La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







jueves, 28 de noviembre de 2013

Botiflers, Ignacio Blanco y el cierre de RTVV


















En la sesión de les Corts Valencianes en que se certificó la defunción de Radio Televisión Valenciana (RTVV) se pudo ver cosas muy interesantes. Para empezar la todavía televisión autonómica, Canal 9, hizo un despliegue especial en su informativo sobre el evento. Como la televisión está tomada por los periodistas autogestionados la línea editorial era radicalmente en contra del PPCV y absolutamente favorable a las tesis de la oposición, mostrando una escenografía a la que no me acabo de acostumbrar después de tantos años de manipulación pepera absoluta.
Además de eso se podía ver un espectáculo muy curioso. El daño que le va a hacer al PP el cierre de Canal 9 y, sobre todo, estas últimas semanas de rebelión anti-PP es muy grande y creo que los diputados del PP sabían que estaban votando su propia defunción. La verdad es que el PPCV tiene perdida la Comunidad Valenciana hace mucho pero para los más optimistas y los más ciegos de entre sus filas esto era su final ya sin duda alguna. Así pues los diputados del PP votaban a cara de perro, sabiendo que se estaban haciendo el haraquiri y que tenían delante a una exultante oposición.

Las intervenciones de los diputados de la oposición fueron buenas. Mónica Oltra estuvo temible como siempre, con esa energía que hace que los diputados del grupo de gobierno quieran que se los trague la tierra en ese momento. También estuvo bien Enric Morera avisando que iban a comenzar una acción de responsabilidad civil contra los gestores de Canal 9 por la ruina y posterior cierre. Estas ideas de auditar hasta el último papel de la ruina que nos van a dejar estos señores está siendo muy habitual en el discurso de Morera y, aunque me gustaría que fuese así, está por ver si realmente lo hacen después cuando lleguen al gobierno.
También excelente estuvo el mejor diputado del grupo de Esquerra Unida (EU), que es Ignacio Blanco. Blanco fue personalizando en diputados concretos las culpas de la situación generada e incluso tuvo momentos grandiosos cuando el president de les Corts Cotino le dijo que hablase "als escanys” y él le respondió: “escons senyor Cotino, escons, veig que li fa falta una televisió en valencià”.
Sin embargo Blanco, después de parafrasear a Unamuno, acabó el discurso así: “Ens tancareu però no ens callareu, botiflers”, y con eso dejó el estrado.

Una palabra no inhabilita un discurso pero creo que Ignacio Blanco escogió la peor manera de cerrarlo con eso de “botiflers”. Para quien no lo sepa los botiflers eran los que, en el Reino de Valencia y también en Cataluña, defendían al candidato borbónico en la guerra de sucesión, Felipe de Anjou. En contra de los botiflers estaban los Maulets, que eran los que defendían al candidato austracista, el Archiduque Carlos. Se dice que la palabra botifler viene de una especie de contracción del inglés Beautiful flowers, pero no lo veo nada claro.
En tiempos recientes el nacionalismo catalán (y el valenciano) ha usado botifler como insulto, refiriéndose a aquellos que supuestamente quieren castellanizar nuestros territorios y que, en definitiva, están en contra de la cultura y lengua valencianas. En Valencia particularmente también se ha usado a veces para referirse a los blaveros.
¿Por qué creo que es un error decir lo de botiflers? Porque no tiene ningún sentido decirlo en ese momento, porque se está desviando y desnaturalizando el debate y porque Blanco está cayendo en una terminología nacionalista en la que no debería entrar. Quizá cuando dijo botiflers quiso decir “blaveros”, pero aún así no debió ponerse visceral de esa manera.

