La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







martes, 5 de noviembre de 2013

¿Por qué no aparece un partido de extrema derecha en España?















Una de las cosas que más extrañeza me producen de la actual crisis es que en España no haya un partido de extrema derecha equiparable al Frente Nacional francés o a partidos europeos de ese estilo. Ante la crisis económica estos partidos están creciendo y/o apareciendo en toda Europa, excepto en España.
La explicación que desde la izquierda se suele dar a esto es que el PP tiene incluido en su seno a la extrema derecha y que, por tanto, esto impide que la misma aparezca en forma de partido independiente. Este argumento se ha repetido tanto que parece verdad, pero no lo es. El PP será todo lo ultraconservador que se quiera en materia moral pero no es un partido de extrema derecha moderno, es decir, anti-inmigración y xenófobo, al igual que no lo son los partidos liberal-conservadores de los sistemas europeos. Con el PP en el gobierno la política migratoria fue exactamente la misma que con el PSOE y la globalización ha alcanzado sus más altas cumbres, así que este argumento se cae por su propio peso. No es, pues, la explicación adecuada.

Primero de todo me gustaría definir a qué me refiero cuando hablo de extrema-derecha. Ni estoy hablando de una extrema-derecha nacional-católica casposa tradicional en España ni estoy hablando de partidos nazis como el Amanecer Dorado griego. Cuando hablo de extrema-derecha hablo de partidos anti-inmigración, anti-europeistas y anti-euro, de partidos nacionalistas y defensores de las identidades nacionales frente a la globalización, de partidos relativamente proteccionistas con el trabajador y el empresario autóctono.
No son partidos “fascistas” realmente, pues no se pretende un estado totalitario ni una conculcación de las libertades constitucionales, a pesar de que sí hay ex fascistas en su seno. Son más bien partidos nacionalistas, “patrióticos” y reacios a las influencias del exterior tanto en una faceta económica como en la cultural.
Estos partidos están creciendo mucho gracias a las consecuencias de la globalización en los países europeos y sobre todo entre las clases populares y trabajadoras. Los trabajadores desencantados con la izquierda y que han visto que los gobiernos socialdemócratas han ignorado sus intereses tanto como los conservadores, y aquellas clases populares que han dejado de creer en una revolución que consideran utópica han visto en estos partidos el camino más sencillo para no perder su amenazada seguridad. Estos partidos les prometen salir del euro (causante en parte de la escasa competitividad de muchas industrias), acabar con la competencia laboral de los inmigrantes que presionan los sueldos a la baja, proteger la industria local (que les da trabajo) y les asegura que las ayudas públicas serán para ellos y no para los extranjeros.
Creo que una de las ventajas para estos movimientos es que se han quedado en exclusividad la bandera anti euro. La izquierda post-comunista está aún temerosa de posicionarse radicalmente contra el euro y mantiene una postura ambigua al respecto, lo que permite que este descontento lo capitalice la extrema-derecha. En todos los países del euro hay un porcentaje nada desdeñable de la población que no quiere esa moneda y estos partidos poco a poco están atrayendo a esta gente, sino es con la adhesión por lo menos sí con una tolerancia mayor hacia ellos que antes no existía. La rechazada extrema-derecha de hace unos años se va convirtiendo poco a poco en una alternativa aceptable.

Pero volvamos a la pregunta original. ¿Por qué no en España? Descartada la idea de que el PP es ese tapón que impide la aparición de este tipo de extrema derecha porque al incluirla en su seno tendremos que comenzar a analizar otras razones.
Yo creo que una razón fundamental es la identificación de la extrema-derecha con el franquismo. España es un país raro, un país que vive una herencia política proveniente de las dos Españas y de los bandos creados entonces. Igual que tenemos un extraño cordón umbilical entre la izquierda y el nacionalismo (una peculiaridad absurda en un país que debería ser potencialmente jacobino por su herencia político-cultural) tenemos un equívoco identificando la extrema-derecha en todas sus variantes con el franquismo.
No, para empezar el franquismo no era anti-inmigracionista por la sencilla razón que las migraciones económicas masivas son producto de una globalización que no existía entonces. Si bien obviamente sí que se podría intuir que el nazismo sería anti-inmigración por su racismo eso no aplica al franquismo, que no era particularmente racista. El Franquismo tenía excelentes relaciones con todos los países árabes y, también, con la mayoría de hispano-América. No creo que haga falta recordar que para los Generales sublevados los moros eran más españoles que los “rojos” a los que querían exterminar. El franquismo, ni el de primera hora ni el tardofranquismo, no tenía nada de anti-inmigracionista aunque ciertamente sí era proteccionista y nacionalista.
Esta identificación es consecuencia (y producto) de que los partidos de extrema-derecha existentes, desde Fuerza Nueva hasta España 2000, provienen todos de forma más o menos clara de esa herencia franquista. Y es precisamente eso lo que los convierte en partidos marginales y lo que impide que estos grupos puedan tener ascendente sobre el proletariado precarizado que es su principal electorado potencial. El único partido que más o menos ha sabido desligarse de ese ascendente franquista a pesar del pasado de su líder, Plataforma per Catalunya, es precisamente el partido de extrema-derecha más exitoso de España.

Pero esa no es la única razón. La estructura política nacida de la transición con este bipartidismo tan potente es también uno de los diques con los que se encuentran estos partidos. El sistema electoral y el bipartidismo mediático han impedido un mayor crecimiento de Izquierda Unida o la aparición de un partido verde en España, pero también ha hecho lo mismo en la extrema-derecha impidiendo el crecimiento de alguna de las fuerzas que ahí moran.
Por alguna extraña razón hay muchos ciudadanos claramente contrarios a la inmigración y potenciales votantes de ese tipo de partidos que siguen pensando que el PP es un partido “duro” contra la inmigración, por más que los hechos lo desmientan. Esta visión es más frecuente cuanto más mayor es el ciudadano y más condicionado está por los mensajes de los medios de comunicación de masas. Este “bloqueo mental” es una de las carencias de la democracia española, e igual que hay gente que va a pensar toda la vida que el PSOE es “obrero” por mucho que recorte servicios públicos hay otra que va a pensar que el PP restringe la inmigración aunque legalizase inmigrantes presentando un bono bus.
En algunos municipios sí hay representación de partidos de extrema-derecha pero eso responde a la existencia de problemas locales fundamentalmente. Una barriada de inmigrantes con alta tasa de delincuencia, un campamento de gitanos rumanos o situaciones así sí suelen llevar a que algún partido anti-inmigración se cuele en el consistorio, pero ese es el límite porque luego no hay una proyección real hacia partidos a nivel autonómico o nacional, con la excepción parcial de Plataforma per Catalunya. De todas formas Cataluña es una excepción en España porque el populismo nacionalista e identitario está muy presente en esa zona en distintas formas, a diferencia de lo que pasa en el resto del país.

