La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







sábado, 12 de abril de 2014

El conflicto de la corrala utopía ¿quién tiene razón?















El conflicto generado por el realojo de los expulsados en la corrala utopía ha estado a punto de romper el pacto de gobierno en Andalucía entre PSOE y IU. El pasado jueves la presidenta de la junta de Andalucía, Susana Díaz, anunció que retiraría a la consejería de fomento (en manos de IU) las competencias sobre vivienda después de que ésta realojase de forma excepcional a los desahuciados de la corrala utopía.
Después de cumplir el anuncio y de larguísimas reuniones entre PSOE y IU, Susana Díaz devolvió las competencias sobre vivienda a la consejería de fomento. Aparentemente el pacto alcanzado habría conseguido que el número de familias realojadas provisionalmente pasase de las 17 iniciales a las 8 más vulnerables, y que en todos los casos se haga una revisión urgente de su situación real por parte de los servicios sociales.

Desde el momento en que me enteré este conflicto me pareció muy interesante porque representaba una pugna entre la necesidad de cumplir los procedimientos legales de forma ordenada y objetiva que no podemos evitar si queremos un buen funcionamiento de la política pública (que sería la postura de Susana Díaz), y por otro lado la necesidad de una actuación rápida y por encima de la burocracia que a veces es inevitable en casos extremos si se quiere dar una solución efectiva (que sería la postura de IU).
Este es un debate muy interesante: ¿Hay que cumplir siempre las regulaciones y disposiciones legales aún cuando no son efectivas? ¿Y si detectamos que la burocracia acaba “matando” el espíritu de las leyes? Pero por otro lado si nos saltamos o flexibilizamos la ley a conveniencia ¿no caemos en una arbitrariedad que puede degenerar en injusticias? En definitiva, todas estas preguntas encajan en el clásico ¿el fin justifica los medios?
Este es el debate que se tendría que haber mantenido en este país estos últimos días pero desgraciadamente vivimos en un país maniqueo y muchas veces irracional, y en vez de generarse un debate lo que ha pasado es que las filias y las fobias han salido a la luz. Casi todos los medios de comunicación han salido a defender entusiastamente a Susana Díaz, alabando su autoridad por meter en cintura a los “comunistas” de IU que querían convertir la consejería de fomento en un cortijo para repartir viviendas para los afines o quizá para regalárselas a todos los okupas de Andalucía.
Por otro lado, en el entorno de IU se ha comenzado a llamar a Díaz “defensora de los banqueros”, se han movido por las redes sociales fotos de Díaz con Emilio Botín o montajes gráficos varios y se han dado justificaciones un tanto peregrinas sobre la legalidad y casi obligatoriedad de los realojos, en oposición a unos socialistas que preferirían defender a los capitalistas en vez de cumplir la ley.
España es horrible para algunas cosas y entre ellas están los debates serios. Cuesta horrores tener uno. Recuerdo la pena que expresaba Azaña sobre la España que le tocó vivir, cuando decía que era un país lleno de “fanatismo, atraso, envidia, violencia”, etc. A veces me pregunto si realmente hemos cambiado tanto como creemos...


La corrala utopía era un símbolo para el movimiento anti-desahucios y de reivindicación de vivienda digna desde hace mucho tiempo. Un edificio abandonado propiedad de un banco, ocupado por familias con necesidades que habían sido desahuciadas y en el que se vivía en situación muy precaria (no había ni agua ni luz). Esta ocupación fue en cierta manera ordenada, que generó un movimiento organizado tanto dentro de la propia corrala como de apoyo exterior, que enlazó con movimientos como el 15-M, la PAH o algunos sindicatos.
Los ocupantes no han sido siempre los mismos sino que hubo familias que se fueron y otras que llegaron, por lo que la corrala más que un movimiento de ocupación puntual fue casi como una mini-ciudad para desahuciados. Han estado peleando con las administraciones mucho tiempo para conseguir una solución global para todas las familias allí afectadas, solución que no pudo llegar a tiempo debido a que la orden de desahucio llegó antes.
La corrala también estableció relaciones bastante amistosas con IU, sobre todo a través de su portavoz in pectore Irma Blanco, militante de la coalición. Blanco, de hecho, ha sido quizá el punto de mira más claro de las críticas porque tiene desde hace unos meses un trabajo temporal en uno de los ayuntamientos que gobierna IU, lo que le valió a los críticos para arremeter contra la arbitrariedad de la decisión del realojo pues, según ellos, no lo merecía al tener ingresos y demostraba además cuan arbitrariamente actúa IU en las contrataciones y concesiones allá donde gobierna.

