La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







jueves, 20 de marzo de 2014

Crimea














No he querido escribir sobre Ucrania durante estas últimas semanas por una razón muy sencilla: Lo que ha sucedido y está sucediendo en Ucrania tiene una naturaleza muy complicada que es producto de la historia, realidad y conflictos de la sociedad ucraniana, de su situación económica y política, y de una serie de realidades que difícilmente se pueden entender sin vivir allí o sin ser ucraniano. Era muy difícil, pues, posicionarse en un conflicto como este y sobre todo dar una opinión solvente, así que no quise escribir nada específico sobre el tema.
Mis referencias a Ucrania casi siempre han sido puntuales y en ellas me he dedicado a criticar las opiniones maniqueas tanto pro-occidentales como pro-rusas, opiniones que he podido ver en multitud de personas, medios y redes. Personas que siempre tienen opinión sobre todo, personas que entienden la política como el seguimiento de una Fe religiosa, medios de comunicación al servicio de líneas editoriales nunca neutrales ni desinteresadas, etc. Todos opinaban bien contra el “fascismo” del euromaidan, bien contra el “expansionismo” ruso y nunca a favor de nada.
Ni siquiera haciendo pocas referencias me he librado de los ataques. Por ejemplo, he sido vilipendiado en twitter por decir que la extrema-derecha española estaba en una posición bastante neutralista y casi pro-Yanukovich, ya que los de la “verdadera izquierda” preferían pensar en conspiraciones judeo-yankee-fascistas internacionales; he sido llamado fascista por defender a Juantxo Uralde, que estaba siendo calificado también así; en definitiva, me ha resultado un tema muy grosero y en el que el ruido estúpido no dejaba espacio a una reflexión serena.

Pero creo que el asunto de Crimea es lo suficientemente interesante e importante como para tratarlo así que voy a escribir por primera vez un texto completo sobre este asunto.
Todos sabéis más o menos lo que ha pasado. En cuanto Yanukovich fue destituido por el parlamento ucraniano en una acción de escasa legalidad y, en esa misma sesión, se tomaron decisiones estúpidas como la eliminación de la cooficialidad del idioma ruso, en las zonas del Este de Ucrania muchos se pusieron nerviosos. Aduciendo una amenaza quizá más autosugestionada que real se lanzaron a los brazos de Rusia, que aprovechó la situación para no perder el control de Crimea, donde tiene una excelente salida al mar negro.
No hay que olvidar que en el trasfondo de todo esto está una de esas absurdas decisiones que se tomaban en el mundo soviético pues Crimea, tradicionalmente rusa, fue transferida a Ucrania por decisión del PCUS y del premier Kruschev hace 60 años, algo que en ese momento quizá importaba poco porque todo era la URSS pero que, después la disolución de ésta, dejó a Crimea algo artificialmente dentro de Ucrania. Y digo “algo” porque en el fondo Ucrania es un país mixto entre zonas y personas de origen y etnia rusa y gentes de lengua y sentimiento ucraniano. Crimea, pues, no debería tener problemas para permanecer en un país mixto como es Ucrania.
Y para los amantes de los datos: En 1994 se firmó el memorándum de Budapest por el que Ucrania de deshacía de sus armas nucleares a cambio de mantener su integridad territorial, memorándum firmado por Rusia, el Reino Unido y los EE.UU. En 2010 Ucrania y Rusia firmaron la extensión hasta 2042 del uso de las instalaciones militares de Crimea por la flota rusa.

