La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







jueves, 6 de marzo de 2014

Primarias EQUO: Debate en Valencia















El pasado lunes y en medio de su particular “tsunami tour” a lo Beppe Grillo, los cuatro candidatos finalistas de las primarias de EQUO para el parlamento europeo aterrizaron en Valencia para hacer un debate que ya habían hecho en Madrid y que han repetido y repetirán en otras partes. La verdad es que es un esfuerzo titánico sabiendo que tres de los cuatro candidatos no van a conseguir ningún puesto y de hecho algunos de los candidatos, comprensiblemente agotados, me reconocieron que igual se habían excedido con tanto viaje y tanto acto.

Los perfiles de los cuatro candidatos son bastante distintos y eso hace especialmente interesante esta elección. La candidata que a priori era la favorita es Reyes Montiel, exdiputada por IU en la asamblea de Madrid y co-portavoz de EQUO junto a Juantxo Uralde. El segundo favorito, que quizá ya sea el primero al haber conseguido la mayor cantidad de votos en primera vuelta, es Florent Marcellesi, activista, investigador y divulgador ecologista bastante prolífico que es muy conocido por sus teorías decrecentistas.
Junto a ellos estaban los dos candidatos más jóvenes, Guillermo Rodríguez, un tiarrón que me saca la cabeza que con sus 25 años es ingeniero aeronáutico y coordinador de campaña de juventud del grupo ALE/verdes en el parlamento europeo; e Inés López-Doriga, 24 años, economista e investigadora del CIEMAT.
Viendo los candidatos diría que todos son bastante “europeos”, excepto Reyes. Florent es francés de nacimiento pero con ascendentes polacos e italianos, lo que le convierte en el arquetipo de “ciudadano europeo” (este perfil personal me recuerda mucho al de Daniel Cohn-Bendit). Inés ha vivido en Francia y en distintos países latinoamericanos, creo que uno de sus progenitores es latinoamericano y eso le da una amplitud de miras por encima de las fronteras; y Guillermo trabaja en el parlamento europeo.
No es que sean imprescindibles los orígenes ni la experiencia internacional para ejercer adecuadamente las funciones de europarlamentario ni mucho menos, pero este hecho sí nos indica que los candidatos son relativamente coherentes con el puesto y, también, que el “filtro” de la primera vuelta de las primarias ha funcionado muy bien.

El debate tuvo lugar en Ca Revolta, como el primero al que también asistí. Hubo más público que la primera vez, sobre 60 o 70 personas, lo que lamentablemente es una asistencia muy baja que no deja de entristecerme. Uno de estos candidatos va a ser eurodiputado, bien durante los 5 años bien durante una parte de la legislatura, y creo que eso merece más de 70 personas. El conocimiento de EQUO es bajísimo entre la población y concretamente a nivel valenciano por lo que he podido comprobar es casi nulo.
Hablé un poco con los candidatos antes de empezar y conocí a Guillermo y a Inés, a los que no había visto en persona. También conocí a Giussepe Grezzi de Compromís, que misteriosamente me reconoció nada más verme y no sé muy bien cómo (quizá me vio en otro acto y yo no le vi a él). Venían todos de la manifestación que las víctimas del accidente del metro de Valencia convocan el día 3 de cada mes y por eso el acto comenzó un poco más tarde de lo previsto.
El debate se organizó en tres bloques donde los candidatos intervenían por turnos. No recuerdo cuales eran los bloques, uno era de democracia, otro quizá de economía y el tercero no recuerdo, pero la verdad es que las ideas estaban bastante entremezcladas y los bloques eran más una sugerencia que un guión. Los candidatos solían pasarse de su tiempo, sobre todo Reyes y Guillermo, a los que casi había que quitarles el micrófono (algo que no puedo criticar porque a mí me pasa exactamente igual).

