La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







miércoles, 28 de mayo de 2014

El éxito de Podemos

















Cuando se conocieron los resultados electorales de las elecciones europeas en España todos los partidos, como siempre, intentaron mostrarse vencedores. En el PP Miguel Arias Cañete decía que habían ganado las elecciones mientras su cara recordaba a la de otro Arias, Arias Navarro, último presidente de gobierno franquista que el día que murió el dictador Franco apareció en televisión llorando para dar la noticia. Por su parte Rosa Díez, con un escuálido 6,5% de votos que estaban por debajo de sus expectativas, celebraba los resultados como un Ultra Sur celebra un gol del Real Madrid. El resto de líderes de partidos, con alguna excepción (Valenciano), hicieron lo mismo.
Pero cuando la televisión conectó con el gran triunfador de las elecciones, Pablo Iglesias y su candidatura Podemos, éste apareció con cara seria. El presentador le preguntó si estaba satisfecho y, de forma increíble para lo que estamos acostumbrados, él dijo que no, que su objetivo era “echar a la casta” y superar al PP y al PSOE y que hasta que no se consiga este objetivo él no estará satisfecho…Si yo hubiese sido un dirigente del PP o del PSOE me hubiese entrado un sudor frío en la nuca en aquel momento.

Casi todo el mundo se ha sorprendido del gran resultado de Podemos, aunque yo no. Ya preví que su resultado iba a ser buenísimo (aunque no esperaba 5 diputados) y lo preví porque me preocupé de seguirlos, de ir a un acto de su campaña y de mirarlos con la mente abierta. Porque todo era cuestión de mirar, de interesarse y de analizar el porqué de todo lo que hacía Podemos, y entonces se hubiese llegado a la conclusión que llegó mi colega liberal José Javier Rego, que me dijo con toda la razón del mundo que Podemos “había hecho la mejor campaña política en 30 años”.
Oigo por ahí a líderes políticos decir que Podemos ha sacado un buen resultado porque su líder “sale en televisión”. Ya… ¿Es que el señor Vidal Quadras no sale en televisión? ¿Y el señor Nart? ¿Y el juez Silva? Porque dos de ellos están fuera del parlamento europeo. ¿Qué no salen acaso en televisión, a todas horas y en todos los lugares, el señor Cañete y la señora Valenciano? A ver si ahora sólo sale en televisión Pablo Iglesias…
La televisión ha sido el trampolín, es cierto, pero lo que importa es el salto. Cuando la gente dice, intentando ridiculizar a Podemos y por extensión minusvalorar a la ciudadanía, que aquí la gente votaría a Belén Esteban si se presentase a las elecciones no es más que una absurdez. Que Pablo Iglesias salga en programas con un 10% de share no le ha dado un 8,3% de los votos por sí solo, eso es ridículo. Hay mucho más, hay un gran trabajo de comunicación, años de estudio de experiencias políticas en otros países, de conocimiento de todas las teorías de creación de un movimiento político. Detrás de Podemos hay gente que sabe mucho de cómo se hace política popular.

Cuando estuve en el acto de Podemos de Valencia confirmé muchas de las cosas que venía observando y me percaté de muchas más. Nada de lo que pasaba allí era accidental, todo estaba premeditado, toda la escenografía estaba meditada y estudiada. El discurso de Pablo Iglesias estaba preparadísimo, absolutamente estructurado previamente y prácticamente no dejaba nada a la espontaneidad. Las metáforas, los ejemplos, las anécdotas, todas estaban estudiadas, practicadas, puestas a prueba previamente, y eran las mismas que usa en todos los discursos.
Adicionalmente la campaña en red que ha hecho Podemos ha sido excelente. Seguramente aprendida de otras campañas (la de Obama en 20008, quizá la de Compromís en 2011) se han movido por las redes sociales como pez en el agua. Los videos de Pablo Iglesias se movían en red de forma viral de una manera muy parecida a como lo hacían los videos de las intervenciones de Mónica Oltra en 2011. Todos los círculos han sido extraordinariamente activos en internet y generaron una sensación de que el movimiento crecía en progresión geométrica día a día.
De hecho no era sólo una sensación, es que crecía. Cada acto electoral reunía más gente que el anterior. En Valencia, por ejemplo, el primer acto reunió unas 400 o 500 personas. Una semana después, en Torrent (a 10 km de Valencia y con la décima parte de población) reunieron a más personas que en Valencia. El movimiento crecía y no sólo porque se extendía en red, se extendía de boca a boca y también gracias a la presencia de Iglesias en televisión, que debió acabar cansadísimo la campaña.