Yo creo que hay pocas dudas de que ha habido muchas cosas poco edificantes para la “revolución” ucraniana. Hay pocas dudas de que la UE y sobre todo los EEUU han estado maniobrando para tener al frente de Ucrania a alguien más pro-occidental que Yanukovich y por tanto han apoyado las manifestaciones y protestas del Maidán. Hay pocas dudas de que la oposición incumplió el pacto con Yanukovich del 21 de febrero por el cual se formaría un gobierno de unidad nacional y se convocarían elecciones y también hay pocas dudas de que la destitución de Yanukovich fue escasamente legal.
No hay ninguna duda de que en las protestas y en la “revolución ucraniana” hay sami-fascistas y fascistas y que éstos han tomado la cabecera de las protestas por su tendencia a la violencia. Tampoco creo que haya ninguna duda de que hay mucho interés económico de cierta élite económica ucraniana en acercarse a la UE y alejarse de Rusia, igual que hay tendencias inversas en esa oligarquía económica ucraniana que ha generado su riqueza por los lazos con Rusia.
Pero todo eso, que es real, me parece que queda en un segundo plano después de una “ocupación” militar de un país vecino sobre otro en un momento donde no ha habido matanzas ni violaciones de los derechos humanos. Si bien la “ocupación” rusa no ha supuesto ni un muerto tampoco hubo justificación alguna para la ocupación de un territorio más allá de un miedo intangible a ciertas declaraciones hechas desde Kiev y casi nunca desde el poder político.
Moscú dice que está allí para defender a los “rusos”, algo que podría tener sentido en el caso de haber matanzas de “rusos” pero que no lo tenía en ese momento. Lo que hace Moscú es, sencillamente, un ataque preventivo, es usar exactamente la misma doctrina que han usado los EEUU en otras ocasiones aunque con diferencias de aplicación. Es cierto que no ha habido muertos en su “intervención preventiva”, pero igualmente es cierto que no había hechos tangibles.

Lo que está pasando en Crimea creo que nos da un baño de política real a todos. Nos pasamos la vida intentando llenar de contenido intelectual o moral las acciones políticas sobre todo las de la política internacional. Buscamos “derechos” a la defensa o al ataque, a la secesión o a la unión, buceamos en legalismos, constituciones y tratados internacionales para justificar una posición determinada, hablamos de las voluntades colectivas como si eso fuese un tangible sólido y permanente.
Y, de repente, llega Rusia y “ocupa” un territorio que fue suyo pero que ya no lo es, y lo ocupa entre los aplausos de la población y con el entusiasmo de un gobierno autónomo. Nos preguntamos ¿Tiene derecho Rusia a hacer esto? Y miramos los acuerdos internacionales y las leyes nacionales y vemos que no, pero luego hay quien dice que lo que importa es la voluntad del “pueblo”, pueblo que se define arbitrariamente para la ocasión, y entonces la respuesta es sí. ¡Es que hay fascistas en Kiev! Entonces aceptamos la invasión como legítima… ¡Pero si Putin es un expansionista, representante de la peor tradición rusa! No, no, esto es una ilegalidad palmaria entonces...
Y la verdad es que Rusia tiene un “derecho” para hacer lo que ha hecho: Tiene el "derecho" de su fuerza militar, tiene el “derecho” de controlar el suministro de gas del que depende media Europa, tiene el “derecho” de ser la superpotencia en esa zona, de ser quien manda. Es el mismo “derecho” que ha tenido EEUU en tantas ocasiones, cada potencia lo disfraza de una cosa distinta pero en el fondo es el mismo: Es el “derecho” que otorga la fuerza, y no solo la militar. Lamentablemente esos son los "derechos" que importan en política internacional.
Al menos EEUU intenta buscar apoyos primero, intenta que la comunidad internacional le apruebe una intervención, hace una gran campaña de publicidad para convencer a su propia gente, etc. Es lo que tiene vivir durante más de dos siglos en un país democrático y con opinión pública. Pero Rusia no necesita ni siquiera eso, no busca ni necesita apoyos ni parece querer convencer a opinión pública alguna pues parece que la justificación y el “derecho” va implícito en el acto, el entrar en un país vecino a apoyar a un gobierno amigo derrocado o entrar en una zona rusófila lo consideran indefectiblemente apoyado.

