La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







miércoles, 21 de mayo de 2014

Perspectivas para el 25-M (II): ¿A quién votamos?















Además del PP y el PSOE a estas elecciones europeas se presentan multitud de partidos y coaliciones representadas en 39 candidaturas electorales diferentes. Entre ellas hay algunos partidos ascendentes, los partidos o coaliciones nacionalistas típicas y también algunos partidos nuevos.
Yo siempre he huido de aquello del voto útil, que no es más que un engaño para mantener el poder en manos de los de siempre. Cada persona debe votar a la candidatura que considere más próxima a sus ideas y no debería preocuparse en exceso por la representatividad de la misma. Los partidos, a veces, deben recibir estos votos “inútiles” para crecer y para armarse como alternativas sólidas en futuras citas electorales y creo que así hay que verlo.
Pero claro también hay un límite. No se trata de ir al colegio electoral a coger la papeleta que más rabia te dé o que tenga un nombre más llamativo, eso sí es tirar el voto. Hay mucha candidatura “friki”, mucho chiringuito particular y mucha candidatura impresentable, y de eso hay que huir para no convertir la democracia en una broma.

Para este análisis voy a obviar al PSOE y el PP, descartados por todas las razones que he comentado en las últimas semanas, y a las coaliciones claramente nacionalistas/independentistas ya que éstas, como sabéis, no me interesan. En concreto me refiero a “Coalición por Europa”, a “L’esquerra pel dret a decidir” y “Los pueblos deciden”, que ya tienen su electorado generado por afecciones muchas veces poco o nada racionales.
Así pues me concentraré en los partidos que creo que tienen alguna posibilidad, aunque sea pequeña, de sacar un eurodiputado, que son: La izquierda Plural (IU+ICV+ANOVA..), UPyD, Ciudadanos, VOX, Primavera Europea (EQUO+Compromís+CHA..), Partido X, Podemos y Movimiento RED.
Que me disculpe algún lector que sé que es de algún partido distinto a estos (como Alternativa Republicana), pero debo acotar el análisis de alguna manera y estas 8 candidaturas me parecen suficientes y las únicas con posibilidades de escaño fuera de los descartados para el análisis.

Una de las principales novedades que tiene estas elecciones es que el electorado conservador o liberal de centro-derecha ya tiene alternativas de voto al PP con posibilidades reales. La alternativa más conservadora (yo diría paleoconservadora) es VOX, que básicamente es un grupúsculo de integristas que creen que el PP ha traicionado al “centro-derecha” por rojo y por blando. Compuesto por ex miembros del ala dura del PP y personas de la “derecha sin complejos” defiende el fin del estado de las autonomías y una moral fuertemente conservadora, siendo “liberal” en lo económico. Para mi VOX es una cosa imposible de votar, casposa y ridícula, aunque sé que va a tener sus votantes y, en función de la participación, podrían obtener un diputado.
Algo ya mucho más decente para el votante de centro o centro-derecha es Ciudadanos. Ciudadanos es un partido unionista y más o menos “social-liberal” que se sitúa en una posición bastante centrista. Es un partido moderno, defensor de los derechos individuales y relativamente liberal en lo económico (aunque social). Tiene un gran líder que es Albert Rivera pero su cabeza de lista al parlamento europeo, Javier Nart, me produce un sentimiento ambivalente.
Javier Nart es un gran orador y terrible polemista. Ha sido periodista de guerra, fue asesor del ministerio de exteriores en los 80 y tiene una experiencia fuera de toda duda. Lo que pasa es que, en mi opinión, es un candidato demasiado “mayor” y creo que este no es su momento. Ojo, no es una mala opción sobre todo comparado con el PP y con el impresentable de Cañete pero me hubiese gustado que un partido nuevo hubiese tenido un candidato más joven. Y no es sólo la edad, es que lo que he escuchado y leído del discurso de Nart no me ha acabado de convencer, fuera del análisis de los conflictos internacionales donde suele estar muy acertado.
Casi todas las encuestas le dan un diputado (Nart) e incluso alguna he leído que le dan dos. Personalmente lo considero una opción muy razonable para un ex votante del PP que sea moderado y esté decepcionado con la acción de este gobierno.

