La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







lunes, 25 de agosto de 2014

Sosa Wagner y la posible coalición UPyD-Ciudadanos















Estoy todavía sorprendido y hasta cierto punto confuso con el terremoto que ha causado en UPyD las palabras de su eurodiputado y cabeza de lista Francisco Sosa Wagner sobre una posible candidatura conjunta de UPyD con Ciudadanos. Veo demasiada susceptibilidad, demasiada reacción desmesurada, demasiados instintos nada sanos por parte de miembros de UPyD que me hacen pensar que aquí hay algo más, quizá personal, que desconozco.

Todo empezó con un artículo de Sosa Wagner en El Mundo, en el que decía varias cosas certeras en mi opinión. En él acepta que el resultado de UPyD en las elecciones europeas fue un “pequeño varapalo”, algo que ningún miembro de UPyD, que yo sepa, se ha atrevido a decir hasta ahora. También habla de Podemos y de cómo ha supuesto un terremoto que ha alterado el tablero político. Habla bien de Ciudadanos, lo define como competidor en el mismo espacio que UPyD y reconoce que hay muchos puntos de encuentro entre ellos. Finalmente pide que UPyD y Ciudadanos exploren la posibilidad de ir juntos a las elecciones en una especie de bloque “constitucionalista renovado” que estaría entre el bipartidismo y aquellos partidos que buscan el futuro “extramuros de la constitución” (IU y Podemos).
Pero quizá lo más “duro” que dijo Sosa Wagner fue esto: "UPyD debería librarse de las prácticas autoritarias que anidan en su seno, prácticas que desembocan en la expulsión constante de afiliados o en su sepultura en vida cuando deciden permanecer en sus filas acogidos a un ominoso silencio". 

Este artículo de Sosa fue respondido en otro artículo de prensa por la diputada Irene Lozano en lo que fue una obvia desproporción. El él la diputada acusa a Sosa de “mezquindad”, le dice que ha guardado silencio hasta ahora y le pregunta que si le parecía que UPyD era un partido autoritario por qué se había presentado bajo sus siglas. Lozano insinúa que Sosa ha hecho estas declaraciones ahora y no antes porque ya tiene su “plan quinquenal”, es decir, el puesto de eurodiputado asegurado por 5 años.
Irene entra bastante en el campo personal y “recuerda” a Sosa-Wagner que no le conocían “ni el 12% de los encuestados”, planteando además que si el resultado de UPyD no fue muy bueno en las europeas igual fue por responsabilidad del cabeza de lista. Después le ataca por haber votado a favor del nombramiento de Jean-Claude Junker como presidente de la comisión europea contra el criterio del partido (Fernando Maura que vaya poniendo las barbas a remojar) y finalmente acaba así : "Al final, suele suceder que mientras uno debate cómo mejor actuar para lograr esa sociedad, va mostrando su propia naturaleza, a veces con un simple acto o una sola frase. Me alegro de conocerte un poco mejor. Perdona que no me levante". *

Este es más o menos el resumen de la reyerta que han tenido los miembros de UPyD en público. Ha habido más: Rosa Díez calificando el artículo como “inaceptable”, ataques de otros dirigentes de UPyD, improperios por twitter, etc. Pero creo que los dos artículos sirven para centrar el debate.
Tengo dudas de qué es lo que ha molestado más a la dirección de UPyD del artículo de Sosa, si ha sido la acusación de ejercer “prácticas autoritarias” (que sería lo previsible) o si ha sido la propuesta del pacto con Ciudadanos. A todo esto creo que en Ciudadanos están encantados con la idea aunque que yo sepa no se han pronunciado, y eso que tengo la sensación de que el más perjudicado por este pacto sería el propio Ciudadanos en Cataluña.
UPyD debería mirarse seriamente este tipo de reacciones extemporáneas. Para defenderte de una acusación de autoritarismo no parece que lo más inteligente sea mandar una carta pública al acusador poniéndolo de vuelta y media y acusándolo prácticamente de desviacionista y enemigo de las esencias del partido. La sensación que da esto es de purga soviética, de aparato velando por la pureza ideológica de sus miembros cuando precisamente eso es lo que se quiere negar.
La cuestión aquí es que Sosa no es el primero (aunque sí el más relevante) que acusa a la dirección de UPyD de prácticas autoritarias. Hay multitud de personas que han sido expulsadas o se han ido de UPyD en los últimos años y que han contado sus experiencias dentro del partido calificándolas en los mismos términos. Yo nunca he dado demasiado pábulo a estas historias porque en política nunca sabes cuando uno ha sido realmente maltratado dentro de un partido o cuando ese tío es un trepa que al ver que no le dan un carguito sale del partido echando pestes, pero la cuestión es que creo que las acusaciones ya son demasiado continuas para no tomarlas en serio.

