La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







domingo, 27 de octubre de 2013

Sábado verde con Juan López de Uralde

















Este sábado asistí a las jornadas europeas que la fundación EQUO realizó en Valencia. Como ya sabéis me gusta asistir a ciertos eventos políticos en los que participan políticos que son de mi interés. Hace unos meses fui a la agrupación socialista de Catarroja para conocer al vicesecretario general valenciano del PSPV Francesc Romeu, del que me interesaban sus propuestas bastante novedosas y atrevidas para lo que es el PSOE (hice un resumen de este encuentro que podéis leer aquí). En esta ocasión había dos políticos que me interesaban especialmente, Mónica Oltra y Juan López de Uralde, y ese fue el motivo por el que asistí a las jornadas.
Siguiendo mi costumbre voy a intentar relatar todo lo que aconteció allí, las personas interesantes que conocí y mis sensaciones generales sobre el evento, sin hacer críticas absurdas ni odas ensalzadoras, situándome siempre en esa posición de neutralidad (que no equidistancia) que suelo tener con los partidos políticos.

Llegué al lugar de las jornadas un poco antes de las 12 de la mañana, recién acabada la presentación. Nada más llegar tuve que decidir a cual de los dos “talleres participativos” que tenían lugar simultáneamente quería ir, al de economía o al de democracia. Me interesaban los dos, la verdad. En el de economía estaban como ponentes Florent Marcellesi, un teórico del decrecimiento, y Mireia Mollà, la enérgica y activa diputada de Compromís. En el de democracia estaban Mónica Oltra, Juan Ponce (diputado de Compromís por parte de Els Verds) y Alejandro Sánchez, miembro de la fundación EQUO. Al final prioricé el de democracia porque quería ver a Oltra, por un lado, y conocer a Alejandro Sánchez a quien ya le había dicho que iría a conocerle.
El taller estuvo bien, aunque las ideas expresadas en cierta manera fueron un tanto superficiales (algo relativamente normal en encuentros así). Lo más triste es que sólo asistieron unas 30 personas a ese taller, algo bastante lamentable teniendo en cuenta que asistían como ponentes personalidades políticas relevantes. Yo no sé qué pasa en este país, que se llena cualquier bar para ver cualquier partido de fútbol pero no somos capaces de llenar una pequeña sala en la que se habla de política. Quizá es que el acto fue poco publicitado (yo me enteré por el Twitter de Uralde) pero en cualquier caso creo que es algo que debemos analizar y tenemos que solucionar. Esta pasividad nos mata a todos.
Me gustó mucho como ponente Alejandro Sánchez, con un estilo absolutamente natural que dista bastante del estilo del político tradicional, y quizá su intervención fue la que más me aportó porque me permitió enfocar de forma distinta el problema de los transgénicos, algo que siempre me pareció un exceso por parte de los ecologistas y que desde que le escuché he comenzado a enfocar desde otro punto de vista.
Pero quien más me impactó fue Mónica Oltra. He oído discursos de Oltra decenas de veces y conozco su oratoria perfectamente pero nunca la había visto hacer un discurso en persona. Al natural puedes ver detalles que se te escapan por televisión y puedes ver qué hace la gente cuando el foco de atención no está sobre ellos, y tengo que decir que Mónica me sorprendió gratamente.
Lo que hace Mónica (creo que involuntariamente) es curioso. Cuando empieza a hablar o a responder lo hace con un tono muy suave, como la típica chica tímida que quiere agradar, pero conforme pasan los segundos se va creciendo y su discurso comienza a llenarse de emotividad. Al sacar temas espinosos y comenzar la crítica política se puede observar que ella sola se va “encendiendo” contra las injusticias que delata y entonces su tono sube y su discurso se llena de una energía que envuelve a la audiencia. Mónica transmite emoción, espíritu de lucha y, lo que es más importante, consigue emocionar al auditorio y hace que la gente empatice con ella. La verdad es que nunca he visto a un político con la capacidad de transmisión de emociones que tiene Mónica Oltra, con esa emotividad “a la americana” combinada con ciertas características empáticas más desarrolladas en el sexo femenino. El valor político de esta mujer es incalculable y como sus compañeros no lo vean es para matarlos.
De su discurso destacaría la feroz crítica hacia Angela Merkel y la política que hace Alemania contra sus socios (algo especialmente destacable en una persona que se crió en Alemania) y, sobre todo, un comentario que hizo sobre los votantes alemanes de la CDU, de los que dijo que muchos de ellos eran personas con los mismos problemas que nosotros e igual de “jodidas” y que teníamos que analizar qué estaba pasando para que votasen a Merkel. La frase me gustó mucho por lo que representa, es decir, por esa comprensión de que los votantes de la derecha no son enemigos irreconciliables ni tontos de babilla, sino gente como nosotros a la que hay que intentar convencer de que nuestra propuesta es mejor.

