre el uso del catalán y del castellano:

      - Los hijos deben recibir educación en catalán únicamente si así lo desean los padres, es decir, el sistema de inmersión lingüística no debe ser obligatorio.
      - El castellano también puede ser usado como lengua de enseñanza.

      Internacionalmente, la situación no es más halagüeña. La UNESCO recomienda que la enseñanza durante los primeros años de escolarización en el marco de una educación bilingüe o plurilingüe se lleve a cabo en la lengua materna (http://www.unesco.org/new/es/education/themes/strengthening-education-systems/languages-in-education/). Un resumen muy didáctico de las recomendaciones de la UNESCO está en (http://www.unesco.org/new/fileadmin/MULTIMEDIA/HQ/ED/pdf/EDPlaidoyerJILM-S.PDF).

      Y es precisamente esta recomendación de la UNESCO de emplear la ‘lengua materna’ como ‘lengua vehicular’ la que se utilizó para justificar la introducción ‘amable’ y progresiva de la inmersión lingüística en los años 80. Curiosamente, el concepto de ‘lengua materna’ ha desaparecido en la actualidad y se ha sustituido por el de ‘lengua autóctona o lengua propia’. El presente artículo del blog de Pedro Fresco (Inmersión lingüística, lengua vehicular y lengua propia) analiza de forma excelente la absurdez de considerar las lenguas propias como vehiculares en la enseñanza.

      Eliminar
    2. (Respuesta 1 de 4 a Anónimo)

      Pedro:

      He descubierto tu artículo (y tu blog), y me parece impecable. Han pasado dos años y sigue siendo totalmente de actualidad. ¡Felicidades!

      Sr. comentarista Anónimo:

      No acabo de entender cómo puede decir que ‘existe la posibilidad contemplada legalmente y que se aplica en las solicitudes de matrícula de cursar los estudios sólo en castellano, con una asignatura de catalán’. Veo que usted no vive en Cataluña (dice que es un castellano madrileño) aunque parece estar muy informado de lo que pasa aquí. Está usted repitiendo todos los ‘dogmas de fe’ típicos de los partidarios de la inmersión lingüística: ‘de más de un millón de alumnos del sistema educativo catalán, ni 50 alumnos solicitan al año esta posibilidad’.

      Yo desearía que la Generalitat de Cataluña fuera tan democrática que nos permitiera a los padres elegir la lengua vehicular de nuestros hijos, tal y como dictan el Tribunal Supremo (TS) y el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC): me conformo con tener la posibilidad de recibir únicamente un 25% en castellano. Para ello, la Generalitat sólo debería añadir una casilla en la solicitud de preinscripción donde los padres expresáramos la adhesión o no a tal preferencia. Sin embargo, dicha solicitud de preinscripción a la que usted se refiere (http://www.cronicaglobal.com/es/downloads2/preinscripcion-curso-2015.pdf) únicamente se limita a preguntar ‘las lenguas que entiende el alumno’, e indica que los padres pueden solicitar al matricularse en el centro ‘que sus hijos o hijas reciban atención lingüística individualizada en castellano’. Por si las palabras inducen a confusión, este ambiguo sistema de ‘atención lingüística individualizada en castellano’ consiste en dar una explicaciones adicionales en castellano al alumno que lo pida tras recibir la clase en catalán. La sentencia del TS indica que dicho sistema es ilegal por ser ‘discriminatorio’ ya que toda la clase debe recibir la educación bilingüe, y que es “algo bien distinto del derecho a recibir esa educación en su lengua habitual”.

      Evidentemente, los padres que quisieran que el 100% de la educación de sus hijos fuera en catalán, también serían complacidos con el uso de esta casilla.

      Dado el reiterado incumplimiento de las sentencias de los tribunales por parte de la Generalitat, algunos padres se lanzan a la aventura de realizar una denuncia, esperar a la sentencia correspondiente, salir en los medios de comunicación, recibir presión de AMPAS, directores y profesores del colegio y de otros padres, etc. para que sus hijos reciban el mínimo del 25% de educación en castellano que exige el TS (dicho tribunal sentencia que, por debajo de dicho porcentaje, no puede considerarse que la lengua tenga carácter vehicular). Le remito al caso de las manifestaciones, ‘escraches’, etc., vividos recientemente en la Escola Pia Santa Anna de Mataró (ideologías y salidas de tono aparte, es ilustrativo echarle una ojeada a este artículo, o a cualquier otro de los pocos que se han publicado: http://www.cronicaglobal.com/es/notices/2015/05/acoso-de-ciu-erc-icv-euia-y-la-cup-a-una-familia-de-mataro-por-pedir-educacion-bilingue-19763.php).