En mi opinión, y ya lo he dicho algunas veces, UPyD es un partido obsesivo-compulsivo. Yo no sé si es quizá el ascendente vasco de este partido, el hecho de haber sido creado por personas que han estado amenazadas por el terrorismo durante largos años y que han desarrollado una personalidad suspicaz y defensiva, pero la cuestión es que UPyD tiene obsesiones políticas y desquicios absurdos.
Por ejemplo, se puede estar en contra del nacionalismo (postura que comparto) pero no se puede estar todo el día obsesionado con las CCAA, con los partidos nacionalistas, intentando “castigar” al enemigo y provocando absurdamente la reacción de los nacionalistas. Otra de las obsesiones de UPyD, esta la más nueva, es con Podemos, al que están atacando todo el día por cualquier cosa que hace o que no hace, que dice o que no dice, acusándolos de perversidades a las que ni el propio PP se atreve.
En esta obsesión contra Podemos pongo un ejemplo: Hace unos días los eurodiputados de Podemos organizaron una reunión de eurodiputados españoles para mandar una carta a Mariano Rajoy y al CGPJ pidiéndoles que se paralizasen los desahucios en marcha a causa de una sentencia del tribunal de justicia de la UE sobre la ley hipotecaria española. A esta reunión no asistieron el PP (por motivos obvios) ni UPyD ni Ciudadanos, éste último por motivos de agenda según dijeron, aunque los dos eurodiputados de Ciudadanos acabaron firmando la carta junto con el resto de grupos. UPyD se negó a firmarla y, además, comenzó una campaña para “explicar” más o menos que aquí los únicos que hacían algo contra los desahucios eran ellos y que todos los demás eran populistas y cuentistas.
Obviamente la iniciativa de Podemos tenía su parte propagandística y estaba basada en su intención de tomar la iniciativa política. Al resto de grupos quizá no les gustó que Podemos capitalizase propagandísticamente el asunto pero entendieron que era mejor sumarse a la iniciativa que situarse en contra, aunque fuese por puro pragmatismo. Pero UPyD es de los de “al enemigo ni agua” y se niegan a votar a favor de cosas de las que aparentemente están a favor para no “mezclarse” con sus imaginarios enemigos. Esta actitud me cabrea muchísimo, es elitista y sectaria, y creo que es una de las explicaciones por las que UPyD parece estar decayendo poco a poco.
Por cierto, me gustaría saber qué opina Sosa Wagner de que UPyD no firmase estas cartas...