Y no va a haber problemas para Rusia porque nadie se los va a poner, ¿qué va a hacer la UE, si depende del gas ruso? ¿Qué va a hacer el Reino Unido, si tiene a la mitad de los multimillonarios rusos pululando por Londres? ¿Qué van a hacer los EEUU, montar una guerra contra una potencia nuclear? Putin conoce su fuerza y conoce que las sanciones que puede recibir son ridículas en comparación con los enormes beneficios que puede sacar de esto, ¿qué Crimea va a ser un territorio no reconocido como ruso? Mejor para él. Si hay sanciones para empresas o residentes allí no pasa nada, ese maravilloso puerto en el mar negro bien vale subvencionar un territorio indefinidamente, total en la antigua URSS ya se hacía eso.
El tablero internacional es un gran negocio y una lucha de intereses, pocas veces hay idealismo y nunca debimos pensar que el idealismo dirigía la política internacional. Durante la guerra fría las potencias clamaban contra las injusticias y opresiones que había en los países que no dominaban mientras apoyaban esas mismas injusticias en los países amigos. Tanto la URSS como los EEUU justificaron toda clase de golpes de estado y rebeliones, hicieron la vista gorda ante genocidios cuando éstos les vinieron bien, y cada una de las potencias lo hacía en su propio interés pero con las más diversas justificaciones morales o políticas cara a la galería: La “libertad” o el “socialismo”, la “democracia” o la “libertad de los pueblos”, etc.
Mucha gente creyó ya que sin guerra fría no habrían comportamientos tan cínicos: Pues no, los hay también, quizá menos visibles porque hay menos miedo pero los hay igualmente. Si mañana los EEUU se anexionaran la baja California mexicana éstos hablarían de la libertad de los pueblos para decidir a qué república pertenecer o de la unidad de los “californianos” mientras que desde Rusia y China clamarían contra la violación de la constitución mexicana y los tratados internacionales. Esa es desgraciadamente la realidad.

Muy interesante es analizar el referéndum de “autodeterminación” de la República de Crimea, referéndum convocado con dos semanas de plazo, con un ejército de un país vecino presente, con un gobierno central expulsado del proceso y en condiciones que, en cualquier caso, distan de las más mínimas garantías. Un territorio que hace tres meses no era proclive a la unión con Rusia (parece que lo quería el 41%) en pocas semanas ha realizado un referéndum en el que esa opción ha ganado casi por el 100%.
Este caso nos muestra muy bien la realidad y la arbitrariedad de esto de los referéndums de autodeterminación, pues el de Crimea ha sido casi una caricatura de los mismos. Una zona que fue parte de Turquía, luego de Rusia, en que se produjo un éxodo de Tártaros durante el siglo XIX, un retorno después de la revolución rusa, posteriormente una deportación masiva por orden de Stalin…Crimea y sus habitantes han sido un juguete en manos de los imperios y potencias que la han rodeado. Ahora se les vende un “derecho a decidir” falso, condicionado, con un resultado claro de antemano, reactivo ante los acontecimientos y las decisiones políticas en la otra punta del país. Un “derecho” que ha sido decidido por Rusia, que es la que lo ha permitido realmente. Los “rusos” de Donetsk o Sumy o de Kiev, por supuesto, no tienen ese “derecho” por ahora, a no ser que a Rusia le interese claro.
No hay mejor caso que este para ver lo falaces que son los derechos a decidir, para ver cómo se crea un sujeto soberano en casi 24 horas, cómo las opciones vienen predefinidas (¿Alguien hubiese aceptado que Crimea fuese independiente? Obviamente no), cómo las voluntades cambian como la espuma y cómo las “afecciones nacionales” son muchas veces algo convenenciero ¡Si hasta los propios militares ucranianos están decidiendo jurar fidelidad a una bandera u otra en función de sus propias situaciones personales!