      Eliminar
    3. (Respuesta 3 de 4 a Anónimo)

      Como es posible que todos los datos anteriores les parezcan cantos de sirena a los ciudadanos del resto de España, me permito ofrecerles un único dato sobre la inmersión lingüística en Cataluña: concretar exactamente cuántas horas de enseñanza reciben nuestros hijos en lengua castellana:

      - 0 horas/semana en educación infantil,
      - 2 horas/semana en educación primaria,
      - 3 horas/semana en educación secundaria.

      Estas horas/semana corresponden a las de la asignatura de Lengua Castellana y Literatura. En el otro extremo, los alumnos reciben unas 20 horas/semana de enseñanza en lengua catalana. ¿Hay alguna desproporción?

      A la vista de estos datos, es posible que nuestros gobernantes pretendan que el castellano se aprenda de forma culta en la calle, viendo la televisión o con Internet, etc. en lugar de hacerlo en las escuelas públicas o concertadas.

      A pesar de este reducido número de horas de enseñanza en castellano, el Departament d’Ensenyament y los partidarios de la inmersión lingüística sacan pecho y siguen defendiendo que los niños catalanes suelen saber más castellano que los del resto de España. Uno de los argumentos más utilizados es que los alumnos catalanes sacan más nota en las pruebas de castellano en la selectividad que los alumnos del resto de España. Los milagros múltiples son posibles, especialmente si se quiere creer en ellos. Señor Anónimo, permítame ironizar sobre el tema. Con estos datos se puede extraer la siguiente conclusión: “a menos horas de enseñanza en castellano, mejores resultados en las pruebas de castellano” (es el concepto matemático de la regla de tres inversa). A la vista de este razonamiento tan poco común, estiro un poco más del hilo y me hago las siguientes preguntas:

      - ¿Pasará lo mismo con la enseñanza del catalán? Es decir, a menos horas de enseñanza en catalán, mejores resultados en las pruebas de catalán. Si esto es cierto, se podrían reducir las horas de enseñanza en catalán para aumentar los resultados de nuestros alumnos en la asignatura de Lengua Catalana y Literatura.
      - Creo que deberíamos explicar “nuestro secreto” a los educadores del resto de España: si utilizan menos el castellano, obtendrán mejores resultados. Estaría bien explicárselo también a los educadores del resto del mundo. Hemos descubierto ‘el misterio’ de la educación.

      A nadie se le escapa el hecho de que teniendo una inmersión lingüística tan maravillosa, ¿cómo es que los líderes de Cataluña no la quieren para ellos ni para sus hijos? La lista es curiosa:

      - Artur Mas estudió en el Liceo Francés y llevó a sus hijos al colegio Aula (con educación cuatrilingüe),
      - Oriol Junqueras estudió en el Liceo Italiano (sin inmersión lingüística) y llevará a sus hijos al mismo colegio,
      - José Montilla llevó a sus hijos al Colegio Alemán (sin inmersión lingüística),
      - etc.

      Eliminar
    4. (Respuesta 4 de 4 a Anónimo)

      Tengo la sensación de que la inmersión lingüística se encuentra acorralada. Le acechan la Constitución Española, las sentencias del TS y del TSJC, el comportamiento del resto de comunidades bilingües españolas y del resto del mundo civilizado, los dictámenes no vinculantes de la Unión Europea... Me parece que la única solución digna para el Departament d’Ensenyament para no tener que reconocer el atropello cometido durante todos estos años (adoctrinamiento escolar) será la evolución hacia una enseñanza bilingüe, trilingüe, etc.

      Como los derechos no son de las lenguas, sino de las personas, la sustitución de la inmersión lingüística por un modelo bilingüe, trilingüe, etc. restablecería los derechos de los castellano parlantes y reflejaría la realidad de una sociedad bilingüe de la que sí que se puede afirmar que no hay ningún problema en la calle (a excepción de las denominadas ‘multas lingüísticas’, pero ese es otro tema).

