La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







martes, 3 de junio de 2014

La abdicación del rey y el futuro
















El día 02 de Junio de 2014 se ha producido la primera abdicación real de un rey en el trono en casi 150 años en nuestro país. Desde la renuncia de Amadeo de Saboya en 1873, que propició la llegada de la I república, no ha habido otro caso igual. Alfonso XII murió rey, Alfonso XIII murió en el exilio y Juan de Borbón nunca llegó a reinar. Esta abdicación, además, tiene lugar en una época donde los monarcas ancianos están decidiendo abdicar en sus sucesores más jóvenes, decisión que me parece acertada en tanto en cuanto los reyes son jefes de estado, deben ser servidores públicos y no deben permanecer en el cargo cuando sus capacidades comiencen a menguar.

Se nos ha contado que el rey había decidido abdicar a principios de 2014 y que estaba esperando el momento adecuado. Esto posiblemente es cierto y personalmente me congratula porque a principios de 2013 dije que posiblemente el rey no llegaría reinando a final de ese año y eso quiere decir que he estado bastante acertado o, si preferís, que mi error ha sido por muy poco.
Pero en cualquier caso que la abdicación del rey se haya producido una semana después del mayor golpe que se ha llevado el sistema bipartidista no puede ser casual. Desde hace tiempo personas bastante cercanas a la casa real han estado diciendo que el rey no abdicaba para no dejarle a su sucesor un país en una situación problemática que podría desgastarle a principio de su reinado. Se estaba esperando que el país saliese del hoyo económico, que la desafección por la clase política menguase y que los escándalos de la casa real se enfriasen o solucionasen.
Obviamente nada de eso ha pasado sino todo lo contrario. La desafección contra la estructura de este régimen de partidos llegó a su culmen el pasado 25 de Mayo cuando el bipartidismo consiguió menos de la mitad de los votos. Y este golpe se produjo, no lo olvidemos, en medio de una machacona propaganda de broteverdismo y de “alegría en las calles” sustentada por unos medios de comunicación de masas que, desde el “cambio” de los directores de los dos principales periódicos del país, se estaban mostrando patéticamente benévolos con el gobierno.

Abdicar en el peor momento para su sucesor solo se puede entender si se ha hecho en medio de una operación de más calado, y eso es probablemente lo que ha pasado. El cambio de monarca, una semana después del desastre electoral de los dos grandes partidos, tiene como objetivo rescatar al sistema político salido de la transición en base a aquello de “cambiarlo todo para que nada cambie”.
No creo estar equivocándome si digo que este nuevo reinado se va a iniciar con llamamientos a reformas, cambios y actualizaciones de la política y de la estructura del estado, es decir, se va a intentar pilotar una “segunda transición” liderada por un monarca joven y gestionada por dos grandes partidos sustento del régimen (PP y PSOE) que van a intentar idear una repetición de aquella época en base a pactos y nuevos consensos. La mitología de la transición se va a intentar importar a esta nueva época para que los grandes partidos y la monarquía se recarguen del apoyo popular que han perdido.
Desconozco cuál es la hoja de ruta trazada y si está claramente definida. El PSOE está descabezado y los dirigentes populares son lo suficientemente incompetentes para no poder establecer una operación de esta envergadura en una semana, esto si no es que ya estaba trazado desde hace tiempo claro. Es posible que se comiencen cambios constitucionales en esta legislatura para ser refrendados en la siguiente y que se intente hacer algo respecto al encaje de Cataluña en España. Así el PP y el PSOE recuperarían la iniciativa que ahora no tienen y que parecen perder por semanas.

