La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







miércoles, 29 de enero de 2014

Comunidad de Madrid: Tras la estela de Valencia
















Llevo algún tiempo pensando sobre la realidad de la Comunidad de Madrid y lo parecida que es a la de la Comunidad Valenciana en muchos aspectos. La última noticia, la marcha atrás de los planes de privatización del servicio de varios hospitales públicos de la comunidad, es la última de una larga cadena de decepciones y fracasos políticos en aquella comunidad que me recuerdan sobremanera a lo que está pasando en Valencia en los últimos años.

Yo no vivo en Madrid y por tanto no puedo pulsar el estado de ánimo de la calle, pero desde la distancia entiendo como probable que haya un estado de hastío y una sensación de engaño masivo en la población a causa de la acción de gobierno de la Comunidad de Madrid.
Los valencianos hemos vivido en los últimos tres años cómo todos y cada uno de los pilares que sostenían la imagen de tierra de oportunidades y prosperidad que había vendido el PPCV se han derrumbado. Los grandes eventos que no valieron para nada y no se han podido mantener, las construcciones faraónicas sin función real, la imagen de región puntera e importante de España que se ha demostrado falsa, la corrupción generalizada, la ruina producida por la política de estos casi 20 años…Todo, absolutamente todo en lo que se sostuvo el discurso del PPCV se ha derrumbado, hasta los malvados enemigos catalanes que nos querían invadir resulta que ahora están más ocupados intentando separarse de nosotros que haciendo planes de conquista.
Hoy en día a nivel de calle todo se ve como una gran mentira, como un gran fraude mantenido y perpetrado durante años ante nuestra indiferencia. El grado de focalización de todos los males en el PPCV varía, pero la sensación de que esta época pasada ha sido un engaño es general. Y es esta sensación la que prácticamente asegura que el PPCV no volverá a gobernar la Comunidad Valenciana como expliqué en esta entrada.

La situación en Madrid parece esencialmente la misma. Los grandes proyectos dirigidos y promocionados por la Comunidad de Madrid o el propio ayuntamiento se han demostrado inviables, meros engaños propagandísticos o peor aún, pura ideologización interesada para promocionar los beneficios privados a costa del erario público.
En mi opinión hay tres proyectos clave que han caído en los últimos meses (aunque dos ya estaba claro desde hacía tiempo que no se iban a hacer) y que representan el desmoronamiento de la política del PP madrileño: Las olimpiadas de Madrid, Eurovegas y los proyectos de privatización de parte de la red sanitaria madrileña.
Las olimpiadas de Madrid era una vieja aspiración de las autoridades madrileñas y también de las españolas. Por tres veces se ha intentado y desconozco si alguna vez ha habido posibilidades reales de conseguir los juegos. Barcelona tuvo unas olimpiadas en 1992 y sólo por eso era difícil que en tan poco tiempo se repitiesen unas olimpiadas en un país mediano y de menor importancia como es España. En cualquier caso lo que sí parecía evidente es que en un país en crisis como el actual el proyecto olímpico de Madrid 2020 no tenía prácticamente opciones ante otras potencias y capitales mejor posicionadas.
Sin embargo se creó un ambiente de optimismo como si las olimpiadas fuesen a ser inmediatas. Yo no me puedo creer que los responsables de la candidatura y los poderes públicos pudiesen pensar que con todos los condicionantes (olimpiadas cercanas en Barcelona, país en crisis, mala imagen internacional de España, etc.) realmente iban a ganar. Más bien creo que esto se vendía a la sociedad como un anestésico basado en el optimismo futuro de un posible evento que crearía puestos de trabajo y conseguiría sacar a la ciudad y al país de su destructivo estancamiento.
Finalmente parece que se ha aceptado que ni el país está en condiciones de hacer estas cosas ni tiene sentido persistir. La candidatura deja multitud de obras e infraestructuras a medio hacer, que han costado dinero y que no tienen ahora función práctica. Una “valencianada” en toda regla.