      Finalmente, creo que esta evolución hacia los modelos multilingües no es tan necesaria para conseguir que nuestros hijos sepan algo más de castellano como para restituir el derecho conculcado de los castellano parlantes y podernos reencontrar con nuestros orígenes. En este sentido, tengo la hipótesis de que, aunque los alumnos recibieran un poco menos de catalán y un poco más de castellano, los resultados no diferirían mucho de los que obtienen en la actualidad. La validez o no de dicha hipótesis se podría verificar comparando si las notas de catalán y castellano de los hijos de nuestros líderes (que no han estudiado con la inmersión lingüística) son similares a las de los niños de los colegios públicos catalanes (que sufren la omnipresente inmersión lingüística obligatoria).

      Un saludo y muchas gracias por aguantar todo este rollo,

      Jali

      Eliminar
  8. Buenas Pedro, me gustaría abordar este tema desde un punto de vista lingüístico, para que compruebes como las lenguas cooficiales de España se usan de forma maniquea para dar sentido a mensajes políticos que de otra manera estarían fuera de toda cordura.
    En España no hay ningún problema con el catalán, ni con el valenciano, ni con ninguna otra lengua. El problema son los prejuicios que generan estas lenguas en las mentes analfabetas de nuestros políticos.
    El mensaje principal que usan las mentes infectas de los políticos y seguidores encadenados es que " hay que defender el catalán para que no desaparezca"
    Mirad como esto no tiene ni pies ni cabeza:
    En cualquier región donde existen 2 lenguas en contacto se produce el fenómeno del bilingüismo social. Teóricamente ,de manera utópica, las dos conviven en igualdad de condiciones pero lo que pasa en realidad es que una de las dos termina por destinarse a ciertos ámbitos y la otra queda reservada a usos no formales y se considera lengua minorizada. Esto es lo que se llama diglosia y la diglosia puede generar un proceso de substitución lingüística, y es aquí donde nos machacan con el catalán. Lo que no dicen es que la lingüística tiene métodos de invertir un proceso de substitución y que el catalán ya tiene desde hace décadas ese proceso en marcha que se llama normalización de la lengua, con su etapa de codificación, estandarización, planificación y política lingüística. Dime cual de estas tres etapas no se cumplen en el catalán para que digan que va a desaparecer.

    Fíjate, al extremo al que llega el asunto. Ahora quieren que el catalán sea la única lengua vehicular en Cataluña. En Europa los únicos casos en los que la L1 minorizada se utiliza únicamente como vehicular es en casos en que la lengua esta en riesgo de substitución y se procede a ejecutar el ultimo modelo de educación bilingüe que es el de recuperación plena de una lengua usando esta como única vehicular. Cuando entre dos lenguas en contacto las dos están normalizadas se busca desplegar la competencia en las dos, por tanto las dos son vehiculares y la L1 minorizada se usa en la lectoescritura. Este es el modelo de enriquecimiento, que se usa en valencia, Cataluña y Galicia desde hace muchos años y que ahora los catalanes quieren cambiar.

    ResponderEliminar
  9. El modelo de educación en la comunidad valenciana no ha sido muy diferente del de Cataluña, fíjate: aquí también hemos tenido y seguimos teniendo inmersión y al contrario que tu creo que sí que funciona. En la comunidad valenciana desde la educación infantil hay un programa que se llama PIL (Programa d'immersió lingüística)obligatorio para todo el territorio valenciano excepto vega baja y zona de Villena. El PIL da todas las materias en valenciano excepto lengua castellana. De forma paralela se da también el PIP (programa d'incorporació progresiva) donde la lectoescritura es en valenciano y almenos 2 asignaturas son en valenciano. El problema de esto es que en todos los centros no aplican esta ley o la aplican a su antojo. Aquí no hay líneas, hay inmersión, pero se aplica incorrectamente el PIP, y el PIL que deberia estar en todos los centros no lo esta en todos, aunque en la zona de alicante, castellanoparlante, están ya siendo muy estrictos con el PIL. Como bien dices, el valenciano cada vez se usa menos pero se conoce mas. ¿Razones? Lo de siempre. Los prejuicios lingüísticos : Mi lengua es mas fácil, vale mas que estudies ingles que valenciano, las lenguas con mas parlantes son mas importantes, que si la tuya es invasora, etc. Tu mismo has puesto un montón de ellas. El problema de que se utilice poco, no es, creo yo, de la inmersión, aquí esta claro que hay inmersión y ello ha favorecido que la gente la conozca mas pero no la usa porque en la política lingüística no hay programas para desmitificar ciertos prejuicios perversos que hacen que la gente sienta vergüenza para hablarla.