El debate fue muy buenrrollista y los candidatos en cierta manera parecían cansados de repetir lo mismo que llevan repitiendo toda la campaña. En los discursos predefinidos había pocas diferencias entre ellos aunque se veían perfiles claramente definidos.
Reyes Montiel tiene un discurso muy social, más social que ecologista, y se le nota a la legua una gran experiencia política. Me llegó a recordar un poco a Mónica Oltra por la emotividad de parte de su discurso aunque no tiene esa explosividad y esa transmisión de emoción que tiene Mónica. Se le nota inteligencia política y sobre todo equilibrio, y un poco de “realismo” del que quizá carecen los otros candidatos.
Florent, en cambio, tiene un discurso más ecologista, aunque en este caso creo que forzaba un poco el tono “político”. Creo que tenía perfectamente preparado el discurso, algo más “mitinero” que el de los demás, tono que no me suele gustar pero que a él, que es un divulgador ecologista, le concede un equilibrio interesante entre la faceta de estudioso ecologista y la faceta política.
Inés también tenía un discurso claramente ecologista y en su repaso por los distintos temas se notaba que se concentraba especialmente en esos asuntos. Le haría una pequeña critica de estilo: Habló de “catástrofe ecológica” un par de veces, palabra que se usa bastante en EQUO. Sin negar la realidad de esa definición creo que hay que entender que vender “catástrofes” en política es un imposible y que la gente no quiere oír esos discursos, que entienden apocalípticos. Creo que hay que intentar decir lo mismo pero enfocando las cosas en positivo, como por ejemplo hace Florent que convierte el decrecimiento (que al ciudadano de a pie le suena horrible) en aquello de “trabajar menos para vivir mejor”, que positiviza el mensaje y hace atractivo lo que de otra manera sería rechazado por la mayoría.
Y Guillermo…Pues Guillermo mostraba una faceta muy “radical-demócrata” o democratista. Trataba mucho los temas de ausencia de democracia y de empoderamiento ciudadano y lo hacía muy bien, marcando la diferencia con el resto de candidatos. De hecho fue el único que se opuso al formato de pacto con Compromís al no hacerse primarias conjuntas entre ambas fuerzas, opción derrotada en la votación de hace unas semanas. Otra cosa que destacaría de Guillermo es su voz y su oratoria, tiene una voz grave y elegante y una oratoria tranquila e intelectual. La voz y estilo de Guillermo invitan a escucharle y eso es importantísimo para un político.

Como es costumbre en mi tenía previsto hacer un par de preguntas comprometidas para sacar a los candidatos de su zona de confort y ver así sus reacciones y diferencias. Ya lo hice la vez anterior donde pregunté a los candidatos sobre qué hacer contra las importaciones chinas y sobre la política que debían seguir los castigados países del sur de Europa. Esta vez sabía que una de mis preguntas tenía que ser sobre Ucrania y la otra la estuve meditando en función de lo que se estaba hablando, siendo una de mis ideas preguntar sobre una hipotética ley de medios como la que hay en Argentina.
Pero mientras transcurría el debate a la vez estaba tuiteando, y un par de tuiteros me pidieron que preguntase sobre Cataluña y la “autodeterminación” de los pueblos. Claro, esa pregunta era una “putada”, porque EQUO es un partido ecologista/eco-socialista (ideologías especialmente supranacionales) pero a la vez aquí están aliados con el Bloc, donde mucha gente es favorable al derecho de autodeterminación y a la consulta catalana. Si hacía esa pregunta ¿qué responderían? ¿Intentarían no quedar mal aunque no estuviesen de acuerdo? ¿Dirían la verdad y, quizá, los pondría en un compromiso ante sus aliados en Valencia?
Cuando mostré mis recelos en preguntar eso me propusieron que preguntase por la Europa de las regiones y por un posible eurosenado, pregunta menos comprometida pero que podía dejar una respuesta que implícitamente respondiese la anterior. Mi pregunta fue más o menos así: “Algunos tuiteros me piden que os pregunte por Cataluña y por extensión por el derecho de secesión/autodeterminación, pero me ha parecido una pregunta muy conflictiva así que la hemos cambiado por esta otra ¿qué opináis de una posible bicameralidad en la UE, sobre crear un eurosenado?
Hice la pregunta de forma sibilina a propósito. Dejaba caer lo del derecho de autodeterminación a ver quién “picaba” y me respondía, pero orientaba la pregunta hacia otro lado para que la pudiese obviar quien se sintiese incómodo con la posible respuesta. La verdad es que lo del eurosenado poco o nada tenía que ver con la primera cuestión pero la trampa estaba echada.
La otra pregunta fue sobre Ucrania. Les dije que los verdes europeos y EQUO habían estado apoyando al euromaidan y a las protestas en Ucrania de forma entusiasta y les pregunté que si después de ver los acontecimientos y todo lo que está pasando (hablé sobre la eliminación de la oficialidad del idioma ruso en Ucrania, por ejemplo) no se arrepentían de una posición tan pro-protestas y si no querían situarse ahora en una posición más neutralista.