Quizá previendo esta estrategia o quizá para no perder la iniciativa política, los partidos de izquierda han respondido a la abdicación pidiendo un referéndum para consultar a la ciudadanía si quiere una monarquía o una república. Según dijo Pablo Iglesias esa misma mañana (porque es Iglesias quien marca ahora a toda la izquierda el camino, ya que el resto simplemente “chupan rueda” para no quedarse atrás), solicitaban un referéndum vinculante para que la gente decidiese qué sistema quiere.
Después de una semana de elogios a Pablo Iglesias y a Podemos ahora me toca ser crítico, porque tengo la sensación que se está siendo infantilista y eso hay que evitarlo a toda costa. Pablo no puede pedir al gobierno un referéndum vinculante porque el gobierno no tiene potestad para proclamar la república de ganar la opción republicana. Ni siquiera las cortes actuales lo tienen, pues se necesitan dos cortes consecutivas para poderlo hacer, pero además ¿qué tipo de vinculación se pretende tenga el referéndum sobre el poder legislativo? Es absurdo.
Sí se podría hacer un referéndum consultivo y, de salir favorable, que eso sirviese para que las actuales cortes iniciasen un proceso de cambio constitucional en ese sentido que debería ser refrendado por otras cortes y luego por otro referéndum. Pero ese proceso no tiene especial sentido y menos con la mayoría que tienen estas cortes, a las que le quedan sobre un año de vigencia. Es intentar atajos que no llevan a ningún sitio.

Creo que aquí Podemos y los otros partidos de izquierda se han pasado de frenada. En medio de la sensación de quiebra del actual régimen de partidos (sensación potenciada por los propios palmeros de los grandes partidos que están actuando con pánico visible) se está suponiendo que es el momento de cambiarlo todo en medio de este rio revuelto. Y se equivocan, y no se debe equivocar porque fallar en los tiempos sería ruinoso para los cambios que se quieren conseguir.
A pesar de lo que creamos, a pesar de estar subidos en la cresta de la ola y pensar que se puede con todo, la realidad es que si hubiese mañana un referéndum entre la monarquía y la república probablemente lo ganaría la monarquía. Y si lo ganase la monarquía ya tendríamos monarquía para 30 o 40 años más porque sus defensores dirían que ya se votó y que ganó la monarquía. Hacer un referéndum a destiempo es enterrar la posibilidad republicana a dos generaciones vista, cuando con un poco de paciencia podemos tener una república en unos pocos años.
Y sí, lo ganaría la monarquía, porque por desprestigiada que esté ésta la ciudadanía no la hace directamente responsable de sus desventuras y por tanto tendríamos manadas de señoras mayores votando a favor de la monarquía y de ese príncipe alto y guapo que han visto en televisión y en los programas del corazón durante tantos años. Mucho cuidado, una cosa es desligarte del PP y el PSOE y otra es votar contra la monarquía, no equivoquemos las cosas.
Aquí al final entra el infantilismo que he comentado, la “patología de la izquierda” que dijo José Mujica el otro día. Volvamos a Gramsci y a su concepto hegemonía cultural. Hay que ganar la hegemonía cultural a favor de la república, hay que romper muchos mitos que llevan machacándose durante 40 años (algunos repetidos ayer) de que gracias a la monarquía tenemos democracia y de que una república en España es síntoma de inestabilidad. Esas ideas, radicalmente falsas, hay que desmontarlas en un trabajo que nos costará algún tiempo aún, porque destruir ideas que se han clavado en el subconsciente colectivo durante 40 años cuesta tiempo. A los jóvenes los tenemos ganados, pero a la gente mayor no y eso hay que hacerlo.

Además aquí hay una cosa que no podemos olvidar. La política es una cosa cambiante pero la estructura del estado está llamada a permanecer, y si queremos una república duradera o un federalismo duradero éste debe ser transversal. No podemos generar la sensación de que vamos a una “república de izquierdas”, tanto porque es un infantilismo mágico que no lleva a ningún sitio como porque situaríamos a la derecha y al centro contra la propia república  y eso no tiene sentido hacerlo.
Una república reclamada por Podemos, IU y EQUO (y las juventudes socialistas) no será exitosa, hay que entenderlo. Hay que buscar aliados en el resto del espectro político aunque sea fuera del PP y el PSOE, si no es con su adhesión entusiasta sí por lo menos con su tolerancia y aceptación. Si un partido se declara accidentalista como UPyD hay que intentar atraerlo al terreno de un referéndum y no provocarle recelos para que se sitúe contra la república como posición defensiva. Si se puede sacar una aceptación de partidos como Cuidadanos a este referéndum hay que hacerlo.
Esta semana pasada estábamos encantados porque habíamos conseguido sembrar una cuña entre “lo nuevo y lo viejo” en palabras del propio Pablo Iglesias. Nos congratulábamos porque sabíamos que gente más bien conservadora había llegado a votar a Podemos y veíamos como el eje de las etiquetas derecha-izquierda estaba comenzando a diluirse en un discurso de justicia social, igualdad y resistencia a la destrucción de nuestra sociedad. En este contexto meter una quiebra que puede debilitar el mensaje anterior sin haber ganado la hegemonía es un error absurdo e infantil.
Hay que saber priorizar, no se puede querer todo y quererlo ya pensando que es ahora o nunca. No es así. Tenemos un discurso claro, una apuesta clara por la igualdad y por la reversión de estas políticas de acaparación de rentas por las clases altas, algo que sabemos que cuenta con el apoyo de la mayoría. No metamos debates de monarquía/república por medio como eje fundamental, no entremos en cosas como la secesión de Cataluña porque eso es regalarle pólvora a los partidos del régimen que queremos combatir.

