La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







viernes, 20 de febrero de 2015

Análisis del programa económico de Ciudadanos (II)


Propuesta de Contrato único con indemnización creciente en 2010















La segunda idea estrella del documento es el contrato único con indemnización creciente (sin indicar cuál es esta). Esta idea es básicamente la misma que lleva defendiendo UPyD durante muchos años (el mecanismo de la segunda oportunidad también se parece mucho a lo que proponía UPyD), lo que ha llevado a mucha gente a decir que este programa es una copia del de UPyD. Yo creo que las ideas no son patrimonio de nadie, así que no voy a entrar en eso.
Es evidente que nuestro mercado de trabajo es excesivamente dual y que tenemos un bufet libre de contratos que permiten al empleador hacer lo que le da la gana, y esa situación no puede seguir así. Ahora, esa filosofía que dice que es la excesiva protección laboral lo que evita que se hagan contratos indefinidos es absurda. Hoy en España se puede despedir con 20 días en casi cualquier situación de dificultad empresarial; hace unos años la indemnización era más del doble (45 días) y se contrataban muchos más indefinidos que ahora. Así pues ese no es el problema, el problema básicamente es que se contrata temporal porque se puede, legalmente o de facto.
A mí no me parece mal la propuesta de un contrato único como método de reducir la temporalidad e igualar condiciones entre los trabajadores, ahora ¿con qué indemnización? Porque dependiendo de cuál sea ésta estaremos ante una medida positiva o una que mine la seguridad de los trabajadores.
Por ejemplo, la primera propuesta de este tipo de contrato se hizo en el manifiesto de los 100, luego “corregida” por 13 de ellos (entre los que estaba Garicano, por cierto), hablaba de un contrato de indemnización creciente entre los 12 y los 33 días (véase el gráfico). Estábamos en 2010 y los contratos indefinidos tenían indemnización de 45 días en caso de despido improcedente (ahora son 33), 33 días el de causas objetivas (ahora son 20) y 8 días el contrato temporal (ahora hay mil mecanismos para no pagar nada, aunque antes también). En aquel momento el contrato único con ese escalado podía ser perjudicial para los indefinidos pero ¿y ahora? Pues ahora sería casi una propuesta leninista: Los temporales, que son casi todos, cobrarían 12 días, los indefinidos al 7º año tendrían los mismos derechos que ahora. Vamos, que igual la firma hasta Podemos.
De todas formas me da a mí que, tal y como están las cosas, en este 2015 esos no serán los números. Siguiendo la lógica de estos análisis nos podemos encontrar con una indemnización que vaya de los 8 a los 20 días en despidos improcedentes, siendo aún menos en los que tengan causas objetivas, y esto cambia mucho las cosas. ¿Sería razonable bajar a la indemnización más alta para subir la más baja? Pues como todo el diablo está en los detalles. Habría que redefinir las causas objetivas y, sobre todo, los salarios de tramitación (finiquitados para casi todas las situaciones en 2012 y verdaderos causantes de la coacción empresarial en el despido) para poder decidir si la reforma es positiva o no.