    Otro problema es que se hace mucho hincapié en el estudio del estándar y se esta perdiendo el uso de otras variedades y registros que dieron lugar al estándar. El último párrafo del primer post de Raúl me parece fundamental.
    Sin embargo no estoy de acuerdo en el último del segundo. Cataluña no creo que sea un caso aislado en Europa, porque en Cataluña no hay caso. Catalán y castellano son oficiales, como ocurre en por ejemplo el cantón de Berna en suiza donde cada cantón tiene sus lenguas oficiales. En Francia no son pocas las lenguas que se hablan a pesar de no ser reconocidas y no por ello han desaparecido; Occitano con sus variedades lemosín, gascón, provenzal; Francés con el picardo, normando, galón; El franco provenzal o el Breton, todos ellos con su historia y su cultura. Sin embargo el catalán se quiere asemejar mas a un modelo belga donde haya mas de una lengua oficial y exclusiva para cada parte del territorio.

    No se pueden poner fronteras políticas a una comunidad lingüística como intentan desde el analfabetismo y el victimismo, los políticos catalanes. La fidelidad lingüística debe ser independiente de la identidad nacional.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ramón, dos cositas que quiero puntualizar.

      Creo que aquí podemos generar una confusión de términos sin querer. Yo he usado inmersión lingüística como lo que teóricamente es, que es que toda la enseñanza sea en una lengua (caso del catalán en Cataluña).

      En Valencia no que hay es un sistema de "líneas" o, si lo prefieres, de "opciones" en varios programas.
      La descripción oficial para quien le interese esta aquí:
      http://www.cece.gva.es/ocd/sedev/es/pro_edu_bil.htm

      En Valencia, como se puede ver, hay varias opciones, con diferentes usos de los dos idiomas oficiales y diferentes formas de abordarlo. Al final lo que hay es una posibilidad de elección por parte de los padres, siempre que el centro los oferte claro. En Cataluña esto es diferente.
      Al final pasa lo que tu dices, se acaban creando por inercia unas líneas en valenciano y otras en castellano (que es lo que había hace años), y los programas se aplican mal. Pero bueno esa inercia es normal. En Cataluña, por ejemplo, durante los 80 la enseñanza era de facto bilingüe aunque teóricamente era de inmersión lingüística en catalán ¿Razón? Que ni los profesores tenían competencias ni era tan fácil saltar de una enseñanza monolingüe en castellano a otra en catalán de la noche a la mañana.

      Otra cosa, supongo que el PIL no sólo será no obligatorio en la zona de la Vega Baja y Villena, supongo que tampoco lo será en las comarcas interiores de la provincia de Valencia y en la zona de Segorbe, históricamente castellanohablantes.

      Saludos,

      Eliminar
  10. A ver Pedro, esto de las lineas siempre ha creado confusion porque en realidad nunca se llamaron lineas, eso se le llamo despues por un mal uso en los centros de la enseñanza del valenciano. Aqui siempre hubo inmersion para el que la quisiese y programas que fomentaran mas tarde su inmersion. En la CV , segun la LUEV(Llei d'us i ensenyament del valencia) la enseñanza del valenciano queda condicionada segun el tipo de territorio linguistico que la misma LUEV define. Existen dos tipos de territorios: Territori de predomini lingüistic valencià (TPLV) i territori de predomini lingüístic castellà (TPLC). Esto se conoce como particularitat geograficolingüístoca. Tan solo un 13% de la poblacion vive en TPLC y estos son las zonas de Vega baja, ViIllena e interior de Alicante y si no recuerdo mal, otros dos pueblos de valencia. Nada más, el resto es TPLV, incluso Valencia ciudad, Alicante ciudad donde todo el mundo es castellanoparlante. Segun la LUEV las "lineas" solo son aplicables en TPLV mientras que TPLC esta exenta, dando el valenciano como asignatura únicamente. El problema viene en TPLV, que es casi toda la comunidad. Por ley en todos los centros debe haber un programa de inmersion para el que quiera (PIL) y el que no quiera tiene que ir al PIP (que en infantil es todo oral en valenciano y en primaria 2 materias en valenciano mas la asignatura de valenciano.En ESO son hasta 4 materias)
    Pero como sabras esto no es lo que sucede en los centros. Los centros desde hace años se toman a pitorreo el PIP y dan todo en castellano, incrementandose las diferencias entre la clase del PIL y la del PIP, de ahi surge el mal llamado termino " La linea de valenciano y la linea de castellano"
    En realidad nunca hubo linea de castellano, pues el PIP mete mucho valenciano tambien, lo que pasa que el mal uso del PIP por parte de los maestros ha degenerado en lo que tenemos ahora, una separacion de dos lineas. La linea de castellano en todo caso seria la del TPLC que por ley usan el PB (programa bàsic) que es todo en castellano menos la asignatura de valenciano. Los maestros, por comodidad o por lo que fuera transformaron el PIP en un PB. Para mi creo que este modelo tal cual esta en la ley es el correcto y el mas sensato si se cumpliese.

