La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







jueves, 15 de enero de 2015

Un gran candidato para Compromís: Julià Álvaro













Las primarias de Compromís para las elecciones municipales y autonómicas ya están en marcha. Está habiendo multitud de actos en toda la geografía valenciana donde los candidatos intentan recabar apoyos y mediante los que la coalición se da a conocer y se acerca a las inquietudes de la ciudadanía.
Una de las cosas buenas que tiene las primarias abiertas es precisamente esta aproximación a la calle antes de la campaña electoral. Los candidatos son muy abiertos con todos los ciudadanos y es muy buena ocasión para poder preguntar a los futuros parlamentarios o concejales qué visión tienen sobre las problemáticas públicas. Si tenéis algún acto de Compromís al que os venga bien asistir durante estos días, es una buena idea pasarse por ahí, preguntar en el acto si se puede (normalmente se podrá), acercarse a los candidatos y así crearse una impresión directa sobre ellos y sobre la propia coalición.

Como dije hace unas semanas estas primarias de Compromís tienen un grandísimo defecto: Los principales candidatos no están sometidos a unas primarias reales. Ni la candidata a la presidencia de la Generalitat, Mónica Oltra, ni el número dos por Valencia, Enric Morera, ni el candidato a la alcaldía por Valencia, Joan Ribó, tienen rival en estas primarias, por lo que son candidatos por defecto. Esto desnaturaliza un tanto las primarias y creo que ha sido un gran error por parte de la coalición no intentar que tuviesen rival, aunque tiene su explicación. Aún así estos candidatos están asistiendo a actos públicos igualmente, lo que es de agradecer.
Si Mónica Oltra tuviese rival, ahora mismo estaría haciendo un escrito sobre por qué hay que votarla, sobre sus virtudes, su capacidad de análisis político y proyección en el futuro gobierno de la Generalitat, pero no estando sometida a votación parecería un acto de peloteo un poco extemporáneo. Oltra es sin duda el gran activo de Compromís, quien en este momento de terrible competencia electoral (sobre todo con Podemos) puede garantizar un buen resultado para la coalición. En fin, no quiero repetirme porque son cosas que ya he dicho varias veces.
Pero la cuestión es que sólo podemos decidir a partir del puesto nº3 de la lista (si somos de Valencia) y, en la capital, a partir del nº2, y además todas estas decisiones están limitadas por cuotas de sexo y pertenencia a partido de la coalición, lo que desnaturaliza un poco más la votación popular. No obstante estas cuotas son perfectamente entendibles y yo las defiendo. Si hay algo feo de estas primarias es que no se vote el cabeza de lista, no las lógicas cuotas de representatividad.

En esta “otra liga” que comienza con el nº3 también tengo un candidato favorito, a quien votaré como opción preferente y quiero explicar el por qué. Hay muchos candidatos buenos y a los que seguro votaré detrás de mi favorito, como el actual diputado Juan Ponce, la ex-diputada en el congreso Isaura Navarro o la portavoz de Compromís en Paiporta Isabel Martín, pero el primero de la lista ya lo tengo decidido: Este candidato será Julià Álvaro, co-portavoz de Verds-EQUO.
¿Por qué Julià? Pues por varias razones. En parte es porque lo conozco, he hablado muchas veces con él y siempre me ha dado muy buena impresión tanto personal como política. La primera vez que vi a Julià creo que debió ser en un acto de EQUO en Valencia, en el otoño de 2013. En varios de estos actos Julià ha sido el moderador de los debates y fuera de su un poco reiterativo comentario de que todos hablamos latín más o menos evolucionado, lo ha hecho siempre bastante bien. Julià es periodista de profesión.
Pero fundamentalmente lo defiendo por su trayectoria profesional y por cómo la gente que le conoce me ha hablado de él. Julià entró en Canal 9 al aprobar las primeras oposiciones que se hicieron en 1989. A la llegada al poder del PP fue marginado de las áreas principales de la información y relegado a la sección de deportes, al igual que le pasó a muchos otros periodistas que no encajaban en el plan del PP de convertir Canal 9 en un órgano de manipulación.
Julià denunció reiteradas veces durante los gobiernos de Zaplana, Olivas y Camps lo que estaba pasando en Canal 9, llegando a recibir en 2002 el premio “libertad de expresión” de la Unión de Periodistas Valencianos.

