La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







lunes, 15 de septiembre de 2014

¿Cuál debe ser la estrategia de los partidos en declive?





Los resultados de las elecciones europeas y fundamentalmente la aparición de Podemos ha cambiado el panorama político español de forma casi radical. Hay varios partidos que veían creciendo desde hacía 2 ó 3 años, partidos que parecían recoger el descontento con los dos principales partidos, PP y PSOE, y que lentamente iban captando afecciones. Hasta principios de este año parecía que íbamos hacia un sistema de cuatro partidos nacionales, 2 grandes retrocediendo y 2 más pequeños creciendo, papel que correspondía a Izquierda Unida y UPyD. También había un quinto actor que era EQUO, proyecto que no llegaba a despegar a nivel nacional pero que sí tenía aspiraciones serias en Madrid y su comunidad.
Sin embargo este esquema cambió el 25-M. A partir de ese momento estos tres partidos (IU, UPyD y EQUO) por distintas razones han comenzado a declinar. Los he llamado partidos “en declive” usando la terminología más aséptica que se me ha ocurrido y que he copiado del ciclo de vida de los productos en el mercado así que espero que no se enfade nadie. Que estén en declive no implica que estén acabados, de hecho los productos en declive en el mercado muchas veces resurgen debido si se realizan innovaciones o estrategias diferentes, pero hay que realizarlas y no quedarse parado. El declive se puede superar, pero para superarlo hay que hacer cosas nuevas.

Así pues voy a hablar de estos tres partidos, EQUO, UPyD e IU, y cual creo yo que debían ser las estrategias que deberían seguir para mantenerse en la arena política con éxito y pudiendo contribuir e impulsar los cambios políticos y económicos que el país necesita, que al fin y al cabo es para lo que existen los partidos. Huelga decir que, de no cambiar nada, veo el futuro de estas tres fuerzas bastante negro.


EQUO

Todo el mundo sabe que tengo un aprecio enorme a EQUO y a su gente, conozco a casi todos sus principales dirigentes, he votado en sus primarias y de hecho creo que estoy inscrito como simpatizante (al haber votado en las primarias), y precisamente por eso voy a ser absolutamente directo en lo que voy a decir: EQUO no tiene futuro a corto plazo en su actual definición.
Las elecciones europeas eran su terreno más favorable, con circunscripción única y de la mano del partido verde europeo. Las elecciones europeas supusieron un fracaso (o una gran decepción, llamadlo como queráis) para el partido porque sin Compromís no hubiesen podido sacar ni siquiera el eurodiputado. Y si en las elecciones europeas no ha ido bien mucho peor va a ir en las municipales y autonómicas (el único sitio donde tienen importante presencia se enfrentan a una barrera electoral que no pueden superar) y en las generales (el escaño de Madrid, que parecía seguro, ya no está nada claro).
Esto creo que lo sabe la mayoría de gente de EQUO y, pasado el duelo del 25-M, dudo que nadie dentro del partido se planteé enfocar el futuro sin cambios en la hoja de ruta prevista. Esto de intentar entrar en Madrid o sacar un diputado autonómico en Álava es casi ciencia-ficción ahora mismo y eso hay que tenerlo claro. EQUO ha sido “vaciado” por Podemos, que se ha llevado a la gran mayoría de los electores que se acercaban a ellos por simpatía y buscando una nueva izquierda.

En mi opinión y si EQUO no quiere pasar la travesía del desierto de ser un partido marginal al menos en los próximos 5 años, debe plantearse una política de alianzas, y su alianza natural es Podemos. Yo pensaba que Podemos intentaría acercarse a EQUO y a partidos como el Partido X para “atraerlos” antes de encararse y sentarse con IU, por pura estrategia de acumulación de fuerzas. El problema es que tal y como van las encuestas parece que Podemos no necesita unirse con IU, tan sólo necesita vaciarlo de votantes. En un escenario de “frente de izquierdas” EQUO tenía un papel relevante como socio menor, sin embargo en este escenario de OPA de Podemos sobre el resto no me parece que tenga demasiada fuerza.
Si EQUO quiere acercarse a Podemos debe tener claro qué tiene que Podemos no tenga, y tiene varias cosas: Para empezar tiene “cuadros”, es decir, dirigentes con experiencia que han bregado mucho en la política local, tiene también sus conexiones con el partido verde europeo y la experiencia de mucha gente de EQUO dentro de ese grupo (de hecho se nota que la gente de EQUO conoce mucho mejor cómo funciona el parlamento europeo que los propios eurodiputados de Podemos).
Y tiene algo más: Tiene una “idiosincrasia” que es garantía de dos valores importantes: Ecología y libertades. Lo de la ecología está claro pero he resaltado lo de las libertades porque creo que es importante. En medio de estos ataques hostiles contra Podemos, que han sido llamados leninistas, chavistas, totalitarios y hasta he leído artículos en que los mezclaban ¡con los Jemeres Rojos!, sería ilusorio pensar que no va a haber gente que se pueda asustar. Habrá quien tenga miedo o recelo de algunos dirigentes de Podemos, gente que tema que se implante algún tipo de gobierno a la venezolana que tenga un arbitrario concepto de las libertades públicas.
En este contexto los cuadros de EQUO son muy interesantes, porque nadie en su sano juicio puede pensar que un “verde” va a actuar contra las libertades públicas cuando esa es una de sus señas de identidad.