    En cataluña lo que quieren hacer es que toda la enseñanza sea PIL a todo el mundo y a todos los niveles, sin dar opcion a elegir, como sí que se da aqui en la CV.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  11. Se me olvidaba comentar el PEV (programa d'ensenyament en valencià) Este se da en TPLV en centros de nucleos de poblacion donde el valenciano es claramente la mayoritaria. Todo es en valenciano salvo el oral que introduce castellano. La idea es que en centros donde la lengua predominante sea el castellano la gente solicite PIL en infantil para luego, al llegar a la ESO, continuen en el PEV, ya que en ESO no existe PIL.

    Correción: Las zonas de TPLC son vega baja, y torrevieja, villena y sax, y dos comarcas(no pueblos) de valencia y una de castellon

    ResponderEliminar
  12. Ramón, creo que estamos dando la vuela a lo mismo. En Valencia hay, de facto, posibilidades de elección entre una línea casi completamente en valenciano y otra mayoritariamente en castellano. Llamarlo líneas o no,no es mas que un problema semántico.
    Yo no he dado una sola asignatura en valenciano (fuera de la valenciano) en toda mi vida hasta llegar a la universidad.

    Cuando hablo de inmersión lingüística hablo de todo el sistema educativo, no de que haya inmersión en un programa concreto. En una British School también hay inmersión en inglés pero no estamos hablando de casos concretos o de programas, sino de una obligatoriedad general.

    Ah! El PIP debe dar la educación infantil en castellano, porque sino incumpliria la llei d'us que dice que hay que garantizar el inicio de la enseñanza en la lengua materna (Hom procurarà, en la mesura de les possibilitats organitzatives dels centres, que tots els escolars reben els primers ensenyaments en llur llengua habitual, valencià o castellà)

    Saludos,

    ResponderEliminar
  13. Pedro, nosotros no dimos ni una sola asignatura en valenciano, pero deberiamos de haber dado al menos 2 que fuesen troncales y haber empezado en infantil hablando en valenciano. El sistema de inmersion total es un autentico disparate, como quieren hacer en cataluña, pero lo ideal es que haya un sistema como el que marca la ley aqui en la CV, es decir el que hace que se cumpla el PIP a rajatabla. La inmersion total se usa en paises donde la lengua minorizada esta en riesgo de substitucion.

    Te ha faltado poner la segunda parte del articulo 19 de la LUEV que dice:" Això no obstant, i sense perjudici de les excepcions regulades a l'article vint-i-quatre, al final dels cicles en què es declara obligatòria la incorporació del valencià a l'ensenyament, i qualsevol que haja estat la llengua habitual en iniciar els estudis, els alumnes han d'estar capacitats per a utilitzar, oralment i per escrit, el valencià en igualtat amb el castellà"

    Ahi lo tienes, en igualdad con el castellano.Este es el articulo realmente importante aqui. Ni tu ni yo ni nadie salimos de la educacion secundaria en igualdad de condiciones valenciano/castellano. Para que asi fuese es necesario un sistema de inmersion aunque sea progresiva pues el PIP habria fomentado eque en la educacion secundaria la gente hiciese PEV. Eliminar la inmersion no es valido si es progresiva, hay que tenerla en cuenta. Dar posibilidad de elegir castellano o valenciano tampoco es solucion porque no cumpliria el objetivo del articulo 19, y hacer inmersion total tampoco por el mismo motivo. Por eso digo que tal y como esta escrito el modelo valenciano parece un metodo bastante acertado para alcanzar un bilingüismo 50-50.