Es verdad que el PPCV es un partido superficialmente blavero (aunque no claramente en el fondo) pero llamar botiflers a los miembros del PPCV en el contexto en que Blanco lo hizo implica decir que el PP está cerrando Canal 9 porque está en contra de la cultura y lengua valenciana y eso no es verdad.
Una cosa es que les importe bastante poco que el valenciano tenga difusión cultural (que es así) y otra que cierren Canal 9 por un ataque a la lengua. Canal 9 no se ha cerrado por querer hacer un ataque contra la lengua valenciana, se ha cerrado porque la Generalitat ha arruinado esta comunidad y porque se ha dado cuenta que Canal 9 ya no les vale para nada. Si los informativos de Canal 9 tuviesen un 30% de cuota de pantalla ya se hubiesen encargado de mantener abierto Canal 9 para poder manipular a las masas a través de ellos. Pero como Canal 9 ha ido degradando y ya no la veía nadie, su uso como herramienta de manipulación era inútil y por tanto la han dejado caer.
Adicionalmente a eso el PPCV también ha actuado así por chulería Como hicieron un ERE ilegal y los tribunales se lo rechazaron gracias al recurso de los sindicatos, el PP se puso en plan gansteril y pensó “¿Ah sí? Pues ahora os vais a enterar” y cerró la televisión en parte por venganza. Y después de la rebelión de los trabajadores de Canal 9 sus ansias de venganza contra los sindicatos de los trabajadores fue todavía mayor, al haber tenido la osadía de destapar la manipulación en esa casa que, por otro lado, todo el mundo conocía.
Y no es sólo eso, también hay un cálculo electoral claro y una política de tierra quemada. El PPCV va a perder la Generalitat y un Canal 9 en manos de un gobierno de izquierdas podría hacerles daño. Para eso es mucho mejor cerrarlo, privatizarlo y vendérselo a un grupo amigo como el de EL MUNDO que siempre les será más favorable.

Esa es la realidad, por eso cierran Canal 9 y no porque sean botiflers, blaveros o trinitarios. Entrar por ese camino es desvirtuar el debate y darle al PP una herramienta para desviar la atención y ponerse a hablar de catalanistas y de todas aquellas cosas que les gustan porque ocultan su destructiva gestión.
De hecho estos diputados de EU a veces están en las nubes y cometen errores absurdos. Hace ya unos meses que el PPCV, sin nada que vender, se ha dedicado a volver a sacar el debate identitario. Hace unos meses, en una frivolidad parlamentaria, el grupo popular hizo una proposición no de ley para decirle a la Generalitat de Cataluña que la lengua que se habla en la Comunidad Valenciana es el valenciano y pedirle respeto por nuestras señas de identidad. La oposición por supuesto no apoyó esa propuesta, pero con estilos muy diferentes.
Mientras el PSPV y Compromís dijeron que esto no era más que una treta del PP para que no se hable de su corrupción y de su gestión (que es exactamente lo que era), EU entró en la trampa del PP. Creo que fue la diputada Marina Albiol quien dijo “Nosaltres som País Valencià, la nostra bandera és la quatribarrada y el nostre himne la muixeranga”. Toma ya, metiéndose en la trampa ellos solos, como si estuviesen pagados por el enemigo. Claro, hasta un conseller les felicitó por ser “valientes” y decir lo que pensaban. Por lo que les felicitaba realmente es por darles argumentos para montar otra campaña identitaria y tapar la basura unos días.
Compromís esto lo hace mucho mejor. No se mete en cuestiones de este tipo aún teniendo un partido nacionalista en la coalición porque sabe que le hace el juego al PP. Pero estos de EU a veces quieren ser más papistas que el Papa y tienen una querencia increíble por las batallas del pasado que no valen para nada hoy en día.
Afortunadamente Canal 9 está ahora posicionado absolutamente a favor de la oposición pero en otras circunstancias las palabras de Blanco hubiesen estado resonando una semana y el PP hubiese vuelto a sacar la bandera del miedo y el discurso de que el “tripartito” quiere incluirnos en los países catalanes o cosas así. Y es cierto que la gente está ya cansada de estas cosas pero aún así no hay que provocarlas de forma tan infantil.

Y, en cualquier caso, ya va siendo hora que erradiquemos ciertas cosas. Esto de hablar de botiflers 300 años después no es más que una frivolidad absurda que se basa, además, en una manipulación histórica de lo que fue la guerra de sucesión. Los nacionalistas la plantean como la lucha entre el pueblo valenciano (o catalán) y sus instituciones propias contra la opresión borbónica, y eso es una patraña. La guerra de sucesión fue una guerra típica de la época de las monarquías autoritarias donde los intereses de la nobleza, la realeza y los privilegiados eran la clave de las decisiones políticas y militares.
Las propias cortes catalanas aceptaron a Felipe V como rey a principio del siglo XVIII ¿eran botifleres entonces? La propia Generalitat valenciana también creó al principio de la guerra un batallón de soldados para apoyar a Felipe V contra las tropas aliadas ¿eran botiflers? Si los reinos de la corona de Aragón se aliaron con ingleses y holandeses para apoyar al archiduque fue sencillamente por el interés de las instituciones y, por tanto, de las clases dominantes de entonces. Ni la cultura, ni la “valencianidad”, ni nada de eso tuvo nada que ver, fueron cuestiones de intereses y propias de las relaciones de fuerza en el antiguo régimen.
Los nacionalistas de todos los lugares del mundo siempre modifican la historia para hacerla gloriosa y diferencial, para llenar así de contenido sus doctrinas. Pero un partido de izquierdas como EU no puede caer ahí, no puede caer en las evidentes falsificaciones y glorificaciones simplistas fabricadas para objetivos absolutamente distintos de los que la izquierda defiende. Sin embargo se hace y no sólo en este caso sino en muchos otros, se asume la épica histórica de una manera absurda y contraproducente para lo que es un discurso emancipador.