He leído también opiniones que dicen que lo que le falta a la extrema derecha en España es un líder carismático. La extrema derecha es populista y por tanto necesita de algún líder mediático que resulte atractivo para las masas, con un discurso sin complejos y relativamente “anti sistema” que movilice a su electorado potencial. Obviamente ninguno de los partidos situados a la derecha del PP lo tiene, pues casi todos son franquistas casposos incapaces de conectar con las masas ni con sus preocupaciones.
Sin un líder moderno, con carisma, que demuestre que no va a conculcar las libertades de los ciudadanos ni meterse en sus modos de vida, la extrema derecha va a tener muchas dificultades para crecer. Con líderes y dirigentes metiéndose detrás de las sotanas de la iglesia o acudiendo el 20-N al Valle de los caídos jamás van a crear nada que sea una amenaza para los partidos tradicionales. Los franquistas sociológicos votan al PP y lo votarán hasta que se mueran.
También se ha dicho que la extrema derecha necesita un discurso anti-sistema que critique el discurso de lo políticamente correcto y los tabús sobre ciertas realidades, muy distinto del que tiene ahora que es pre-sistema. Aunque posiblemente esto sea una exigencia inevitable, la verdad es que tengo bastantes dudas de que esto sea un factor electoralmente relevante y de que ahora mismo le valiese de mucho, más que nada porque llegan tarde. El discurso anti-sistema está haciéndose presente en las candidaturas ciudadanas y van a ser éstas quienes lo van a capitalizar. El resto de partidos que vengan después de éstas no harán más que un discurso redundante que no les aportará demasiado.
De hecho, y en función de la naturaleza de las candidaturas ciudadanas, es posible que parte del ideario anti-inmigración se cuele en ellas. En Italia el M5S de Beppe Grillo llevaba en su programa algunas propuestas de limitación de la inmigración que se habían decidido por democracia online. No creo que descubra nada si digo que la mayoría de la población española (y quizá también italiana) piensa que en España hay demasiados inmigrantes, así que parece lógico que este tipo de propuestas acaben de una manera u otra en el ideario de las plataformas ciudadanas.
También tengo la sensación de que otra de las banderas que podrían coger estos partidos, la de la unidad de España frente al secesionismo, está ya amortizada por partidos como UPyD o C’s, aunque éstos lo hayan hecho desde un punto de vista más jacobino y menos nacionalista. Pero como el español medio no detecta la diferencia (y la diferencia es radical, por cierto) creo que hay poco espacio para crecer con este discurso, a no ser que se pretenda suprimir la Generalitat o eliminar las autonomías, que ese sería otro tema.

El otro día escuché a Marine Le Pen decir que quería organizar una candidatura “patriótica” y euroescéptica para el parlamento europeo junto con grupos de otros países. Ya estaban en contactos con muchos partidos de extrema derecha de otros países europeos pero reconoció que no tenía contactos con ningún partido en España.
No creo aventurar mucho si digo que muchos intentarán subirse al carro de Le Pen y buscar la fuerza de esos partidos para poder finalmente establecer un partido nacional de extrema-derecha en España. Bajo el paraguas de una candidatura europea y con las ventajas de la circunscripción única, las próximas europeas se convierten en el momento perfecto para crear un movimiento así y no creo que lo vayan a dejar pasar.

¿Tendría éxito? Pues si los medios de comunicación no lo silencian yo diría que sí, siempre que cumplan estos criterios de "modernidad" que he comentado. Veo en España un electorado potencial muy grande para un partido de extrema-derecha anti-inmigración y anti-euro. Si no ha cuajado ya es por los condicionantes muy particulares de nuestra democracia, nuestra historia y nuestros partidos pero ¿y si consiguen crear algo equiparable a las candidaturas de los partidos identitarios del centro de Europa? Si es así y si tuviesen los cuadros necesarios para crear este tipo de partido, entonces me temo que el éxito relativo estaría asegurado.

27 comentarios:

  1. Comparto grosso modo el artículo, aunque con algunas matizaciones. Para no extenderme demasiado, me limitaré a aportar mi visión sobre el asunto del modo más sintético y breve que pueda, en lugar de comentar párrafo a párrafo.

    En primer lugar, sobre la llamada "extrema derecha" española, considero reduccionista querer meterla a toda en el saco del franquismo ultracatólico . Hay varias formas de clasificarla, por ejemplo, el pensador "ultra" Ernesto Milá distingue entre los sectores anti-inmigración, católico e histórico. Yo no tengo contacto directo con ese "ambiente" ni he pisado una facultad en mi vida (bueno, una vez sí, pero como mero visitante curioso) pero me permitiría hacer una clasificación algo distinta aunque no del todo contrapuesta a la de Milá.

    Por un lado podríamos señalar a los sectores conservadores neofranquistas o nostálgicos con el franquismo, aún si no desean restaurarlo como tal. Aquí podríamos incluir a los "socialcristianos" de Alternativa Española, a la formación Soluciona que estos días están conformando sectores cercanos a la publicación on line "Alerta Digital", con Enrique de Diego; así como a las formaciones que conforman La España en Marcha. Es lo que podríamos denominar "ultraderecha" propiamente dicha.

    Por otro lado, aunque en algunos casos relacionados con los primeros, contamos con las formaciones "nacional revolucionarias", neofascistas, neonazis, nazbols o los nacionalsindicalistas más identificados con la figura de Ramiro Ledesma Ramos, fundador de las JONS. El partido más claramente identificado con este sector sería el Movimiento Social Republicano, así como algunas de las formaciones de La España en Marcha, concretamente La Falange y Alianza Nacional. Lo que diferencia al MSR de las otras dos formaciones es que el primero rechaza el franquismo y a la "ultraderecha" católica.