Al finalizar esta primera parte me acerqué a Alejandro Sánchez para conocernos o  “desvirtualizarnos” como decía él. También hubiese querido conocer a Mónica Oltra, aunque la vi con prisa y no quise molestarla, y como hace actos continuamente aprovecharé el hecho de no haberla conocido para ir a otra de sus charlas próximamente.
Mientras hablaba con Alejandro apareció Juantxo Uralde, que me miraba intentando averiguar quien era yo. Alejandro me presentó “¿Sabes quién es? Este es Pedro Fresco” dijo. Juantxo se sorprendió, “te imaginaba bastante más mayor” me dijo. Según él, mis escritos son muy analíticos y había pensado que tenían que venir de una persona muy bregada y con mucha experiencia en política.
Hablando con Juantxo noté lo mismo que había notado en Alejandro Sánchez: Naturalidad. Recuerdo una vez hace casi dos años que escuché a Mónica Oltra hablar de Uralde y dijo algo así como que le encantaba la transparente mirada y la honestidad de activista que veía en él. Tenía estas palabras en mente mientras hablaba con Juantxo y tengo que decir que me parecieron certeras. Uralde no se parece a los políticos tradicionales, se le nota que no está moldeado y prefabricado por asesores externos sino que es la expresión propia de un convencido de lo que hace. Me trató como un “colega” desde el primer momento, algo que jamás haría un político tradicional, y la verdad es que se lo agradecí. Para creer lo que dice un político tienes que creer que te lo está diciendo una persona real y no un personaje de ficción. Uralde es auténtico y sólo eso ya es un valor enorme en esta política de mentirosos compulsivos en la que nos movemos.

En la conversación Uralde sacó uno de los temas por los que tenemos algunas discusiones en Twitter. Yo le critico (les critico a los de EQUO en general) que son demasiado verdes y demasiado animalistas. Creo que las causas ecologistas son muy loables y el maltrato de los animales una salvajada pero esto me parecen temas secundarios cuando en este país se están realizando ataques al bienestar colectivo casi semanalmente.
Juantxo me replicó que ese debate lo tenía constantemente con otras personas también pero que ellos habían optado por “diferenciarse” mediante un discurso claramente ecologista. “Si sólo tratásemos temas sociales para eso ya están otros” me dijo, en clara referencia a IU. Comentó además que la gente que estaba afiliándose a EQUO era precisamente de ese perfil ecologista y que estaban creciendo por ese sector social, lo que aseguraba que demostraba que esa estrategia era la adecuada.
A mí, en cambio, el argumento me parece un poco tramposo. Obviamente si tu discurso es ecologista quienes se van a afiliar son perfiles ecologistas y no otros, por lo que el efecto no demuestra nada en sí mismo. Si EQUO tuviese un discurso más social o más ecosocialista sería esa gente la que atraería y conseguiría afiliar, y entonces también se podría decir que la estrategia es la adecuada porque el discurso sería coherente con la naturaleza de los afiliados. Es fácil hacerse trampas al solitario si quieres.
Ojo, no digo que la estrategia no sea razonable. Su idea es crecer agrupando las sensibilidades ecologistas españolas y volcar el discurso en ese fin, con el objetivo de conseguir representación política en los distintos parlamentos. Y, una vez hecho esto, una vez la presencia política te dé presencia mediática y tengas mucho más tiempo en medios de comunicación, entonces sí potenciar la parte social y ecosocialista para seguir creciendo en ese sector y crear el partido con dos almas (la ecológica y la igualitarista) que se quiere crear.
Bien, como estrategia es buena, pero para mí la política no pueden ser solo estrategias y lo prioritario es ser útiles y combatir los problemas acuciantes y urgentes. Y lo urgente ahora mismo es acabar con el austericidio y con el empobrecimiento masivo de las clases medias y populares. Ese es el objetivo que para mí es urgente y eso no requiere renegar de nada, simplemente priorizar, y por eso soy tan crítico con ese discurso íntegramente ecologista que a veces desde fuera se ve como un poco frívolo.
Después de una breve charla nos fuimos a comer, ellos a la comida organizada por las jornadas y yo a mi casa, pues el amigo con el que estaba tenía que irse y yo tenía que comerme esa excelente salsa al pesto casera que tenía medio preparada. Que mejor que una salsa al pesto para un día “verde”.