Creo que EU está haciendo un buen trabajo de la mano de Marga Sanz y con diputados como Ignacio Blanco pero hay cosas en las que se equivocan. Ahora que el imperio del PP va a caer hay una cierta tendencia a intentar ajustar cuentas y a desquitarse de tantos insultos y de tanta manipulación como hemos sufrido en las últimas dos décadas. Se puede caer en la tentación de ganar batallas pasadas y ya perdidas.

Pero el tiempo pasa inexorablemente para todo y para todos. Ya no hay botiflers y maulets, no hay republicanos y nacionales, ni siquiera hay fusterianos y blaveros como tal. Lo que hay es un gobierno corrupto, mentiroso y destructor, y un futuro muy difícil de gestionar para el próximo gobierno. Y estancarse en las batallas del pasado y en países que ya no son como eran antes es precisamente lo que menos necesitamos.

6 comentarios:

  1. No se Pedro, insistes en que el imperio del PP esta acabado, ojalá lleves razon, pero no lo tengo muy claro. Ya te lo he dicho en otras ocasiones, subestimas la capacidad de estupidez de los valencianos, estamos bien adoctrinados.

    ResponderEliminar
  2. Hasta 2015 no habrá elecciones autonómicas; veremos entonces si el "imperio" del PP se ha acabado o no. Yo no soy tan optimista como tú. Creo que tenemos gaviotitas para años. Espero equivocarme.

    ResponderEliminar
  3. GOLPE DE ESTADO EN RTVV EL VIDEO
    http://rtvv24h.blogspot.com.es/2013/11/los-partidos-politicos-estan-al.html

    ResponderEliminar
  4. Hay que presionar al PP y al Consell para que gobernar hasta mayo del 2015 se les haga insoportable. Eso dependerá no solo de los políticos sino también de la gente de la calle señalándoles con el dedo cada vez que acudan a alguno de sus actos.

    ResponderEliminar
  5. A ver, a mí no me cabe en la cabeza que gente de izquieda en general defienda una estafa, un pufo de miles de millones de euros como ha sido la televisión autonómica de Valencia, seguir pagando con sus impuestos una televisión autonómica para seguir siendo el ente de desinformación, agitación, manipulación y propaganda al servicio del partido que obstenta el gobierno regional. Para estar reventando de ganas de mear y después hacerlo y no echar gota.

    Y lo de los trabajadores del ente que ha sido como cagarse y después no tener con que limpiarse. Una televisión que se inaguró hace 24 años. Llega el PP al gobierno valenciano y pone en la calle a todo el que había en la empresa porque consideraba que era un nido de rojos, para colocar a los afines a la secta, a los pelotas y a los sumisos, al margen de la eficacia, el rigor, la ética, la independencia y la profesionalidad periodística.

    Estos mismos se dedican a desinformar o dar una información sesgada, sectaria y partidista siguiendo las consignas y obedeciendo las instrucciónes de los comisarios políticos del gobierno regional: a minimizar o silenciar los casos de corrupción del partido o los problemas económicos-sociales de la región, echando las culpas de los mismos al gobierno central cuando gobernaban los del partido contrario; maximizando o directamente manipulando a las masas sobre las causas y la responsabilidad de los problemas; que son siempre los rivales políticos (llamese sindicatos, ecologista, socialistas, Zapatero...) o enemigos exteriores supuestamente contrarios a la identitadad de la patria valenciana (catalanes); la propaganda servil sacando el mejor perfil del líder o del presidente de la región...

    Todo eso lo sabían muchos valencianos. Yo sin serlo, ni vivir allí, he leido durante años denuncias que se hacian en otros medios y blogs como éste. Era un secreto a voces la enorme y burda manipulación y propaganda que se hacía en ese medio. Todos los sabían, menos los propios encargados de hacerla: los mismos trabajadores, redactores y supuestos peridistas de la cadena. No vieron la luz hasta el día en que el gobierno regional decidió cerrar la empresa y ponerlos todos en patitas en la calle. Todos los años atrás habian vivido con una venda en los ojos haciendose los desatendidos y ejecutando gustosamente las directrices de los caciques y comisarios políticos. Y digo gustosamente, porque todos entraron y se mantenían ahí en sus puestos por méritos políticos, no profesionales.