¿Cuál es el camino a seguir? Creo que EQUO lo está haciendo muy bien participando y liderando (cuando puede) las plataformas de “Ganemos” en varias ciudades. Porque esas plataformas van a tener que converger con Podemos para las elecciones locales y más con las amenazas de reforma electoral sobre la mesa. Hacerse fuertes dentro de “Ganemos” es la mejor estrategia. Si la convergencia se da y esta se hace con primarias (que se haría así), creo que EQUO podrá situar muchos candidatos “verdes” en las listas electorales y en los ayuntamientos y parlamentos autonómicos. Y, para las nacionales, a repetir la estrategia dentro de las listas de Podemos, más o menos como hace Izquierda Anticapitalista.


UPyD

Ya dije en este escrito cual creo que es la estrategia adecuada para UPyD: La convergencia con Ciudadanos. No hay muchas mas cosas que pueda decir de las que dije entonces, creo que Ciudadanos tiene cosas malas en terrenos en que UPyD las tiene buenas pero creo también que Ciudadanos tiene una cara mucho más amable, mediática y apta electoralmente que UPyD.
Si me preguntan mi opinión creo que UPyD, a nivel nacional, ni siquiera podría repetir los resultados de 2011 tal y como están las cosas. Probablemente siga estando el parlamentos como el de Madrid o entre en Valencia, Andalucía y alguna otra comunidad pero ¿con que fuerza? La perspectiva de los futuros resultados parece muy pobre y me temo que así lo confirmarán las encuestas. La debilidad la huelen los buitres y el PP ya le está intentando dar la extremaunción con “filtraciones” inverosímiles como esta.

Todo el asunto con Sosa Wagner los ha debilitado terriblemente. Las acusaciones en público, los insultos, lo que parece que pasó en la reunión extraordinaria de UPyD sobre este tema (aunque me ha dicho gente de la que me fío que Sosa Wagner exagera)... Todo ha dado una pésima imagen que los ha desprestigiado entre su electorado potencial, favorable a un pacto con Ciudadanos. UPyD da toda la imagen de esos típicos partidos comunistas minoritarios que se hundían poco a poco entre liderazgos indiscutibles y congresos a la búlgara. Me los imagino en un par de años reunidos en un congreso echándole la culpa de sus malos resultados a la sociedad, a la poca cultura democrática de España y a todo lo que se meneé excepto a ellos mismos.
UPyD es más fuerte que Ciudadanos, tiene ahora toda la fuerza para imponer sus condiciones, algo que seguramente no será así en el futuro como sigan por este camino. A veces pienso que le está pasando lo mismo que a IU con Podemos, que los ha ninguneado y minusvalorado y ahora, cuando ven que se desangran, mandan a un diputado de menos de 30 años para que “converja” a toda costa. UPyD ahora mismo podría incluso imponer a su líder sobre el de Ciudadanos, aún cuando es obvio que Albert Rivera es mejor líder que Rosa Díez.
Lamentablemente no veo que esta confluencia con Ciudadanos vaya a llegar. El documento que aprobó UPyD como condiciones mínimas para pactar incluía tantas cosas concretas que no hay partido que las cumpla. De hecho hay cosas, como la devolución al gobierno central de las competencias de sanidad y educación, que directamente no comparte con Ciudadanos. De todas formas se ha dicho que las propuestas concretas podrían ser “flexibles”, algo que no cierra la puerta del todo al pacto, aunque para ser flexible lo primero que hay que hacer es querer serlo, y la dama de Hierro que controla soviéticamente UPyD no me parece que esté muy por la labor a no ser que los hechos sean tan claros que no tenga más remedio que ceder.
En mi opinión UPyD es el partido menos inteligente políticamente que hay ahora mismo en el panorama español, y mira que hay partidos suicidas.


Izquierda Unida

He dejado a Izquierda Unida la última porque creo que es el caso más difícil de todos. La respuesta natural a qué debe hacer es confluir con Podemos, la cuestión es que eso no me parece ya tan fácil. Tengo la sensación de que Izquierda Unida perdió su gran oportunidad antes de las elecciones del 25 de Mayo, cuando cediendo un poco de poder a Podemos y a algunas plataformas sociales hubiese podido ser central en una candidatura de unidad.
Ahora, y aunque no haya resultados que lo demuestren, la sensación general es que Podemos es mucho más fuerte que Izquierda Unida y eso le da el mayor poder negociador. Pero es que el problema va todavía más allá: No está nada claro que Podemos quiera confluir con IU. Juan Carlos Monedero dijo el otro día que “Podemos no es la UCI de ningún partido del régimen del 78” y el director de EL MUNDO dice que dijo (aunque él lo ha negado) algo así como que a IU sólo le quedan dos opciones, ser un partido marginal o desaparecer.
La verdad es que Monedero parece que va por libre y lo que diga tampoco puede tomarse muy en serio, pero en este caso creo que lo que ha hecho es expresar una realidad convenientemente silenciada. Podemos no tiene ninguna prisa en confluir con IU y de hecho probablemente esté pensando que la confluencia resta más que suma. Si no se une a IU al final acabará absorbiendo casi todo el voto excepto aquel minoritario voto fiel al PCE, pero si se une perderá toda la fuerza como movimiento transversal y podría perder mucho voto de gente anti-comunista. Entre ambas opciones la inteligente es no converger, eso sí, entre sonrisas y palmaditas en la espalda.

