La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







lunes, 28 de abril de 2014

Entrevista a Juantxo Uralde en El Objetivo
















A pesar de que no veo habitualmente el programa El Objetivo (no me gusta el formato) el otro día sí que lo quise ver porque iba a ser entrevistado uno de mis políticos predilectos, Juan López de Uralde el coportavoz de EQUO. Esta entrevista representaba una gran oportunidad para EQUO y para el propio Juantxo de darse a conocer en un programa que, sin tener altas cuotas de audiencia, sí es conocido y seguido.

La entrevista iba precedida de un debate entre dos economistas televisivos, el socialdemócrata José Carlos Díez y el libertariano Juan Ramón Rallo. El debate me gustó bastante porque José Carlos Díez estuvo constantemente inquiriendo a Rallo sobre sus disparatadas ideas y éste no supo responder adecuadamente. Estos libertarianos (como Rallo se llegó a definir de forma un tanto tangencial) me resultan insoportables, son unos fantasiosos iluminados que le están vendiendo a la población unas ideas disparatadas que acabarían con la destrucción de la economía y/o esclavización de los ciudadanos.
El lenguaje de Rallo me resulta grosero. Hablaba de “devolver a la gente” la propiedad de no sé qué cosas mientras hablaba del estado como una entidad mística cuya única función era acaparar rentas y lucro, en cierta manera parecía como si fuese algún tipo de socialista libertario o algo así. No sabías si estabas delante de un economista austriaco o del propio Durruti. Estos libertarianos sí que son el lobo con la piel de cordero.

Después de este debate y ya al final del programa tuvo lugar la entrevista a Uralde. Vi a Juantxo algo nervioso o “apagado” al principio, como queriéndose mostrar correcto y serio. Supuse que se iría soltando con los minutos pero la verdad es que la entrevista fue muy corta y si Juantxo se hubiese alargado con las respuestas Ana Pastor le hubiese cortado para cumplir el guión, algo que creo es el máximo defecto de ese programa.
La entrevista era una muy buena oportunidad porque Ana Pastor estuvo muy correcta y se intuye que EQUO le resulta una opción por lo menos “simpática”. No hubo preguntas agresivas y creo que no interrumpió ni presionó al entrevistado en ningún momento, como sí hace cuando entrevista a políticos más conocidos. Por eso la entrevista me dejó una sensación como de vacío, no voy a decir de decepción porque quizá la palabra es excesiva pero sí de oportunidad perdida, de que la entrevista había dado mucho menos de sí de lo que esperaba.
Yo no sé si Juantxo llevaba la entrevista preparada, si tenía el esquema creado con las tres o cuatro ideas claves que introducir para crear impacto y para que los tele-espectadores sintiesen interés por EQUO y sus ideas. Luego en el momento de la verdad una entrevista tiene sus propias dinámicas y no se acaba diciendo todo lo que se quiere decir, pero sí se debe intentar cumplir ese guión mental que previamente se hace. Mi sensación fue que Juantxo no tenía la entrevista preparada o, por lo menos, no preparada para el objetivo que yo creo debería haber tenido, que era la transmisión de esas tres o cuatro ideas concretas.

La entrevista comenzó con una pregunta fácil, qué es EQUO, a la que Juantxo respondió perfectamente. Habló del partido verde europeo y de los tres troncos de EQUO, que era más o menos la respuesta esperada. La siguiente pregunta de Pastor fue que otros partidos ya defienden ese tronco “social” y a favor de la equidad y por tanto preguntó cuál era la diferencia entre EQUO y esos partidos.
La respuesta de Juantxo fue también fue de manual. Habló de las tres crisis a las que nos enfrentamos (económica, política y medioambiental) y focalizó la diferencia entre EQUO y el resto de fuerzas de “izquierda” en la crisis medioambiental, que otros dejan de lado mientras EQUO la convierte en algo central.
Aunque la respuesta era esperada a mi no me gustó. Hablar de crisis medioambiental sin remarcar exactamente a qué te refieres, aunque sea brevemente, creo que es un error. La ciudadanía está en una situación muy límite para que les vengan hablando de abstractas crisis medioambientales que, debido a la propaganda oficial, se ven como un sumidero de dinero destinado a defender a los animales y las plantas. Hubiese sido muy importante aquí remarcar qué es la crisis medioambiental y cómo puede afectar esta a medio plazo a la calidad de vida de los ciudadanos. Se podía haber haber hablado del ritmo de destrucción de recursos, de cómo la economía podría entrar en una crisis terrible en el momento que estos empiecen a escasear y explicar la política verde como una forma de enfrentar desde ahora mismo este problema futuro para así evitar los terribles efectos económicos y sobre la población que generaría esta escasez.