Reyes respondió a la pregunta del eurosenado oponiéndose a él. Dijo que Europa no necesitaba una cámara de segunda lectura que hiciese la puñeta a la otra, poniendo como ejemplo el senado español. Creo que Reyes se equivocó en el desarrollo de la respuesta porque si bien es cierto que el senado español es una cámara de segunda lectura no todos los senados son así, hay senados que tienen competencias exclusivas y diferentes a los de la cámara de representantes y, por tanto, si tienen funciones adecuadas de representación territorial. Reyes, en cambio, obvió la pregunta sobre la autodeterminación/secesión de las regiones, como esperaba.
Florent, en cambio, sí se mostró partidario de una Europa bicameral a medio plazo. No especificó si la cámara territorial sería de regiones o estados (tampoco lo pregunté) pero sí habló de los modelos bicamerales exitosos como el alemán. Me gustó la respuesta porque obtuve lo que buscaba: Diferencias entre los candidatos. Tampoco habló del derecho de secesión.
Guillermo, en cambio, sí entró al trapo con el derecho de autodeterminación y dijo que le parecía bien como una expresión de democracia, creo que la frase fue algo así como “democracia sí, siempre”. Inés también apoyó la bicameralidad futura y también entró a la pregunta de la autodeterminación.

Respecto a Ucrania la respuesta de Reyes me gustó por inteligente y política. Habló de que lo prioritario era evitar el conflicto, llevar la democracia a Ucrania, garantizar su soberanía y unidad (sin estas palabras pero esa era la idea) y que las potencias debían forzar una política de consenso para garantizar la paz. En cierta manera aceptó esa idea más “neutralista” que había dejado caer en mi pregunta.
En cambio Florent tuvo su intervención más espontánea e interesante de la tarde. Se confesó muy cabreado sobre todo con cierta izquierda purísima que le había acusado de fascista por defender las protestas en Ucrania. Dijo que evidentemente había fascistas en las protestas y que obviamente él los condenaba, pero que el hecho de que los fascistas hubiesen ocupado la vanguardia del movimiento no quería decir que el movimiento fuese fascista, que no lo era y que sus reivindicaciones eran justas. Se mostró partidario de una revolución ucraniana democrática y siguió mostrando su apoyo a la misma a pesar de los fascistas.
Inés dijo una cosa muy interesante: “La UE no puede hacer nada contra Rusia porque necesita el gas ruso”, frase que me encantó por la claridad del argumento, que es absolutamente cierto. Tanto ella como Guillermo siguieron apoyando aunque más matizadamente la revolución ucraniana y atacaron a Yanukovich y Putin, se mostraron a favor de la paz y ninguno de todos habló de dividir Ucrania en dos países.

El debate acabó más tarde de lo esperado así que casi todo el mundo se fue rápido. Los candidatos se quedaron a cenar en Ca Revolta, algo que no sabía pues sino me hubiese quedado. Me acerqué a los cuatro para pedirles perdón por lo comprometido de mis preguntas y por forzarles un poco hacia terrenos de menos confort.
Cuando, hablando con Reyes y Guillermo, le dije a la primera que había estado muy hábil en no responderme a lo de la autodeterminación, ella me respondió que no lo había hecho a propósito y que ella no le ve problemas a “votar” esas cosas. Me quedé con las ganas de preguntarle por qué eso no aplicaba a Ucrania para dividir el país en dos, habiendo mil veces más razones de todo tipo para hacerlo allí que en el caso catalán, pero bueno no era el momento.
Guillermo me repitió el argumento, me dijo que todo lo que sea democracia es bueno. Cuando le dije que yo era contrario al referéndum catalán se sorprendió pues parece que no lo esperaba, y de hecho me dijo que EQUO Cataluña se había posicionado hacía poco a favor de la consulta, algo que me disgustó. Pues sí Guillermo, estoy en contra del referéndum porque creo que el germen de ideologías que rechazamos claramente (nacionalismo identitario y económico) está en el fondo del mismo, y que disfrazándose de democratismo pretende colarle a la izquierda el invento. Y muchos se lo creen, pues el lenguaje machaconamente repetido sitúa el conflicto en el eje de la democracia cuando el conflicto no está en ese eje sino en el de la separación de los territorios por asuntos culturales y en el de si las regiones ricas se pueden desentender de las pobres.
Creo sinceramente que falta algo de “realpolitik” en EQUO, falta esa mirada maliciosa que desconfía de las cosas, que no da nada por sentado y que intenta ver qué hay detrás de las bambalinas de la escena. Mucha gente de EQUO se sitúa a favor de la revolución ucraniana porque parece desde fuera que es una pelea de democracia contra autoritarismo y se sitúan a favor de la consulta catalana porque piensan que es una cuestión de democracia contra imposición. Pero en ambos casos hay mucho más detrás, hay conflictos nacionales, identitarios, intereses económicos, etc. Y eso hay que entenderlo, analizarlo, ver donde están nuestros valores y asegurarse de no dar alas a monstruos que luego se nos pueden comer vivos.