Pero la clave no es sólo la escenificación y el merchandising político, la clave está en el discurso. El discurso de Podemos es muy izquierdista en el fondo pero absolutamente transversal y desideologizado en la forma. Los símbolos y términos de la izquierda tradicional y ortodoxa se han eliminado y han sido sustituidos por otros nuevos, que vienen a significar lo mismo pero tienen unas connotaciones psicológicas muy distintas.
Así pues no hay “lucha de clases” sino que están “los de arriba contra los de abajo”, no hay “proletariado” sino “precarizados” o “empobrecidos”, no hay partidos “burgueses” sino que está “la casta”, etc. Frases como “no es algo de derechas o de izquierdas sino de sentido común” o “no es ideología, es que son unos golfos” son habituales y Pablo las dice continuamente, algo que por cierto imitan la mayoría de sus compañeros menos conocidos de candidatura.
¿Es populismo? Sí, lo es. Esto está aprendido de muchos países latinoamericanos, esta forma de comunicar de forma populista se usa porque fue muy exitosa en muchos países y se piensa que lo puede ser aquí. Y a mí en principio no me gusta pero es que con concienzudos e intelectuales análisis está demostrado que no se llega a ningún sitio. Ya no es que las “masas” no los entiendan, es que la sociedad extraordinariamente dinámica en la que vivimos apenas deja espacio al hombre de a pie para la reflexión política. Y es por eso por lo que el discurso simplista, maniqueo, sentimental y populista funciona.
Y por eso cuando oyes a Pablo Iglesias te parece oír a otros líderes. Porque si cambias las palabras y los términos el discurso se parece mucho al de Rosa Díez, se parece también al de líderes latinoamericanos pero se parece también, por ejemplo, al de Marine Le Pen en muchas cosas. Y eso no quiere decir que sean iguales ni siquiera que se parezcan remotamente en sus objetivos, quiere decir que todo este abanico de partidos y líderes han decidido apostar por una comunicación efectista, “populista”, que es la que funciona y que es una cuestión meramente adaptativa al medio para conseguir el objetivo.

Podemos dice lo que la gente quiere oír, Podemos expresa de forma acertada lo que la gente siente, sufre y teme en un país como España. Podemos usa la "emoción" y no un discurso intelectual. Y por eso Podemos ha conseguido en meses lo que a Izquierda Unida le ha costado lustros conseguir. Es así de sencillo, es un discurso joven y basado en los problemas actuales para gente joven y que tiene problemas actuales, no para teóricos del asalto al palacio de invierno. Igualitarismo, patriotismo ciudadano, justicia, democracia…Cosas con las que el 80% de la población se puede sentir representada.
La duda es ¿y ahora qué? ¿Cómo afrontará las elecciones municipales y autonómicas, sin los “cuadros” necesarios? Muchos piensan que Podemos se ahogará en su propio democratismo de base, entre asambleas y programas participativos y que será incapaz de hacer nada coherente, pero creo que se equivocan. Y creo que se equivocan por una razón muy sencilla: Porque Pablo Iglesias y sus compañeros de políticas de la UCM han demostrado ser bastante más inteligentes de lo que sus críticos piensan.
La fabricación de Podemos ha ido por pasos. Primero hubo conversaciones con Izquierda Anticapitalista y otros movimientos sociales, luego se anunció en televisión y se hizo una recogida de firmas para ver si se presentaba Iglesias, que les valió para medir sus fuerzas y que consiguieron de sobra. Más adelante se crearon los círculos (“semillas”) de clara inspiración latinoamericana y después se hicieron unas primarias abiertas. Todo esto estaba predeterminado y era el modelo que ellos creyeron adecuado para sacar una candidatura de la nada.
Yo no me creo que el siguiente paso no esté pensado. Cómo convertir un movimiento de masas con un líder único en un movimiento estructurado con cuadros medios y líderes locales es algo que Pablo, Errejón, Monedero y otros seguro que tienen en mente. Porque es evidente que Podemos necesita gente más preparada de la que tiene actualmente (yo he oído algunos representantes de algunos círculos y, francamente, no pueden ser candidatos con mínimas posibilidades de éxito electoral), que necesita personas que conozcan la administración desde dentro y, en definitiva, que necesita una cantidad de personas de perfiles distintos a los que parece tener en los círculos.