    El PIP deberia dar la infantil en castellano y usar valenciano oralmente. Y en primaria dar c.medio en valenciano. Una vez en ESO deben de dar al menos 2 en valenciano.
    El PIP en la etapa de primaria favorece que algunos alumnos que estudiaron PIP puedan hacer PEV en ESO, alcanzando un grado de asimilacion de castellano/valenciano 50-50

    ResponderEliminar
  14. Acabo de descubrir tu blog y quiero felicitarte. Me parece que tratas muchos temas interesantes y complejos de manera razonada y bien explicada. Aunque no siempre este de acuerdo contigo, claro ;)
    Sobre este post en concreto, permíteme unos comentarios de un mallorquín catalano-parlante y educado en un sistema de inmersión lingüística bastante parecido al catalán.
    Estoy de acuerdo con muchos de tus razonamientos, pero no con la idea general del texto. Yo cada vez estoy más en contra de un sistema de inmersión puro, aunque le veo muchos aspectos positivos y lo considero mucho mejor que el sistema de “líneas”. Creo que un sistema más adecuado sería un sistema “bilingüe” con predominio del catalán.
    Básicamente hay dos puntos en tu post con los que discrepo completamente:
    1. Yo sí creo que la inmersión lingüística es un sistema que favorece la integración de todos en la sociedad. No puedo comentar el tema valenciano, que apenas conozco, pero en Mallorca un sistema de “líneas” incrementaría muchísimo la división entre las zonas predominantemente castellano-parlantes (zonas muy turísticas como Calvià y algunos barrios de Palma, donde el catalán apenas se usa) y las zonas donde el catalán es dominante. Esta división ya existe, pero la inmersión lingüística es una herramienta muy importante para luchar contra una sociedad dividida por lenguas. Y actualmente esta división no tiene nada que ver con “inmigrantes andaluces” con peligro de exclusión social, como apuntas en tu texto.
    2. El concepto de lengua propia. Es evidente que las lenguas actuales de Mallorca (y Cataluña) son el catalán y el castellano, pero no podemos obviar la historia reciente que nos ha llevado a esta situación. Siempre nos podemos remontar al Imperio Romano o al siglo XIII y llegar a la conclusión que todas las lenguas han sido “impuestas”. Pero el caso de Mallorca es mucho más reciente: una fuerte inmigración a partir de los 1960 a la vez que el desprestigio de la lengua local por razones políticas provocó un gran aumento en el uso del castellano, que hasta entonces tenía un uso muy minoritario en Mallorca. Por tanto, yo sí creo que se puede considerar el catalán como lengua propia de Mallorca, ya que ha sido la lengua de la inmensa mayoría de los mallorquines hasta hace unos 50-80 años. No se trata de poner un límite temporal concreto para la definición de lengua propia pero tampoco hay que obviar los hechos históricos recientes que nos han llevado al bilingüismo actual. En todas las partes del mundo, la historia juega un papel importantísimo a la hora de definir las sociedades y culturas y me parece simplista e interesado obviar la historia en este caso.
    Al considerar el catalán como “lengua propia” no estoy diciendo que es una lengua asociada intrínsecamente al territorio, ni que hay que proteger por un “absurdo destino nacional predeterminado”, ni tampoco creo que haya una cultura suprema por encima del pueblo. Y evidentemente tampoco estoy diciendo que los castellano-parlantes tienen menos derechos y que deben hablar en catalán. Yo valoro vivir en una sociedad bilingüe y creo que cada uno debe poder elegir la lengua que use (esto requiere una normas para regular la vida pública). Lo que si me gustaría es que los castellano-parlantes en Mallorca entendieran que la lengua de muchos mallorquines es el catalán (en mi opinión es lengua propia, pero da igual) y que la respetaran y tuvieran interés en conocer la lengua que habla al menos la mitad de sus conciudadanos. Pero, en muchísimos casos, esto no es así porque prevalece la idea de “estamos en España, y yo puedo vivir sólo en español”. Siendo esta idea legítima, a los catalano-parlantes (al menos, a muchos) nos causa una sensación de intolerancia, falta de respeto e “imposición”. Yo sé que históricamente no hay muchos motivos para hablar de imposición política de España en Cataluña, pero yo creo que este tipo de actitudes (defensoras de una España uniforme y contrarias al pluralismo) tienen mucho que ver en el auge del nacionalismo catalán. Pero bueno, que me estoy desviando de tema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Toni,