¿Qué debe hacer IU? Nada, absolutamente nada. Debe intentar converger pero creo que no va a poder (a no ser que converja antes en "Ganemos" como EQUO). Así que creo que la opción más inteligente va a ser “destripar” IU. Es decir, lo poco que queda en la coalición que no es el PCE o afines (Juventudes comunistas, CUT) probablemente debería plantearse si está en el lugar adecuado. Y me refiero fundamentalmente a dos partidos: Izquierda Republicana, partido histórico republicano de izquierdas fundado en 1934 y que ya en el pasado abandonó IU, y, sobre todo, la Izquierda Abierta de Gaspar Llamazares.
Estos dos partidos probablemente deberían apostar a caballo ganador y hacer lo que hace Izquierda Anticapitalista y lo que creo que debe hacer EQUO, entrar en el movimiento de Podemos y batallar en sus primarias con su fuerza y organización. Y sé que esto no es fácil, que es salir del abrigo de una organización con cuotas para ir hacia una nebulosa en la que pelearse contra vete a saber qué, pero si las previsiones de trasvase de votos de IU a Podemos se confirman y la confluencia no se da, esta será la opción más inteligente.


En resumen, como veis hay una idea común en los tres casos: La formación de grandes bloques. Podemos va a construir un gran bloque en si mismo y el resto de fuerzas de izquierdas tienen que entenderlo, mientras UPyD y Ciudadanos podrían construir un gran bloque regeneracionista-centrista que podría contar con grandes apoyos entre importantes personalidades del país.
Pero si no lo hacen temo que estas fuerzas continúen su lento y nada dulce declive. Ojo, nada es para siempre y las cosas pueden cambiar, mañana puede aparecer un vídeo de Pablo Iglesias ingresando una maleta llena de bolívares en un banco suizo o puede explotar otra central nuclear, pero las perspectivas ciertamente no son halagüeñas para estos tres partidos y recuperar las expectativas previas al 25-M me parece, hoy por hoy, ciencia-ficción.

4 comentarios:

  1. El título lleva a la confusión, pensaba q la entrada trataba sobre el PSOE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabía que alguien me lo diría!
      Lo del PSOE creo que lo tenemos ya muy hablado ¿no? ;-)

      Eliminar
  2. Me parece muy interesante tu análisis y en parte lo comparto, pero tengo varias dudas. Te las planteo: EQUO, una vez dentro del movimiento que suponga Ganemos/Podemos, que entiendo que es la respuesta a una crisis coyuntural y no necesariamente un movimiento a medio o largo plazo, ¿cómo debe gestionar su participación en el movimiento sin diluirse? ¿cómo debe gestionar su salida, una vez pasado el ciclo electoral de 2015 para que el movimiento verde tenga futuro en España?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani,

      Pues es una buena pregunta para la que no tengo respuesta, por lo menos a la segunda. Creo que la dilución o no de los candidatos de EQUO dependería de saber adquirir un perfil diferencial dentro de Ganemos/Podemos y, también, de cómo los medios de comunicación traten a los electos.

      Hablar de salida a estas alturas cuando todavía no hay ni entrada me parece mirar a demasiado largo plazo. La salida se tendría que dar cuando el proyecto de Ganemos/Podemos se de por cumplido o bien cuando las discrepancias entre EQUO y el resto de la plataforma sean suficientes para no estar cómodo o no sentirse compatible (estas cosas pasan en estas coaliciones amplias). En todo caso entiendo que sería fundamental primero cambiar la ley electoral para tener una mínimas posibilidades en solitario.
      El movimiento verde, como todos los movimientos, debe tener una prioridad: Ser útil y condicionar políticas. Eso es lo fundamental. Tener una marca política propia es en cualquier caso secundario. Yo no soy partidario de obsesionarse con la marca propia, creo que la obsesión debe estar en conseguir tres o cuatro puntos clave del programa político y la realidad política coyuntural debe adaptarse a ese objetivo.
      En todo caso y mirando a un posible escenario futuro de ir en solitario sería conveniente dos cosas: Que los candidatos de EQUO sean conocidos y valorados, y que el conocimiento de la marca EQUO permanezca presente o se amplíe entre la ciudadanía. Si se consiguen ambas cosas la salida futura siempre será más sencilla.

      Saludos!

      Eliminar