Mucho peor fue lo de Eurovegas. El señor Adelsson llegó a España como llegan los buitres cuando intuyen que va a haber un cadáver. Conociendo la desesperación de la población española parada, la incapacidad pública para generar empleo y la naturaleza “neoliberal” del gobierno de la Comunidad de Madrid, este señor llegó hablando de inversión y de centenares de miles de puestos de trabajo provocando orgasmos políticos entre los dirigentes madrileños.
No hay nada peor que los políticos dogmáticos porque son las víctimas perfectas para cualquier estafador y cantamañanas. Adelsson les habló de lo que querían oír y exigió como contraprestación una cantidad de cambios legales que ningún gobierno de un país civilizado le hubiese consentido. Pidió cambios en las leyes laborales, sanitarias, fiscales, de extranjería y financiación para su proyecto por parte de los bancos españoles (se presume que con aval de las administraciones públicas).
En vez de mandarle a su país, lo que hicieron en la Comunidad de Madrid fue intentar por todos los medios cumplir los deseos del magnate. Que los números fuesen disparatados, las promesas absurdas, la actividad moralmente dudosa y las exigencias inaceptables no provocaron la más mínima duda en los dirigentes madrileños. Pero al final la cosa, como era bastante evidente, no prosperó precisamente por la clave de todo: La financiación del proyecto. Los bancos españoles no estaban obviamente en condiciones de aceptar eso y, por tanto, Adelsson se retiró hacia su ámbito de actuación natural: Países autoritarios y paraísos fiscales.
El empeño de los dirigentes madrileños en este proyecto fue el espejo fiel de lo que son: Gente dogmática, entregada a los objetivos económicos de grandes grupos privados e incapaz de hacer nada desde una administración pública en la que no creen. Se demostró que vender el patrimonio, legislar adhoc y venderse a los inversores es su única manera de hacer política.

El último pilar quebrado fue la “externalización” de la gestión sanitaria de varios hospitales en la Comunidad de Madrid. Sin informes que lo avalasen, sin estudios concluyentes del ahorro económico de la externalización y simplemente por dogmatismo y/o interés en dar negocio a empresas privadas, se comenzó un proceso contra la opinión de la práctica totalidad del sector y en medio de amplias protestas de la “marea blanca”.
Durante todo este periodo han salido a la luz informes, referencias y análisis de procesos similares en otros países para demostrar que la privatización era un error. Pero la Comunidad de Madrid no cambió un ápice su postura por más que no tuviese sólidos contraargumentos. Los vínculos profesionales entre exconsejeros del PP de Madrid y empresas privadas sanitarias no hacían más que aumentar las sospechas de que esto era simplemente un asalto a las propiedades colectivas.
Finalmente ha sido la justicia quien paralizó el proceso privatizador por irregularidades y, ante eso y la presión ciudadana y las continuas huelgas y protestas, el gobierno madrileño ha tenido que dar marcha atrás (en esta legislatura no iban ya a poder hacerlo). Parece que ha pesado bastante la sensación de que este asunto los está desgastando mucho electoralmente.

Los tres pilares básicos del proyecto del PP en la Comunidad de Madrid han caído, pero los problemas para este partido no acaban ahí. Para empezar las dos personalidades claves del PP madrileño en los últimos años, Esperanza Aguirre y Alberto Ruíz Gallardón, ya no están en la política autonómica por diferentes razones. La comunidad quedó en manos de un gris Ignacio González y el ayuntamiento en manos de la ínclita Ana Botella, ambos no electos por los madrileños y ambos sin carisma ni liderazgo alguno.
Adicionalmente los problemas de corrupción también están haciendo mella en Madrid. Desde el caso Gürtel con sus múltiples ramificaciones hasta el caso Blesa con caja Madrid de por medio pasando por el ático de Ignacio González, cuya mujer le ha servido de escudo para no ser todavía imputado, los casos de corrupción se suceden uno tras otro. Los casos de corrupción quizá no llegan al nivel valenciano pero están cada vez más presentes y afectan a cargos importantes.
También observo otra similitud con Valencia: El caso de Telemadrid. Una televisión manipulada en extremo, una pérdida de credibilidad general ante la población, un ERE recurrido por considerarse ilegal y un probable final parecido: El cierre de la televisión, con la pérdida de su capacidad manipulativa.

