La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







viernes, 13 de diciembre de 2013

Dos preguntas hacia ninguna parte

















Dice un proverbio chino que para salir del hoyo lo primero que hay que hacer es dejar de cavar. Claro, eso si quieres salir del hoyo, si lo que te espera fuera del hoyo es frío y hostil lo que haces es seguir cavando hasta que se te acaban las fuerzas o alguien te saca de ahí. Esto desgraciadamente creo que es muy habitual en la política.
Este proverbio me recuerda a lo que está haciendo la Generalitat de Cataluña y algunos partidos políticos catalanes respecto al supuesto “proceso” que allí se está llevando a cabo. A pesar de que las señales de que eso no va a ningún sitio son continuas y provienen de todas partes, el president Mas hace oídos sordos a la evidencia y sigue y sigue cavando esperando a que alguna fuerza mágica le de la solución para que no se acaben sus días en política.

En los últimos meses el “proceso” catalán ha quedado de facto abortado. El gobierno de España ya ha dicho que no puede autorizar un referéndum en Cataluña porque eso seria violar la ley. Por ahí se dice que si el referéndum fuese consultivo quizá se podría obviar este problema y realmente no sería lo mismo, pero aún así creo que convocar un consultivo podría ser considerado prevaricación.
Adicionalmente ha quedado bastante claro, por declaraciones de miembros importantes de la comisión europea y de los estados europeos, que si Cataluña se independizase aunque fuese por las buenas automáticamente quedaría fuera de la UE y el euro. Y, leyendo entre líneas todo lo que se ha dicho y ala vista del caso que están haciendo al “proceso” catalán, parece bastante claro que los estados europeos no están por la labor de crear un precedente de secesión exitoso por el simple hecho de no tensionar sus propias fronteras.
La independencia por las bravas, además, parece que tendría consecuencias todavía más graves, porque llevaría a la creación de un estado no reconocido diplomáticamente por la práctica totalidad de los estados que tienen relación diplomática con España. La situación, por tanto, es muy complicada para los independentistas, que legalmente están en un callejón sin salida.

Sin embargo ¿Cuál ha sido la respuesta del ejecutivo catalán y la de los partidos que apoyan la consulta? Por una parte un ataque de megalomanía chovinista, diciendo que nadie dejaría a una región como Cataluña, tan rica y plena, fuera de la UE y del mercado común. Esto, por supuesto, es una soberana tontería que no se puede creer nadie mínimamente informado, pero se dice con una solemnidad tan pasmosa que parece que te lo debas de creer.
Por otro lado se sigue adelante con el “proceso” por una especie de sentimiento de mesianismo infantil, creyendo que al final las cosas serán como a ellos les gustaría que fuesen y que el gobierno español tendrá que aceptar el referéndum por algún tipo de iluminación o de fuerza moral incombatible.
A mi me da la sensación de que muchos políticos catalanes están tratando a su pueblo como si fuese idiota. Todos los políticos en mayor o menor manera lo hacen, con sus soflamas fáciles y su populismo y frases vacías, pero hacer creer a tu propio pueblo que nada de lo que está pasando quiere decir lo que obviamente quiere decir y pretender que se lo crean, con el agravante de estar en una sociedad abierta a la información y no en una dictadura, me parece simple y llanamente pensar que estás tratando con borregos estúpidos y movidos simplemente por sentimientos primarios.
Y lo peor es que a veces podría parecer que es así, porque pocas personas de la sociedad civil catalana se están rebelando contra esto. Yo no creo que no lo estén haciendo porque sean idiotas ni mucho menos, sino porque es muy difícil situarse en frente de una ola popular que ha sabido de bonitos principios manipuladísimos pero que parecen muy democráticos, pero la cuestión es que mucha gente acepta con cierta pasividad la situación. Y personalmente eso da una pésima imagen de un pueblo al que siempre hemos considerado, desde sitios como Valencia, como un pueblo más inteligente en asuntos políticos que la mayoría del país, un pueblo al que siempre miramos con envidia cuando aquí la megalomanía pepera lo invadía todo entre aplausos.