    También contamos, como se menciona en el artículo, con formaciones más cercanas al populismo identitario o nacionalista que triunfan en la Europa occidental (dejando a Grecia al margen). Por supuesto la mencionada Plataforma per Catalunya, o el Partido por la Libertad de reciente creación, inspirado en la formación catalana, pero también la formación España 2000, que nació como una formación neofranquista pero ha vivido una importante evolución hacia un discurso más centrado en cuestiones como la inmigración, el paro o la corrupción.

    Como caso especial podríamos mencionar a Democracia Nacional, que nació agrupando partidarios de los dos primeros sectores mencionados pero que practicaba y practica un discurso centrado en cuestiones de inmigración, seguridad, corrupción... si bien ha terminado en alianza con formaciones abiertamente neofascistas como Alianza Nacional o franquistas, como el Movimiento Católico Español, en el seno de La España en Marcha (aunque actualmente no se sabe muy bien si seguirán o no en esa plataforma, por las discrepancias entre el lider de DN y el de AN).

    Y al margen de los princiapales bloques podemos nombrar también a los tradicionalistas carlistas, muy minoritarios, así como a los nacionasindicalistas que rechazan asociarse con grupos abiertamente neofascistas o franquistas, como Falange Auténtica o en buena parte FE de las JONS.

    José Antonio O.

    ResponderEliminar
  2. Concluída la clasificación, paso a comentar el por qué en mi opinión no triunfa ninguna formación nacionalista (española) a nivel estatal.

    Coincido con el artículo en que existe base electoral suficiente como para apoyar a una formación nacionalista antieuro, euroescéptica, proteccionista con lo económico, mensaje crítico con la inmigración incluído, y aderezado por supuesto con un mensaje duro contra la corrupción o a favor de penas más duras para los criminales (la defensa de la unidad nacional la hace incluso el PSOE estatal, no hace falta hablar del PP o UPyD). Ahora bien, ¿por qué las formaciones de este tipo no tienen éxito en nuestro país?

    No estoy para nada de acuerdo con que sea porque la gente trague con el discurso mediático de que el PP es un partido "duro" con la inmigración, sería como decir que la gente es medio imbécil (bueno, reconozco que algún caso hay jaja http://www.youtube.com/watch?v=tTmqWqmMrCY).

    Pero no, en Cataluña vemos como cuando una formación crítica con la inmigración se desmarca del franquismo y de posturas neofascistas, puede conseguir un éxito relativo. Ahora bien, demos una vuelta más de tuerca, ¿por qué incluso la PxC no pasa de un éxito relativo a nivel municipal? Tal vez la respuesta es que hay mucha gente dispuesta a votar a un partido proteccionista (y yo me incluyo) pero no a un partido abiertamente xenófobo, que en vez de centrarse simplemente en criticar los peligros de la inmigración masiva que favorecen a algunos sectores empresariales, atacan directamente al inmigrante, al islam, y los tratan de "invasores" conscientes, o hablan abiertamente de que están en contra de que haya negros o musulmanes en "Cataluña, España, Europa u Occidente". Hoy en día muchos tenemos conocidos o amigos de otras naciones, etnias o credos, y mensajes de ese tipo nos chirrían bastante, por lo que tendríamos muchos reparos a la hora de votar a una formación como esa, por mucho que deseemos votar a una formación crítica con la UE o el Euro, proteccionista...

    Espero que mi comentario, como persona afín al ideario proteccionista y euroescéptico pero no votante de ese tipo de formaciones (tampoco pienso votar a los corruptos, mentirosos y neoliberales del PP o a los ultra eurófilos de UPyD, por supuesto) te pueda ser útil.

    Enhorabuena por el artículo, saludos.

    José Antonio O.

    ResponderEliminar
  3. Hola José Antonio,

    Te agradezco mucho el comentario porque veo que dominas bastante mejor que yo todo lo que son los partidos de extrema derecha en España y has podido hacer una división de matices que yo no hubiese podido realizar.

    Una cosa ¿crees que realmente la gente no traga con aquello de que el PP es "duro" con la inmigración? Yo he oido a veces hacer este tipo de comentarios, quizá más de forma subliminal que directa. Es decir, he oído innumerables críticas a la política de inmigración del PSOE, a eso del "papeles para todos" que se dice que defendían los socialistas, etc.
    Esta forma de expresarlo, esta forma de concentrar las culpa de la alta inmigración en los socialistas demuestra indirectamente que se piensa que el PP tiene una política distinta en este tema y más restrictiva, cuando no la tiene.

    No digo que la gente sea "imbécil", eso es un juicio de valor que no quiero hacer, pero sí que es cierto que la gente tiende a creer cosas inverosímiles en boca de los políticos o de los medios de comunicación de masas. Y creo que este es un caso.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  4. Tampoco tengo muy claro que el PP acoja en su seno a la extrema derecha, pero sí que la extrema derecha se encuentra relativamente a gusto con la posición predominante del PP. También creo que hay un grupo de gente relativamente numeroso que, si bien no se considera a sí mismos o no puede considerarseles de extrema derecha, quizás estén ahí ahí, a un paso, y que la aparición de un líder o partuido aglutinador les proporcionaría el empujón definitivo. Por ejemplo, en España no creo que haya demasiadas personas anti-inmigración porque hasta hace 4 días había 4 emigrantes en este país. Y según con qué países compares, incluso podría seguir considerándose que hay más bien pocos. Ya veremos en unos años, quizás no tanto porque creaca el número de inmigrantes sino porque ya habrá una primera generación de inmigrantes criados aquí.

    ResponderEliminar
  5. Bueno, efectivamente hay mucha gente que considera "dura" la política de inmigración del PP, pero generalmente es gente de izquierdas, que ya criticaban incluso las redadas anti inmigración ilegal que se hacían cuando gobernaba el PSOE. Pero dudo que haya una cantidad significativa de personas que vote a los "populares" pensando en que ellos van a establecer una política proteccionista o de preferencia nacional seria en materia de inmigración. Simplemente pensaban, cuando gobernaba Zapataro, que el PP tendría una política en materia de inmigración menos laxa que la del PSOE, porque conviene recordar que por entonces el PP se oponía a todo y prometía ser más contundente en esa cuestión.