Después de comer volví a las jornadas, que estaban en el último acto del día, el debate titulado “una alternativa davant Europa”. En el debate Juantxo era uno de los ponentes y en su discurso pude confirmar las sensaciones de naturalidad y honestidad que me había transmitido en la conversación privada.
Una cosa que me gustó mucho fue la participación de los pocos que éramos. Por la mañana ya había hablado mucha gente en el turno de réplica, pero más que preguntar a los ponentes o abrir algún debate me pareció que la gente que hablaba lo hacía para contar su historia particular. Había muchos ponentes en potencia y con ganas de hablar en la sala, que aprovecharon el turno de preguntas para decir lo que ellos pensaban sobre los temas comentados. Me parece bien ojo, lo que pasa es que me pareció que hubo demasiado monólogo y poco debate. Sin embargo por la tarde fue diferente. Las preguntas a los ponentes se mezclaban con las opiniones de los asistentes que querían participar, en un estilo que me pareció más de debate que de monólogo.
El tema central del debate era la candidatura a las europeas y qué iba a hacer EQUO respecto a las posibles alianzas. Para quién no lo sepa EQUO tiene un pequeño lío con el tema de la candidatura que viene tanto por su naturaleza de partido que tiene integrados otros partidos que ya forman parte de otras coaliciones como por el hecho de que IU está llamando a la configuración de un frente amplio contra el austericidio.
Más o menos aquí hay tres opciones: La primera sería una candidatura de EQUO con Compromís y con otros partidos regionales digamos más de izquierdas que nacionalistas (MES Mallorca, AGE, CHA, etc) en una especie de candidatura de izquierda verde, la segunda un frente amplio con IU y otros partidos de izquierda y la tercera sería una especie de reflejo de lo que es el grupo Verde-ALE del parlamento europeo.
La ALE (alianza libre europea) está compuesta por partidos nacionalistas/independentistas que por alguna razón (supongo que sus escasos diputados) y su auto-ubicación en la izquierda decidieron estar en el grupo verde. Hacer una candidatura que reflejase el grupo europeo implicaría ir con ERC y Bildu, algo que desde fuera parece una absoluta locura y más en tiempos actuales.