La otra posibilidad (que por cierto es la que haría innecesario este “reclutamiento” de cuadros) es la integración con partidos y movimientos sociales que sí dispongan de éstos.  Desde el éxito de Podemos no ha habido un solo dirigente de IU que no haya llamado a la “confluencia” con Podemos, algo que no se sabe exactamente qué es fuera de ir juntos a las elecciones. Es curioso, antes del domingo se acusaba a Iglesias de ególatra, de dividir a la izquierda, de ser una herramienta de la burguesía contra la “verdadera izquierda”, etc. Y ahora, que les está respirando en el cogote, quieren “confluir”.
Pablo Iglesias siempre ha llamado a esa confluencia pero creo que ambas partes están entendiendo la confluencia de forma diferente. IU ha confluido durante su historia con muchos partidos y movimientos, confluencia que consistía en la inserción de éstos en la coalición manteniendo la preponderancia, por tamaño, del PCE. Y esto, este tipo de inserción, ya no va a valer ahora tanto por las formas como por el hecho de que el PCE no puede esperar tener la centralidad, pues está superado por la realidad del país.
Desde Podemos, exitoso y en la cresta de la ola, no creo que se acepte una confluencia bajo la marca IU, bajo parámetros dialécticos y comunicaciones que sean distintos a los usados ni bajo un sistema de elección de candidatos que no sea radicalmente democrático y abierto. No tendría sentido hacerlo cuando Podemos ha demostrado claramente que puede movilizar a una parte de la sociedad que IU no puede y que, probablemente, tiene un techo mucho más alto. De hecho creo que si hubiese elecciones mañana Podemos superaría a IU.

¿Es Podemos comunista? No, no lo es, y no hay más que leer el programa. Se habla de nacionalizaciones de sectores puntuales pero no se pone en duda la propiedad privada ni se prevén nacionalizaciones masivas. El programa, de hecho, no es revolucionario realmente, es bastante izquierdista pero no es revolucionario en el sentido clásico. De todas formas hay que entender que el programa con el que se han presentado es casi más un “borrador” que un programa claro, que es algo que se hará en el futuro.
Los enemigos de Podemos (multiplicados en los últimos días) dicen que es un partido “bolivariano” y que quiera implantar el chavismo en España. Con todos los respetos, me parece una idiotez. Una cosa es copiar el populismo del discurso de la izquierda latinoamericana o el patriotismo que usa y otra muy distinta es querer implantar el mismo sistema. Ni Iglesias ni Errejón ni siquiera Monedero son tan idiotas como para pensar que se puede implantar un sistema así sin petróleo y, aunque España lo tuviese, con casi toda seguridad tampoco lo harían. Porque fuera de ciertos guiños o imitaciones la cultura de Podemos sigue siendo europea, occidental, con raíces en el progresismo y en la izquierda europea, más relacionada con el 15-M que con los países Bolivarianos. Creo que fue Errejón quien dijo que su modelo era mucho más el Frente amplio Uruguayo que el PSUV Venezonalo.
De todas formas de sus confluencias y de los cuadros que consigan atraer dependerá el futuro programático. Si Podemos crece y atrae mucha gente válida probablemente limará algún exceso del programa actual para ir a uno que sintetice los intereses de las clases medias y trabajadoras.