En mi opinión hay unos pasos a seguir que debemos cumplir. Mirad, yo quiero un referéndum para elegir la forma de estado pero no lo quiero ahora y no lo quiero más hoy que hace dos semanas. Soy republicano hoy como lo era en el 2000, en el 2010 y la semana pasada, nada ha cambiado. Un proceso de sucesión monárquica no cambia esto.
Dejemos claro que queremos un referéndum en el futuro, que entendemos que la ciudadanía debe decidir la forma de estado y pongámoslo como uno de los pilares del futuro constitucional español, pero no lo pidamos ya. Machaquemos con la idea, difícilmente discutible, de que los ciudadanos deben decidir entre la monarquía y la república, ganaremos la hegemonía fácilmente. Busquemos y presionemos con inteligencia y tacto para que partidos transversales o centristas acepten este planteamiento de que el país debe ser lo que sus ciudadanos quieran.
Y si tenemos tanta prisa, si nos hacemos pipí republicano encima y no nos podemos aguantar por lo menos seamos inteligentes. Antes que un referéndum que se va a perder más vale una reforma constitucional que genere caminos para que estos referéndums se puedan hacer cuando una mayoría simple del país lo solicite. Perder un referéndum ahora es validar la monarquía tres o cuatro décadas más porque recordemos que hacen falta 2/3 de dos cortes consecutivas para cambiar la forma de estado, y no creo que hayamos perdido tanto el sentido de la realidad para pensar que lo vamos a obtener fácilmente en el futuro.

A mí me parece muy bien que la gente se manifieste a favor de un referéndum para elegir la forma de estado, yo estoy de acuerdo con esto, pero referéndum YA no. El referéndum se debe hacer dentro de un proceso constituyente o de enmienda constitucional general. Se puede plantear al país que las próximas cortes inicien un proceso en este sentido y, entonces, antes de enmendar/crear los nuevos artículos de la constitución que regulen la forma del estado, hacer un referéndum. O bien, mi opción predilecta, establecer constitucionalmente los mecanismos por los que se puede pedir un referéndum en este sentido, porque así garantizaremos la república a medio plazo.
No caigamos en el infantilismo ni en el triunfalismo de pensar que estamos donde no estamos. No confundamos lo esencial, revertir esta desigualdad social creciente, con lo secundario, la forma de estado. No nos debilitemos en luchas secundarias. Después de lo ganado no caigamos en la autodrestrucción.

14 comentarios:

  1. El artículo está bien. Pero es falaz en el sentido de que no habrá ningún referendo porqué ni el PP, ni el PSOE van a permitir que eso pase. Me parece política ficción. Lo que va a pasar es que el PP y el PSOE (Y sus adláteres, los regionalistas periféricos) garantizarán el cambio de jefe de Estado y el gobierno seguirá aprobando leyes dedicadas a garantizar los beneficios a los mismos de siempre. Ni más ni menos. No hay lucha secundaria, ni autodestrucción.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bajo ese argumento, Don Pocholo, es una pérdida de tiempo plantearse absolutamente nada mientras el PP y el PSOE tengan mayoría y, hasta que no nos caiga esta del cielo de forma mágica, nos deberíamos dedicar a vivir debajo de un cocotero...