    Puede que en algunos lugares de Cataluña, el PP se haya mostrado más contundente al respecto para no sufrir una sangría de votos en favor de Plataforma per Catalunya, llegando a veces al exceso, como en Badalona ( http://xavier-rius.blogspot.com.es/2013/11/garcia-albiol-sera-jutjat-el-20-n-se-li.html ) , pero esto no es trasladable al resto de España.

    Por cierto, olvidé mencionarlo en mis comentarios anteriores, pero parece ser que el Frente Nacional francés está negociando con Alternativa Española una alianza para las elecciones europeas ( http://www.diarioliberal.com/2013/10/28/alternativa-espanola-y-el-frente-nacional-frances-negocian-una-coalicion-para-las-europeas-de-2014/ ).

    No entiendo muy bien por qué han elegido a esa formación y no otras ideologicamente más cercanas, supongo que simple y llanamente por haber sido la fuerza nacionalista española más votada en las pasadas elecciones al Parlamento Europeo, aunque con un resultado marginal, de todos modos. Ni 20.000 votos: http://www.elpais.com/especial/elecciones-europeas/resultados/espana/53

    Solo en Cataluña, PxC llegó a casi cuadriplicar ese resultado en 2010, y de hecho por un tiempo se consideraba un grupo "amigo" del Frente Nacional, aunque creo que posteriormente hubo algún tipo de desavenencias por querer la Plataforma instalarse en las zonas calanófonas de Francia o no sé si hubo algo más, pero no estoy muy informado sobre el asunto.

    José Antonio

    ResponderEliminar
  6. Te comento un par de cosas que se me han ido ocurriendo a raíz de tu artículo.

    "Estos partidos están creciendo mucho gracias a las consecuencias de la globalización en los países europeos y sobre todo entre las clases populares y trabajadoras."

    Esto lo noto cada vez más en Europa y es otra de las grandes diferencias en lo político entre EEUU y Europa. Es interesante como aquí mucha gente te diría LO MISMO que una persona en España respecto a la inmigración, sobre todo la ilegal, pero no surge ni un solo partiido político "anti" migraciones. La "explicación" normal que te dan aqui es que EEUU es un país "muy individualista" para ser nacionalista en el sentido europeo y España también creo ques MUY individualista cuando se trata de cuestiones políticas. Los españoles jamás han tenido un concepto unitario de la "sociedad" ni del país como para que encima surjan partidos nacionalistas españoles de la derecha. España es un país donde casi nadie quiere ser español y la gente se siente más apegada a su pueblo o región. "La tierra", como dicen muchos.

    Pero tampoco hay que negar que a nivel "individual", los europeos en general son mucho más reacios a lo "de fuera". Europa siempre ha sido muy xenófoba y nacionalista (no lo digo necesariamente para condenar, sino com hecho).

    Por otro lado, creo que una de las alternativas posibles que podría compartir la izquierda con los que somos reacios a la inmigración masiva del Tercer Mundo (ya sabes que soy "thatcherista" con el tema y en general no me gusta nada la inmigración tercermundista y no estoy a favor de darles nacionalidad solo por "nacer") es el tema de un sentir proteccionista en los sectores laborales industriales.

    Me explico, porque seguramente ves lo mismo en España: Cuando sales de la zona metropolitana de NY y a veces incluso dentro de la misma ciudad, verás que hay sectores estratégicos como los bomberos, los electricistas, los empleados del cable, los trenes, etc , que están sindicalizados. En mi zona por ejemplo, casi el 100% de los electricistas son de raza blanca y son MUY reacios a que los "sudacas" aquí, que son los "Mexicans" y otros latinoamericanos, integren esos puestos. Lo mismo pasa con los bomberos. Han sido demandados varias veces porque son de mayoria blanca y enchufados por los sindicatos. Idem, la policía.

    Hace 30 años, hasta los 80, tanto la izquierda laboral como la derecha liberal clásica nos entendíamos en esto y cmpartíamos cierto sentido de "patria" (o racial, en el caso de EEUU, ya que como sabes aquí es mucho más "racial"). En mi trabajo pasa exáctamente lo mismo aunque te parezca mentira en una metrópolis tan "global" como esta: los negros dicen que en general, los hombres blancos "hablamos más entre nosotros" y establecemos ciertos códigos implícitos que nos "protegen".

    Esos códiigos a menudo son referencias culturales que todo blanco entiende. Cosas como "uf, yo no voy solo al Bronx". Como me dijo una compañera negra: "En realidad, en el subconsciente lo que decis es "es un barrio negro, me da miedo ir, soy blanco y adinerado, me pueden pegar un tiro". Porque todos, en nuestro subconsciente, preferimos estar con gente parecida a nosotros.

    Yo soy tolerante, lo sabes, pero no me sentiría cómodo en un grupo de amigos donde yo fuera el único blanco o estuviera en minoría.

    (...)

    ResponderEliminar
  7. Entonces, creo que hoy en día se ha perdido mucho más ese "acuerdo implícito" que existía entre los blancos para proteger sus sectores. Ahora solo queda limitado a ciertos sectores donde hay una fuerte presencia sindical. No te imaginas, Pedro, lo reacio que son los fontaneros polacos aquí hacia grupos no blancos.

    Sin embargo, en el sector servicios, se cargaron toda la protección y por eso MUY POCOS americanos blancos quieren esos empleos basura.

    En el caso español, creo que tanto la "izquierda" como la "derecha" y los jóvenes somos muy reacios también a la inmigración de terceros países. Los españoles han visto como la inmigración destroza sus salarios en algunos sectores. Es terrible. El peligro siempre es que ese descontento se traduzca en el algo fascista o violento. Cuando el "mírale la cara de indio, deberia ir a su puto país" se traduce en "le tengo que dar una paliza por invasor", tenemos un gravísimo problema.