El apogeo de esta situación ha sido la decisión de definir la pregunta y la fecha para ese referéndum que no se va a celebrar. ¿Un órdago de Mas? Conociendo a CiU podría ser, pero se me hace muy difícil pensar cómo va a salir de ésta sin crear un cisma en la sociedad catalana de difícil arreglo en dos generaciones. A mi me da que es más bien infantilismo, que es tan gorda la que puede crear que piensa que alguien le traerá la solución encima de la mesa y podrá desdecirse con argumentos y con algo que ofrecer, pero eso no va a pasar.
En 2014 no se va a hacer ningún referéndum ni ninguna consulta oficial, si acaso se creará un sistema chapucero con votaciones extraoficiales para intentar hacer lo prometido, pero referéndum o consulta legal no habrá. Supongo que el govern, cuando no pueda escapar a la evidencia, la aplazará y que eso llevará inexorablemente a la ruptura con ERC y a elecciones anticipadas, pero ya veremos.
Pero lo más cachondo de todo es la pregunta, bueno la pregunta no, las preguntas. Aprovechando que ICV estaba en el acuerdo y que no quería una pregunta independencia sí o no (porque no son independentistas) se ha hecho dos preguntas. La primera, ¿quiere usted que Cataluña sea un estado? Y la segunda ¿Quiere usted que Cataluña sea un estado independiente?
¿Esto es una concesión a ICV? No lo creo. Es más bien la posibilidad de que salga un resultado ambiguo, que es un SI al estado propio pero un NO a la independencia, que es probablemente el escenario preferido por Mas y CiU. Porque lo que quiere CiU es algo ambiguo, inconcreto, con lo que pueda presionar al estado por un lado pero que le evite los problemas de la independencia o del fracaso por otro.

Para empezar, la pregunta me parece una soberana idiotez. ¿Qué es un estado “no independiente”? Pues es un estado federado. Pero ¿federado cómo? Pues nadie lo sabe. Un resultado SI al estado y NO a la independencia es un pastel infumable, es no concluir nada. ¿Es un estado como los Lands alemanes? ¿Es un estado como los estados de EEUU? ¿O es un estado libre asociado como Puerto Rico con EEUU? Puede serlo todo o puede ser nada. Lo único claro es que no se querría la independencia pero sí ser “otra cosa” y, en cualquier caso y he aquí lo importante, que Cataluña sea un sujeto con capacidad de autodeterminación, verdadero objetivo nacionalista.
Y en ese escenario se podrían entender muchas cosas y cada actor entendería lo que le viniese bien entender. ERC entendería que la población quiere un estado libre asociado, CiU que quiere un reconocimiento de la autodeterminación e ICV intentaría forzar un federalismo de amplísima descentralización en el común del estado. Incluso podría salir otras fuerzas que dirían que un “estado” al final no es muy distinto de una CC.AA y que, por tanto, sólo haría falta un breve retoque del estado de las autonomías. Vamos, estaríamos como al principio, no, peor, pues sería un entorno donde la fuerza más capaz de manipular la ambigua respuesta sobrenadaría sobre las demás.
De hacerse un referéndum (que yo no acepto como he comentado en numerosas ocasiones) debería ser de independencia SÍ o NO, con mayorías claras y teniendo muy claro cuales son las condiciones económicas, políticas y sociales de la secesión. Un referéndum preventivo (antes de una negociación) es una trampa, y uno con varias opciones como este es un dislate.

Yo no sé si los señores de ICV y de CiU se han dado cuenta que el “federalismo” o el “confederalismo” no se puede imponer desde una parte a un todo. Que Cataluña quiera el federalismo puede estar muy bien informativamente, pero no vale para nada. Si Cataluña es parte de España (y ya aviso que lo es) no puede decidir eso, y si no lo fuese y fuese una entidad soberana tendría que establecer negociaciones con otra parte soberana para federarse. Pero es que no hay otra parte soberana, no hay una “España” sin Cataluña, esto es ciencia-ficción política, es una perversa fantasía que está en la mente del nacionalismo catalán y que algunos han asumido sin caérseles la cara de vergüenza.
A mi me da verdaderamente pena la actitud de ICV. Un partido que está claramente en la izquierda no puede estar jugando al juego de los nacionalistas, no tiene ningún sentido. Un partido que está en la izquierda no puede jugar a dividir a los pueblos, a los vecinos, no puede dar alas a un proceso de imprevisibles consecuencias. Un partido que está en la izquierda no puede apoyar algo así cuando sabe que la mitad de la gente que apoya la independencia lo hace porque piensa que una Cataluña independiente sería más rica y ellos no tendrían que pagar impuestos para mantener a los “vagos” andaluces y extremeños.
Lo digo siempre, esto sólo se puede apoyar por nacionalismo político o por neoliberalismo territorial, no hay más opciones. Y si no eres nacionalista y no eres neoliberal no debes apoyar esto. Qué tiene que haber hecho el pujolismo en Cataluña para que el histórico PSUC haya acabado asumiendo el imaginario y la mitología nacionalista, mezclándola de manera absoluta con los principios izquierdistas para crear un engendro ideológico.
Luego se pueden ver en las encuestas nacionales como IU sube en todas partes pero ICV, en las encuestas de las elecciones autonómicas, no. ICV está traicionando muchos de sus principios izquierdistas con este juego y no hay manera de que lo entiendan.