      Agradezco mucho tu opinión. Mira, yo sé que es complicado decir que una lengua digamos más débil hay que mantenerla en su debilidad y no se debe legislar con dicriminación para la misma, sobre todo cuando es la tuya propia, es complicado. Yo soy bilingüe, pero mi lengua materna es el castellano, y mientras escribía esto me preguntaba ¿opinaría lo mismo si mi lengua materna fuese el valenciano? Creo que sí pero no lo puedo asegurar. Los sentimientos son poderosos y seguramente mi opinión sería más matizada.
      Quiero remarcar del texto esa parte en que he dicho que yo antes era partidario de la inmersión lingüística, pero que cambié de opinión. Creo que es importante para entender que creo que es una opinión razonada y nada visceral.

      Respecto a tus puntos y sin extenderme mucho, pues está tratado en el texto:

      1- En Valencia hay la misma diferenciación por zonas y a pesar de esto estoy en contra de la inmersión. Tu argumentación, que puede ser razonable tal y como la expresas, se cae por su propio peso cuando alguien podría proponer lo contrario, es decir, que para defender la cohesión sólo se estudiarse en castellano.
      La argumentación es la misma, en cambio eso no lo defendemos. Por tanto no puedo defender lo contrario tampoco, porque al final lo único que sostiene esto es pensar que el catalán tiene más derechos o conveniencia sobre el castellano o viceversa, algo que yo no acepto.

      2- Realmente no acabo de ver claro cuando una imposición linguística debe ser asumida y cuando debe ser corregida o no aceptada. ¿Cuando pasan 50 años? ¿200? ¿400? Me parece arbitrario.
      Yo no sé cuando se produjo el desplazamiento linguístico del catalán en Mallorca, pero que haya sido en el siglo XVIII, XIX o en los años 60 no me parece especialmente relevante. Han pasado un par de generaciones desde eso, la lengua castellana ya es materna para generaciones enteras y por tanto creo que hay que legislar en función de esa realidad, no pensando que una lengua es nuestra y otra llego el otro día.

      De todas formas comparto contigo un punto importante: Eso que hacen muchos castellano parlantes de negarse a aprender catalán es una cosa que no entiendo y que me parece muy triste. Si un territorio tiene dos lenguas y dominas una debes intentar aprender la otra. No es cuestión de obligar a nadie pero me parece puro civismo.
      Yo sé que estas actitudes luego provocan reacciones reactivas y que muchos os sentís "desplazados" por esas actitudes, pero creo que debemos ser frios en el análisis. Usemos los mecanismos que podamos para hacer que todo el mundo pueda expresarse en su lengua y vivir en su lengua y que la gente respete la lengua del de al lado. Pero yo creo que la inmersión linguística es arbitraria y que no es la manera de hacer eso, pues crea máas arbitrariedades e injusticias que problemas soluciona.

      Saludos,

      Eliminar
  15. Muchas gracias por tu respuesta.
    Yo soy plenamente consciente que mi opinión está influenciada por el hecho que mi lengua materna es el catalán. Muchas personas de mi entorno (la primera, mi novia) tienen el castellano como lengua materna y su opinión es diferente a la mía. Además, es muy difícil llegar a ponernos de acuerdo.
    Porque yo creo que en este tema los sentimientos tienen un papel importante: defender (y querer) la lengua con la que has aprendido a hablar es una actitud natural en los humanos. Y esta actitud, además de en comportamientos individuales, se ve también a “nivel de países”: el orgullo en España porque el español es la segunda lengua más hablada del mundo, el amor de los franceses por su lengua… Básicamente todos los estados europeos dedican recursos públicos a la promoción de “su” idioma (RAE, Instituto Cervantes, Instituto Goethe, Institut Français y muchísimos otros).
    Pero en el caso de las comunidades bilingües en España, los castellano-hablantes a menudo usáis argumentos “puramente” racionales, en el sentido de que las políticas públicas han de servir a las personas, que defender las lenguas no es ningún objetivo per se. Y yo no puedo evitar pensar que esto es porque vuestra lengua materna es la “fuerte”. Y que vuestra opinión no sería la misma en la situación inversa.
    Y con esto no estoy diciendo que hay obviar los argumentos racionales y que la defensa de la lengua materna debería ser el objetivo máximo de nuestras políticas. Sólo me gustaría que todos seamos claros a la hora de afrontar este debate y, a partir de ahí, podamos llegar a un buen conjunto de normas para gestionar una comunidad bilingüe (cosa para nada fácil).
    Sobre el tema de la inmersión, como he dicho, no estoy a favor. Mi modelo preferido sería un modelo bilingüe con predominio del catalán para todo el mundo. Con ello se fomentaría la integración social y se protegería la lengua “débil” (y materna para una gran parte de la sociedad).
    Y para acabar, repito mi enhorabuena por tu blog, te seguiré leyendo!