      Eliminar
  2. Un simple comentario, porque ahora no me tiempo a leerlo todo. Yo siempre pensé #MonarquiaNo pero también #ReferendumAhoraNoEsPrioritario (perdonad el uso excesivo de los hashtags). El pasado cercano me ha hecho cambiar de opinión (los últimos cinco o seis años). Ahora sí lo considero una prioridad, pero quizás no tanto una urgencia motivada por la actualidad. La actualidad que nos haga simplemente gritarlo más y no olvidarlo.

    ResponderEliminar
  3. No es una pérdida de tiempo pensar cambios y alternativas para mejorar la democracia. Lo que pasa es que para hacer cambios se tiene que dar el salto de ser un "objeto" a ser un "sujeto" político. Es decir, el PP durante toda su gestión ha seguido las directrices alemanas que coincidían con su ideario milimétricamente y no ha retrocedido en su empeño. No veo por qué ahora tendrían que escuchar a la gente, cuando la han ignorado o criminalizado durante toda la legislatura. Desde mi punto de vista, es absurdo hacer lo que hace usted, actuar como un sujeto político cuando en verdad, no somos más que mero objeto, de las políticas que el PP y las personas con influencia pactan y los primeros llevan a cabo. Es decir, no podemos hablar como si nosotros fuéramos Rajoy, cuando en verdad no pintamos nada. Pagamos el IVA y demás impuestos para financiar sus proyectos (De los privilegiados que tienen una empresa cliente de la administración, o una empresa en régimen de oligopolio) y poco más. Es decir, que afirmar: "Se puede plantear al país que las próximas cortes inicien un proceso en este sentido... " Me suena ridículo, como si nosotros pintásemos algo en esas cortes. A mi me parece surrealista. Claro, yo respeto lo que usted piensa. Pero obviamente, estoy en desacuerdo y eso he puesto de manifiesto, pienso también como ya he dicho, vuelvo a estar en desacuerdo, que no es una perdida de tiempo pensar alternativas, reformas, pero de ahí, a creerse lo que uno no es... Hay un trecho. Mi opinión es esa.

    ResponderEliminar
  4. Esta vez no estoy de acuerdo. No estoy de acuerdo porque República es, ante todo y sobre cualquier otra consideración, democracia. La democracia es, por definición, soberanía popular. Los demócratas somos republicanos, pero lo segundo es consecuencia de lo primero. Ergo, los republicanos no tenemos miedo a las urnas y aceptaremos el resultado de la consulta. Pero sí somos radicalmente demócratas y pensamos, creo que con toda la razón del mundo, que el momento adecuado para que el pueblo se pronuncie sobre qué modelo de estado quiere es justo este, cuando el monarca actual ha abdicado y se inicia el proceso de sucesión.

    España es un país que está lleno de republicanos que no quieren la República. Es paradójico y en cierta medida sospechoso, pero es lo que hay. Muchos de los que os autodefinís como "republicanos" nunca veis el momento oportuno de poner en marcha el proceso de transición; nunca toca hablar del inicio del proceso constitucional; siempre pensáis que lo mejor es no tocar nada y a ver si en el futuro, tal vez, se dieran las circunstancias coyunturales perfectas para que cambiéis de opinión. Lo que pasa es que yo no creo que vayáis a cambiar de idea, creo que nunca veréis el momento oportuno. No creo que, sinceramente, seáis republicanos. Deberiáis revisar vuestro acervo ideológico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enrique,

      Yo creo que no eres justo en la comparación que me has hecho. Yo no estoy en esa posición de quienes dicen que ahora no toca y que esto se prorrogue indefinidamente en el tiempo, yo estoy poniendo plazos, he dicho que querría que se hiciese durante la vigencia de las siguientes cortes generales. Así que no me digas eso porque estoy poniendo una hoja de ruta muy clara.
      Ahora, si en las siguientes cortes generales vemos que el país no quiere una república de forma clara entonces es tontería convocarlo. En ese caso es mejor que nos centremos en relajar los requisitos constitucionales para poder aspirar a un referéndum en unos años en condiciones mucho mejores.