Por último hablé con Florent Marcellesi. Le dije que me había gustado mucho su respuesta sobre Ucrania y eso que no estaba de acuerdo. Se sorprendió por mi comentario. Le dije que me había gustado mucho su crítica contra la “verdadera izquierda” pero que creo que a su posición le faltaba esa visión realista que he explicado antes.
Hablamos de los múltiples conflictos que hay en Ucrania, entre oligarquías, entre nacionalismos y etnicismos, entre minorías privilegiadas y corruptas, de los intereses de las grandes potencias. Él reconoció todas esas cosas y lo conflictivo de la situación, lo cual me agradó. Aunque se había posicionado claramente a favor de la revolución ucraniana no dejaba de entender la complejidad del tablero, lo que indica que es un tío muy listo y, por lo que intuí, creo que conoce la realidad política europea mejor de lo que parece a simple vista.
Quiero hacer notar que Florent, que habló a favor de defender la pluralidad cultural de Europa, las lenguas minorizadas, etc. No dijo nada del asunto catalán o su posible extensión. Él es de EQUO Euskadi, y creo que las cosas se ven distintas desde Euskadi que desde Madrid o Cataluña.

Ah! Que no he dicho a quién he votado al final… Pues mirad, desde el principio de las primarias mi idea era votar a Florent Marcellesi pero tengo que reconocer que hubo algunos momentos durante el debate en que me comencé a plantear votar a Reyes. La visión izquierdista y eco-socialista de Reyes se parece más a la mía que la ecologista más "pura" de Florent. Reyes, además, tiene unas tablas políticas que igual Florent no tiene.
Pero Florent es un candidato perfecto para el parlamento europeo. Sus orígenes, su dominio de varias lenguas (que supongo), su conocimiento de Europa…Creo que Florent encaja muy bien en el parlamento europeo, que es su terreno natural como buen “hijo de Europa”. Reyes es muy buena, pero creo que Reyes tiene un papel que jugar a nivel de la Comunidad de Madrid o a nivel nacional, terrenos que controla y que creo que le van mucho mejor a su perfil.

La respuesta sobre Ucrania, llena de energía y convicción, aunque no me gustó del todo en el fondo me acabó de convencer: Florent es un gran candidato para Europa y finalmente fue a quien voté. Guillermo tiene un grandísimo futuro e Inés posiblemente también, pero este no es su momento. Y Reyes tiene que ser la Mónica Oltra madrileña o una gran diputada nacional.

16 comentarios:

  1. Confieso que no podía dormir mientras esperaba que llegara este post. Lo he leido de un tirón y disfrutado bastante. Bueno, mucho. No me ha sorprendido casi nada. Y ese es el único defecto que le encuentro.

    1.- La asistencia "lamentablemente es una asistencia muy baja que no deja de entristecerme. " Si es una pena que lxs candidatxs cosechen el resultado de la politica de abandono de EQuo respecto a los Verdes valencianos.

    2.- "Giussepe Grezzi de Compromís, que misteriosamente me reconoció nada más verme y no sé muy bien cómo..." Bueno solamente te diré que lo echamos de Italia por eso. Y no te digo más.

    3.- Mentiras piadosas :
    a) el acto comenzó un poco más tarde de lo previsto.(una hora más tarde)
    b) tres de los cuatro candidatos no van a conseguir ningún puesto
    c) Uno de estos candidatos va a ser eurodiputado, bien durante los 5 años bien durante una parte de la legislatura
    d) Reyes tiene que ser la Mónica Oltra madrileña o una gran diputada nacional.