En cualquier caso vamos al fondo de la cuestión. Sosa Wagner ha defendido un pacto con Ciudadanos y yo creo que tiene toda la razón del mundo en su análisis. UPyD tiene ahora mismo tres problemas que no existían cuando las encuestas, hace algo más de un año, le daban sobre un 10%, tres problemas que creo que llevarían ahora a UPyD a volver a la situación de 2011 y a quedarse como un partido residual.
El primero y más importante de estos problemas es Podemos, como bien indica Wagner en su artículo. Podemos supone un terremoto para todos los partidos y sobre todo para el PSOE y para los partidos que compiten con él por la bandera de la “regeneración”. Podemos prácticamente ha anulado a EQUO y ha “abortado” a iniciativas como el Partido X o RED, ahora mismo probablemente ya ha absorbido todo el crecimiento potencial de IU y también absorbe votantes de partidos como UPyD. Pero el problema, más que absorba votantes, es que Podemos crea una nueva dualidad política (la “gente” contra “la casta”) que descoloca al resto de partidos y hace que los votantes se recoloquen.
El segundo de los problemas es Pedro Sánchez. El PSOE tiene muy malas expectativas políticas pero el perfil de Sánchez, un social-liberal del estilo Tony Blair o Mateo Renzi, es exactamente lo que muchos de los votantes de UPyD están buscando en un político: Joven, con ganas de reformas y moderado. El PSOE claramente se ha ido hacia el centro a buscar los votos y a pesar de que probablemente pierda gran parte de su electorado de izquierda va a hacer daño a un partido como UPyD, pues se le solapa en su espacio político.
Y el tercer problema es Ciudadanos. Ciudadanos es un partido con una dialéctica mucho más “amable” que UPyD, con un líder más joven y mucho mejor comunicacionalmente, que potencialmente puede atraer a todo el centrismo que, habiendo roto con el PP y el PSOE, estaba votando a UPyD como mal menor. Ahora esa gente no tiene por qué votar a UPyD y la tendencia, como se vio en las europeas, es que Ciudadanos absorba voto que en 2012 o 2013 hubiese ido a UPyD.

En este contexto si UPyD se presenta solo a las próximas elecciones probablemente se estrelle. Cada elección tiene su idiosincrasia pero fuera de Madrid, Valencia y quizá su entrada en Andalucía, poco margen le veo en otros sitios. A nivel nacional puede quedar absolutamente descuadrado y si Ciudadanos se presenta en todo el territorio pueden acabar anulándose una fuerza con la otra.
Este país ha superado el bipartidismo PP-PSOE pero no está nada claro que vayamos a un multipartidismo. Por nuestro sistema electoral y por el auge de Podemos parece que nos deslizamos hacia un tripartidismo con PP, PSOE y Podemos y en ese contexto partidos como IU, UPyD o Ciudadanos van a ser residuales y nada relevantes.
La única opción para estos partidos en este contexto es aunar fuerzas, y la fuerza con la que más naturalmente se puede aliar UPyD es con Ciudadanos (asumiendo que no se van a unir con el PSOE). Sosa Wagner, que es viejo zorro y ve venir el retroceso de UPyD, entiende que eso situaría a esa coalición con posibilidades de ser una cuarta fuerza relevante, como ese polo “constitucional renovado” que se situaría entre un bipartidismo acabado y una alternativa de izquierdas que provoca recelos en mucha gente moderada.

El problema que veo yo es que UPyD no está por la labor, y no lo está por su obsesión por la “pureza” no sé si ideológica pero por lo menos sí de siglas. Mezclarse con Ciudadanos les resulta traicionarse, disolverse en un magma contaminado y tener que hacer cesiones cuando ellos están situados ya en su verdad. Y esto, claramente, es una posición sectaria.
A veces parece que en UPyD disfrutan siendo un partido pequeño que representa una minoría. Pero UPyD no es una secta ni un lobby ni una logia masónica, UPyD es un partido y debe ser consciente que su función es llegar a las instituciones y gobernar. Y para eso hay que adaptarse a las circunstancias, hacer estrategias y no conformarse con tener una decena de diputados a ver si suena la flauta y pueden condicionar el gobierno de turno. Veo dirigentes que no quieren adaptarse a la sociedad sino que la sociedad se adapte a ellos y que se frustran con su propia pequeñez cuando realmente son incapaces de hacer nada para superarla.
Lo que veo en UPyD ya se ha visto muchas veces en la izquierda, en tantos y tantos partidos de izquierda que estaban encantados de conocerse y de representar la pureza ideológica, que les gustaba tanto montar sus reuniones con 50 personas para discutir sobre lo acertados que estaban ellos y lo equivocados que estaban los demás fuera de esos muros que, al final, acababan muriendo por inanición. UPyD lleva el mismo camino, contra todo, contra todos, esperando que mágicamente la sociedad sea iluminada y entienda que su opción es la adecuada.