      Y no es que tenga miedo a perder o que me importe que gane la monarquía (que no me importa), es que conozco como están funcionando los partidos monárquicos y sé que una legitimación de Felipe VI ahora mismo puede durar 40 años. Porque de aquí 15 años pediremos otro referendum y entonces nos dirán que ya se votó y lo vetarán.
      Por eso hay que ser inteligente, no podemos lanzarnos los cohetes sobre nuestra propia cabeza. He propuesto una estrategia que me parece transparentemente legal y que, además, es la que más posibilidades de éxito tiene a medio plazo. Estarás de acuerdo o no con los ánimos del país, te parecerá por aluna razón que yo no entiendo que antes de la sucesión debe haber un referendum y no 6 meses después o 4 años más tarde, pero no me puedes decir que estoy siendo falsamente republicano porque, con todo el cariño te lo digo, no permito que me den carnets de nada por subjetívisimos criterios personales.

      Saludos,

      Eliminar
    2. Nada más lejos de mi intención que "repartir carnets" de republicanos. Pero sí creo que puedo dar mi opinión. Y sigo pensando lo mismo. No creo que seas "falso republicano" sino que, simplemente, no eres republicano. Y no pasa ná, pero que sepas que serlo, eres (José Mota, dixit) :))

      Eliminar
  5. Acabo de publicar mi post sobre el tema y coincidimos bastante, pienso más o menos lo mismo. Hasta coincidimos en lo del príncipe alto y guapo y la prensa de corazón. (que creo que es a los únicos que incumben)
    Lo único es que no creo que sean las elecciones lo que hizo abdicar al rey. Parece ser que ya tenía la decisión tomada desde Enero, al menos según la versión oficial.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. A todos los jóvenes no le tenéis ganados, Pedro. Ese es uno de los grandes mitos de la izquierda - yo soy joven y absolutamente monárquico, así como muchos otros que conozco. Quizá en la izquierda es así pero no así entre otras formaciones.

    En segundo lugar, no voy a repetir aquí mi postura a favor de la monarquia poqrue ya es conocida y me alegro comprobar que no solamente los "dos grandes partidos" están a favor sino hasta Ciudadanos. Únicamente es la izquierda más radical y ramplona la que está diametralmente opuesta a esto y quiere forzar un referéndum improcedente, que sería ilegal. Por eso en este tema comparto, obviamente, tu valoración y me alegro que tengas la valentía para decírselo a tus correligionarios.

    Y por cierto, para que luego no digas que soy egoista, o que este tema es sentimental para mí, lo cierto es que pensé exáctamente lo mismo que tú. Para un monárquico com yo, ¡¡claro que lo ideal sería un referéndum mañana mismo! Porque todavía contamos, gracias a Dios, con una gran mayoría monárquica a favor de mantener la institución por el bien de todos.

    Tú lo dices:

    "Y sí, lo ganaría la monarquía, porque por desprestigiada que esté ésta la ciudadanía no la hace directamente responsable de sus desventuras y por tanto tendríamos manadas de señoras mayores votando a favor de la monarquía y de ese príncipe alto y guapo que han visto en televisión y en los programas del corazón durante tantos años".

    Ahora bien, a mí de hecho me gusta más Felipe precisamente por eso - da mejor imagen que el padre y me ha gustado el "marketing". Espero que funcione. Pero a lo que iba - si yo fuera egoista, tambien estaría abogando por un referéndum porque mi postura saldría beneficiada, pero yo defiendo lo correcto, que no es siempre lo que me gusta

    Y resumiendo, no tenéis muchos aliados en esto.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y, si lo tenéis ganado ¿Por qué tanto miedo a celebrar el referéndum? Os daría otro medio siglo de paz y felicidad monárquica ¿Por qué tanto miedo a las urnas? Los republicanos no tenemos ningún miedo a las urnas, que hablen y digan lo que el pueblo español quiere.

      Eliminar
  7. Enrique: Miedo ninguno, señor. Ninguno. Al menos, yo. Ahoora, tampoco le voy a negar que haya gente asustadiza con esto pero un referéndum sería genial ahora prque ganaríia la monarquía. No lo defiendo porque es improcedente ahora además de ilegal. Pero s se iniciaran los cambios legales ahora mismo para celebrarlo, no tendría problema alguno en celebrarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo más curioso, y tal vez preocupante, al menos desde mi punto de vista, es que las mayores resistencias al referéndum no vienen de los sectores monárquicos, por supuesto contrarios a tal cosa, sino de las propias filas republicanas, plagadas de personas que tienen mucho miedo a la democracia y que argumentan lo mismo que argumentaron en 1931 para tratar de evitar que votaran las mujeres.