Susana Díaz entendió que el realojar a los desahuciados de urgencia, saltándose las listas de espera y los procedimientos legales, era algo arbitrario y que, además, podía tener un pernicioso efecto sobre los acontecimientos futuros porque parecía premiar las ocupaciones. Desde una posición de gobierno parece haber razonado que no se puede dar prebendas a quien más ruido hace, porque la gente podría concluir que la manera más rápida de tener una vivienda social es ocupar una casa y montar un movimiento organizado en este sentido.
La percepción de Díaz es normal en un gobernante pero es un tanto irreal. En realidad, y es así en todas partes, la administración suele tratar mejor a las personas que más ruido hacen y más molestan. ¿Para qué se hace una huelga sino? ¿Para qué se hace una manifestación? ¿Qué son las ocupaciones de tierras, los escraches, las acciones contra los desahucios de la PaH, etc? La base de todo esto es “molestar”, hacer daño y llamar la atención para que se atienda a tus reivindicaciones, que consideras justas.
Cuando el sector del metal hace una huelga para que le suban el salario un 10% lo hace en defensa de sus intereses y no se pone a pensar en que es “injusto” que al sector de la madera no se lo suban. Ellos luchan por lo que creen justo o conveniente y no se ponen a pensar en la realidad colateral que genera. Los poderes públicos también hacen los mismos análisis que Díaz en este caso, es decir, piensan que si le dan a ese sector lo que pide mañana vendrán los del otro a pedir lo mismo y seguramente con mucha más fuerza moral que los primeros.
Pero la realidad es que muchas veces los poderes públicos conceden a los huelguistas, manifestantes o revoltosos lo que piden, y lo hacen sencillamente porque valoran pros y contras y deciden que las consecuencias del arreglo son menos malas que el problema que tienen en frente. Y así es como funciona la sociedad, “quien no llora no mama” que dicen. No es el sistema ideal por supuesto, no son soluciones justas para todos, pero esta es la consecuencia inevitable de vivir en sociedad, de tener conflictos y de tener un estado de las cosas esencialmente injusto. La política no consiste en implantar la justicia perfecta, la verdad es que suele consistir en algo bastante más modesto: En hacer lo menos malo en los momentos en que hay conflictos.

No obstante las familias de La corrala no suponían ni un problema de orden público, ni iban a paralizar la economía ni a implantar el comunismo libertario en las 17 comarcas sevillanas de los alrededores. La corrala ha podido ser muy combativa pero eso no justifica, desde la posición de la administración, el actuar con arbitrariedad. El problema básico de esta situación es que en la lista de demandantes de vivienda social de Sevilla o Andalucía hay mucha gente que está en situación bastante más crítica que la gente de La corrala y concederles a éstos la vivienda de forma excepcional es arbitrario y parece que se ha hecho sencillamente por una política efectista cara a la opinión pública (por propaganda, vamos) y quizá también porque Irma Blanco es de IU, algo que de ser así prácticamente representaría prevaricación tal y como dijo Díaz el jueves.
La motivación de la consejería de IU para hacer lo que hizo no se puede saber, pero hay veces que las justificaciones que salen del propio acusado te hacen sospechar. La justificación básica que se ha dado y que IU se ha encargado de transmitir de forma vírica por las redes sociales es que estaban obligados al realojo por la sentencia del juzgado que autorizó el desahucio. La parte de la sentencia con la que se justifican es esta:

Debiendo notificarse la presente resolución a las consejerías de fomento y vivienda y a la de asuntos sociales de la junta de Andalucía y, a la delegación de asuntos sociales del ayuntamiento de Sevilla, a fin de que provean lo necesario en caso de que se encuentren en el edificio menores y otras personas en riesgo de exclusión social