    Personalmente, no creo que surja un partido así en España por la sencilla razón de que los españoles no son lo suficientemente unidos como para integrar un partido de "la defensa de España", máxime cuando ese "populismo" anti inmigración es ejercido en España a diario a nivel individual. El español , al españolito medio jamás le ha interesado "la patria" o "la cultura" porque le interesa mas "su" familia y su casa. Mientras el españolito tenga eso asegurado, no le importa nada más.

    Ya conoces aquello de "qué vaaa, a míi me da igual ver a una pareja de una chica blanca con un negro"...MIENTRAS NO SEA MI HIJA".

    "los gays, que se casen...pero hijo mio, si me sales marica te echo de casa".

    A nivel individual sí se ejerce el rechazo y coon eso el español lo ve suficiente. No ve la "necesidad" de un partido.

    Una última cosa: No se puede comparar jamás el nivel migratorio de Reino Unido y Francia con el de España, que como sabes es MUY BAJO. La gente en las ciudades grandes de España suelen ser mucho más "racistas" porque ven más inmigración, pero gran parte de España todavía es CIEN POR CIEN española. Tú mismo lo pudiste ver en NY seguramente - hay más segregación de facto que un sitio más pequeño donde no se percibe tanto la "amenaza para la raza".

    Por eso no veo un partido surgiendo todavía.

    Lo que SÍ te diré es esto: ya han nacido muchos hijos de sudamericanos y "moros" en España. Soy MUY pesimista y no soy nada integracionista. Para mí siempre serán "de fuera" por una sencilla razón: se sienten de la nacionalidad de sus padres. Pero, tendrán todas las "alas" que les otorga la nacionalidad española y van a odiar mucho a España y el "mal"trato que sus padres recibieron en muchas empresas y por parte de la sociedad. Eso sí lo veo como una bomba demográfica. Pasará lo mismo que en Francia con las revueltas y ciudades ardiendo, o en Suecia y en Inglaterra durante los 80 con Thatcher. Muchas ciudades ardieron porque los hijos de afro-caribeños sentian "rabia" hacia la sociedad de acogida.

    Otro punto oscuro de Aznar: España tuvo la oportunidad dorada de haber aprendido sobre todos esos problemas de inmigración en Alemania, Francia, RU, EEUU...sin embargo, al Aznar le dio lo mismo y abrió las puertas de par en par. Es un sinvergüenza y eso provocará muchisimos problemas. Prostituyó las fronteras españolas aun sabiendo que eso siempre provoca graves problemas.


    ResponderEliminar
  8. Alfredo,

    Te voy a rebatir dos puntos en los que me parece que falas.

    - El primero es que dices que en España no va a salir un partido de este tipo porque esto es una sociedad individualista. Bien ¿no hay partidos así en el Reino Unido, que también es un país individualista? En los 70 fue importante el BNP y ahora mismo lo es el UKIP, que podría asemejarse a las formaciones que comento. ¿Por qué no en España?

    - Dices que en EEUU no hay estos partidos antiinmigración y es verdad, pero es que en EEUU todo se organiza alrededor de los partidos demócrata y republicano. Dime Alfredo ¿no hay republicanos radicalmente antiinmigración en los estados del sur y los fronterizos con Mexico?

    Por cierto algún dato más, también para rebatir a Julio. Leí el otro día que España tiene el doble de porcentaje de población inmigrante extracomunitaria que Francia. De hecho la tasa de población inmigrante en España es el 13,8%, mientras en Francia es el 11,6%, en Italia el 9,4% y en UK el 12,4%.
    Sí es cierto que hay zonas de España donde la inmigración es baja (a mi me sorprende mucho Oviedo, por ejemplo, o las ciudades pequeñas de Castilla) pero en las grandes ciudades y en las zonas pobladas la inmigración es alta y, además, generada básicamente en unos 15 o 20 años.

    Sí es cierto como habéis dicho que aquí aún no hay segunda generación, porque los inmigrantes muchas veces son de ida y vuelta pero las segundas y sobre todo terceras generaciones son permanentes, y si no hay integración en el país y en el sistema se crea una situación de marginalidad que además tiene un handicap dificilísimo de superar: La raza.
    No es nada nuevo en España, ya lo hemos vivido con los gitanos y su secular discriminación y marginación.

    Ah! Y otra cosa, creo que el asunto de la homofobia y el de la xenofobia son radicalmente distintos. De hecho un exlider de un partido de extrema derecha holandés era gay declarado. Otra cosa es que la derecha reaccionaria y catolicona carge contra los homosexuales (y también la neonazi), pero esta extrema-derecha "moderna" en teoría no debería. Incluso es posible que la homofobia latente en muchos de los grupos culturales inmigrantes (árabes, latinos, etc) pueda hacer que los gays sean proclives a grupos de este estilo. Yo creo que en Holanda, país especialmente tolerante con este tipo de cosas, la extrema-derecha aprovechó esto para cargar contra el Islam y la cultura de los países del tercer mundo.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  9. Pedro:

    "El primero es que dices que en España no va a salir un partido de este tipo porque esto es una sociedad individualista. Bien ¿no hay partidos así en el Reino Unido, que también es un país individualista?"

    Sí, pero los ingleses siempre han tenido un FUERTÍSIMO sentido RACIAL que España no tiene necesariamente. Dicho de otra forma: los ingleses siempre han sido elitistas y separatistas respecto a terceros. No son nada integradores. Por eso creo que es muy sencillo ver por qué allí el BNP o UKIP tienen éxito relativo. Los españoles no sienten ningún sentido de patria ni raza (aunque te diría que los jóvenes mucho más), parece mentira pero es así en mi experiencia.

    "Dices que en EEUU no hay estos partidos antiinmigración y es verdad, pero es que en EEUU todo se organiza alrededor de los partidos demócrata y republicano. Dime Alfredo ¿no hay republicanos radicalmente antiinmigración en los estados del sur y los fronterizos con Mexico?"

    Claro que los hay, pero casi todos son marginales, como en España. Fíjate com el Partido Republicano en Washington les ignora completamente como fenómenos marginales en zonas donde hay mucho "Red neck".

    Acaban de tumbar la ley anti inmigración de Alabama, como comenté el otro día. Aqui en general está MUY MAL VISTO un partido "anti" algo, sobre todo la inmigración en un país que se percibe como "pais de inmigrantes". Aqui la cosa siempre irá mas por la cuestión racial antes que la nacional.