Y si a alguien le siguen quedando dudas del porqué del éxito de Podemos no tiene que ver más que a sus cinco eurodiputados: Un profesor universitario mileurista, una profesora de secundaria, un veterano y combativo fiscal anti-corrupción, una licenciada que ha trabajado de todo menos de su especialidad y que ha tenido que irse fuera de España y, finalmente, un científico investigador que está en silla de ruedas y que escribe un blog sobre discapacidad.
Por favor, ahora sed sinceros ¿No es este grupo de eurodiputados mucho más representantivo de la gente de este país que las manadas de notarios y abogados del estado en excedencia, que esas personas que han saltado desde las juventudes a los puestos altos de los partidos sin trabajar nunca, y que rellenan las listas de los partidos tradicionales? Sólo por una cuestión de identificación personal la gente ha votado a Podemos, porque veía gente preparada (los cinco son titularos superiores y por lo menos dos doctores) pero que era como ellos, que representaba a una sociedad real que sí que ven todos los días.

Hablaremos mucho de Podemos en los próximos meses, estoy seguro. No quiero caer en esas sensaciones que parecen invadir la política española esta semana, con euforia por parte de los próximos a Podemos y pánico por parte de los defensores de las fuerzas tradicionales, pero estoy convencido que Podemos no será flor de un día.
Por supuesto que podría salir mal, pero Podemos es la expresión de una voluntad popular contenida que ya ha dado avisos en los últimos años, con el 15-M como gran ejemplo. Desde aquel momento se han venido dando conatos y avisos de que el país está cansado de esta política y de esta situación. Hasta ahora todos los conatos han sido abortados por una u otra razón pero la base está ahí, a la espera de que alguien consiga darle una vía adecuada para su explosión.

¿Será Podemos esta vía? ¿Será Pablo Iglesias quien consiga canalizar esas fuerzas sociales? Por ahora ha sido el más exitoso de todos los que lo han intentado. Así que cuidado, que no tienen miedo y sí una moral sin límites, y la historia nos dice que muchos ejércitos en inferioridad de medios han ganado guerras por empuje, moral y estrategia...

8 comentarios:

  1. Podemos conoce perfectamente en qué país vive, cuáles son los problemas a los que se enfrenta el ciudadano, cuáles son sus sensaciones al ver cómo se rescata bancos y no personas. Y lo ha aprovechado con inteligencia. Un amigo dice que el principal problema del poco cariño que le tenemos los españoles a la política es la ausencia de relato. No hay una historia, un desenlace, un por qué, un protagonista, un malo, un "yes we can". Podemos le ha dado ese relato a la política.Un "nosotros contra ellos". Oir al señor Iglesias, con tono solemne decir que los resultados no son suficientes le deja el culo torcido a cualquiera.

    Después de eso, pretender que pierda todo su empuje, su esencia, su relato, uniéndose a IU es una soberana estupidez que no creo que cometa. Por varios motivos, pero el primero es que no le hace falta. Porque si con un partido a medio hacer, en 6 meses ha conseguido este resultado, no vean la que pueden liar en 2 años con una estructura garantizada por el chorreo de pasta que les va a entrar. El segundo es que, si lo hiciese, el relato se resiente. Porque podemos es lo contrario de Moral Santín y de Reneses (que son casta también), pero es que tampoco tienen nada que ver con Willy Meyer, con Ángel Pérez, con Cayo Lara. ¿podría pegar con Alberto Garzón? Por supuesto, pero es que IU es mucho más que eso. Es caspa, es el sistema antiguo contra el que podemos dice combatir. Eso por no comentar la capacidad de autodestrucción que tiene IU a todo lo que toca. Pregunten en Rivas a ver qué opinan.