A este mecanismo de contrato único le acompaña otra medida: Un seguro contra el despido personal de cada trabajador, que sería financiado por un 1% de su salario pagado por el empleador. Este dinero iría a una “cuenta personal” del trabajador y sería liberado en caso de desempleo o jubilación. Esta idea es una imitación parcial de la “mochila austriaca”, que es un buen sistema a mi juicio pero ¿este lo es? Pues hombre, es algo, pero es poco, ahora lo veréis.
Imaginemos un salario de estos que se pagan ahora en España: 15.000 € anuales. La aportación a ese “seguro” sería de 150 euros al año. Imaginemos un trabajador que ha sido despedido a los 6 años, este hombre liberaría la friolera de 900 €. Para que comparemos: Los derechos de desempleo que hubiese generado en esos 6 años serían de 875 €/mes durante los 6 primeros meses, y 625 €/mes los 18 meses siguientes.
No es que esté mal este seguro, lo que pasa es que la cantidad es bastante ridícula. Al final lo que se pretende con el Pack del contrato único y el seguro es compensar un poco la pérdida de indemnización máxima para los trabajadores, pero esto no compensa casi nada. Hagamos un caso más realista: Sueldo 20.000 €/año, y trabajador despedido a los 10 años de forma improcedente. En la situación actual cobraría 18.000 euros de indemnización por despido, mientras que en la reforma (suponiendo un máximo de 20 días, que no lo sabemos) su indemnización sería de casi 11.000 €, a la que habría que sumar el seguro de 2.000€, total 13.000 €. Este trabajador perdería 5.000 € en el despido, o sea que compensa bastante poco.
Por eso digo que más importante que los grandes titulares son los detalles, saber en qué casos podría haber un despido procedente y en cuales no, cómo se evitaría la coacción al trabajador para que pactase una indemnización menor, etc. Y el seguro, pues oye a mí me parece una mejora y menos da una piedra, pero cuidado porque suena mejor de lo que es, al menos con ese 1%.

Otras de las reformas es una especie de “liberalización” de los cursos de formación para desempleados, mediante cheques de formación” para que el parado elija en un catálogo los cursos que desea hacer con ese dinero. Así, se le quitaría a la patronal y los sindicatos el monopolio de estos cursos y se desplazarían hacia el sector privado, buscando que la competencia mejore su precio y su calidad.
No creo que haga falta decir que lo de los cursos de formación es un verdadero desastre y que ha habido un enorme fraude con ellos. Normalmente ni sirven para la empleabilidad ni funcionan para otra cosa que para subvencionar organizaciones y que el desempleado siga cobrando el subsidio. Además, los servicios de empleo en general hace tiempo que han perdido la batalla con los portales de empleo y están absolutamente superados. El sistema hay que cambiarlo.
¿Es este el cambio? Pues no lo sé, pero ya es algo. Cuando las cosas no funcionan hay que cambiarlas. Sin embargo no creamos que esto es la panacea. Si no se gestiona con eficiencia y seriedad por parte de los trabajadores de los servicios públicos de empleo y no se da un sistema de soporte mejor que el actual, lo único que se conseguirá es una transfusión del negocio de organizaciones a empresas sin beneficio real para el trabajador.
Sin embargo el programa de C’s también habla de “orientación individualizada a parados de larga duración” y ahí creo que está la clave. Lo que se necesita es un sistema público de empleo con orientadores personales que atiendan los todos casos (no solo los de larga duración) y que tengan incentivos para la colocación de sus “clientes”. Y esto se hace (y el programa no lo dice) con más dinero y con más medios humanos, vamos, contratando trabajadores para los servicios públicos de empleo. ¿Es esta la idea? Lo ignoro, pero espero que sí.

Más o menos estas son las medidas. Habla también de un “bonus-malus” que es una especie de deducción a la cuota empresarial de la S.S específica para aquellas empresas que despidan menos. No me parece mal, sobre todo si además de bonus hubiese también “malus” y se subiese la cuota a las que despidiesen mucho. También hablan de proponer la creación de un Programa Europeo Contra el Desempleo con dinero europeo que iría exclusivamente a la formación (creo que ya hay algo parecido, de hecho). Pero en fin, eso es casi todo.
El problema del documento es que no hay casi nada concretado ¿De qué indemnizaciones es el contrato único? ¿En cuánto dinero consiste el CSAG? Hay pocas cifras, escasamente el 1% del seguro individual por desempleo y la valoración del inmueble en caso de desahucio del inmueble, nada más. Lo más desarrollado es el mecanismo de segunda oportunidad, lo demás es bastante genérico.
Y el programa tiene enormes vacíos que habrá que rellenar ¿qué pasa con la política fiscal? ¿Qué hacemos con el IRPF y el IVA? ¿Se pretende hacer algo con la deuda pública? ¿Hay alguna propuesta para cambiar el BCE o la política económica europea? ¿Cómo se pretenden combatir los paraísos fiscales? ¿A favor o en contra de una tasa Tobin? ¿Vamos a reformar el sistema de pensiones? Nada de eso se ha tocado. Imagino que lo harán en el futuro.