Conozco que UPyD se está comportando de forma mucho más “limpia” que Ciudadanos. Por lo que he podido conocer UPyD se cuida de los trepas y de los que quieren entrar en el partido para medrar mientras que Ciudadanos acepta a todo el mundo, incluso a sujetos de cuestionable procedencia y moral. También es cierto que las propuestas de UPyD son mucho más concretas y generalmente mejores que las ambigüedades de Ciudadanos.
Pero es que ahora se trata de adaptarse al entorno y de sobrevivir. Y presentándose solo UPyD no sobrevivirá. Y en estas circunstancias hay que elegir ¿qué quiero, desaparecer en medio de mi pureza? ¿O ser la parte mayor de una coalición menos pura pero que puede tener opciones a condicionar la política española?
No es UPyD el único partido que ha estado o está en estas circunstancias. En EQUO está más o menos asumido que, en este contexto, no van a poder presentarse solos y lo que van a intentar es buscar alguna alianza con partidos afines que les pueda dar influencia, de hecho ya lo están iniciando a nivel municipal. Esto también lo entendió el Bloc Nacionalista Valencià hace años o los propios partidos que forman IU. Esta es la realidad de nuestro sistema electoral y ahora es la realidad de nuestro escenario político una vez Podemos ha entrado en escena. Quien no lo entienda está condenado al fracaso.

Yo tengo amigos y conocidos en UPyD Valencia y tengo muy buena opinión de ellos. Son gente decente, honrada y comprometida. Deseo que lleguen lejos y que puedan aportar mucho a la política valenciana. Pero no se trata de eso, de ser bueno u honrado o tener buenas ideas, la política es una selva donde la desigualdad de oportunidades es manifiesta y donde hay que adaptarse a las circunstancias so pena de muerte.
Creo que España necesita un espacio político progresista, moderado, regeneracionista y enemigo de todo nacionalismo. Ese espacio existe socialmente y debe estar representado auténtica y nítidamente, y no secuestrado por el PP y el PSOE como está ahora. Y la única manera de que ese espacio emerja en estas circunstancias es que UPyD y Ciudadanos unan fuerzas.


Irene Lozano ha querido rectificar vía twitter y ha dicho que a su carta le sobraba “algún adjetivo acalorado que la hacía parecer una ofensa personal”. Rectificar es de sabios y en este caso me ha alegrado mucho que lo haya hecho porque tengo una excelente opinión de Irene Lozano y de su trabajo.

8 comentarios:

  1. En general, estoy muy de acuerdo con lo que dices.

    En el tema de la famosa carta de los eurodiputados de Podemos es donde tengo que darle la razón a UPyD. Hasta donde yo se, lo "único" que dijo el TJUE fue que si existían clausulas abusivas y se denunciaban, el deshaucio debería poder paralizarse cautelarmente hasta que se resuelva, cosa que no era posible con la ley en la mano. Esa carta es inutil porque:
    - que yo sepa, se refiere a TODOS los deshaucios, cuando sólo los que tienen clausulas abusivas denunciadas estarían afectados.
    - con esa sentencia del TJUE, los jueces ya pueden paralizar los desahucios, sin necesidad de cambio legislativo en España
    - Ni el Gobierno ni el CGPJ le pueden decir a los jueces que hagan algo que no está en la ley. El gobierno/parlamento tiene que hacer una modificación de la ley actual para que cuadre perfectamente con la normativa europea, pero no es necesario a corto plazo porque os jueces ya se pueden acoger a aquella.

    http://hayderecho.com/2013/03/14/la-sentencia-del-tjue-sobre-la-legalidad-del-procedimiento-de-ejecucion-hipotecaria-espanol/

    En definitiva, se trata de intentar llegar a algo que no ha dicho el TJUE, fuera de cauces y de forma innecesaria. En este caso a mi me parece perfecto que UPyD no se sumara al paripé. Y eso es algo que debe hacerse llegar a la población, que los procesos parlamentarios y legislativos están para algo y que no es bueno saltárselos a golpe de titular.