    4.- Y después de tanto jabón las verdades del barquero :
    a) Creo sinceramente que falta algo de “realpolitik” en EQUO, falta esa mirada maliciosa que desconfía de las cosas, que no da nada por sentado y que intenta ver qué hay detrás de las bambalinas de la escena.
    (Cierto los que han mostrado espíritu crítico se han ido, o están haciendo las maletas.)

    b) Reyes : autodeterminación, ella me respondió que no lo había hecho a propósito y que ella no le ve problemas a “votar” esas cosas.

    c) Guillermo me repitió el argumento, me dijo que todo lo que sea democracia es bueno. Cuando le dije que yo era contrario al referéndum catalán se sorprendió pues parece que no lo esperaba, y de hecho me dijo que EQUO Cataluña se había posicionado hacía poco a favor de la consulta, algo que me disgustó.

    d) Florent Marcellesi... se sorprendió por mi comentario. Le dije que me había gustado mucho su crítica contra la “verdadera izquierda” pero que creo que a su posición le faltaba esa visión realista que he explicado antes.

    e) Conclusión de Pedro Fresco : Votar a Florent y al mismo tiempo
    "M'acabe de inscriure com a votant a les #PrimàriesCompromís @c_compromis https://coaliciocompromis.net/primari"

    f) Supongo que Ines diría que :"La EQuo no puede hacer nada contra Comprmis porque necesita el "gas" valenciano”. Y no puede ser que a EQuo le falte gas. Precisamente ahora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que tu comentario tiene su gracia, pero quería preguntarle por tu punto e):

      "Conclusión de Pedro Fresco : Votar a Florent y al mismo tiempo
      "M'acabe de inscriure com a votant a les #PrimàriesCompromís @c_compromis https://coaliciocompromis.net/primari"

      ¿Cuál es exactamente la contradicción entre votar a Florent y votar también en las primarias de Compromís?

      Saludos,

      Eliminar
  2. Pedro, gracias por tu extenso resumen. No estuve en el debate, soy del norte de España, pero es como si hubiera estado. Lo he leído entero, te lo prometo. De acuerdo contigo en tus opiniones sobre los candidatos. Florent tiene un pérfil muy Europeo, es como bien dices su hábitat natural. De acuerdo con lo qué dices de los otros candidatos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Olga. Me creo que lo has leído entero, ahora con lo largo que es no sé si lo habrás leído del tirón ;-)

      Saludos,

      Eliminar
  3. Buenísimo resumen del acto, para tod@s aquell@s que no asistimos.

    Coincido contigo en tu penúltimo párrafo: Florent encaja más para Europa, mientras que Reyes es más para el Congreso de los Diputados, donde estoy convencido de que llegará como número 2 en la lista por Madrid en 2015.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a Inés y Guillermo seguro que también les vemos de diputad@s o concejales en un par de años. :-)

      Eliminar
    2. Estamos muy de acuerdo hoy. Aunque 2 diputados por Madrid en 2015...hay que trabajar para conseguirlos.

      Eliminar
  4. Hola Pedro. Yo tambien te sigo habitualmente porque me gusta tu talante, tu franqueza y tu lucidez. Soy coportavoz de EQUO Catalunya y me gustaria matizar tu comentario sobre nuestra postura, que como puedes comprender genera polémica sea la que sea. Nosotros apoyamos la consulta (que recordemos es no vinculante y sin valor jurídico, al contrario que un referendum), por la sencilla razón de que nos parece de cajon que el pueblo pueda ser consultado sobre su futuro. Cierto que el trasfondo y el objetivo de los promotores de todo esto es el que tu crees, pero pensamos que una cosa no quita la otra. De hecho hicimos una encuesta al respecto entre nuestras bases y el resultado fue de un 93% a favor de la consulta. Si quieres echa un vistazo a este post en nuestro blog (sobre todo los comentarios) para tener una idea mas clara.
    http://equocatalunya.proyectoequo.org/2013/09/equo-catalunya-celebra-que-la-societat-catalana-es-mobilitzi-per-reivindicar-els-seus-drets/?lang=es
    Saludos y gracias por tus análisis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Toni,

      A ver lo primero que quiero decirte es que sé que es complicadísimo decir "no" a una cosa que la mayoría de la sociedad apoya. La creación del eufemismo "derecho a decidir" está muy bien pensada porque ¿quién no quiere decidir? A todo el mundo le gustaría decidir sobre todo, yo no creo que haya una comunidad humana que no quiera "decidir" sobre su futuro. Oponerse al "derecho a decidir" es algo complicadísimo y entiendo, además, que vuestra situación en Cataluña es complicada (por vuestros aliados).