Después Ana Pastor le preguntó por las conversaciones que hubo con IU para ir juntos a las elecciones europeas y el por qué no habían llegado a buen puerto. La verdad es que Juantxo fue muy amable y diplomático en la respuesta, pues al hablar de la coalición Privamera Europea hizo referencia a sus pequeños socios de Participa o de Por un mundo más justo. Al llegar a la clave de la pregunta, que era sobre IU y el pacto, dijo sencillamente “no llegamos a acuerdos para ir juntos”.
Yo desconozco los detalles de aquellas negociaciones. Obviamente hubo un problema de posiciones, también hubo un recelo inicial porque EQUO quiere crear un espacio propio y no ser fagocitado por IU, pero también hubo un problema de diferentes conceptualizaciones de la política. EQUO apostaba y apuesta por un sistema de primarias abierto y horizontal mientras IU es el típico partido de toda la vida donde la cúpula es casi plenipotenciaria.
Yo creo que Juantxo debió resaltar esa discrepancia y haber dado a entender que esa era una de las diferencias fundamentales, y enlazar así con la respuesta a la pregunta anterior. Si EQUO es diferente a los demás no lo es sólo por un concepto determinado de crisis ecológica, también lo es por unos mecanismos de democracia interna que otros no tienen y este caso era un buen ejemplo de ello.

En la siguiente pregunta Pastor dijo que a partidos como EQUO se los ve muy naíf y que es muy fácil criticar desde fuera la corrupción cuando no se ha gobernado. Uralde respondió que si bien EQUO no ha gobernado nunca sí lo han hecho los verdes europeos en otras partes de Europa donde han asumido responsabilidades de gobierno. Eché de menos un par de ejemplos de grandes logros de los verdes en otros países, porque Juantxo hablo de forma general pero hubiese estado muy bien concretar, con logros concretos, estadísticas, etc.
La respuesta de Uralde no fue mala (llevaba 5 minutos de entrevista y se empezaba a “soltar”) pero creo que le faltó algo. Era muy importante rebatir eso de ser naif con algo verdaderamente poderoso y creo que esto podía haber sido el apoyo a las energías renovables como forma de lograr la independencia energética de España.
Ahora mismo, que estamos viviendo la dependencia europea del gas ruso, creo que es el momento de vender la apuesta por las energías renovables como método de independizarnos energéticamente de los países exportadores de hidrocarburos y así garantizar la estabilidad de nuestra economía. La gente debe percibir lo verde como algo que tiene retornos económicos y sociales positivos y no se debe perder oportunidad para hacerlo. La ridiculización de los ecologistas es algo habitual en los grandes medios y fuerzas políticas (sobre todo de derechas) y se debería ser especialmente intenso combatiendo este mito.

La verdad es que Uralde estaba tomando esa vía cuando Pastor le preguntó que era la economía verde. Juantxo habló de la energías renovables y del empleo que generaban pero, y lamento insistir, creo que faltó esa referencia a la independencia energética que creo que casi todo los espectadores aceptarían como un objetivo válido.
Cuando Juantxo hablaba de la cantidad de empleos que creaba la economía verde y, en concreto, las energías renovables, estuve intentando adivinar qué estaría pensando un espectador no iniciado en estos temas. Porque claro si pones a la gente a generar electricidad pedaleando en unas bicicletas estáticas seguro que se crean más empleos por kwh generado que con cualquier otra fuente, pero no por eso deja de ser un disparate crear energía de forma tan ineficiente.
Hay teorías por ahí, presentadas por iluminados como Rallo y compañía, que dicen que por cada empleo “verde” que se crea con energías renovables se han destruido más de dos empleos en la economía tradicional debido al encarecimiento del precio de la electricidad que han traído las renovables. Por eso es importante dar un cuadro general de la situación, por eso es importante hablar de independencia energética, de eficiencia, de abaratamiento de los mercados diarios de electricidad gracias al aporte de energías renovables.
Porque mañana el espectador se va a encontrar 5 referencias sobre lo cara que es la energía renovable y con esa propaganda diaria es muy posible que todo lo dicho ayer por Uralde caiga en saco roto. Por eso es importante intentar romper la hegemonía propagandística en estos temas y usar informes, que existen, de asociaciones de productores de renovables que explican como algunas energías renovables (no todas) abaratan el precio final de la electricidad, o explicar la estabilidad en el precio que ofrecen las renovables (o podrían ofrecer con un sistema de precios calculado de otra manera).
Cuando se vende economía verde creo que es importante relacionarla con estabilidad, seguridad, empleo, independencia y calidad de vida. En 8 minutos de entrevista es imposible, pero este es el gran tema para partidos como EQUO y todos los esfuerzos en este sentido son pocos.