    En un tema distinto, hay que mencionar que UPyD, como partido relativamente nuevo, ha tenido en el pasado sus buenas dosis de "paracaidistas" dispuestos a utilizar las siglas para sus propios fines. Eso es algo que C's ha cuidado menos y que Podemos, por ejemplo, no había cuidado en absoluto hasa tiempos recientes con tal de crecer (en principio, bastaba con crear una página en Facebook para formar un circulo). Sólo ahora que comienza a tomar la forma de un partido político más o menos al uso se empiezan a preocupar por este fenómeno, que no nos engañemos es MUY negativo para un partido, y más para uno de corte regeneracionista.

    Desde este punto de vista, supongo que está justificada una certa paranoia institucional y la búsqueda de una cierta pureza ideológica. Pero claro, hay que saber distinguir entre quien disiente para perseguir sus propios fines y quienes tienen honestamente una opinión distinta dentro del mismo esquema compartido de valores y objetivos. Es un equilibrio delicado y que en ocasiones da la impresión de que al menos parte de la cúpula de UPyD no ha sabido balancear adecuadamente.

    Uno está más o menos acostumbrado a las salidas de tono de Gorriarán, o a las ocasionales de la propia Rosa Diez. En este caso me sorprendió sobremanera la reacción furibunda, viscera de Irene Lozano, que suele ser bastante más comedida.

    También hay que comentar que tras la reacción inicial hubo una segunda hornada de posts "oficiales" mucho más acertados en mi opinión, en los que se daban argumentos en contra del acercamiento a C's (presencia de imputados, estar compuesto de muchos pequeños partidos localistas fuera de Cataluña, etc) sin entrar en descalificaciones hacia nadie, ni el rodillo de "eso ya se habño en el 2º Congreso y no se va a volver a tocar". También hubo una campaña, que se me antoja coordinada, de numerosos integrantes y simpatizantes de UPyD en Twitter huyendo de controversias y destacando las cosas buenas que ha hecho UPyD en varios frentes con el hashtag #EstoesUPyD. En resumen, alguien si ha tomado buena nota en el departamento de comunicación de lo que estaba pasando y de cual era la mejor forma de responder, pero por desgracia no parecen haber sido los primeros espadas de la política nacional de UPyD, y eso es algo que se tienen que hacer mirar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Demóstenes,

      Respecto al tema de Podemos y la carta de los eurodiputados. Hasta donde yo recuerdo la carta tenía como objetivo pedir la paralización de los desahucios a causa de la pronunciación del tribunal europeo, que señalaba efectivamente a la ley hipotecaria española. Como parece obvio esta ley debe ser reformada y la carta pedía que se paralizasen todos los desahucios hasta que eso se hiciese, algo que sí se puede legislar desde el gobierno (se podría hacer una moratoria) y que en cualquier caso también tendría sentido enviar esa carta a Rajoy en su calidad de presidente del PP.

      Que lo hecho por Podemos es parte de una estrategia política es cierto, igual de cierto que todos los partidos excepto el PP están de acuerdo con modificar la actual ley hipotecaria. Todos los partidos, entre ellos partidos que no son de izquierdas como CiU, PNV o Ciudadanos, entendieron que esa carta debía ser firmada, bien porque creían en su contenido bien porque ante el órdago de Podemos prefirieron estar dentro que fuera por puro pragmatismo político, por estas cosas que hacen los partidos para no tener mala prensa o para no dejar que otros se lleven todo el mérito y que forman parte de la comunicación política.
      UPyD no lo hizo. Si tan grave era la demagogia de esas cartas podían haber asistido a la reunión, haber pedido que se cambiase el contenido de las misivas y/o haber firmado una de ellas o haber aceptado una parte, pero ni fueron a la reunión ni firmaron las cartas ni pidieron nada, e insisto fueron los únicos (no cuento al partido del gobierno por motivos obvios).
      Los motivos para haber hecho eso no son técnicos, no son ideológicos ni son procedimentales. No fueron a esa reunión por la misma razón que no aceptaron convenir con los demás cambiar la ley Wert cuando cambie el gobierno, o por lo que no han votado a favor declaraciones en el congreso con las que hipotéticamente deberían estar a favor: Porque ellos no se mezclan con los demás, no permiten compartir méritos o iniciativas con nadie ni hacen nada que pueda beneficiar mínimamente a cualquier fuerza política que no sea ellos. En este caso, además, estaba el "odio" autogenerado hacia Podemos, al que estuvieron arreando a diestra y siniestra desde el 26-M, actitud sobre la que algún miembro de UPyD me ha llegado a decir que siente "vergüenza".
      UPyD siempre tiene una excusa para desmarcarse de todo, siempre hay un pero, una coma, alguien en las reuniones con quien son incompatibles, algún procedimiento que no han hecho bien (los demás), y al final siempre van por libre. Y no te equivoques, la razón fundamental es este "elitismo" o "sectarismo" que he criticado en el texto.