Los asistentes eran muy reacios a una posible alianza de EQUO y Compromís con ERC o Bildu, algo absolutamente lógico por otra parte. Mezclar ERC y Compromís es una locura, mezclar ERC y EQUO una locura mayúscula, y de mezclar Bildu con gentes como las de EQUO Euskadi ya ni hablamos. La verdad es que no sé a quien se le ha pasado por la cabeza esta posibilidad, aunque imagino que habrán sido las bases más nacionalistas del Bloc o de otros partidos del estilo quienes lo habrán dejado caer. En cualquier caso estoy prácticamente convencido que incluso los que podrían querer algo así no se les ocurrirá ni plantearlo por pura táctica. Como uno de los participantes dijo, si se mezcla Compromís y ERC en una misma candidatura para las europeas el batacazo que le esperaría a Compromís en las próximas autonómicas iba a ser de escándalo. Esto lo sabe la propia dirección del Bloc así que supongo que es una opción imposible.
La opción del frente amplio de izquierdas con IU tampoco era bien vista por los asistentes, aunque recuerdo a un chico por la mañana que la defendió alegando la urgencia de combatir el austericidio. Esta opción tampoco creo que se haga por una sencilla razón, y es que IU considera a EQUO como algo residual y en EQUO piensan que les iban a ofrecer “un puesto a partir del número 50 como dijo Mónica Oltra por la mañana exagerando un poco.
¿Es razonable negarse al frente amplio por sentirse ninguneados? ¿No es una cuestión de egos por parte de EQUO? Pues yo creo que hay un poco de todo. Si a EQUO le ofreciesen el puesto 2 y 4 de la lista a las europeas en un frente amplio supongo que muchos en EQUO se lanzarían a los brazos de IU como si fuesen una princesa de cuento, así que algo de egos y personalismos sí que hay. Aunque yo creo que hay otros, entre los que está el propio Uralde, que están empeñados en hacer un proyecto diferenciado de IU cueste lo que cueste.
La cuestión clave aquí es que creo que EQUO no necesita a IU para obtener representación en la eurocámara. En las europeas y con una circunscripción única las coaliciones no son necesarias a no ser que seas un partido local o residual y EQUO, con el aval del grupo verde europeo y presentándose como partido verde en España, conseguiría representación sin excesivas complicaciones y más si va de la mano de Compromís. Ir con IU no tiene especial sentido y no sólo por una cuestión de egos o de querer medir tu fuerza aisladamente, sino porque las coaliciones suman diputados pero normalmente restan votos al alejarte al votante incompatible con la otra opción política con la que te has aliado. Francamente, una coalición para las europeas parece mal negocio tanto para EQUO como partido como para la izquierda en general. Otra cosa serán las nacionales, y ahí ya se hablará.

El debate sucedía alrededor de la coalición electoral y de lo que tenían que hacer los partidos verdes para diferenciarse de la izquierda post-comunista. Los participantes especulaban mucho sobre cómo se vería en la opinión pública y en el votante medio cada una de las opciones posibles y, mientras escuchaba las intervenciones, pedí la palabra. Me pareció que podía ofrecer el punto de vista que estaban buscando, el punto de vista de alguien externo y sin afiliación política a ningún partido. Los debates endogámicos a veces acaban con todo el mundo encantado de conocerse y pensé que vendría bien un poco de “aire fresco”.
Bueno pues la cuestión es que, como se acercaba la hora de finalización, me tocó ser el último que hablase antes del cierre de los ponentes. Me supo muy mal porque creo que era el único que no era afiliado a alguno de los partidos que habían organizado el acto y quizá no procedía que yo hablase el último. En cualquier caso tomé la palabra y el micrófono.
En mi breve intervención expliqué que quería hablar para intentar darles el punto de vista de persona de izquierdas no afiliada que seguramente les interesaba y que quería tratar dos cuestiones fundamentalmente, la obsesión por “diferenciarse” del resto y el asunto de la coalición electoral.