Supongo que a los observadores más avispados no se les habrá pasado por alto la relación que tiene esto con la hipotética independencia de Cataluña o de otros lugares de Europa. La casi imposible independencia de Cataluña de hace un mes hoy directamente parece totalmente imposible. En gobierno español, como todos los gobiernos, ya ha maniobrado en las aguas turbulentas para asegurarse que esto siente un precedente y que se apoye a España cuando se niegue a convocar un referéndum en Cataluña, algo que me parece que habrá conseguido ante la lógica de los acontecimientos.
Para mí esto no supone ningún cambio relevante de facto pues siempre he considerado que la independencia de Cataluña era prácticamente imposible, pero sí me parece que puede haber cambios relevantes en la dialéctica y los movimientos políticos en las partes litigantes, y no precisamente en el sentido de aliviar la tensión. Los humanos somos muy proclives a arrimar el ascua a nuestra sardina y sacar conclusiones torticeras de hechos bastante claros.
Si hay algo que define la independencia de Kosovo, la de Crimea y la de cualquier otra es que, para ser independiente o “cambiar” de país, es fundamental contar con el apoyo de la gran o las grandes potencias de la zona. Yo creo que esto lo saben perfectamente los dirigentes de CiU (aunque me temo que no los de ERC y menos los de la ANC) y por eso mismo gentes como Pujol han dicho que la independencia es imposible. Y la cuestión aquí es que Cataluña, que está en occidente, necesitaría el apoyo de los EEUU y de las potencias europeas más importantes (Alemania y Francia) para poder vencer la resistencia de un estado como España que obviamente no va a querer descomponerse. Y es evidente que ese apoyo, siendo España aliada de esos países, ni lo tiene ni lo tendrá.

En cualquiera de los casos lo que ha pasado en Ucrania es algo terrible. Un país con dos comunidades culturales diferenciadas debe poder vivir junto y unido. Lo que ha pasado en Ucrania, con una división precedente clara entre pro-rusos y nacionalistas ucranianos y una explosión de estas tensiones catalizada por los intereses de las potencias en la zona, es un pésimo precedente para todos los que queremos mandar los nacionalismos al cubo de la basura.
Habrá quien piense que lo de Crimea ayuda a España a gestionar un problema en ciernes y que occidente probablemente será mucho más claro ahora negando a Cataluña derecho alguno que no se reconozca en la legalidad española, y de facto seguramente será así. Las fronteras de España pueden ser más sólidas pero el problema social no son las fronteras sino lo que pasa dentro de ellas.
Nosotros, los que no somos nacionalistas, debemos vender un modelo de sociedad multicultural que resulte atractivo, adecuado y exitoso. Debemos vender un republicanismo social, un estado donde los ciudadanos sean el centro y sean iguales en todos los aspectos, una sociedad donde la multiculturalidad y el “país” de cada uno sea absolutamente compatible con la nación política que representa el estado vigente. Y para ello necesitamos referencias, ejemplos claros de a donde debemos ir.
Y sí, tenemos Suiza, los EEUU y tenemos otros países, pero fracasos como los de Yugoslavia o los de Ucrania son terribles. Sí, nada tienen que ver con nuestra realidad es evidente, pero los nacionalistas lo mezclan todo, construyen una Fe otorgándole a hechos inconexos y dispersos rango de ley divina. Y todavía peor que eso, se podría caer en la tentación de imitar los mismos conflictos para convertir un estado en inviable.

Tal y como se han desarrollado los acontecimientos creo que cabe poca duda que toda esta situación debería haberse acabado con los pactos del 21 de febrero: Un gobierno de unidad nacional y unas elecciones limpias. La extrema-derecha en Kiev se hubiese podido controlar, Rusia no hubiese intervenido y hubiésemos vuelto a una situación normal. Probablemente hubiese ganado un pro occidental pero, según dicen los que saben, la dependencia económica hacia Rusia es tan grande que, tarde o temprano, hubiesen vuelto a la órbita económica de Moscú.
Pero ahora el nacionalismo ucraniano crecerá, el ruso también y lo que puede pasar en Ucrania es imprevisible. ¿Más anexiones en el Este? ¿Ucrania partida en dos zonas de influencia? ¿Una vuelta de Yanukovich como salvador? Todo es posible. Lo que sí es seguro es que la gente de Ucrania no es hoy señora de sus destinos, ni los que están en Crimea con referéndums prefabricados ni los que están en el Euromaidán, que se van a tener que echar a los brazos de occidente para evitar su ruina con las duras condiciones que eso va a traerles.