      Respecto al resto más o menos comparto lo que dices pero quiero matizar algunas cosa.
      Yo conozco a la gente de Podemos en Valencia y ellos mismos me han dicho que hay mucha gente del PSOE y de otros partidos que está pululando por ahí par averiguar si se van a poder colocar en las listas electorales. A esa gente, por lo que me cuentan, ya se han encargado de explicarles como van a funcionar las cosas y parece ser que entonces ya no les interesa. Esto es lo que me cuentan desde el círculo de Valencia, no puedo hablar de más círculos porque no los conozco, aunque se me ha dicho que a Podemos Xàtiva se ha acercado gente por el estilo (esto me lo ha dicho gente de Compromís).
      Al final este movimiento está siendo habitual, el de gente que sale de los grandes partidos y va hacia los pequeños a ver si "pillan cacho". La gente de UPyD también me lo ha contado y de otros partidos.

      Para acabar, siendo cierto que ciudadanos está actuando con proselitismo desmesurado lo importante al final es que los mecanismos de democracia interna y de control de los cargos públicos y contra la corrupción funcionen.

      Saludos,

      Eliminar
    2. Pedro,

      Es que como te decía, la sentencia no hablaba de todos los desahucios, sólo de algunos. Desde ahí el contenido de la carta es falaz, porque pide algo que no está justificado por la sentencia.

      Aparte de eso, una carta al gobierno, aunque venga de eurodiputados, no tiene el menor poder. No es el cauce adecuado, mientras que el parlamento sí lo es. Segunda falacia.

      Y por último, como te decía también, no es urgente puesto que los jueces ya deben acogerse a la normativa europea clarificada por la sentencia del TJUE sin necesidad a esperar a que se transcriba sobre la ley española.

      En resumen, esa carta no es más que propaganda inútil a mayor gloria de Pablo Iglesias. No se trata de ser de izquierdas ni de derechas, sino d hacer las cosas bien o mal (y UPyD ha presentado varias propuestas para la reforma de la ley hipotecaria).

      Con lo de la ley Wert pasa lo mismo, y tienen más razón que un santo: no se acuerda con nadie ir contra algo, se acuerda qué es lo que quieres poner en su lugar. ¿que haces, derogas la ley Wert y dejas... que? la ley socialista anterior? Pues que quede claro, porque me da que no todos los que firmaron ese acuerdo quedarían contentos con ella (y desde luego UPyD presento su propia enmienda a la totalidad a la ley Wert).

      Por todo ello, disiento: esas cosas no son por motivos ideológicos, pero en esos casos concretos,creo firmemente que no se trata de sectarismo. Es porque técnica y formalmente no tienen sentido, desde luego no son cosas menores ni pequeños fallos burocráticos. Lo contrario es buscar el titular fácil y vacío de contenido.

      En el fondo, las actitud de otros partidos con este tipo de "performances" vistosas pero inconsecuentes no deja de ser tratar a los votantes por tontos. Claro que quizá nos lo merecemos a veces.

      Por cierto, el sectarismo va a veces en dirección contraria. Recuerdo un caso, hace unos meses, en el que UPyD presentó una moción, y acordó con el PP una pequeña modificación. La modificación hacía que estuviera mejor redactado, pero no cambiaba la esencia de la moción. CiU hizo algo que según el reglamento del Congreso hacía que sólo se pudiese votar la versión inicial de UPyD, sin las modificaciones (mayormente estilísticas) acordadas con PP. Como ya no era su versión retocada, el PP votó en contra, con lo que la moción de UPyD no salió... para que unas semanas más tarde el PP presentara su propio texto y saliera, como no, aprobado. En fin...