Respecto al hecho de diferenciarse dije que no me parecía bien esa idea de que la diferenciación entre EQUO e Izquierda Unida era o debía ser exclusivamente las formas mucho más democráticas de EQUO. Para quien no lo sepa EQUO y Compromís son posiblemente los partidos más democráticos que hay ahora en España, con unos mecanismos de primarias abiertas que son excelentes. IU, en cambio, es el típico partido de toda la vida donde todo se gestiona entre la cúpula y los delegados. La gente de EQUO e IdPV pensaban que esa era la diferencia entre las dos fuerzas y que así había que venderlo a la opinión pública.
Dije que no me acababa de gustar este planteamiento porque pienso que se estaban equivocando tanto de adversario como de planteamiento. IU no es el único adversario electoral de EQUO y de los verdes, hay muchos más y entre ellos están o estarán todas estas candidaturas que provienen de plataformas ciudadanas ajenas a los partidos políticos tradicionales. Comenté el caso del partido X que tiene pensado hacer “primarias” a través de Internet y mediante videos de YouTube, que por cierto es algo parecido a lo que hizo el M5S de Grillo en Italia. Si EQUO focaliza su gran valor en su democracia interna corre el riesgo de que estas plataformas le adelanten por la izquierda porque por mucho que se empeñe EQUO en “radicalidad democrática” no va a poder superar estos movimientos. Y eso hay que tenerlo en cuenta, hay que saber prever el futuro.
Y, de forma más general, les dije que no me gustaban estos tacticismo de estar mirando qué hacen los demás para diferenciarse. Si tu obsesión es qué hacen los demás acabas actuando de forma reactiva y bailando siempre la música que ponen otros. Eso no es una buena idea, un partido debe saber cuales son sus bases reales y venderse tal y como es, confiando en sí mismo y en por qué está haciendo lo que está haciendo. Y luego, claro está, sí priorizas un mensaje respecto a otro para llegar al votante.
Observaréis y quizá os extrañará que no se llegase a la conclusión de que los temas medioambientales deberían ser los que marcasen la diferencia entre EQUO y IU. Uralde dijo algo sobre esto pero la cuestión es que la mayoría de los presentes eran de Iniciativa del Poble Valencià, que es ecosocialista y por tanto primaban el aspecto social y redistributivo sobre el ecologismo puro. En Iniciativa y en Compromís se tiene muy claro que el leitmotiv es el “rescatem persones”, algo que les ha funcionado muy bien.

Respecto al segundo punto, el de la coalición, también di mi opinión y lo enfoqué de forma personal. Dije que a mi me gustaba bastante IdPV como partido y también sus máximas dirigentes, Mónica Oltra y Mireia Mollà, y que también me gustaban las cosas que decía Uralde y EQUO. Pero que para mí, persona de izquierda nada nacionalista, me supone un problema “ideológico” que tanto IdPV como els verds estén coaligados con un partido nacionalista como el Bloc.
Al final el Bloc está actuando como un partido “más de izquierdas que nacionalista”, es decir, como una fuerza que prioriza el cambio económico y social antes que las cuestiones nacionales, y mientras eso sea así para alguien como yo se convierte en un aliado, digamos, “tolerable” o aceptable. Y lo que vale para el Bloc puede valer para la Chunta Aragonesista, para AGE, MES Mallorca, etc.
Pero claro eso es una cosa y otra es ERC o Bildu. Yo fui claro en este punto: “Si EQUO y Compromís se alían en las europeas con ERC o con Bildu os puedo asegurar que jamás os votaría”. Y no sólo yo, estoy absolutamente convencido que esta es una percepción compartida por la práctica totalidad de los votantes de Compromís que no vienen del Bloc, que son todos menos el 4,5% de base que tenía el Bloc originariamente. Un participante dijo sobre una media hora antes que aliarse con ERC supondría el hundimiento de Compromís, y yo creo que tenía toda la razón.
Y que no sólo era eso, sino que había que tener claro que hay cosas que no se pueden mezclar. Lo que está proponiendo ERC para Cataluña, esa independencia que es su máxima y única prioridad es sencillamente una política derechista que en parte comparte argumentos y razones con lo que pueden defender, por ejemplo, los nacionalistas conservadores de Baviera ¿Cómo nos vamos a mezclar con esa gente? No hablé mucho más pero ya sabéis mi opinión aquí: Esto de la autodeterminación y la secesión hoy en día no es más que otro de los tentáculos del neoliberalismo que estaría encantado que los estados se minimizasen y destruyesen ellos mismos para ahogarnos a todos bajo el imperio de las multinacionales.

