La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







lunes, 3 de noviembre de 2014

La guerra contra Podemos: Segunda fase























A principios de julio hablé sobre la “macarthización” de Podemos. Dije que cuando los partidos tradicionales comenzaron a ver el peligro que esta formación tenía para ellos empezaron a atacar a sus líderes de forma grosera, mezclándolos con ETA, el chavismo, el comunismo, el fascismo, o cualquier otro fantasma con el que les pudiesen relacionar de forma remotamente verosímil.
Esta estrategia ha sido claramente un fracaso. Conforme pasaban los meses Podemos crecía más y más y los ataques se vieron contraproducentes. Como dije en ese texto: “cada insinuación, cada calumnia y, sobre todo, cuanto más disparatadas o claramente interesadas son estas, más fuerza se le da a Podemos y más afecciones le otorgan a su líder (…) Cada ataque majadero es publicidad para Iglesias y Podemos, porque cada ataque crea la sensación de que hay una verdadera alternativa, de que hay una “casta” que tiene miedo de alguien y, por tanto, ese alguien es realmente capaz de cambiar las cosas

Sin embargo las encuestas ya han llegado a un punto en que las cosas se han puesto realmente serias. En varias encuestas hemos visto cómo Podemos es el primero en intención directa de voto por encima de PP y PSOE, y de hecho en la última encuesta de metroscopia la diferencia entre la intención directa de voto entre Podemos y los otros partidos es tal, que incluso después de cocina Podemos sigue quedando como primera fuerza del país.
Es posible que este dato tan destacado sea por alguna cuestión coyuntural momentánea (la encuesta está hecha en la semana de las tarjetas black y la operación Púnica), pero la tendencia es estructural. Podemos crece y crece y el PP y el PSOE bajan, y el final de todo esto es que Podemos acabará superándoles a ambos. Pero la tendencia no es eterna, ojo, Podemos acabará alcanzando el techo de este crecimiento por inercia y a partir de ahí tendrá que atraer a nuevos votantes en base a nuevas estrategias políticas y comunicacionales, pero por ahora no parece que el crecimiento se frene, más bien al contrario.
Y esto es lo que hay detrás de la súbita preocupación por la corrupción que muestra últimamente el PP y también está detrás de la rapidez con la que el PP y el PSOE están expulsando a sus corruptos. Si Podemos no existiese seguirían hablando de persecuciones judiciales, de presunciones de inocencia y usando el “tú más”, mientras ahora están patéticamente empeñados en ser los primeros en expulsar a los imputados y en salir a pedir perdón (lo de las responsabilidades políticas todavía no, pero llegará).

Y es que están aterrorizados, y con razón. Pero como están aterrorizados además de hacer todos estos artificios para intentar parecer lo que no son, también han comenzado una nueva campaña publicitaria contra Podemos. Y cómo no pueden ignorarlo y tampoco pueden rebatirlo en el terreno moral o político (por razones obvias), parece que lo único que se les ha ocurrido es continuar la misma estrategia fracasada de “macarthización” pero todavía más exagerada. En vez de pensar que la idea de atacarlos no era buena parece que han pensado que el problema es que no atacaban suficiente, y que las exageraciones y las insidias no eran lo suficientemente terroríficas para asustar a la gente.
Y esto se pudo ver perfectamente el otro día en el programa la Sexta Noche, donde el diputado del PP Agustín Conde Bajén, nuevo en esos lares, intensificó el ataque a Podemos. Ya no les llamó comunistas, ni chavistas, ni populistas, ni pro-etarras, no, directamente lo que dijo, y más de una vez, es que estaba absolutamente convencido de que si Podemos ganaba las elecciones en España no volverían a haber elecciones nunca más (vamos, que Podemos iba a establecer una dictadura). Esto lo dijo en televisión en prime time sin que nadie le dijese nada, y sin que la representante de Podemos, Carolina Bescansa, supiese defenderse de los ataques de los tres tertulianos que tenía enfrente.
Después de eso trajeron al televisivo economista Gonzalo Bernardos, de estos que decían en 2008 que en España no había burbuja inmobiliaria, para analizar las propuestas de Podemos. Bernardos analizó el asunto de la renta básica y de la renegociación de la deuda de manera torticera y manipuladora. Se puede no estar de acuerdo con estas ideas y es absolutamente respetable, pero no se puede segregar los ejemplos a conveniencia, hacer números interesados y poner tono de apocalipsis inminente. Carolina Bescansa no supo replicar adecuadamente (uno de los problemas de los líderes de Podemos es que no saben de economía) e incluso acabó cayendo en contradicciones, lo que pareció fortalecer la opinión de sus contrincantes. Tuvo que salir Tania Sánchez (la pareja de Iglesias) para poner a Bernardos en su sitio.