Algo más a la izquierda que Ciudadanos tenemos a UPyD. Hay gente que no comparte esta apreciación conmigo, pero mientras a Ciudadanos lo veo como un partido “centrista” y “social-liberal” a UPyD lo identifico más con una opción centro-izquierdista (ligeramente) y de herencia más social-demócrata o “radicalista”. Veo a UPyD más preocupado por la igualdad económica que a Ciudadanos, aunque en materia de libertades públicas no tengo tan claro quién me convence más.
UPyD tiene una cosa muy buena para estas elecciones: Tiene un muy buen candidato en mi opinión. Sosa Wagner, eurodiputado con experiencia porque lleva siéndolo desde 2009, es un hombre muy culto, que siempre habla sobre Europa y hace propuestas concretas y variadas. Tiene una propuesta casi revolucionaria, que es acabar con el consejo de Europa (la representación directa de los gobiernos de los estados) que sería algo clave para llenar de poder al parlamento europeo y, por tanto, a los representantes directos de los ciudadanos de la Unión. UPyD apuesta claramente por una Europa federal.
A pesar de que las encuestas parecen darle un bastante peor resultado en estas europeas que en unas nacionales (algo que no entiendo) creo que UPyD ha sido uno de los partidos que ha hecho una campaña más positiva. Pero hay una cosa, que comparte con Ciudadanos, que no me gusta: No sabemos a cuál de los 5 candidatos a presidir la comisión europea piensa apoyar.

Aprovecho para hacer un inciso y explicar esto. Una de las funciones del parlamento europeo será elegir al presidente de la comisión europea, cargo que ocupa actualmente el portugués Durao Barroso. Hay cinco candidatos, representantes de los cinco grandes grupos parlamentarios europeos. El Partido Popular europeo apoya a Jean-Claude Junker (Luxemburgués, conservador), el grupo socialista a Martin Schulz (Alemán, social-demócrata), la Alianza de los liberales y demócratas de Europa apoyan a Guy Verhofstadt (Belga, liberal), el Partido Verde Europeo apoya a Ska Keller (Alemana, verde) y el Partido de la Izquierda Europea aporta a Alexis Tsipras (Griego, izquierdista).
No todos los partidos o coaliciones que se presentan en España nos dicen a qué candidato van a apoyar. En algunos casos sí está claro y se conoce a quién van a apoyar pero hay otras coaliciones en las que hay miembros de familias políticas distintas y donde los distintos diputados van a apoyar partidos distintos e incluso formar parte de grupos distintos. Personalmente no me gustan mucho las candidaturas “mixtas” o que no esté claro a qué candidato se piensa apoyar.

Sigo el análisis con dos de las formaciones nuevas que han aparecido, el Partido X y el Movimiento Red del juez Elpidio Silva. El Partido X es una formación democratista y relativamente desideologizada que nace del 15-M y que se ha inspirado parcialmente en movimientos como el M5S de Beppe Grillo (aunque con obvias diferencias). Durante un tiempo pensé que darían la sorpresa pero tengo la sensación de que se han deshinchado.
Presenta como cabeza de lista al informático italo-francés Hervé Falciani, que hace años filtró una lista de evasores fiscales a las autoridades francesas y de la que se han beneficiado las haciendas de toda Europa, España incluida. Falciani aparece poco en campaña (en teoría porque está amenazado de muerte) y sus propuestas se basan mayoritariamente en la lucha contra la corrupción, que es su especialidad. Para mí el Partido X puede ser una opción para ciudadanos desideologizados pero a la vez cabreados.
El Movimiento RED de Elpidio Silva tiene como candidato, sorpresa, a Elpidio Silva. Independientemente de lo injusto que sea el juicio contra el juez Silva o las simpatías que como magistrado le pueda tener, el partido que ha organizado no es más que un cortijo personalista fabricado para colmar sus aspiraciones. Las primarias que organizaron fueron un esperpento y un fraude hecho solo para disfrazar el carácter personalista y mesiánico del movimiento.
Si Silva hubiese formado un partido con otras personalidades o se hubiese presentado como candidato a las primarias de otro partido se hubiese ganado mi respeto político, pero después de todo lo que he visto, del partido-chanchullo que ha organizado y de sus continuas y monotemáticas intervenciones para mí lo ha perdido. Quizá consiga voto de estafados por las preferentes de Caja Madrid pero poco más. En mi opinión es desaconsejable votar a este partido.
Las posibilidades de RED y del Partido X son muy escasas y en parte lo son por la aparición de Podemos, que ha acabado absorbiendo a mucho de su electorado potencial.