    Mira te doy otro ejemplo curioso: En mi trabajo me toman por "totalmente blanco" y no "hispano" (a pesar de que saben que hablo español ) pero como sooy tan radicalmente distinto a los "latinos" de aqui en mi forma de ser y en apariencia, pues no miran mi nacionalidad sino mi "raza". El otro dia una chica negra pensó que yo era "anglosajón" y lo disfruto mucho porque así hablan delante de mi en español y no tienen ni idea que les entiendo perfectamente. Pues eso, aquí es mas "racial" la controversia que nacional.

    A efectos visuales, sociales, etc me perciben como "white" y eso es mucho mas importante aqui que ser de x nacionalidad. Europa es mas nacionalista, pero porque alli existe algo que no existe aqui: "lo nacional" suele ser lo "racial", mientras que aqui todos tienen nacionalidad pero se identifican por su orígen étnico.


    ResponderEliminar
  10. Échale un vistazo a este vídeo de Thatcher hablando del problemazo migratorio. Es exáctamente mi sentir. Tenemos miedo a ser invadidos por estas personas y por eso es absolutamente imprescindible reducir sus números. A mí no me gusta nada ver la inmigración masiva ni en el resto de Europa. En el caso de EEUU, la que más me "alarma" es la latinoamericana. No por la cuestión de lengua, sino por la mentalidad hispana-católica que traen con ellos y para mí, siento ofender a alguien (no es mi intención menospreciar ni ofender a ningún lector latinoamericano aquí) pero para mí, son culturas indeseables para mis valores atlantistas y protestantes.

    http://www.youtube.com/watch?v=SpkwHr7t03w

    ResponderEliminar
  11. Sí, Pedro, los datos no mienten. En los últimos años España debe ser el país (o uno de ellos, porque hablabas de extracomunitarios) dónde más inmigración "ha llegado". Pero yo hablaba literalmente de la llegada de "4 hasta hace 4 días" (digamos que sobre todo los últimos 10-12 años) y de que el problema, si es que ocurre (como dice Alfredo) llegará más en unos años. Hace 10 años nadie hablaba de las jubilaciones millonarias de los banqueros, de los sueldos y comisiones de los políticos salvo como hechos anecdóticos, y pocos de la burbuja inmobiliaria y me miraban como loco cuando lo denunciaba en aquella época.

    Mucha gente ha pasado del todo al nada, o del bastante al por los pelos y hoy en día sí hay cierto conciencia colectiva de que nos han jodido a todos bien. Cuando empiece a mejorar las cosas, los inmigrantes y sobre todo sus hijos, quizás sí se les empiece a ver como competencia desleal.

    Obviamente hay diferencias en distintas sociedades, pero al final en el fondo, lo que empuja a ser xenófobo, por ejemplo, es casi lo mismo para las personas, sean de donde sean. Yo siempre he dicho que los epañoles no son ni más ni menos xenófobos que otros, sólo que apenas han tenido la oportunidad de serlo.

    ResponderEliminar
  12. Hola ¡¡

    Soy lector de todo lo que escribes aqui, lo recibo en el correo y tengo tiempo para leer y releer. He de decir que estoy encantado, pero este articulo me ha sorprendido por la definicion que haces de "extrema-derecha". Reconozco que me he sentido en algun momento algo molesto porque calificas de "extrema-derecha" a una persona que cree que el EURO que conocemos actualmente creado por el CAPITALISMO para servir solo a sus intereses, controlado por unos mecanismos que solo controlan ellos , que deciden en PRO de ese EURO lo que es bueno/malo para los demas argumentando o apoyandose en la UNION, pensar que solo por eso una persona es ULTRA, me parece que hay algo que no entiendo.
    Espero que sea mi interpretacion y no tu definicion la que esta equivocada.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola MRomgar,

      No, no me has entendido bien. No he dicho que una persona que rechaza el euro sea de extrema-derecha, he dicho que la extrema-derecha rechaza el euro entre otras muchas cosas.
      He dado tres ejes claves: El rechazo del euro, el proteccionismo de la economía nacional y la dureza contra la inmigración. Esos son los tres ejes en los que se basa, propagandísticamente, esa extrema derecha para extender su poder electoral,
      Eso no quiere decir que quien comparta alguno de estos puntos sea de extrema derecha ni siquiera que quien comparta estos tres ejes lo sea. Simplemente he intentado definir cual creo que es la base de su discurso.

      La izquierda anti-capitalista o alter-capitalista también rechaza el euro. Parte de la izquierda también es proteccionista y también hay en la izquierda gente que quiere una política migratoria mucho más restrictiva. Y siguen siendo de izquierdas.
      La extrema-derecha no es sólo un mensaje de tres puntos que si compartes eres parte de ella. La extrema-derecha tiene más valores y principios que esos, que probablemente no se dicen en su propaganda pero que están. No hay que confundirse ni asustarse por compartir alguno o todos estos puntos. De hecho hay quien dice que el discurso del Frente nacional francés se parece mucho al de el Frente de izquierdas a pesar de ser teóricamente fuerzas antagónicas.

      Saludos,

      Eliminar
    2. Hola Pedro ¡¡

      Pues muchas gracias por la pronta respuesta y sobre todo por la aclaracion.

      Gracias

      Eliminar
  13. En españa la extrema-derecha es minoritaria y la mayoría de los españoles les tiene alergia. Su techo histórico fue 300.000 votos y 1 escaño en madrid. Ahora mismo están en los 100.000 ya que el PP les roba el resto de votantes.
    Sí de verdad se quiere hacer daño al PP se necesita un partido que represente al centro ya que es donde se encuentran la mayor parte de los españoles.