Yo, que he conocido personalmente a Juantxo Uralde, me quedé con la sensación de que la entrevista podía haber sido mucho mejor. Quizá fue el divertido cara a cara entre Díez y Rallo emitido previamente que dejó demasiado altas mis expectativas pero la entrevista me dejó con un sabor agridulce.
Lo importante, de todos modos, era dar a conocer a Juantxo y la marca EQUO, que en algunas zonas como la Comunidad Valenciana es absolutamente desconocida. En ese sentido la entrevista fue sin lugar a dudas positiva y útil para ellos. Juantxo es cercano y “diferente” como dijo Pastor, y creo que eso se notó. Pero creo que hay que mejorar, hay que mejorar los mecanismos de comunicación y la adaptación de los mensajes para una sociedad sometida a unas influencias propagandísticas determinadas.

La última pregunta de Ana Pastor fue sobre el “miedo” al bipartidismo que, según ella, estaban promocionando los partidos pequeños. Juantxo respondió bien pero creo que le faltó un punto clave: Es necesario, imprescindible quizá, castigar a los dos grandes partidos en estas elecciones por la cuenta que nos trae a todos. Pero de esto ya hablaré otro día.

2 comentarios:

  1. Hola Pedro,

    Respecto a la necesidad de rebatir esa imagen "naive" que siempre acompaña a los partidos "verdes", creo que es un aspecto fundamental para su propia supervivencia y que tradicionalmente lo no han sabido hacer. Como alguna vez has comentado y coincido plenamente, si Equo y los partidos "verdes" quieren pasar a ser una fuerza política importante deben dar mayor protagonismo en sus mensajes y discursos a aspectos politicos centrales: ¿qué política económica defienden? ¿qué modelo de desarrollo? Si propugnan cambios radicales en este sentido, ¿cómo consideran que han de producirse estos cambios?

    Me da la sensación, por un lado, de que orientan excesivamente sus mensajes hacia "su público", ocupándose de cuestiones que, para la mayoría de la población, son anecdoticas.
    Por otro lado, y consecuencia de lo anterior, tienden a tratar conceptos novedosos, como el de economía verde o el de decrecimiento, como si fuesen de dominio público, cuando la inmensa mayoría no sabe ni de qué están hablando.
    En ese sentido, echo de menos un discurso más potente, mejor articulado y con una retórica más agresiva, que impacte a la ciudadanía y les haga aparecer como una alternativa en la que vale la pena confiar.

    Hablas también del fallido pacto electoral con IU. A mí, lo que me resulta sorprendente es su coalición con Compromís. No termino de entenderla, pues, aunque pueden tener puntos de encuentro en sus políticas, considero que el sector nacionalista integrado en Compromís puede hacer sentir incómodos a algunos potenciales votantes de Equo a la hora de votar a una coalición. Me gustaría saber qué piensas tú sobre esto.

    Creo que, en el ámbito de los partidos pequeños, estas elecciones europeas marcan para muchos de ellos el inicio de un camino cuyo recorrido dependerá, en gran medida, de las decisiones políticas que adopten (los partidos con los que lleguen a acuerdos, los pactos que firmen, su capacidad para mantener una identidad propia, etc.)

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pepe,

      Estoy bastante de acuerdo en casi todo lo que dices.
      Respecto a la alianza "incómoda" de EQUO y Compromís...A ver, yo he sido partidario de esta alianza y te explico por qué. Creo, como tú, que la alianza de un partido verde con uno nacionalista puede ser muy incómoda y de hecho perjudicial para el primero, lo que pasa es que EQUO es un proyecto que aparece después de Compromís y se encuentra con una realidad, que es que IdPV y Els Verds en la C.Valenciana ya tienen una alianza orgánica con el Bloc.
      Como Iniciativa y sobre todo lo que representa Oltra es algo importantísimo para EQUO éstos no podían obviar esta situación y tuvieron que "tragar" con el BLOC. ¿Por qué me parece bien? Pues porque creo que Compromís, tal y como está planteando su discurso, es una fuerza "más izquierdista que nacionalista", y en esas circunstancias los mensajes pueden ser coherentes. Es un poco lo que pasa con la Chunta Aragonesista, que también es más izquierdista que nacionalista, y ahí hay coherencia.

      El problema podría llegar si el sector de Iniciativa pierde fuerza en Compromís o si el asunto catalán obliga a situarse a Compromís en una posición pro-soberanía, en ese momento creo que la coherencia se rompería y entrariamos en los problemas de coherencia.
      En ese momento se vería, y en ese momento probablemente opinaría que hay que romper la alianza con el Bloc fundamentalmente. Pero creo que es un momento que aún no ha llegado y que tampoco tiene mucho sentido hacer una política preventiva.

      Saludos,

      Eliminar