Espero que todo esto que ha pasado nos sirva de lección y nos dé un baño de “realpolitik” para comprender todas las fuerzas que nos rodean, con sus intereses económicos, políticos y de poder que pasan por encima de cualquier idealismo. Sin volverse cínico, creo que debemos aprender a ser más suspicaces.   

8 comentarios:

  1. Pedro creo que en el fondo comparto tu visión. La UE y USA la hemos cagado. El Euromaidan tenia su base social de protesta contra un corrupto como Yanukovich, pero en cuanto la "vanguardia" del movimiento y las acciones más radicales fueron copadas por Svoboda y el Sector Derecho el proyecto giró a una dinámica nefasta. De hecho la destitución de Yanukovich por un parlamento diezmado y atemorizado (teóricamente la mayoría era de su partido) no tiene ningún viso de legitimidad. El anuncio de eliminar la cooficialidad del ruso, p. ej. nos da una idea de como se ignoraba el estado de opinión de otras regiones de Ucrania. Y en Crimea la situación era mucho más clara, ya que la mayoría de la población es rusa: no podemos apoyar la invasión de un territorio que legalmente pertenecía a Rusia, pero el precedente de Kosovo no nos daba mucha credibilidad.

    Ya opinaré más sobre el tema. Disculpa si utilizo la primera persona del plural, pero yo me considero Unión Europea, a pesar de que de mucho que desear su realización concreta.

    Alberto

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente, el hecho de que la revuelta contra Yanukovich se haya convertido en una toma del poder nada legal y además bastante violenta, con una gran implicación de los ultras neo banderistas de Svoboda y los grupos paramilitares que en su mayor parte conforman Pravi Sektor, no justifica en ningún caso la anexión de Crimea por parte de los rusos.

    El argumento histórico-étnico pro ruso que nos habla sobre la histórica pertenencia a Rusia de dicho territorio, así como su mayoría étnica rusa, cae por su propio peso. Antes que rusa, crimea fue otomana, turca (que se habían hecho con el territorio en el siglo XV) , y no fue cedida a los rusos por la desición de un malvado dictador socialista... sino directamente mediante una guerra de conquista. Además, la mayoría étnica que antes poblaba dicho territorio no era rusa ni rusófona, sino tártara. Del mismo modo que la mayoría de la población de Kosovo era serbia hasta hace unas décadas, si nos ponemos a hacer comparaciones.

    Pero claro, aquí Rusia actúa exactamente igual que la mayoría de los países de la UE, salvo España y algunos más, y Estados Unidos: "el derecho de autodeterminación es válido solamente cuando me conviene". De un modo diametralmente opuesto a la mayor parte de occidente, Rusia niega el derecho de autodeterminación unilateral de los albanokosovares (y me parece bien), y mejor no hablameos de hacer referéndums de autodeterminación en el norte del cáucaso....pero lo apoya en Crimea, Osetia del Sur o Abjasia, territorio este último donde los rusos apoyaron a las tropas secesionistas sin importar que cometiesen un auténtico genocidio contra la población étnicamente georgiana del lugar.

    Ahora bien, no tengo del todo claro que la anexión ilegal por parte de los rusos sea un gran inconveniente para occidente. Es más, puede que de algún modo, incluso les (o nos) beneficie, me explico...

    Más allá del caso concreto de España y nuestro problema con la región catalana, cuya secesión unilateral sería condenada con más fuerza aún tras el precedente de Crimea, de ahí que rápidamente saltara algún líder separatista con la cháchara de que la situación no tendría nada que ver porque allí había tropas rusas y bla bla bla... la anexión de Crimea ha sido un duro golpe contra Ucrania, pero también supone que en las próximas elecciones que se realicen en el país no participará un territorio de casi dos millones de habitantes, imagino que más de la mitad con derecho a voto, facilitando en gran medida la victoria de las fuerzas pro europeas o cuanto menos pro occidentales. Además, tras sufrir esta conquista por parte del "oso" del este, es de esperar que se incremente sensiblemente el número de ucranianos que deseen formar parte de la OTAN. Por no decir que la anexión de Crimea supone un "casus belli" estupendo para poder tomar todo tipo de medidas económicas y políticas contra un competidor geopolítico tan importante como Rusia. Bueno, esto último sin pasarnos, que media Europa depende del gas ruso...