      Eliminar
    3. Bueno, tampoco voy a insistir en este punto porque al final el tema de la carta de los eurodiputados era un ejemplo en el texto y una cuestión menor en su tesis, no obstante sigo sin estar de acuerdo (aunque hablase de algunos desahucios hablaba de la ley hipotecaria y no veo por qué no se puede, aprovechando la sentencia, pedir la paralización de todos los desahucios hasta la aprobación de una nueva ley. Me parece algo propio de la iniciativa política y que es razonable) y te quiero explicar por qué, ya que creo que hay algo que debía haber contado.

      Mira, cada vez que UPyD hace uno de estos desmarques (y es una cosa frecuente, tan sólo he sacado los ejemplos que me han venido a la cabeza rápidamente) normalmente uno se entera por la prensa. Cuando pasa lo primero que hago es investigar y ver por qué UPyD se niega a hacer algo con lo que están en teoría de acuerdo.
      Normalmente mi tendencia es aceptar la explicación o, por lo menos, no darle excesiva importancia al hecho. Y creo que en parte lo hago por tendencia a defender al atacado de forma demagógica en los titulares de prensa (este tipo de cosas provoca pomposos titulares contra UPyD en la prensa online de izquierdas que no son serios), un poco lo que me pasa con Podemos últimamente en el sentido contrario.

      Pero al final uno se cansa con que la propia UPyD te tome el pelo con sus explicaciones. Cuando uno quiere oponerse a una iniciativa parlamentaria siempre puede encontrar un matiz, un motivo técnico o uno político para hacerlo, pero cuando lees las justificaciones éstas suelen ser forzadas y al final, ante la insistencia en la técnica, sólo puedes concluir que se hace por estrategia política.
      Las excusas son variadas: Puede ser una cuestión técnica, puede ser que el otro partido se ha negado previamente a votar algo de UPyD, puede ser que no se les haya consultado (algo de esto pasó con las privatizaciones en la Comunidad de Madrid), o que haya en el pacto partidos "incompatibles" con ellos como ERC o Amaiur, o también que sea una estrategia propagandística de los partidos (la carta de los eurodiputados o lo de la declaración del 18 de julio como día de las víctimas del franquismo). Siempre hay algo, con justificaciones razonables o débiles, con algo de sentido o por puro purismo, que puede justificar el comportarse sectariamente, que es lo que hacen.

      En el caso de la carta de los eurodiputados yo, si hubiese sido UPyD, o la hubiese firmado o por lo menos hubiese ido a la reunión a hacer un poco el paripé y a intentar mover el asunto a mi favor. O sea, o es un error de fondo o es un error de forma, pero es un error.
      Y lo peor aquí fueron las justificaciones. Al explicar el por qué hicieron una débil justificación (que no justificaba su automarginación en cualquier caso más allá de la firma o no), se pusieron a explicar que aquí los únicos que hacían cosas eran ellos y finalmente dedicaron el 90% del tiempo a arrearle a Podemos como si no hubiese mañana. Y eso, amigo Demóstenes, es una actitud obsesiva y sectaria.

      Por supuesto que el resto de partidos hacen lo mismo de vez en cuando, pero ninguno se comporta con el sectarismo y el elitismo de UPyD, que parecen los Amish del congreso.
      Es muy posible que otros partidos tomen a los votantes por tontos haciendo paripés propagandisticos. Pero intentar colar que te opones a todo siempre por cuestiones técnicas cuando obviamente no es así, me parece que es una tomadura de pelo de un nivel similar.

      Saludos,

      Eliminar
    4. Antes de nada, un comentario: cuidado, porque existe sesgo de selección. UPyD sólo sale en los medios cada vez que hace un desplante de estos, pero no cuando llega a un acuerdo con alguien. Esto puede hacer parecer que SIEMPRE va a su bola, cuando no es así.

      Con la ley de transparencia pasó justo lo contrario a lo que dices de que se podían haber unido e intentar mejorar la carta: Cuando se trató en el congreso, UPyD se quedó a debatir la ley con el PP (para oponerse), mientras que el resto de grupos hicieron la performance de turno y se fueron. ¿Que era lo correcto, quedarse y discutirla, o no participar en una votación que está decidida de antemano y no sirve para nada?