Acabé mi intervención y me volví a mi sitio. Justo cuando pasé por la primera fila un hombre le dijo a otro: “Saca la hoja de afiliación para que este firme ahora mismo”. El comentario me recordó mucho al del presidente local del PSPV de Catarroja unos meses antes, que iba diciendo por ahí que tenían que convencerme para que me afiliase. Al final en cuestiones de proselitismo todos los partidos se parecen.
Cuando me senté algunos de los asistentes me hicieron gestos de que querían hablar conmigo cuando acabase el acto. Me senté al lado de Florent Marcellesi, al que conocí “desvirtualizado” en ese momento y hablamos un poco, hasta que el acto finalizó. Al acabar se acercaron un par de personas, el dirigente local de las juventudes de IdPV en Vinarós o Benicarló y otro hombre que no me dijo quien era. Me comentaron un par de cosas sobre lo que había dicho y se fueron.
En ese momento se acercó diputado Juan Ponce. “Te acabo de seguir en Twitter” me dijo, y estuvimos hablando un buen rato. Ponce me pareció una persona muy íntegra y me estuvo contando un poco cual había sido su trayectoria política y también hablamos sobre los últimos años de la política española y sobre los gobiernos de Zapatero. Un poco a colación de mi intervención me habló muy bien de sus compañeros del Bloc y de la gente de “comarcas”, que admiraba por su combatividad.
A la salida me despedí de Floren y de Juantxo Uralde, que me dijo que le había gustado que interviniese para dar un punto de vista externo. “Seguimos”, me dijo, usando esa frase que le gusta mucho, y me despedí diciéndole que fue una lástima que no consiguiese ser diputado el 20-N (“nos hizo mucho daño” reconoció) pero que seguro que lo conseguiría en las siguientes elecciones. Y no lo dije para quedar bien, lo dije porque todas las encuestas dan a EQUO el diputado por Madrid y estoy absolutamente seguro que esta vez lo conseguirán.


Cuando conoces a políticos normalmente te encuentras con personas que tienen un discurso aprendido y un mecanismo de interacción personal cuidadosamente estudiado para no decir nada que pueda molestar o ponerles en evidencia, pero os puedo asegurar que Juantxo Uralde no es así (y el resto de personas que conocí allí tampoco). No sé si es porque proviene del activismo o si es porque pertenece a un partido sin recursos que no se puede pagar asesores y programas de prefabricación de candidatos, pero en cualquier caso se trata de una rara avis de la política. A cualquiera que tenga la oportunidad de conocerlo le aconsejo vivamente que lo haga, se llevará una grata sorpresa y la experiencia vale la pena.
Ah! Por cierto. Como sabéis yo tengo la convicción de que el sistema político salido de la transición está en el principio de su fin. Y es precisamente por eso que me gusta ir a ver a cualquier personalidad que entiende esto y que creo que tendrá un papel en el futuro que viene. Igual que he querido conocer a Romeu o a Uralde mañana puedo hacer lo mismo con quien sea, me da igual que sea de UPyD, de Izquierda Anticapitalista o de la plataforma de Rivera, iré a ver a cualquiera que me interese.

E iré a escuchar y a aprender, y a decir mi opinión si es que a alguien le interesa o quiere escucharla. Y después comentaré mis impresiones aquí, contando todo lo que crea relevante y que considere que se puede decir. Y sé que algunos de los protagonistas de mis textos se enfadarán, porque muchos políticos solo quieren leer adhesiones inquebrantables y odas a su gran capacidad política. No me importa francamente, aunque en este caso sé que ninguno de los protagonistas de EQUO, IdPV o Els Verds se va a molestar por alguna de las “puyas” que pueda haber en el texto. Esta gente es diferente, se podrá estar de acuerdo con ellos o no en asuntos políticos pero a nivel personal no tengo ninguna duda de que es gente que vale la pena.

10 comentarios:

  1. Sobre el ecologismo político, ya te he comentado en anteriores ocasiones que lo confundes con el medioambientalismo.

    Simplificando... ecologismo político = lo social + lo medioambiental. Ambos elementos son indisociables.