Yo no sabría decir si este programa es liberal, socialdemócrata o socioliberal. Diría que es lo último, un poco por la mezcla, pero tampoco lo tengo muy claro. No es que importe mucho, porque al final las etiquetas han quedado obsoletas en este mundo en que vivimos, pero cuesta ver el ascendente filosófico a este documento. Quizá necesitaríamos ver todo aquello que he comentado antes para poder definirlo.
Al final lo que hacen Garicano y Conthe es trasladar sus ideas expresadas estos últimos años a un programa electoral, ideas que son copias y adaptaciones de cosas que funcionan en otros países. Pero he aquí uno de los grandes peros que tiene el programa: Una cosa que funciona en otra latitud y otra idiosincrasia no tiene por qué funcionar aquí, y mucho menos rápidamente. Tengo la sensación que se han traspuesto alegremente a nuestro país cosas que funcionan en países con casi pleno empleo, pero nosotros tenemos un 25% de paro y hacer esto no parece muy realista.
Conthe y Garicano confían demasiado en el mercado y en que una mínima regulación eficiente lo hará funcionar adecuadamente. Yo, que creo que la naturaleza del capitalismo es generar oligopolios, soy menos optimista. Además, y a pesar de que es un programa reformista, no deja de ser ortodoxo y poco atrevido respecto a los grandes retos sistémicos a los que nos enfrentamos. Estas no dejan de ser las cosas que hablábamos en 2010 y 2011, y estamos en 2015 y han pasado muchas cosas. Bien es cierto que no hizo absolutamente nada de aquello.

De todas formas vamos a contextualizar las cosas. Este programa, comparado con la absoluta vacuidad del PP y el PSOE, al menos pretende solucionar problemas y no dejarlos en el rincón a ver si desaparecen solos. Habrá propuestas ambiguas o de dudosa eficiencia, pero es más de lo que estamos acostumbrados.
Ciudadanos ha conseguido absorber y plasmar en su programa toda una corriente de opinión y reivindicación de ciertos segmentos sociales. Como dije el otro día ha creado su “cuerpo político” por absorción de las demandas preexistentes, en un claro caso de estrategia populista muy similar al que ha usado Podemos para crecer y expandirse.
Ciudadanos va a obligar a Podemos a definir mejor ciertas ambigüedades para crear así un programa de medidas diferenciado, pero esto ya lo trataré más adelante porque tiene mucho contenido. Como veis ya no hablo ni del PP ni del PSOE, a estas alturas y a nivel de propuestas políticas son como los fantasmas que habitan una casa: Igual se hacen fuertes y logran echar a sus habitantes, pero la realidad es que su momento pasó hace mucho tiempo.

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar



  2. Julio Bayón Torres20 de febrero de 2015, 19:47

    Veo un peligro o trampa en eso del cheque de formación: que haya empresas que lo intenten colar como parte del salario, como prima o algo similar, te venga bien el curso o no, ya sea por su contenido y calidad, porque altera tu día a día, incluso porque te podrían "obligar" a recuperar las horas "perdidas" o a realizarlo fuera del horario laboral. De hecho sé que hay empresas que lo hacen ya algo parecido. Te dicen que el año que viene tu prima variable será en esa forma, total o parcialmente si decides hacer un curso, pero si no lo haces, en realidad no te pagan nada, y eso es con lo que cuentan. Se trata tanto de un trampa, sino de prometerte un extra que lo más normal es que no tengan que acabar pagando.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por el análisis! Bastante interesante y curioso, ahora que se acerca el periodo es bueno ver los programas y sobre todo su evolución.... van cambiando según se tercie :) Muy buenos contenidos, me encanta tu blog como Guia.

    ResponderEliminar