    Pero creo que es usted muy benevolente con podemos. Si bien les reconozco (y valoro) su capacidad de ganar elecciones, no considero que tengan la misma capacidad en la gestión. Por mucho que intente convencerme, el programa con el que se presentan me parece una barbaridad. No solo es utópico (en un país con un déficit del 7% pretender aumentar el gasto a niveles no conocidos previamente es ridículo), es que lo considero injusto. Esto sin contar con que supondría un frenazo descomunal a la inversión y un aumento de impuestos terrible. Pero bueno, ya sabía usted que en eso no íbamos a estar de acuerdo, así que quedémonos con lo bueno.

    ResponderEliminar
  2. Como José Javier ya te ha contestado como te mereces y desde luego mucho mejor de lo que yo lo puedo hacer, me adhiero a su respuesta.

    ¡Ah! Y, por supuesto, comparto tu post, que me parece excelente.

    ResponderEliminar
  3. Ya lo comentamos en el post anterior. Por supuesto que partes y maneras de discursos de distintos líderes que defienden opciones políticas distintas tienen puntos y formas en común. Pero la frase de Rosa Díez ("se parecen pero no son lo mismo") busca claramente el titular con la parte "en común con Le Pen". Jeje, parece que estoy obsesionado con esta frase, pero es que desde que salieron los resultados de las elecciones a las 23:00 del domingo, ya se preveía la retahíla de "los comunistas, hijos de Chaves (hasta de la URSS me han dicho a mi personalmente), totalitarios, demagogos"... por no mencionar la ridiculez de la ropa de Alcampo, el billete en preferente, la coleta... en fin, que lo haga Rosa Díez o Losantos, y gente que sigue con el mismo discurso de siempre, pues vale, pero que lo haga gente de la calle y a la vez se queje del discurso de los politicos, me saca de quicio.

    ResponderEliminar
  4. Su análisis me parece muy interesante. En mi caso, como dije preguntado por D.Ricardo: no me gustan. Que no me gusten, no quiere decir que no merezcan una oportunidad, ni que yo no pueda estar profundamente equivocado. Para gustos hay colores. Dicho esto. En mi opinión, y eso va por PODEMOS, IU, ICV o para cualquier fuerza que quiera cambiar aunque sea tímidamente las cosas reformando un poco el sistema; pienso que el Capital no va a permitir que eso pase. Es decir, que creo que no hay sitio ni para la democracia cristiana en este sistema. Dicho de otra manera, si ganase las elecciones PODEMOS, pasaría en mi opinión como ha pasado en la Francia de Hollande o en la Italia de Renzi o en la Andalucía de Susana Díaz (PSOE) y Valderas (IU) Este sistema no es reformable, porqué los grandes capitalistas no aceptan ningún tipo de cambio que pueda reducir, aunque sea por un breve espacio de tiempo, sus ingresos.

    ResponderEliminar
  5. Los dos últimos veranos el partido Izquierda Anticapitalista, heredero de la antigua LCR, invitó a su universidad de verano al equipo de política de la Complutense. El objetivo no era otro que la de "agiornar" su mensaje y la actitud de sus cuadros. Algunos de estos vídeos estan colgados en Youtube. Ahí se aprecia claramente el método empleado por Podemos.

    Podemos no es una versión del trostkismo, nada de eso, son otros los que se han plegado al procedimiento Podemos. El puño de hierro, la sustancia, en guante de seda donde las formas son ya un mensaje.

    Como integrante de Podemos desde primera hora y miembro activo del Círculo de Salamanca puedo tener una visión cercana de lo difícil que puede resultar todo. Hay que hacer mucha política interna, mucha pedagogía y tratar que las asambleas y los círculos no contravengan una marcha general y todo eso sin romper el fundamento básico de Podemos: La asamblea. Es una tarea muy difícil, porque Podemos acaba resultando ser un catalizador de múltiples tendencias ideológicas y depósito de desplazados de muchos partidos de la izquierda. Buscar unas líneas estratégicas comunes, desplazar los contenidos ideológicos-partidarios del debate y canalizar a los activistas hacia trabajos productivos que tengan que ver con la mejora de la sociedad y la implantación del método es el reto.