Según las gentes de IU esta sentencia obliga a la consejería de fomento a realojar a las familias desahuciadas que tengan menores o estén en situación de exclusión social, pero la sentencia no dice eso. La sentencia lo que dice es que hay que informar a las administraciones para que éstas tomen las medidas pertinentes en función de las leyes vigentes para, si procede, ayudar a esas personas. No dice que deban ser realojadas, dice simplemente que se tiene que informar a las administraciones.
La cuestión aquí sería, pues, ¿hay alguna ley en Andalucía que diga que las familias desahuciadas deban tener ipso-facto una vivienda para su alojamiento temporal cuando son desahuciadas? O cambiando la pregunta ¿cada vez que hay un desahucio la consejería concede una vivienda pública a los desahuciados? Si la respuesta es No (y me temo que es No), entonces la consejería dirigida por IU ha actuado arbitrariamente.
Que haya actuado arbitrariamente no quiere decir que haya actuado ilegalmente, ojo. La ley andaluza deja abierta excepciones en la concesión de viviendas a criterio de la propia consejería y por tanto el haberse saltado las listas de espera de demandantes de vivienda social no es ilegal. Podría ser prevaricación si se demostrase con pruebas que se ha dado ese trato de favor a La corrala por cuestiones de amiguismo, propagandísticas o algo así, pero si eso no se puede demostrar legalmente no hay incumplimiento alguno.
Ahora, no todo lo que es legal es moral. Y ese es el debate ¿es moral y ético haber otorgado esta vivienda a los desahuciados de La corrala por encima de otros demandantes que llevaban más tiempo en la lista y/o tenían situaciones más difíciles? Y personalmente, y a la vista de las justificaciones de la gente de IU que no me convencen, yo creo que no lo es.

Desde IU también se ha criticado que lo que pretendía Susana Díaz era “enfrentar a unos pobres contra otros”. La estrategia de enfrentar a los pobres entre sí es muy habitual de nuestros gobiernos y es una manera de evitar que los pobres miren “hacia arriba” manteniéndolos despistados y enfadados viendo lo que tiene el vecino más que ellos. Son estrategias de control social, que se aplican desde el poder para evitar que las clases bajas se integren en un movimiento común que pueda poner el riesgo el sistema entero.
Lo que pasa es que no se puede usar el comodín para todo y que haya muchísimos casos en que la “guerra de los pobres” se use para inactivar protestas sociales en ciernes no implica que todo lo que no te gusta tenga esa motivación. Los recelos de Susana Diaz con la posición de IU no tienen nada que ver con enfrentar unos pobres contra otros, su motivación es de estado, de gobierno, de que las decisiones se ajusten a las leyes y que no se cometan arbitrariedades desde el poder público. Esa es la motivación entiendo yo, y no aliarse con Botín, enfrentar a los pobres o forzar unas elecciones anticipadas para gobernar con el PP o con UPyD como también le he leído a algún conspiranoico.
Y sí, que luego podemos sacar el “tu más” y decir que mayor arbitrariedad que la de los ERE's no ha habido jamás en Andalucía. Bien, pero eso ya es sacar el ventilador como defensa cuando crees que no has hecho bien las cosas. Susana Díaz parece no tener responsabilidad alguna en los ERE's y salir por ahí me parece que no tiene sentido.

Quizá he dado una visión excesivamente legalista sobre la política. Yo soy el primero que reconozco cuando una política ha quedado inutilizada por la burocracia (ley de dependencia, por ejemplo, que había gente que se moría antes de recibir las ayudas) y que muchas veces es necesario bordear el sistema legal para buscar soluciones efectivas a los problemas. En el tema de los desahucios, por ejemplo, me he mostrado a favor de las acciones de la PAH y de los escraches porque entiendo que la situación es lo suficientemente grave como para que haya que enfrentarse a una ley que manda a la marginación casi sin solución a miles de personas al año.
Pero una cosa es un movimiento social y otra es una administración de gobierno, una cosa es el conflicto entre un banco y unos desahuciados y otra es un conflicto sobre arbitrariedad gubernativa no justificada que beneficia a unos respecto a otros sin un motivo sólido. Son cosas esencialmente distintas y que no podemos revolver en una maraña de confusión que lo mezcle todo.

Si la consejera de fomento y los miembros de la administración de esa consejería se hubiesen encadenado a La Corrala y hubiesen sido detenidos yo hubiese defendido el primero su liberación y su libertad sin cargos. Porque la resistencia a una ley injusta y nociva me parece defendible, sin embargo la gestión arbitraria de los recursos de todos No. Así pues, y sintiéndolo mucho por quien no quiera leerlo, creo que Susana Díaz es quien tiene razón en este caso sin perjuicio de todos los matices que he comentado en el desarrollo.

5 comentarios:

  1. Buena reflexión. Llevaba pensando un tiempo, con ciertas reticencias por el hecho de que se otorguen casas a unos sí y a otros no. Si había situaciones de emergencia social en el caso de la Corrala, inmediatamente habría que poner igualmente solución a algunos de las 10000 casos que están en lista de espera.
    Me gusta la consejera de vivienda Elena Cortés, me parece valiente. Sin embargo, tengo que decir que que haya 10000 en lista de espera es algo que me echa para atrás, pues de esos 10000 habrá alguno en situación de exclusión ¿cuánto durará el trámite burocrático de asegurarse si sufren exclusión social? ¿Serán tan rápidos para averigüarlo como con la gente de la Corrala?