      La diferencia, creo yo, es en las formas. Puede que en ninguno de los dos casos sirva para nada, pero las cosas hay que discutirlas donde hay que discutirlas, y no fuera. Recordemos que UPyD es un partido institucionalista. Al menos, en eso es consistente.

      La triste realidad es que la política española es cada vez más teatro y más teatro. Lo que cuenta no es lo que uno dice o vota en el parlamento, sino lo que consigue colar en el telediario. PP no tiene grandes problemas para ello, PSOE también lo consigue de forma más o menos fácil, y para los demás, si hace falta ponerse camisetas, tirar una sandalia o hacer el paripé que sea, allá que van todos. Si la política se convierte en una competición de a ver quién la monta más gorda, pues francamente que UPyD vaya a su bola en esas ocasiones a mi me parece bastante bien, aunque haya habido otros casos en los que la excusa (no cabe llamarla de otro modo) no haya sido convincente.

      Eliminar
  2. Dos apreciaciones personales:

    1.- En mi opinión UPyD es un partido político que ha tiempo llegó al cénit y ahora está en caída libre, mientras que C's es un partido político en desarrollo y en fase de crecimiento. C's, en mi opinión, va a disputar el espacio liberal progresista en que coinciden PP y PSOE en parte. Por eso, UPyD haría bien en integrarse en C's, pero para eso hay que vencer los egos, muy crecidos por cierto, de gran parte de sus dirigentes, y sobre todo la ínclita Rosa Díez, cosa que se me antoja, si no imposible, sí de difícil consecución.

    2.- Que uno crea que algo es necesario no implica que lo sea. Puede ser que exista ese espacio electoral por el que luchan UPyD y C's pero también puede que no, que ya esté suficientemente representado por los partidos del Turno. Veremos.

    ResponderEliminar
  3. Querido Pedro, no sé si es el calor de Madrid en Agosto, la vuelta al trabajo o el sushi que me acabo de apretar, pero por primera vez no le quito ni una coma a su texto.

    El problema de fondo queda ocultado por el rollo de si deben o no fusionarse UPyD y Ciudadanos. Yo sinceramente creo que no tiene sentido la fusión y que reeditar un PSOE - PSC con el claro caracter centralista de UPyD tiene poca lógica. El problema radica en que si UPyD lo hubiese hecho medianamente bien, Ciudadanos no existiría. Ciudadanos debería ser el Equo del centro derecha (por llamarlo de alguna manera), un partido descolocado, sin un lugar claro y sin espacio donde ubicarse.

    Y no solo lo han hecho rematadamente mal, es que se niegan a asumirlo. Gorriarán y Lozano (ambos dos oasis de inteligencia en el Congreso) se empeñan como usted indica en que son los únicos garantes de la honradez, en que la democracia depende de ellos, y en que Podemos es el eje del mal. Todo lo que hacen es directamente el infierno. Y no hablo de propuestas (ahí estoy de acuerdo, son el MAL), también se atreven a criticar el "populismo". El partido de Rosa Díez dice que el populismo es inaceptable. De risa.

    UPyD necesita urgentemente dos cosas: quitarse de la primera fila a Rosa Díez. Por coherencia no se puede afirmar que no son políticos profesionales cuando su líder lleva toda su vida con un cargo político. y no creerse el ombligo del mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dos cosas, don JJ,

      1/ Probablemente sea sel sushi o, quizá, que por fin comienza a vislumbrar que su nuevo faro político soy yo ;-)

      2/ Esto de que el pacto UPyD-C's es como lo del PSC-PSOE...pues me parece una chorrada que está repitiendo UPyD para autojustificarse. Para empezar nada tiene que ver la relación orgánica entre los dos partidos socialistas (que al final es uno) con una alianza entre dos partidos distintos. Además, no se está planteando que C's se presente en CAT y UPyD en el resto de ESP sino que se haga una coalición para todas las circunscripciones, lo que anula la comparación.

      Saludos,

      Eliminar