    Por otro lado, entendiendo que esto no es flor de un día, y que tendrá más o menos éxito en función de la capacidad de los núcleos fundacionales en los difrentes círculos para acoger a la gente y que esta se sienta útil.

    En mi ciudad (150.000), las asambleas reunían entre veinte y treinta personas. En la campaña electoral hemos llegado a congregar a 40. Tras las elecciones, en la asamblea de ayer, abierta como todas, los asistentes llegaron a ser del orden de los 300. Había médicos, abogados, dos catedráticos de universidad, obreros, estudiantes, periodistas, amas de casa y hasta un vicerrector de la Universidad de Salamanca.

    No me preocupa como integrante de la absolutamente horizontal de Podemos mas que dos cosas: 1) Si el lenguaje político y las formas de mis compañeros más jóvenes y el de los procedentes de otros partidos se adecúan a la tónica general. 2) La calidad democrática de quienes llegan. Ya sabes el dicho: "a un panal de rica miel..." La asamblea es el método, la moderación es el discurso y todo esto sin que haya atisbos de dirección forzada por parte de nadie.

    Cuadros, de sobra, capacidad técnica de gobierno, sin duda. Es lo otro, articular un programa político compartido sin perder la compostura. Te recuerdo que el gobierno de Suarez era de penenes. que los socialistas cuando llegaran iba a ser un desastre porque no tenían gente para gobernar... todo eso se dijo. Conocí a cantidad de concejales y alcaldes en las primeras municipales que surgieron de la UGT. Conocí a una Telefónica de Luis Solana en 1982 que cambió a toda su estructura territorial cuasi franquista por una procedente de UGT y en menor medida de CCOO. Eso no me preocupa. Me preocupa todo lo anterior, eso y de que se sepa que ahora, en este momento, Podemos ya no pertenece tanto a los círculos, a sus núcleos fundacionales como al millón y cuarto de sus votantes. Eso es lo que puede diferenciarnos de los partidos clasicos que no pertenecen siquiera a sus afiliados, sino a un reducidísimo nucleo duro dirigente,

    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Gran análisis. Pero quizá vea un poco de euforia. Lo único bueno que les veo es que han asustado un poco a los partidos grandes. Pero ni en mis peores pesadillas querría ver a esa formación (al menos actualmente) gobernando el país. Yo también he analizado el éxito de podemos y de su líder en mi blog. Es diferente (y menos concienzudo)

    ResponderEliminar
  7. El gran éxito de Podemos ha sido el enfado de mucha gente de izquierda, tanto de PS e IU con los suyos y ese enfado les ha llevado a votar a Iglesias.
    Este tío es muy peligro y lo demuestra sus numerosas declaraciones, defendiendo la democracia de Venezuela, justificando la violencia y jactándose de haberse roto la mano pegándose y ganado a seres inferiores. Esto me recuerda la doctrina nazi y que acabó asesinando millones de seres humanos por considerarlos inferiores. Por cierto…todo lo que lleva en su programa electoral es pura demagogia e imposible de cumplir.

    ResponderEliminar
  8. La biografía académica y política de los líderes de Podemos y la de las bases, formadas en las aulas universitarias, las concentraciones de protesta y la agitación en los barrios son un libro abierto para mostrar que su futuro pasa por la ocupación del poder en las instituciones y poner en marcha un estado socialista equiparable a las extintas repúblicas democráticas soviéticas. La caída del telón de acero nunca ha sido olvidada por los matones estalinistas y trotskistas españoles. La solución pasa por la unión de las izquierdas. Pero seguro que pronto saltará un frente de derechas que impida el "asalto al cielo". Viva la democracia liberal... Abajo la dictadura del proletariado y del aparatchik. Garcikotxena

    ResponderEliminar