      Yo sé que vosotros no defendéis el nacionalismo y que no queréis la secesión, no tenemos ninguna discrepancia de fondo en ese aspecto, pero yo voy más allá: Yo creo que no se puede hacer un referendum para decidir si se quiere decidir.

      Para mi aceptar ese referendum sólo puede hacerse desde dos puntos de vista: El primero es el nacionalista, es decir, Cataluña es una nación y España es un estado artificial o, por lo menos, no es nación cuando comienzan las tierras catalanas. Eso es asumir las teorías nacionalistas y su arbitrariedad, y eso no lo voy a hacer. Explico un poco mi posición aquí:

      http://larepublicaheterodoxa.blogspot.com.es/2013/07/nacionalismo-no-nacionalismo-y.html

      El segundo es el democratista, es decir, debemos aceptar la voluntad de un territorio para decidir su futuro. Hacer eso, es decir, aceptar este principio porque parece democrático me parece un error gravísimo porque abre una caja de Pandora de imprevisibles consecuencias (y no solo territoriales) y le deja el terreno raso a que los populismos de todas clases invadan en debate público y destruyan la democracia misma.
      Democracia no es democratismo, radicalidad democrática no es democratismo. Democratismo es la dictadura del 51% y la democracia se basa en respetar la voluntad mayoritaria en muchos ámbitos, pero en otros muchos en respetar las libertades individuales, en otorgar derechos a las minorías, etc.
      También tengo un escrito sobre "los peligros del democratismo":

      http://larepublicaheterodoxa.blogspot.com.es/2014/01/democracia-radical-vs-democratismo.html

      Yo creo que con estos dos textos queda más o menos explicada mi posición y por qué me opongo a referendums de cualquier tipo sobre secesiones o autodeterminaciones.

      Saludos,

      Eliminar
  5. No soy miembro de Equo, pero me inscribí como votante para las primarias y he optado por Florent, a pesar de ese tono mitinero que, como a ti, no me agrada.
    Lo que más me gusta de Equo es que recoge todas las tradiciones ideológicas que me interesan y que hasta ahora no habían encontrado acomodo en la izquierda española: elementos libertarios, defensa del radicalismo democrático y puesta al día de lo mejor del socialismo democrático, además de las interesantes aportaciones de la ecología política (ingredientes que forman parte de la identidad de IU, por ejemplo, en pequeña medida, creo yo).
    Ponerse en contra del derecho de secesión no guarda, en mi opinión, ninguna relación con ese cóctel de ideas tan interesante. Que las razones de los independentistas puedan ser muy variadas y, en algunos casos, de matriz antidemocrática, no invalida el hecho, para mí incuestionable, de que no se puede obligar a una colectividad a permanecer dentro de un estado si mayoritariamente desea separarse de él. ¿O es que alguien niega a la ciudadanía el derecho a otorgar el PP una mayoría absoluta a pesar de las contrastadas motivaciones y pulsiones antidemocráticas que laten en el corazón mismo de ese partido?
    En otro orden de cosas, felicidades a Equo por mantener el tipo defendiendo los derechos humanos en todas partes, también en Ucrania, sin hacer caso a las presiones de la izquierda autoritaria, sumergida aún en una visión (errónea) propia de la Guerra Fría.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rekari,

      Estoy de acuerdo contigo excepto en lo que se refiere al derecho de secesión. Dices:

      "no se puede obligar a una colectividad a permanecer dentro de un estado si mayoritariamente desea separarse de él"

      A ver, no quiero repetirme con los argumentos, pero creo que esto es parte de este "idealismo" que he criticado en el texto.
      Por supuesto que, en principio, se puede negar a una colectividad el derecho a separarse, y se puede negar sencillamente por las consecuencias de aceptarlo.
      Si tu aceptas que una colectividad pueda separarse de un estado en cuestión como mecanismo de uso democrático normal entonces estás creando incentivos perversos. El incentivo básico para una separación serán las causas económicas, es decir, las regiones o zonas ricas tendrán muchos beneficios en el caso de independizarse. Una región con recursos naturales tendrá incentivos para la secesión porque sabrá que será más rica de no tener que "soportar" a las regiones vecinas que no lo tienen, una región que por los avatares de la historia está más industrializada tendrá incentivos para separarse, una región con una renta per cápita más alta y que tenga una balanza fiscal negativa tendrá incentivos para independizarse.
      Cataluña, Flandes, Baviera, Padania..y mañana Baviera, o Hamburgo o Groningen. Una tras otra pedirán independiencia (si hay un sentimiento favorable) o marcos fiscales a la carta (si no lo hay), lo que repercutirá inevitablemente en el nivel de vida del resto de regiones y en la redistribución de la riqueza.