En una izquierda claramente definida tenemos a las otras tres fuerzas que nos quedan. La más “tradicional” de todas es Izquierda Unida, que se presenta como Izquierda Plural junto a sus socios. Su candidato es Willy Meyer, eurodiputado actual y hombre bastante bregado que lleva toda la vida en política. Su programa se basa en los derechos sociales y la lucha contra el austericidio básicamente.
Con IU siempre tengo un sentimiento ambivalente. Sus instintos me gustan y su lucha social es defendible, pero me resulta un partido dogmático. Creo que tiene un techo político que no está sabiendo romper y eso es muy decepcionante pues era la opción donde fácilmente debía descansar el voto de los castigados por esta crisis. En las encuestas, que hace poco le daban un 15%, parece caer poco a poco debido probablemente a la aparición de Podemos.
Me gusta su apuesta por Alexis Tsipras para presidente de la comisión lo que pasa que en la misma lista van los candidatos de ICV, que votarían a la verde Keller. Y no es que Keller me parezca mal, ojo, lo que pasa es que al final votas a una lista que pretende votar a dos candidatos distintos ¿Os imagináis que votáis a una lista electoral donde los candidatos pares votan a Rubalcaba de presidente y los impares a Rajoy? No es exactamente lo mismo pero en el fondo no es tan distinto.
Obviamente es una opción de voto muy razonable para quienes se sientan en planteamientos políticos parecidos, pero no es mi opción.

Otra de las coaliciones de izquierdas, ésta más “verde”, es Primavera Europea, que es la reedición del ya tradicional pacto EQUO-Compromís junto a varios partidos más, siendo el más conocido de entre ellos el aragonesista CHA. Primavera Europea digamos que es la opción de la izquierda verde española a pesar de que no todos sus miembros son oficialmente “verdes”, y el primero de ellos que no lo es sería su cabeza de lista Jordi Sebastià, de Compromís y dentro de Compromís, del Bloc Nacionalista Valencià. Además de lo verde en la coalición está la izquierda social (pero no marxista) y el nacionalismo progresista (pero no independentista).
El cabeza de lista Jordi Sebastià es un gran candidato y el segundo de la lista, Florent Marcellesi, también. Yo he votado tanto en las primarias de Compromís como en las de EQUO y a pesar de que no voté a Sebastià en sus primarias (a Marcellesi sí) reconozco que es un candidato excepcional. En un debate televisivo de hace un par de semanas entre varios partidos minoritarios (en los que estaba Ciudadanos, VOX, Podemos, RED, PACMA y Primavera Europea) creo que Sebastià fue el mejor por su naturalidad y, a la vez, su discurso relativamente moderado en frente de ciertas tendencias populistas de otros candidatos.
En mi opinión Primavera Europea ha sido, junto con UPyD, el partido que más ha hablado de Europa en esta campaña. Las propuestas han sido muchas y esta fuerza es absoluta y netamente europeísta, europeísta “insumisa” como le he oído a gente de EQUO pero europeísta claramente. Y al final es al parlamento europeo a lo que estamos votando y creo que debemos pedir que los candidatos tengan ideas, propuestas, que conozcan sus funciones y que vayan allí con entusiasmo y ganas de trabajar. Y los candidatos de Primavera Europea tienen todo esto.
Por poner un pero diría que Ska Keller, su candidata a la comisión, se ha metido en un jardín innecesario hablando sobre Cataluña y su hipotética independencia. De todas formas para mí es una muy buena opción de voto, de las mejores.

Y finalmente está Podemos, el partido de Pablo Iglesias Turrión. Lo dije el otro día y lo repito: Creo que Podemos va a ser la gran sorpresa de estas elecciones y creo que sacarán más que el diputado que les otorgan las encuestas. Ver cómo ha movilizado a la gente desde la nada es muy impactante y el grado de conocimiento de la gente sobre la candidatura también.
Podemos es probablemente la candidatura más “euroescéptica” que hay en estas elecciones (pero un euroescepticismo distinto al tradicional-derechista). En sus mítines se habla en abstracto, sin concretar propuestas para el parlamento europeo, y aunque se centra en los grandes principios de la política izquierdista tradicional el lenguaje utilizado es posmoderno y desideologizado. En principio esto me resulta algo incómodo o “vacío”, pero esta superficialidad está buscada, tiene un objetivo movilizador claro y creo que está consiguiendo claramente su objetivo.
Podemos sería, respecto a otras, una candidatura menos concreta o “positiva” cara a la función a realizar en el parlamento europeo, pero Podemos tiene algo que las demás fuerzas no tienen: Es una oportunidad perfecta para sacudir el sistema político en España. Creo que la capacidad de movilización de Podemos y el significado de su apoyo es distinto al que puede tener IU o Primavera Europea, creo que el voto a Podemos es más “transgresor” y más efectivo cara al escenario post 25-M.
Eso no quiere decir que el voto a Podemos sea “mejor” (o peor) que el de otros, simplemente es diferente. Si el objetivo por el que se vota es para alterar los cimientos del sistema salido de la transición y rechazar radicalmente la política del austericidio en España creo que Podemos es el voto adecuado. Si, en cambio, se vota pensando en el parlamento europeo y en hacer política desde allí, creo que hay fuerzas mejores. Todo depende de lo que se pretenda.