    En otras palabras... mientras que en los medios pro rusos o anti occidentales en general no paran de cacarear sobre el gol que el genial Putin les ha metido a EEUU y la Unión Europea, con una enorme profusión de caricaturas donde se ve a Rusia en su representación de oso humillando a occidente al tiempo que rescata a Crimea (o a toda Ucrania)... lo más probable es que en el fondo los únicos que se sientan humillados sean sus amados "hermanos eslavos" de Ucrania, mientras que algunos líderes occidentales ponen cara de profunda indignación al tiempo que se frotan las manos.

    En todo caso, enhorabuena por el artículo.
    José Antonio O.

    ResponderEliminar
  3. PD: En relación a mis últimos párrafos, soy consciente de que fácilmente se podría contraargumentar con el hecho de que de todos modos, con el nuevo gobierno revolucionario impuesto en Kiev, la postura pro UE y pro OTAN de Ucrania estaba asegurada sin importar lo que pasara en Crimea.

    Pero considero que en todo caso, la situación política actual de ese país es completamente excepcional, e imposible de mantener a largo plazo. Con el tiempo la situación se normalizaría y los pro rusos podrían volver al poder en algún tiempo, algo que es mucho más difícil que ocurra después de la anexión de la península rusófila.

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo....sobre política real Rusia hace lo que hace porque puede hacerlo... y Europa sólo puede mirar y ver como las cosas evolucionan sin hacer gran cosa, eso es política real....como siempre no hagas caso de aquellos que necesitan ver la realidad en blanco y negro, de buenos y malos. Saludos cordiales...

    ResponderEliminar
  5. Hola Pedro:

    Lo cierto es que Putin considera que Ucrania es el mejor premio a la hora de re-imponer la hegemonía rusa sobre los estados ex-soviéticos. La invasión de tropas rusas en Crimea es GRAVÍSIMA.

    A la OTAN se le tiene que prometer -- de parte de EEUU, que la cosa termina en Crimea. Cualquier agresión por parte de Putin en el resto de Ucrania deberia provocar de forma inmediata tropas y armas para los ucranianos, financiados por los aliados.

    En el presente siglo, Rusia y China van a ser los dos principales problemas que hay que atajar y debilitarles seriamente.

    No entiendo por qué algunas personas dcen que por lo de Kosovo (yo SÍ apoyo totalmente la independencia de Kosovo y NO ES Serbia) nos impida tratar esta cuestión de forma distinta...

    Yo ya lo he dicho en mi web pero lo digo aquí también -- claro que cuando conviene, pues adelante y cuando no, pues no. No veo qué tiene eso de sorprendente. La política exterior solo debe servir para beneficiar a nuestros países o las zonas que nos interese. Lo contrario es idealismo del mas infantil.

    Si Putin saca la conclusión de que no habrá consecuencias serias por su agresión, lo siguiente es que podría entonces agredir a Estonia, Latvia y Lituania, países con minorías rusas notables y miembros de la OTAN desde 2004. Una acción militar contra esos países obligaría a EEUU a responder militarmente con otros aliados de la OTAN.

    Lo que ha hecho Rusia es totalmente, absolutamente, inaceptable y permitir que quede sin consecuencias abrirá un asqueroso precedente en el que las agresiones quedan impunes.

    Muy de acuerdo contigo sobre Catalunya y EEUU -- en este momento, no creo que conviene la independencia en España, teniendo en cuenta otros intereses.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Alfredo.