    Depués de años ejecutando la propaganda oficial y manipulando a sociedad valenciana, ahora se sorprenden, se indignan, se llevan las manos a la cabeza y se rasgan las vestiduras porque van a cerrar su empresa y ya no pueden realizar su gran labor como esbirros del gobierno, por ser los cómplices, por activa y por pasiva de los desmanes del poder. Ahora buscan la solidaridad de los demás y apuntan con el dedo a los despachos y a tratar de justificar su comportamiento asi para eximir su responsabilidad.

    Ahora me sorprende cuando veo a grupos de izquierdas defender el mantenimiento de una televisión deficitaria, que nos cuesta dinero y que no es un servicio público, sino un intrumento de agitación, manipulación y propaganda del gobierno de turno. Y a mí lo que me importa son el paro, el medio ambiente, los recortes en educación, en sanidad, en derechos sociales, en libertades...francamente me importa un pepino que se hayan quedado en la calle, a ver porque tiene que salir del dinero público el financiar una cadena que tiene pérdidas y que además desinforma y no aporta nada,.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Runaway,

      Tu opinión es típica de aquellos que no viven en un lugar con dos lenguas ofiicales, pero voy a intentar explicarlo para ver si me entiendes.
      En Valencia puede haber más de un 40% de la población que habla valenciano como lengua materna. En toda la TDT (y hablo de unos 60 canales) no había ninguno que emitiese en valenciano excepto aquellos de RTVV. Ahora mismo no hay ninguno. Lo máximo es algún programa en valenciano en alguna de estas TV residuales que todos tenemos en los canales 40 o 50 de nuestra televisión.
      Esto, obviamente, no es lógico. Un porcentaje tan alto de gente debe tener una televisión en su idioma materno. Hay gente que dice que esto no debe ser importante porque sino la iniciativa privada hubiese creado TV en valenciano pero eso es falso y es asumir argumentos muy peligrosos.Decir eso es como decir que el mercado lo marca todo y que la política cultural debe estar sometida al mismo, y extendiendo ese concepto entonces tendriamos que cerrar museos, teatros, orquestas, etc.

      Lo creas o no, Canal 9 era importante para la difusión de la lengua y para el aprendizaje de la misma. Era una de las mejores políticas linguísticas a favor de la lengua débil que se podían hacer sin entrar en el campo de la imposición linguística.
      Y es normal que no lo entiendas, porque no eres valenciano y porque no conoces esta realidad de forma fina como la conocemos nosotros, y porque al final se han creado unos dogmas y unos equívocos donde todo se mezcla y se confunden todas las comunidades y todas las situaciones para generar un simplísimo dogma.

      ¿Qué estaba manipulada? Por supuesto. Pero lo que no puedo entender es esa querencia por la política de destrucción. "Como está manipulada la cerramos" ¿Pero cómo que la cerramos? Las cosas no funcionan así, no se puede estar radicalmente a favor o la alternativa es cerrarlo. Las cosas se arreglan y Canal 9 debía ser arreglada, debía ser controlada por profesionales serios y convertirse en una TV pública de verdad, con todo lo que ello implica.
      El gobierno del PP va a acabarse en poco más de un año y habría habido una posibilidad para arreglar esto, posibilidad que ha sido arrebatada.

      Respecto a los trabajadores..Bien, esto ya se lo comenté a Nicolás y es complejo. Obviamente ha habido mucha gente que toleró y aceptó esta situación y ahora, en un ataque de cinismo, se escandaliza y se pone en contra de aquellos a los que defendió; pero también hay otros que estaban allí porque tenían que dar de comer a sus familias, porque no tenían otra posibilidad y que eran los primeros entristecidos y escandalizados por lo que pasaba en esa casa.
      En todas las empresas privadas hay trabajadores que se ven forzados a hacer cosas poco éticas o incluso ilegales. Y quienes sufren el servilismo económico muchas veces las hacen, porque no tienen más remedio.
      ¿Cómo distinguimos unos de otros? Pues es imposible si no los conoces. Pero como del segundo grupo hay mucha gente y me consta, la defensa de la permanencia de RTVV es algo justo, por muchos interesados de última hora y cínicos que haya en estas protestas, que los hay pero que no pueden ser usados para desprestigiar a un colectivo de trabajadores entero.

      Saludos,

      Eliminar