Esta impresión de que las críticas a Podemos se convierten en cada vez más exageradas e indecentes no viene solo por un programa de televisión, viene por las declaraciones continuas de estos días de políticos del PP y el PSOE, de los editoriales de la prensa (he leído un editorial de EL PAÍS  ya absolutamente indistinguible de uno de La Razón), y de continuos escritos económicos o políticos ("Podemos, ruina segura” que escribó Lacalle, por ejemplo). En definitiva, la maquinaria de guerra en vez de retirarse ha comenzado a usar la artillería pesada que le quedaba.
¿Va a tener resultado? Pues en principio parecería que no. El impresentable diputado del PP Agustín Conde, después de hacer publicidad de los vídeos de su twitter una decena de veces en Ls Sexta Noche, tiene en el momento que escribo esto la friolera de 400 seguidores en twitter (yo tengo más, por ejemplo). Más peligro pueden tener las críticas económicas, pues muchas son apocalípticas y exageradas pero otras sí tienen sentido, sobre todo las que hablan del programa de las europeas, que se hizo deprisa y corriendo y contiene cosas poco meditadas.
De todas formas no perdamos de vista que asustar a una población es algo que en mayor o menor medida tiene éxito. Aunque quien haga las críticas no tenga ninguna credibilidad siempre hay mecanismos propagandísticos para sacar a gente “limpia” haciendo las mismas críticas. Y la persistencia en la visualización del futuro desastre, destrucción y ruina de la nación, al final va a hacer mella en mucha gente.

Temo que esta guerra contra Podemos, recrudecida en sus términos, acabe fracturando a la nación en dos bloques. Porque el miedo y les teorías asusta-viejas van a crear un bloque de gente que va a temer más a Podemos que al mismísimo demonio, y por el otro lado los ataques impresentables e infames contra Podemos va a generar un bloque de defensores a ultranza que van a despreciar y odiar a esa “castuza” que prefiere hundir e incendiar al país antes de perder su sillón.
También hay otra posibilidad, que me avanzaba el otro día una persona de confianza y que no me parece tan descabellada. Ante un partido hundido absolutamente en la corrupción y que cuenta con el desprecio y rechazo de una mayoría de la población, se me ocurre ¿y si los grandes poderes del país juegan a la carta de la “esperanza blanca”? Es decir, que entre un PP rechazado y defenestrado y un partido que no quieren ver ni en pintura como Podemos, acaben optando por una solución fácil: Apoyar a Pedro Sánchez. Pedro Sánchez, podría ser vendido como “cambio” y rejuvenecimiento político dentro de los límites del sistema y podría contar con el apoyo en bloque de las grandes personalidades económicas y de los grandes medios del país. Lo dejo como teoría, ya hablaremos de esto.

En mi opinión Podemos tiene que crear un equipo económico solvente con extrema rapidez. Es su flanco más débil, y alguien va a tener que explicar los nuevos “matices“ de las propuestas económicas que salieron de la asamblea ciudadana. Hay buenos economistas en Podemos, economistas de segunda fila pero muy capacitados, que podrían perfectamente defender un programa económico de cambio con sensatez y solvencia.
Iglesias y su equipo no son tontos y seguro que han pensado en esto, pero creo que se han dormido un poco en los laureles con este tema. Va a haber que explicar que el programa de las europeas era un borrador que debe ser corregido en muchos puntos, y hacerlo sin que parezca que te desdices de tus propias propuestas. Se puede hacer entender (porque es entendible) pero hay que trabajar bien la comunicación.
Respecto a los ataques personales y las acusaciones de tentaciones dictatoriales no se puede hacer mucho y tampoco creo que les haga especial daño, excepto un tema: Venezuela. Esta comparación creo que sí les perjudica, así que tendrían que desmarcarse claramente del gobierno de Maduro y de las políticas que están aplicando actualmente, sin caer en el cliché de la “guerra económica” que no es en absoluto convincente.

2 comentarios:

  1. Pedro,

    Respecto a tu comentario en Twitter "Curioso q sólo el 1% d los apoyos d Podemos vengan de UPyD ¿Dónde está el voto de UPyD?"

    Ten en cuenta que ese 1% en Podemos representa un 29% en UPyD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Francisco,

      Sí, interpreté mal el dato, en parte porque estaba mal. Ese 29% de votantes de UPyD pueden representar el 3 ó el 4% de votos para Podemos, pero no el 1%.
      De todas formas es que entendí el dato al revés, mea culpa.

      Gracias!

      Eliminar