    ResponderEliminar
  2. Aquí hay un problema fundamental del que se está hablando poco y es sobre la ambigüedad de las leyes. Es legal que IU acoja en edificios de la junta a gentes que han sido desahuciadas dos veces incluso algunas tres por la desmedida voracidad de los bancos y de quienes legislan para ellos y así mismo es legal que el ayuntamiento de Sevilla tenga más de seiscientas casas sin ocupar (se sospecha que quieren venderlas a fondos buitre) pese a tener a más de trescientos demandantes que cumplen con sus parámetros de exclusión social. ¿Como pueden ser ambas cosas legales?

    ResponderEliminar
  3. En este conflicto yo apoyo a IU, me ha gustado que se haya enfrentado al PSOE y a los medios de comunicación. Me ha gustado.
    La función de los políticos es solucionar problemas e IU ha intentado solucionar lo que el Ayuntamiento de Sevilla se ha negado a solucionar y lo que la Diputación de Sevilla se ha negado a solucionar. Alguien tenía que intentar hacerlo con toda la prensa en contra, pues va contra el sagrado interés de la banca y de sus inversores intentar solucionar el grave problema del acceso a una vivienda en España. Es un David contra Goliat. Y bueno, siempre he sentido debilidad por las víctimas y los perdedores. ¿Será que me siento identificado?

    ResponderEliminar
  4. Pedro, yo creo que (y no me gusta sonar tan simplista en perspectiva) la falta de debates serios es realmente un gran problema en la cultura hispana. Cada vez que tengo una "discusión" con cualquier hispano hablante, sea español o cubano o dominicano o mexicano, detecto exáctamente ese mismo problema que comentas. Obvio, generalizo pero hablo de experiencias que ambos hemos vivido. No te imaginas en la pesadilla que puede resultar hablar de políticas en Miami, por ejemplo. Existe un maniqueísmo totalmente odioso e irracional que "si no estás de acuerdo al CIEN POR CIEN" conmigo sobre x, eres un comunista, o un fascista, o un ...póngamosle el adjetivo que sea. El asunto es que no hay debate.

    El tema que tocas está que arde en Nieva York también pero aquí no dicen eso de "vivienda digna" sino "vivienda asequible".

    Tu entrada me ha parecido acertadísima por su moderación y responsabilidad a la hora de enfrentar el asunto. Por eso sigo diciendo que eres una persona con la que puedo dialogar, o trabajar, sin problemas. Cuando me enfrento a chiflados extremistas de ambos bandos, pierdo todo el interés en seguir hablando con esa persona.

    No obstante, dices:

    "Pero la realidad es que muchas veces los poderes públicos conceden a los huelguistas, manifestantes o revoltosos lo que piden"

    Y esto lo considero un gravísimo error de algunos políticos elegidos democráticamente. Yo jamás jamás cedería a ese tipo de actos. Prefiero perder las próximas elecciones antes de traicionar a mi base electoral. También depende mucho obviamente del país donde uno esté pero por lo general ya sabes, no va con mi estílo este tipo de concesiones. Esto para mi seria rendición, ceder a mi oposición y por lo tanto reconcer que no tengo argumentos (cuando de sobra los tengo) y el político que no tenga argumentos clarísimos, rigurosos, con una visión de futuro, que dimita.

    “quien no llora no mama” que dicen.

    Sí, aunque depende qué llora y sobre todo, dónde. Y si le toca uno con la teta como la mía, pues qué sed va a pasar. El pobre se quedará ronco o sin voz de tanto grito y mi pasividad total ante esa impertinencia totalmente fuera de lugar.

    Saludos


    ResponderEliminar
  5. Pedro:

    Me parece muy interesante la contradicción que planteas, pero desde luego el respeto a la ley no es una simple cuestión de "nobleza baturra" o apego a las formalidades. Para que un país funcione es necesario que haya una seguridad jurídica, por ejemplo, en un país en que el gobierno te puede expropiar tu empresa, va a haber pocos alicientes a crear un negocio. Si has leído "Por qué fracasan los países" de Daron Acemouglu y su colaborador, ese es un fundamento de una economía inclusiva, que crezca y se beneficie la ciudadanía en general de ello.

    Saludos.

    PD: Pasaros por mi blog, si tenéís a bien, acabo de publicar una entrada sobre la República.

    ResponderEliminar