Creo que no llegamos a ser conscientes de lo que se está jugando en Cataluña. No es España o la permanencia de un estado ni mucho menos, es la creación de “derechos” democratistas creados ad hoc para conveniencia de las más variadas teorías o intereses, es la creación dentro del neoliberalismo económico de una evolución territorial y es, también, una prueba enorme para que la izquierda decida si prefiere los objetivos y los principios o si quiere ser buenista y posmodernista y, por extensión, inútil y contraproducente.

 Y más allá de todo esto está el daño creado, las esperanzas frustradas que quedarán, el independentismo como forma de populismo antisistema, el odio que se está generando en ambos lados de la inexistente frontera. Muchos están viviendo encantados con esto, encantados en tapar con la bandera sus carencias y vergüenzas. Y nosotros permitiéndolo, dudando siempre sobre cómo enfrentarnos a esto. Qué frustración.

6 comentarios:

  1. Nada mas lejos de mi ideologia que alentar ideas soberanistas pero la,argumentacion que leo en contra, no solo la tuya, parece mas interesada en el enfrentamiento que en la propia solucion. El argumento de la exclusion europea solo se basa en la oposicion de España, ni conmigo ni sin mi.
    El argumento antinacionalista, aun con base marxista se basa en respetar la configuracion goegrafica que ya hay (llegais tarde para crear vuestro pais). Quizas la parte mas infantil del nacionalismo sea creer que sus problemas vienen de Madrid y acabaran con la independencia, no les quepa duda que Mas es mas peligroso que Rajoy y mas inteligente.
    La lucha por la liberacion nacional solo puede ir de la mano de la liberacion popular. Para cambiar de amo no vale la pena tanto esfuerzo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ricardo,

      Quería puntualizar dos cosas sobre lo que has dicho:

      - No es cierto que el argumento de la exclusión europea se base en la oposición de España. Si hay una secesión de un estado miembro ese territorio secesionado también sale fuera de la UE, así lo han aclarado miembros de la comisión. La oposición de España podría darse en la futura incorporación, pero en cualquier caso para esa incorporación habría un proceso seguramente de años en que el nuevo país debería permanecer fuera de la unión.
      Además de eso, no creo que España fuese solo ni principalmente la oposición a que Cataluña entrase en la UE. Países como Francia o Italia serían grandes interesados en marginar a Cataluña porque no hacerlo sentaría un precedente que podría afectar su propia unidad como nación. Yo siempre he pensado que Francia se opondría tajantemente (recuerda que la "Catalunya nord" forma parte de Francia).

      - No concibo eso de la "liberación nacional". No hay liberación nacional para todo lo que no sean territorios invadidos y expoliados, es un contrasentido. La "liberación" es personal y social, no nacional que al final más que una liberación sería una nueva forma de opresión.

      Saludos,

      Eliminar
  2. Históricamente siempre ha resultado mucho más demagógico echarle la culpa al de fuera que reconocer las propias limitaciones y errores. Y que conste que en este caso el de fuera no lo ha puesto fácil. Pero creo que la solución no es la independencia. Combatirla con el miedo a los desastres que nos pueden caer tampoco facilita el diálogo porque ciera el razonamiento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema, Nicolás, es que creo que nos hemos situado en un punto en que el "debate" no tiene espacio, porque cualquiera de las cosas que se están pidiendo, tanto la principal (la soberanía de un territorio) como la que sabemos podría desactivar la situación (un concierto económico que hiciese que los catalanes pagasen menos impuestos), me parece que no se pueden aceptar...