    Evidentemente si el agredido hubiese sido un país de la OTAN,como las repúblicas bálticas, por supuesto la cosa cambia de forma cualitativa. Ucrania no es el caso, lo cual no deja de ser gravísimo. Pero desde luego el apoyo irresponsable de Occidente a todas las pretensiones del Euromaidan, incluidas las más radicales como el derrocamiento ilegal de Yanukovich (será un hijo de puta y aliado de Putin, pero su elección fue admitida limpia por observadores internacionales), el establecimiento de un Gobierno nacionalista radical que eliminó la cooficialidad del ruso, ha precipitado una serie de acontecimientos en cadena que le han puesto en bandeja la ocasión a Putin.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. "No entiendo por qué algunas personas dcen que por lo de Kosovo (yo SÍ apoyo totalmente la independencia de Kosovo y NO ES Serbia) nos impida tratar esta cuestión de forma distinta (...) claro que cuando conviene, pues adelante y cuando no, pues no. No veo qué tiene eso de sorprendente. La política exterior solo debe servir para beneficiar a nuestros países o las zonas que nos interese. Lo contrario es idealismo del mas infantil."

    Lo de Kosovo depende de si se quiera ver desde los intereses de España y otros países de la UE o de los de EEUU. En Kosovo se sitúa una de las mayores bases militares en el exterior de EEUU y es normal que los norteamericanos y los que se identifican principalmente con los intereses de aquel país (u otros países de la UE igualmente interesados, como Alemania) deseen mantener a Kosovo independiente. Pero otros países como España, Chipre, Eslovaquia o Rumanía no pueden hacerlo porque tienen problemas con el separatismo o las pretenciones de algunas minorías étnicas (el caso griego se explica mejor teniendo en cuenta su hermandad con los grecochipriotas y los serbios), y les interesa mantener a nivel interncional el principio de no reconocimiento con respecto a las secesiones unilaterales.

    Comprendo perfectamente que desde el punto de vista particular de un país pueda interesar el reconocimiento de una secesión unilateral en un lugar y no en otro dependiendo de los propios intereses nacionales. Pero por esa misma razón, no se puede expresar el apoyo a una secesión en concreto apelando a principios tan abstractos y digamos "universalizables" como el derecho de autodeterminación de los pueblos, que han usado muchos para apoyar la independencia de Kosovo "O" Crimea... al mismo tiempo que niegan la prevalencia de este principio cuando no les interesa. Básicamente porque se están pillando los dedos y desacreditándose a sí mismos.

    En su lugar es más coherente y vendible apelar a supuestos peligros de limpieza étnica o a cuestiones históricas que siempre se pueden manipular en beneficio propio : "es que los neo banderistas quieren matar a todos los rusos de Crimea, ¿sabe "usté"?.....y además esta tierra era rusa desde hace muchichisísimos años"; o "vale que el tal Milosevic ya hace más de una década que no está en el poder, pero bueno, con los serbios estos es que nunca se sabe... cualquier día se levantan con mal pie y les da por hacer un nuevo genocidio".

    José Antonio O.


    ResponderEliminar
  8. Hola,

    Mi opinión está en la línea de Jose Antonio y de Platypus mucho más que en la de Alfredo esta vez.
    El escrito era una llamada a no engañarnos por el idealismo que nos venden y a entender el mundo tal y como es. Creo que eso lo tenemos todos claro. Ahora que las cosas sean así no nos puede llevar a aceptar el cinismo político del poder y del interés cómo ejes inevitables y convenientes de la acción política. Que las cosas sean así y que tengamos que lidiar con esa realidad (y actuar en consecuencia) no implica que deban ser así, que nos deba parecer bien y mucho menos que podamos defenderlo.

    Respecto a Kosovo pues...La verdad es que tengo dudas. En Yugoslavia pasaron muchas cosas y yo soy defensor de que, llegado a un momento donde la convivencia es imposible, quizá es mejor la secesión. Pero por otro lado soy defensor de la federación multicultural y de que se debe poder vivir en un mismo estado sin problemas.
    Lo que no puedo aceptar de ninguna manera es defender la independencia de Kosovo porque "nos interesa". A ese grado no puedo llegar. Además que, en el caso de España, obviamente no le interesa la independencia de Kosovo y por eso no la reconoce.

    Saludos,

    ResponderEliminar