Pero no es por su curriculum por lo que apoyo a Julià Álvaro, es porque todo el mundo que conozco que ha trabajado en Canal 9 y RTVV me ha transmitido una opinión muy positiva sobre él. He podido comprobar que todos los trabajadores lo tienen por alguien comprometido con la libertad de expresión y los derechos de los trabajadores del ente público. A diferencia de otros ex-trabajadores del ente que ahora están en política y de los que me han hablado bastante mal, de Julià no he escuchado una mala palabra.
Como sabéis uno de los compromisos de la oposición es reabrir una radio televisión pública cuando lleguen al poder. Todos los partidos de izquierda y también UPyD se han comprometido a ello (no conozco la posición de C's a este respecto), y por tanto va a ser uno de los puntos clave de la próxima legislatura.
Creo que es necesario tener en Les Corts a un periodista profesional que ha trabajado en RTVV desde sus orígenes, que ha vivido los peores momentos de la casa, y que ha visto degenerar y morir a la televisión pública. Alguien así conoce perfectamente todos los errores que hundieron nuestra televisión y qué cosas no pueden volver a pasar. Si, además, este periodista tiene una inmaculada reputación, miel sobre hojuelas. A mi no se me ocurre nadie mejor que Julià Àlvaro para representar y defender los intereses de una industria audiovisual valenciana tocada de muerte desde la desaparición de la televisión pública.

Todavía tengo que decidir a quienes votaré en los siguientes puestos de la lista y a quienes para la lista del ayuntamiento de Valencia (aunque ya tengo algunas ideas en la cabeza), pero lo que tengo claro es que mi número 1 (número 3 para la lista de Valencia) será Julià Álvaro.

6 comentarios:

  1. Estoy cansado de partidos que aspiran a un buen resultado. Un buen resultado no sirve para nada, bueno no para la ciudadanía en general, para los políticos profesionales sí que sirve. No quiero saber nada de partidos que aspiran a tener representación en las instituciones. Quiero partidos que salgan a ganar, que quieran gobernar, que no se conformen con sacar un número indeterminado de diputados. Quiero partidos que se mojen, que se impliquen, que quieran cambiar las cosas. No me importa un pimiento lo que haga o deje de hacer COMPROMÍS. Allá ellos con su minoría pretenciosa. Salud y República.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Enrique,

      Lo que planteas es un tema sobre el que me gustaría hablar porque tiene dos vertientes. Tal y como tú lo planteas, pareciera como si los partidos minoritarios quisiesen obtener una cuota de poder simplemente para ocupar cargos públicos y sin intención ninguna de hacer nada con ese poder. Obviamente me parece que es una generalización con poco fundamento.
      El tener una cuota de poder sirve también para cambiar las cosas, tanto si puedes formar parte de una mayoría y usas tu fuerza para conseguir parte de tus aspiraciones, como incluso si estás en la oposición y puedes usar tu fuerza parlamentaria para crear debate y demandas públicas.

      Un dirigente de Compromís me dijo una vez que no le gustaba nada el discurso "totalizador" de Podemos. Por totalizador quería decir que el planteamiento de oposición total entre "ganar o perder" o "mayoría total o nada" genera un tipo de política que no tiene nada que ver con la parlamentaria y enfoca la política como un combate que busca el K.O del rival.
      Yo creo que las mayorías totales no son buenas y prefiero un escenario en que dos o tres fuerzas de cambio se pongan de acuerdo, pues creo que mantendrá mejor el control de los gobernantes. Puede ser que este tipo de pactismo acabe como el rosario de la Aurora y que los partidos se muestren egoístas, se pongan la zancadilla y paralicen propuestas, pero no tenemos esa referencia. No hemos vivido aún en esa situación y creo que no podemos presuponer que sería así sin referencias válidas. La política pluripartidista en España merece una oportunidad y debemos dársela.

      Yo, personalmente, preferiría que gobernase Podemos dependiendo de 20 diputados verdes (o lo que sea) que gracias a un bloque de diputados monolítico que apoye al ejecutivo acríticamente (como ahora). Creo que es más seguro y creo también que los bloques monolíticos ya han hecho bastante daño a este país.

      Saludos,

      Eliminar
  2. El concepto "totalitarismo" en ese contexto, lo único que delata es la falta de lectura de su autor. En España es endémico el "tarugo pontificante".

    No es que parezca que lo quiero decir, es que lo digo, y no tengo la más mínima duda de que hay muchos que viven mejor en la oposición y no tienen la más mínima intención de tener responsabilidades de Gobierno.

    Yo quiero un partido que aspire a Gobernar, en solitario o en coalición, por mayoría absoluta, simple o en minoría. Y no me tires de la lengua que me conozco.

    ResponderEliminar
  3. Eso de que nadie de Canal 9 habla mal de Julia Alvaro...
    Pregunte por los operadores de video y vera
    ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado anónimo, un familiar muy directo mio era montadora en Canal 9 y me dice que de los pocos periodistas que siempre se negaron a asumir competencias y tareas de los montadores era Julià Alvaro que además siempre daba la cara por los trabajadores.
      Y estaria bien que diera su nombre. Lanzar la piedra y esconder la mano no está bien.

      Eliminar
  4. Oltra, Morera y Ribó si se exponen a un examen (o eso creo) ... serán expuestos a votación¡ Te imaginas que el primero de la lista tiene más votos que Morera o Monica Oltra aunque estos sean los candidatos de facto? O que Monica tenga menos que Morera o a la inversa? Puede pasar y de algún modo es también un examen de la base social de Compromís a sus líderes.

    ResponderEliminar