El panorama electoral en la Comunidad de Madrid nos dice que va a haber un fuerte desgaste del PP, aunque parece menos claro o intenso que el del PP de la Comunidad Valenciana. La encuesta de metroscopia de Mayo de 2013 indica que el PP perdería 16,5 puntos de intención de voto. El PSM caería pero IU aumentaría muchísimo su intención de voto y UPyD también. Encuestas similares se pueden ver para el ayuntamiento de Madrid.
Quizá la diferencia entre las encuestas en Madrid y en la Comunidad Valenciana radican en que en Valencia la suma de la izquierda (PSPV+EU+Compromís) supera en mucho al PPCV. En Madrid la suma de PSM+IU supera al PP pero por poco. La segunda diferencia es que mientras en la Comunidad Valenciana la hipotética suma de PP y UPyD no superaría a la izquierda, en Madrid con una UPyD más fuerte eso sí pasaría.
Creo que en Madrid sería especialmente importante la entrada de EQUO en la asamblea de Madrid, algo que no considero tan complicado. La encuesta de Metroscopia le da un 3,8%, una subida importante respecto al 1% de 2011 pero que no llega a superar el 5% de barrera electoral. La entrada de EQUO daría más fuerza a la izquierda en la asamblea y perjudicaría al PP, así que es muy deseable.
Desconozco también qué tiene en mente UPyD en Madrid. Yo creo firmemente que en la Comunidad Valenciana no apoyará al PP y que se abstendrá en el peor de los casos, pero en Madrid no sé qué puede hacer. La abstención me parece relativamente probable. Tampoco sé si es posible un gobierno PSM-UPyD. A la vista de las encuestas parece que UPyD puede ser el decisor final sobre el futuro de la Comunidad de Madrid y, sobre todo, de su ayuntamiento.

Mi análisis de la realidad madrileña está hecho desde la distancia pero veo tantas similitudes con la Comunidad Valenciana que creo que es probable que la era del PP madrileño esté, igual que la del valenciano, a punto de acabar. Tendremos que ver las encuestas de 2014, ver si el PP se desgasta más (que es probable) y seguir la evolución de los acontecimientos.
Madrid es una ciudad cosmopolita, liberal y abierta, rodeada de muchos municipios industriales y tradicionalmente obreros. Que un partido tan conservador como el PP haya dominado durante 20 años la política madrileña no deja de ser extraño, aunque puede estar explicado por la ausencia de un partido liberal-centrista y por el proyecto “neoliberal” de Aguirre. Tampoco podemos obviar el “Tamayazo” de 2003 para entender esta situación.

La lógica de los acontecimientos dicta que la era del PP madrileño debe acabar y que Madrid no puede continuar con un proyecto agónico y acabado a todas luces. Sin atreverme a asegurarlo por la lejanía, espero y confío que este final se dé en 2015.

2 comentarios:

  1. Pues me parece que en Madrid la llave la puede tener UPyD y la política de alianzas de esta es una incógnita. En Asturias permitió el gobierno del PSOE, pero amparándose en qué era el partido más votado.

    En Valencia parece ser que un "tripartito" de izquierdas ahora vencería claramente. Lo que me da algo de repelús son las políticas pronacionalistas que podría llevar a cabo este tripartito.

    Pero cuidado que la emergencia de "Vox" puede cambiar todos los cálculos que llevamos hechos.

    Ójala tuviéramos en España un partido liberal como en UK o Alemania. Ciutadans o UPyD puede que sean lo más parecido, pero se quedan en la indefenición de la transversalidad.

    Saludos, Alberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Platypus,

      Lo más curioso de todo esto es que en todas estas encuestas no aparecen tres actores que creo pueden ser importantes: Podemos, VOX y Movimiento Ciudadano. Quizá haya que pasar el filtro de las europeas para ver si estas fuerzas tienen posibilidades reales de tener una presencia importante.

      Hay que tener en cuenta, también, que Madrid y la C.Valenciana son las dos únicas autonomías que mantienen la barrera del 5%, algo que convierte en más "predecibles" sus parlamentos. Aún así creo que el PP tiene todas las de perder porque va a perder votos hacia VOX y hacia Mov.Ciudadano. También está el riesgo que UPyD y Movimiento ciudadano se anulen entre sí, algo que no veo probable en Madrid (donde UPyD es muy fuerte) pero quizá puede pasar en Valencia.

      Personalmente creo que el partido liberal alemán se parece ya poco a los Lib.Dem británicos o al Modem francés. Los alemanes se han hecho descaramente neoliberales obviando la faceta social que sí tenían hace un par de décadas y que sí pervive en las otras dos fuerzas.
      Yo veo a UPyD y a Mov.Ciudadano más parecidos a los Lib.dem ingleses que a los liberales alemanes.

      Saludos,

      Eliminar