    ResponderEliminar
  14. Anonomo

    Yo pienso igual que tú. Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Hola, no me agrada ni la ley de violencia de género, ni de matrimonio homosexual. En mi opinión, son leyes integristas, que dan un golpe al Estado de Derecho; la ley de violencia de géneo, le da un golpe a varios artículos de la Constitución Española. En cuanto a lo del matrimonio homosexual, si dos hombres, o dos mujeres, quieren vivir juntos, o acostarse juntos, con su pan se lo coman; no voy a entrar a juzgar la conducta sexual de nadie, mientras no hagan daño a nadie, y sean mayores de edad. Pero, no tiene sentido lo del matrimonio homosexual. Menos mal que en Europa del Este, en Rusia, han prohibido el matrimonio homosexual, y la propaganda de ideología de género.
    Creo que estamos en manos de politicos desequilibrados, que aprueban leyes disparatadas. Habría que poner un filtro cultural, psiquiátrico, antes de meterse en un partido político.
    No sé a que partido político votar, no me convence nadie, ni el Psoe, ni Izquierda Unida, ni el Partido Popular.
    Sino fuera por mi creencia en las Experiencias Cercanas a la Muerte, en los grupos de oración, me habría suicidado. La oración, la meditación, ponen orden en la mente.

    ResponderEliminar
  16. En mi opinión la ley de violencia de género es una ley aprobada por políticos integristas y desequilibrados. Tiene mucho de golpismo del Estado de Derecho y de ingeniería social.
    Claro que no son los únicos integristas, buena parte del clero de Cataluña, del País Vasco es nacionalista, independentista. El Estado Vaticano, la Santa Sede ha ordenado a los obispos catalanes, que retornen el patrimonio religioso de Aragón, no les han hecho ni caso.
    En Iberoamérica, hay curas y monjas de la Iglesia católica que apoyan a los Etarras, esto es perverso, maligno, sin sentido.
    Lo más increible es la actitud del Gobierno español, no hace nada al respecto, tiene una desidia absoluta en cuanto a las presiones que el clero nacionalista de Cataluña ejerce sobre el Estado Vaticano, es que no está enfrente, hablando y respondiendo.
    La Conferencia Episcopal Española es algo tremendo, su silencio ante el apoyo de buena parte del clero vasco, catalán, al separatismo es notorio. Pero, cuando ha protestado un poco, el clero nacionalista catalán se ha apresurado a sentirse muy ofendido, diciendo que quiere separarse de la Conferencia Episcopal Española.

    ResponderEliminar
  17. En mi opinión, el clero nacionalista catalán, debería ser mucho más crítico con la corrupción de los sucesivos gobiernos que han pasado por la Generalitat de Cataluña, su pésima gestión, su despilfarro. Porque son tremendamente sumisos ante los gobiernos nacionalistas de Cataluña. Se supone que deber haber separación entre Iglesia y Estado, y lo que hay en Cataluña, es un todo orgánico, no hay un espiritu crítico dentro del clero catalán.

    ResponderEliminar
  18. Personalmente opino que la no existencia de un partido pro-blanco y euroesceptico en España se debe a la existencia de multitud de “grupusculos”. Me explico, opino que hay un importantisimo sector de población en España (muy superior a los 300.000 antes citados) y que bien votan al PP si son mas conservadores, al PSOE si son mas progresistas y que no votan. Al haber al menos una docena de partidos (AN, DN, MSR, E2000, FE, FEJONS, PxC, FA, Soluciona, AES,… ect) el simpatizante pro-blanco y euroesceptico medio sabe que no ganara nada votandolos, salvo que dicho partido tenga importancia a nivel local. El “problema de los mil caudillos”, muchos de los cuales siguen anclados en el franquismo (lo cual es un lastre en estos dias) hace que el votante potencia opte por otra opcion. Si hubiera solo uno o dos partidos que aglutinaran esta corriente seguramente mucha gente les votaria aunque solo fuera por darles un empujon.

    ResponderEliminar
  19. El supuesto independentismo del que se habla de los curas vascos es una verdadera falacia. En la iglesia vasca hay tan nacionalistas como no-nacionalistas y hay no es el problema. Es más en la segunda república no había ese debate todo eso lo provocó Franco. En el país vasco lo que hay es una alergia a la derecha española. El país vasco ha sido un territorio profundamente democratico de alta participación electoral.
    Un territorio tremendamente dividido en tres provincias. Bizkaia un territorio nacionalista por excelencia pero con mucha fuerza de la izquierda. Gipuzkoa un feudo más nacionalista de la historia y alava el territorio conservador por excelencia. Era un territorio que siempre el nacionalismo y la izquierda se unian para que la derecha no gobernase nunca. Pero sí algo caracteriza a los vascos es que los de centro aborrecen a la derecha.
    Aquí se dice pero la izquierda va a pactar con los fachas de Franco?? El centro prefiere un pacto PNV+PSOE al llamado pacto españolista. Y el vasco que votante de derechas le gusta la derecha pura y es brutalmente españolista no le gusta los popurris del PP vasco actual. En el país vasco la derecha tiene muchas posibilidades de ser la segunda fuerza más votada sí un partido se lo tomase en serio.