      Quiero que os fijéis que, en el fondo, la "libertad" y el "derecho" a separarse de un territorio sostendido en causas economicistas no deja de ser exactamente lo mismo que aquellos que hablan de que el estado coarta su "libertad", que los impuestos son "confiscadores" y que deformando el lenguaje hablan de la redistribución de la riqueza vía impuestos o de las regulaciones legales como "imposiciones" y "liberticidio".
      Es exactamente el mismo disfraz, el mismo llamamiento a la libertad. "¿Por qué tengo que pagar impuestos si no quiero?", "¿Por qué no puedo levar mi dinero a un paraíso fiscal?" "¿Por qué no podemos los residentes en La moraleja montar una zona especial económica equiparable a un paraíso fiscal?".
      Eso no es democracia, no es libertad, es anarcocapitalismo.

      (...)

      Eliminar
    2. (...)
      "Ponerse en contra del derecho de secesión no guarda, en mi opinión, ninguna relación con ese cóctel de ideas tan interesante"

      Pues fíjate que yo creo exactamente lo contrario, no es que guarda relación es que es necesario. Tanto el socialismo democrático como el ecologismo como las herencias libertarias (del comunismo libertario, se entiende) se basan en principios, en objetivos, en una moral: Estos principios son la igualdad entre las personas, la redistribución de la riqueza al entender la economía como algo colectivo, la defensa de los recursos naturales y del entorno como bien supremo por encima de intereses egoístas o localistas.
      Todos esos objetivos, toda esa proyección moral es absolutamente incompatible con las dos ideas que hay detrás del independentismo y, además, es la antítesis de lo que podemos provocar como creemos un derecho a la secesión general.

      La política se basa en la gestión de la colectividad y la economía en la gestión de los recursos limitados. Ambas áreas se basan en gestionar la contradicción, en priorizar unas cosas sobre otras, en buscar equilibros justos.
      A veces tendemos a pensar que la política puede crear un mundo ideal donde todo el mundo esté conforme, feliz y contento, pero eso no es así. La política perjudica a unos para beneficiar a otros, la política incomoda a unos para poder dar satisfacción a otros. Este pensamiento posmoderno y populista de "gobernar para todos" o "riqueza para todos" o "derechos para todos" es una falacia, un bonito eslogan que no es cierto y que, aunque sea muy difícil, hay que saber explicarlo.
      Desde mi punto de vista en estos asuntos de la secesión hay que priorizar ¿qué preferimos? ¿Qué la gente pueda elegir su marco estatal con todo lo que esto conlleva para que se sienta "cómodo"? ¿O priorizamos la igualdad, la justicia social, la colectivización parcial de la riqueza y los principios de "liberación mental" sobre las naciones? Yo tengo claro que priorizo lo segundo.
      Pi i Margall pensó que se podían hacer las dos cosas: Se equivocó. En algún momento en la historia la izquierda de ciertos países llegó a pensar que destruyendo los estados y creando unidades democratistas menores se podía cumplir también el objetivo social. Pudo ser verdad hace 100 años, hoy con los estados del bienestar y el mundo globalizado evidentemente no lo es.
      Hoy el mundo funciona como funciona, hay que ser analítico y tomar decisiones en función de la realidad y de la prioridad moral.

      Y cuidado, a mi la "unidad de España" me importa bastante poco. Me importa la igualdad de las personas y la distribución de la riqueza, no la unidad nacional de nada.
      Pero yo sólo defenderé una secesión de forma pragmática, es decir, cuando la secesión sea objetivamente mejor que la unidad en función de los valores que yo defiendo. Y eso pasará cuando haya problemas de convivencia, cuando la situación sea permanente en el tiempo e irresoluble, cuando las mayorías sean claras y cuando el beneficio para las dos partes supere a los perjuicios. Nada de eso pasa hoy en Cataluña.

      Saludos,

      Eliminar
  6. Coincido en tu análisis y en que los 4 candidatxs tienen perfiles claramente distintos, en el fondo y en las formas (se constata en los debates, en el tipo de campaña y dónde ponen el acento y de manera interna también en su labor diaria en Equo fuera de procesos electorales)

    Y afortunadamente que existen esas diferencias!! Es un reflejo de la pluralidad de Equo y del potencial que tiene.