Así veo yo el escenario político en estas elecciones europeas. Opciones hay muchas y variadas y prácticamente cualquier votante puede encontrar su sitio en alguno de los partidos que he analizado aquí, saliendo así del voto tradicional PP-PSOE.

Esta vez ya no hay excusa. No hay voto útil, no hay “vacíos” políticos en ningún terreno, no puede haber voto del miedo. Los españoles debemos expresarnos con honestidad en las urnas y, sobre todo, ir a votar para sacudir un estado de las cosas que tiene que cambiar, tanto en España como en Europa. Luego no valdrán las lamentaciones.

4 comentarios:

  1. Interesantísimo y clarificador su análisis, que comparto en gran parte. Solo dfiscrepo en su crítica a lo del voto útil. Si hubiera opción a una segunda vuelta lo tendría claro: en la primera votaría lo que me pidiera el corazón y en la segunda el cerebro. Como no las hay (las segundas vueltas) intento votar desde el principio con el cerebro. Otra observación menor, puntual y tangencial: No existe ningún órgano de la Unión llamado "Consejo de Europa" (que es un órgano ajeno a la UE) sino Consejo Europeo. Por cierto, yo también votaría por su supresión: aunque formalmente no es un órgano decisorio de la UE es la que más la mangonea. Un saludo muy afectuoso desde las islas Canarias.

    ResponderEliminar
  2. Al principio del texto dices que: "Cada persona debe votar a la candidatura que considere más próxima a sus ideas y no debería preocuparse en exceso por la representatividad de la misma", cosa con la que no puedo estar más de acuerdo contigo. Pero, a continuación, sin solución de continuidad, escribes que: "me concentraré en los partidos que creo que tienen alguna posibilidad, aunque sea pequeña, de sacar un eurodiputado, que son: La izquierda Plural (IU+ICV+ANOVA..), UPyD, Ciudadanos, VOX, Primavera Europea (EQUO+Compromís+CHA..), Partido X, Podemos y Movimiento RED". A mí me parece contradictorio. Tú verás.

    Me mencionas, sin citarme, cosa que sinceramente me molesta. Yo soy ese "algún lector" - y ahora me siento minusvalorado - que te recordaba la existencia de ALTERNATIVA REPUBLICANA, que es un partido mucho más, digámoslo así, "sano" que alguno de los que analizas en este post.

    Continúas diciendo que: "Para este análisis voy a obviar al PSOE y el PP, descartados por todas las razones que he comentado en las últimas semanas, y a las coaliciones claramente nacionalistas/independentistas ya que éstas, como sabéis, no me interesan", pero luego dedicas tiempo y recursos a "Primavera Europa", formada, entre otros partidos, por: BNV (Bloque Nacionalista Valenciano), CHA (Chunta Aragonesista) y PCAS (Partido Castellano), que son nacionalistas de verdad, sin ambages, que yo he estado en alguna concentración del BNV y del PCAS, en las que había mucha, y cuando digo mucha quiero decir mucha, bandera independentista.

    Me parece muy acertado tu análisis de UPyD y de PODEMOS. Creo, como tú, que la formación de Pablo Iglesias va a obtener mucho mejor resultado del que le pronostican las encuestas. Lo veremos en breve. Salud y República.

    ¡Ah! Se me olvidaba #vota ALTER http://alternativarepublicana.es/

    ResponderEliminar
  3. Anticipaba esta entrada, Pedro. Por fin te pronuncias y ahí te quiero ver. Tu escrito me ha ayudado mucho a poner en contexto todo lo que tenía por preguntar porque probablemente pediré un voto a un partido antes del domingo. No sé todavía si lo haré, pero tu escrito me ha ayudado a poner las cosas en su sitio y organizarme.

    No quiero pronunciar todavía a qué partido voy a apoyar para estas elecciones, aunque sabes que yo sí defiendo el voto útil o mejor dicho, estratégico siendo realista.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Ahora lo tengo mucho más claro.....ya lo tenía pero ahora más, muy buen análisis Pedro. Saludos.

    ResponderEliminar