    ResponderEliminar
  16. Es un texto horroroso, absurdamente prolijo, lleno de falacias, lugares comunes, absurdo... No hay por dónde cogerlo.

    Si dices documentarte para tus artículos, con este, en lo concerciente a la immersión lingüística, si lo has hecho no has entendido nada.

    "¿Y en Cataluña? Pues mirad, no lo sé, porque no conozco tan bien Cataluña.". ¿Entonces?

    "Esta gente piensa que hablar en castellano es una especie de estigma social y, aunque no pueden decirlo, esto es lo que hay detrás de esa justificación de evitar discriminaciones sociales. La inmersión en catalán se vende como una forma de integrar a los castellanohablantes para que no sean catalanes de segunda.". ¿Así que sabes incluso lo que piensa la gente?

    ¡Viva el català, el valencià, el quechua, el guaraní, el maya, lenguas por las que serías capaz de escribir otro ladrillo insufrible de los tuyos sin tener ni idea, pero "defendiéndolas"!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para ser un texto muy absurdo, estar muy lleno de falacias y de lugares comunes, no has sido capaz de rebatir absolutamente nada. Es difícil tomarse en serio una opinión así.

      Saludos,

      Eliminar
  17. Gracias por tu artículo, me parece muy acertado.
    Yo sólo decirte que soy de Madrid y he tenido la suerte (o desgracia, parece) de enamorarme y casarme con un alicantino. Llevo años intentando trasladarme a la Comunidad valenciana, dejar de vivir a 400 km de mi pareja, pues soy funcionaria y dependo de un Concurso de Traslados. Conseguí vivir allí un año y, como tú dices, en Alicante es predominante el castellano pero tampoco tuve problema con quien me habló en valenciano, pues conozco el francés y el latín y lo entendía. Mi intención era, cuando consiguiera el traslado, aprenderlo con tranquilidad.

    Sin embargo, ahora que parece que puedo tener ya la oportunidad, sale una ley que me obliga a tener el Mitjá antes de 2017 o ni siquiera podré presentarme a dicho concurso (ni yo ni nadie de otras comunidades que no demuestre dominar el valenciano). Si he conseguido llegar allí, mi movilidad se verá limitada a zona castellanoparlante (vaya, Alicante no lo es porque así lo decidieron hace no sé cuantos años). Teniendo en cuenta que en Madrid no hay NINGÚN LUGAR donde aprender valenciano (ni en la EOI), ¿cómo pretenden que lo hagamos? Puedo aprender gramática pero no puedo aprender a hablarlo al nivel que me piden (creo que el Mitjá equivale a un C1).

    Mi experiencia me demuestra que no es más que una limitación para que los que somos de fuera no podamos acceder a puestos de trabajo a los cuales tenemos tanto derecho como los nacidos allí, igual que se acoge aquí a cualquiera que venga del resto de España. ¿No sería lo normal, como ocurría antes, que a los de fuera se nos diera un plazo o facilidades para el aprendizaje? ¿Por qué yo tengo que demostrar que sé valenciano y un valenciano-parlante no tiene que demostrar aquí que sabe castellano? Me parece todo un dislate y lo único que consiguen es que vea el valenciano como un obstáculo, como una imposición, como algo desagradable que puede determinar mi vida familiar, mi economía...

    ResponderEliminar