    Equo tiene 2 pilares que, juntos, la hacen diferente y especial a cualquier otra formación política.

    El primero es, por supuesto, la Ecología Política como eje central y transversal a sus propuestas.

    El otro es la Democracia radical que comienza por el propio Equo. La horizontalidad, la transparencia, el carácter asambleario, la importancia del una persona un voto y todos los votos valen lo mismo, el valor de la inteligencia colectiva, la limitación de mandatos, la no simultaneidad de cargos, los revocatorios...

    Para mí lxs mejores candidatxs, ahora y en otros procesos, serán quienes representen mejor estos 2 ejes.

    ResponderEliminar
  7. Ya sabes que hace poco tiempo abandoné EQUO porque me defraudó, y no he sido el primero ni, desgraciadamente, seré el último. Y voy a profetizar algo que probablemente no ocurra, pero que no es imposible: uno de los que participó en el debate, en un tiempo prudencial, hará las maletas. En mi opinión. Y por los mismos motivos que yo. Al tiempo.

    EQUO ha hecho bandera de la democracia, también de la interna, convocando, antes que nadie, unas primarias abiertas a la ciudadanía, pero, igual que "Podemos", ha traicionado esos principios con una pasmosa rapidez y ausencia de rubor, por "pillar cacho" en las listas europeas, pactando de forma cupular con COMPROMÍS, un puesto en esas listas con vistas a, como digo, "calentar sillón". Evidentemente eso para mí es insoportable. Es lo que hay. A lo mejor, tanto justificarme estoy destapando mis cartas sin necesidad, pero es que no lo puedo evitar, soy un bocazas.

    Por otra parte, como siempre, brillante artículo.

    Nota: cuídate del italiano. Y no por su nacionalidad.

    ResponderEliminar
  8. Están saliendo nuevos partidos cortados por el mismo patrón,aunque sean de diferente ideología.Le dicen al pueblo lo que quiere oír y les ofrecen cosas,que difícilmente si llegaran al poder podrían cumplir.

    ResponderEliminar
  9. El problema del "derecho a decidir" o "derecho de autodeterminación" es delimitar el sujeto de decisión. Si tu aceptas que Cataluña por su cuenta y riesgo se pueda independizar estás cayendo en varias a contradicciones:
    a) Aceptarían ellos el mismo derecho de Cornellà de Llobregat a la autodeterminación, respecto de Cataluña. Evidentemente NO, porque ellos parten de la premisa que creen "objetiva" de que Cataluña es una "nación natural" y España es una "nación artificial" y mero "Estado". Tal cosa no existe, la nación es el Estado-Nación, exceptuando algunos casos en la historia de "naciones sin Estado" como lo fue Polonia o Irlanda (por haber sido estados en el pasado y tener su propia cultura muy definida). Pero Cataluña creó esa falsa conciencia desde la "Renaixença" un movimiento romántico donde se exageraba lo "particular" (que no niego que exista la peculiaridad de Cataluña) y se ocultaba cualquier empresa real compartida con España.
    b) ¿No dicen ellos que Cataluña incluye a todos los PaÏsos Catalans? ¿Por qué entonces la simple mayoria en "el Principat" les es suficiente para considerarse soberanos? Evidentemente ni se plantean esa consulta en la Comunidad Valenciana, ni en Baleares, porque entonces serían estrepitosamente derrotados.
    c) No creo en nada parecido a la "voluntad de un pueblo",el pueblo es una suma de personas cada cual con sus intereses e inquietudes. El nacionalismo en base a la propaganda quiere que todos estén obsesionados con la "personalidad propia" como la chorrada de 1714, simplemente creo en unas leyes compartidas por las cuales aceptamos como norma menos mala, la de la mayoría. Mayoría que impone su ley a la minoría y que no tiene por qué tener razón. Es decir el acuerdo, el marco legal común, es previo a la democracia.

    Bueno, un saludo a todos y felicito a Pedro por su implicación en el debate práctico.

    PD: Benja es verdad, quizá convendría algún partido que le dijera al pueblo lo que no quiere oír, pero entonces no les votarían y les dirían aguafiestas. Hay que tener coraje para estar en minoría. Pero se hubiese agradecido eso en la época de la burbuja

    ResponderEliminar