      Eliminar
  8. Gracias

    Asunto: Casting del Palacio de La Zarzuela: ¿quieres ser el nuevo Rey o Reina de España?

    Casa de Su Majestad el Rey de España. Madrid, a 4 de junio de 2014

    Estimados ciudadanos, os hemos escuchado

    Dos días después del anuncio de abdicación de S.M. el Rey Don Juan Carlos os comunicamos que sabemos que queréis que os preguntemos sobre el futuro rumbo de este país nuestro, y en concreto de la jefatura de Estado de este lugar llamado España.

    Por no desestabilizar el país, pensamos que será mejor dejar para un poco más adelante el referéndum sobre monarquía sí o no (con las alternativas de república, dictadura, anarquía, etc.).

    Ahora mismo creemos que es mejor seguir con la monarquía. Pero como queremos ser más democráticos, y reconociendo los recientes abusos de nuestra Real Familia y otras fuerzas vivas relacionadas, abrimos una selección de personal.

    Si quieres ser el nuevo Rey o la nueva Reina de España mándamos tu CV. Puedes ver las diferentes formas de contacto en http://www.casareal.es/ES/OrganizacionPresupuesto/Paginas/organizacion-y-presupuesto_contacto.aspx

    No pedimos nada en particular. Cualquier ciudadano tiene el derecho para ser Jefe del Estado. Y capacidad para ello, ya que disponemos del apoyo de un gran equipo de profesionales a nuestro servicio en La Zarzuela y muchos más sitios importantes.

    Para corregir el rumbo de la Nave, y respondiendo al clamor popular, a partir de ahora vamos a dar el detalle de absolutamente todos los gastos de esta Casa Real. Y vamos a reducirlos drásticamente. A fin de este 2014 serán la mitad que ahora mismo, y para final de 2018 nos obligamos a dejarlos en la quinta parte que en la actualidad, para que así sigan en adelante (actualizados según el IPC).

    Por lo tanto, el Rey o Reina dispondrá de unas dietas mucho más austeras que en la actualidad para su tiempo libre. Se espera que lleve una vida más humilde, en línea con la de la mayoría de los españoles. Y, recuerden, no es fácil representar a un país. Aunque se van a reducir los actos oficiales, en línea con lo dicho, hay que estar al frente de la Nación a las duras y a a las maduras.

    Deseamos buena suerte a todos los aspirantes y, sobre todo, a quien resulte elegido

    ¡Viva España!

    Nota: este mensaje es ficticio, acaba de ser inventado por un particular. No es autoría de la Casa Real de España, pero sí que estaría bien que publicaran e hicieran algo en esta línea. Se publica por un buen deseo para la marcha de este país. ¡Ánimo!

    Fuente: http://www.foroswebgratis.com/tema-asting_del_palacio_de_la_zarzuela_%C2%BFquieres_ser_el_nuevo_rey_o_reina_de_espa%C3%B1a-374-3361426.htm

    ResponderEliminar
  9. yo tengo la impresión de que tanto Podemos como IU reclaman un referendum YA, sabiendo que no lo van a conseguir. Lo reclaman ya, teniendo muy claro lo alérgicos que son en el PP y el PSOE a la democracia, a que el pueblo decida. ¿Por qué? Pues primero, para seguir dejando claro donde se situa el PSOE . Pero también, con el objetivo de que vaya calando en la sociedad esa posibilidad de realizar un referendum, de que todos decidamos como queremos que sea nuestro sistema de gobierno.
    Vamos, que se nos vaya quitando de la cabeza esa idea que han conseguido meternos de que la democracia es unicamente votar cada 4 años a nuestros representantes, para que hagan lo que les de la gana durante 4 años, y que si no nos gusta, que votemos a 'los otros' (que en el fondo quieren quedar con los mismos, y no es el pueblo), para que estos 'otros' hagan lo que les de la gana durante 4 años.

    Vamos, que creo que están en la línea de lo que tú comentas más arriba (de machacar con la idea para que cuaje), sabedores de que no se va a conseguir ahora un referendum. Pedir ahora, para conseguirlo más adelante

    ResponderEliminar