    ResponderEliminar
  20. Totalmente de acuerdo!!! . He localizado tu blog casualmente, porque precisamente estaba buscando en internet algún partido político en España con características prácticamente clavadas a lo que acabas de exponer. Yo siempre he sido de izquierdas, pero con la que está cayendo creo que si se necesitaría limitar la inmigración, así como la concesión de nacionalidades. Tenemos un 26 % de paro, se está recortando en TODO, hay precariedad laboral, y así no podemos soportar más masa social.....Nos falta Industria para crear empleo y poder reducir así ese 26%. Cuando entramos en la UE lo primero que nos dijeron fue que quitásemos muchas de nuestras Industrias (sobre todo en el norte de España), se empezó a dar dinero a agricultores y ganaderos para que se quitaran la producción de leche, etc, etc......Desde hace un par de años, las energías renovables que era nuestra "niña bonita" y podíamos presumir ante el mundo de ser líderes, ahora está cayendo en picado. Nuestros brillantes estudiantes, presentes y futuros científicos se nos van...¿Que nos queda?...Camareros y Funcionarios, porque hasta el pequeño empresario las está pasando"putas" ahogándolo a impuestos y sin créditos bancarios para poder salir adelante y/o arriesgarse. Y para qué hablar de las Cajas de Ahorro, de los políticos corruptos, y del hambre de "poder" de muchos otros. Ante todo esto, una aquí presente que siempre me he considerado de izquierdas, no puedo votar a "nuestra" izquierda porque no van a legislar una ley anti-inmigración, y lo veo tan necesario hoy en día....Ayer mismo, Alemania que tiene un 4 o 5 % de paro, ha anunciado que va ha legislar una ley por la que todo aquel extranjero que lleve más de 6 meses en el país sin encontrar trabajo (incluidos europeos), será expulsado del país...y solo hay un 4% de paro!!, los Belgas ya lo están haciendo, y nosotros con un 26% ¡¡¿En que están pensando nuestros políticos!!?..Ajjjjj Yo es que alucino!!!. Y ya acabo, tu terminaste el texto con el deseo de que surgiera algún Partido político, esto fue el 6-Noviembre-13, estamos a 27-Marzo-14, las Europeas son en Mayo....y aquí no aparece nadie....Un saludo. PD: Bueno, al menos he encontrado a alguien que se acerca bastante a lo que pienso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria (27-03-2014), efectivamente muchos queremos lo mismo, tu descripción ha sido perfecta, has dicho lo que pensamos muchos españoles, cuando hablo con mis amigos, cuando escucho los comentarios de la gente, cuando se quejan por la desgracia política que tenemos, casi todos o todos vamos por la línea que tu expones.
      No es necesario decir que España está destrozada, ni el porqué, ni esa clase política de indeseables que lo han conseguido.
      Los efectos: paro, corrupción, hambre, desmoralización, tristeza, impotencia, falta de valores en las personas, generaciones perdidas, delincuencia, injusticia e inmoralidad en la justicia, sociedad amorfa, han dejado a los jóvenes sin ganas de superarse y luchar, libertad mal entendida, ….. y sobre todo la gente está desorientada, sienten pena, se ven muchas caras tristes en las calles.
      Necesitamos un partido político de extrema derecha que nos ayude contra esta gentuza de impresentable que han tomado las instituciones en nombre de una democracia hecha a su medida, que no recuerde a la dictadura y aconfesional. Seguro seremos muchos los españoles que lo apoyaremos, al menos sentiríamos algo de esperanza en el futuro.
      Si no modificamos la línea que llevamos, pienso tarde o temprano la solución será muy dolorosa.

      Eliminar
  21. Hola, nunca me interesó para nada la política y por ello no se en que lado situar mis ideas. Lo que si me gusta son las matematicas, y donde NO comen dos, no comen cinco y si ademas los tres invitados molestan, no se integran, delinquen,...¿A quien voto? No me importa que no se vea como voto útil, quiero votar lo más acorde con estas ideas. Ah! no me preocupa el matrimonio homosexual, ni los toros, ni estoy en contra del aborto en según que casos.

    ResponderEliminar
  22. En España no hay un partido de eso que llaman"extrema deerecha" por los siguiente sfactores:

    No hay un líder - o líderes-potente , inteligente y aglutinador que de cuerpo a un partido.

    Todo el sistema y sus terminales de propaganda mediáticas, tanto privadas como estatales, adoctrinan de una manera incesante y machacona en la multiculturalidad, el buenismo suicida y la ignorancia.

    España es un país muy ignorante , inculto y adoctrinado en el progresismo más fatuo, además de poseer una "materia prima" humana de escasa calidad y antropológicamente lastrada(estoy generalizando)

    ¿Cómo puede surgir en un país de fiesteros,pícaros, individualistas,ignorantes mercheros y agitanados culturales un partido de"extrema derecha"?

    ResponderEliminar
  23. Hablais de la inmigarción como si fuera algo nuevo cuando resulta que los catalanes vienen de francia (franceses despistados según palabras del propio Napoleón), los españoles la mayoría sois medio moros, y los sudamericanos son medio españoles. El problema no es racial. Un negro en EEUU tiene los mismos privilegios que un blanco en EEUU... si tiene dinero. El problema de todo es el dinero, parte de la inmigración que viene aquí tiene poco dinero (o directamente no tiene y tiene que robar).

    En Cataluña un joven Pujol escribió hace décadas unos comentarios racistas sobre los andaluces (por los que se ha disculpado cientos de veces) donde los ponía a parir, no por no ser blanquitos inmaculados como él, sino pq la inmigración suele traer a gente pobre. En Cataluña mismo las cárceles de los 80 estaban llenas de españoles emigrados ahí y el racismo explotaba en los Pujols de turno que veían amenazada su seguridad por gente sin estudios y pobre. Obviamente! Los señoritos andaluces con estudios y dinero, la gente que daría una mejor imagen de los andaluces, no iba para Cataluña en los 60.

    En todas partes pasa igual. El problema no es el inmigrado, el problema es la pobreza. Y esto no es un problema de raza, los españoles que en los 60 emigraron hacia Alemania eran lo peor, y ahí se los consideraba lo peor. Y evidentemente hay excepciones, precisamente lo comento pq el padre de un gran amigo mio fue uno de esos emigrantes, trabajador y bellísima persona, y nos explicaba lo duro que era ser un emigrante español en la Alemania de los 60. No muy distinto que ser un emigrante español de los 40 en cataluña, ni muy deistinto que ser un emigrante africano en la España de la actualidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso que ha escrito dista mucho de la realidad. La cultura y el nivel de educación entre europeos y norteafricanos es radicalmente distintos. Según los datos de la institución penitenciaria, los inmigrantes (especialmente latinoamericanos) cometen 4 veces más crimen que los autóctonos. Y las diferencias raciales me importan poco. Simplemente nuestra economía ni los puede ni los debe absorber, porque nos perjudicaría. Y por cierto, genéticamente entre el norte de África y España solo existe alrededor de un 10 por ciente de coincidencia, como ves una influencia marginal, que muestra en su mayoría la influencia de Cartago, Fenicios, y alguna que otra migración berebere. Y NO necesitamos más analfabetos con cultura subdesarrollada en España. Me da igual de donde sean. España para sus nacionales, y el resto que se le deporte si es ilegal, y si delinque, también. España para españoles e inmigrantes legales, y los requisitos sobre nacionalidad que se endurezcan, para que no se les concedan ni a los inmigrantes ilegales ni a sus hijos. Que vuelva el derecho de sangre como en Suiza, que solo sea español quien sea hijo de al menos un español o española.

      Eliminar