      Eliminar
  3. Enhorabuena por el artículo. Comparto plenamente el razonamiento aquí expresado y aunque no me considero un defensor particularmente acérrimo de nuestra Constitución, estoy de acuerdo en que Cataluña no puede considerarse bajo ningún argumento mínimamente razonable como un sujeto soberano con capacidad para separarse unilateralmente del resto del estado.

    Otra cuestión es que sí reconozco la realidad étnica catalana, en cuanto a "nacionalidad" o nación cultural, y entiendo perfectamente a aquellos catalanoparlantes, vascoparlantes, etc, que no se sienten del todo bien representados en este estado donde la única lengua ofical a nivel del estado central es el castellano, donde los grandes medios nacionales públicos o privados usan el castellano casi siempre, salvo algún caso muy puntual ( http://www.rtve.es/radio/radio4/ ) y, ya entrando en detalles menores pero con los que se comprueba perfectamente cuál es la realidad cultural del país, las canciones que mandamos a Eurovisión siempre usan el castellano o una combinación de este con el inglés.

    Lo cierto es que no comprendo ni comparto este hecho y, aunque es una idea bastante impopular fuera de determinadas regiones, apoyo plenamente a los catalanes, vascos o gallegos que defienden una cooficialidad a nivel de las instituciones del estado central de sus lenguas con el castellano. Creo que aún queda mucho por hacer en materia cultural a este respecto en el conjunto de España, para que nuestro estado sea realmente el estado de "todos los españoles", y para comprender que España no es, o no debe ser, una "gran Castilla".

    Ahora bien, y aún a riesgo de parecer en exceso cínico, relativista o, si se quiere, postmoderno, diré que en este aspecto, como en tanto otros, lo que finalmente más importa y termina imponiéndose no son las razones y los argumentos, sino los intereses y el poder efectivo que se tiene para defenderlos. No es el caso, pero hipotéticamente pudiera ser que fuese mi interés en la unidad del estado lo que me ciegue y me haga aceptar plenamente argumentos como los que empleas en este o en el artículo anterior contra la independencia unilateral de una parte de España, del mismo modo que muchos separatistas que se llenan la boca con chorradas sobre supuestas invasiones y derechos históricos, sobre el colonialismo y la "opressió", o sobre que "Espanya ens roba", en el fondo no se creen absolutamente nada de eso, y solo miran el hecho de que supuestamente vivirían mejor como ciudadanos de una futurible Cataluña independiente.

    ¿A dónde quiero llegar con este argumento? Al margen de lo obvio, de dejar claro que antes que los argumentos o debates sobre el derecho o la falta de este a la secesión, está la relación de fuerzas fruto de según que intereses, a que no nos confiemos tanto y no quitemos la vista a los tratos y tejemanejes subterráneos con el Mossad o Israel en general, que al margen de teorías conspiranoicas (¿o no tanto?) sobre el poder del lobby judío en EEUU, "és la porta d'entrada dels Estats Units", como sutilmente explica la separatista Pilar Rahola. Léanse si no las quinta y sexta preguntas contando desde el final:
    http://www.vilaweb.cat/noticia/4149369/20131014/pilar-rahola-preparem-nos-suspensio-generalitat.html

    Nada más que añadir. Saludos.

    José Antonio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jose Antonio,

      Yo he comentado muchas veces por aquí que hay que "descatellanizar" España. Eso no quiere decir poner en duda que el castellano es la única lengua hablada en todos los territorios, sino que el país debería hacer más por reconocer su propia diversidad.
      Yo he propuesto, por ejemplo, que en los territorios monolingues castellanos se estudie una segunda lengua española a elección del centro o el alumno (entre gallego, catalán/valenciano y euskera). Posiblemente contaría con oposición de los padres pero creo que es una buena manera de "hacer país".
      También creo que es importante tener detalles como que el jefe del estado hable de vez en cuando en las lenguas del estado o incluso eso que has comentado de eurovisión.

      Ahora, no estoy de acuerdo en que en los parlamentos del estado se pueda usar todas las lenguas, porque eso es transformar el objetivo de la lengua, que es la comunicación, en un vehículo de expresión cultural o reivindicativo. No, todos los diputados y senadores hablan castellano a nivel bilingüe y es absolutamente lógico que sea esa la lengua usada (otra cosa es que no hablasen bien castellano, pero esa no es la situación).

      Saludos,

      Eliminar