    Un ejemplo claro, las energías contaminantes están en manos de un oligopolio; las energías más sociales son las que se producen en autoconsumo (comunal) o en pymes y cooperativas, y todas ellas son energías renovables.

    Tendrías que haber ido a la ponencia de Florent. :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Iván,es la discusión de siempre y tienes razón. Pero pienso que realmente se entiende mejor así a pesar del error semántico.

      Pues me hubiese encantado escuchar a Florent, pero tenía a Alejandro y a Mónica por el otro lado. Por mi hubiese ido a las dos. Luego le pude conocer.

      Bueno, te habrá gustado a pesar de mi confusión con los términos ¿no?

      Saludos,

      Eliminar
    2. Sí, estoy de acuerdo con todo lo demás. De todos modos, como me decía una compañera de EQUO Boadilla tras ver este comentario, esta confusión está arraigada en toda la sociedad y desde EQUO tenemos que trabajar en el esclarecimiento de ambos conceptos.

      Eliminar
  2. Totalmente de acuerdo. Si llego a saber que ibas me hubiera acercado un momento para charlar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, pues no te dije nada porque pensé que si no ibas sería porque tendrías cosas que hacer. Te busqué allí por si habías ido, pero no estabas.
      De todas formas vivimos en Valencia los dos, así que podemos buscar cualquier otro momento.

      Eliminar
    2. Tenía cosas que hacer y me reclamaba mi familia, pero hubiera podido escaparme un momento por la tarde. De todas maneras a mí esos actos no me motivan. Al final me he cansado de tanta reflexión.

      Eliminar
  3. Unos datos para completar la información sobre las Europeas. No sé si lo contarían en las charlas.
    Un eurodiputado español corresponde el 2,5% de los votos, que en una asbtención del 55% son 200.000 votos.

    Relacionado con lo mencionado con el Partido X, quizás EQUO haga algo parecido. Se está debatiendo que los representantes de EQUO en la lista electoral europea sean elegidos abiertamente e incluso que se puedan presentar independientes tras la obtención de avales. En este debate parece que se está decantando la opción de que haya 2 rondas como playoffs. En la primera se votaría mediante el sistema VUT (voto único transferible; un sistema que se vota colocando las opciones en orden de preferencia) y los X primeros pasan a la siguiente ronda para elegir al cabeza de lista. En esta votación se abrirá un debate con charlas públicas y vídeos de las X candidaturas. El/la más votado/a determinará el orden para colocar a las personas paritariamente según sexos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabía que se pensaba en un sistema así, comenté en la charla el caso del Partido X y los videos de Youtube y nadie me dijo que se estaba pensando en algo parecido.
      El sistema de EQUO es bastante bueno por lo sé, pero claro un partido estructurado siempre tiene algo menos de grados de libertad que una candidatura ciudadana. De todas formas yo creo que en los nuevos partidos el sistema de primarias más o menos abiertas se va a generalizar, porque es una demanda social.

      Saludos,

      Eliminar
  4. Gracias por tu crónica, solo quería añadir una opción que estamos debatiendo en EQUO a las tres que has mencionado: candidatura ciudadana que supere una mera coalición de partidos.

    La elaboración del programa electoral a las europeas también se hará de forma abierta a la ciudadanía.

    No sé por qué esta opción de candidatura ciudadana no se nombró en las jornadas en las que estuviste, quizás porque era un foro muy "partidizado" (perdón por el palabro), pero es una opción que se está considerando y debatiendo oficialmente.

    Salu2, José Miguel Colmenero (EQUO Región de Murcia)

    ResponderEliminar
  5. A mí, Floret Marcellesi me parece un tipo interesantísimo que está en la extrema izquierda de EQUO, e incluso de IU, pero eso es solo una anécdota. Muy interesante su post, y bastante acertado. Solo una cosa: ser cercanos, verdaderos e incluso buenas personas, no es suficiente en política.

    ResponderEliminar